#ad-e4da br { display: none; }

A.P.I.C
 




  NOTICIAS RELACIONADAS CON LA FARC-POLITICA 



 

Campaña antiterrorismo

Muere jefe de Farc que participó en asesinato de comandante de Policía de carreteras

Por: Elespectador/APIC

 

Se trata de alias 'Leonel' quien participó en el asesinato del entonces Comandante de la Policía de Carreteras de Antioquia, mayor Félix Antonio Jaimes.

 

Murió en las últimas horas un jefe de las Farc que presuntamente participó en un atentado con explosivos que le costó, en 2011, la vida al entonces comandante de la Policía de Carreteras del departamento de Antioquia.

 

La Agencia de Noticias del Ejército señaló en un comunicado que alias "Leonel" o "Santiago" murió en el caserío San Francisco, del departamento de Antioquia, en enfrentamientos con tropas del Ejército. Las autoridades no precisaron el nombre de pila de alias "Leonel".

 

Según el prontuario delictivo de "Leonel", que era el jefe de la novena cuadrilla de las Farc, participó activamente en el asesinato del entonces Comandante de la Policía de Carreteras de Antioquia, mayor Félix Antonio Jaimes Villamil, ocurrido en junio del año pasado.

 

Por su trayectoria, era el encargado de cobrar las extorsiones a lugareños que tenían negocios en la región, a los ganaderos y tenía también la misión de comercializar la cocaína que pasaba por su zona de influencia.

 

Era un hábil fabricante de explosivos con los que atacaba a los policías y soldados que prestan seguridad en la región, según las autoridades.

 

A "Leonel", que estuvo 25 años en las filas de las Farc, se le atribuye la destrucción de al menos media docena de torres de energía eléctrica y el asalto y la quema de vehículos de transporte público y de carga.

 

En los enfrentamientos no se reportaron novedades en las filas del Ejército


Ofensiva contra las Farc

Capturados 22 guerrilleros en el Catatumbo

Por: Elespectador/APIC

 

Hasta el momento 10 de los detenidos han sido cobijados con medida de aseguramiento. 


Soldados del Ejército en desarrollo de operaciones militares.

 

En desarrollo de una operación del Ejército en el Catatumbo, departamento de Norte de Santander, el Ejército reportó la captura de 22 guerrilleros integrantes del Frente 33 de las Farc.

 

Según confirmó el general Juan Pablo Amaya, comandante de la Segunda División, las detenciones se lograron en tres acciones desplegadas en los municipios de Tubú, El Tarra y Convención.

 

“En una primera acción en el Catatumbo, uno de los últimos refugios de las Farc, se logró la captura de cinco guerrilleros, que tenían en su poder siete fusiles, granadas, armas cortas y más de 200 kilos de explosivos”, dijo el general Amaya al explicar que en una segunda operación en el municipio de Convención, tres integrantes del frente 33 fueron detenidos cuando transportaban municiones y armamento.

 

El alto oficial señaló además que en zona rural de El Tarra, fue desmantelada una fábrica de explosivos de esta misma estructura guerrillera. En el lugar, las tropas hallaron cerca de una tonelada de explosivo R1, cilindros bomba y sombreros chinos (un tipo de explosivo de gran poder).

 

“Como resultado de estas operaciones tenemos 14 detenidos, que están en proceso de judicialización, por lo que ya sería 22 terroristas sometidos. Con este resultado se podría decir que al frente 33 de las Farc le fue debilitado sustancialmente el accionar violento y la capacidad de daño”, dijo el general Amaya quien advirtió que las operaciones continúan en la zona.

 

“Este es un golpe significativo, entre los detenidos está alias de ‘Julián’, cabecilla de comisión con un prontuario de más de 12 años delinquiendo en esta estructura ilegal”, puntualizó el alto oficial quien advirtió que el Frente 33 es el encargado de las finanzas, seguridad y soporte del máximo cabecilla alias ‘Timochenko’.

 

En operativo contra las FARC cayó sobrino del 'Mono Jojoy'

 

 Así lo señaló el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, quien además descartó que en el mismo operativo hubiera caído alias 'Carlos A. Lozada'.  


Aunque Medicina Legal no se ha pronunciado oficialmente sobre la identificación de los 36 miembros de las FARC dados de baja el lunes en un bombardeo de las Fuerzas Militares a esta guerrilla en Meta, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, señaló que el parecido físico entre dos guerrilleros generó dudas sobre si 'Carlos Lozada' habría caído en la acción militar.

 

Según Pinzón, alias 'Richard', jefe del frente Antonio Nariño, fue la persona dada de baja que estaría siendo confundida con el segundo jefe del bloque oriental.

 

El ministro de Defensa aseguró además que dentro de los guerrilleros muertos se encuentra alias 'Jeisson', sobrino del 'Mono Jojoy', así como varios cabecillas de primer y segundo niveles.

 

"Por lo menos seis han sido identificados, entre ellos los comandantes de los frentes  27, 42, 25, y de tres compañías móviles", dijo.

 

"Podemos adelantarle al país que varios comandantes de frente de las estructuras del bloque oriental fueron dados de baja", reiteró Pinzón, quien calificó esta operación ('Armagedon'), como la más grande contra las estructuras de las FARC.

 

El ministro reveló que a través del reconocimiento que hizo el segundo cabecilla del frente 43, quien se desmovilizó en las últimas horas, sumado a información electrónica hallada en el campamento bombardeado, se pudo establecer las identidades de: alias 'Arsecio Niño', jefe del frente 27; alias 'Javier Jota', jefe del frente 42; alias 'Willinton', jefe de la compañía móvil 'Ismael Ayala'; alias 'Camilo', jefe del frente 25; alias 'Alonso Rivas', jefe del frente 'Abelardo Romero'; alias 'Alison', jefe de la 'compañía móvil Yermison Ruiz’.

 

El Ministerio también informó que otros siete cabecillas de segundo y tercer niveles fueron abatidos.

 

 

Golpe a las FARC no va a detener liberaciones: FF.MM.

 

Luego de la operación militar en Meta que terminó con 35 bajas guerrilleras y tres capturas, las Fuerzas Militares descartaron la interrupción de las liberaciones. Se espera que los secuestrados lleguen al aeropuerto de Villavicencio. 


El viceministro de Defensa, Jorge Enrique Bedoya, y el comandante de las Fuerzas Militares, general Alejandro Navas, descartaron que el ataque a las FARC en Vistahermosa (Meta) vaya a detener el proceso de liberación previsto para el 2 y el 4 de abril.

 

Bedoya, encargado de la logística en las liberaciones por parte del Gobierno, dijo que la muerte de guerrilleros no debe "alterar" la entrega de los diez secuestrados en poder de las FARC.

 

"Nosotros tenemos la instrucción del presidente, Juan Manuel Santos, de seguir actuando con toda la contundencia y de manera sostenida a este grupo terrorista. Esa es la tarea que constitucionalmente tenemos como fuerza pública", sostuvo Bedoya.

 

Por su parte, el comandante de las Fuerzas Militares, general Alejandro Navas, dijo que espera que el proceso de liberación se dé como está previsto. "No hay terrenos vedados en Colombia y no estamos dentro de los términos de suspensión de operaciones", aseguró.

 

Invitación

 

En un comunicado de la Cancillería ecuatoriana se señala que ese país analiza una invitación hecha por Colombianos y Colombianas por la Paz para participar como mediador en la próxima liberación de secuestrados.

 

“Según la invitación cursada, se ha considerado la participación del segundo mandatario ecuatoriano, tomando en cuenta sus apuestas de vida que han sido un aporte importante para el futuro de Colombia en el marco de la paz, dignidad y justicia”, se resalta en el comunicado de la Cancillerí.


Capturan en Venezuela a alias 'Marquetaliano', histórico de las FARC

 

A William Alberto Chitiva Asprilla, miembro del estado mayor de esta guerrilla, se le responsabiliza del secuestro de los tres ciudadanos estadounidenses ejecutados por las FARC en 1999.


En las últimas horas fue capturado, en la vía que conduce de Caracas (Venezuela) a Maiquetía, William Alberto Chitiva Asprilla, alias 'Marquetaliano' o 'Fernando Robles', uno de los históricos de las FARC y considerado uno de sus fundadores.

 

Él es considerado por las autoridades colombianas uno de los responsables del secuestro en febrero de 1999 de tres indigenistas estadounidenses: Terence Freitas, Ingrid Washinawatok, y Lahee Enae Gay.

 

Sus cadáveres fueron hallados en marzo del mismo año en territorio venezolano, a pocos metros de la frontera colombiana. Por estos hechos, las autoridades lo buscan por los delitos de secuestro extorsivo agravado y rebelión.

 

La captura de 'Marquetaliano' se logró gracias a las labores entre la central de inteligencia del Ejército, la Interpol y la Dijín de la Policía Nacional.

 

A alias 'Marquetaliano' se le responsabiliza de las tomas al municipio de Miraflores (1995), a la base militar de la Uribe (1996), a la base del municipio de Mitú (1998). Allí fueron secuestrados varios de los militares que serían liberados en los próximos días.

 

Dentro de su prontuario se señala que hizo parte de los primeros movimientos campesinos revolucionarios que dieron el origen a las FARC. En los años 80 e inicios de los 90 permaneció cerca de alias 'Tirofijo'.

 

Se espera que en las próximas horas Chitiva Asprilla sea deportado a Colombia.


Golpe a las FARC en Arauca deja 33 guerrilleros muertos

 

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, entregó detalles de la operación y confirmó que alias 'Misael', segundo cabecilla del décimo frente de las FARC, fue capturado herido.  


Al menos 33 guerrilleros de las FARC murieron y otros tres fueron capturados en una operación de las Fuerzas Militares en Arauca, revelaron el presidente Juan Manuel Santos y las autoridades militares.

 

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, confirmó que en el operativo, que “se hizo con una actividad de inteligencia conjunta del Ejército y la Policía”, fue capturado herido alias ‘Misael’, segundo cabecilla del frente décimo de las FARC y quien tiene solicitud de extradición.

 

En un mensaje por su cuenta en Twitter, Santos escribió que se trató de un "gran golpe a las FARC" en una zona en el que este grupo insurgente había dado muerte a once militares.

 

"Van 24 muertos y 10 capturados. Felicitaciones a nuestras fuerzas", agregó el gobernante al hacer mención del saldo preliminar de la operación militar, cuyos resultados fueron ampliados posteriormente por el comandante de la Octava División del Ejército, el general Ernesto Maldonado.

 

El oficial destacó desde su sede en Yopal que en la acción, realizada en la zona rural de la localidad limítrofe de Arauquita, murieron 31 rebeldes y otros tres fueron capturados.

 

Los insurgentes formaban parte de una comisión del décimo frente de las FARC, agregó Maldonado en declaraciones por teléfono a Caracol Radio.

 

El comando general de las Fuerzas Militares reveló que el operativo fue producto de la neutralización de un área campamentaria con aeronaves de la Fuerza Aérea Colombiana y el posterior ingreso de tropas de la Brigada Móvil 5 de la Fuerza de Tarea ‘Quirón’ que consolidaron el terreno.

 

Las tropas en tierra se incautaron de 24 fusiles, así como de ametralladoras, subametralladoras y lanzagranadas.

 

La información de inteligencia que condujo al desarrollo de esta exitosa operación militar, la primera en el marco de la ejecución del plan de guerra ‘Espada de Honor’, fue suministrada por la Regional de inteligencia Militar 8 del Ejército Nacional, con el apoyo de la Dirección de Inteligencia de la Policía Nacional.

 

Los guerrilleros dados de baja "son los que dirigieron a quienes hicieron el asesinato de los soldados", aseguró el general al aludir a la emboscada del pasado sábado en la que las FARC mataron a un suboficial y a diez soldados.

 

Los uniformados pertenecían a un batallón de vigilancia de las infraestructuras energéticas y fueron emboscados en un paraje rural de Arauquita en el que estaban acampados.

 

El martes, en unas operaciones contra la organización insurgente en la misma región, murieron a manos de las tropas tres guerrilleros y otros cuatro fueron detenidos



Ofensiva contra la organización terrorista

Abatido 'Dumar', cabecilla del frente 62 de las Farc

 

Junto al guerrillero también cayó su novia, conocida como 'Gisella'.

 

El cabecilla del frente 62 de las Farc, Guillermo Bolívar Córdoba, alias 'Dumar' o 'El Ratón', murió este martes en combates con efectivos de la Fuerza de Tarea Conjunta 'Omega', en el marco de la operación ofensiva Faro, adelantada en la vereda La Palestina, en jurisdicción del municipio de Macarena, Meta.

 

En el momento de su muerte, alias 'Dumar' se encontraba en compañía de su compañera sentimental, alias 'Gisella' o 'La Mona', quien también perdió la vida. La mujer se desempeñaba como cabecilla de guerrilla en este frente.

 

Durante la operación que se realizó a las dos de la tarde, las tropas se incautaron de los respectivos fusiles de la pareja de terroristas, incluidas sus dotaciones y munición. En el transcurso de operación han muerto dos terroristas más y se logró la desmovilización de otros cuatro.

 

Con más de 27 años de militancia en la organización ilegal, alias 'Dumar' dirigía el frente 62 o 'Yarí', el cual es de alto valor estratégico para las Farc, ya que es el articulador de los llamados bloques sur y oriental y encargado de aterrorizar a la población civil en la convergencia de los departamentos de Caquetá, Guaviare y Meta.

 

Bolívar Córdoba estaba especializado en el manejo de masas y finanzas y en el trabajo político organizativo. Era, además, el encargado de cobrar las cuotas extorsivas de los bloques sur y oriental y del reclutamiento forzado de campesinos para suplir las bajas de estas estructuras.



Persecución a los jefes de las Farc

Fuerzas Militares no le dan más de un año a 'Timochenko'

Por: Elespectador/APIC

 

Inteligencia sabe que los ataques en el Catatumbo tratan de distraer la cercanía de las autoridades sobre el máximo jefe de las Farc.

 

Foto: ArchivoEl comandante guerrillero Rodrigo Londoño Echeverri, alias ‘Timochenko’.

Enlaces patrocinados

 

La firmeza del presidente Juan Manuel Santos y su ministro de Defensa frente a la supuesta disposición de las Farc a dialogar tiene un justificante claro: el Gobierno ya tiene ubicado a alias ‘Timochenko’ en el norte del país.

 

Por eso el presidente Juan Manuel Santos ha sentenciado que la acción de la Fuerza Pública contra las Farc será contundente y sin ninguna contemplación en la zona del Catatumbo; en donde ya se inició una nueva estrategia de guerra, que de resultar exitosa, se reflejaría en la neutralización en menos de un año de Rodrigo Londoño Echeverri, conocido con el alias de ‘Timochenko’, jefe máximo de ese grupo guerrillero.

 

Fuentes militares consultadas por Elespectador.com señalan que los constantes ataques de las Farc en esa zona del país muestran la misma situación que se presentó por varios años en el departamento del Cauca, donde fueron constantes los ataques para distraer a la Fuerza Pública y abrir camino para la huida del entonces máximo jefe ‘Alfonso Cano’. Entre más se recrudecían los ataque de las Farc las autoridades sabían que estaban más cerca de Cano.

 

Por eso, un año sería la meta del Ejército y la Policía para hallar a ‘Timochenko’, de quien se dice estaría buscando guarida en la frontera con Venezuela y busca evadir el cerco de las autoridades con una propuesta de cese al fuego para entablar un diálogo de paz.

 

Sin embargo, el presidente Santos ha reiterado que la orden de continuar con las operaciones militares en todo el país sigue firme y manifestó que “la presión militar contra los grupos armados ilegales va a continuar y va a acrecentarse”.

 

El ministro Juan Carlos Pinzón declaró en una entrevista con El Espectador/APIC que las Farc controlan el negocio del narcotráfico en esa zona, que por años ha tenido cultivos ilícitos y producción y por ello la concentración de la ofensiva en esa región del país. “Estamos entrando allá con determinación y la opción que escogieron fue hacer actos terroristas que afectan a la población”, explicó Pinzón.

 

Aunque un año parezca un plazo demasiado largo, las fuentes de inteligencia consultadas señalaron que las Fuerzas Militares no quieren ser triunfalistas ni demasiado optimistas, pero puede ser un lapso muy corto si se tiene en cuenta los años que tardaron las autoridades en dar con las cabezas de las Farc.

 

 

Condenan a

'Timochenko' por crimen de monseñor Duarte Cancino

 

 El material probatorio recaudado por la Fiscalía permitió que un juzgado de Cali emitiera la condena contra los miembros del secretariado de las FARC.

El juzgado segundo penal especializado de Cali condenó a 25 años de prisión a los integrantes del secretariado de las FARC como determinadotes del homicidio agravado de monseñor Isaías Duarte Cancino, perpetrado el 16 de marzo del 2002 en la capital del Valle del Cauca.

 

Los hechos ocurrieron en la parroquia Buen Pastor, ubicada en el barrio Ricardo Balcázar, en el oriente de Cali, donde el prelado celebraba 105 matrimonios colectivos, cuando hombres armados irrumpieron e intimidaron a los asistentes y dispararon en contra de Duarte Cancino en varias oportunidades. En la acción resultó herido el sacerdote Joaquín Cortés.

 

El 26 de noviembre del 2001 un fiscal de la Unidad Nacional de Derechos Humanos y DIH vinculó a la investigación a los miembros del secretariado de esa guerrilla, los declaró personas ausentes en diciembre del 2005 y en octubre del 2009, y demostró en juicio la responsabilidad de esas personas en el homicidio del jerarca católico, para lo que enviaron a la red urbana del grupo ilegal.

 

De acuerdo con el juzgador, los condenados por el delito de homicidio agravado son: Rodrigo Londoño Echeverry, alias 'Timochenko'; Noel Mata Mata, alias 'Efraín Guzmán'; Jorge Torres Victoria, alias 'Pablo Catatumbo', y Luciano Marín Arango, alias 'Iván Márquez', quienes según la providencia deberán pagar mil millones de pesos a los familiares del prelado por perjuicios morales.

 

Para el fallador, “no cabe ninguna duda que el homicidio de monseñor Isaías Duarte Cancino se relaciona por su condición de religioso y en razón de esa investidura”, y agregó que “no se puede dejar pasar que desde su despacho (…) a través de comunicados de prensa y en su condición de obispo de Cali sentaba su protesta por los hechos reprochables en que incurría de manera permanente la guerrilla en este país”.

 

En su sentencia el Juez reiteró las órdenes de captura en contra de los hoy condenados.

 

Por los mismos hechos fue condenado en enero del 2005 a 36 años de prisión y en calidad de coautor, Alexánder de Jesús Zapata, alias 'Cortico', quien incurrió en los delitos de homicidio agravado, lesiones personales y fabricación, tráfico y porte de armas de fuego de defensa personal.

 

Con información de la Fiscalía.


El jefe de las FARC insta a un diálogo "de cara al país" y "sin mentiras"

 

 El jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), alias "Timochenko", instó hoy a entablar un diálogo "de cara al país" y "sin mentiras", en un comunicado difundido en la página de internet de esa guerrilla.  


"Nos interesa tratar en una hipotética mesa de conversaciones. De cara al país. Poner en cuestión las privatizaciones, la desregulación, la libertad absoluta de comercio e inversión, la depredación ambiental, la democracia de mercado, la doctrina militar", señaló el máximo comandante de las FARC.

 

"Timochenko" o "Timoleón Jiménez", cuyo verdadero nombre es Rodrigo Echeverry Londoño, reemplazó en la máxima jefatura del grupo rebelde a Guillermo León Sáenz, alias "Alfonso Cano", quien murió en una operación especial de las autoridades el 4 de noviembre de 2011 en un paraje montañoso del departamento del Cauca (suroeste).

 

A los pocos días, el llamado "secretariado" o máxima jerarquía rebelde designó a "Timochenko" como su nuevo guía.

 

El jefe guerrillero denuncia en el escrito también que se registra un despliegue de tropas en la región del Catatumbo, en Norte de Santander, departamento fronterizo con Venezuela, territorio en el que las autoridades colombianas creen que se localizan campamentos rebeldes.

 

"Timochenko" señala que las tropas quiere garantizar la llegada de empresas multinacionales para sembrar palma de aceite y explotar minerales y denuncia que el Ejército Nacional "se acerca a las comunidades indígenas del Catatumbo simulando brigadas de ayuda".

 

Sin embargo, añade, "lo que habrá de sobrevenir será la persecución infame y el destierro de los indígenas Barí, cuyos asentamientos se encuentran en la mira de las grandes compañías transnacionales que vienen por el carbón, el petróleo y los agrocarburantes".

 

En el mensaje divulgado este lunes, el comandante guerrillero pide al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, "retomar la agenda que quedó pendiendo en El Caguán", en las selvas del sur del país, escenario de un fallido proceso con el Gobierno de Andrés Pastrana, entre 1998 y 2002.

 

Londoño Echeverry recuerda a Santos que entonces el hoy presidente "hizo parte" de ese Gobierno (de Pastrana) y "se negó a abordarla (la agenda) diez años atrás", con lo que selló una condena "a todos a esta Troya sangrienta que sin toma de Ilión se apresta a repetirse".

 

De estos "y similares asuntos, con participación activa de los afectados, nos interesa tratar en una hipotética mesa de conversaciones", indica el mensaje del comandante rebelde.

 

Al concluir el escrito, "Timochenko" considera que siempre en las FARC se negarán a "aceptar la imposición de verdades absolutas" y puntualiza que "este conflicto no tendrá solución mientras no sean atendidas nuestras voces".



Bombardeo de la Fuerza Aérea

Deja 6 guerrilleros de ELN muertos

 


Tras un bombardeo de la Fuerza Pública en zona rural del municipio de Morales, sur de Bolívar, cayeron siete guerrilleros del frente Darío Castro del Eln. Entre los muertos se encuentra María Orlinda Guerrero, alias la Negra Yesenia, autora intelectual del secuestro del avión de Avianca, ocurrido el 12 de abril de 1999. En el operativo cuatro guerrilleros más resultaron heridos.

 

Guerrero era la cabecilla del frente Darío Castro, del Eln. La operación fue coordinada por la Fuerza Aérea, la Brigada contra el narcotráfico del Ejército y la Policía Nacional.

 

En el prontuario de la Negra Yesenia, que duró cerca de 22 años en el Eln, también figuran varios atentados contra la Fuerza Pública y la infraestructura eléctrica en Antioquia y el sur de Bolívar.

 

Durante la operación, se logró incautar abundante material de guerra fusiles AK 47, pistolas, granadas, víveres, de intendencia, así como computadores, usbs, documentos y material importante para la inteligencia militar. Según el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, alias la Negra Yesenia es una de los jefes más violentos del Eln.

 

"Era considerada como una de las personas más violentas en las acciones que el Eln ha adelantado en el país. Se identifica como una de las autoras intelectuales del famoso secuestro del avión Fokker de Avianca", dijo Pinzón.

 

El secuestro

 

El 12 de abril de 1999 el Fokker 50 de Avianca desapareció de los radares después de despegar del aeropuerto Palonegro de Lebrija en Bucaramanga con destino a Bogotá. las primeras informaciones que surgieron fueron las de un accidente.

 

No obstante mientras la Aeronáutica Civil trataba de ubicar la aeronave, cerca de 50 guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional, Eln, resguardaban la pista de aterrizaje clandestina ubicada en la vereda El Piñal, corregimiento de Vijagual, entre los municipios de Simití y San Pablo, en el sur Bolívar.

 

Allí, minutos después, aterrizó el Fokker de donde descendieron los pasajeros y la tripulación para emprender una descomunal travesía de 30 minutos por el río Magdalena, en tres lanchas.

 

Luego los secuestrados fueron internados en la espesura de la selva del sur de Bolívar donde subversivos del frente Héroes de Santa Rosa los custodiaban.

 

Por eso para cuando las autoridades se percataron de que el Fokker 50 se estrelló sino que fue secuestrado, ya el Eln habían ejecutado a la perfección uno de los más osados y temerarios planes de esa guerrilla.

 

Sentenciados por el secuestro

 

1. Ever Castillo Sumaleva, alias el Gallero (39 años).

 

2. Luis Eduardo Galvis Rivera (37 años).

 

3. William Ricardo Blanco Suárez (36 años).

 

4. Héctor Dante Becerra Salazar (36 años).

 

5. José María Ballestas  (30 años).

 

6. Israel Ramírez Pineda (39 años).

 

7. Herlinton Chamorro (39 años).

 

8. Abel Núñez Carrillo (40 años).



“Timochenko” no quería ser el jefe

 

Alias “Timochenko”, el nuevo jefe máximo de las Farc, no deseaba convertirse en el mandamás de esa guerrilla y hasta quería proponer otra decisión al Secretariado de esa guerrilla, tras la muerte de alias “Alfonso Cano”, el 4 de noviembre pasado en Cauca. 


Así se concluye de una de las más recientes comunicaciones interceptadas por inteligencia militar a Rodrigo Londoño Echeverri, alias “Timochenko” o “Timoléón Jiménez”, uno de los más antiguos jefes guerrilleros de segunda generación y un hombre radical y partidario de la lucha armada.

 

En el mensaje enviado a los cabecillas del bloque Magdalena Medio, al mando de otro antiguo subversivo y hombre cercano (alias “Pastor Álape”), “Timochenko” señala: “me hallo en una situación que ni deseaba ni buscaba, mucho menos como consecuencia de la muerte de nuestro gran camarada y amigo ‘Alfonso’”.

 

Luego agrega: “Se los digo con toda la sinceridad que pensaba hacerles una propuesta que no me comprometieran con semejante carga (...) pero los estatutos obligan a que halla (sic) un jefe, con eso me desarma usted todos los argumentos que me venía yo haciendo. Luego les propondré como hacer el anuncio, hay que mamarle gallo al enemigo y ponerlos a botar corriente”.

 

Según un analista de inteligencia del Ejército, el mensaje revela la “preocupación” de Londoño Echeverri a la exposición a la que lo lleva ser el nuevo jefe. “Timochenko siempre manejó un bajo perfil, era uno de los menos mediáticos, a diferencia de ‘Raúl Reyes’, ‘Iván Márquez’ y el mismo ‘Alfonso Cano’. Ahora sabe que es un objetivo militar principal”.

 

LUCHA ARMADA Y MASAS

 

La información recogida en 30 años de militancia en las Farc revela las fortalezas y debilidades que le atribuyen y que se consignan en un documento de inteligencia militar al que tuvo acceso este diario.

 

“Desde sus comienzos en las Farc (1982), ha tenido rápido ascenso en los cargos por conocimientos en la medicina, se considera un guerrillero fiel a la organización y fuerte en el aspecto político y de manejo de masas. Representa importancia en la organización debido a sus amplios conocimientos en el campo armado”, reseña el informe oficial.

 

El mismo documento consigna que en 1983 recibió instrucción en guerra irregular, en Cuba. Y entre 1986 y 1989 en adiestramiento político, en Rusia. También sabe de manejo de explosivos.

 

Hay referencias sobre su personalidad que indican que le gustan las fiestas, el licor, la cerveza y que es fumador de cigarrillos.

 

Sobre su ubicación, el documento indica que se mueve en la frontera entre Colombia (Hacarí, Sardinata y Tibú, Norte de Santander) y Venezuela, donde se refugia en el estado Zulia. “Desde allí realiza constantes coordinaciones con la unidad norte del bloque Magdalena Medio, con el fin de coordinar acciones terroristas y el narcotráfico”, indica el informe de inteligencia militar.

 

Fuentes del Ejército sostienen que confía en la red de milicias e informantes que ha construido en la zona fronteriza, que conoce bien, como comandante del bloque Magdalena Medio, ahora para evadir operativos en su contra. “Esta estructura se fortaleció con narcotráfico y recursos de extorsión a la minería y la industria petrolera. No ha sido muy golpeada en lo militar”.

 

Analistas militares como Cesar Castaño, miembro de la Academia Colombiana de Historia Militar, coinciden con el informe de inteligencia en que la peligrosidad del nuevo jefe de las Farc también radica en su “trabajo de masas”, para lavar cerebros a favor de la guerrilla.

 

“Hasta hace unos años sorprendía que una guerrilla rural fuera capaz de crear estructuras clandestinas para infiltrar el Estado y coordinar la avanzada desde los movimientos sociales. Es una realidad que preocupa, por su crecimiento”, aseguró Castaño.

 

“Timochenko” fue uno de los gestores del PC3 (Partido Comunista Clandestino Colombiano) en 2000 y del Movimiento Bolivariano, para la combinación de todas las formas de lucha.

 

30 AÑOS EN LAS FILAS GUERRILLERAS

 

De Rodrigo Londoño Echeverri, alias “Timochenko”, se sabe que en la actualidad tiene 52 años de edad y que tras pertenecer a las juventudes comunistas en los años setenta entró a las Farc en 1982.

 

Comandó el noveno frente y luego ascendió como jefe del bloque Magdalena Medio por su capacidad en la lucha armada. En 1986, las autoridades lo identificaban en el quinto puesto del Estado Mayor Central. Luego se convirtió en uno de los siete miembros del Secretariado de las Farc.

 

Fue uno de los negociadores de la guerrilla durante los diálogos en El Caguán. El 19 de julio de 2002, la Policía Internacional (Interpol) emitió una orden de captura en su contra en la que se le catalogaba como una “persona armada, peligrosa y violenta”.

La muerte de Alfonso Cano de las FARC

Es una gran Victoria para el Presidente Santos, de Colombia

Por John Otis/APIC

 

El Presidente colombiano, Juan Manuel Santos, habla ante los medios de comunicación en Popayán, el 5 de noviembre, el día después de que fuerzas colombianas ultimaran al líder rebelde de las FARC, Alfonso Cano, en el golpe más contundente dado a la insurgencia más antigua de América Latina. [Jaime Saldarriagati/Reuters]


BOGOTÁ — La muerte del comandante supremo del grupo guerrillero más grande de Colombia, en una operación del Ejército el viernes pasado fue un golpe contundente a la fuerza rebelde y una gran victoria para el Presidente Juan Manuel Santos.

 

Guillermo León Sáenz Vargas, más conocido por su nombre de guerra, Alfonso Cano, era el comandante máximo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Fue abatido por tropas del Ejército en las montañas del Departamento del Cauca, en el sudoeste de Colombia, poco después de que aviones del gobierno bombardearan su campamento.

 

Cano, de 63 años, había estado constantemente a la fuga y en julio escapó por poco de una incursión del Ejército. En los últimos meses, las tropas lo habían desalojado de su refugio de mucho tiempo atrás: el escabroso Cañón de las Hermosas en los Andes. Esto lo obligó a huir hacia el sur, a un territorio donde era más vulnerable.

 

Al final, su seguridad personal se había reducido a 10 insurgentes. Para disfrazarse, Cano se había rasurado la espesa barba que había usado durante décadas. Sus suministros de alimentos se habían reducido a unas pocas libras de arroz y pasta. En otra señal de descomposición de las FARC, Cano fue detectado con la ayuda de informantes rebeldes.

 

"Éste es el golpe más devastador que este grupo ha sufrido en su historia", dijo Santos en un discurso televisado horas después de la operación. "Quiero enviar un mensaje a cada miembro de esa organización: desmovilícense... o de lo contrario pueden acabar en prisión o en una tumba."

 

De hecho, las FARC han perdido cinco de sus principales comandantes en los últimos tres años, incluyendo al exlíder máximo, Manuel Marulanda; el estratega militar Jorge Briceño "Mono Jojoy", el portavoz Raúl Reyes e Iván Ríos, miembro del Secretariado de las FARC.

 

"Las FARC se encuentran en una encrucijada: pueden seguir luchando o pueden considerar seriamente un proceso de paz", dijo el expresidente Andrés Pastrana, cuyo gobierno mantuvo conversaciones fallidas de paz con la guerrilla entre 1999 y 2002.

 

"Esto plantea la posibilidad de una Colombia sin guerrilla, una Colombia sin las FARC", dijo Rodrigo Pardo, exministro de Relaciones Exteriores colombiano. "Puede que no ocurra pronto, pero abre la puerta para las conversaciones de paz o para un debilitamiento continuo de la guerrilla."

 

Cano fue un académico bogotano y líder de jóvenes comunistas que se unió a las FARC en la década de 1970. Uno de los pocos intelectuales en una organización rebelde dominada por campesinos incultos, Cano les enseñó marxismo a los reclutas y creció cerca del líder máximo, Marulanda, quien fundó las FARC a principios de la década de 1960. En 2008, poco después de que Marulanda, de 78 años, falleciera de un ataque al corazón, Cano fue designado jefe del ejército insurgente

 

Cano asumió la dirección de una organización guerrillera que estaba en plena retirada tras la ofensiva militar de la última década. Durante un breve periodo, logró desplazar el impulso en el campo de batalla al diseñar un retorno a las letales tácticas de propinar golpes y escapar, que las FARC habían apodado el "plan renacimiento".

 

Gran posibilidad de pláticas de paz

 

En cada uno de los últimos tres años, subió el número de ataques de las FARC y de incidentes que involucraban francotiradores, minas y bombas. Durante el primer semestre de 2011, por ejemplo, estas acciones armadas aumentaron en 29%, en comparación con el mismo periodo del año pasado. Durante el mes pasado, las FARC asesinaron a más de 30 soldados en emboscadas. Este aumento de la violencia llevó a la renuncia, en agosto, del Ministro de Defensa, Rodrigo Rivera.

 

Pero Pardo, el exdiplomático, predijo que la muerte de Cano proporcionará un impulso enorme a Santos y a la moral de las tropas del Ejército. "Esto detendrá la especulación de que está fallando la política de seguridad y que las fuerzas armadas están desmoralizadas", afirmó Pardo.

 

Jeremy McDermott, codirector de Insight Crime, un centro de estudios de Bogotá que realiza un seguimiento al crimen organizado y los conflictos en América Latina, dijo que uno de los principales candidatos para reemplazar a Cano es Iván Márquez, quien ha sido comandante de las FARC desde hace mucho tiempo y de quien se cree que se esconde en Venezuela.

 

“La información de inteligencia sugiere que Márquez ya era responsable de mucha parte del funcionamiento diario de las FARC, así que si asume la comandancia máxima habrá poca interrupción en la administración rebelde”, dijo McDermott. “La base financiera de la guerrilla, gracias al tráfico de drogas, la extorsión y el secuestro, es sólida.”

 

Una posibilidad, dicen los expertos, es que las FARC se descompongan, con algunas unidades dedicadas a su guerra contra el gobierno, mientras que otras se involucren más en el tráfico de drogas y otros delitos. Colombia ya ha visto esta tendencia con miles de exparamilitares, que alguna vez combatieron en la guerrilla, pero terminaron formando bandas de traficantes de drogas.

 

“Las FARC se están convirtiendo gradualmente en un cártel de drogas similar a lo que sucedió con los restos de los guerrilleros de Sendero Luminoso en Perú”, dijo Natalia Springer, una analista de seguridad de Bogotá.

 

Experto: inevitable que haya más violencia

 

Santos, quien fue Ministro de Defensa en el gobierno del expresidente Álvaro Uribe, ha mencionado con frecuencia la posibilidad de realizar conversaciones de paz.

 

“No debemos declarar victoria”, dijo Santos después de saber de la muerte de Cano. “Vamos a alcanzar la paz, que ha sido tan elusiva durante tantas décadas."

 

Por ahora, la popularidad de Santos está en la cima, lo cual le da el capital político para reunirse con los negociadores rebeldes. Desde su elección, el año pasado, Santos también ha apoyado una serie de políticas, tales como la reforma agraria y la compensación del gobierno para las víctimas de la guerra, que las FARC han exigido desde hace mucho tiempo.

 

Semana, la revista noticiosa de Bogotá, dijo que a pesar de su reputación de dureza, "Santos puede estar inclinado a firmar la paz con la guerrilla y pasar a la historia como un Presidente transformador".

