#ad-d3d9 br { display: none; }

A.P.I.C
 




 

 
 

LOS LIMITES DE DIOS PARA LA LIBERTAD

¿Son los mandamientos de Dios motivo de ánimo y aliento para usted? ¿Disfruta usted estudiándolos--y obedeciéndolos? Por ejemplo, ¿cuándo fue la última vez que meditó seriamente en los Diez Mandamientos?

--Pero Luis--dice usted--, ¿quién puede hoy día entusiasmarse con los Diez Mandamientos?

Cuando yo era niño, los mandamientos de Dios--en especial los Diez Mandamientos--eran enseñados de manera tan legalista que evité todo estudio serio sobre ellos hasta cuando terminé mis estudios en una escuela bíblica. Entonces descubrí cuán poco se ha escrito sobre los Diez Mandamientos.

Nuestra naturaleza pecaminosa hace que corrompamos lo hermoso. La ley moral de Dios--a la que el Apóstol Pablo llamó santa, justa y buena (Romanos 7:12)--la convertimos en un legalismo opresivo. Tal vez por eso fruncimos el ceño ante la simple mención de los Diez Mandamientos.

--Me hacen acordar a mi abuela, que se molestaba sobremanera cuando yo quería salir a jugar los días domingos--dirá alguno.

--El pensar en los mandamientos me recuerda a mi padre, que se negaba a leer el diario del domingo--dirá otro.

Las palabras de Dios no debieran provocar tales reacciones. Volvamos a la ley moral de Dios y sacudamos las cadenas que hemos creado los seres humanos, tal vez sinceros y bien intencionados pero pecadores al fin, que hemos torcido la belleza de los mandamientos de Dios.

Cuando el Señor dio a Israel los Diez Mandamientos, dijo: "Escuchen ustedes, pueblo de Israel, los saqué de la esclavitud no para crear otra esclavitud sino para liberarlos. Si permanecen dentro de los límites que les daré entonces serán libres. Tendrán libertad de acción. De manera que disfruten de todo lo que les he dado."

Pero la declaración de Dios también incluye una advertencia: "Mientras permanezcan dentro de mis límites, serán libres; pero si tratan de cruzar ese límite, nuevamente estarán en esclavitud."

Estoy convencido de que esta es la forma en que Dios quiere que consideremos sus mandamientos. El Apóstol Juan nos recuerda: "Sus mandamientos no son gravosos" (1 Juan 5:3). Sus mandamientos son vida.

Ahora bien, es obvio que no debemos tratar de guardar los Diez Mandamientos para alcanzar la salvación. Todos somos pecadores (Romanos 3:23) y necesitamos un Salvador, Jesucristo (Romanos 5:8). Tanto la Biblia como la experiencia nos enseñan que aunque lo intentáramos, no podríamos guardar los Diez Mandamientos (Romanos 7:1-8:4).

El propósito de los mandamientos de Dios no es proporcionar salvación sino poner un fundamento--un fundamento sobre el cual podamos ir agregando en nuestras vidas las características de Jesucristo, que vive en nosotros desde que le recibimos en el corazón (Gálatas 2:20; 3:19-29).

Le aconsejo que pase tiempo meditando en las enseñanzas de Dios. Comience con los Diez Mandamientos en Exodo 20:1-17. Al tiempo que estudia y ora, conteste las siguientes preguntas: En primer lugar, ¿qué revela cada mandamiento en cuanto al carácter de Dios? En segundo lugar, ¿de qué me libera cada mandamiento? Tercero, ¿de qué forma me protege cada mandamiento? Finalmente, si el amor es el cumplimiento de la ley (Gálatas 5:14), entonces ¿qué es lo que cada mandamiento revela en cuanto al amor?

Creo que una vez que usted responda estas cuatro preguntas, ya nunca mirará los mandamientos de Dios con una actitud negativa. Si usted los considera desde la perspectiva apropiada, descubrirá principios que aumentarán su entendimiento de su Padre celestial, infinitamente sabio y amante. ¿Por qué no hace la prueba?

 

Comprendiendo la autoridad de la Biblia

¿Tiene autoridad la Biblia? Esta es una de las preguntas más antiguas y debatidas entre los hombres. También es una de las más importantes para que consideremos en nuestro día. La gente a menudo demuestra su condición espiritual por la actitud que tiene hacia la Biblia.

Hace tiempo tuve la oportunidad de reunirme con varios pastores cerca de una ciudad en que estábamos celebrando una cruzada. Decir que nuestra conversación me produjo una especie de shock, podría parecer una exageración; sin embargo, me sorprendí sobremanera por las serias diferencias de opinión que teníamos en algunas cuestiones fundamentales. Al menos la mitad de esos pastores no aceptaba la autoridad de la Biblia como Palabra de Dios.

Varios señalaron que creían que en la Escritura había pasajes erróneos. Fue aun más sorprendente cuando admitieron que si ciertas porciones de la Biblia los incomodaban, llegaban a la conclusión de que tales porciones debían dejarse de lado por carecer de fundamento científico.

¿Nos extraña entonces que haya lugares en que la Iglesia cristiana está tambaleante? ¿Quién puede estar interesado en escuchar a pastores y predicadores que rechazan la Biblia como Palabra de Dios? ¿Con qué autoridad pueden predicar? Por otra parte, ¿cómo es posible saber cuáles pasajes bíblicos son inspirados por Dios y cuáles no?

Cuando oigo que personas que profesan ser cristianas cuestionan si la Biblia es Palabra de Dios, no puedo menos que preguntarme si los cristianos de hoy no adoran a un Dios demasiado pequeño. Después de todo, si Dios es Dios, ¿no pudo acaso escribir un libro sin errores? Claro que pudo. Y lo hizo.

Pablo pudo decir a Timoteo con toda confianza: "Pero tú sigue firme en lo que has aprendido. Ya sabes que lo que se te ha enseñado es la verdad, pues has podido comprobar la integridad de tus maestros. Además, desde la niñez conoces las Sagradas Escrituras, y éstas te dieron la sabiduría que se necesita para alcanzar la salvación mediante la fe en Cristo Jesús" (2 Timoteo 3:14-15 BD). ¿Por qué razón Pablo podía decir eso? Porque toda la Escritura es inspirada por Dios; tiene autoridad porque es Palabra de Dios, no de hombres.

Y Pedro pudo escribir: "No crean ustedes que les hemos estado relatando cuentos de hadas, cuando les hemos hablado del poder de nuestro Señor Jesucristo y de su segundo advenimiento. No. Con mis propios ojos vi su majestad" (2 Pedro 1:16 BD).

La Biblia transparenta autenticidad. Ningún otro libro tiene el sello de aprobación divino.

Recuerdo haber leído la explicación de un expositor bíblico, quien escribió lo siguiente acerca de la singularidad de la Biblia: "De todos los oráculos humanos, sin importar cuán confiables sean, vamos a la inspirada Palabra donde, en vez de declaraciones ambiguas e indignas de ser creídas, encontramos enseñanza distintiva y definida, enseñanza impregnada de autoridad e infalibilidad." En verdad podemos confiar en la Palabra de Dios.

Si Dios no fuera capaz de escribir un libro perfecto, ¿por qué confiar en un Dios así para nuestra salvación? No trato de decir que la fe en la inherencia bíblica es necesaria para la salvación. Pero sí trato de decir que debemos aceptar la Biblia como Escritura divina a fin de experimentar autoridad, poder y comunión con Dios en nuestra vida cristiana.

La fe en la completa autoridad de la Escritura es vital para el entendimiento de la vida cristiana auténtica y victoriosa. Es sólo a través de una fe tal que comenzamos a conformarnos a la imagen de Cristo.

¿Crees de todo corazón no sólo en Jesucristo como Salvador sino también en la Biblia como la Palabra de Dios, Palabra que tiene un mensaje pleno de autoridad?

 

¿Por qué se suicida la gente?

¿Cuál es la razón por la cual algunas personas toman la decisión de quitarse la vida?

Respuesta:

Jorge Mistral, el conocido actor mexicano, se quitó la vida. La noticia pareció increíble. El, que aparentemente lo tenía todo: fama, fortuna, amor, admiración y talento, no quiso seguir viviendo. ¿Por qué no pudo lograr la felicidad?

Muchos piensan que la felicidad hay que buscarla en las cosas simples, en los hechos de cada día, y así poder decir al final de la vida lo mismo que Amado Nervo: "Amé y fui amado, el sol acarició mi faz, vida no me debes nada, vida, estamos en paz". Quizá otros piensen que el secreto está en captar a cada instante los placeres que da la vida.