 

Pero incluso si las dos partes finalmente se sientan a negociar, podría haber un aumento en los combates antes de que se lleven a cabo las conversaciones, dijo McDermott.

 

"Por ahora, el conflicto continuará y quizás incluso empeore", dijo. "Ambas partes saben que hay una fuerte posibilidad de que se realicen negociaciones en los próximos años, por lo cual buscarán fortalecer su posición negociadora. Es inevitable que haya más violencia."

 

Farc reconocen muerte de 'Alfonso Cano'

 

No obstante, descartaron la desmovilización como salida al conflicto. 

"Las Farc rendimos sentido homenaje a la memoria de nuestro comandante Alfonso Cano", expresó el Secretariado del Estado Mayor Central de la organización en un comunicado difundido por internet. 

"Por nuestro pueblo y por él, nos comprometemos a persistir en la búsqueda de la solución política hasta alcanzar una paz democrática con dignidad y justicia social", añadió. 

Las Farc recordaron que el jefe desaparecido había expresado en algún momento que desmovilizarse "es sinónimo de inercia, es entrega cobarde, es rendición y traición a la causa popular y al ideario revolucionario (...), es una indignidad". 

En este sentido, el Secretariado consideró que la resistencia guerrillera y la voz en alto del pueblo en protesta "no pueden cesar con un falso llamado a la negociación y el consenso". 

"Cualquier intento de desmovilizar la lucha popular sin la concertación de soluciones que erradiquen sus causas estará llamado al fracaso", puntualizó el comunicado. 

Tras repasar las políticas del presidente Juan Manuel Santos, de quien dijo las Farc en el texto que busca enriquecer más a los más ricos y hundir más en la miseria a los más pobres, el Secretariado se reivindicó en sus formas de lucha.

 

 

Fueron víctimas de minas que las Farc sembraron para proteger a su máximo jefe

Los perseguidores de 'Cano'

Por: Diana Carolina Durán Núñez/APIC

 

El Espectador/APIC recogió testimonios de uniformados que participaron en operaciones contra el líder guerrillero. Perdieron sus piernas siguiéndole el rastro, pero se alegraron de que el número uno de las Farc hubiera caído. 

Desolada agarró un muñeco. Le arrancó una pierna. Tomó la de otro juguete. La reemplazó. Fue el ejercicio pedagógico para explicarle a su hijo Tomás de 5 años que su papá, el subteniente Iván Camilo León, había perdido su pierna. Perseguía al máximo comandante de las Farc en ese laberinto selvático y helado del Cañón de las Hermosas. Ocurrió hace apenas 48 días. Perdió también un testículo. Pensó que se iba. Hoy, en muletas, intenta reconstruir ese sonido ensordecedor de la mina, cómo fue venciéndose por el dolor abrasador, cómo perdió el sentido. Cómo sobrevivió. 

Es apenas un testimonio más, y duele escribirlo, de los miles de militares y civiles que han caído en esas trampas mortales que utiliza la guerrilla. Es la tragedia repetida de tantos héroes anónimos que buscan recuperar el sendero de la vida. Porque habrán podido perder las piernas —o algo más—, pero nunca ese espíritu del soldado que no se doblega. El Espectador visitó el pasado viernes, en el Batallón de Sanidad del Ejército, en Bogotá, a cinco de los uniformados que en los últimos tres años acorralaron a Alfonso Cano. No pudieron capturarlo o abatirlo. Pero sus compañeros reivindicaron esa lucha hace nueve días en la ‘Operación Odiseo’. 

Todos tienen menos de 30 años. El infierno de saberse mutilados por la guerra apenas comienzan a digerirlo. Sus familias los abrazan, les dicen que todo irá mejor con el paso del tiempo, que el estampido de trueno de las bombas que resuenan en sus noches pasarán, como todo en la vida. El emblemático operativo contra Cano los hizo respirar aliviados. Un sanguinario menos. Pero basta que se reflejen ante un espejo para que los fantasmas del conflicto retornen con todo el salvajismo de medio siglo de barbarie y tanta sangre vista. Los soldados profesionales Andrés Felipe Muñoz y Norberto López Vergaño atestiguan esa realidad pavorosa. 

El 4 de noviembre último a todos ellos, sin embargo, los recorrió el fresquito del deber cumplido. Fue un bálsamo en medio de su recuperación. Llevan nueve días leyendo prensa, los grandes titulares en los que quedó reseñada la muerte de su verdugo. Oyendo radio, los conceptos de los analistas sobre cómo cambiará el conflicto, sobre cuál será la siguiente movida del ajedrez de las Farc. También viendo televisión, memorizando la cara, esta vez rasurada, de Cano entre la manigua. No es una imagen que celebren, pero los consuela. 

El Espectador reconstruyó tres de las historias de estos hombres. Y hoy les rinde homenaje. Estos héroes caídos se esfuerzan por levantarse. Porque se les fueron las piernas, pero no la vida. 

SOLDADO ANDRÉS FELIPE MUÑOZ 

“Me dieron ganas de hacer una necesidad. Así fue como terminé pisando la mina. Formaba parte del anillo de seguridad que hacía cierre y contención para evitar que los guerrilleros se nos volaran. Era jueves 18 de agosto, y como a las 2:45 p.m. salí a recibir el turno de centinela. Tenía que hacer mi necesidad, pero no la hice ahí porque los compañeros lo recochan a uno. Miré pa lado y lado y me fui a caminar hasta que encontré un huequito. Me metí y al cuarto paso, con el pie derecho, di con la mina. 

Lo que pisé fue una granada mortero hechiza. Las esquirlas me cayeron en todo el cuerpo y la cara, me tuvieron que amputar los dos testículos, poner un injerto en la pierna izquierda, el abdomen me quedó abierto, casi pierdo el ojo izquierdo de una esquirla que lo rozó, a mi pene tuvieron que ponerle puntos. Estuve 15 días en cuidados intensivos, me hicieron ocho cirugías, las esquirlas de la mano izquierda no me las pudieron sacar porque eran muchas, pero yo me retiré tres pedazos de alambre que me quedaron incrustados, eran del cordón de la mina. 

Por el impacto de la explosión mi cuerpo hizo un hueco en la tierra. Miré para abajo y no había pierna, sólo un pedazo de hueso. Los compañeros llegaron en menos de tres minutos, y estaba tan calmado que ellos se asustaron porque no hablaba. Pero me acuerdo de todo, de los primeros auxilios que me prestaron, de lo que me decían; me ayudaron de una a quitarme la ropa e intentaron canalizarme, pero no me encontraron vena. Estuve pasmado hasta que me evacuaron del área. Al llegar al Hospital Universitario de Neiva perdí el sentido. 

Para mi unidad fue un golpe muy duro. Llevábamos casi siete meses sin tener heridos de minas. A mi mamá la llamaron y le dijeron que había tenido un accidente, así le dijeron, ‘accidente’. Ella llamó a mi mujer, que era la que sabía dónde guardaba la plata para poder viajar a Neiva. Mi mujer no iba a ir, pero un hermano de ella le dijo que fuera por si cualquier cosa. Me encontraron lleno de sondas, vendado, entubado, con quemaduras, las heridas de las esquirlas aún me sangraban. Se echaron a llorar y así duraron una semana, lloraban cada vez que me veían. Estaba vuelto nada. 

Una vez participamos en una operación en la que casi cogimos a Cano. Lo tenían acorralado y ya le iban a dar ‘golpe de mano’, pero algunos milicianos se dieron cuenta y se nos voló. Él andaba con un solo anillo de seguridad y ya no podía dormir tranquilo en ningún lado, por eso su cama era un pedazo de cartón y su cobija estaba hecha de periódicos. Se echaba petróleo en la ropa para que los sensores de calor no lo pudieran detectar. Ya se había afeitado la barba, lo sabíamos porque nos habían dado fotos y él estaba así como cuando murió. 

El día que lo abatieron sí me sorprendió. Tanto tiempo. Tantas operaciones. Me dio tranquilidad, alegría por mis compañeros, tristeza de pensar qué haría la guerrilla para demostrar que siguen estando fuertes. El 10 de junio llegué al área a formar parte de la compañía de choque ‘Colibrí’; antes se llamaba ‘Cañón’, pero por eso de los derechos humanos hubo que cambiarle el nombre. De mil amores continuaría en el Ejército, pero no puedo, eso fue lo que más me dio pesar el día que pisé la mina: saber que nunca iba a poder volver a patrullar. Estoy vivo de milagro, supongo”. 

SOLDADO NORBERTO LÓPEZ 

“Cuando volteé a mirar hacia atrás vi a mi cabo Mena muerto, él no llevaba mucho tiempo con nosotros. Lo que nosotros pisamos fue una mina de telemando, o sea, la mina tiene un cable de unos 200 metros de largo y ellos la activan apenas ven la tropa. Con la explosión se me fueron las luces, luego veía hojas caer, y ya al volver en mí vi que una esquirla había atravesado mi pierna derecha de punta a punta y que otra había atravesado mi pie izquierdo, destrozándome los dedos. 

Fuimos enviados a La Profunda, del municipio de Rioblanco, una semana antes de las elecciones del 30 octubre, que para garantizar el orden público. Pero apenas llegamos a una zona boscosa nos recibieron con disparos. Empezamos a subir por el flanco derecho y seguramente ellos esperaban que hiciéramos eso, porque ahí estaba la mina. Y eso que cogimos por donde no había camino. Fuimos tres los afectados por la explosión. Nos sacaron para Ibagué, pero con dificultad, porque nos siguieron hostigando y nos tenían que mover en medio de las balas de parte y parte. 

Apenas llegó el enfermero le pedí que me pusiera algo para el dolor. Estuve consciente todo el tiempo, la onda explosiva me dejó con dolor de cabeza. En principio el dolor de las heridas era leve, el cuerpo queda como caliente, pero después uno se enfría y ahí llega el dolor. Gracias a Dios la esquirla de la pierna no me partió ningún hueso, pero sí me tuvieron que amputar dos dedos del pie. Lo más incómodo es moverse con muletas. Cuando escuché en las noticias lo de Cano pensé en las tropas, en su esfuerzo, en el frío y las incomodidades que pasan, y me alegré. 

Mi familia no sabe lo de la mina. ¿Para qué les digo ahora? Es mejor así. A mi novia sí me tocó decirle, aunque sólo le comenté que estaba lastimado, ella no vio las heridas porque el pie estaba vendado. Tengo nueve hermanos, tal vez le voy a avisar a uno de ellos. Pero mi papá tiene 69 años, a él le digo cuando esté mejor. Me gustaría estudiar enfermería o sistemas; enfermería porque podría ayudar a los compañeros y sistemas porque me serviría para trabajar en una oficina. Desde niño me gustaba el Ejército y aquí seguiré, si la lesión me deja”. 

SUBTENIENTE IVÁN LEÓN 

“La guerrilla ahora hace minas con materiales plásticos, por eso ni los perros ni los detectores de metales las encuentran. Ese día coronamos un cerro como a las 11:00 a.m. Mi pelotón iba protegiendo a los del grupo Esde, que son los que destruyen las minas que nos salen al paso. Uno de ellos encontró una mina porque notó que la tierra estaba removida, pero ni la perra ni el detector habían alertado la presencia de artefactos. Resultamos, sin saberlo, en un campo minado. De repente uno de los soldados pisó una mina. De inmediato salí a buscar un palo para hacer una camilla improvisada, y ahí el turno fue para mí. 

Era 26 de septiembre. Cuando pasó la primera explosión había llamado a mi coronel para pedir apoyo, así que cuando pisé la mina el helicóptero no se demoró nada. Estábamos en la vereda Palomas, del municipio de Planadas, y yo iba comandando a un grupo de dos suboficiales, 18 soldados profesionales y cinco integrantes del Esde. Nos sacaron en canastilla, estábamos en una zona de mucha vegetación, pero, para nuestra suerte, ese día el clima no se cerró. Nos llevaron a una base y de ahí nos trasladaron al Hospital Universitario de Neiva. 

Cuando caí sentí mucho ardor, pero pensé que no había sido yo. Hasta que miré mi pie izquierdo. El pie me colgaba. Perdí un testículo. Lloré. Grité del dolor. Empecé a sentir sueño. Asumí que me iba a morir. Pero pensé en mi familia, en mi hijo Tomás de 5 años, en mi mujer Flor Consuelo. Los enfermeros nos aplicaron tramadol, nos limpiaron las heridas y al llegar al hospital recobré un poco la conciencia. Pedí que le avisaran a mi tío Jason, porque él es más calmado, me daba miedo la reacción de mi mamá. Mi tío reunió a la familia y les dio la noticia, y tres tíos, un primo, mis papás y mi mujer se fueron a Neiva a verme. 

El sur del Tolima es una zona muy difícil de patrullar por el clima y la topografía, es montañosa, siempre llueve, siempre hay neblina. Hay lugares donde hace tanto frío, que uno siente como si se le fueran a partir los pies. Las partes altas son las que están más minadas. La explosión de ese día también lastimó a mi radio operador, que casi pierde el ojo izquierdo por las esquirlas. Cinco días antes del accidente una perra había muerto en una explosión. En la Escuela de Cadetes a uno lo preparan física y mentalmente, y la verdad, sí creía que iba a salir algún día herido. Pero en un combate, no por una mina. 

El día que murió Cano no me alegré, porque uno no debe alegrarse por la muerte de nadie, pero es que ese hombre le hizo mucho daño al país. Para mí no fue sorpresa y creo que lo sucedido será una gran motivación para las tropas. Soy el primero de mi familia en ser militar y ellos saben que voy a seguir en el Ejército. El otro año asciendo a teniente, comienzo a estudiar ingeniería aeronáutica, en enero me llega la prótesis; seguiré apoyando desde áreas administrativas, desde el Batallón de Sanidad o desde logística. Perder una parte del cuerpo es muy duro, pero mi sueño sigue siendo ser general”. 

El Batallón de Sanidad 

En el Batallón de Sanidad del Ejército, ubicado en el centro occidente de Bogotá, estos tres uniformados realizan sus actividades de recuperación. A todos les incomoda andar en muletas, y en el caso del subteniente León y el soldado Muñoz, la misión que se les asoma es la de aprender a caminar con las prótesis que pronto van a recibir. La familia de Muñoz vive en Tibasosa (Boyacá), por lo que él viaja cada fin de semana a verlos. Entre semana, los tres asisten a terapias de recuperación física.

 

 

Norte de Cauca:

Antes y después de la muerte de 'Alfonso Cano'

 

En los últimos días de septiembre los habitantes de los municipios de Suárez y Morales presentían que algo iba a pasar. El 4 de noviembre lo comprobaron: en Chirriadero, ubicado en medio de las dos poblaciones, dieron de baja a 'Cano'. ¿Cómo fueron los días previos y qué pasa hoy? 

El mundo se enteró de la muerte de Guillermo León Sáenz, alias ‘Alfonso Cano’, el viernes 4 de noviembre. A las 8:00 de la noche la fuerza pública confirmó la baja del número 1 de las FARC. La noticia era casi increíble. El 3 de julio pasado, un operativo de las Fuerzas Armadas halló el campamento de ‘Cano’ en el Cañón de las Hermosas. En ese momento el bombardeo fue tan sorpresivo, que el jefe guerrillero, aunque alcanzó a huir, dejó varias de sus pertenencias. Tres meses después, ‘Cano’ cayo en otro lugar, en el Norte de Cauca. 

Justamente allí, en la base militar de La Salvajina (a pocos kilómetros de Suárez), a finales de septiembre (el 25) se presentaron hostigamientos por parte de la guerrilla. Un soldado fue muerto y otro herido. Los habitantes de la región empezaban a sentir que algo estaba pasando, pues aunque la situación en esa zona del país nunca ha sido fácil en cuestión de seguridad, sentían que un hecho diferente se estaba viviendo. Y así era. ‘Cano’ estaba en su zona. 

Una patrulla del Ejército, que servía de apoyo a los labores de la Policía en Suárez, también fue blanco de ataques. La población civil pagó las consecuencias. Los enfrentamientos generaron el desplazamiento forzado de habitantes de las veredas El Amparo (24 familias, 125 personas), La Estrella (15 familias, 75 personas) y Playa Rica (20 familias, 80 personas), ubicadas a 15 minutos del casco urbano de Suárez y pertenecientes al corregimiento de Betulia. 

Información conocida por SEMANA/APIC señala que es posible que ‘Alfonso Cano’ hubiera iniciado un movimiento de repliegue a través de la cordillera occidental hacia el municipio de López de Micay. La columna móvil ‘Miller Perdomo’ habría tenido la responsabilidad de garantizar el paso del jefe guerrillero por los municipios de Suárez y Morales; y el frente 30, de recibirlo en la zona del bajo Naya. Allí pretendía establecerse, teniendo en cuenta las condiciones topográficas que le permitirían encontrar un nuevo espacio, escapar de alguna forma a los asedios de la fuerza pública. 

Los pobladores de Suárez y Morales notaron el movimiento de las FARC, que les manifestaron su intención de permanecer en la zona y enfrentar allí los intereses mineros de las multinacionales en el territorio. Datos suministrados a SEMANA/APIC indican que el lugar más difícil en el movimiento de ‘Cano’ habría sido Suárez por su geografía (favorable para operaciones aéreas) y por ser un lugar en donde esta guerrilla no desarrollaba un trabajo reciente tan fuerte que les permitiera consolidar milicias rurales que les ayudara con labores de inteligencia. 

El 13 de octubre (jueves) el gobernador del cabildo indígena Cerro Tijeras y los presidentes de las juntas de acción comunal de las veredas la Chorrera y El Amparo manifestaron su preocupación en una reunión con las autoridades regionales de Santander de Quilichao. 

Entonces informaron de “las difíciles condiciones que la población civil ha tenido que afrontar desde el 25 de septiembre al quedar en medio de continuos enfrentamientos armados, destrucción de acueductos, instalación de minas antipersonal, existencia de artefactos explosivos sin detonar (MUSE), explosión cerca de viviendas, algunas afectadas por el impacto de tatucos, la muerte de un comunero en Agua Bonita, y la imposibilidad de desarrollar sus labores agrícolas diarias, situación que ha afectado a la economía, los cultivos por falta de atención, particularmente el Café, los beneficiaderos…”. 

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), en unión con Acción Social, atendió el desplazamiento originado por la difícil situación de orden público, escenario que se agudizó con los combates del pasado viernes cuando se llevó a cabo la operación ‘Odiseo’. 

Información de la Defensa Civil de Morales y de la junta de acción de Chirriadero señala que los enfrentamientos que ese día (el 4 de noviembre) se iniciaron sobre las 8:30 de la mañana obligaron a que algunos de sus pobladores de desplazaran. Algunas viviendas también resultaron afectadas. Una fue incinerada. 

En diálogo con SEMANA/APIC el secretario de Gobierno de Suárez, Héiber Trujillo, reconoce que los días previos al bombardeo y posterior combate que dio muerte a ‘Cano’ la situación fue difícil. “Fueron días de mucha tensión”, confiesa, al tiempo que afirma que después de la noticia de la muerte del jefe guerrillero la preocupación fue mayor. “Uno siempre piensa que puede haber una retaliación, una venganza, cuyo blanco podría ser la población civil”. 

Sin embargo, Trujillo asegura que hoy la situación es de calma. “No ha pasado nada. No hemos tampoco escuchado nada que nos alerte, la gente desplazada ya regresó a sus lugares”, dice. Pero si en el casco urbano la situación es tranquila, no pasa lo mismo en la zona rural. El mismo secretario de Gobierno reconoce que la recomendación de no salir de la cabecera municipal se mantiene. 

El general Leonardo Alfonso Barrero Gordillo, quien hasta hace dos meses era el comandante de la Tercera División y ahora es comandante del Comando Conjunto del Pacífico, señaló que los operativos en la zona continúan, pero que las fuerzas especiales ya no están allí. 

Las tropas regulares están en la región garantizando la seguridad y el regreso de las personas que fueron desplazadas a sus asentamientos. "Fue algo transitorio el movimiento de pobladores de su lugar de origen a otras zonas. De un momento a otro aumentó a casi 900 el número de soldados en el lugar, los helicópteros empezaron a sobrevolar, lo que produjo el desplazamiento", aseguró el general Barrero. 

Según él mismo, la situación se ha logrado normalizar desde el viernes cuando se presentó el combate con el que se dio de baja a 'Cano'. "Todo está en calma y se tiene la certeza de que de la población civil no ha resultado nadie herido", concluyó. 

Fuentes policiales de la región coinciden con el secretario de Gobierno en decir que no se ha presentado (en la zona de los municipios de Suárez y Morales) ningún hecho que altere el orden público. “Todo está normal, pero no por eso hemos bajado la guardia”.

 

 

El Ejército no pudo actuar contra el comandante guerrillero porque se encontraba en Venezuela

A 300 metros de 'Timochenko'

Por: Elespectador/APIC

 

Un miembro de la Embajada de EE.UU. visitó, en marzo de 2006, la ciudad de Cúcuta (Norte de Santander).Durante su visita fue informado de que el Ejército había estado muy cerca de capturar a alias ‘Timochenko’. 

En marzo de 2006 la Embajada de los Estados Unidos quiso saber en qué estado se encontraba la frontera colombo-venezolana y con ese fin envió un miembro de su oficina a la ciudad de Cúcuta (Norte de Santander), para que se reuniera con las autoridades locales y discutiera con ellas todo lo que pudiera al respecto. 

En un cable diplomático del 8 de marzo de ese año, el enviado de la Embajada le contó a Washington todos los pormenores de su visita, entre ellos el descubrimiento de que, a diferencia de las tropas del Ejército colombiano en el sur del país, aquellas ubicadas en la frontera con Venezuela no podían realizar persecuciones en caliente y que, por esa razón, los militares no habían podido capturar al comandante fariano Rodrigo Londoño Echeverri, alias Timochenko, un día en el que lo vieron en la localidad venezolana de Tres Bocas, a escasos 300 metros de las tropas colombianas. 

Menciona el cable de la Embajada que los detalles de ese día se los contó al funcionario diplomático el coronel José Fernando Mejía, entonces comandante de la Brigada 30 del Ejército con sede en Norte de Santander. Según el cable, el coronel Mejía refirió que semanas antes sus superiores le habían ordenado que si miembros de las Farc cruzaban la frontera no los persiguiera y que por eso cuando tropas bajo su mando divisaron a alias Timochenko, se abstuvieron de capturarlo y prefirieron llamar a Bogotá para que se les permitiera hacerlo. 

Agregó el uniformado que mientras esperaban el visto bueno de Bogotá, vieron un helicóptero del Ejército venezolano que aterrizó muy cerca de donde el comandante guerrillero se encontraba y descargó suministros para él y los demás miembros de las Farc que allí se encontraban. 

Luego recibieron la respuesta del comando en Bogotá, pero en ésta no se hizo otra cosa que reiterar la orden de no perseguir a los guerrilleros y se instó al coronel Mejía a abstenerse de actuar, hecho que fue profundamente lamentado por el uniformado, que además señaló que la relación con sus contrapartes venezolanos se reducía apenas a una que otra llamada por teléfono celular. 

No obstante, no todo lo que le contó el coronel Mejía al funcionario de la Embajada fue malo. Menciona el cable diplomático que el uniformado se mostró complacido con la llegada de 900 nuevos efectivos para contrarrestar la acción de los grupos armados en esa zona del país, la que el coronel Mejía describió como muy atractiva para los criminales. 

Además de reunirse con el coronel Mejía, el enviado de la Embajada estadounidense platicó también con el entonces gobernador de Norte de Santander, Luis Miguel Morelli, y con la cónsul de Colombia en San Antonio (Venezuela), Luz Stella Yáñez, quienes le dijeron que había información de que, en un hecho con pocos precedentes, el presidente venezolano, Hugo Chávez, visitaría la frontera colombo-venezolana para reunirse, presuntamente, con el entonces senador del Polo Democrático Alternativo Gustavo Petro, con el supuesto fin de ayudar a las fuerzas de izquierda de nuestro país, aunque ese encuentro nunca se dio. 

Dos años después de este cable diplomático, tropas colombianas, entraron a territorio ecuatoriano y dieron de baja al canciller de las Farc, Raúl Reyes, en un hecho que fue calificado por las autoridades del vecino país como una violación a la soberanía y que generó una crisis diplomática con los gobiernos de Rafael Correa y Hugo Chávez. 

La crisis escaló hasta el punto de que el gobierno venezolano decidió militarizar la frontera con Colombia, mientras que el Gobierno colombiano lo denunciaba por no capturar a varios líderes guerrilleros que presuntamente estarían en ese país. La pregunta sería: ¿Qué habría sucedido si el coronel Mejía hubiera decidido capturar a alias Timochenko en suelo venezolano? Hoy, ‘Timochenko’ es uno de los hombres fuertes de las Farc y está en la baraja para reemplazar a Alfonso Cano, aunque se da por descontado que el nuevo número uno de esa organización guerrillera sea alias Iván Márquez.

 

 

La historia secreta de la caída de Cano

 

 Junto con el operativo final de las Fuerzas Especiales del Ejército y la FAC, un reducido grupo de policías que por cuatro años se infiltró en las estructuras de Alfonso Cano en pueblos y montañas fue la clave para terminar con el máximo jefe de las Farc. SEMANA/APIC revela la historia desconocida. 

Todo el país sabe que a Alfonso Cano lo mató de tres disparos un soldado de las Fuerzas Especiales del Ejército. Lo que no se ha contado es cómo, en realidad, lo mató la inteligencia. Un grupo de la Policía, que llevaba años siguiendo a sus hombres más cercanos, hacía meses había puesto sus ojos en Pacho Chino, su jefe de seguridad. Y cuando, en coordinación con el Comando Conjunto de Operaciones Especiales (Ccoes), se dispusieron a caerle, descubrieron que junto a él se encontraba el hombre que llevaban persiguiendo casi cuatro años: el mismísimo jefe de las Farc. 

Los bombardeos que tuvieron lugar en Chirriadero, un monte entre los municipios de Suárez y Morales, en el Cauca, el 4 de noviembre, contra el campamento del jefe guerrillero y los tres disparos que acabaron con su vida después de una búsqueda de 11 horas, fueron el episodio final de casi cuatro años de una labor pertinaz que combinó la infiltración con la presión militar. Una larga cacería cuyos toques finales se dieron en una serie de reuniones secretas de inteligencia, entre el 24 y el 28 de octubre pasados. En ellas, aunque sus participantes no lo sabían con certeza, se selló la suerte de Cano. 

Durante esos días el nuevo ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, quien llevaba apenas un mes en el cargo, se reunió con los integrantes de inteligencia de la Policía y del Ejército y con los comandantes de esas fuerzas. Siguiendo la política de colaboración entre las agencias de inteligencia, todos dejaron de lado los celos y empezaron a destapar sus cartas. Dos conclusiones fundamentales salieron de esas reuniones. El Ccoes había desplegado una vasta persecución sostenida que había obligado a Cano a salir de su madriguera en el Cañón de Las Hermosas, en el sur del Tolima, y lo había forzado a moverse hacia el Cauca junto con sus hombres. Por su parte, la Dirección de Inteligencia de la Policía (Dipol) mostró el resultado de un trabajo silencioso pero fundamental que había comenzado desde hacía cuatro años por medio de una red de 30 agentes encubiertos infiltrados en diferentes estructuras y zonas claves de la guerrilla en el centro y occidente del país. Ese cruce de información permitió fusionar el uso de la fuerza con la precisión de la inteligencia. 

Primeras infiltraciones 

Desde 2007, las Farc venían insistiendo públicamente en el despeje de los municipios de Florida y Pradera, una zona estratégica enclavada en la cordillera Central que, por su ubicación, permite moverse entre cuatro departamentos: Valle, Tolima, Huila y Cauca. Cuando el CCOES lanza la gran ofensiva en el sur del Tolima, en la Dipol ya venían adelantando una labor paralela, pues habían concluido que la presión de los militares inevitablemente obligaría a Cano a trasladarse hacia otros departamentos, especialmente hacia el Cauca. “El Ejército le fue quitando espacio a la guerrilla con cada operación. Lo que fue muy importante es que a pesar de lo difícil que fue por los soldados caídos y que resultaban lisiados por los campos minados, ellos nunca se retiraron o perdieron los espacios que iban ganándoles a las Farc. Eso obligó a Cano y a toda su estructura a moverse”, explicó a SEMANA/APIC un analista de inteligencia. 

Empezó entonces una paciente e incierta labor: infiltrar agentes de inteligencia en esas zonas, con el objetivo de penetrar las 11 estructuras que apoyaban al jefe de las Farc en el occidente, entre las que estaban el frente sexto y las que conformaban el llamado Comando Conjunto Central (CCC). Una de las primeras decisiones fue enviar policías encubiertos a Pradera y Florida. “Lo primero, obviamente, fue seleccionar las personas para la misión, ya que debían tener un perfil psicológico y físico que les permitiera pasar inadvertidos. Hay que cuidar todos los detalles. A una zona de esas, por ejemplo, usted no puede enviar a alguien que aunque parezca de la zona tenga ‘brackets’ en los dientes”, explicó un oficial de inteligencia. 

Tras varios meses de entrar y salir de esos municipios para que la gente se acostumbrara a ver a los infiltrados, en 2008 se optó por enviar dos parejas, una a cada pueblo. En Pradera la fachada fue la de instalar un lugar de venta de minutos y equipos para celulares. “En Florida se convenció al dueño de una tienda de permitir que otra pareja de agentes de inteligencia se hiciera pasar por familiares que habían llegado a instalarse a ese municipio y que iban a ayudarle en el negocio. Esa tienda era clave porque habíamos establecido que algunos milicianos compraban allí víveres que transportaban hacia los campamentos y el objetivo era ganarse la confianza de ellos y, eventualmente, reclutarlos o hacer que nos reclutaran”, contó a SEMANA/APIC uno de los infiltrados. 

La llegada de extraños a municipios relativamente pequeños donde todos se conocen y donde los ojos de milicianos y guerrilleros están alerta sobre cualquier recién llegado implica siempre inmensos riesgos. 

“En esto un solo error se paga con la vida”, dijo una de las agentes de Policía infiltradas. “A las tres semanas de haber montado la fachada de venta de minutos, me cogieron cerca de la plaza del pueblo y, casi al mismo tiempo, a mi compañero, que era ‘mi esposo’, se lo llevaron del negocio fachada. Durante todo el día nos hicieron las mismas preguntas a él y a mí, que iban desde cuándo nos habíamos casado, dónde habíamos vivido antes, etcétera. Estaban comparando versiones a ver si había alguna discrepancia. Por suerte, estábamos bien preparados y se cuidó al extremo cada detalle a tal punto que, por ejemplo, nuestras hojas de vida en la Policía se habían borrado del sistema. Con excepción de algunos de los jefes, nadie sabía que éramos policías”, explica. 

Esas dos infiltraciones iniciales fueron la semilla que dio paso a enviar infiltrados a otros lugares en el transcurso de varios meses. “En algunos de los llamados caminos reales entre Florida y Pradera se hacían competencias de ‘motocross’ en las que participaba gente de todo el país. Nuestros jefes inmediatos se hacían pasar por motociclistas, y cuando había eventos, aprovechábamos la afluencia de gente y les entregábamos la información”. Gracias a la venta de minutos y de equipos celulares, los infiltrados consiguieron una gran base de datos que al ser depurada por los analistas en Bogotá permitió establecer una lista de familiares, amigos, milicianos y guerrilleros en gran parte del centro y occidente del país. Con esos datos se diseñaron nuevas fachadas y se enviaron agentes encubiertos para infiltrarse en media docena de municipios. 

Secretos de las sábanas 

En Toribío y Cajibío, los infiltrados compraron viejos camperos Uaz y trabajaron como conductores. En Chaparral, Tolima, uno de los policías consiguió ser contratado como administrador de uno de los prostíbulos a los que acudían milicianos y algunos guerrilleros cuando bajaban del monte. 

“De las sábanas salen muchos secretos –afirma el policía infiltrado–. Lo que se hizo allí fue reclutar a las prostitutas para que sacaran y nos pasaran la información cuando estuvieran con los guerrilleros. Los datos más valiosos venían de las que ellos (los guerrilleros) llevaban hasta los campamentos, porque así conseguíamos desde la ubicación del sitio hasta cuántos eran, tipo de armas, comunicaciones, etcétera”, afirma. 

Gran parte del éxito de la labor de los infiltrados consistió no solo en aportar información sobre lo que veían directamente, sino en el reclutamiento de fuentes en el terreno. “Aunque los objetivos eran los cabecillas cercanos a Cano y los demás comandantes, el truco consistió en que nunca subestimaron las fuentes sin importar su rango. Nunca se sabía cuándo un guerrillero raso o un miliciano entregaban un dato fundamental. Y eso fue clave”, explica un analista. 

Esa labor permitió, a mediados del año pasado, quitarle a Cano a uno de sus principales lugartenientes, Magaly Grannobles. Conocida con el alias de Mayerly, esta mujer fue una de las pocas comandantes guerrilleras. Era jefa de la columna Héroes de Marquetalia, al mando de 500 guerrilleros que actuaban en el sur del Tolima y cuya misión consistía en formar parte de la retaguardia del máximo jefe de las Farc. A finales de 2009, una pareja de infiltrados de la Dipol se había logrado instalar en el municipio de Planadas, bajo la fachada de ser un matrimonio que trabajaba en ganadería en una finca en ese municipio. 

“Sabíamos que la hermana del jefe de finanzas de Mayerly vivía en Planadas y el objetivo era estar cerca de ella por si en algún momento él aparecía en el pueblo. La hermana de ese guerrillero se enfermó grave de una infección intestinal que casi la mata. Nosotros nos dedicamos a cuidarla, la llevábamos al médico y la ayudábamos con la medicina –contó a SEMANA/APIC una suboficial que estuvo infiltrada–. Ella nos cogió cariño y nos contó que su hermano era guerrillero y era quien le ayudaba económicamente, pero que estaba mal de plata. Nos enteramos de que a raíz de la enfermedad de ella, él estaba molesto con Mayerly porque, aunque le recogía cerca de 50 millones de pesos mensuales en extorsiones, Mayerli no le había dado plata para comprar medicinas. La convencimos de organizar una reunión con el hermano guerrillero. Aprovechando su resentimiento, logramos reclutarlo y comenzó a entregar información de su jefe y del frente que fue clave”, contó la infiltrada. 

Los datos suministrados por el guerrillero reclutado permitieron desarrollar en junio de 2010 una operación que terminó con la muerte de la comandante Mayerly. 

Varias operaciones similares, producto del trabajo de los infiltrados, permitieron golpear a guerrilleros claves del frente sexto y del Comando Conjunto Central de las Farc. Simultáneamente, el CCOE, mediante un despliegue de miles de soldados y fuerzas especiales, iba recuperando terreno y obligando a Cano a moverse al Cauca. 

“Debido a los golpes continuos de los militares y a la presión que el Ejército le tenía, Cano optó prácticamente por no volver a reunirse con nadie ni aceptar visitas, regalos ni nada que no fuera de gente de extrema confianza. Ahí fue necesario cambiar la estrategia nuevamente”, explicó un oficial de inteligencia. 

Aparece Pacho Chino 

Esa tenaza de los militares hizo posible que la inteligencia de la Policía y sus infiltrados lograran dar a inicios de este año con dos personas que resultaron claves en el comienzo del fin de Cano. Uno de ellos fue un guerrillero conocido con el alias de Teófilo. 

Este hombre hacía parte de uno de los anillos de seguridad de Cano. Pero no era un fariano cualquiera. Era el encargado de llevar las ‘encomiendas especiales’ al jefe de las Farc. Las fuentes reclutadas en Suárez, entre las que estaba la mujer de ese guerrillero, confirmaron que Teófilo probaba incluso la comida o las bebidas que le enviaban otras estructuras a Cano. 