La conocida folklorista Violeta Parra que cantó su singular "Gracias a la vida, que me ha dado tanto, me ha dado la risa y también el llanto" quizá pensó en su momento que así encontraría la felicidad, pero a Violeta Parra el agradecerle a la vida no le dio fuerzas para llegar hasta el fin y ella misma puso término a su vida.

El éxito, la fama, el amor y el dinero, no son capaces de evitar que se enfermen y mueran nuestros seres queridos.

¿Es que entonces no existe la felicidad? Un señor me dijo: "Yo siempre pensé que cuando obtuviera mi título universitario, tuviera una esposa, mi propio hogar, y un automóvil lograría la felicidad. Lo tuve todo y nunca me sentí feliz."

¿Por qué es infeliz el hombre? ¿Por qué quiere quitarse la vida? El hombre no tiene felicidad porque no tiene paz

La felicidad no la encontramos en las cosas materiales, sino que está dentro de nosotros mismos, y la paz es la entereza para afrontar todos los problemas de la vida. Pero ¿quién tiene esa entereza?

Jesús dijo: "Les voy a dejar un regalo: paz en el alma. La paz que doy no es frágil como la paz que el mundo ofrece. Nunca estén afligidos ni temerosos" (Juan 14:27). ¿Acaso la felicidad no es estar en paz? En primer lugar, estar en paz con Dios, luego paz con nuestros semejantes, y por lo tanto paz en nuestro corazón.

Jesús no ofrece tan solo momentos de alegría pasajera ni bienestar económico, sino que da tranquilidad y entereza para todos los momentos de la vida, esa paz que viene de Dios. La Biblia dice que "tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo" (Romanos 5:1). O sea que la muerte de Cristo en la cruz trae paz a la conciencia porque ofrece perdón por nuestros pecados. Pero también hay otra paz que es tener a Cristo gobernando nuestro corazón. La paz de Cristo es distinta a la que ofrece el mundo; la paz del mundo es la ausencia de hostilidades, la paz de Cristo es un descanso continuo si recibimos a Cristo en el corazón. ¿Goza usted de esa paz? ¿Ha recibido a Cristo en su corazón?

 

¿Por qué tenía que morir nuestra hijita?

Nuestra hermosa hijita de seis años de edad acaba de morir. Nosotros creemos en Dios, siempre hemos creído en El, pero ¿por qué tenía que morir nuestra hijita siendo tan pequeña?

Respuesta:

Esta es una pregunta difícil de responder y tengo que confesar que no tengo una respuesta concreta. Es muy duro aceptar la pérdida de un hijo. Por mi parte no comprendo todos los problemas de la vida, y por más que leo la Biblia y otros comentarios al respecto, no alcanzo a comprender por qué Dios permite que muera una criatura. Sin embargo, tengo algunas observaciones que hacer.

Primero, una criatura no muere por causa de su pecado consciente, porque personalmente Dios no le imputa pecado a una criatura que todavía no tiene sentido de responsabilidad ante los ojos de Dios.

Segundo, cuando una criatura muere, inmediatamente pasa a estar con Cristo. Jesús dijo: "Dejad a los niños que vengan a Mí, porque de los tales es el reino de los cielos" (San Mateo capítulo 19).

En otras palabras, cuando muere una criatura, está amparada por la salvación que Cristo nos brindó cuando murió en la cruz por nuestros pecados.

Tercero, hay que pensar en que tal vez Dios evitó mucho sufrimiento a esta niña. Si Dios se llevó a una criatura, es porque El en su amor sabía que esa criatura va a evitarse mucho dolor, tristeza, agonía, y se la lleva en cambio al lugar que la Biblia llama "el cielo" donde nunca sufrirán, nunca tendrá luchas, nunca habrá lágrimas ni dolor.

Cuando muere un ser querido que tiene a Cristo como Salvador y Señor de su vida, nosotros sabemos que esa persona está en el mejor lugar posible, pues está con Dios. Los que sufrimos somos nosotros, los que quedamos aquí en la tierra. El famoso rey David tuvo un hijito que estuvo agonizante por varios días. El rey sufría, no quería trabajar ni comer, no tenía ánimo para nada. Dice la historia bíblica que su corazón estaba destrozado. Pero el día que la criatura murió, David se lavó, se perfumó, se afeitó y empezó a regocijarse. Cuando sus ayudantes le preguntaron por qué hacía esto, él les dijo que cuando vivía el niño había esperanza, pero ahora que estaba muerto, no había razón para ayunar. Dijo, "Yo voy a él, mas él no volverá a mí" (II Samuel capítulo 12).

La Biblia declara que Dios nos da vida eterna y que esta vida está en su Hijo (San Juan, capítulo 3). El que tiene al Hijo tiene la vida eterna, y si usted y su esposa tienen al Hijo de Dios podrán ver a su hijita cuando vayan al cielo. Que ése sea el mayor consuelo de sus corazones en estos momentos de dolor

 

Suicidio

Soy soltera y joven. Trabajo en una compañía importante y recibo un buen salario, pero en mis frustraciones muchas veces he pensado en el suicidio. Dígame, ¿es pecado mortal pensar en suicidarse?

Respuesta:

Los problemas de la vida a veces nos parecen imposibles de resolver. La pobreza, la enfermedad, las tensiones familiares, la traición de amigos, la falta de amor, etc. son amarguras que nos hacen violentos a algunos, pasivos a otros, cínicos, perezosos, apáticos o desesperados al punto del suicidio.

Pero el suicidio es un pecado tan grave como el asesinato. ¿Por qué? Porque la vida es un don de Dios, y nadie tiene derecho a destruir ni su propia vida ni la ajena por mero impulso, pasión, o frustración personal. La Biblia dice:

"Creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó" (Génesis capítulo 1). Esa es la dignidad del ser humano. Una dignidad increíble, digamos que a la altura de Dios.

Rechace inmediatamente esta tentación de suicidarse. Satanás quiere destruir su vida espiritual y física. La Biblia afirma que "el ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir" (San Juan capítulo 10). Satanás destruye hogares, corazones, amistades, esperanzas. Pero Jesús agregó:

"Yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia" (San Juan capítulo 10).

¿Ya recibió usted a Cristo por la fe en su corazón? Si no lo ha hecho, decídase ya mismo. Si Cristo controla su vida internamente, su vida será abundante y satisfactoria y nunca pensará en el suicidio porque Cristo llena el corazón. Por eso dice el apóstol Pablo en su carta a los Gálatas capítulo 5: "El fruto del Espíritu Santo es gozo". Cuando en el corazón hay gozo, no puede haber frustración que lo impulse a uno a quitarse la vida. Dios quiere utilizar su vida, señorita, para bien de la humanidad y también para la gloria de Dios.

Al servir a otros con el amor que Cristo genera en el corazón, su vida cobrará significado y valor, porque cuando el individuo busca el bien de los demás, inconscientemente también se beneficia a sí mismo. Con Cristo en su corazón, usted podrá confrontar sin temor a las personas que le han acarreado problemas y frustraciones. Jesús dice en San Marcos capítulo 5: "No temas, cree solamente".

Deseo recomendarle lo siguiente: Primero, que reciba a Cristo en su corazón. Segundo, que dedique media hora diaria para hablar con Dios por medio de la oración. Tercero, que cada día lea la Biblia, una buena porción de la Palabra de Dios para así empaparse de los pensamientos de Dios. Cuarto, busque alguna persona madura en Cristo; ábrale su corazón, consulte con ella.

Si vive controlada internamente por Cristo, El quitará de su mente la idea del suicidio y llenará su ser de gozo y esperanza...

 

Temor a la muerte

Necesito saber cómo prepararme para la muerte ya que siento mucho temor de morir, a punto de no poder quitármelo de la cabeza. ¿Qué solución me puede ofrecer?

Respuesta:

En primer lugar, el temor a la muerte es universal. Es un temor que está en el alma del ser humano y hay varias razones que sustentan este temor. Una de ellas es que la muerte es un viaje a lo desconocido. Ninguno de nosotros ha cruzado la frontera hacia el otro lado de la eternidad. Cualquier cosa desconocida o cualquier viaje a lo desconocido, de hecho produce cierto temor.