“Donde Teófilo estuviera era posible que estuviera cerca Cano o su círculo más cercano. Empezamos a seguirlo y esa labor nos llevó hasta alias Amanda, que era la esposa del Indio Efraín, parte de la seguridad de Cano. Ella a su vez se comunicaba con alias Nancy, que era la radista de Pacho Chino, el jefe de seguridad (de Cano)”, contó uno de los analistas.

 El 20 de octubre, una de las fuentes reclutada por los infiltrados de la Policía se comunicó y confirmó que había visto a Pacho Chino por un sitio conocido como vereda los Quingos, cerca de Morales. Cuatro días más tarde se realizó la primera reunión secreta en el Ministerio de Defensa, en la que estos datos de la Dipol se empezaron a cruzar con la información que tenían los miembros del CCOES. 

El 28 de octubre, un grupo especial de reconocimiento de ese comando fue enviado hasta el lugar señalado por la Dipol, con el fin de confirmar la presencia del jefe de seguridad de Cano, Pacho Chino. Durante varios días, ese grupo especial de militares se aproximó hasta la casa en donde según los informantes estaba Pacho Chino, eludiendo con gran habilidad a los guerrilleros que hacían parte de los anillos externos de seguridad. 

Los militares vigilaron dos pequeñas casas en las que se veía poco movimiento. Las imágenes satelitales tomadas por aviones de inteligencia no permitían tener certeza para establecer que Pacho Chino estuviera en el sitio. El comando recibió la orden de acercarse lo máximo posible para tener una confirmación más exacta. Lograron ubicarse a escasos 700 metros y vieron por primera vez al jefe de seguridad de Cano. 

De Pacho a Cano 

En la mañana del jueves 3 de noviembre, estaba listo un ataque con los helicópteros del Ejército y los aviones. Sin embargo, a los oficiales de inteligencia del CCOES y la Dipol que estaban en el puesto de mando en Suárez los asaltó una duda. La opción era bombardear y atacar las dos casas o concentrarse en el sitio en donde habían visto que estaba Pacho. La incógnita fue despejada por un dato de última hora que lograron verificar los militares que estaban camuflados cerca de las viviendas. A las nueve de la mañana habían observado que de la segunda vivienda había salido Jennifer, la cocinera de confianza de Cano, y estaba acompañada por los dos perros que siempre estaban con el comandante de las Farc. Su emoción no tuvo límites: la pista que habían seguido para llegar al jefe de seguridad de Cano parecía haberlos conducido a su máximo objetivo. 

Optaron por esperar unas horas más. A las tres de la tarde, la rutina de la mujer paseando y jugando con los animales fue la confirmación definitiva de que Alfonso Cano, que nunca se movía sin ella ni sus perros, estaba en el interior de la vivienda. 

A las 8:30 de la mañana del viernes, el estruendo de las primeras bombas lanzadas por la FAC obligó al líder guerrillero a salir huyendo de la casa. Vino más tarde un segundo bombardeo y decenas de comandos del Ejército descendieron de más de una veintena de helicópteros, en medio de una intensa balacera. Cano se había ocultado en una zona boscosa. En medio del fuego, se organizaron patrullas de cinco soldados que inspeccionaron metro a metro la zona. Las horas corrían y la sensación de que el jefe de la guerrilla se les había escurrido de nuevo entre las manos comenzó a inundar el ambiente. Varias veces, los soldados pasaron a menos de 10 metros del sitio donde Cano se ocultaba. “Con absoluta seguridad, tuvo que ver a los hombres respirándole literalmente encima”, dijo a SEMANA/APIC uno de los oficiales que estuvo allí. 

Cano estaba solo y su apuesta era simple: esperar la oscuridad para escapar. Cuando esta llegó, sintió que el ruido de los helicópteros disminuía y creyó que los comandos del Ejército se retiraban. A las 7:30 de la noche, después de pasar totalmente quieto, sin comer ni beber, las que deben haber sido las peores 11 horas de sus 64 años de vida, hizo un movimiento que alertó a las tropas. Tres disparos de uno de los comandos acabaron con el máximo jefe de las Farc y sellaron el golpe más importante contra esa organización en toda su historia. Una infiltración de casi cuatro años y la mayor operación militar que se haya montado contra un jefe guerrillero habían llegado a su fin

 

 

Cacería de tres años

 

 Alfonso Cano se había convertido en una verdadera obsesión para las Fuerzas Militares, que llevaban más de tres años pisándole los talones con cerca de 7.000 hombres, en las inhóspitas alturas de la cordillera Central.  

Nadie como Alfonso Cano, el jefe de las Farc, tenía más obsesionado al presidente Álvaro Uribe Vélez, con su idea de "cortarle la cabeza a la culebra". Le heredó esa fijación a su ministro de Defensa, el hoy presidente Juan Manuel Santos, quien tenía claro que capturar o dar muerte a Cano sería un golpe irreversible para las Farc. Por eso ni el uno ni el otro escatimaron esfuerzos, artillería, pie de fuerza y costos para encontrarlo a como diera lugar. Y la operación que se montó para hacerlo no tiene paralelo en la historia del país.

 

La cacería de Alfonso Cano comenzó en 2008, cuando hombres de la Sexta Brigada y Quinta División del Ejército comenzaron a perseguirlo en el suroccidente del país, en el páramo de Barragán, no lejos del Cañón de Las Hermosas, en el sur del Tolima, a 3.600 metros de altura. Desde luego, las condiciones del terreno eran muy difíciles: temperaturas bajo cero, montañas impenetrables, cuchillas donde era imposible aterrizar, nubosidad máxima y desconocimiento del terreno. Por eso, Cano andaba con pocos hombres y, según los militares, desarmado.

 

Durante todo ese año casi una veintena de acciones militares lo persiguieron. Una de las más importantes fue la Operación Fuerte, liderada por el general Freddy Padilla de León, en la cual los militares intentaron cerrarles el paso a los hombres de Cano. El resultado más importante de esta acción fue la captura del Negro Antonio.

 

La otra gran operación a finales de 2008 y comienzos de 2009 fue Atenea, de la Quinta División del Ejército. Por esos dias, ya se había conocido la muerte de Manuel Marulanda Vélez, alias Tirofijo, y también las Farc, a través de un comunicado, dieron a conocer que su sucesor era Cano. Así las cosas, el dirigente guerrillero se convirtió, para las Fuerzas Armadas, en lo que ellos llaman "objetivo de alto valor".

 

Apoyados por la Fuerza Aérea, unos 5.000 soldados desembarcaron en seis puntos estratégicos de Las Hermosas, donde campeaba el frente 21 de las Farc, pero no lo encontraron. Ese fue un punto de quiebre clave, pues Las Hermosas (con salida al Valle, Tolima, Cauca y hacia el norte del país) era un sitio de retaguardia de las Farc. De hecho, lograron neutralizar unos 71 hombres, entre mandos medios y rasos, del Bloque Central.

 

En febrero de 2010 comenzaron a caer hombres emblemáticos y muy cercanos a Cano. En el remoto sector de La Aurora, también cerca de Las Hermosas, llovieron bombas sobre el campamento donde estaban unos 80 guerrilleros del frente 21 de las Farc, que hacían parte del anillo de seguridad de Cano. Allí murió alias Yaritza o la Mona, compañera sentimental de Pablo Catatumbo, del Secretariado de las Farc.

 

Luego, el 20 de marzo de ese mismo año, murió también en las mismas circunstancias Arquímedes Muñoz Villamil, alias Jerónimo Galeano, un emblemático guerrillero cercano a Cano, quien se encargaba de "proveer anillos de seguridad" a su jefe máximo. Tres meses después, también murió en un operativo militar otro hombre clave en la seguridad de Cano, Alirio Rojas Bocanegra, alias el Abuelo. Rojas estaba a cargo de coordinar la seguridad del líder guerrillero. Su misión, según dijo el presidente Santos, era defender "una zona vital" para esa guerrilla "que tiene un gran símbolo, en Rioblanco", en el sur del Tolima.

 

De ahí en adelante, los militares comenzaron a sentirse cada vez más cerca de Alfonso Cano. Unos 6.000 miembros del Ejército, la Policía y la Fuerza Aérea comenzaron, por enésima vez, la persecución. Cerca de 1.000 hombres de las Fuerzas Especiales, de lo más granado del Ejército, apoyados por helicópteros artillados, empezaron la tarea más dura: metérseles a los escondites.

 

Con el almirante Édgar Cely al frente del Comando General de las Fuerzas Militares, se intensificaron los bombardeos en Las Hermosas, y los cercos con operaciones en tierra que partían desde Chaparral y Planadas, en el sur del Tolima, para cerrar las salidas hacia el Cauca y Huila. Pero los guerrilleros también respondieron con una estrategia: ubicar francotiradores y hombres en las zonas montañosas de Baraya (en el Huila), para asegurar los caminos de Cano desde y hacia el Tolima. Una circunstancia jugaba a favor del Ejército: ellos sabían que quienes caminaban al lado de Cano tenían pocas provisiones y estaban escondidos cerca de una base conocida como Filo Letras, en la vereda Versalles, en límites entre Huila y Tolima.

 

El pasado jueves 30 de junio estuvieron muy cerca del cabecilla: ese día, los militares se concentraron en una extensa y hostil área de la cordillera Central en la que confluyen el Tolima, el Cauca y el Huila, en límites entre Páez y Nátaga. Según dijo el presidente Santos, los propios hombres de Cano estaban dando la información que tenía a las autoridades tras su pista. "Las Farc están cada vez más desesperadas y por ello acuden al terrorismo", dijo y agregó: "Llevamos nueve cabecillas del comando central de las Farc neutralizados. Vamos por el número uno".

 

Según contó el propio Santos, la noche anterior, la del miércoles, Cano había dormido en el lugar. "Encontramos su ropa, dejó la mitad de lo que tenía y salió corriendo", dijo al reconocer que este año era la tercera vez que el jefe insurgente se les escapaba. En realidad, dicen que estuvieron a diez minutos de atraparlo. Los militares que llegaron al lugar creyeron que les iba a tomar meses volver a encontrarlos.

 

El hoy comandante de las Fuerzas Militares, general Alejandro Navas, había afirmado meses atrás a SEMANA/APIC, hablando de Cano: "Ese es un oso polar. Casi se nos han muerto más hombres por el frío que por la misma pelea. Anda con dos perros; por ahí los han oído los muchachos. Eso va a estar muy difícil". Pero, como se supo el viernes en la noche, la suerte de Cano estaba echada.

 

 

¿Qué va a pasar ahora?

 

Con la muerte de Cano y la llegada de Iván Márquez o Timochenko, podrían abrirse posibilidades de una salida negociada al conflicto. El mensaje del presidente Santos, en el que hizo énfasis en la palabra paz, refuerza esa idea.

 

Con la muerte en el campo de batalla del jefe máximo de las Farc, Alfonso Cano, vuelve a ponerse sobre el tapete el dilema de siempre: ¿qué viene ahora? ¿Cuáles son los escenarios posibles: la guerra o la paz? ¿O tal vez, la 'bacrimización' de la guerrilla?

 

Lo primero que hay que decir es que un golpe a la cabeza de una organización militar como las Farc genera en el corto plazo una reacción negativa, como lo que ocurrió con la muerte del Mono Jojoy hace poco más de un año. En el núcleo duro de la guerrilla, cierto halo de moralización lleva a intensificar ataques para dar muestras de fortaleza. Eso puede conducir a que el ambiente de negociación que se venía cuajando, en el que los mensajes de paz van y vienen de manera muy silenciosa de la Casa de Nariño a las montañas de Colombia y viceversa, se congele temporalmente.

 

Sin embargo, la lectura en el mediano plazo, que a la larga es la que importa, es muy distinta. Si las Farc son un ejército que responde a líneas estratégicas y no un grupo personalista, tendría que pensarse que lo más factible es que venga una renovada intención de diálogo, pues los mensajes de Alfonso Cano en los últimos tiempos iban en ese sentido. "El diálogo es la ruta", dijo hace poco más de dos meses, en el último mensaje que se conoció de él a través de un video en el que apareció sin camuflado. E incluso dijo que quería "recordarle al presidente Santos que prometió dejar atrás los odios". Si bien en días pasados las Farc han venido mostrando de nuevo sus dientes, la interpretación que se ha dado es que, más que la toma del poder, lo que buscan es llegar con mejores argumentos a la mesa de diálogo.

 

Otro elemento que se suma a este argumento es el perfil del sucesor de Cano. Mientras Alfonso Cano era considerado como la línea más radical de las Farc, y tal vez el menos dotado para llevar a la guerrilla a una mesa de negociación, Timoleón Jiménez, alias Timochenko, y Luciano Marín, alias Iván Márquez, que son los llamados a sucederlo en la comandancia, se han mostrado, ante todo, como negociadores. Ambos tuvieron un papel protagónico en los diálogos del Caguán, a diferencia de Cano, que se dedicó a crear su Movimiento Bolivariano. Iván Márquez, incluso, ya probó la legalidad, pues fue elegido congresista a nombre de la Unión Patriótica en 1986. Y los dos también, a diferencia de los demás mandos supremos que han tenido las Farc en los últimos años (llámese Manuel Marulanda, Alfonso Cano, Mono Jojoy o Raúl Reyes), han estado más recientemente en escenarios políticos, como bien se vio en las fotografías en la casa presidencial de Caracas.

 

Con la muerte de Manuel Marulanda, que tenía tatuada en su ADN la toma del poder; la del Mono Jojoy, que era el líder de la guerra, y la de Alfonso Cano, que era el radical antinegociación, por primera vez las Farc podrían quedar en manos de un jefe con más vocación de diálogo.

 

No obstante, también es cierto que después del éxito en el campo de batalla en un año cayó por acciones de las Fuerzas Militares la dupla de oro de las Farc, el Mono Jojoy y Alfonso Cano-, la pelota está en la cancha del gobierno. Y hasta ahora existe la tendencia a pensar que el presidente Juan Manuel Santos, a pesar de su traje de halcón, estaría inclinado a hacer la paz con la guerrilla y así pasar a la historia como el gran transformador del país.

 

Desde su discurso de posesión dejó claro que la puerta del diálogo no estaba cerrada con llave. Y a lo largo de su gobierno ha dado pasos en ese sentido: la Ley de Víctimas y su capítulo de restitución de tierras, el reconocimiento de la existencia del conflicto, la declaración de Hugo Chávez como nuevo mejor amigo y, ahora, la reforma a la Constitución que está promoviendo en el Congreso para crear un marco para la paz en el cual se contempla que los guerrilleros desmovilizados puedan competir en la arena política. "Si se da la eventualidad de que se llega a algún acuerdo con la guerrilla, es necesario que la legislación esté preparada", explicó hace unas semanas un alto funcionario del gobierno a SEMANA/APIC.

 

A eso se suma que gracias al hecho de que su gobierno ha eliminado a los dos grandes de las Farc, y a que como ministro de Defensa también fue protagonista de la más eficaz ofensiva contra este grupo guerrillero, está en inmejorables condiciones ante la opinión pública para hacer una apuesta por la paz sin temor a que nadie pueda tildar su gobierno de débil.

 

La duda surge con estos nuevos golpes militares. ¿Hasta qué punto pueden envalentonar al gobierno para seguir en la línea de la derrota militar? ¿Qué tan tentado estará a considerar que en términos de opinión pública pueden serle más rentables golpes de guerra como este, que dan réditos inmediatos, que la misma negociación?

 

La respuesta a estos interrogantes la dio, en el amanecer del sábado, pocas horas después de conocerse la muerte de Alfonso Cano, el propio presidente Juan Manuel Santos. Fue sorprendente el énfasis que hizo en la palabra paz. "No podemos ser triunfalistas. Debemos insistir hasta traerles a los colombianos un país en paz", dijo al principio de su corta intervención. Y cerró asegurando: "Vamos a conseguir la paz, que ha sido esquiva por tantas décadas".

 

No obstante, de las buenas intenciones a la puesta en práctica hay mucho trecho. ¿Cuál sería hoy un modelo viable de negociación o de desarme? No cabe duda de que las reformas que el presidente Santos está adelantando tienen cara de ser la cuota inicial para ese diálogo. Pero llegar a concretar la paz es tal vez la prueba de fuego que medirá su verdadera estatura de estadista.

 

Las Farc, con su capacidad de dar coletazos, no van a dar fácilmente el brazo a torcer. La guerrilla ha dado en los últimos meses pruebas de fuerza en Cauca, Catatumbo y Arauca. Y está concentrada en la Amazonia, el Pacífico y la Orinoquia, que hoy se han convertido en la despensa de las riquezas del país: la minería, el petróleo y la agroindustria.

 

A pesar de que muchos creen que la guerrilla está derrotada militar y políticamente, también es cierto que un nuevo ciclo de guerra puede abrirse si no se concreta un proceso de paz. O lo que puede ser peor, tampoco se puede descartar un escenario en que la guerrilla, mientras el nuevo jefe máximo consolida su poder, pueda tener quiebres en su unidad de mando. O que en ciertas regiones, los núcleos menos duros, tentados por las rentas del narcotráfico o la minería ilegal, puedan entrar en un proceso de 'bacrimización' aun más difícil de reversar.

 

Pero sin duda, la muerte de Alfonso Cano abre hoy la expectativa de una posible salida negociada al conflicto. Los requisitos de la cartilla del diálogo están dados: una eficaz ofensiva militar para sentar a la guerrilla a la mesa, unas reformas legales en curso para acondicionar el Estado a las necesidades de esa negociación y un presidente que en vez de sacar pecho con el gran triunfo militar, por el contrario, ratifica, sin bemoles, su voluntad de lograr la paz.

 

 

Un guerrillero radical

 

Alfonso Cano llegó a las Farc como un joven ideólogo universitario, se hizo viejo en el monte y murió luchando por los ideales de una guerrilla campesina y anacrónica. Perfil de un radical que tomó las armas y murió derrotado. 


Más de 30 años tuvo que esperar Alfonso Cano para llegar a ser el máximo comandante de las Farc, pero ni su inteligencia, ni su olfato político y ni su sagacidad aprendida de los viejos guerrilleros le sirvieron para esquivar la misma suerte de varios de sus compañeros que terminaron su vida revolucionaria muertos por las fuerzas del Estado.

 

Guillermo León Sáenz Vargas, como se llamaba Alfonso Cano, había empezado su militancia revolucionaria poco tiempo después de entrar a estudiar Antropología en la Universidad Nacional en 1968, como militante de la Juventud Comunista (Juco). Nacido el 22 de julio de 1948, era el quinto de siete hermanos, todos de izquierda, que habían crecido en medio de libros y discusiones políticas animadas por sus padres, ambos académicos. De todos, fue el único que se involucró con la izquierda radical en la revoltosa década del setenta, de paros, cocteles molotov y pancartas del Che.

 

Pronto se destacó entre los jóvenes comunistas por su férrea disciplina de estudio y porque dedicaba casi todo su tiempo al trabajo político. A pesar de que participaba activamente de los debates universitarios, su verdadera habilidad era la organización. "Era capaz de aglutinar a la gente alrededor de la juventud comunista. Era muy comprometido", recuerda el exconcejal Carlos Romero, quien fue su jefe en la Juco.

 

Por esos años comenzó a trabajar directamente con las Farc. Por su talante intelectual y prusiano viajó con frecuencia al Huila y a la región del Sumapaz (Cundinamarca) a dictar conferencias sobre marxismo a frentes guerrilleros. Había dejado sus estudios y su vida transcurría entre la clandestinidad y el activismo político, tanto que fue detenido varias veces. Este bogotano de clase media alta, amante de la rumba, hincha de Millonarios y buen deportista, se convirtió en un hombre de confianza para los dirigentes de la época. Era una especie de comisario político de la red urbana de Bogotá y en 1978 se convirtió en jefe de finanzas del Estado Mayor Central.

 

Los organismos de seguridad le seguían la pista y en 1981 allanaron su apartamento, donde vivía con su esposa y su pequeño hijo. Terminó en La Modelo, donde se destacó por su estilo analítico y su disciplina. Pasaba el tiempo en una biblioteca que fundó, estudiando y preparando su defensa.

 

En 1983, Cano salió gracias a la amnistía del gobierno de Belisario Betancur.Duró poco tiempo en Bogotá antes de decidir, de una vez y para siempre, irse a las montañas como guerrillero. A diferencia de otros estudiantes citadinos, Cano no tuvo que hacer carrera en ningún frente ni someterse a combates con el Ejército. Llegó a Casa Verde, donde vivían los comandantes de las Farc, en La Uribe (Meta). Muchos atribuyeron su salto a general a su fuerte empatía con Jacobo Arenas, el gran ideólogo de las Farc.

 

Su llegada fue ideal. Para adelantar los diálogos de paz con el gobierno de Betancur, Arenas ideó un comité asesor de jóvenes con calibre intelectual para ayudarles a los líderes campesinos históricos de las Farc. Cano fue el más sobresaliente entre varios de quienes hoy están en el Secretariado, como Pablo Catatumbo e Iván Márquez.

 

A pesar de su cercanía con Arenas, Marulanda también solía escucharlo con respeto. Cano era ortodoxo, lo que era una virtud en el mundo de la insurgencia, y encarnaba la estoica moral del revolucionario. Había hecho votos de pobreza y de obediencia. Nunca tuvo privilegios más allá de los de sus combatientes, en su vida guerrillera solo se le conoció una compañera, y siempre acató las decisiones colectivas, así no estuviera convencido de ellas, como la incursión de las Farc en el negocio del narcotráfico.

 

Su habilidad como organizador fue crucial para que en la tregua pactada con Betancur las Farc multiplicaran sus frentes y nacieran las escuelas de formación de cuadros militares y políticos, que dotaron a la guerrilla de mandos medios. Durante los años siguientes, cuando las Farc llegaron a tener más de 60 frentes, el país empezó a conocer la dimensión de su capacidad terrorista. Dentro de la estrategia de combinación de formas de lucha, Arenas y Cano diseñaron la fundación de la Unión Patriótica, el brazo político del aparato militar de las Farc. Cano simpatizaba con la idea de un proyecto político amplio, pues era muy crítico del Partido Comunista, aliado de las Farc. No obstante, desconfiaba de la clase política del país y fue uno de los que contuvieron a Arenas en su idea de abandonar las armas y lanzarse como candidato presidencial. Cano le advirtió que podían matarlos, tal y como ocurrió con el exterminio de miles de sus dirigentes.

 

Cuando el comunismo colapsó en Europa en 1989, Cano comentó que había fracasado el modelo soviético y que en adelante las Farc deberían buscar, para darle sentido al gigantesco aparato de guerra que habían desarrollado, un modelo propio basado en un ideario criollo cuya figura paradigmática no podía ser otra que Simón Bolívar. Tras la muerte de Arenas, en agosto de 1990, Marulanda quedó como único líder histórico y Cano como segundo durante dos décadas.

 

Durante el gobierno de César Gaviria, las Farc exploraron la posibilidad de que esta guerrilla participara de la Asamblea Constituyente, pero a cambio pidieron la mitad de las curules sin desarmarse, algo que el gobierno consideró inadmisible. No hubo acuerdo y en cambio el gobierno decidió bombardear Casa Verde el 9 de diciembre, después de la elección de los constituyentes. Desde entonces, se convirtió en uno de los miembros más radicales del Secretariado. A pesar de esto, estuvo al frente de las negociaciones del gobierno con las guerrillas en Caracas y Tlaxcala, ocurridas entre 1991 y 1992.

 

Ese año, cuando el grupo decidió multiplicarse por el país, Cano también empezó a diseñar su propuesta de un movimiento bolivariano y un partido clandestino, pero con el fortalecimiento del ala militar de las Farc, decidió ubicarse en las cordilleras entre el Valle y el sur del Tolima, en el territorio del Comando Central Conjunto. A pesar de que Cano se cuidó siempre, al igual que Jacobo Arenas, de no aparecer en público empuñando el fusil ni al frente de una acción militar, buscó como combatiente emular su talla ideológica dentro de las Farc.

 

La idea de que Cano no era un hombre de armas no era cierta cuando se iniciaron los diálogos del Caguán durante el gobierno de Andrés Pastrana. Su bajo perfil en esa coyuntura se debió a que las Farc no estaban negociando en serio, y Cano fue a ampliar las bases políticas, a vincular líderes al movimiento bolivariano y a actualizarse.

 

Era un convencido de la lucha de clases. Para él, los ricos y las multinacionales debían financiar la guerra. Por eso se le atribuye la iniciativa de la llamada Ley 002, que no era más que la extorsión. Además, creía que por razones políticas la guerrilla debería secuestrar por dinero solo a personas poderosas y dedicarse al secuestro político. Fue así como empezó a prosperar la idea de hacer plagios masivos para presionar al gobierno a hacer un intercambio con los cientos de guerrilleros presos en las cárceles. Puso en práctica ese concepto después del Caguán, con el secuestro de los 12 diputados del Valle, acción que habría planeado junto a Pablo Catatumbo.

 

Si Tirofijo era un campesino zorro, pragmático, y no un marxista convencido, Cano era un hombre de doctrina, inflexible y dogmático, bien informado, pero con más respuestas que preguntas. Un hombre que no cambió sus ideas ni su discurso, cuya lectura de la realidad fue la misma. Lo que en el movimiento comunista todos le admiraron era exactamente lo que afuera se veía como un defecto: un hombre que no cambió, un ortodoxo. Un inamovible.

 

Tras la muerte de Tirofijo en 2008, Cano llegó a la cúpula de las Farc, como relevo de la generación de Marquetalia que había protagonizado el nacimiento del grupo guerrillero. En casi tres años trató de moldear a este dinosaurio para impulsar de nuevo sus ideas revolucionarias, por las que luchó desde joven y envejeció en la selva. Su caída marca el fin de una generación de guerrilleros urbanos, de universitarios que se fueron para el monte en busca de unos sueños idealistas pero terminaron fracasados y desencantados, en el mejor de los casos, o muertos, en el peor.

 

 

Así cayó Cano

 

SEMANA/APIC revela todos los detalles de la operación que llevó a la muerte de Alfonso Cano. El trabajo conjunto entre inteligencia de la Policía y el Ejército fue la clave para dar el golpe que terminó con el máximo jefe de las Farc.

 

Una de las principales estructuras que se convirtieron en la fortaleza y retaguardia de Alfonso Cano fue el Comando Conjunto Central (CCC), que actúa en Huila y Tolima. Las Fuerzas Militares y la Policía eran conscientes de que para poder llegar al máximo jefe de las Farc el primer paso era acabar o debilitar esa estructura. Siguiendo la estrategia de "burbujas" establecida por Juan Manuel Santos desde que fue ministro de Defensa, la cual consiste en que la fuerza que tenga mayor información sobre un blanco debe ser la encargada de atacarlo, la labor de desvertebrar el CCC le correspondió a la Policía. La Dirección de Inteligencia (Dipol) de esa institución era la que mayor información tenía sobre esa facción guerrillera, y desde hace tres años destinó a un grupo de 15 hombres para atacar uno de los pilares de la protección de Cano. Con infiltrados en diferentes zonas del Cauca, los hombres de la Dipol lograron consolidar un trabajo de fuentes que empezó a arrojar datos fundamentales. Gracias a esa labor, entre 2009 y 2010 se lanzaron operaciones que permitieron prácticamente minar el frente 6 de las Farc, comandado por Miguel Ángel Pascuas, alias Sargento Pascuas, uno de los jefes históricos de las Farc. Esa labor de infiltración y manejo de informantes también permitió que la inteligencia de la Policía 'cazara' a siete jefes guerrilleros de otras estructuras que conformaban el CCC. Los datos recolectados por los hombres de la Dipol a lo largo de esas operaciones llevaron a que los esfuerzos se concentraran en un hombre que era fundamental para Cano. Se trataba de Arquímedes Muñoz, alias Jerónimo Galeano, responsable de la seguridad del máximo jefe de las Farc y considerado la mano derecha del comandante. En marzo de este año, gracias a las labores de inteligencia, Galeano cayó cerca al municipio de Aipe, Huila, y su lugar fue ocupado por Édgar López, alias Pacho Chino. Este guerrillero era una especie de leyenda dentro de las Farc ya que fue quien planeó y ejecutó en 2002 el secuestro de los 12 diputados de la Asamblea del Valle. Esa acción lo catapultó en las filas guerrilleras. Al punto que, tras la muerte de Jerónimo Galeano, Pascuas y Pablo Catatumbo le encomendaron la misión de ser el nuevo encargado de la seguridad de Cano. Para ese momento la Dipol ya llevaba varios años tras Pacho Chino y seguía paso a paso sus movimientos. Con los datos exactos de por dónde se movía y cómo custodiaba a Cano, la Policía empezó a trabajar e intercambiar información con el Ejército, que de forma paralela venía adelantando desde hacía tres años una serie de operaciones fundamentales para acorralar a Cano (ver el artículo 'Cacería de tres años').

 

Hace dos meses empezó la etapa final de la cacería a Cano. La intensa presión que las tropas del Ejército venían ejerciendo sobre él hizo que Pacho Chino lanzara una dura ofensiva sobre Toribío y otros municipios del Cauca con el fin de hacer que los militares se concentraran en contener esos ataques y así bajar la presión, algo que no ocurrió. El 26 de octubre, la Dipol le confirmó al Ejército que uno de sus mejores y más veteranos informantes había confirmado que Pacho Chino se había instalado cerca de Páez, Cauca. Era casi obvio que en el sitio estaba también Cano.

 

El jueves 27 viajó desde Bogotá una comisión del CTI hasta Popayán como parte del apoyo, y quedó a la espera de que los militares lanzaran la operación de ataque programada para el día siguiente. El clima jugó en contra y por momentos se pensó que una vez más Cano se escaparía. Pasaron varios días antes de que los helicópteros pudieran despegar. Solo hasta el viernes 4 de noviembre el clima permitió dar vía libre a la etapa final de esta larga cacería. A las siete de la mañana de ese día, una flota de cuatro aviones Super Tucano de la FAC despegó desde la base Marco Fidel Suárez rumbo al campamento; 25 minutos más tarde soltaron la primera tanda de ocho bombas de 500 libras. En ese primer bombardeo murió alias el Zorro, quien durante 14 años fue el radio operador de Cano. También cayó Patricia, la compañera sentimental del jefe de las Farc. Minutos más tarde, hacia las ocho de la mañana, más de una docena de helicópteros Black Hawk que transportaban a miembros de las Fuerzas Especiales del Ejército, que hacen parte del Cecoe, sobrevolaban el lugar.

 

Los militares descendieron por sogas y formaron un cerco alrededor del campamento. Guerrilleros del frente 6 que hacían parte del anillo exterior empezaron a repeler el ataque con fuego nutrido. Dos helicópteros recibieron disparos de una ametralladora calibre punto 50. La intensa balacera hizo imposible que en un primer momento los militares llegaran hasta el corazón de donde se refugiaba Cano. Fue necesario solicitar un segundo bombardeo. Cuando terminó hubo unos minutos de silencio y los militares que estaban más cerca del campamento se apresuraron a copar el lugar. Allí encontraron esparcidos los cuerpos de nueve subversivos. Para su sorpresa también hallaron con vida a alias el Indio Efraín, uno de los hombres de seguridad de Cano. Esparcidos en el lugar los uniformados encontraron siete computadores, 39 USB y 24 discos duros, una ametralladora punto 50, una ametralladora M60, 194 millones de pesos, dólares, euros y otras monedas extranjeras. Mientras los militares que se encontraban en los anillos exteriores se trenzaban en una violenta balacera que duró varias horas, sus camaradas que estaban en el campamento buscaban afanosamente a Cano. En un rincón encontraron sus gafas, sus botas, su billetera y algo de su ropa. Cuatro cuerpos más aparecieron, pero no había rastro del comandante de las Farc. Hacia el mediodía emprendieron una búsqueda más organizada y minuciosa. En una de las pocas partes planas del lugar, un soldado vio un cuerpo sin vida con varios impactos de bala. El capturado Indio Efraín les confirmó a los militares que se trataba de Cano. Al comienzo dudaron, pues se trataba de un hombre sin la reconocida y nutrida barba de Cano. Hacia las cuatro de la tarde, cuando los combates amainaron, los militares lograron sacar el cuerpo en un helicóptero hasta el municipio de Suárez, en donde habían instalado uno de los puestos de mando de la operación. Hasta ese momento no había certeza de que se tratara de Cano. Hacia las siete de la noche, el cuerpo fue transportado hacia Popayán, en donde esperaba la comisión del CTI. Tras los cotejos dactilares de rigor, los peritos confirmaron que efectivamente se trataba del comandante de las Farc. Una cacería de más de tres años y una operación de más de dos meses habían culminado con la muerte del máximo comandante de las Farc, como tarde en la noche lo anunciaron oficialmente el presidente Juan Manuel Santos y el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.

 

 

Un nuevo aire

 

El golpe contra Cano fortalece la imagen del presidente Santos y les quita el piso a los críticos que aseguraban que su estilo y su agenda les abrían oportunidades a las Farc.

 

Ninguna noticia podía ser más importante para el presidente Juan Manuel Santos que la muerte en combate de Alfonso Cano. Los golpes militares contra la guerrilla, o contra los carteles de la droga, siempre han beneficiado, más que cualquier otro éxito, la imagen de los presidentes en Colombia. El del viernes pasado contra el jefe de las Farc producirá un incremento inmediato del respaldo de la opinión pública a la gestión de Santos y un fortalecimiento del consenso entre las fuerzas políticas que lo acompañan.

 

El golpe a Cano no podía llegar en un mejor momento para el gobierno. El cuatrienio de Juan Manuel Santos iba por buen camino, pero se pensaba que el tema de la seguridad constituía su talón de Aquiles. El incremento de operaciones por parte de las Farc y la muerte de 27 soldados en las últimas semanas se atribuían a que el gobierno Santos no le concedía al tema la misma prioridad que su antecesor. Entre los pocos críticos que tiene el actual gobierno se escuchaban voces en el sentido de que la diversificación de la agenda gubernamental les estaba abriendo espacios a las Farc para recuperar terreno. No por coincidencia el Presidente, en busca de nuevos vientos, acababa de cambiar al ministro de Defensa y la cúpula militar.

 

El éxito de la Operación Odiseo les quita el piso a estos argumentos. De hecho, tanto en su calidad de ministro de Defensa del gobierno Uribe como ahora, de Presidente, Juan Manuel Santos ha sido protagonista de los principales golpes que el Estado colombiano le ha dado a la guerrilla: fue quien, en persona, recibió a Íngrid Betancourt y a los demás liberados de la Operación Jaque, planeada y ejecutada cuando era ministro; fue, también, el que le informó al país que Iván Ríos había muerto a manos de sus escoltas; el que llevó a cabo el bombardeo contra el campamento de Reyes en Ecuador y el que, como comandante en jefe de las Fuerzas Militares, presidió los operativos contra el Mono Jojoy y Cano. La oposición que, desde la derecha, criticaba a Santos por haber permitido una erosión de la moral del Ejército se quedó sin argumentos.

 

Desde el punto de vista externo, las ambiciones del presidente Santos de proyectar a Colombia y fortalecer vínculos con nuevas regiones serán más factibles con la baja de Cano. En un contexto subregional andino en el que la posición internacional de los países vecinos se ha deteriorado por su debilitamiento institucional y sus precarias condiciones democráticas, Colombia sobresale como una nación que va superando sus problemas ancestrales y que se convierte en el socio más estable para el capital extranjero y para las relaciones políticas.

 

Juan Manuel Santos, en general, recibe un gran impulso en momentos en que se empezaba a agotar su luna de miel con la opinión pública. El efecto inmediato es una refrendación de su programa de gobierno: Santos puede decir que el lugar que ocupa el tema de seguridad en sus discursos, en su agenda y en su política exterior es suficiente para continuar los logros contra las Farc iniciados con la seguridad democrática.