Por otra parte, la muerte nos provoca un doble temor porque la conciencia nos dice que algo anda mal. El temor a la muerte también proviene de darnos cuenta de que la conciencia nos acusa de haber pecado, fracasado, herido a los demás y de tener que arreglar cuentas con Dios. Otras veces se tiene temor a la muerte por falta de conocimiento de lo que la Biblia enseña acerca de ella y del más allá.

Lo maravilloso es que el cristiano verdadero no tiene por qué temer a la muerte, porque Dios, que nos creó y nos colocó en este planeta y quien conoce nuestros pecados, nuestros fracasos y nuestra conciencia contaminada, ha preparado un camino para sobreponernos a la muerte sin temor y para estar listos para aquel encuentro con la eternidad. Y ese remedio para el temor se explica en en el siguiente versículo de la Biblia:

"Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito para que todo aquel que en El cree, no se pierda mas tenga vida eterna" (San Juan capítulo 3).

Aquí Dios nos está diciendo que nos ama de tal manera, que nos entregó su único Hijo limpio de pecado, Jesucristo, para que todo aquel que en El cree, todo aquel que pone en El su fe y su confianza, no se pierda sino que tenga la vida eterna.

Usted dice que tiene temor a la muerte. Pues no está sola. Todo ser normal siente lo mismo cuando sabe que algo no está bien dentro  suyo. Pero cuando uno pone su fe y confianza en Cristo, cuando cree en El de todo corazón, la Biblia nos dice que ya no se pierde, porque Cristo da vida eterna.

Yo deseo afirmarle, amable señorita, lo que la Biblia dice. Si usted cree en Jesucristo de todo corazón y le sigue, no tiene por qué temer más a la muerte, ya que tiene vida eterna en el cielo.

 

El Corazón Joven de Cristo


Cuando Jesucristo fue asesinado salvajemente por la humanidad ciega e injusta de Judea tenía 33 años, sin duda era un hombre joven, es decir lo mataron para su gloria, para la del Espíritu Santo y del Padre Celestial en la flor de la juventud. Lo que significa que el cuerpo mortal de Jesucristo  marcó la trascendental huella de la inmortalidad con su resurrección en el máximo vigor de la inteligencia del ser y sentir joven, de esta forma dejó el mejor ejemplo de amor a Dios.

Esta premisa que acabo de escribir cobra mucha pero mucha fuerza y razón cuando veo a las multitudes de jóvenes apasionados siguiendo a Jesucristo. En la cruzada de Noches de Milagros de la iglesia Ríos de Vida de Cartagena que se realizó los días 11, 12 y 13 de junio en el Estadio de Softbol, Argemiro Bermúdez, más conocido como de Chiquinquirá por su vecindad con el barrio que lleva ese nombre en el corazón de Cartagena de Indias, donde las juventudes representaron el 80% de los asistentes, comprendí que el amor a Cristo, al Espíritu Santo y al Padre Celestial es un corazón joven.

La juventud nos imprime pasión, porque la juventud se manifiesta con mucha alegría y porque la juventud es totalmente desprevenida para entregarse, no importa que tengas 100 años, pero si tienes el Corazón Joven de Jesucristo eres un pelao de 15 años. Fue tan grande la obra de Dios en el cuerpo de Jesús de Nazaret que permitió que su sacrificio fuera en la flor de la juventud, eso se llama: Sabiduría.

En medio de la alabanzas de Marcos Barrientos, Cohalo Zamorano y la banda de músicos de Ríos de Vida, quienes expresaban al máximo el amor a Dios eran las muchachadas que de inmediato contagiaban nuestro corazón joven para asumir la misma conducta, entonces el Corazón Joven de Jesucristo se manifestaba para honrar y dar toda la gloria a nuestro Padre Celestial.

Tal cual como se previó  en las tres noches de milagros la presencia del Espíritu Santo  más el  Corazón Joven de Jesús,  que siempre hacen que la unción de Dios sane a tantos enfermos,   en esta oportunidad Cartagena fue el escenario para que lisiados tiraran sus muletas, caminadores, sillas de ruedas y bastones; deficientes de visión recuperaran el 20 – 20 de sus ojos, adiós a las gafas; los enfermos de cáncer y todos esos padecimientos que le robaron la paz por muchos años también dieron testimonios de la obra de Dios en sus vidas y seguramente en los viernes de milagros de Ríos de Vida llevaran los exámenes clínicos que ratificaran que sus enfermedades ya pasaron a la historia. También en el futuro testificarán los que creyeron en sus milagros financieros y el restablecimiento de sus hogares y de quienes pudieron abandonar las cadenas de esclavitud a los vicios.