 

Y se abren nuevos espacios para explorar otras vías que, en paralelo al uso de la fuerza, contribuyan a ponerle fin al conflicto interno. Siempre se ha dicho que una negociación con la guerrilla sería más factible si está debilitada en el terreno militar. Y si son ciertas las señales que ha enviado el gobierno sobre su disposición de buscar una salida política, ahora se le abren nuevas oportunidades. La coincidencia de la muerte de Cano con la elección de Gustavo Petro –un hombre que dejó las armas– para la Alcaldía de Bogotá deja en claro el mensaje de que la democracia es más efectiva que la vía armada para luchar por las ideas.

 

La reacción del presidente ante la noticia fue mesurada. No hay que olvidar que solo unos meses después del operativo contra Jojoy le llegaron a cuestionar su política de seguridad. Los éxitos son pasajeros. Lo que sí es un hecho es que las peticiones que hacían algunos sectores para que el actual gobierno cambiara su discurso, su estilo o sus prioridades se quedaron por ahora sin piso.

 

 

Jaque mate

 

Con la caída del máximo líder de las Farc los colombianos pueden ilusionarse, ahora sí, con el fin del conflicto. 


La muerte de Alfonso Cano en una operación del Ejército, la madrugada del viernes 4 de noviembre, en Páez (Belalcázar), en el Cauca, es el golpe más grande que han sufrido las Farc en toda su historia. Y lo es, precisamente, porque sobreviene después de varios otros que, en su momento, recibieron el mismo calificativo, como la muerte de Raúl Reyes o la del Mono Jojoy.

 

Cano es el cuarto miembro del Secretariado, la máxima dirección de esa guerrilla, caído en acción, y el quinto si se cuenta a su líder, Manuel Marulanda, Tirofijo, que murió, al parecer, por causas naturales (ver artículo). Por eso su muerte es un golpe tan fuerte. De los siete miembros del Secretariado que condujo a las Farc a sus exitosas ofensivas de mediados y fines de los años noventa, las cuales culminaron en la desmilitarización del Caguán, solo quedan dos hombres: Timoleón Jiménez, o Timochenko, e Iván Márquez. (Se especula que las Farc, en señal de campesina previsión, habrían designado de antemano al primero de ellos como sucesor de Cano. Ver artículo).

 

Las Farc han mostrado una resiliencia notable, aun en medio de la sostenida ofensiva militar de la que son objeto desde hace una década, que las ha obligado a refugiarse en los márgenes del país y en zonas inaccesibles, como las inhóspitas alturas de la cordillera Central donde finalmente cayó Cano, en la llamada Operación Odisea. Pero una cosa es que caiga por primera vez un miembro de una dirección militar que ha conducido a la organización por años, y otra, enteramente distinta, cuando se trata del quinto. Cada golpe de estos es, si se quiere, más 'histórico' que el anterior.

 

La cúpula de las Farc, como toda organización estalinista, actúa como una junta militar (el modelo del politburó), con una cabeza visible, pero una dirección colectiva. Sin embargo, su capacidad de reemplazar a sus líderes caídos se agota. No solo por ausencia física de los jefes que han signado estas últimas décadas de las Farc, sino porque cada vez son menos los líderes de peso nacional, reconocidos desde hace años por el establecimiento y cuyas fotos en los medios de comunicación han marcado la memoria colectiva de los colombianos -y la tradición fariana interna- desde los años ochenta.

 

El golpe es también muy severo por las circunstancias militares. Cano venía liderando, con relativo éxito, un modelo de resistencia a la ofensiva militar oficial contra sus fuerzas. La sostenida racha de ataques típicos de la guerra de guerrillas, con francotiradores y lanzamiento de cilindros contra pueblos en algunas regiones como el Cauca; la implantación de minas antipersona; los carros bomba que destruían medio pueblo, como en Toribío, y, más recientemente, algunas emboscadas exitosas contra patrullas militares, no significaban que hubieran logrado invertir la correlación de fuerzas -muy desfavorable- impuesta por las Fuerzas Militares, pero sí tenían a más de uno en el país pensando si las Farc no se estaban recuperando poco a poco. El líder que acaba de caer fue el autor de esa estrategia de repliegue generalizado y ataques puntuales, que había logrado dar una cierta sensación de respiro a las Farc en medio de su situación de defensiva estratégica, conocida como Plan Renacer.

 

Por ello, lo más probable es que su muerte acentúe, al menos por un periodo, la incertidumbre e introduzca elementos serios de desorganización en la cadena de mando y control de esa guerrilla. Sin hablar de que es un golpe muy duro para una moral que viene traduciéndose en cientos de desmovilizados cada mes, no pocos de ellos con años en la guerrilla y posiciones de mando medio -un desangre silencioso que seguramente no va a detenerse.

 

En resumen, la caída de Alfonso Cano acentúa la situación de derrota estratégica de las Farc. No obstante, eso no significa, probablemente, ni el fin de esa guerrilla ni que, por ahora, la paz esté más cerca.

 

Ahora se desatarán toda clase de especulaciones y los expertos batallarán en torno a si trata de un golpe mortal, definitivo, o de una herida severa de la cual una guerrilla que lleva medio siglo resistiendo en el monte logrará recuperarse. Lo más probable, sin embargo, es que por un cierto periodo las Farc se 'enconchen' aún más de lo que lo están tradicionalmente. El proceso de cambio y ajuste en la dirección; la preocupación por la seguridad de los comandantes sobrevivientes y las limitaciones que impone en las comunicaciones; la paranoia ante la supremacía aérea del gobierno que se traduce en bombardeos letales (Cano cayó a raíz de un bombardeo que lo dejó herido), llevarán probablemente a un refuerzo del ostracismo.

 

Razones organizativas y de seguridad que tienen un corolario en lo político: difícilmente, por un tiempo, a la nueva dirección se le ocurrirá dar alguna señal de acercamiento hacia el gobierno, lo cual sería asumido en el interior de las Farc como un parte de derrota. Pese al tono poco triunfalista con el que el presidente Santos anunció la muerte de Cano, su llamado a los guerrilleros a entender que solo les queda el camino de desmovilizarse y negociar para evitar la muerte o la cárcel, no será entendido más que como una provocación, en las filas de esa vieja guerrilla campesina convertida en "máquina de guerra", como tituló su reciente libro Eduardo Pizarro, uno de los más destacados expertos en las Farc.

 

La muerte de Cano no es el fin de las Farc, aunque agrava su situación de derrota estratégica. Y tampoco es, al menos por un periodo, una puerta que se abre para acercar la paz. Es posible dibujar, con argumentos en favor y en contra, escenarios en los que esta guerrilla negocie; se bandolerice, ligada al narcotráfico o a las bacrim; o se disgregue en frentes que, en algunos casos, ya tienen alianzas con sucesores de los paramilitares alrededor del tráfico de cocaína y frentes más fieles a la tradición guerrillera (ver artículo). Por ahora es imposible decir el camino que tomará. De las Farc se puede decir lo mismo que Winston Churchill opinaba del Kremlin: intentar entenderlas es "como observar una pelea de perros debajo de un tapete". Sus tiempos, sus lógicas y su evolución en la última década inclinan al pesimismo y a creer que no dará su brazo a torcer. Quizá la sucesión de golpes y derrotas, cada uno más contundente que el anterior, puedan cambiar esa dinámica. Por ahora, en medio del fragor de la muerte de Alfonso Cano, es temprano para decirlo con certeza.

 

 

Ofensiva contra las Farc

Cotejan huellas para determinar si cayó alias 'Pacho Chino'

 

El operativo fue adelantado por el Ejército en el departamento del Cauca. Vuelven los rumores sobre situación de Alfonso Cano. 


En un bombardeo del Ejército a un campamento guerrillero ubicado entre los departamentos del Cauca y Valle del Cauca, pudo haber sido capturado alias 'Pacho Chino', uno de los hombres más cercanos al máximo jefe de las Farc, alias 'Alfonso Cano'.

 

Edgar López, alias 'Pacho Chino', integrante del comando central de las Farc, pudo haber caído en desarrollo de una operación de la Policía y el Ejército, entre los municipios de Corinto y Florida, donde habría sido abatida, además, la compañera sentimental de Cano.

 

Nuevamente comenzaron a correr rumores sobre la situación de Alfonso Cano, dada la cercanía de alias 'Pacho Chino' con el líder guerrillero. Las versiones que no cuentan con confirmación oficial señalan que Cano habría resultado herido en la acción militar. 

 

Alias 'Pacho Chino' es señalado de participar en múltiples atentados a la fuerza pública y a la población civil en el occidente del país, como el secuestro de los 12 diputados de la asamblea del Valle del Cauca en el 2002, de los cuales 11 fueron asesinados.

 

 

Muerte de Alfonso Cano

Tras muerte de Cano, continúan operaciones en el Cauca

 

El ministro de Defensa y los altos mandos militares se reunieron con los comandos encargados de la acción militar contra el máximo jefe de la guerrilla.

 

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón y los altos mandos militares y de policía, llegaron a la ciudad de Popayán, para conocer en el terreno los detalles de la operación que el viernes permitió abatir en combate al máximo cabecilla de las Farc, alias 'Alfonso Cano'.

 

El Ministro se reunió a puerta cerrada con los comandantes de las unidades tácticas que participaron en la operación, a través de los cuales envió un efusivo saludo de felicitación a los más de 300 hombres que aún permanecen en el área.

 

Al finalizar el encuentro trascendió que la operación de las Fuerzas Militares contra las estructuras de las Farc que delinquen en el Cauca continúa en el área general de los municipios de Suárez y Morales, con el apoyo de más de 17 helicópteros de la Fuerza Aérea y la Aviación del Ejército.

 

También se conoció, que el cuerpo sin vida de alias 'Alfonso Cano', permanece en las instalaciones de Medicina legal de la ciudad de Popayán, tras habérsele practicado todas las diligencias forenses para su plena identificación.

 

Posteriormente, el ministro Pinzón, el Gobernador del departamento y los altos mandos militares recibieron en el aeropuerto de esa ciudad, al Presidente de la República, Juan Manuel Santos, quien se desplazó hasta la zona para reunirse con los hombres que le propinaron el golpe más contundente de la historia a la organización narcoterrorista de las Farc.

 

 

Muerte de 'Alfonso Cano'

Santos les dijo a las Farc que '¡Es hora de desistir!'

 

'A los cabecillas que quedan les digo: Piénsenlo, piénsenlo muy bien, porque la intransigencia sólo lleva a la muerte o captura por nuestras tropas', dijo Santos. 


El presidente Juan Manuel Santos en alocución presidencial este sábado volvió a referirse al operativo que permitió dar con el paradero de ‘Alfonso Cano’.

 

Tras felicitar varias veces a quienes llama los “héroes de la Patria”, el Jefe de Estado en varias ocasiones les recordó a las Farc que el futuro que les espera si no aceptan dejar las armas y desmovilizarse.

 

Por eso, recordó que “la cúpula de las Farc se va derrumbando como un castillo de naipes”.

 

“El tiempo de las Farc se sigue agotando. A los cabecillas que quedan les digo: Piénsenlo, piénsenlo muy bien, porque la intransigencia sólo lleva a la muerte o captura por nuestras tropas”.

 

Además, una vez llamándolos a la desmovilización, señaló con contundencia: “¡Es hora de desistir!”.

 

Y les insistió que tomen ejemplo de la ETA, que a principios de octubre, decidió dejar las armas. “En el mundo entero se han acabado los grupos que utilizan la violencia como forma de lucha –el último en abandonar las armas fue el ETA en España–. Las FARC deben seguir su ejemplo”, agregó el Jefe de Estado.

 

Sin embargo, Santos también les recordó a las Farc los golpes que han sufrido en los últimos tiempos.

 

“Las Farc –y su carrera absurda de violencia que ya alcanza casi medio siglo– han llegado a un punto de quiebre. Cayó Martín Caballero, cayó el Negro Acacio, cayó Martín Sombra, cayó Raúl Reyes, cayó Iván Ríos a manos de sus propios hombres, murió Tirofijo asediado por la ofensiva de nuestras tropas, cayeron César y el Paisa, cayó Jojoy… y hoy contamos a la historia que cayó su número uno, Alfonso Cano”, agregó.

 

Alocución

Popayán, 5 de noviembre de 2011

Queridos compatriotas:

Les ofrezco disculpas por volverlos a interrumpir.

 

La semana pasada lo hice unos minutos para resaltar la importancia del proceso electoral que estábamos a punto de cumplir, y hoy lo hago para confirmarles que Alfonso Cano, el número 1, el máximo cabecilla de las Farc, cayó abatido en las montañas del Cauca, en una ofensiva certera de nuestras Fuerzas Armadas.

 

Hoy les hablo desde Popayán, la capital de este sufrido departamento que tanto ha sido golpeado por los ataques de la guerrilla; cuya población tanto ha padecido sus bombas, sus minas antipersona, sus extorsiones y secuestros.

 

Cano cayó aquí, en el Cauca, y aprovecho para agradecer hoy al gobernador González, a las autoridades caucanas y a todos los caucanos por su coraje y decisión para apoyar a nuestras Fuerzas Armadas y resistir el terrorismo de las Farc.

 

Alfonso Cano fue abatido en una operación impecable de nuestras Fuerzas Militares y nuestra Policía, basada en un largo y preciso trabajo de inteligencia.

 

No fue un golpe aislado, sino el fruto de una estrategia que venimos adelantando por meses y de la perseverancia del Estado y su fuerza pública en la lucha contra las Farc.

 

Es una estrategia que –no más este año– ha significado 1.317 guerrilleros desmovilizados, 1.491 capturados y 356 dados de baja.

 

Cano cayó gracias al valor y la entereza de soldados humildes, grandes colombianos, que no temieron adentrarse en los montes y las selvas para perseguirlo y neutralizarlo.

 

Su caída es, sin ninguna duda, el golpe más importante que se haya dado en la historia de la lucha contra este grupo subversivo.

 

Su caída es una victoria del pueblo colombiano que está hastiado de la violencia y –de manera muy especial– es una victoria de nuestras Fuerzas Armadas que día a día, con abnegación y sacrificios, vienen librando una lucha sin pausa en todo el territorio de nuestro país para consolidar la paz y la seguridad.

 

Hoy quiero felicitar, en nombre de los colombianos, al ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón; al comandante general de las Fuerzas Militares, general Alejandro Navas; al jefe de Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Militares, general José Javier Pérez; al comandante del Ejército, general Sergio Mantilla; al comandante de la Fuerza Aérea, general Tito Pinilla; al comandante de la Armada, almirante Roberto García Márquez, y al director general de la Policía, general Óscar Naranjo.

 

Por supuesto, mi felicitación más efusiva va para todos los soldados de tierra, mar y aire, y todos los policías de Colombia, que nunca dejan de luchar, que jamás – ¡jamás! – han bajado la guardia, que combaten con vocación y valor para desterrar el terrorismo y la violencia de la faz de nuestra patria.

 

Éste triunfo es de ellos. Este triunfo es de las valientes Fuerzas Armadas de nuestro país.

 

De los que día y noche, de manera silenciosa, en las montañas, en los ríos y en las selvas, persiguen a los criminales y protegen a todos los colombianos.

 

Este triunfo se debe a que nuestros soldados y policías, como bien dice el comandante de las Fuerzas Militares, tienen y han tenido “fe en la causa”.

 

¡Gracias! ¡Gracias una y mil veces a los héroes de Colombia!

 

Las Farc –y su carrera absurda de violencia que ya alcanza casi medio siglo– han llegado a un punto de quiebre.

 

Cayó Martín Caballero, cayó el Negro Acacio, cayó Martín Sombra, cayó Raúl Reyes, cayó Iván Ríos a manos de sus propios hombres, murió Tirofijo asediado por la ofensiva de nuestras tropas, cayeron César y el Paisa, cayó Jojoy… y hoy contamos a la historia que cayó su número uno, Alfonso Cano.

 

Porque la cúpula de las Farc se va derrumbando como un castillo de naipes.

 

Este certero golpe no será el único, y no es motivo de triunfalismo en el Gobierno ni en nuestras Fuerzas Armadas.

 

El Gobierno continúa con su campaña de restablecer la autoridad del Estado en todo nuestro territorio.

 

Seguiremos llegando hasta el último rincón de nuestra geografía, y no sólo con nuestras Fuerzas Armadas sino con todo el Estado y sus servicios sociales y de justicia.

 

Quedan muchos todavía, en los rincones de Colombia, que insisten en el camino equivocado de las armas y el terror, y deben saber que también les vamos a llegar.

 

A los guerrilleros les digo: el Gobierno no quiere que se derrame más sangre de colombianos en nuestro suelo. El tiempo de las Farc se sigue agotando.

 

No ofrezcan sus vidas por un proyecto fracasado, por defender a unos jefes intransigentes. ¡Desmovilícense! Porque eso es lo que estamos acabando de derrotar hoy: la intransigencia.

 

Hace un año derrotamos la intransigencia militar de las Farc con la baja del Mono Jojoy. Hoy hemos derrotado la intransigencia política de las Farc con la caída de su máximo cabecilla, Alfonso Cano.

 

Alfonso Cano dedicó su vida a la violencia y al ataque a sus compatriotas, y perdió la oportunidad de hacer la paz, perdió la oportunidad de construir país, como lo hacemos todos los colombianos con nuestro trabajo.

 

Décadas de violencia no consiguieron nada, no mejoraron nada: sólo significaron dolor y muerte, sólo ayudaron a perpetuar la pobreza y el atraso.

 

Hoy estamos derrotando el dogmatismo, el extremismo político y aislado de la realidad; de la realidad de un país que está cambiando, que no quiere saber más de la violencia, que no quiere saber más de las Farc, sino que quiere construir y aprovechar las inmensas oportunidades que se nos están presentando para salir adelante, para sacar a la población de la pobreza, para recuperar el campo y las tierras, para crear prosperidad para todos.

 

Los guerrilleros deben saber que tienen dos caminos frente a sí: O se desmovilizan, y gozarán de todas las garantías del Estado, o insisten en la violencia, y en tal caso –como a sus cabecillas– sólo les espera la cárcel o la tumba.

 

A los cabecillas que quedan les digo: Piénsenlo, piénsenlo muy bien, porque la intransigencia sólo lleva a la muerte o captura por nuestras tropas, como les pasó a Jojoy y a Cano, o ¬–en el mejor de los casos– a la muerte natural en un lugar recóndito de la selva, sin poder disfrutar de sus familias y de una vida normal.

 

Ha quedado demostrado que la violencia no paga. ¡Es hora de desistir!

 

En el mundo entero se han acabado los grupos que utilizan la violencia como forma de lucha –el último en abandonar las armas fue el ETA en España–. Las FARC deben seguir su ejemplo.

 

De nuestra parte –repito¬– no caeremos en triunfalismos ni bajaremos la guardia. Necesitamos consolidar la paz y la seguridad en todo nuestro territorio, porque la seguridad es el requisito indispensable para seguir creando empleo para los colombianos, para que el país siga progresando, para que millones de compatriotas salgan de la pobreza.

 

El día en que superemos definitivamente esta historia de dolor y muerte que han significado las FARC, nuestro país podrá doblar al fin la página y dedicar todos sus esfuerzos a lo que queremos y necesitamos: más trabajo digno y de calidad, y más ingresos y oportunidades para todos.

 

Hoy más que nunca llamo a la Unidad Nacional para que sigamos avanzando hacia un mañana de prosperidad y de justicia para todos.

 

Muchas gracias

 

 

Muerto en Operación Odiseo

Restos mortales de 'Alfonso Cano' en Medicinal Legal en Bogotá

Por: Elespectador/APIC

 

Los primeros exámenes que determinaron la identidad del dirigente subversivo fueron realizados en Medicina Legal de Popayán.

 

Una nutrida caravana superior a los 10 vehículos acompañó el carro del CTI que transportó los despojos mortales del máximo líder del grupo de las Farc desde el aeropuerto militar de Catam hasta la sede del Instituto de Medicina Legal en el centro de Bogotá.

 

Una vez el carro del CTI, que transportó el cuerpo de alias 'Alfonso Cano', hizo su arribo a la sede de Medicina Legal en Bogotá, fue introducido en el interior del edificio tras abrirse una reja eléctrica que cerró en segundos.

 

Los primeros exámenes que determinaron la identidad del dirigente subversivo fueron realizados en Medicina Legal de Popayán, dirigidos por un grupo de expertos desplazados desde la Fiscalía General. Allí se cotejaron las huellas de dactiloscopia que determinaron con certeza la identidad del alzado en armas.

 

En Bogotá le serán aplicados otros exámenes que determinarán las consecuencias de la muerte del subversivo. El cadáver será entregado a los familiares, una vez cumplido los requisitos exigidos por Medicina Legal.

 

'Alfonso Cano' fue dado de baja en el departamento de Cauca, a donde había huido tras permanecer por muchos años en su santuario natural: el páramo de las Hermosas, en el sur del Tolima. En los últimos meses, miembros de la fuerza pública le seguían de cerca el rastro, logrando evadir algunos cercos militares.

 

“Dedicó su vida a la violencia y al ataque a sus compatriotas, y perdió la oportunidad de hacer la paz”, dijo el presidente Juan Manuel Santos, durante una alocución presidencial realizada desde la ciudad de Popayán.

 

“Alfonso Cano cayó gracias al valor y la entereza de soldados humildes, grandes colombianos, que no temieron adentrarse en los montes y las selvas para perseguirlo y neutralizarlo”, reiteró el mandatario de los colombianos.

 

Para el lunes o martes, el cuerpo del abatido guerrillero será entregado a sus familiares, según lo ha manifestado el electo concejal de Bogotá Roberto Sáenz Vargas que ha pedido un trato digno para los restos de su hermano.

 

 

Muerte de Alfonso Cano

Éxito de Operación Odiseo, muerte de 'Alfonso Cano'

Por: Elespectador/APIC

 

Cuerpo del abatido jefe guerrillero llegará este sábado a Bogotá.


Este 4 de noviembre de 2011 quedará inscrito en la historia de Colombia como el día en el que se puso fin al máximo comandante de la guerrilla de las Farc, Guillermo León Sáenz Vargas, alias Alfonso Cano. La noticia trascendió el viernes en la noche, pero en la última semana la cúpula de las Fuerzas Militares venía desarrollando operaciones en Tolima y Cauca, los dos bastiones históricos por los que se movía y de los que no había podido salir por la presión de las autoridades.

 

En zona rural del municipio de Suárez (Cauca), este viernes delegados de las Fuerzas Militares y agentes del CTI confirmaron la plena identidad del hombre que reemplazó en mayo de 2008 en la comandancia de las Farc a Pedro Antonio Marín, alias Tirofijo. En una carrera contra reloj, oficiales, suboficiales y soldados, pilotos de la Fuerza Aérea y expertos en inteligencia electrónica venían rastreando el punto exacto de su campamento y los anillos de seguridad que lo rodeaban.

 

El primer bombardeo fue hace una semana y lo llevaron a cabo aviones Arpías de la Fuerza Aérea, en un operativo casi calcado al ocurrido el 22 de septiembre del año pasado, cuando se dio de baja a Víctor Julio Suárez Rojas, alias el Mono Jojoy. Nuevamente la inteligencia para desarrollar este histórico golpe fue aportada por ocho agentes infiltrados de la Policía. Una vez se ordenó el ataque a la madriguera de Cano, helicópteros artillados comenzaron a transportar las Fuerzas Especiales del Ejército para que acordonaran la zona y empezaran la persecución en tierra.

 

El Espectador confirmó que en desarrollo de este operativo un soldado identificó a Cano en la manigua cuando estaba herido y huía. En medio de los combates cayó, pero sólo hasta altas horas de la noche de ayer se pudo constatar que efectivamente se trataba de él. Asimismo, fue capturado El Indio Efraín, jefe de seguridad de Alfonso Cano, y también fue abatido alias El Zorro, uno de los miembros de su guardia pretoriana. Tal parece que alias Patricia, compañera permanente de Cano, habría corrido su misma suerte.

 

Desde que asumió la comandancia de la guerrilla fue la intrincada región del Cañón de las Hermosas en donde Cano estableció su centro de operaciones, una geografía escarpada repleta de corredores fluviales y trochas en el corazón del Tolima. No obstante, se movía con un pequeño grupo para no despertar mayores sospechas entre Huila, Valle y Cauca. Fue apenas hace tres meses cuando se divulgó que las Fuerzas de Tareas del Sur y Omega le respiraban en la nuca. Desde entonces nunca cesó la persecución y, en cambio, el avión fantasma de la Fuerza Aérea desarrollaba con sigilo la inteligencia satelital y electrónica.

 

En Caldono (Cauca) comenzaron a ejecutarse hace varios días los operativos con hombres en tierra. El frente VI de las Farc, acantonado en esa zona que ha sido prácticamente inexpugnable, presentó resistencia, pero la contundencia en la reacción de las Fuerzas Militares hizo que pronto fuera retrocediendo y las autoridades ganando terreno, aviones Arpías continuaron los avances y el cerco se fue estrechando. Desde Popayán se planeó la ofensiva final —esta sí— contra Guillermo León Sáenz Vargas.

 

En 13 meses dos de los históricos jefes de la guerrilla han sido abatidos por las Fuerzas Militares y los operativos liderados por el presidente Santos. Una realidad que controvierte a fuerza la tesis malsana que se echó a correr sobre una supuesta desmoralización de la tropa.

 

Más acorraladas que nunca, y por ahora acéfalas, las Farc, 47 años después de haber sido fundadas, están en un punto de no retorno. Nuevamente sufren un revés militar que confirma que poco les queda del oxígeno de otros tiempos. La impecable operación de las Fuerzas Armadas acabó con la égida criminal de Alfonso Cano, hallado en un sitio conocido como Chirriadero, en el norte de Suárez (Cauca). Ya se ventila el nombre de su sucesor, que está entre Iván Márquez y Timoleón Jiménez, alias Timochenko.

 

 

"Ayudará a la paz y es el momento de una gran desmovilización"

 

Dirigentes de partidos políticos y analistas dicen que la muerte de 'Cano' constituye el fin de los históricos de las Farc y que ese movimiento queda muy debilitado.

 

Rafael Pardo, exministro de Defensa y jefe del Partido Liberal:

 

"Es una noticia que va ayudar a la paz de Colombia. Muestra de trabajo disciplinado y sacrificado de muchos hombres de la fuerza pública. Las FARC han tenido bajas muy importantes, 'Reyes', 'Jojoy', la muerte de 'Marulanda'. Prácticamente indica que los históricos del secretariado acabaron dados de baja y es un mensaje que la lucha de los subversivos termina así".

 

Alejandro Ordóñez, procurador general de la Nación:

 

El jefe del Ministerio Público exhorta al grupo guerrillero "para que respeten la integridad humana de los miembros de la sociedad civil colombiana y depongan las armas para establecer caminos concretos que permitan obtener la paz en Colombia."

 

Juan Lozano, presidente de la U:

 

"Debe servir para que todas las personas que están en las guerrillas se desmovilicen y Colombia tenga por fin despejado el camino hacia la paz. Reconocimiento a nuestros generales y nuestros hombres, al presidente y a su cúpula. Es la culminación de un itinerario de los últimos años para devolver la paz y la seguridad al país. Esta operación recoge muchos años de lucha. Recoge la firmeza de gobiernos de Uribe y Santos. Llegó el momento de plantear una gran desmovilización".

 

Andrés Pastrana, expresidente de la República:

 

"Felicitamos al presidente Santos. Las Fuerzas Armadas están fortalecidas y no con la moral baja como han advertido. Esto se inició con el fortalecimiento del Ejército mediante el Plan Colombia en mi gobierno, siguió con el gobierno Uribe y en especial con el gobierno Santos. Es un golpe, si no mortal, sí es el más duro de las FARC, que los debe llevar a pensar o entregarse y someterse a la justicia o a sentarse a un proceso de paz y erradicar la violencia. Deben asumir una posición distinta. Se le dio el golpe al ala militar y ahora al ala ideológica. Las FARC tienen poco para exigir".

 

Rodrigo Rivera Salazar:

 

El exministro de Defensa Rodrigo Rivera expresó sus felicitaciones a las Fuerzas Militares y afirmó que “como ciudadano me siento inmensamente orgulloso con el Ejercito Nacional y me siento emocionado como hace un año con la Operación Sodoma”. 

 

Victor G. Ricardo, excomisionado de Paz:

 

Hoy el país está más tranquilo. Es un golpe fuerte desde el punto de vista moral para las FARC. Es resultado del fortalecimiento que se le dio al Ejército. Este duro golpe debilita a la guerrilla pero no la acaba. Es el momento propicio para invitar a todos los guerrilleros a pensar si quieren seguir entregando la vida en las montañas o si prefieren reintegrarse a  la democracia.

 

Roy Barreras, presidente de la Comisión de Paz del Congreso:

 

“La muerte de su principal jefe es el más fuerte mensaje para las FARC de que llegó la hora de la desmovilización masiva y general. Llegó la hora de abandonar la vida inútil de 50 maños de violencia, para apostarle a la paz y a la desmovilización. El Gobierno y la sociedad civil esperan una señal concreta, cierta y clara de parte de las FARC para iniciar rápidos caminos hacia la desmovilización, la reconciliación y la reintegración a la sociedad”.

 

Alejo Vargas, politólogo:

 

"Es el golpe más duro de las FARC porque 'Cano' había logrado tener un mando unificado después de la muerte de 'Marulanda'. Su muerte va a generar una tensión al interior del secretariado, entre 'Timochenko' e 'Iván Márquez' para determinar quién va a reemplazar a 'Cano' en el mando de las FARC. Llevará tiempo y será conflictivo. Las FARC quedaron muy debilitadas".

 

 

 

Quiénes son los posibles sucesores de 'Alfonso Cano'

 

Analistas advierten tensión al interior del secretariado de las FARC entre 'Iván Márquez' y 'Timochenko', los dos opcionados a sucederlo en la jefatura de las FARC.

Tras la muerte de ‘Alfonso Cano’, alias ‘Iván Márquez’ y alias ‘Timochenko’ se perfilan como los más probables sucesores en la jefatura de las FARC. Se presume que ambos podrían estar en límites con Venezuela.

 

El politólogo Alejo Vargas le dijo a Caracol Radio que la muerte de 'Cano' "es el golpe más duro de las FARC porque él había logrado tener un mando unificado después de la muerte de 'Marulanda'".

 

Por eso consideró que su muerte "va a generar una tensión al interior del secretariado, entre 'Timochenko' e 'Iván Márquez' para determinar quién va a reemplazarlo en el mando de las FARC. Llevará tiempo y será conflictivo. Las FARC quedaron muy debilitadas".

 

Expertos en conflicto armado consultados por Semana.com sostienen que ‘Iván Márquez’ es el hombre más fuerte para suceder a ‘Cano’. Sin embargo, reiteran que no será fácil por cuanto ha sido visto por los miembros de esa guerrilla como un hombre distante a las acciones militares. Eso podría generar un resquebrajamiento en las FARC y cada frente empezaría a tirar para su lado.

 

Como se sabe, ‘Iván Márquez’ maneja las relaciones internacionales de las FARC y no es de una línea tan radical como la de ‘Alfonso Cano’, por lo que algunos analistas sostienen que con él sería más posible negociar la paz.

 

Timoleón Jiménez, alias ‘Timochenko’, es el otro posible sucesor. Maneja principalmente una línea bolivariana y su zona de influencia es el sur de Bolívar y los Santanderes. Se presume que también se mueve en la zona límítrofe con Venezuela.

 

‘Timochenko’ conserva un perfil guerrerista gracias a su preparación militar en Europa oriental. Su antigüedad en las FARC se remonta a 1982. Hoy es considerado el jefe de inteligencia y contrainteligencia de la guerrilla.

 

Dentro de los otros integrantes del secretariado de las FARC, que en principio no se contemplan con perfil para suceder a Cano, se encuentran ‘Joaquín Gómez’, ‘Pablo Catatumbo’ y Mauricio Jaramillo, alias el 'Médico’.

 

Quién es ‘Iván Márquez’

 

Su nombre real es Luciano Marín. Nació en 1955 en Florencia, Caquetá. En los 80, siendo universitario, se vinculó a la guerrilla y se fue a pelear al norte del país.

 

Cuando vino el proceso de la Unión Patriótica, ‘Márquez’ abandonó las filas guerrilleras y se metió a la UP. Llegó a ser representante a la Cámara por este movimiento.

 

A raíz de la persecución de la UP que terminó en la muerte de más de 3.000 de sus militantes, ‘Márquez’ regresó a las FARC. Fue segundo de ‘Efraín Guzmán’ en el frente 5, y luego pasó al Bloque Caribe como delegado del Secretariado y coordinador de sus grupos. Ingresó al Secretariado desde antes de que muriera ‘Jacobo Arenas’ en 1990.

 

Tiene la formación política de un marxista ortodoxo y es, a su vez, un experimentado jefe militar. Quienes lo conocen aseguran que si hubiera sucedido a ‘Reyes’ como negociador de las FARC, habría sido la mejor carta para alcanzar la liberación de secuestrados y eventualmente la paz. Tuvo figuración internacional en los diálogos de Caracas y Tlaxcala, bajo el gobierno de César Gaviria y últimamente, en el proceso de liberación de secuestrados en Venezuela.

 

Por un tiempo corto tuvo la rara condición de ser comandante de dos Bloques, el Caribe y el José María Córdoba, hasta que en el 2003 ‘Ivan Ríos’ llegó al José María Córdoba.

 

En noviembre del 2007 se reunió con el presidente venezolano, Hugo Chávez.

 

 

¿Quién era Alfonso 'Cano'?

 

El máximo jefe de las Farc, Guillermo León Sáenz Vargas, alias 'Alfonso Cano', nació en Bogotá en 1948. Estudió Antropología en la Universidad Nacional, a donde ingresó en 1968.

 

Guillermo León Sáenz Vargas era hijo de una profesora y un agrónomo, y junto a sus seis hermanos se crió en un ambiente de una familia clase media alta, todos con pensamiento de izquierda, que habían crecido en medio de libros y discusiones políticas, animadas por sus padres, ambos maestros. Pero de toda la saga, fue el que único que se involucró con la izquierda radical en los años revoltosos de la década del 70, de paros, huelgas, cócteles molotov y pancartas de Mao.

 

Fue hincha de Millonarios, fumador empedernido, escueto en intervenciones y de actitud recelosa. Era el quinto de siete hermanos.

 

Sus acercamientos con la guerrilla surgieron tras una activa militancia en la Juventud Comunista (JUCO). A mediados de los años 70, 'Cano' empezó a trabajar directamente con las FARC. Por su talante intelectual y prusiano se volvieron frecuentes las invitaciones a dictar conferencias en las zonas del Huila y el Sumapaz sobre marxismo a frentes guerrilleros. Había abandonado la universidad sin graduarse y entró al mundo de la clandestinidad.

 

Los organismos de seguridad le seguían la pista y en 1981 allanaron el apartamento donde vivía 'Cano' con su esposa y su pequeño hijo. En las paredes, debajo del papel de colgadura, las autoridades le encontraron cerca de 50.000 dólares, algunos falsos. Fue a dar a la cárcel La Modelo, donde mostró su estilo analítico y su disciplina. Se pasaba el tiempo en una biblioteca que él mismo fundó y mantuvo un perfil bajo. Mientras sus compañeros de patio organizaban fugas, él se concentró en planear una estrategia jurídica con su abogado.