La consigna del pastor Miguel Arrázola y su esposa, pastora María Paula Arrázola fue sin duda la revelación de Dios: CARTAGENA SERA OTRA DESPUÉS DE LAS NOCHES DE MILAGROS. Eso es verdad, porque ese corazón joven que se manifestó en las tres jornadas de sanación de una forma vehemente superó el espíritu de alegría que generalmente expresan los jóvenes bajos los efectos de sustancias alcohólicas y alucinógenas en los conciertos de la música del mundo.  Esto certifica que el diablo está derrotado, porque la Alegría Sana de muchachadas y de los del Corazón Joven de Jesús presentes en la cruzada era la auténtica pertenencia y autoridad del Reino Celestial de Dios, donde el único estimulante fue la convicción de la presencia del Espíritu Santo.

Esta meta se cumplió y de qué manera. Ahora la misión es mayor, Cartagena requiere de más cruzadas, necesita que ese Corazón Joven de Jesucristo penetre a toda la humanidad de la ciudad y del país. Tarea que no es tan fácil pero la fuerza de quienes ya tienen el Corazón Joven de Jesucristo es la razón para no dejar de dar la lucha, porque en Cristo Somos Más Que Vencedores.

Mi crecimiento espiritual

El enojo y la paz de Dios

Artículo escrito por: Dr. Jim Adams/APIC

Estimado(a) William:

En octubre de 1997, el señor David Cline, quien era maestro de educación física y entrenador del equipo de béisbol en el colegio donde trabajaba, les impartía clases de manejo a dos señoritas del colegio.  Mientras iba manejando una de estas señoritas, un carro se acercó y les cortó el paso. Así se presentó una oportunidad propicia para dar una enseñanza sobre la imprudencia, y la importancia de la cortesía en las calles.  Pero el señor Cline se enfureció, y le ordenó a la señorita que estaba manejando que siguiera al carro que había cometido la ofensa.  Alcanzaron al otro carro en un semáforo, y el señor Cline se bajó del carro y corrió hacia el primer carro para hablar con el conductor.  Hubo una discusión, y el señor Cline le pegó al otro conductor en la cara.  Cuando el semáforo se puso en verde, el señor Cline, con la ira todavía no descargada, volvió a ordenar a la estudiante que persiguiera al conductor del primer carro. La obligó a manejar a una velocidad tan alta que un carro patrullero interceptó al carro en que viajaba el señor Cline con las dos alumnas.  Salieron a la luz los detalles del acontecimiento y el señor Cline fue detenido y luego destituido de sus cargos docentes.

¿Quién se atreve a medir el poder destructivo del enojo descontrolado?  El enojo y su prole (la amargura, el resentimiento, la violencia, la venganza, el abuso verbal y físico, etc.) puede destruir familias, iglesias, empresas, y hasta naciones enteras.  La palabra de Dios declara en forma directa que “la ira del hombre no obra la justicia de Dios” (Santiago 1:20).  Sin embargo, son muchos los cristianos que viven bajo el dominio del enojo, ya sea en forma abierta u oculta.

I. ¿QUÉ ES EL ENOJO?

¿Es el enojo nada más una emoción que uno siente cuando le pasa algo desagradable?  Dice el sicólogo cristiano el Dr. Dwight Carlson: “El enojo se define en términos generales como un sentimiento fuerte de hostilidad o indignación . . . inducido por un disgusto intenso resultando de una amenaza . . . un insulto, un sentido de frustración, o una injusticia. . .” Los autores Roher y Sutherland comentan, “el enojo es una emoción.  Surge cuando un deseo no se cumple.  Si no se cumple nuestro deseo, [queremos] cambiar esa situación o destruirla”.