 

No necesitó de muchos artilugios jurídicos para defenderse. En 1982 Belisario Betancur ganó la presidencia con la bandera de la paz, y al año siguiente 'Cano' salió amnistiado. Duró poco tiempo en Bogotá antes de que decidiera, de una vez y para siempre, quedarse en las montañas como guerrillero. No tuvo que hacer carrera en ningún frente, ni someterse a combates con el Ejército. Llegó directo a Casa Verde, el campamento de los jefes de las FARC, que estaba ubicado en Uribe, Meta.

 

Su ascendencia en las FARC en gran medida se debió a su cercanía con el ideólogo de la guerrilla Jacobo Arenas, cuando este buscó sacar adelante la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar (CGSB).Tras la muerte de Arenas en 1990, 'Cano' llegó al Secretariado, la máxima instancia de la organización guerrillera. Antes había participado junto a 'Manuel Marulanda' y Jacobo Arenas en los frustrados diálogos de paz con el gobierno de Belisario Betancur, y en los posteriores acercamientos en el gobierno de Virgilio Barco. Era aún joven pero muy acatado por todos en las FARC, que lo veían como un ideólogo.

 

A principios de la década de los 90 las FARC perdieron la oportunidad de participar en la Constituyente.

 

'Cano' encarnó la llegada de una nueva generación al Secretariado de las FARC. La que se formó en la Juventud Comunista, inspirada en el paradigma de la cortina de hierro e inspirada en el marxismo-leninismo. Era de una generación muy diferente a la de campesinos empíricos y rebeldes de Marquetalia que lideró durante años a las FARC y cuya concepción del mundo pasaba por la problemática rural.

 

Estuvo al frente de iniciativas políticas como el Movimiento Bolivariano, dado a conocer en medio de los diálogos del Caguán el 29 de abril del 2000, y el Partido Comunista clandestino, conocido como PC3. También fue uno de los presidentes de la Coordinadora Continental Bolivariana, una de las estrategias políticas regionales más efectivas del grupo guerrillero. 'Cano' simpatizaba con la idea del proyecto político de la Unión Patriótica, debido a que era muy crítico de la extrema burocratización del Partido Comunista, que era el aliado natural de las FARC.

 

Entre sus cargos también estuvo el mando del Bloque Occidental, que operaba en oriente de Cauca, norte de Nariño y Putumayo, sur y occidente de Huila, y en el Cañón de las Hermosas, en Tolima.

 

'Cano' encabezó los diálogos que las FARC tuvo con el gobierno en Caracas, en 1991, y en Tlaxcala, México, en 1992. Sin embargo, en los diálogos del Caguán no fue tan notorio su papel.

 

Finalmente, en marzo del año 2008, tras la muerte por causas naturales del fundador de las FARC, Pedro Antonio Marín, alias ‘Manuel Marulanda’ o ‘Tirofijo’, ‘Cano’ se conviritió en el jefe máximo de esta guerrilla.

 

Sobre él existían cerca de 200 órdenes de captura proferidas por fiscales de las unidades nacionales de derechos humanos, antiterrorismo y antisecuestro, como por fiscales del Meta, Tolima, Huila, Caquetá, Putumayo y Cundinamarca.

 

En su prontuario, según información de la Fiscalía General de la Nación, 'Cano' tenía desde el 2008 sobre sí y como principal miembro de la cúpula de las FARC, las siguientes sentencias condenatorias:

 

- Se le investigaba por el asesinato de 40 guerrilleros a los que ordenó matar a inicios de 2008, según el fallo, por faltas menores de disciplina.

 

- 40 años de prisión por los delitos de homicidio agravado, tentativa de homicidio agravado y secuestro extorsivo agravado en calidad de coautor intelectual del ataque ejecutado en la quebrada 'El Billar', donde murieron 65 militares el 3 de marzo de 1998. (Fecha de publicación en el portal de la Fiscalía: 30 de enero del 2008).

 

- 28 años y cinco meses de prisión como presunto responsable del delito de secuestro extorsivo agravado por el plagio del italiano Ezio Limiti Micheti. El italiano permaneció 63 días en poder de sus captores, quienes lo liberaron tras el pago de 200 millones de pesos. (Fecha de publicación en el portal de la Fiscalía: 22 de enero del 2008).

 

- 31 años de prisión por el homicidio del presidente del Concejo de Lejanías, Meta, Arcadio Aponte Cubillos. Responsable de los delitos de homicidio agravado y rebelión. (Fecha de publicación en el portal de la Fiscalía: 7 de febrero del 2008).

 

- 39 años de prisión y el pago de 20 salarios mínimos mensuales por su responsabilidad en los delitos de homicidio en persona protegida, actos de terrorismo, utilización de medios y métodos ilícitos para la guerra y rebelión. Los hechos ocurrieron el 2 de mayo del 2002 en área rural del municipio de Vistahermosa, Meta. (Fecha de publicación en el portal de la Fiscalía: 17 de marzo del 2008).

 

- 17 años y cuatro meses de prisión por los delitos de tentativa de homicidio agravado y rebelión. Los hechos ocurrieron el 27 de noviembre del 2002 en el sitio La Roncona , jurisdicción de San José de Apartadó, Antioquia. (Fecha de publicación en el portal de la Fiscalía: 3 de julio del 2008).

 

- 40 años de prisión por su responsabilidad en la acción terrorista contra el Club El Nogal de Bogotá el 7 de febrero del 2003, donde murieron 36 personas y otras 158 quedaron heridas. (Fecha de publicación en el portal de la Fiscalía: 1 de diciembre del 2008).

 

- 40 años de prisión tras ser hallados responsables de los delitos de secuestro extorsivo, homicidio agravado y rebelión. Los hechos ocurrieron entre el 10 y el 12 de julio de 1999, cuando integrantes de las FARC atacaron el municipio de Puerto Lleras, Meta, y provocaron la muerte de diez civiles y 11 policías. (Fecha de publicación en el portal de la Fiscalía: 17 de julio del 2009).

 

- 40 años de prisión por la masacre de Tierralta. Los hechos ocurrieron entre el 22 y el 29 de mayo del 2001, cuando aproximadamente 200 integrantes de las FARC llegaron a las veredas Sancón Manzo, La Gloria y La Palestina de Tierralta, y asesinaron a 22 personas a quienes señalaron como auxiliadoras de grupos de autodefensas. (Fecha de publicación en el portal de la Fiscalía: 14 de julio del 2009).

 

- 40 años de prisión por los delitos de homicidio agravado, secuestro extorsivo y terrorismo. Los hechos ocurrieron entre el primero y el 3 de noviembre de 1998 en Mitú (Vaupés), donde más de mil guerrilleros de las FARC atacaron esa población con cilindros de gas cargados con combustible y explosivos, y ocasionaron la muerte de 43 personas, entre civiles y miembros de la fuerza pública.

 

 

Trasladan a Bogotá el cadáver de 'Cano'

 

 Los despojos mortales de Guillermo León Sáenz, alias 'Alfonso Cano', máximo líder de las FARC, fueron traídos por vía aérea desde la capital caucana.

 

Tras ser abatido por la fuerza pública, el cuerpo del jefe guerrillero Alfonso Cano arribó el sábado a la capital de la República, en medio de fuertes medidas de seguridad, para ser trasladado a la sede principal del Instituto de Medicina Legal donde se le practicarán más exámenes.

 

Procedente de la ciudad de Popayán, el cadáver de Cano fue recibido en el aeropuerto militar de Catam por funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía (CTI).

 

Custodiado por unidades policiales y militares, el carro donde reposaba el cuerpo del líder de las FARC recorrió unos 15 kilómetros por las calles del centro de Bogotá hasta la sede del Instituto Nacional de Medicina Legal.

 

Uno de los cinco hermanos de Cano, Carlos Roberto Sáenz Vargas, informó a la Fiscalía que reclamará el cadáver de su pariente. La Fiscalía advirtió que lo hará si presenta toda la documentación que acredite el vínculo de consanguinidad.

 

La expedición del certificado o autorización, por parte de la Fiscalía, puede tardar varios días

 

Familia del jefe máximo de las FARC pide su cadáver

 

El concejal de Bogotá Roberto Sáenz, hermano de alias 'Alfonso Cano' formalizó la solicitud.

 

La familia de 'Alfonso Cano', alias del jefe máximo de las FARC, pidió el sábado a la Fiscalía General de Colombia que le entregue el cadáver del líder guerrillero, muerto el viernes por la noche en una operación de las fuerzas de seguridad.

 

El concejal bogotano Roberto Sáenz, hermano de Guillermo León, el nombre de pila de 'Cano', dijo a medios que formalizó la solicitud en nombre de su familia, mediante un mensaje a la entidad judicial.

 

El político informó de la petición horas antes de que difundiera un comunicado para anunciar una declaración sobre la suerte de su hermano e instar a las autoridades a que permitan una sepultura digna del cadáver y a la prensa a que respete el luto familiar.

 

Sáenz dijo que ofrecerá la declaración el domingo en el recinto del Concejo de la capital colombiana, corporación en la que ocupa un escaño desde 2007.

 

En la nota, el concejal también pidió al presidente Juan Manuel Santos y otras autoridades que permitan a su familia "dar digna sepultura a Guillermo León", previo el lleno de los requisitos legales.

 

Asimismo, exhortó a los medios de comunicación que respeten el luto de la familia y no especulen "sobre acciones o desplazamientos que no estén autorizados o coordinados con el Estado".

 

Sáenz fue elegido para el Concejo bogotano por el Polo Democrático Alternativo (PDA), formación izquierdista a la que renunció hace poco para adherirse a Progresistas, movimiento creado por el excongresista y excandidato presidencial Gustavo Petro, alcalde electo de la ciudad y también separado de ese partido.

 

 

 

Muerte de ‘Cano’, duro golpe para la paz: Piedad Córdoba

 

 La excongresista liberal, tomándola vocería del movimiento Colombianas y Colombianos por la Paz manifestó su preocupación por los militares y policías que las FARC mantienen secuestrados y abogó por un diálogo sin condiciones previas.

 

La exsenadora Piedad Córdoba manifestó un comunicado puesto en su página web su “profunda preocupación” sobre lo que considera “el riesgo inminente que se cierne sobre la vida de los militares y policías cautivos en poder de las FARC–EP”.

 

La exparlamentaria, desde la vocería del movimiento Colombianas y Colombianos por la Paz, expresó que el Gobierno Nacional, con la muerte en un operativo militar del máximo jefe de las FARC alias ‘Alfonso Cano’, demostró que prioriza la “confrontación armada sobre la salida política mediante el diálogo y la negociación”.

 

“(El Gobierno) carece de una política verdadera de paz y que lo único que busca es mantener los privilegios y el lucro que obtiene mediante la guerra”, agregó.

 

Recordó que si bien el presidente Juan Manuel Santos ofreció en su posesión “una puerta y una llave para la paz, ya lo habían hecho los principales dirigentes de las FARC–EP y del ELN”. En vista de ello, reclamó a ambas partes “que se decidan a abrir los diálogos de paz sin precondiciones, para detener el baño de sangre entre colombianos”.

 

Así mismo exigió que se creen “las condiciones fundamentales para una paz duradera y la construcción de la justicia social que reclama Colombia y sus gentes”.

 

Demandó también de la sociedad colombiana que ponga distancia “de la euforia y del triunfalismo” y dijo que “estos nefandos episodios ya los ha conocido Colombia, por lo cual lo más sensato es atemperar los espíritus y evitar los desbordamientos del entusiasmo o del pesimismo inmovilista”.

 

 

El operativo que acabó con 'Cano'

 

Los combates en los que fue dado de baja Guillermo León Sáenz, alias 'Alfonso Cano', se produjeron tras bombardeos el viernes en la zona del Cauca en donde operaciones de inteligencia lo ubicaron.

 

Hace tres meses la persecución contra el jefe máximo de las FARC estuvo a punto de dar resultado. En junio pasado, el presidente Juan Manuel Santos viajó hasta Chaparral (Tolima) para revisar los operativos contra las FARC, en los que se alcanzó a decir que alias ‘Alfonso Cano’ estaba herido. Y aunque lo único que se confirmó fue que la noche anterior al bombardeo ‘Cano’ estaba cerca del lugar de la operación de las Fuerzas Militares, en realidad, le dijeron fuentes militares a Semana.com, en esa fecha y en ese lugar comenzó el fin del jefe guerrillero.

 

De inmediato, y con la información de por medio de estarle pisando los talones, el Ejército le cerró el camino que le permitía a 'Cano' recibir las provisiones que le llegaban del Bloque Oriental. Y a punto de bombardeos lo obligaron a moverse. Entonces, el único camino fue buscar el auxilio del Bloque Occidental, liderado por ‘Pacho Chino’ y ‘Sargento Pascuas’. Mientras tanto, el Comando Conjunto de Operaciones Especiales (CECOES del Comando General de las Fuerzas Militares, no cejó en agudizar la presión, más aún cuando confirmó que lo acompañaba un máximo de diez guerrilleros.

 

‘Alfonso Cano’, a diferencia de otros jefes guerrilleros, no estaba en un campamento grande.

 

Este viernes, un bombardeo que se registró sobre las 8:30 a. m. en un pequeño poblado Chirriadero, cerca de la represa de La Salvajina y de los municipios de Belalcázar y Suárez (Cauca), le comenzó a poner fin a su larga vida en la guerrilla. Más de una tonelada de explosivos cayeron en la zona donde se movía.

 

La primera pista que encontraron los hombres del Ejército tras el bombardeo fue su billetera; al lado, las gafas y unos periódicos. Luego, según contó en rueda de prensa a la medianoche el ministro de defensa, Juan Carlos Pinzón, se inició una persecución y, tras el enfrentamiento entre los hombres del anillo de seguridad de ‘Cano’ y tropas de las Fuerzas Militares, el número uno de las FARC murió. En los operativos, dos soldados resultaron heridos.

 

Hombres del CTI confirmaron, horas más tarde, su identidad, en principio por simple identificación visual y luego a través de las huellas dactilares. En el hecho también fue dado de baja ‘Pacho Chino’, líder del Bloque Occidental de las FARC.

 

Y fue justamente por él que la Dirección de Inteligencia Policial (DIPOL) fue clave en el operativo. ‘Pacho Chino’ era blanco de DIPOL y la información que esta dirección tenía de él (jefe de seguridad de ‘Cano’) permitió dar con el máximo jefe de las FARC.

 

El cuerpo sin vida de ‘Cano’ fue llevado a Popayán (Cauca).

 

 

Golpe a las FARC en operativos en Cauca

 

Las autoridades confirman el número de guerrilleros que habrían sido dados de baja, mientras descartaron la captura de alias 'Pacho Chino'.

 

En operativos sostenidos desde hace tres días, las FARC recibieron un fuerte golpe a su estructura.

 

Según confirmó el ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón fue capturado alias 'el indio Efraín', quien hacía parte del anillo de seguridad de alias 'Alfonso Cano', además de otros tres hombres, que aún están sin identificar.

 

El ministro Pinzón señaló que en dichos operativos fue dado de baja alias 'el Zorro', el radista de seguridad de 'Cano', además de una mujer, que según las autoridades podría ser la compañera sentimental del jefe máximo de las FARC.

 

En la operación se hallaron siete computadores, 39 memorias usb, 24 discos duros y una ametralladora. También 149 millones en efectivo.

 

“En todo el territorio nacional seguiremos con operaciones ofensivas, dándole al país la seguridad que se va requiriendo. La actitud de nuestra Fuerza Pública es a la ofensiva y está en todo el territorio nacional”, afirmó Pinzón.


 

Iglesia Católica pidió a ‘Cano’ que se desmovilice

 

Juan Vicente Córdoba, secretario del episcopado de la iglesia católica.Guillermo León Sáez, alias ‘Alfonso Cano’, jefe máximo de las Farc. 

 
El secretario del episcopado, monseñor Juan Vicente Córdoba, anunció desde la apertura de la asamblea plenaria de obispos que se realizó en Bogotá, que la Iglesia Católica está dispuesta “a dialogar, a hacer de facilitadores si el presidente (Santos) lo permite para que prontamente con diálogos, humildad y concertación, ellos puedan hacer un proyecto político y hagan un partido y se lancen a elecciones de distinta índole para que sea el pueblo el que decida si ellos deben o no llevar liderazgos en el país”.

 

El secretario del episcopado agregó que “a Alfonso Cano le extendemos la mano, la mano de hermano colombiano para que podamos lograr la paz, de lo contrario, esto se nos va a recrudecer”.

 

Las palabras de Monseñor Córdoba se dieron luego que el presidente de la República, Juan Manuel Santos, anunciara el domingo que las fuerzas militares estuvieron a 12 horas de haber capturado al máximo cabecilla de las Farc.

 

En ese sentido, el jerarca de la Iglesia Católica dijo que respalda al Gobierno en sus acciones militares, pero dejó en claro que primero debe estar el diálogo y lamentó que se tenga que acudir a medidas que generan violencia.

 

Igualmente se conoció que seis mil miembros de la fuerza pública que hacen parte del Ejército, la Policía y la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), participan en el operativo de búsqueda para dar con el paradero del jefe máximo de las Farc, Guillermo León Sáez, alias ‘Alfonso Cano’.

 

La operación se desarrolla en los límites de los departamentos del Huila, Tolima y Cauca, en el mismo lugar donde en los últimos días se bombardeó uno de los principales campamentos del comandante guerrillero.


Gobierno exige a las FARC

 

Que liberen a ciudadanos chinos

 

 Entretanto, el Gobierno chino, a través de su ministerio de Asuntos Exteriores, aseguró que está efectuando los esfuerzos necesarios para el rescate de los contratistas. 


El vicepresidente Angelino Garzón le exigió a la guerrilla de las FARC que deje en libertad a los  ciudadanos chinos que fueron secuestrados por esta guerilla, según lo han señalado las autoridades.

 

Garzón advirtió además que el gobierno no escatimará esfuerzos para lograr en el menor tiempo posible el rescate de Zhau Hong, Yang Jing y Tang Guo Fu, así como de su traductor, de quien no se ha indicado su nombre ni nacionalidad.

 

Se conoció además que en las acciones que se adelantan para dar con el paradero de los secuestrados, la Policía capturó a Walter Hernández, alias 'el Viejo', uno de los cabecillas de la columna 'Teófilo Forero', la misma que habría estado detrás del plagio de los cuatro ciudadanos chinos.

 

Entretanto, el Gobierno chino aseguró este viernes que está "efectuando todos los esfuerzos necesarios" para el rescate de los tres trabajadores chinos y su traductor.

 

"Hemos verificado todas las informaciones relacionadas con el secuestro y estamos efectuando todos los esfuerzos necesarios para su rescate", se lee en un comunicado el ministerio de Asuntos Exteriores chino.

 

El Ejecutivo del país asiático reiteró en su comunicado que "el Gobierno chino siempre concede gran importancia a la seguridad y a los derechos legales de los ciudadanos chinos" en el exterior.

 

Por su parte, un portavoz del gigante petroquímico chino Sinochem, propietario de la compañía EmeraldEnergy en el Caquetá, no confirmó si los secuestradores habían pedido un rescate a cambio de la liberación.  "No queremos decir nada por el momento. Cuando tengamos que hacerlo, lo anunciaremos", se limitó a decir.

 

El secuestro se produjo el pasado 8 de junio, según las autoridades, cuando viajaban por la carretera que conduce de San Vicente del Caguán a Los Pozos (Caquetá).

 

Así lo explicó el coronel Carlos Vargas, comandante de Policía en el departamento de Caquetá, quien dijo que los extranjeros son buscados por la Fuerza de Tarea Omega.

 

La Fuerza Aérea "sobrevuela la zona con aeronaves de combate, inteligencia, reconocimiento y ataque, dotados con tecnología de punta que realizan la búsqueda en las regiones aledañas" al múltiple secuestro, señaló la institución en un comunicado.

 

Mientras, "tropas del Ejército y personal de la Policía Nacional refuerzan el operativo en tierra", en esa región, entre las localidades rurales de San Pablo y Los Pozos, del municipio de San Vicente del Caguán, añadió la Fuerza Aérea.

 

 

Recientes golpes a las FARC:

 

¿Se acaban los 'históricos' de esta guerrilla?

 

En menos de una semana el Ejército ha logrado darle tres golpes al Comando Conjunto Central. No son simples bajas. ¿Qué está perdiendo realmente las FARC? 


El 21 de marzo el Ejército dio muerte en combate a Arquímedes Muñoz Villamil, alias ‘Jerónimo Galeano’. La baja de este hombre, considerado uno de los máximos cabecillas del denominado Comando Conjunto Central de las FARC, se logró gracias a la operación ‘Marzo’.

 

No pasó mucho tiempo antes de que la guerrilla buscara a alguien para que ocupara su lugar. Su reemplazo fue Alirio Rojas Bocanegra, alias ‘el Abuelo’. Pero duró poco. La semana pasada fue abatido. Horas antes en Venezuela fue capturado Guillermo Enrique Torres, alias ‘Julián Conrado’.

 

Y meses atrás fue capturado en el Tolima Leonardo Chaux Hernández, alias 'Simón Bernate', quien según las autoridades era el jefe político de alias 'Alfonso Cano'. Hace apenas unos días, el lunes festivo, fue abatido alias ‘Arnulfo’, quien llevaba 16 años en las FARC y coordinaba redes de transporte del material de guerra para el bloque central. Todos llevaban muchos años en las FARC y la mayoría eran considerados parte de los denominados ‘históricos’ de esta guerrilla.

 

Ariel Ávila, coordinador del Observatorio del Conflicto de la Corporación Nuevo Arco Iris, explica que el Comando Conjunto Central de las FARC se mueve por regiones donde no hay grandes zonas de cultivos ilícitos (norte del Huila y oriente tolimense), pero que desde hace algunos años, por ser en donde se desplaza ‘Cano’, esas zonas han tomado mucha fuerza. Es allí –dice– en donde están los llamados ‘históricos’ de las FARC. Aquellos que están desde hace 20 años en la guerrilla y a los que el Ejército está tumbando uno a uno.

 

“El Comando Conjunto Central de las FARC se caracteriza por tener guerrilleros que llevan muchos años en la guerrilla, por lo que cada vez que es dado de baja alguno no hay posibilidad de reemplazarlos. No hay mandos medios. Los recientes golpes han generado una crisis de mando muy profunda”, dice Ávila.

 

Por su parte, el general Guillermo Suárez, comandante de la Fuerza de Tarea del Sur del Tolima, advierte que “no hay que cantar victoria”, pero señala que las acciones de los recientes días sí son un golpe duro y bastante significativo.

 

“Tenemos una hoja de ruta que estamos cumpliendo: controlar corredores de movilidad, neutralizar sus labores de inteligencia (…) cada uno sabe lo que debe hacer”, asegura el general.

 

Lo que se ha visto en los últimos días es el resultado de la puesta en marcha, hace ya casi tres años, del ‘Plan burbuja’, que tiene como propósito justamente dar con los principales mandos de las FARC.

 

El informe 'De la guerra de ‘Jojoy’ a la guerra de ‘Cano’', de Nuevo Arco Iris, señala que con estos golpes se busca “lograr la victoria sobre el grupo guerrillero bajo el modelo de victoria diluida, es decir, que la salida paulatina de los mandos llevará a una fragmentación y bandolerización de los diferentes frentes guerrilleros”. Para la Corporación, de continuar funcionando este plan podría reducirse la amenaza nacional de las FARC, pero crecería el peligro local.

 

Sin embargo, reconoce Nuevo Arco Iris, “si bien esto no detendría la violencia en las regiones del país, sí causaría importantes golpes mediáticos”.

 

Y es así. Cada vez que se conoce de una nueva baja la pregunta que surge es: ¿están cerca de ‘Cano’? Y aunque los hechos parecieran indicar que sí, “no hay que cantar victoria”, resalta el general Suárez. Él dice que aunque las acciones de los recientes días son un golpe duro y significativo para el Comando Conjunto Central “no se deben crear falsas expectativas”.

 

Para el general Juan Pablo Rodríguez, comandante de la Quinta División del Ejército y quien es tal vez la persona que más de cerca conoce las acciones contra las FARC en el sur del Tolima, los recientes golpes son el resultado de una campaña de acciones sostenidas.

 

“Son operaciones que no paran, que tienen objetivos claros y que han logrado la muerte o detención de por lo menos diez de las trece ‘fichas claves’ en el comando central”, dijo a Semana.com. El oficial sostiene además que ya se siente en el reaccionar de las FARC los vacíos que esas bajas han producido al interior de la guerrilla.

 

“Es evidente que se han afectado los mandos y con esto el control territorial que tenían”, dice. Y aunque prefiere ser prudente sobre lo cerca o no que se pueda estar en este momento de ‘Alfonso Cano’, diciendo que continúan trabajando “sin triunfalismos”, sí asegura que vienen causando muchas más bajas a esta estructura, que hoy es quizá una de las que conserva más poder tras el debilitamiento del Bloque Oriental a raíz de la muerte del ‘Mono Jojoy’.

 

En el nuevo escenario de las FARC

 

Ante el debilitamiento del Bloque Oriental, que tuvo su detonante con la caída del ‘Mono Jojoy’, se fortalecieron en cambio el Comando Conjunto de Occidente (Valle del Cauca, Cauca, Nariño y sur del Chocó) y el Comando Conjunto Central del Sur (norte del Huila y oriente tolimense). No en vano en esas regiones es en donde está especialmente concentrada la lucha contra las FARC.

 

Según un informe de la Corporación Nuevo Arco Iris dado a finales del 2010, el fortalecimiento de estos dos grupos coincide con el protagonismo que adquirieron ‘Alfonso Cano’ y ‘Pablo Catatumbo’, quienes hoy son unos de los principales objetivos.

 

Las FARC sin algunos ‘históricos’

 

Alias Mayerly: Magali Grannobles, alias ‘Mayerly’, fue daba de baja en julio del 2010. Había ingresado a las filas de las FARC cuando apenas tenía 12 años. Su carrera subversiva avanzó tan rápido que pronto se ganó la confianza de ‘Alfonso Cano’. Por eso dejaron en sus manos la reorganización del Comando Conjunto Central de las FARC. El mismo ‘Mono Jojoy’ la postuló entre los años 2000 y 2003 para ser parte del Estado Mayor.

 

Alias ‘Jerónimo Galeano’: Su muerte se produjo en marzo de este año. Él era el jefe del comando conjunto central. Este guerrillero tomó importancia y se convirtió en la mano derecha de ‘Cano’ cuando éste fue nombrado máximo jefe de las FARC y se trasladó al sur del Tolima.

 

Alias ‘Simón Bernaté’: Leonardo Chaux Hernández fue capturado en abril de este año. Con 51 años de edad, llevaba 20 en las FARC, de estos, cuatro como jefe político.

 

Alias ‘Julián Conrado’: Guillermo Enrique Torres fue capturado el pasado 1 de junio. Ingresó a las FARC a los 29 años (tiene 57). El mundo lo conoció durante los diálogos de paz en la zona de distensión de San Vicente del Caguán, cuando era integrante del Frente 19, comandado por 'Simón Trinidad'.

 

Alias ‘el Abuelo’: Alirio Rojas Bocanegra fue dado de baja el pasado 2 de junio. Él fue el reemplazo de alias ‘Jerónimo Galeano’. Estaba a cargo de coordinar la seguridad de ‘Alfonso Cano’ y estuvo al mando de 16 estructuras de ese grupo armado ilegal.




Ofensiva del Ejército

Dado de baja alias 'Arnulfo', cuarto cabecilla del frente 'Alfredo Gonzalez'

Por: Elespectador/APIC

 

Los hechos se registraron en la vereda Nazareno, jurisdicción del municipio de Planadas, al sur del Tolima.

 

Operaciones ofensivas adelantadas por la Fuerza de Tarea Sur del Tolima contra la estructura del Bloque Central de las Farc, dejaron como resultado la muerte de alias `Arnulfo´ cuarto cabecilla de la cuadrilla `Alfredo Gonzalez´.

 

El informe de prensa del Ejército indica que los hechos se registraron en la vereda Nazareno, jurisdicción del municipio de Planadas, cuando tropas orgánicas del Batallón de Combate No. 69, de la Brigada Móvil 8, adscrita a la Fuerza de Tarea Sur del Tolima, sostuvieron combates contra terroristas de la estructura autodenominada compañía de explosivos `Alfredo Gonzalez´.

 

Alias `Arnulfo´ era el encargado de la comisión de organización de masas y el trabajo político en esta región, cargo asignado por los conocimientos adquiridos en Rusia y Cuba; además el directo responsable de efectuar las coordinaciones de adquisición y transporte de material de guerra, intendencia, comunicaciones y explosivos para esta estructura, dice el informe.

 

Este terrorista llevaba 16 años en la organización, iniciando su prontuario delictivo como guerrillero de base, integrante del grupo de escolta personal de alias `Alfonso Cano´, explosivista, encargado de la seguridad de alias `Teófilo´, cabecilla de masas y en la actualidad se desempeñaba como cuarto cabecilla de la compañía de explosivos `Alfredo Gonzalez´, principal responsable del reclutamiento de menores y su capacitación en explosivos, para realizar acciones terroristas, destaca el comunciado de prensa.

 

Este terrorista fue encargado de ejecutar los asesinatos selectivos contra los pobladores de la región específicamente sobre las veredas del Quebradon, La Primavera, La Esmeralda Alta y Baja y el corregimiento de Gaitania; actos atroces que durante el año 2009 causaron la muerte violenta de por lo menos 19 personas, quienes al ser acusados de colaborar con las tropas del Ejércitos fueron fusilados por el mismo `Arnulfo´.

 

Desafortunadamente en los combates, muere el soldado profesional Jesús Eduardo Camelo, cuyo trabajo fue trascendental durante el planeamiento y ejecución de la operación.

 

La Fuerza de Tarea del Sur del Tolima presenta un saludo de condolencia a su querida familia, y exalta la valentía del soldado, héroe de la patria, que ofrendó su vida a cambio del bienestar y tranquilidad de toda la comunidad del Sur del Tolima.

 

Muerto 'Jawin'

 

Igualmente, en acción ofensiva que adelantó la Fuerza de Tarea Conjunta Omega contra el Bloque Oriental, José Yilber García Sánchez, alias `Jawin´, cabecilla de la compañía disponible `Marquetalia´ de las Farc y hombre de confianza de alias `Romana´, murió en combates junto con uno de sus lugartenientes en la vereda Brisas del Guayabero en el municipio de La Uribe, Meta.

 

Durante la acción militar, desarrollada por unidades de la Fuerza de Despliegue Rápido, fueron igualmente capturados un hombre y dos mujeres, una de ellas atendida por los enfermeros de combate después de haber resultado herida durante los enfrentamientos armados, dice el comunicado.

 

En los hechos las tropas se incautaron de siete armas largas y un mortero calibre 60 milímetros.

 

Con más de 21 años en la organización delictiva, alias `Jawin´ es el autor material e intelectual de múltiples acciones terroristas contra la población civil y sus recursos e integrantes de la Fuerza Pública en esta región del país.

 

Alias `Jawin´ apareció entregando declaraciones a un equipo periodístico del diario El Espectador el pasado 30 de abril en el artículo `Las Farc desde adentro, modelo 2011´.

Abatido alias 'El Abuelo'

COLPRENSA/APIC

 

Alirio Rojas Bocanegra, alias ‘El Abuelo’.

El ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, y el comandante del Ejército, general Alejandro Navas, informaron sobre la muerte de alias ‘El Abuelo’. Según el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, el abatido guerrillero comandaba 16 cuadrillas de las Farc y era un experto en explosivos por lo que tenía seis ordenes de captura por su participación en diferentes atentados realizados en el Tolima.

 

“Con este abatimiento le entregamos un parte de paz al departamento del Tolima. Cada vez estamos más cerca del ‘Alfonso Cano’ le estamos cerrando todos los frentes de acción y movilización”, precisó el Ministro, quien en la base militar de Catam al occidente de Bogotá condecoró a cada uno de los uniformados que participaron en esta operación.

 

Rivera dijo que la operación fue un éxito gracias a la inteligencia del Ejército Nacional, institución que logró neutralizar a nueve cabecillas del comando central de las Farc.

 

La ofensiva tuvo lugar a más de 3.200 metros de altura sobre el nivel de mar y en el lugar fueron encontrados tres computadores, que servirán para nuevas operaciones del Ejército contra las Farc.

 

“Este es otro paso importante en el propósito de acabar con las Farc. Alias ‘El Abuelo’ era el articulador de 16 estructuras terroristas”, dijo el Ministro de Defensa al revelar detalles del guerrillero muerto.

 

Según el comandante de las Fuerzas Militares, general Alejandro Navas, la operación se cumplió en medio de condiciones extremas por el frío y la topografía. De hecho, tres soldados tuvieron que recibir atención médica de emergencia por síntomas de hipotermia.

 

Durante la operación también fueron dados de baja alias ‘Rubén’ el hombre encargado de realizar actividades delictivas en apoyo a la comisión política de la Compañía ‘Rene González’ y cabecilla de la comisión de la emisora radial “Manuel Cepeda Vargas”.

 

 

Las Farc no aprenden

 


El presidente Santos anunció que el Gobierno ya sabe que la estrategia de las Farc ahora será la de trasladar el terrorismo del campo a las ciudades, presumiblemente bajo el supuesto de que los golpes en el área rural no resienten tanto al país como los dados en las áreas urbanas. Parecen creer que una bomba en un cajero urbano es más “rentable” bajo el punto de vista terrorista y de hacer quedar mal al Gobierno que –por ejemplo- disparar cilindros bomba a los pueblos inermes pero remotos del Cauca.

 

Es obvio que el modus operandi de las Farc cambió hace varios años de la guerra de posiciones a un intento de retomar la movilidad guerrillera clásica, que pretende golpear y huir en todas las partes que pueda, sin enfrentar al Ejército.

 

Esto tiene varios propósitos: dar la impresión de tamaño, fuerza y poder a través de golpes frecuentes en las ciudades; desprestigiar a las fuerzas armadas ante la ciudadanía, tratando de dejarlas como ineptas; y por supuesto, asustar a la ciudadanía para presionar al Gobierno a que adelante un “proceso de paz” con la guerrilla en condiciones favorables a ésta.

 

Nada de lo anterior es nuevo, sino que es parte de los dogmas básicos de las Farc y de cualquier guerrilla tradicional, sobre todo de aquellas ancladas en el pasado de una manera impensable hasta para quienes sienten o sintieron alguna simpatía, igualmente obsoleta, por estas organizaciones armadas ilegales. No solo se gastaron muy mal el romanticismo que alguna vez suscitaron, sino que se sobregiraron profundamente contra su credibilidad y contra la buena fe de la gente.

 

El país les ha mostrado a las Farc de manera reiterativa su rechazo a través de varias marchas, y sobre todo, mediante la falta casi total de apoyo popular. El “trabajo de masas” para nadar como pez en el agua entre la población lo reemplazaron por el narcotráfico y la represión contra el propio pueblo. El miedo reemplazó a la convicción hace muchos años.

 

Una de las pruebas de que se gastaron su capital político y quedaron debiendo son los casos como el Montes de María, donde nadie las quiere, salvo sus propios cuadros diezmados y rechazados, que intentan restablecerse inútilmente, porque la propia población los delata sin querer saber nada de ellos. Ni los dólares del narcotráfico han podido devolverlas a su preponderancia de antaño, mantenida solo en los sitios más remotos del país donde el Estado no ha llegado ni le ha proporcionado una alternativa a sus habitantes.

 

Si las Farc despertaran de su pesadilla monotemática y dogmática, quizá se darían cuenta de que sería mucho más rentable políticamente reintegrarse a la sociedad civil para que el país pueda concentrarse en la lucha contra toda forma de ilegalidad y corrupción, y para profundizar la equidad que prometen algunas de las políticas del Gobierno de Santos, especialmente a favor de la población campesina.

 

Mientras tanto, las Farc y demás guerrillas se les parecen cada vez más a las Bacrim comunes y corrientes a todos los colombianos, aburridos hasta los tuétanos de todas las formas de violencia.

 

 

"Cabecilla que ponen las Farc, cabecilla que damos de baja"

Por: gespejo/Elespectador/APIC

 

El presidente Juan Manuel Santos destacó el operativo que permitió dar de baja a alias ‘El Abuelo’. 


El presidente Juan Manuel Santos destacó este sábado el operativo del Ejército que permitió “dar de baja” a alias ‘El Abuelo’, jefe de seguridad de ‘Alfonso Cano’.

 

“En el sur del Tolima, lugar emblemático para las Farc porque de allá vienen, se dio de baja a alias ‘El Abuelo’”, destacó en el Acuerdo por la Prosperidad desarrollado en Sincelejo.

 

Y respondió a la importancia de ese guerrillero dentro de la dilas de la guerrilla: “el comando central de las Farc, que es digamos el brazo de seguridad del máximo jefe, ‘Alfonso Cano’…ahí (sur del Tolima) están defendiendo una región que para ellos es vital y que tiene un gran símbolo…en Rio Blanco, donde se dio de baja a este bandido es un zona emblemática para las Farc”.

 

Santos recopiló que ‘El Abuelo’ “el 20 de marzo había reemplazado a alias ‘Jerónimo’, que era el jefe de toda la operación de seguridad de Cano…esto quiere decir que al comando central de las Farc se le están dando de manera sistemática golpes…y cabecilla que ponen, cabecilla que damos de baja”.

 

El Jefe de Estado, tras felicitar a las Fuerzas Armadas por el operativo adelantado contra la guerrilla, dijo que también fueron incautados varios computadores, de cuya información es analizada por las autoridades

 

 

Hallan munición de la escolta de 'Alfonso Cano'

Por: smatiz/Elespectador/APIC

 

El Ejército halló una caleta con cerca de17.487 cartuchos de guerra.

En desarrollo de operaciones militares contra el bloque central de las Farc, al mando de 'Alfonso Cano', la Fuerza de Tarea Sur del Tolima halló una caleta con munición perteneciente a la escolta personal del máximo jefe guerrillero. 


Según el reporte castrense, los hechos se registraron en la vereda la Esmeralda municipio de Planadas (Tolima), donde las tropas hallaron una primera caleta con 14.509 cartuchos calibre 7.62 mm y 5.56 mm, de igual manera, en inmediaciones a la vereda Marquetalia, se encontró otra caleta con 2487 cartuchos de los mismos calibres. En total suman 17.487 cartuchos de guerra.

 

De acuerdo a información de inteligencia del Ejército, el arsenal de guerra era propiedad del bloque central de las Farc y era distribuido a los integrantes de sus anillos de seguridad.

 

“Estos depósitos clandestinos estaban ubicados en sitios montañosos, cubiertos por espesa vegetación, y difícil acceso, además eran custodiados por la compañía de explosivos “Alfredo Gonzales” e iban a ser repartida a las diferentes estructuras del bloque central de las Farc”, señalaron fuentes de la Fuerza de Tarea Sur del Tolima.

 

En el lugar las autoridades se incautaron además de 179 barras de pentonita, explosivo de alto poder utilizado para realizar acciones terroristas de alta magnitud y que según las autoridades, serían usados para atentar contra los cascos urbanos más importantes del Tolima.

 

“Este armamento se intercepto gracias a la información oportuna de un cooperante, acción que develo la forma en que los guerrilleros realizan el envió de armas y municiones en esta región”, agregó la fuente.

 

Finalmente, el Ejército informó que continúan con las operaciones ofensivas en el sur del Tolima con el fin de desarticular las estructuras guerrilleras que delinquen en esa zona del país.

 

 

Capturado el 'cantante de las Farc'

 

Este miércoles el presidente Juan Manuel Santos anunció la captura de alias 'Julián Conrado', considerado la mano derecha de alias 'Raúl Reyes'.

El llamado 'Cantante de las Farc', Guillermo Enrique Torres, alias 'Julián Conrado', considerado la mano derecha de 'Raúl Reyes', fue capturado. La noticia la dio el presidente Juan Manuel Santos, quien aseguró que la acción se logró gracias a una operación conjunta con las autoridades venezolanas.

 

Sobre la captura el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, señaló: "Llevábamos detrás de él con nuestra inteligencia varios años hasta que por fin pudimos concretar un paquete de inteligencia creíble que nos mostró que estaba en Venezuela, lo compartimos con las autoridades de Venezuela, que de inmediato actuaron en un operativo ayer en la madrugada con todas las precauciones, se logró la captura, y entre ayer y hoy estábamos simplemente en la confirmación".

 

El ministro Rivera agregó además que "ayer este mismo personaje aceptó que es ‘Julián Conrado’ y también ayer se tuvo la confirmación a través de huellas decadactilares". El ministro agradeció, a nombre del gobierno de Colombia, a Venezuela por esta cooperación.

 

¿Quién es 'Julián Conrado?

 

'Julián Conrado' ingresó a las FARC a los 29 años, después de que se rompieron los diálogos de paz con Belisario Betancur y asesinaron a la casi totalidad de dirigentes de la Unión Patriótica, movimiento del que él hacía parte en la región de la Costa Atlántica. Eso hizo que optara por el camino de las armas.

 

El mundo lo conoció durante los diálogos de paz en la zona de distensión de San Vicente del Caguán, cuando era integrante del Frente 19, comandado por 'Simón Trinidad'.

 

Con su guitarra en mano inauguró las conversaciones entre Manuel Marulanda Vélez y el expresidente Andrés Pastrana, y cuando las FARC realizaron el lanzamiento del Movimiento Bolivariano, en abril del 2000, Julián Conrado y Los Compañeros (el nombre de la orquesta) se presentaron en un gran concierto de celebración ante toda la cúpula de las FARC, entre otros invitados.

 

Como miembro del Comité Temático, del que hacían parte guerrilleros y representantes de la sociedad civil en la antigua zona de distensión, fue el encargado de coordinar y organizar, junto con el maestro David Manzur, la Audiencia Pública sobre Arte y Cultura, que se realizó en Villa Nueva Colombia, el 12 de agosto del 2000.

 

El cantautor vallenato, nacido en Turbaco en 1954, hizo más de cien canciones de charamanduca, o 'música de la nueva Colombia', que es el nombre con que las FARC bautizaron la canción guerrillera (ver video), que se hizo popular entre sus tropas en 1989, con un álbum doble que se denominó 'Mensaje Fariano' y que se difundió a través de la Cadena Radial Bolivariana 'Voz de la Resistencia'.

 

Era tal la cercanía de este guerrillero con alias 'Raúl Reyes', que se le alcanzó a dar por muerto en la operación Fénix, en la que fue dado de baja el jefe guerrillero.

 

Una de las canciones  más conocidas de este subversivo fue la que le compuso al general Manuel Bonnett, quien salió ileso de un atentado perpetrado por las FARC el 2 de octubre de 1997. En la actualidad hacía parte del Estado Mayor del Bloque Sur, como uno de los ideólogos del grupo.

 

 

Procurador presentó recurso de reposición en caso Wilson Borja

Por: Jorge Sáenz/ElespectadorAPIC

 

Solicita a la Corte Suprema de Justicia revocar el auto impugnado y en su lugar declarar la legalidad de la evidencia digital recuperada en la "Operación Fénix".


El Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado, sustentó el recurso de reposición contra el auto inhibitorio proferido por la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia a favor de Wilson Alfonso Borja Díaz, exrepresentante a la Cámara.

 

El comunicado de prensa dice que frente a la argumentación esgrimida por la Sala de Casación Penal, el Jefe del Ministerio Público, apoya su petición reconsiderativa, en los siguientes términos:

 

1. LA LUCHA INTERNACIONAL CONTRA EL TERRORISMO.

 

2. DE LA EXTRATERRITORIALIDAD DE LA OPERACIÓN FÉNIX.

 

3. DE LA ACTIVIDAD DE POLICIA JUDICIAL EN EL MARCO DE LA

OPERACIÓN FENIX.

3.1. Inaplicabilidad del Convenio de Cooperación entre Colombia y Ecuador.

3.2. Funciones de Policía Judicial y Primer Respondiente.

3.3. De las funciones de Policía Judicial en cabeza de los miembros de la Policía

Nacional que participaron en la “Operación Fénix”.

 

4. CADENA DE CUSTODIA, INFORME DE INTERPOL Y PRUEBA ILEGAL.

 

5. DEL PRECEDENTE JUDICIAL.

 

Señala el Procurador en su recurso que: “en la decisión inhibitoria se habla de la consideración de dos dimensiones de la ‘Operación Fénix’. Sin embargo, en la ponderación de la legalidad de la prueba desconoce totalmente la consideración de la dimensión político-militar en que se gestó y efectuó dicha operación.

 

Consideración que resultaba necesaria para establecer la legitimidad o por lo menos la fuerza vinculante de las presuntas irregularidades cometidas en desarrollo de la operación militar.

 

Por desconocer esa circunstancia de la Operación Fénix, se resolvió declarar ilegal la prueba recogida sin tener en cuenta que los cuestionados elementos de juicio se obtuvieron en un contexto de lucha contra el terrorismo, al amparo de la seguridad nacional e internacional, en el marco del desarrollo de un conflicto no internacional”.

 

Uno de los argumentos centrales del Procurador General señala que: “la Operación fue plenamente válida ante el derecho internacional siguiendo el ius ad bellum vigente actualmente en la práctica. No cabe duda que la acción fue una operación militar, que utilizó la fuerza de los bombardeos aéreos y el poder militar para neutralizar a los terroristas que permanecían en el campamento. Por el objetivo, el tipo de armamento utilizado, las tácticas implementadas, y el hecho de que la operación se llevó a cabo contra objetivos militares, es decir, contra los combatientes no legítimos que son los terroristas de las Farc, la operación se enmarca dentro del conflicto armado no internacional, que se rige por el Artículo 3 Común de los Convenios de Ginebra”.

 

Precisó en el informe de prensa que “no es viable aplicar el artículo 485 del C.P.P. con miras a la solicitud de cooperación judicial a autoridades extranjeras, en la que jueces, fiscales o jefes de unidades de policía judicial estarían en capacidad de pedir a otros Estados, por los conductos establecidos, cualquier elemento material probatorio o la práctica de una diligencia, pues en el evento en ciernes, como ya se ha reiterado, no se trató de la práctica de una diligencia judicial en el marco de un proceso penal, sino de una operación militar, que contrajo de manera inusitada la consecución de elementos materiales probatorios”.

 

Para el Procurador General de la Nación, los miembros de la operación Fénix, en esa época y lugar de los hechos, actuaron amparados en funciones supletorias de Policía Judicial según dispone el parágrafo del artículo 201 del Código de Procedimiento Penal, o en su defecto como primer respondiente en los términos del artículo 208 ibídem.

 

En ejercicio legítimo de esa actividad, frente a un inminente peligro de ataque de la guerrilla de las Farc, custodiaron el lugar de los hechos, inspeccionaron el sitio, recolectaron, embalaron, custodiaron y transportaron las evidencias físicas más importantes.

 

Tampoco sería adecuado aducir, que los funcionarios que actuaron en el ejercicio de funciones supletorias de Policía Judicial o como primer respondiente, lo hicieron sin orden de autoridad competente.

 

En cuanto al alcance del precedente consideró el Procurador que: “No existe un panorama social diferente al presentado cuando la congresista Gloria Inés Ramírez Ríos fue cobijada con decisión inhibitoria, siendo ello así, no se justifica confeccionar una nueva ponderación e interpretación de los medios de conocimiento, pues de acuerdo con la realidad de ese acontecer social, resulta claro que esas condiciones subsisten desde el 15 de julio de 2009, cuando la Sala de Casación Penal valoró la misma fuente probatoria y nada dijo sobre su producción, práctica o aducción. Por consiguiente, la respuesta fue jurídica y así se mantiene hasta hoy, no existiendo motivación para este cambio”.

 

La postura inicial tampoco resulta contraria a los valores, objetivos, principios y derechos que soportan el ordenamiento jurídico, porque si así hubiera sido, los argumentos expuestos en el inmediato pasado por la Corte Suprema de Justicia para apreciar las pruebas obtenidas en el campamento del desaparecido jefe guerrillero serían de otro talante, pero se convalidó la prueba con el ejercicio de valoración.

 

En lo que atañe a la valoración de la prueba destaca el jefe del Ministerio Público que “en toda la providencia la Corte buscó demostrar la ilegalidad de las evidencias recogidas en el campamento del terrorista Raúl Reyes, pero hacia el final de su argumentación, termina valorando las evidencias, señalando que no se tratan de correos electrónicos sino de documentos de Word, de los cuales se desconoce si viajaron por la red. Esta verdadera apreciación de la prueba, contradice la argumentación seguida por la Sala de Casación Penal en la providencia, pues le asigna mérito y grado de convicción al elemento material probatorio declarado antes como ilegal”. 

Por todo lo expuesto, la Procuraduría General de la Nación solicita a la Corte Suprema de Justicia revocar el auto impugnado y en su lugar declarar la legalidad de la evidencia digital recuperada en la “Operación Fénix” y disponer la actividad investigativa necesaria para verificar o demeritar el contenido de los archivos electrónicos hallados durante la mencionada operación militar que puedan comprometer o vincular a Wilson Alfonso Borja Díaz.
 

Qué pasa con la farcpolítica

 

La Corte Suprema determinó que el computador de Raúl Reyes no constituye prueba porque se obtuvo de manera ilegal. ¿Por qué la asimetría entre la farcpolítica y la parapolítica? 


El dictamen de la Corte Suprema de Justicia que favoreció al excongresista Wilson Borja en su investigación por supuestas relaciones con las Farc desató un gran debate. Algunas voces demandaron que ese mismo criterio se aplique a los demás casos de la farcpolítica y que se exoneren todos los inculpados a quienes se les ha abierto investigación por el hecho de estar mencionados en el famoso computador de Raúl Reyes. En la otra orilla hubo protestas que califican como un sesgo de la justicia el hecho de que se hayan producido drásticas condenas de parapolíticos con base en documentos encontrados en computadores de los jefes paramilitares.

 

Las protestas fueron encabezadas por el expresidente Álvaro Uribe, para quien "la presión mediática tiene valor probatorio, pero no así los computadores de los terroristas", y el procurador Alejandro Ordóñez anunció que impugnará el fallo. En el campo de las celebraciones, sobresalió la de Nicolás Maduro, canciller de Venezuela, para quien "ese computador terminó siendo como la maleta del gato Félix (…) cualquier cosa podía aparecer".

 

En realidad, la decisión de la Corte Suprema de Justicia no tiene una intención de tipo general y se refiere exclusivamente a la investigación contra el excongresista Wilson Borja. El presidente de la Corte, Camilo Tarquino, insistió en ese punto: "Cada caso de investigación es distinto", dijo. Los magistrados del más alto tribunal decidieron que los correos encontrados en el computador de Reyes, los cuales constituían un alto porcentaje de las pruebas contra Borja, no se podían considerar. La razón principal es que fueron hallados en Ecuador, después del bombardeo contra el campamento de Sucumbíos, y Colombia tiene con ese país dos acuerdos vigentes que establecen las reglas -que no se cumplieron- para el intercambio de pruebas judiciales. Uno es bilateral, firmado en 1999 y otro, multilateral: la Convención Interamericana sobre Asistencia Mutua en Materia Penal, aprobada en 2001. En ambos se fijan mecanismos obligatorios de trabajo conjunto entre las autoridades judiciales de los dos países. Los jueces y fiscales se deben comunicar a través de conductos regulares -los consulados y embajadas- y mediante procedimientos establecidos, que se llaman 'cartas rogatorias'.

 

Pero, como es bien sabido, los computadores fueron tomados por los miembros de la Policía que ejecutaron el operativo y los trajeron directamente a Colombia. La Corte se limitó a descartarlos siguiendo su obligación de verificar que las pruebas de un proceso penal cumplen las formas previstas. Y además de que en este caso se violaron los protocolos internacionales vigentes y obligatorios, el alto tribunal planteó que no se puede asegurar que los mensajes incorporados al expediente -hojas del programa Word que no demuestran haber sido enviadas desde un computador- sean en realidad correos electrónicos, como tampoco que la persona mencionada en realidad sea el exrepresentante y exsindicalista Wilson Borja.

 

En estricto sentido, el fallo tiene una dimensión técnica y no amerita mayor discusión. Sin embargo, hay otras lecturas y algunos equívocos que, por el contrario, despiertan una gran sensibilidad. Desde que se produjo el bombardeo contra Raúl Reyes se conocieron datos de los computadores según los cuales los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Ecuador, Rafael Correa, tenían relación con las Farc, lo mismo que un grupo de personas de la vida pública nacional. Recientes revelaciones de WikiLeaks indican que el gobierno anterior -y en particular el exministro Santos- filtró estratégicamente parte de la información sobre los lazos de los países vecinos con el grupo guerrillero.

 

Al mismo tiempo, por solicitud de Colombia, Interpol publicó un concepto según el cual estaba comprobado que se había respetado la cadena de custodia de los computadores de Reyes y que estos no se habían manipulado.

 

El hecho de que la Corte descarte los correos de Reyes en el caso de Wilson Borja porque fueron conseguidos de forma ilegal no significa que los magistrados hayan determinado que los contenidos son falsos o que hayan sido manipulados. La Corte ni siquiera puso en tela de juicio la legitimidad del operativo contra el número dos de las Farc. Pero al no poder utilizarlos como pruebas, produjo el fallo inhibitorio. Por otra parte, la Corte intentó, mediante otros instrumentos de investigación -básicamente con testimonios-, corroborar los vínculos de Borja con las Farc, y no confirmó su existencia.

 

La gran pregunta es hasta dónde el fallo en favor de Borja afecta a otras investigaciones contra personas mencionadas en los correos de Reyes. El nombre que más se ha mencionado es el de la exsenadora Piedad Córdoba, destituida por la Procuraduría con un expediente que en un alto porcentaje se basó en esas pruebas. Desde el punto de vista formal, no hay ninguna consecuencia inmediata ni automática. Sin embargo, Córdoba demandó el fallo ante el Consejo de Estado -que está en estudio- y allí podrá solicitar la revocatoria de su destitución con el argumento de que se debería adoptar el mismo criterio que asumió la Corte frente a los correos de las Farc en el caso Borja.

 

El hecho de que la jurisprudencia provenga del máximo tribunal de justicia y la contundencia de la argumentación alimentan las posibilidades de que este criterio pueda ser tenido en cuenta. Lo mismo podrían esperar otros acusados como Carlos Lozano, William Parra y Miguel Ángel Beltrán (un profesor de la Universidad Nacional deportado desde México y que hoy está en la cárcel), que tienen casos pendientes en la Fiscalía basados en menciones de sus nombres aparecidas en los computadores. Y congresistas como los liberales Carlos Julio González, Mauricio Jaramillo, Gema López; los del Polo Democrático Alexánder López y Gloria Inés Ramírez, y Pedro Nelson Pardo, elegido por el disuelto Alas-Equipo Colombia, todos mencionados en los computadores, aunque sus procesos en la Fiscalía no habían avanzado.

 

La conclusión es que, de manera informal, sí se podría generar un efecto dominó en favor de quienes están acusados de tener vínculos con las Farc por aparecer en los correos de Reyes.

 

Lo cierto es que la farcpolítica no despega y muchos consideran que "no se puede llorar solo por un ojo". Se refieren a que varias decenas de congresistas están en la cárcel por sus relaciones con los grupos paramilitares. Sin embargo, hay varias razones por las cuales jamás existirá ese 'equilibrio'. La justicia no actúa con base en consideraciones de tipo político ni sobre los efectos de sus fallos. Y sería imposible alinear a la Procuraduría, la Fiscalía y la Corte Suprema en una especie de cruzada única cuando cada una de ellas tiene distintos tiempos, visiones y reglamentos.

 

La búsqueda de una asimetría entre políticos ligados a los paras y a las Farc también ha producido excesos que se han caído por su propio peso. Así ocurrió cuando la Procuraduría le abrió indagación preliminar al senador del Polo Jorge Enrique Robledo, cuyo estilo punzante y posición radical no pueden ser confundidos con apoyo a una guerrilla a la que siempre se ha opuesto de manera radical.

 

Pero la principal brecha entre la parapolítica y la farcpolítica surge de la enorme diferencia que existe entre los dos fenómenos. El primero fue una estrategia militar y política contrainsurgente de las AUC, explícita y masiva, para aliarse con políticos, financiar campañas, intimidar candidatos y capturar al Estado. Por el contrario, la guerrilla tiene una guerra declarada contra el Estado, pregona que las elecciones son una farsa y lo que intenta es sabotearlas o declarar a los políticos objetivos militares o, en su defecto, secuestrarlos para luego canjearlos. Aunque ha habido casos puntuales y locales de candidatos y políticos que se han asociado con las Farc o con el ELN -en Arauca, por ejemplo, y en algunos pueblos del Huila y del Tolima-, no tienen la dimensión nacional que alcanzó la parapolítica. Son harina de otro costal, y como dijo el presidente de la Corte, "cada caso debe ser analizado por separado".

 

 

Gobierno Uribe usó archivos de ‘Raúl Reyes’ contra Chávez, Correa y oposición

Por: Johann López/Elespectador/APIC

 

El Gobierno entregaría información selectiva a medios de comunicación en Estados Unidos, España, Colombia y otros países de América Latina. 


Esta semana, por violación al debido proceso en cuanto a la forma como se obtuvo la información en territorio ecuatoriano, la Corte Suprema de Justicia concluyó que el contenido de los llamados correos de Raúl Reyes es ilegal como prueba judicial. Lo que tuvo claro la Embajada de Estados Unidos en Colombia desde 2008, es que el gobierno Uribe utilizó estratégicamente ese material, que planificó su entrega selectiva en varios países y que incluso consiguió fondos privados para que un organismo extranjero aportara las conclusiones.

 

El primer cable se produjo apenas un mes después de la operación militar contra Raúl Reyes en Ecuador, y según el mismo, tanto el entonces ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, como el viceministro Sergio Jaramillo habían confirmado que se planeaba utilizar el material incautado para probar conexiones de los presidentes de Venezuela y Ecuador con las Farc. El reporte diplomático registró que Jaramillo fue designado por el Gobierno para desarrollar la estrategia de utilización de los contenidos del computador de Reyes.

 

El informe detalló cómo se tenía previsto un término de cuatro a seis semanas para que el Gobierno entregara información selectiva a medios de comunicación en Estados Unidos, España, Colombia y otros países de América Latina. Obviamente los temas que debían posicionarse eran las Farc y el presidente Hugo Chávez, las Farc y el presidente Rafael Correa, las Farc y el tráfico de drogas y las Farc y los secuestrados. En cada caso, el Gobierno debía tener el máximo cuidado para evitar que se filtrara información que resultara dañina para la administración Uribe.

 

El plan se complementaba esperando que la Interpol verificara la integridad de los computadores, para después entregarle el material a una organización independiente que no se identificara con los gobiernos de Colombia ni de Estados Unidos. El entonces ministro Santos le entregó toda la información a Estados Unidos, pero le dejó claro al embajador que hacía entrega del material con la condición de que el gobierno norteamericano no divulgara sus contenidos, o al menos lo hiciera consultando previamente con Colombia.

 

En abril de 2008, un nuevo cable detalló el revuelo político y judicial que provocó la acción militar en territorio ecuatoriano, consignando la postura del entonces ministro Santos, en el sentido de que el Gobierno se había enterado de la localización de Reyes a través de un informante. Es decir, a través de inteligencia humana, por la cual se pagaron cinco mil millones de pesos. Paradójicamente, el dirigente político que más fustigó al Gobierno, argumentando que había muchas mentiras en la operación, fue el congresista del Polo Wilson Borja.

 

Ya para mayo el tema era prioritario. La prueba es que entre el 9 y el 27 de este mes, se enviaron desde la Embajada de Estados Unidos tres cables detallando el uso de la información de los computadores de Raúl Reyes. En el primero de tales informes quedó evidenciado el interés de Washington de saber cómo estaba manejando Colombia el contenido del material incautado. El ministro Santos, una vez más,  le explicó personalmente al embajador que el Gobierno le había dado esa misión específica al viceministro Sergio Jaramillo.

 

El cable detalló cómo el Gobierno colombiano  esperaba la certificación de Interpol, pero mientras tanto Jaramillo entregó información  a medios seleccionados en Colombia, Estados Unidos, España y algunos países de Suramérica. Es más, resaltó el cable, Jaramillo viajaba cada semana a mostrar información a distintos gobiernos. Lo hizo a México y Brasil, estaba agendado a ir a Chile, al mismo tiempo que el itinerario incluía a Inglaterra y Francia. Además, tenía claro que se quedaría con información para utilizarla en el futuro.

 

 El 16 de mayo, un nuevo cable diplomático reportó que la Interpol había concluido que no se habían manipulado los archivos de los computadores incautados después del ataque al campamento de Raúl Reyes en Ecuador. Este reporte, según el viceministro de Defensa Sergio Jaramillo, quien manejaba a estrategia del Gobierno para usar la información, dejó muy satisfecho al Ejecutivo. Sin embargo, aclaró el cable, la estrategia que utilizó el Gobierno después del anuncio de la Interpol fue dejar que el presidente Hugo Chávez hablara.

 

El reporte a Washington concluyó que, según Jaramillo, ya había suficiente evidencia de incriminación que había sido filtrada y que el siguiente paso era entregar información a países selectos y comenzar las acusaciones domésticas. Eso sí, Jaramillo le insistió a Estados Unidos que mantuviera un bajo perfil sobre el asunto, especialmente entre los países de América Latina. La prueba del éxito de la estrategia utilizada con los llamados correos de Raúl Reyes vino a ratificarse en un cable diplomático fechado a finales de mayo.

 

En dicho reporte, la Embajada informó a Washington que el fiscal Mario Iguarán había anunciado una investigación formal contra 12 personas por presuntos necos con las Farc, y que la evidencia era el material incautado en el ataque a Raúl Reyes. La lista la encabezaban la entonces senadora Piedad Córdoba, los representantes del Polo Wilson Borja y Gloria Inés Ramírez, el excandidato presidencial Álvaro Leyva y el editor del periódico Voz, Carlos Lozano. El cable recogió el debate político que se armó en Colombia a raíz de las decisiones judiciales.

 

Después el tema del computador de Reyes dejó de ser prioritario, y tomó el curso que planeó el Gobierno. Por eso, sobre este espinoso asunto, sólo hasta septiembre de 2009 vuelve a aparecer un reporte diplomático. Esta vez para manifestar que, según el viceministro de Defensa, Sergio Jaramillo, el Instituto Internacional para Estudios Estratégicos en Londres planeaba publicar los contenidos de los discos duros de los computadores recuperados por las Fuerzas Armadas durante la acción militar contra Raúl Reyes en marzo de 2008.

 

Y en el mismo cable quedó develada una perla. El entonces viceministro Sergio Jaramillo  manifestó que el Instituto planeaba entregar la información en dos fases. Primero un análisis académico y luego una publicación con un archivo de búsqueda, pero lamentó que sus reportes estuvieran retrasados. De todos modos, explicó Jaramillo a la Embajada que el Ejecutivo se había asegurado de conseguir fondos privados para que financiaran el proyecto, para de esta manera evitar que se hicieran conexiones con el Gobierno de Colombia.

 

El último cable sobre el tema  dejó en evidencia que todo salió como se planificó. El episodio fue rotulado como el escándalo de la Farcpolítica. Según los medios, Piedad Córdoba, en las comunicaciones de Reyes, al parecer era Teodora Bolívar; y Wilson Borja era acusado de recibir ayuda financiera de las Farc para participar en eventos internacionales. La coletilla del cable fue el comentario del entonces presidente Uribe que criticó los avances lentos de la farcpolítica en contraste con 60 condenados por parapolítica.


Tras polémico fallo

Corte dice no poner en duda legitimidad de 'Operación Fénix'

 

Aclara que sólo se refiere a la ilicitud en el recaudo de las pruebas derivadas del computador de 'Reyes'. 


El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Camilo Tarquino, señaló que la Sala Penal nunca ha puesto en duda la legitimidad de la operación político militar en la que se dio de baja al número dos de las Farc, Édgar Devia, alias ‘Raúl Reyes’ y que lo único que hizo fue pronunciarse frente a la ilicitud del recaudo de la pruebas contenidas en el computador del extinto jefe guerrillero.

 

Señaló que no hubo más remedio que declarar nula la prueba, por el hecho de haber sido recaudada en territorio ecuatoriano, sin atender los principios contenidos en el convenio de cooperación bilateral firmado por los dos países en esa materia.

 

Agregó que frente al caso particular del exrepresentante Wilson Borja ni siquiera existía la posibilidad de cotejar la procedencia de los correos, pues se trataba de documentos de Word en los que no se podía verificar si en realidad habían sido direccionados o no desde las cuentas electrónicas a las que se refieren las autoridades.

 

Precisó que no podría anticipar si en el futuro los procesos de Farcpolítica van a tener el mismo rasero, pues la Sala Penal solo se refirió al caso concreto del dirigente Borja y, eventualmente, pueden surgir otros elementos de prueba que se sumen en otros expedientes.

 

Camilo tarquino manifestó que el procurador Alejandro Ordóñez y cualquiera de los intervinientes en el proceso están en su legítimo derecho de hacer expreso su disentimiento, desde el punto de vista jurídico.

 

Sin bien la prueba fue declarada como de ilícito recaudo, el presidente de la Corte señaló que en futuras ocasiones, se debe analizar cada caso concreto.

 

 

Dice tras decisión de la Corte

"Farcpolítica fue montaje de Uribe": Wilson Borja

Por: Alexánder Marín Correa/APIC

 

Dice que fue para equilibrar el escándalo de la parapolítica. Además, que está dispuesto a participar en la terna para la Alcaldía de Bogotá.

 

Wilson Borja señala a Uribe  


De traje y sombrero, y sentado junto a una pila de carpetas en las que archivaba cada papel del proceso que le adelantaron por presuntos nexos con las Farc, el excongresista Wilson Borja aprovechó para decir que tiene licencia para hablar libremente de su caso y señalar directamente al responsable de lo que fue su calvario: al expresidente Álvaro Uribe Vélez.

 

Su proceso comenzó en marzo de 2008 y casi tres años después el alto tribunal emitió el auto inhibitorio, archivó su caso y dejó sin valor los documentos que obtuvo el Gobierno tras la operación en la que abatieron al jefe guerrillero Raúl Reyes. Con esto, quedó sin respaldo probatorio el llamado proceso de la farcpolítica.

 

Para Borja, el estar todo este tiempo sub iúdice, le costó su elección al Senado y, recientemente, la opción de formar parte de la terna que presentó el Polo Democrático al presidente Juan Manuel Santos para reemplazar al suspendido alcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas. Ahora, con la decisión en la mano y ante los tropiezos con la terna, no descarta del todo la posibilidad de sumarse a la lista de elegibles. El Espectador habló con él.

 

Con la decisión de la Corte, ¿llega la oportunidad de su revancha?

 

Tres años estuve ante el país como si fuera de las Farc y eso es lo que ahora voy a cobrar. Acá hubo una gran manipulación. Todo lo hicieron basados en documentos de texto, que cualquiera lo pudo haber escrito, en los que me mencionan, hablan de mis actividades, incluso me atacan. Pero no hay algo que me vincule con la guerrilla y eso lo deja claro la Corte.

 

Manipulación y persecución, ¿por qué?

 

Si el proceso hubiera sido bien intencionado, la investigación no hubieran sido sólo contra los opositores del Gobierno, sino contra otros personajes del país que también aparecen en los correos de Raúl Reyes, como Nicanor Restrepo, los Santos, los Valencia Cossio. Hubo un informe del secretariado de las Farc en donde hablan de alianzas con importantes empresarios  y no los tocaron. Queda claro que el exfiscal Iguarán adelantaba una persecución.

 

¿Esto lo anuló del panorama político?

 

Era un congresista estrella y hablaba duro en temas como la parapolítica, después me tocó declararme impedido. Uribe en algún momento dijo que “tenía callado al hombre del sombrero” y fue así.

 

¿Había alguien detrás de toda la farcpolítica?

 

Directamente Álvaro Uribe Vélez. Esto, al igual de lo que hicieron con el DAS, lo montaron desde la Presidencia.

 

¿Con qué objeto?

 

Poder equiparar todo y bloquear a la oposición. A mí me callaron, porque mi pelea fuerte era contra la parapolítica, tema que sigue avanzando. Entonces tenían que bloquearnos y la única manera era creando este montaje. Eso es lo que voy a demostrar.

 

Ahora, sin importar qué encuentren en el computador de Reyes, eso ya no sirve.

 

Contra mí no hay nada, pero todo lo demás que encuentren como lo de Ecuador y Venezuela ya no sirve como prueba. Todo queda sin validez. Con esta decisión queda claro el montaje, al igual que con las ‘chuzadas’ del DAS, para golpear al partido. Pero ahí estamos, poniendo el pecho y defendiendo nuestros principios, asumiendo la responsabilidad.

 

¿Políticamente qué sigue para usted? Ahora con los tropiezos de la terna del Polo para la Alcaldía, ¿se va a meter en ella?

 

Quiero seguir trabajando por el partido. Con lo de la terna no creo que pueda, porque la que el Polo presentó es válida. Con la carta que enviamos al presidente Santos, él debe tomar una decisión. Con esto, él debe acabar con su departamento jurídico, a no ser que el presidente sea un gran jugador de póker y sea quien esté detrás de todo esto.

 

Pero tuvo la opción de estar en la terna y ahora se abriría una nueva opción.

 

Tuve que rechazar mi postulación en la terna del Polo, a pesar de tener las facultades para ayudar a resolver y asumir la responsabilidad política que hemos tenido como partido. Sin embargo, con el problema del proceso en la Corte, era mejor no hacerlo, no podía exponer al partido. Por un lado estaba lo del carrusel y si yo hubiera estado en la terna, seguro hubieran dicho: “Un guerrillero en la terna”.

 

Pero ahora, conociendo la decisión de la Corte y si tiene la opción de ingresar, ¿lo haría?

 

Claro. Si democráticamente mi partido lo piensa y decide, estoy dispuesto. Sería un reto importante para demostrar que una cosa es el Polo y otra la que hacen las personas individualmente.

 

Para los que siguen pensando que usted sí tiene nexos con las Farc, ¿qué les dice?

 

Que eso ya es un problema mental.

 

¿Cómo ve el proceso del caso de Piedad Córdoba después de su decisión?

 

La Corte Constitucional, que revisa la tutela de Piedad, lo debe tener en cuenta. Ahora ella puede demandar penalmente al procurador por haber abusado de su cargo y de sus funciones. Además, será un elemento más que le servirá en el proceso internacional. Pero no sólo a ella, sino a todos los que terminaron salpicados con este invento.

 

 

Archivo del caso Borja:

¿Se cayó la farcpolítica?

 

El fallo inhibitorio de la Corte a favor de Wilson Borja quitó validez a la principal prueba de la "farcpolítica". La defensa de Piedad Córdoba anunció denuncias penales contra el Procurador. 


El fallo que invalidó el contenido de los computadores de alias ‘Raúl Reyes’ como prueba sienta un precedente para los procesos judiciales por ‘farcpolítica’ y genera un intenso debate sobre el tema.

 

La Corte Suprema de Justicia archivó el pasado miércoles la investigación al exrepresentante Wilson Borja, del Polo Democrático, por considerar que las pruebas en su contra no eran suficientes. Dijo el alto tribunal que los archivos obtenidos en el campamento guerrillero, en Ecuador, no cumplieron los protocolos de la cadena de custodia y que las Fuerzas Militares no tienen competencias judiciales.

 

No obstante, la Procuraduría ya había tomado una decisión en la que le dio validez al contenido de esos computadores: destituyó e inhabilitó a Piedad Córdoba.