Sin embargo, la Biblia generalmente describe el enojo (y la ira) como un pecado y no sólo como un sentimiento o emoción.  El apóstol Pablo dice en Colosenses 3:8: “Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca” (véase también Ef. 4:31 y Gálatas 5:20).  El Señor Jesús enseñó que “cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio” (Mateo 5:22).  El capítulo cuatro de Génesis relata que cuando Dios no miró la ofrenda de Caín con agrado, Caín “se enfureció y andaba cabizbajo” (Génesis 4:5).  Dios lo invitó a dejar su enojo y a hacer “lo bueno” (lo que Dios le había mandado): “¿Por qué estás tan enojado? . . . Si hicieras lo bueno, podrías andar con la frente en alto” (4:6-7).  Dios no aceptó el enojo de Caín como si fuera “sólo una emoción”.

Parece más bíblico describir el enojo como una respuesta que escogemos hacia la persona o la situación que provocó el sentimiento “de hostilidad o indignación” en nosotros.  Esta respuesta incluye la emoción más las actitudes y acciones que surgen de ella.  O sea, en la mayoría de los casos, la Biblia no distingue entre la emoción del enojo y las actitudes y acciones que la acompañan, sino que habla del enojo como una respuesta equivocada y pecaminosa hacia la persona o la situación que provocó nuestros sentimientos de hostilidad.  Los mismos autores arriba citados concuerdan que el enojo no es sólo una emoción o sentimiento, sino que es algo que escogemos para realizar nuestro deseo (o defenderlo) observando que no se puede enojar a nadie en contra de su propia voluntad.

II. LOS PECADOS QUE SURGEN DEL ENOJO.

Efesios 4:26 (“Airaos pero no pequéis”) es quizás el único ejemplo en el cual  la Biblia distingue entre la emoción del enojo, y las actitudes y acciones pecaminosas que surgen de él.  Sin embargo, el propósito de esta exhortación no es el de justificar nuestro sentimiento de enojo, sino hacernos conscientes de la rapidez con la cual el enojo nos conduce hacia el pecado. El enojo se puede manifestar en el pecado de muchas maneras.

1) Un comportamiento explosivo. La persona se enoja fácilmente y otros le tienen miedo o la tratan “con pinzas” para no ofenderla. Una persona con este comportamiento procura controlar a otros y realizar sus deseos por medio del enojo.

2) El abuso familiar. Esta persona expresa su enojo abusando de su cónyuge y/o de sus hijos.  Este abuso puede ser verbal, físico o ambos.

3) La amargura y el resentimiento. Algunos creyentes ocultan su enojo, convirtiéndolo en la amargura y resentimiento. A menudo estas personas no parecen estar enojadas, y piensan que están manejando su enojo bíblicamente. La verdad es que la amargura y el resentimiento son tan pecaminosos y dañinos como el enojo abierto.  Suelen expresarse en el chisme, la crítica, la mentira, la burla, y la resistencia pasiva ya que en muchos casos se trata de sentimientos de hostilidad hacia personas en autoridad contra quienes no se puede expresar el enojo en forma abierta. Un ejemplo de esto es el caso de Esaú.  Se sintió profundamente resentido por el favoritismo que su madre le mostraba a Jacob y por la falta de aceptación de parte de su familia hacia sus esposas cananeas, Judit y Basemat (Génesis 26:34).  Al ver el gran esfuerzo que hicieron sus padres para conseguirle a Jacob una esposa de la línea familiar, Esaú se casó con una hija de Ismael para vengarse contra sus padres (Génesis 28:6-10).

4) La depresión. Puede tener varias causas no relacionadas con el enojo.  Sin embargo, el creyente que reprime sus sentimientos de enojo y no los resuelve, puede caer en un estado depresivo, sintiéndose fracasado y de ninguna importancia.  A veces, esta clase de depresión se trata del enojo contra Dios porque las cosas no han salido de acuerdo con lo planeado.

5) La venganza y las represalias. La Biblia presenta muchos casos en los cuales el enojo se manifestó en la venganza y las represalias violentas.  El rey Asa “se encolerizó grandemente” con un “vidente” (profeta) y lo echó en la cárcel porque el vidente expuso la falta de fe de Asa y anunció el juicio de Dios sobre su reino (2 Crónicas. 16:9-10).  Absalón guardó su enojo contra Amnón por la violación de Tamar y luego dio órdenes que le matesen (2 Samuel 13:22, 28-29) lo cual produjo una rotura severa en la relación entre David y Absalón.  Simeón y Leví mataron a muchas personas inocentes para vengarse contra el príncipe Siquem por haber violado a Dina (Génesis 34).