 

La decisión de la Corte Suprema, en criterio de varios penalistas, probablemente restituirá los derechos de la exsenadora.

 

“No obstante la Procuraduría tiene un ámbito disciplinario, la exclusión de la prueba obedece a un principio jurídico que debe imperar en todos los mecanismos de control”, dijo Herman Galán, exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia.

 

En el mismo sentido, el exprocurador Carlos Gustavo Arrieta indicó que “en efecto, uno pensaría que cualquier investigación o sanción que se hubiera adoptado partiendo de los correos del computador de 'Raúl Reyes', debería tener fundamento jurídico; ese es un dominó que se va a empezar a caer, cualquiera que sean las investigaciones que hayan  fundamentado ese hecho”, dijo en declaraciones a RCN Radio.

 

Por su parte, la Procuraduría ya anunció que interpondrá un recurso de reposición ante la Corte Suprema de Justicia para pedir que tengan en cuenta sus argumentos. En criterio de Ordóñez, además de los correos existen otros elementos que relacionan a dirigentes políticos con las Farc.

 

El fundamento

 

Los procedimientos de obtención de pruebas recuperadas por fuera de las fronteras están reglamentados por protocolos que no se pueden pasar por alto, con el fin de que esas pruebas no sean alteradas. De lo contrario, las pruebas se “contaminan”, según lo califica la jerga jurídica.

 

“La prueba debe ser bien allegada y bien aportada. En este caso, como los organismos no observaron bien las garantías para que el traslado de la prueba permanezca incólume, libre de manipulación, no tiene validez”, explicó Galán.

 

En Colombia existen dos acuerdos que reglamentan cómo debe ser la cooperación judicial con Ecuador. Uno es bilateral, que está contenido en la Ley 519 de 1999 “por medio de la cual se aprueba el convenio de cooperación judicial entre Colombia y Ecuador”.

 

El acuerdo de Colombia con Ecuador dice que “no facultará a las Partes para ejecutar, en el territorio del Estado donde se realizan las diligencias, funciones reservadas exclusivamente a las autoridades de dicho Estado de conformidad con su legislación interna”. En otras palabras, el peritaje sobre el contenido de los computadores de ‘Raúl Reyes’ se debió hacer en ese país y, según los abogados de Piedad Córdoba, los  computadores fueron trasladados a territorio colombiano, razón por la cual se rompió la cadena de custodia.

 

El otro acuerdo es multilateral. La ley 636 de 2001 aprobó la “Convención Interamericana sobre asistencia mutua en materia penal”. Esta convención también limita la actuación judicial de los Estados a su propio territorio.

 

Las dos leyes mencionadas tienen carácter de norma constitucional; es decir, que los jueces deben invocarlas como fundamentos normativos de sus decisiones.

 

La reacción política

 

La Interpol, en su momento, certificó que el contenido de los computadores de ‘Raúl Reyes’ y de los dispositivos electrónicos de almacenamiento incautados en el campamento en Sucumbíos (Ecuador) no fue manipulado.

 

Por esta razón, el expresidente Álvaro Uribe desde su tribuna en twitter no ahorró reparos para calificar la decisión de la Corte Suprema de Justicia. Escribió once mensajes en los que descalifica la actuación de la justicia.

 

“El ejército y la policía decomisaron computadores de terrorista Reyes sin manipularlos, lo certificó Interpol”, adujo. Después dice: “la Corte nos condena por abatir al secuestrador Reyes e impunes quienes le colaboraban”. Y “en qué quedamos si la justicia se politiza”. Todos sus mensajes estaban acompañados del hashtag “#Justicia?”.

 

Desde la misma orilla, el abogado Miguel Fierro, presidente de la Fundación Un millón de Voces contra las Farc, dijo: “Para el poder judicial colombiano, ser amigo de las Farc no es delito, pertenecer a las Farc no es delito. La Corte Suprema de Justicia ha descalificado las evidencias más irrefutables de la historia de Colombia, los computadores de Raúl Reyes ¿Ahora qué haremos los que representamos víctimas en procesos de farcpolítica? Vivimos la dictadura de la rama judicial”.

 

Sin embargo, para la justicia una cosa es que el contenido de los computadores de ‘Raúl Reyes’ sea verdadero y otra muy diferente que haya sido obtenido legítimamente.

 

El periodista Mario Lamo Jiménez, quien escribió en el blog La Hojarasca una entrada titulada El caso del cuadro falso que no fue manipulado, aduce que una cosa es que se haya certificado que no hubo manipulación y otra que la información sea auténtica. Lea el artículo aquí.

 

“Si la información, para empezar, era falsa, no había necesidad de manipularla pero sí de autenticarla por un organismo internacional para poder usarla con fines propagandísticos”, dijo refiriéndose a la certificación que pidió el Gobierno de Uribe a la Interpol.

 

Lo que viene para Piedad

 

“El Procurador es un prevaricador innato”. Con estas palabras, la abogada María Jimena Castilla, apoderada de Piedad Córdoba, anunció que denunciaría penalmente y disciplinariamente al procurador Alejandro Ordóñez Maldonado, quien sancionó a Córdoba. Para la abogada, Ordóñez incurrió en prevaricato por acción, abuso de su función por extralimitación de sus funciones y abuso de autoridad.

 

Castilla se mostró confiada en que la Corte Suprema de Justicia, que abrió un proceso contra Córdoba por su presunta relación con las Farc, debe inhibirse de fallar en su contra.

 

“Hay un principio elemental del derecho que dice que frente a situaciones de hecho iguales, decisiones de derecho idénticas”, explicó.

 

La Corte Constitucional está revisando una tutela instaurada por Córdoba que pide el amparo de sus derechos fundamentales como al debido proceso, entre otros. Esa tutela en primera instancia fue negada. No obstante, su defensa considera que la decisión de la Corte Suprema tiene un efecto que deja sin piso la decisión de la Procuraduría y que impulsa a su favor el proceso ante la Corte Constitucional.

 

“La decisión de la Corte Constitucional tiene que incluir los argumentos de la Corte Suprema, en este proceso y en cualquier otro en el que se pretenda tener como válido el contenido del computador de ‘Reyes’”, dijo Castilla.  

El fallo de la Corte Suprema a favor de Borja le quita peso jurídico a las acusaciones en contra de legisladores y otras figuras públicas que han sido vinculadas a las investigaciones por cuenta de los computadores de ‘Reyes’. No obstante, los procesos contra otros políticos basados en diferentes tipos de pruebas seguirán adelante.

La U pedirá que ley de víctimas califique a las Farc como terroristas

 

El partido del presidente Juan Manuel Santos buscará algunas modificaciones a la ponencia. Así como el texto reconoce explícitamente el conflicto, pedirá que los grupos ilegales sean denominados como terroristas. Sigue la polémica. 


Juan Lozano, el presidente del Partido de La U, es conciente de que este martes, cuando comience el último debate de la ley de víctimas, los focos de atención se posarán sobre las curules que ocupan los 28 senadores de su partido.

 

Más aún cuando la semana pasada fueron los senadores de este partido los que defendieron la tesis del expresidente Álvaro Uribe y manifestaron el temor de que si la ley de víctimas reconocía explícitamente el conflicto armado interno en el país, las Farc cambiarían sus estatus y dejarían de ser calificadas como terroristas.

 

Aunque la controversia fue superada por el propio presidente Santos y La U reiteró su respaldo al proyecto, Lozano sabe que cualquier acción de La U puede ser interpretada como una maniobra de dilación que obstaculice la ley de víctimas.

 

El viernes pasado, en la última audiencia del proyecto en Tibú (Norte de Santander), el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, al referirse a la controversia sobre el conflicto armado interno, pidió que “conceptos absurdos y sin fundamento no entorpezcan más la aprobación de la ley de víctimas”.

 

Y el senador liberal, Juan Fernando Cristo, cuando radicó la ponencia del proyecto, pidió que en el debate no hubiera una “feria de proposiciones” que intentara modificar “sustancialmente la naturaleza del proyecto”.

 

Si la ley reconoce el conflicto, que reconozca a las Farc como terroristas

 

Pero eso Juan Lozano explicó que “La U está comprometida con aprobar una muy buena ley de víctimas”, que no sólo “ayude a sanar las heridas de las víctimas” pero que “no afloje ni debilite la posición del Estado en la lucha contra el terrorismo y en la recuperación de su territorio”.

 

Para Lozano, el acuerdo al que llegaron con el presidente Santos para incluir el reconocimiento al conflicto armado interno, también debía tener una calificación explícita de que los grupos armados ilegales son y seguirán siendo denominados terroristas.

 

Sin embargo, en la ponencia no se hizo referencia a los grupos armados como terroristas.

 

“El compromiso en la Casa de Nariño con el presidente Santos fue que las Farc son un grupo terrorista, que han obrado como un grupo terrorista y en consecuencia deben ser comprendidos y denominados como tales. El compromiso era que quedara en la ponencia. Y no quedó así. La ponencia tenía que haber sido mucho más categórica en relación con este punto”, explicó Lozano un día antes de la discusión del proyecto.

 

Por eso Lozano anticipó que La U iniciará el debate con una proposición en ese sentido.

Según el ponente de ese partido, senador Roy Barreras, se trata de un parágrafo que “permitirá pasar la página en esta discusión”. El texto de la proposición aún no está definido, pero buscará que así como se incluye el concepto de conflicto armado se califique a los grupos armados ilegales, de derecha o de izquierda, como terroristas.

 

El coordinador de ponentes, Juan Fernando Cristo, dice que este proyecto sólo pretende reconocer y brindar atención, asistencia y reparación a las víctimas “y no calificar a los victimarios”, al advertir que la controversia ya quedó superada.

 

La "responsabilidad fiscal" de la ley

 

Pero no será la única observación que liderará La U en el último debate de la ley de víctimas. La polémica sobre la sostenibilidad fiscal del proyecto también será revivida.

 

“Esta pendiente la certificación de responsabilidad fiscal que tiene que entregar el ministro de Hacienda. Ese es un requisito indispensable”, dice Juan Lozano.

 

El ponente Juan Fernando Cristo asegura que el tema fiscal ha quedado superado en los tres debates que ya pasó la ley. Dice que el gobierno ha insistido en que la ley de víctimas tendrá una vigencia de diez años, y que la indemnización a las víctimas respetan los mismos montos del decreto de reparación administrativa del gobierno anterior.

 

Al anunciar esas proposiciones, seguramente el último debate será más dilatado que lo que prevé el ministro del Interior, quien en cálculos optimistas advertía que esta semana quedaría aprobada la ley.

 

Juan Lozano insiste que La U está comprometido con la ley de víctimas, “pero una buena ley: que garantice unos mecanismos para restituirle la tierra a quienes las perdieron por la fuerza de grupos criminales, financiados por el narcotráfico, terroristas, pero que no genere zozobra en el campo colombiano y que sea fiscalmente responsable”.

 

El reto de La U es que su propósito se entienda como una forma de enriquecer la ley, y no como que están obstaculizando la aprobación del proyecto.

 

 

El 'Médico', reemplazo de 'Jojoy', se empieza a sentir en Meta

 

Aunque la estrategia militar de las FARC parece ser la misma, la llegada de alias 'Mauricio Jaramillo' o el 'Médico' agudiza las acciones de la guerrilla en ese departamento. Las autoridades dicen que no permitirán que ese grupo alzado en armas alcance nuevos objetivos en la región. 


El pasado jueves, en el parque principal de Puerto Lleras estalló una motocicleta bomba. Un auxiliar de Policía murió y tres civiles y un uniformado resultaron heridos. Fue en horas de la mañana, en el mismo momento en que el alcalde del municipio realizaba en Villavicencio, junto con el gobernador de Meta y otros 25 alcaldes municipales, un consejo de seguridad presidido por el comandante de las Fuerzas Militares y ese día ministro de Defensa encargado, almirante Édgar Cely.

 

La situación en materia de seguridad en Meta no está nada fácil. Días antes, en Mesetas, en el noroccidente del departamento, dos comerciantes fueron secuestrados y un auxiliar de Policía asesinado, y en el corregimiento San Juan de Losada, en la Macarena, las víctimas fueron un teniente y dos soldados.

 

El consejo de seguridad realizado el jueves tenía justamente como propósito evaluar lo que desde hace algunos meses pasa en la región. Los alcaldes que asistieron pusieron sobre la mesa los hechos que les roba la paz a sus municipios.

 

Y aunque no todos están mal, por lo menos la situación de diez es complicada. Esos son los que corresponden a la región del Ariari: La Macarena, Uribe, Mesetas, Mapiripán, Puerto Lleras, Puerto Concordia y Vista Hermosa. Allí hay preocupación. Los comerciantes, los ganaderos, los transportadores, los contratistas son víctimas de extorsiones y de amenazas.

 

¿Qué está pasando? “Es un efecto de la retaliación de las FARC después de la muerte del ‘Mono Jojoy’”, responde el coronel (r) del Ejército Germán Ayala, consejero en seguridad y defensa de Meta. Y lo confirma el gobernador del departamento, Darío Vásquez Sánchez: “Desde hace algunos meses, con la muerte de ‘Jojoy’, por lo menos 2.000 guerrilleros quedaron sin norte y tuvieron que reorganizarse. La explosión de la motocicleta bomba, por ejemplo, es muestra de cómo están actuando”, dijo a Semana.com. El hecho al que se refiere el gobernador fue atribuido por las autoridades al frente 27 de las FARC.

 

No piensa lo mismo Ariel Ávila, coordinador del observatorio del conflicto armado de la Corporación Nuevo Arco Iris. Para él, las acciones que se están viendo en Meta no son nuevas. “Antes de la muerte de ‘Jojoy’ también se venían presentando. Lo que pasa es que eran camufladas por otras circunstancias. Ahora se ven más, pero no es por una retaliación de las FARC. No es que estén vengando la muerte de ‘Jojoy’, es solo un efecto de su muerte”, aseguró a Semana.com.

 

Un efecto por cuanto con su muerte llegó un nuevo comandante a reemplazarlo en el mando del bloque oriental de las FARC. Se trata de Jaime Alberto Parra Rodríguez, alias ‘Mauricio Jaramillo’ o el ‘Médico’. Así lo cuenta el consejero en seguridad y defensa de Meta, quien además señala que el nuevo despliegue de algunos guerrilleros en la zona tiene un propósito: recuperar el páramo de Sumapaz y la región de La Macarena, principalmente.

 

Al respecto apunta Ávila, de Nuevo Arco Iris, que más que recuperar lo que está pasando es que están agudizando sus acciones en dichas zonas, ahora que saben cómo es la estrategia de la seguridad democrática, y continuar con lo que ‘Jojoy’ intentó varias veces: lograr entrar a Cundinamarca.

 

“Ese es el objetivo de cualquiera que llegue a comandar, quién sabe si el ‘Médico’ lo logre. Es muy difícil debido a que es una zona bastante controlada, hasta ahora”, señala Ávila, quien además subraya que durante los primeros cuatro meses del año solo en esa zona se habían registrado 132 acciones de la guerrilla. “No es que antes no pasara nada, es solo una muestra de cómo se está agudizando y como la tendencia va en aumento”, dice el investigador.

 

Lo cierto es que la situación de seguridad en la región es compleja. El mismo almirante Édgar Cely, comandante de las Fuerzas Militares y quien presidió el consejo de seguridad en Villavicencio, aseguró que el objetivo del encuentro era realizar una evaluación de tipo operacional con todos los comandantes de las diferentes unidades militares y de Policía.

 

Señaló además: “Hemos venido con el general Navas, comandante del Ejército, y el general Parra, subdirector de la Policía Nacional, para recibir las inquietudes de los alcaldes sobre la seguridad y analizar la presencia de milicianos que están extorsionando en la zona”.

 

Las extorsiones son quizá lo que más preocupa en la zona. Un reciente informe de Llano 7 Días señaló cómo algunos transportadores de la región han sido presionados a pagar con retroactividad, de hasta de ocho años, las extorsiones de las que están siendo víctimas.

 

El almirante Cely señaló en el Consejo de seguridad que “debido a la presión militar que han recibido los bandidos, estos buscan distraer a la fuerza pública con extorsiones en las áreas rurales y urbanas, no lo van a conseguir”.

 

El gobernador Darío Vásquez Sánchez, entretanto, aseguró que dentro de las acciones que se pondrán en marcha están las recompensas y el refuerzo a la estrategia de cooperantes, principalmente. Él y los alcaldes de la zona reconocen la labor de las Fuerzas Militares y piden que continúe el Plan Integral de Consolidación de La Macarena (PIC), que –reconoce el gobernador– ha permitido que la zona se recupere social, militar y económicamente, pero que ahora, debido a acciones recientes de la guerrilla, parece ser necesario reforzar.

 

El ‘Médico’ y ‘Jojoy’: las diferencias

 

Aunque con la muerte de ‘Jojoy’ la estrategia militar siguió siendo la misma, lo cierto es que con el ‘Médico’ como su reemplazo sí se han dando algunos cambios.

 

Ariel Ávila, de Nuevo Arco Iris, señala, por ejemplo, que ahora hay una mayor libertad de los frentes que se mueven en la zona para operar, lo que se ha se han evidenciado en las extorsiones y los secuestros. “El ‘Médico’ además obedece más a ‘Cano’, pues ‘Jojoy’ tenía mucha más independencia en sus acciones”, dice Ávila.

 

Es así como mientras ‘Jojoy’ andaba con casi 800 hombres, el ‘Médico’ lo hace solo con 50, siguiendo la estrategia de que ningún jefe de esa guerrilla se puede mover con mucha gente.

 

“Lo que está pasando ahora no es una ofensiva, es el resultado de lo que se venía dando, solo que mientras ‘Jojoy’ se movía con muchos hombres’, el ‘Médico’ se quedó con 50 y mandó a los otros a ‘pelear’ ”, cuenta Ariel Ávila.

 

Pero más allá de cómo se esté agudizando el conflicto en esa zona, lo que demuestra la llegada de un nuevo comandante –dice el investigador– es que las FARC tienen la capacidad de cambiar de mando fácilmente, de adaptarse. Y es que, a diferencia de lo que muchos analistas pensaban, luego de la muerte de ‘Jojoy’ pocas cosas han cambiado, y las grandes desmovilizaciones que se presumía iban a suceder no han ocurrido.

 

“Lo mismo pasa si le dan de baja al ‘Médico’, llegará otro a reemplazarlo”, puntualiza Ávila.

 

La historia del ‘Médico’ o ‘Mauricio Jaramillo’

 

Jaime Alberto Parra Rodríguez, alias el ‘Médico’ o ‘Mauricio Jaramillo’ estudió medicina en la Universidad Nacional de Colombia. Entre 1994 y 2008 organizó la ‘Comisión Nacional de Sanidad’ de las FARC. En 1998 dirigió la atención a los heridos en las tomas de Miraflores, Uribe y Mitú. Llegó a ser el médico personal de ‘Manuel Marulanda’.

 

En el año 2000 fue nombrado miembro del secretariado de las FARC. En marzo del 2008 se conoció que fue nombrado miembro principal del secretariado, luego de producirse la muerte de alias ‘Iván Ríos’ y alias ‘Raúl Reyes’. En junio de ese mismo año fue designado coordinador del Bloque ‘Iván Ríos’. Ahora, el ‘Médico’ pasó a ser el comandante del bloque oriental.


La holandesa que quemó las naves

 

 
En un nuevo libro del periodista Jorge Enrique Botero, la guerrillera Tanja Neimeijer habla por primera vez de su vida en el grupo terrorista de las Farc. Cuenta sus combates, sus años con Jojoy y reconoce que puso bombas en Bogotá.

 

En agosto del año pasado, un mes antes de que el Mono Jojoy muriera en su campamento, el periodista Jorge Enrique Botero estuvo allí. Iba tras las huellas de Tanja Neimeijer, la joven pero veterana guerrillera cuya historia le ha dado la vuelta al mundo. Botero quería hacer un documental en el cual ella contara cómo llegó y se quedó en las Farc. También logró tener los últimos testimonios y entrevistas con el Mono Jojoy y sus hombres más cercanos. Botero es quizá el único periodista que en la última década ha podido ingresar a los campamentos de la guerrilla, y registrar cómo se han vivido allí estos años de ofensiva militar.

 

El libro La vida no es fácil, papi, publicado por Ediciones B, es el resultado de ese trabajo, y reúne los testimonios de la holandesa, a quien ahora llaman 'Alexandra', sus conversaciones con Jojoy y las impresiones sobre las Farc de la actualidad. Tanja habla de su participación en terrorismo urbano, de los combates de los que ha salido milagrosamente ilesa, de su adaptación a la guerra y de su amor por el sobrino de Jojoy. La holandesa estuvo al lado del comandante del Bloque Oriental en los últimos años y, según Botero, sobrevivió al bombardeo donde sus compañeros encontraron la muerte. El libro, que sale a las librerías el 4 de mayo, y del que SEMANA/APIC presenta en exclusiva fragmentos, promete levantar tanta controversia como los trabajos anteriores de Botero, cuyas publicaciones han sido consideradas por muchos como poco críticas con la guerrilla. No obstante, el valor periodístico de su trabajo reside, entre otras cosas, en ser el único reportero que ha podido convivir en el último tiempo con los subversivos, y mostrar, de manera muy personal, lo que ocurre en sus entrañas.

 

La revolución toca a la puerta

 

"Mi llegada a Colombia fue pura coincidencia. Yo he leído en algunos medios de comunicación que fue fruto del trabajo de las Farc en Europa, que me reclutaron en Holanda y eso no es cierto. Yo llego a Colombia porque me toca hacer una práctica y leo en el periódico de la universidad que están buscando un profesor de inglés en un colegio de Pereira..

 

(.…) En ese colegio había un profesor de matemáticas y ese profesor se me fue acercando y nos hicimos amigos, y yo le hacía las mismas preguntas: y la guerrilla qué. Por qué es tan grande. Y el conflicto qué. Y ese profesor sí sabía darme unas respuestas que a mí me satisfacían.

 

(…) Me acuerdo que un día me llevó a Bogotá. En la mañana entramos en Ciudad Bolívar y yo miré una fila inmensa de personas pobres, pobres, pobres, pidiéndoles comida a unas monjas españolas, y las casitas eran miserables y las calles obviamente sin pavimentar, eso me impresionó mucho (...) Por la noche llegamos a su casa y yo le pregunté: ¿a ustedes los colombianos no les da pena vivir así dentro de una ciudad donde los del norte lo tienen todo y la gente del sur no tiene nada, es que no les da pena? Y él dijo ¿y a ustedes los holandeses, los europeos, no les da pena vivir bien en sus países sabiendo que hay gente que vive en otros países en la miseria? (…) Cuando yo llego otra vez a Holanda, ya tenía la fiebre de la Revolución. Yo decía este mundo no puede ser así, algo tiene que cambiar".

 

Miliciana en Bogotá

 

"Desde hacía varios días, Simón y la holandesa escogieron como blanco la bodega principal de una famosa marca de ropa deportiva cuyos dueños no solo se habían resistido a "colaborar", sino que además contestaron las llamadas telefónicas con hijueputazos y palabras desafiantes contra las Farc y -lo más grave- contra Marulanda. "Díganle a Tirofijo que si quiere plata que trabaje como lo hemos hecho nosotros durante más de veinte años", vociferó el gerente de la empresa antes de tirarles el teléfono.

 

-¡Imagínese! Ante esa reacción tocaba escarmentar a esos manes, ya no solamente por la plata. Así que decidimos golpearlos y Simón me citó una noche, la noche fatal, a las doce en punto en un Sandwich Shop 24 Horas que quedaba en la calle 19 con carrera sexta. De ahí salimos a llevar el regalito en un taxi que la Ruan se había robado hacía un par de semanas. Simón me ordenó que me hiciera en el asiento de atrás, como cualquier pasajera. Apenas entré, vi en el piso la bolsa y pensé que ese era el "mensajito" que íbamos a dejar.

 

(…) Cuando les faltaban dos cuadras para llegar, le ordenó a Tanja que cogiera la bolsa con cuidado y la tuviera lista para dejarla en la caneca apenas estuvieran frente a la empresa. Le hizo poner una gorra negra en su cabeza, por si había cámaras, y cuando llegaron frenó en seco y le dijo a la holandesa que tenía cuarenta segundos para dejar el artefacto y regresar al carro. Ella se bajó con calma, caminó hacia el recipiente y depositó en él suavemente su carga. Dio media vuelta y regresó al carro acelerando la marcha pero sin correr, tal y como le había indicado su jefe. Cuando la holandesa se volvió a subir al taxi, Simón arrancó a velocidad normal, anduvo un par de cuadras y se detuvo frente a un parque, desde donde hizo un primer intento por activar la carga, oprimiendo las teclas de un celular que había sido adecuado por explosivistas enviados por el camarada Carlos Antonio. Esperaron unos segundos y no escucharon nada; realizaron un nuevo intento que también resultó fallido.

 

(…) Hay que activarla de forma manual, con el reloj que le pusieron los camaradas -advirtió Simón en medio del asombro de Tanja- (...) Ella saltó del taxi y salió como una ráfaga con rumbo a la caneca, depositó la bomba sin la misma delicadeza de la primera vez y regresó en un santiamén. Simón arrancó y un par de cuadras más adelante los dos escucharon, sin decir palabra, un estruendo colosal que se extendió copiosamente por la zona industrial de Bogotá".

 

En la selva

 

 "Iba a completar un mes en el campamento de Carlos Antonio cuando una tarde se apareció por nuestras tierras una escuadra que enviaba el Mono Jojoy con la tarea de llevarme selva adentro. En la escuadra venía un muchacho que me llamó la atención cuando conocí a Jojoy. Yo había averiguado y sabía que se llamaba Julián y que era hermano de Adriana, o sea también sobrino del Mono. Aunque era bastante apuesto, lo que me atrajo de él desde un comienzo fue su forma de ser. Al contrario de casi todos los guerrilleros, a quienes les gustaba alardear con su musculatura, Julián era el retrato de la calma y la sencillez.

 

(…) Julián me llevó después hasta la zona del campamento donde estaba mi caleta y por el camino, laberíntico y sembrado de trincheras hondísimas de paredes rojizas, me fue mostrando el increíble mundo en el que transcurrirían mis días: la rancha quedaba muy cerca del caño y el caño tenía habilitada una especie de piscina donde podrían bañarse hasta 30 guerrilleros al mismo tiempo, según calculé a vuelo de pájaro. También calculé la cantidad de comida que se podía cocinar en aquella rancha y concluí que ahí se alimentaban al menos doscientas personas. A medida que avanzábamos por las callejuelas de Jardines, así se llamaba el campamento, Julián me iba señalando: esta es la enfermería, la de allí es la odontología, aquí trabajan unos camaradas topógrafos, este es el gimnasio del Mono, y me señaló un local adecuado con herramientas de carpintería, en el cual -después lo vería muchas veces- Jojoy se gastaba al menos una hora diaria, sudando en calzoncillos y con botas de caucho, garlopa en mano, cepillando y puliendo maderas para mantener a raya la diabetes.

 

(…) Cuando Julián me llevó a conocer la sede de Resistencia TV, en el local estaban solamente Yira, una bellísima muchacha del Guaviare, y Sergio, un pelao urbano que había dejado su carrera de cine en la Universidad Nacional para venirse a las Farc. Ambos editaban un video sobre los prisioneros de guerra. Tomamos dos sillas y nos sentamos detrás de los editores,. Recuerdo ese momento como si fuera hoy y no me da pena confesarle que en aquel instante supe que me iba a pegar mi primera enamorada de un guerrillero. La única, porque después de Julián no he vuelto a sentir un amor igual en estas montañas".

 

Siete vidas

 

"Para mí el Plan Patriota comenzó con un asalto que hicieron al campamento del Mono Jojoy. Yo había salido del curso básico y me encontraba en ese campamento. Aquel día, nosotros sabíamos que habría un asalto. El Ejército fue descubierto y el Mono sacó a toda la gente en carros, sacó los medicamentos, los alimentos, todo. Yo me quedé en el aula esperando que me sacaran también. Cargaba una Uzi pequeñita y nada que me sacaban, así que me quedé con el grupo de retención. En un momento yo me fui a la pasera a recoger mi almuerzo y empezó a sonar plomo, tiros. Entonces el comandante que estaba ahí ordenó que nos atrincheráramos y yo me atrincheré con mi metrica al lado de la rancha.

 

Los chulos estaban al otro lado del caño y empezaron a dispararle a la rancha, a botar bombas. Yo tenía ya alguna práctica militar, mas sin embargo no disparé ese día. Estaba asustada porque era muy nueva (...) "¿Usted dónde estaba, se nos perdió", me gritó el comandante mientras nos íbamos retirando, con nuestros equipos, con cuarenta libras de economía. Caminamos como dos o tres horas hasta que llegamos a un sitio donde estaba el Mono sentado en la carretera. Dijo "mijita, ¿echó plomo?", y a mí me dio pena y le dije "no camarada, salí corriendo". Y él dijo "eso está bien pa que vaya sintiendo la práctica de la guerra, pa que vaya sintiendo los tiros".

 

"(…) Una vez hubo una pelea entre nueve compañías y en esa pelea sí me tocó participar. Estábamos en un filo alto y el Ejército también iba subiendo y ahí hicimos la pelea. Nos retiramos por un potrero y el Ejército nos cogió a plomo. Esa noche, después de la pelea nos agarraron a puros morteros 120, eso fue toda la noche y nosotros no teníamos trincheras en esa época. Lo único que nos decían era que cuando cayera la bomba, tocaba levantar el cuerpo y abrir la boca. Eso no es cualquier cosa, y las bombas de los aviones tampoco".

 

El diario

 

(...) El día que cogen mi diario yo estaba con otros dos camaradas en una exploración para buscar al Ejército. Cuando nosotros nos fuimos, el Ejército entró al campamento. Escuchamos el plomo, pero como estábamos en una huecada grande se escuchaba lejos y no nos imaginamos que era en el campamento. Por la tarde, cuando vamos llegando (…) miramos pal campamento y ahí estaba el Ejército. No sé cómo salimos".

 

(…) Ese día en la retirada, voy pensando en el diario. Primero pensé en los camaradas: ¿será que los mataron a todos? Pero también en el diario.

 

(…) En ese diario jamás escribí que quería irme de la organización. Yo escribo: "Quiero irme de aquí". Y después sigue el párrafo: "Quiero ir a orden público, quiero pelear, no quiero estar más aquí en este campamento". Yo estaba aburrida de estar en el campamento, yo quería ir a pelear. Pero los medios titularon 'Quiero irme de aquí' y a uno le da una leve impresión de que ahí hay una manipulación.

 

(…) Yo escribí muchas cosas que obviamente no eran para el público. Escribí sobre un comandante que me caía mal. Yo siempre he sido una persona de ánimos muy fuertes. Un día amanezco de mal genio, otro contenta, como todo el mundo, y ese diario era un reflejo de eso. Era la mirada de una muchacha europea con pensamientos todavía muy socialdemócratas en ese momento, pero los medios sacaron lo peorcito del diario y lo publicaron fuera de contexto".

 

El régimen

 

"Yo sabía que no tenía permiso de llamar, los demás sí, porque eran familias en Colombia. Pero una llamada internacional llama mucho la atención del Ejército y de la inteligencia militar. Yo sabía eso, me lo habían explicado, pero ese día, mirando a los guerrilleros que llamaban me dio por ir a la casa y ver si podía llamar. Había un comandante que no estaba enterado que yo no podía llamar y él dijo: cuál es el número de su casa, se lo di, él marcó y yo hablé 20 minutos con mi mamá, con mi papá, con mi hermano. Salí muy contenta.

 

(…) Y me pusieron la sanción: diez ranchadas, o sea cocinar para los otros camaradas día de por medio; 30 metros de chontos (letrinas), cinco huecos de basura, diez páginas sobre la falta cometida, diez páginas en donde usted explica qué ha hecho y por qué, a la luz de los documentos usted no debería de haber hecho lo que hizo. Eso es para ponerlo a una a reflexionar sobre el error que cometió. Esa sanción la pagué y ya.

 

(…) Me gusta boliar pala, marchar, incluso llegar mojada a hacer caletas. Me gusta porque una sabe que se va a ir a baño, que va a estar calientico y se puede ir a acostar. Le dan tintico y eso es rico. Uno siente que ha trabajado, se acuesta con un cansancio terrible, pero con la recompensa de que se ha visto el rendimiento del trabajo. Me parece muy rica la vida guerrillera".

 

 

Mano derecha de jefe de FARC

Abatido por ejército colombiano, según gobierno

 

El ejército colombiano abatió al hombre "más cercano y de mayor confianza" del máximo jefe de FARC, Alfonso Cano, junto a otros dos guerrilleros, en un combate en la localidad de Aipe (270 km al sur de Bogotá), aseguró el gobierno este lunes.

 

Imagen tomada de la TV de Alfonso Cano, jefe de la guerrilla colombiana FARC. Uno de sus principales fue abatido anunció Bogotá que sostiene que está cerca de dar con Cano

 

El ejército colombiano abatió al hombre "más cercano y de mayor confianza" del máximo jefe de FARC, Alfonso Cano, junto a otros dos guerrilleros, en un combate en la localidad de Aipe (270 km al sur de Bogotá), aseguró el gobierno este lunes.

 

"Podemos confirmar la muerte de alias Jerónimo Galeano, el guerrillero más cercano y de mayor confianza de Cano. Y estamos avanzando, acercándonos a Cano, le estamos cerrando el cerco y él será el siguiente en ser apresado o abatido", dijo el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, a periodistas.

 

Galeano -cuyo nombre de pila es Arquímedes Muñoz- era uno de los "objetivos de alto valor" de las tropas oficiales, y su muerte "implica que las FARC pierden a uno de sus miembros estratégicos", dijo el ministro en conferencia de prensa en Bogotá.

 

"No sólo era miembro del Estado Mayor de las FARC -que sigue en jerarquía al Secretariado (mando central de las FARC)- sino el jefe de uno de los siete comandos conjuntos de esa guerrilla", agregó. "Se encargaba de extorsionar en los departamentos -provincias- de Huila y Tolima", precisó.

 

El rebelde abatido, de 57 años, perteneció a las FARC durante los últimos 38 años. La Fiscalía colombiana le dictó más de una veintena de órdenes de captura por los delitos de hurto, secuestro, homicidio, lesiones personales y terrorismo.

 

La inteligencia militar colombiana lo acusaba también de haber planeado numerosos ataques armados a sedes policiales de Tolima (centro) y Huila (suroeste) y de haber ordenado la detención de vehículos particulares en carreteras de esa región para secuestrar a sus ocupantes y pedir rescate a cambio de su liberación.

 

La operación se logró luego de información suministrada por un guerrillero desmovilizado y de una operación de infiltración a las filas rebeldes que duró seis días, dijo. Los combates fueron en una región montañosa de Huila, el domingo en la mañana.

 

El presidente Juan Manuel Santos aseguró a través de Twitter que este hecho comprueba que su gobierno no ha bajado la guardia en la lucha contra los grupos armados ilegales.

 

Los militares también abatieron a otros dos señalados guerrilleros, entre ellos una mujer, e incautaron armas y explosivos en Aipe, según la versión oficial. En el operativo murió un soldado, precisó Rivera.

 

La guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la mayor de Colombia, con entre 9.000 y 11.000 combatientes, ha intensificado sus ataques en varias localidades en las últimas semanas, según las autoridades


Dado de baja “Jerónimo”

COLPRENSA/APIC

 

Arquímedes Muñoz Villamil alias “Jerónimo”


A pesar de la intensificación en los operativos contra ‘Alfonso Cano’, los resultados aún no dan con la caída de algún integrante destacado del Secretariado.

 

A diez días de que venza el plazo dado por el Presidente Juan Manuel Santos, para que este mes se convierta en el segundo “marzo negro” de las Farc,  ayer se cristalizó el golpe más fuerte que podría haber recibido la guerrilla en 20 días: la muerte de Arquímedes Muñoz Villamil alias ‘Jerónimo’, jefe del Comando Central y quien sería uno de los hombres próximos a ‘Cano’.

 

Su muerte se habría producido durante un enfrentamiento con el Ejército ayer en zona rural del sector conocido como Chapinero, región limítrofe entre Huila y Tolima.

 

Hacia las siete de la noche se pudo confirmar la identidad de alias ‘Jerónimo’ y quedó pendiente la de otros tres guerrilleros de las Farc que habrían muerto en los mismos hechos junto con un militar. Los cadáveres fueron llevados a Neiva donde les practicaron el cotejo de huellas digitales para dar con sus verdaderos nombres.

 

‘Jerónimo’ se considera un importante hombre de las Farc por su poder en el Comando Conjunto Central, sus 38 años en la subversión y su desempeño como Miembro del Estado Mayor Central, cabecilla del frente 66 y de la Columna Móvil Héroes de Marquetalia. En su contra pesaban 13 órdenes de captura por homicidio agravado, terrorismo y secuestro extorsivo, entre otros delitos.

 

A la muerte de ‘Jerónimo’ se suman otros golpes en lo corrido del mes como la captura de Herminsul Arellán Barajas alias ‘Omar’ o ‘Pedro’, quien habría sido el explosivita responsable del carro-bomba en El Nogal en 2003; la muerte en combate el 15 de marzo de Oliver Solarte, jefe del frente 48 de las Farc señalado de  manejar las redes internacionales del narcotráfico y la de alias ‘Fidel’ el 11 del mismo mes



Movimiento Bolivariano de Colombia

Pide a FARC cese unilateral al fuego

 

El movimiento bolivariano de izquierda de Colombia pidió el martes a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) considerar la posibilidad de decretar un cese al fuego como señal de su voluntad para una salida negociada al conflicto.

 

El movimiento bolivariano de izquierda de Colombia pidió el martes a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) considerar la posibilidad de decretar un cese al fuego como señal de su voluntad para una salida negociada al conflicto.

 

"Complementario a la liberación de rehenes, sin renunciar al intercambio humanitario, consideren la posibilidad de (decretar) un urgente cese al fuego unilateral que sea otra señal más de su voluntad de paz", señaló el movimiento en un comunicado firmado por su director, David Corredor.

 

El 8 de diciembre, las FARC anunciaron la liberación unilateral de cinco rehenes (dos militares, dos concejales y un policía) en una operación que está prevista para as próximas semanas y en la que el gobierno de Brasil suministrará la logística.

 

El minoritario Movimiento Bolivariano de Colombia reconoce que su ideario está inspirado en las ideas del presidente venezolano Hugo Chávez. Corredor fracasó en su intento de presentar su candidatura a la elección presidencial de 2010.

 

Tras una eventual tregua "estaremos atentos como pueblo colombiano a los pasos siguientes para participar en la elaboración de una renovada agenda de paz que incluya inexorablemente una nueva ley de justicia y paz y una nueva reforma política que permita elecciones más justas y equitativas", agregó el mensaje.

 

En un mensaje divulgado el viernes por la agencia de noticias Anncol (www.anncol.eu), el líder de las FARC, Alfonso Cano, se refirió a dos proyectos de reparación a las víctimas del conflicto interno y de restitución de tierras en un discurso que algunos analistas interpretaron como una flexibilización de la guerrilla.

 

Estas leyes reconocen de igual manera a las víctimas de paramilitares, narcotraficantes, guerrillas y agentes del Estado desde 1991, y se calcula que beneficiará a cerca de 4 millones de personas. Además, consagra la devolución de tierras a campesinos despojados de ellas por grupos ilegales.

 

 

Bogotá suspenderá acciones militares

Por 36 horas para liberación de rehenes

 

El gobierno colombiano acordó el martes con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) suspender por 36 horas las operaciones militares en el área donde vayan a ser entregados los cinco rehenes que la guerrilla de las FARC ofreció liberar, anunció un funcionario.

 

El gobierno colombiano acordó el martes con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) suspender por 36 horas las operaciones militares en el área donde vayan a ser entregados los cinco rehenes que la guerrilla de las FARC ofreció liberar, anunció un funcionario.

 

"(Se suspenderán) las operaciones de la Fuerza Pública durante un término de 36 horas y en un ámbito geográfico por establecer, pero que debe ser absolutamente razonable y proporcional a las estrictas necesidades de seguridad de este proceso", aseguró el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera.

 

Rivera se reunió con el delegado del CICR en Colombia, Christophe Beney, que precisó que la operación de liberación se iniciaría en "una semana o diez días" después de que las FARC den a la ex senadora Piedad Córdoba las coordenadas para la entrega de los rehenes.

 

El ministro aclaró que la suspensión de operaciones "no incluye patrullajes de la Policía en centros urbanos" y que su despacho deberá ser notificado "con mínimo 23 horas de anticipación para iniciar la cuenta regresiva y adelantar acciones correspondientes al cumplimiento de los compromisos suscritos".

 

Las FARC, principal guerrilla de Colombia, anunciaron el 8 de diciembre que liberarán unilateralmente al mayor de policía Guillermo Solórzano, al cabo del Ejército Salín Sanmiguel, al infante de marina Henry López Martínez y a los concejales Marcos Vaquero y Armando Acuña, secuestrados entre 2007 y 2010.

 

 

Liberación de cinco rehenes de colombiana FARC entra en etapa final

 

El proceso de liberación unilateral de cinco rehenes secuestrados por las FARC entró en la etapa final con el diseño de protocolos de seguridad entre Colombia, Brasil y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), para recibirlos probablemente en las próximas dos semanas.

 

El proceso de liberación unilateral de cinco rehenes secuestrados por las FARC entró en la etapa final con el diseño de protocolos de seguridad entre Colombia, Brasil y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), para recibirlos probablemente en las próximas dos semanas.

 

Los protocolos incluirán la suspensión por 36 horas de las operaciones militares en la zona donde se vaya a llevar a cabo la entrega, anunció el martes el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera.

 

"(Se suspenderán) las operaciones de la Fuerza Pública durante un término de 36 horas y en un ámbito geográfico por establecer, pero que debe ser absolutamente razonable y proporcional a las estrictas necesidades de seguridad de este proceso", señaló Rivera.

 

Estamos en "la antesala para poder iniciar los operativos" de la recepción -probablemente en medio de las selvas del país-, de dos civiles y tres uniformados rehenes de la guerrilla marxista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), dijo por su parte Eduardo Pizarro, delegado del gobierno para este proceso.

 

"El balón se encuentra en el campo de las FARC porque todo lo necesario para las liberaciones está listo. Estamos esperando simplemente las coordenadas de los lugares en los cuales se van a producir las liberaciones", agregó a la radio Caracol de Bogotá.

 

El ministro de Defensa se entrevistó con Christophe Beney, jefe del CICR en Colombia, quien había solicitado antes la interrupción de las acciones militares. Beney añadió que la operación se iniciaría "una semana o diez días" después que las FARC den a la ex senadora Piedad Córdoba las coordenadas para la entrega.

 

Brasil facilitará la logística y para ello suministrará dos helicópteros con sus tripulaciones como ya lo hizo en otras dos operaciones similares. Los aparatos brasileños llevarán las insignias de la Cruz Roja Internacional.

 

El ministro aclaró que la suspensión de operaciones "no incluye patrullajes de la Policía en centros urbanos" y que su despacho deberá ser notificado "con mínimo 23 horas de anticipación para iniciar la cuenta regresiva y adelantar acciones correspondientes al cumplimiento de los compromisos suscritos".

 

El representante de la CICR sostuvo este martes una reunión con Pizarro, el delegado de la embajada de Brasil y la ex senadora Córdoba, designada por las FARC para recibir a los secuestrados.

 

Este jueves habrá otra reunión en el ministerio de Defensa para estudiar las medidas de seguridad, dijo un portavoz a la AFP.

 

Pizarro advirtió no obstante que "los actos de perturbación del orden público no facilitan la gestión", en una tácita alusión a las acciones violentas que las FARC han cometido en lo que va del año.

 

De todas maneras, consideró como un "hecho irreversible" las liberaciones de los cinco rehenes, anunciadas por las FARC el 8 de diciembre.

 

Las FARC, principal guerrilla de Colombia, anunciaron ese día que liberarán unilateralmente al mayor de policía Guillermo Solórzano, al cabo del Ejército Salín Sanmiguel, al infante de marina Henry López Martínez y a los concejales Marcos Vaquero y Armando Acuña, secuestrados entre 2007 y 2010.

 

Los uniformados hacen parte de un grupo de 19 policías y militares que tienen en su poder, algunos desde hace 13 años, en tanto que los dos políticos son los únicos civiles que las FARC admiten tener entre sus secuestrados con carácter extorsivo.

 

 

En 2010, 2.381 rebeldes

Abandonaron guerrillas colombianas, según gobierno

 

Un total de 2.381 combatientes de las guerrillas colombianas abandonaron las filas rebeldes en 2010, la mayoría de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), reportó el gobierno.

 

Un total de 2.381 combatientes de las guerrillas colombianas abandonaron las filas rebeldes en 2010, la mayoría de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), reportó el gobierno.

 

"En el 2010 se desmovilizaron -desertaron- 2.381 guerrilleros. De ese total, 2.009 pertenecían a las FARC; 359, al ELN (Ejército de Liberación Nacional); y, 13 a guerrillas disidentes", según el estatal Programa de Atención Humanitaria al Desmovilizado, adscrito a la Presidencia de la República.

 

"Estas personas decidieron entregar voluntariamente las armas, para iniciar un proceso de reintegración a la vida civil de la mano del Gobierno Nacional. Tan sólo en diciembre se desmovilizaron 175 guerrilleros, de los cuales 158 pertenecían a las FARC y 17 al ELN", concluyó el reporte.

 

Las FARC, creadas en 1964, es la principal guerrilla colombiana con unos 7.000 a 11.000 combatientes. Le sigue el guevarista ELN, que contaría con entre 2.500 y 4.000 combatientes, según el Ejército y organizaciones no gubernamentales que estudian el conflicto armado.

 


Desconcierto en familiares de secuestrados que no serán entregados por las Farc

Por: Elespectador/APIC

 

El pequeño Johan Martínez celebró las liberaciones, pero se lamentó de no encontrar a su padre en la lista.

 

El pequeño hijo del Sargento del Ejército, Livio José Martínez Estrada, se lamentó por no encontrar a su padre en la lista de cautivos que serán liberados unilateralmente por esa organización insurgente próximamente.

 

Aún cuando Johan Steven Martínez se mostró satisfecho con el anuncio de la guerrilla y les dio la bienvenida anticipada, dijo que lamenta profundamente que su padre siga allí retenido.

 

El Sargento Estrada, quien ostentaba la condición de Cabo en el momento en el que fue secuestrado, cumplirá nueve años retenido por las Farc el próximo 21 de diciembre.

 

A través de la agencia de noticias Anncol, los rebeldes anunciaron su voluntad de devolverles la libertad a cinco de los secuestrados [1] como una acto desagravio a la senadora Piedad Córdoba, destituida e inhabilitada en el ejercicio de funciones públicas durante 18 años por decisión de la Procuraduría.

 

 

Farc anuncian la liberación de cinco secuestrados

Por: Elespectador/APIC

 

Dicen que es un acto de desagravio por la sanción de la Procuraduría a Piedad Córdoba.

 

En una carta enviada a Piedad Córdoba, ex senadora de la República, -y publicada en Ancol- las Farc anunciaron la liberación de cinco secuestrados [1] y criticaron la decisión de la Procuraduría de destiuir a Córdoba del Senado e inhabilitarla por 18 para desempeñar cargos públicos por sus supuesto vínculos con ese grupo guerrillero.

 

"Como un gesto de humanidad y de desagravio a la senadora de la paz, liberaremos a los siguientes cinco prisioneros: Mayor de la policía Guillermo Solórzano, Cabo del ejército Salín Sanmiguel, Infante de marina Henry López Martínez, y a los presidentes de los consejos (SIC) municipales de San José del Guaviare Marcos Vaquero y de Garzón Huila Armando Acuña, estos últimos investigados por las FARC por corrupción. La decisión está tomada y la fecha dependerá de las garantías que otorgue el gobierno para que la senadora Córdoba pueda recibir a los que serán liberados", dice la misiva.

 

La carta está firmada por el jefe máximo de las Farc [1], alias 'Alfonso Cano' y señala que las Farc seguirán insistiendo en el canje como medida  para la liberación de los demás secuestrados y cuyo objetivo principal es la liberación por parte de las autoridades de otro jefe guerrillero, alias 'Simón Trinidad', preso en Estados Unidos.

 

Alias 'Alfonso Cano' desestima el denominado proceso de la Farc-política y dice que no puede existir algo similar, pues nunca "porque nunca hemos orientado votar por Piedad Córdoba".

 

En la carta el líder del ese grupo ataca al Produrador General, Alejandro Ordoñez, por su decisión y se va lanza en ristre contra el gobierno del ex presidente Álvaro Uribe, por lo que ellos consideran como "la invención" de la Farc-política.


La nueva estrategia de las Farc

 


Informe de Nuevo Arco Iris hace un balance de la situación de esta guerrilla después de la caída del 'Mono Jojoy'. Mientras el Bloque Oriental quedó derrotado, el Comando Conjunto de Occidente, al mando de 'Cano' y 'Pablo Catatumbo', se fortalece. ¿Por qué?

 

¿Cómo ha cambiado la dinámica de la confrontación armada entre las Farc y la Fuerza Pública durante el 2010? Esa es una de las preguntas que la Corporación Nuevo Arco Iris intenta resolver con el Informe seguridad y conflicto armado 2010, “balance de las Farc después de 'Jojoy'”, publicado en la mañana de este miércoles.

 

En el capítulo titulado De la guerra de ‘Jojoy’ a la guerra de ‘Cano’, el documento señala que si bien la muerte de Víctor Julio Suárez fue el punto final del debilitamiento del Bloque Oriental, se fortaleció el Comando Conjunto de Occidente, que tiene presencia en los departamentos de Nariño, Cauca y Valle del Cauca. Esta estructura, al mando de Guillermo León Sáenz, alias ‘Alfonso Cano’, y Jorge Torres Victoria, alias ‘Pablo Catatumbo’, adoptó una nueva estrategia de atomización y utilización de armas artesanales.

 

Acciones en Cauca, Nariño, Valle, Caquetá, norte del Huila y sur del Tolima muestran una importante actividad militar del grupo guerrillero, que ha llevado a que cerca de 1.800 militares queden fuera de combate.“Es notorio como, durante el año 2010, de los cerca de 400 campos minados activados cerca de 80 fueron en vías de comunicación, muchos de ellos activados al paso de contingentes militares. Es decir más que minas de carácter defensivo son ofensivas”, dice el informe.

 

Las Farc han cambiado su estrategia a la acción de pequeños grupos, evitan la construcción de grandes campamentos y la concentración de tropas. Ese reacomodamiento, sin embargo, no significa mayor fortaleza, pero sí demuestra una capacidad de adaptación de la guerrilla a las nuevas condiciones de combate. Según el informe, esa adaptación obliga a las Fuerzas Militares a cambiar de estrategia, que para el ataque al Bloque Oriental, al mando del ‘Mono Jojoy’, dieron un gran salto en movilidad aérea, en inteligencia y en construcción de redes de cooperantes entre la población.

 

Y es que las bajas de la Fuerza Pública, entre muertos y heridos, en el año 2010, ascienden casi hasta 2.500. La cifra ya supera a la que se registró en 2002 cuando se presentaron 2.236 y a 2009, año en el que se registraron 2.320 bajas, indica el informe basado en fuentes judiciales.

 

En lo que va de 2010 un total de 69 estructuras de las Farc presentaron acciones armadas, 184 municipios registraron acciones militares de esta guerrilla.

 

Nuevo escenario del conflicto: la cordillera central

 

Al debilitamiento del Bloque Oriental, que tuvo su detonante con la caída del ‘Mono Jojoy’, se contrapone el fortalecimiento del Comando Conjunto de Occidente que opera en los departamentos de Valle del Cauca, Cauca, Nariño y sur del Chocó, junto al Comando Conjunto Central en el Sur del Tolima, Norte del Huila y Oriente tolimense.

 

El informe de la Corporación Nuevo Arco Iris señala que el fortalecimiento coincide con el protagonismo que adquirieron ‘Alfonso Cano’ y ‘Pablo Catatumbo’, y con una nueva etapa de las Farc, caracterizada por la estrategia de movilización de pequeños contingentes de tropa.

 

El terror de las minas antipersonales

 

La utilización de campos minados y minas antipersonal se mantuvo constante con respecto al año 2009. Sin embargo, se ha convertido en el segundo tipo de acción militar implementada por el grupo guerrillero. Además, ha cambiado el modus operandi tradicional en la instalación de las minas.

 

En el sur del Tolima, Guaviare, Meta y Sur de Bolívar, por ejemplo, han dejado de sembrar minas y las han puesto en las ramas de los árboles a una altura de dos o tres metros. Al paso de las personas se activan causando daños en el rostro o provocando la pérdida de la visión, entre otros daños.

 

“Es de tal magnitud que el Ejército nacional se ha visto obligado a crear seis grupos Marte Divisorio, un Batallón de desminado y un pabellón adicional en el hospital militar para la atención de los miembros de la fuerza pública caídos en minas. En la actualidad el Batallón de Desminado se encuentra realizando operaciones en los departamentos de Antioquia, Caldas, Meta y Bolívar. Por su parte, los grupos Marte realizan tareas en Nariño, Caquetá y otros municipios del país”, se lee en el documento.

 

Aumentaron los hostigamientos

 

Otra particularidad que, según Nuevo Arco Iris, se ha presentado durante este año es el aumento de los hostigamientos. Nada más en los primeros diez meses de 2010 se registraron 341, de los cuales más de 70 se dieron contra estaciones policiales ubicadas en cabeceras municipales y otras 58 contra patrullas policiales en movimiento. En lo que va del año, en 42 ocasiones han sido hostigados municipios del Norte del Cauca.

 

Aumentaron los combates

 

El informe señala que en 2010 se ha producido un alto número de combates: más de 400. “Un combate, entendido como una acción militar de choque entre dos estructuras enemigas por más de 120 minutos, mostraría que las Farc aún mantienen una fuerte capacidad bélica en varias regiones del país”, argumenta el documento.

 

La investigación advierte que si bien “las Fuerzas Militares están dedicando una parte importante de sus esfuerzos de inteligencia y movilidad aérea a ubicar y golpear a los miembros del Secretariado y del Estado Mayor Central (...) los resultados aún no son definitivos y cabe la posibilidad de que las Farc tengan un nuevo aire en los años venideros”.

 


Farc multiplican sus ataques y retoman la "guerra de guerrillas"

 

Por: Agencia EFE/APIC

 

El Director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos aseguró que la guerrilla volvió a su antigua estrategia "atacar y esconderse para evitar el contacto con el enemigo". 


Los al menos 20 policías y militares que han muerto esta semana en diversos ataques de las Farc ponen en evidencia que el grupo guerrillero sigue muy activo y que ha vuelto a la estrategia de la "guerra de guerrillas" de antaño.

 

La muerte de su jefe militar, alias "Mono Jojoy", en una operación conjunta de las fuerzas de seguridad en septiembre pasado "no desestructuró a las Farc", que siguen teniendo "una capacidad operativa importante", dijo el director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), el analista Jorge Restrepo.

 

A eso se suma el hecho de que las Farc "han vuelto a la guerra de guerrillas de antes, a atacar y esconderse, para evitar el contacto con el enemigo", apuntó este especialista en el conflicto armado y profesor de la Universidad Javeriana de Bogotá.

 

Con esa nueva estrategia de fondo, la guerrilla más antigua de América Latina "ha multiplicado" sus ataques contra militares y policías, según Restrepo, con acciones como la colocación de explosivos al lado de carreteras para detonarlos al paso de convoyes de las fuerzas de seguridad.

 

"Retrocedimos 15 años", porque en este 2010 se están registrando unos 60 ataques armados a la semana, lo que da "unos 700 al año", una cifra "similar a la de 1994", advirtió Restrepo.

 

Así las cosas, el año terminará con "cerca de mil" policías y militares muertos en combates, atentados o por explosiones de minas antipersonal colocadas por las Farc, subrayó este analista.

 

En la misma línea, un informe reciente de la organización no gubernamental Corporación Nuevo Arco Iris señala que, en lo que va de año, cerca de dos mil militares han muerto o quedado heridos en acciones guerrilleras.

 

El Gobierno no suele difundir cifras al respecto, pero el pasado 12 de noviembre el presidente Juan Manuel Santos reveló que hasta esa fecha habían muerto 174 policías.

 

Tras septiembre, un mes particularmente violento con alrededor de medio centenar de policías y militares fallecidos en las dos semanas previas a la muerte de "Jojoy", noviembre también está siendo trágico.

 

Solo en esta semana han muerto al menos 20 policías y militares en diversos ataques de la guerrilla en regiones del sur del país. En uno de ellos, en el Huila, los rebeldes asesinaron y decapitaron a dos soldados que habían quedado heridos, según el Ejército.

 

Este mismo sábado se produjeron tres acciones de las Farc en los departamentos de Caquetá, Nariño y Putumayo, todos en el sur, con un saldo de al menos siete muertos, entre ellos cuatro civiles.

 

Las Farc"están reorganizándose" alrededor de su jefe máximo, Guillermo León Saenz, alias "Alfonso Cano", sostuvo Restrepo, para quien "la guerra en Colombia se ha regionalizado y marginalizado".

 

De acuerdo con las investigaciones del Cerac, la guerrilla se concentra hoy en día en cuatro regiones: el Urabá (noroeste); la "media luna" alrededor de la frontera con Venezuela, donde hay "alto riesgo para la población civil; el suroeste, desde el Cauca indígena hasta Ecuador; y Meta y Caquetá (centro-sur).

 

En las ciudades, solamente mantienen cierta capacidad en Cali, Buenaventura y Neiva, todas en el sur, "especialmente con milicias que colocan explosivos", detalló Restrepo.

 

Mientras, la Corporación Nuevo Arco Iris destaca que las FARC "han recuperado territorio" en el Caquetá, Huila, Tolima y la costa pacífica, donde opera su Bloque Sur, y allí "muestran una actividad militar constante".

 

Los bombardeos contra cabecillas como "Jojoy" han tenido éxito, pero la violencia podría recrudecerse en un futuro de la mano de una guerrilla "dispersa, sin comando ni control", apuntó Restrepo, para quien nunca como hoy el "balance militar" a favor del Estado ha sido "tan favorable a una negociación de paz".

 

Pese a todo, "no creo que haya un diciembre negro", concluyó Restrepo, en referencia a la reciente advertencia de la Agencia de Noticias Nueva Colombia (Anncol), afín a las Farc, en el sentido de que "se presagia un fin de año intenso" en el que los rebeldes "se alistan para golpear con contundencia (a) las Fuerzas Militares".

 

El propio presidente Santos dijo hace una semana que, según información de inteligencia, las Farc estarían preparando ataques para vengar la muerte de "Mono Jojoy" en este fin de año.

 

 

La incógnita de 'Fabián'

 

 En los últimos momentos, antes del bombardeo, 'Fabián Ramírez' planeaba un entierro simbólico del 'Mono Jojoy' y se movía a las tres de la mañana para evadir el cerco militar. SEMANA/APIC revela el contenido de su maletín.

 

Cuando comandos de la Policía y fuerzas especiales del Ejército encontraron el maletín plateado entre la maleza, tuvieron la certeza de que ahí estaba 'Fabián Ramírez'. Este guerrillero, al que el país conoció como uno de los duros de las Farc durante los diálogos del Caguán y como estratega militar del temible Bloque Sur, no dejaba para nada ese portafolio duro y brillante.

 

La tropa lo encontró en la madrugada del sábado 20 de noviembre, luego de un feroz bombardeo al campamento del guerrillero, en un recóndito paraje de San Vicente del Caguán, entre el caño Aguas Claras y el río Camuya. Abrieron el maletín y encontraron memorias digitales, dinero en efectivo, fotos y documentos. Pero de 'Fabián', nada.

 

Los casi 150 hombres de la fuerza pública que estuvieron en el área, una espesa selva llana, recuperaron los cadáveres de cuatro insurgentes, entre ellos el del 'Negro Mosquera', un ideólogo de las Farc de mucha influencia en el Bloque Sur, que incluso estaba destinado a reemplazar en el estado mayor a 'Domingo Biojó', muerto en combate hace dos meses. Entre los muertos también estaban dos guerrilleros, 'Raúl' y 'Álvaro', y una mujer conocida como 'Tania', que manejaba la radio.

 

'Amalia', quien junto con 'Disney', cocinera del jefe subversivo, sobrevivió al bombardeo y fue capturada, les dijo a los uniformados que allí estaba 'Fabián Ramírez' y que lo vio herido antes de perder el conocimiento. Según su relato, 'Fabián' no andaba con más de 15 personas y había renovado su seguridad personal cinco meses atrás. 'Amalia' contó además que después de la muerte de 'Jojoy' se levantaba a las 2 o 3 de la mañana, cambiaba de sitio de dormir y no duraban más de 15 días en el mismo campamento. Y que antes del bombardeo solo oyó cuando el centinela dijo: "¡Las bombas, las bombas!".

 

Todo indica que unos ocho guerrilleros se escondieron monte arriba en el campamento de otro subversivo conocido con el alias de 'el Burro Octavio'. Pero a ese sitio tampoco, según los reportes de inteligencia, llegó 'Fabián Ramírez'. Por comunicaciones interceptadas a los guerrilleros en los días siguientes, se supo que entre los subversivos que habían logrado salir con vida estaba 'Patricia', compañera de 'Ramírez', quien quedó herida.

 

Las fuerzas militares, por las condiciones en que quedó el sitio del bombardeo, no descartan que los restos de 'Fabián' hayan quedado esparcidos en el monte. Las bombas, según el testimonio de un uniformado, tumbaron inmensos árboles y abrieron un cráter de más de diez metros, y esa misma cantidad de tierra desalojada tapó un tramo del caño, enterró los cambuches de la guerrilla y dejó metros bajo tierra los cuerpos de subversivos que se encontraban en el lugar.

 

¿Cómo se llegó a él?

 

Tras la caída de 'Manuel Marulanda', 'Raúl Reyes', 'el Mono Jojoy' e 'Iván Ríos', son pocos los jefes guerrilleros legendarios que, según las autoridades, están en territorio colombiano. 'Fabián Ramírez', un hombre nacido en Paujil, Caquetá, hace 47 años, que llevaba 27 de ellos en las Farc, es uno de los blancos.

 

En alianza con 'Joaquín Gómez', 'Fabián' ha comandado el Bloque Sur de esta guerrilla. Organismos de inteligencia aseguran que es uno de los responsables del asesinato, el pasado diciembre, del Gobernador del Caquetá; de la toma a la base militar de Las Delicias, en 1996, y del ataque a El Billar, en el que murieron 63 soldados en 1998. Además, hace mes y medio el presidente Juan Manuel Santos dio noticias de él cuando aseguró que en el computador del 'Mono Jojoy' se había encontrado un correo electrónico en el que se leía que 'Joaquín Gómez', del Secretariado, había autorizado a 'Ramírez' para que este fusilara a su hermano.

 

El Batallón de Inteligencia Militar del Ejército y el Gaula de la Policía le hicieron un sesudo rastreo. Tenían claro, por ejemplo, que de la imagen robusta y saludable que los colombianos conocieron de 'Fabián' en los diálogos del Caguán, hace 10 años, cuando era vocero de las Farc, hoy queda poco. Estaba flaco, canoso y había pasado por duras enfermedades que lo obligaron a una dieta rigurosa. Incluso a mediados de este año, un médico del Bloque Sur tuvo que tratarlo por una enfermedad crónica del aparato digestivo. Por obligación desayunaba frutas (mientras se pudiera), tomaba avena en las noches y comía maní. Leía mucho y escribía bastante.

 

Gracias al seguimiento pudieron determinar con precisión que en la madrugada de ese sábado 'Ramírez' iba a estar reunido con otros jefes guerrilleros. La idea, al parecer, era hablar de un replanteamiento estratégico para evitar las desmovilizaciones en el Bloque Sur y sobre un posible entierro simbólico que la organización le iba a hacer a 'Jojoy'.

 

Por eso, luego de que se dio el bombardeo, estaban convencidos de que 'Fabián' había caído, y el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, salió a anunciarlo. Como en los tiempos del capo del narcotráfico Pablo Escobar, cuando encontraban el café caliente, esta vez encontraron el maletín plateado. En él se encontraron manuscritos de 'Fabián' en los que se alcanza a leer el reporte de "lo positivo y lo negativo" de algunos cabecillas de su bloque. Además, una larguísima lista de nombres, de personas aparentemente de la región y sus teléfonos celulares. En los documentos encontrados se espera poder descifrar claves del negocio del narcotráfico que, según las autoridades, 'Fabián' también movía para las Farc.

 

Después del bombardeo del 20 de noviembre, en la zona se quedaron decenas de policías y militares escarbando a punta de pala y perros entrenados las huellas de 'Fabián Ramírez'. Pero levantar toneladas de tierra con herramientas de campo es imposible en poco tiempo, y las Farc son una amenaza latente que puede atacar en cualquier momento. De hecho, lo que ha hecho esta guerrilla en medio de golpes contundentes como el de 'Jojoy' y este de 'Fabián Ramírez' es atacar a la fuerza pública: solo esta semana, 30 miembros de la fuerza pública murieron por sus acciones.

 

De estar vivo, este hombre, que se jactaba en el Caguán de haberse retirado de la carrera del sacerdocio, puede que no esté en muy buenas condiciones, pues muchos de los guías que lo acompañaban ya no están con él, las operaciones militares tienen cercada la zona y las posibles heridas y su enfermedad lo hacen lento y vulnerable.

 

 

¿Dónde está 'Fabián Ramírez'?

 

Tres días han pasado desde que se supo de la posible muerte del guerrillero. Sin embargo, aún no dan con su cuerpo. Hoy es buscado tanto por el Gobierno como por las Farc. 


Si hasta seis días después del bombardeo que acabó con la vida de alias el ‘Mono Jojoy’ se encontraron cuerpos de guerrilleros muertos en el lugar donde se dio el bombardeo, no es descabellado pensar que aún se pueda hallar el cadáver de alias ‘Fabián Ramírez’, quien pudo haber caído el sábado en un bombardeo de la Fuerza Aérea a un campamento de las Farc en Caquetá, un deceso que aún nadie logra confirmar.

 

Y no sólo el Gobierno intenta dar con su paradero. La guerrillera también está buscando a alias ‘Fabián Ramírez’, pues según una comunicación interceptada, un subversivo pregunta por la suerte del guerrillero.

 

"¿Qué saben de Fabián? Por aquí no hay reporte todavía", señala una radioperadora, e insiste "nadie tiene información sobre 'Fabián' y lo están buscando", según información revelada por el diario El Tiempo.

 

Por eso aún ninguna de las hipótesis que el martes dio a conocer el comandante del Ejército, general Alejandro Navas, se descarta. Y puede ser que esté muerto, sepultado, debajo de los escombros que quedaron en el bombardeo, o que haya escapado, aún estando herido.

 

Por ahora, la llamada Operación Némesis sigue buscando al guerrillero. Cerca de 200 hombres esperan dar con el cuerpo del subversivo y así confirmar este duro golpe para la red de tráfico de drogas de las Farc, teniendo en cuenta que Ramírez al parecer coordina la exportación de hasta de diez toneladas de cocaína mensuales, según lo confirmó la Policía Antinarcóticos.

 

Cabe recordar que sobre alias ‘Fabián Ramírez’ recaen trece órdenes de captura y que dentro de su prontuario está el ataque a la base de Las Delicias, la toma de Patascoy y la del puesto de Policía de El Billar.

 

¿Quién es?

 

Cuando Juan Manuel Santos llegó al ministerio de Defensa en 2006, una de sus primeras decisiones fue ampliar la lista de “terroristas más buscados” por las autoridades colombianas.

 

En esa lista negra, además de los jefes del secretariado de las Farc, se incluyó a 'Fabián Ramírez', quien se dejó ver mucho durante las negociaciones en el Caguán, en el gobierno de Andrés Pastrana y a quien se señala de ser el responsable de que las Farc incursionaran en el negocio ilícito del narcotráfico.

 

Antes de hacer el anuncio del bombardeo que la fuerza pública llevó a cabo cerca de aquella zona de distención, en inmediaciones de San Vicente del Caguán (Caquetá), el Presidente de la República calificó a alias ‘Fabián Ramírez’ como un “criminal”.

 

Registros de las autoridades dicen que José Benito Cabrera Cuevas, nació el 6 de julio 1963 en El Paujil , Caquetá. Hasta 2004, era el comandante de las Farc en el Frente 14. Pero en la nueva estructura de esta guerrilla es miembro del Estado Mayor y era el segundo al mando del Bloque Sur, antes de la muerte de uno de sus mentores, alias ‘Mono Jojoy’.

 

A Ramírez lo responsabilizan de la producción de más mil toneladas de cocaína y por él el Departamento de Estado de EE.UU. ha ofrecido una recompensa de hasta de 2,5 millones de dólares.

 

Hace un mes su nombre sonó mucho, pues un supuesto correo electrónico encontrado en uno de los computadores del Mono Jojoy daba cuenta del permiso que Ramírez había pedido para ejecutar a su propio hermano, también guerrillero de las Farc.

 

Santos dijo que José Benito Cabrera Cuevas tiene pendientes más de 13 órdenes de captura por tomas de las Farc a puestos militares y de Policía, como el realizado en agosto de 1996 a la base de Las Delicias en Putumayo, donde murieron más de 28 militares.

 

"Si se confirma (la muerte) es un golpe contundente contra las Farc", dijo Santos el sábado, al explicar su relevancia.

 

La crueldad de ‘Fabián Ramírez’

 

El guerrillero 'Fabián Ramírez', alias de José Benito Cuevas Cabrera, "pidió autorización para ejecutar" a su propio hermano, según un correo hallado en los computadores del jefe militar de las Farc, alias el 'Mono Jojoy', reveló hace un mes el presidente, Juan Manuel Santos.

 

"En una parte del correo dice lo siguiente: dice 'Joaquín Gómez': 'Fabián me pidió autorización para ajusticiarlo y se la di. La única sugerencia que le hice fue que mientras más rápido, mejor, para evitar que nos haga el menor daño'", dijo Santos.

 

"¿Saben de quién se trata este mensaje? De su propio hermano. 'Fabián Ramírez'. Ese bandido, ejecutó, según ese correo, a su propio hermano", afirmó el presidente.

 

Santos aludió al correo de 'Joaquín Gómez', alias de Milton de Jesús Toncel, miembro del secretariado de las Farc (máxima jerarquía rebelde) y quien fue jefe de 'Fabián Ramírez' cuando dirigió el "Bloque Sur" de esa guerrilla.

 

El correo electrónico está fechado el 29 de octubre de 2009 y fue hallado en los computadores que pertenecían a 'Mono Jojoy', alias de Víctor Julio Suárez Rojas, muerto en un bombardeo de las Fuerzas Militares en la Serranía de La Macarena el pasado 23 de septiembre.

 

Uno de los hermanos de 'Ramírez', Herminso Cuevas Cabrera, alias 'Mincho', fue extraditado a Estados Unidos en septiembre de 2007 tras ser detenido el 15 de diciembre de 2004, luego de que el Ejército recopilara información sobre su trabajo activo en el Bloque Sur en el que comercializaba droga de esa guerrilla