6) El enojo contra Dios.  En Números 11:10-15 Moíses se sentía disgustado con el pueblo de Israel por su rebeldía contra Dios.  Como consecuencia de ello, se enojó con Dios, acusándolo de haberle dado una carga imposible de llevar: “No puedo yo solo soportar a todo este pueblo, que me es pesado en demasía.  Y si así lo haces tú conmigo, yo te ruego que me des muerte, si he hallado gracia en tus ojos; y que yo no vea mi mal ” (Números 11:14-15).  Asaf se enojó con Dios al ver la prosperidad de los malos (Salmo 73:13-14), y Jeremías también se resintió con el Señor porque nadie le hizo caso a su mensaje profético (Jeremías 20:7-8, 14-18).   El rey Asa se enojó con Dios y “no lo buscó” aun frente a la enfermedad que le quitó la vida (2 Crónicas. 16:12).

Hoy día algunos cristianos viven enojados con Dios porque no salvó la vida de un ser querido o no les proveyó lo que ellos pidieron, o de otra manera no cumplió con las expectativas que tenían de él.  Es importante reconocer que Dios desea que sus hijos le expresen todo lo que está en su corazón, hasta sus sentimientos de enojo hacia él.  Sin embargo, el creyente que escoge seguir viviendo con sentimientos de enojo hacia Dios, le dará lugar a Satanás, y terminará en la amargura, el resentimiento, o la depresión.

III. LOS “MITOS” DEL ENOJO

Los mitos acerca del enojo pueden impedir que el cristiano haga los cambios de actitud y conducta que la palabra de Dios le exige acerca del control de sus sentimientos de enojo.  Considere los siguientes mitos que se presentan con frecuencia para justificar el enojo. 

A. “No puedo controlar mi enojo”. El hecho de que la Biblia nos exhorte a dejar el enojo demuestra que somos capaces de controlarlo.  Eclesiastés 7:9 nos recuerda: “No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque el enojo reposa en el seno de los necios.” Santiago 1:19 dice que todo creyente debe ser “tardo para airarse”.  Estas frases “no te apresures” y “sea tardo” demuestran que el enojo está bajo el control del creyente, y que la intensidad de los sentimientos de enojo nunca justifican actitudes y conductas en contra de la palabra de Dios.  Más bien el hombre sabio es aquel que haya aprendido a no enojarse fácilmente (Proverbios 14:29: “El que tarda en airarse es grande en entendimiento; mas el que es impaciente de espíritu enaltece la necedad”).

B. “Mi enojo pasa rápidamente y no hace mucho daño”. Aunque pase rápidamente el enojo puede hacer mucho daño y dejar cicatrices que se tardan mucho en sanar.  Aunque Alejandro Magno fue un hombre que conquistó imperios, a veces se encontró conquistado por su propio enojo.  En cierta ocasión, su querido amigo Cletus, quien fue también uno de los generales destacados en el ejército de Alejandro, se puso ebrio y comenzó a poner a Alejandro en ridículo en frente de los soldados.  Cegado por el enojo, Alejandro tomó una lanza y se la tiró a Cletus con la intención de asustarlo.  Pero la lanza encontró su blanco y quitó la vida de Cletus.  De inmediato Alejandro sintió un gran remordimiento e intentó quitarse la vida, siendo detenido en ello por sus propios soldados.  Por unos días después del acontecimiento, Alejandro se quedó en su tienda, enfermo, llorando por Cletus y llamándose asesino. Proverbios 16:32 dice: “Mejor es el que tarda en airarse que el  fuerte; y el que se enseñorea  de su espíritu que el que toma una ciudad”. La dura realidad es que no se puede anular las cosas que hacemos o decimos en un momento de enojo descontrolado.  A veces el daño es irreparable.

C. “Mi enojo es justificado porque . . .”  En algunas ocasiones nuestros sentimientos de enojo son provocados por los pecados de otros, tales como la mentira, la injusticia, el abuso, la violencia, el robo, el prejuicio, y la falta de amor y comprensión.  Sin embargo, la palabra de Dios nos llama a resolver los conflictos bíblicamente y a vencer el mal con el bien (Romanos 12:17-21; 1 Pedro 3:8-12).  Es natural sentirse enojado cuando uno se encuentra como la víctima del pecado de otros; sin embargo dicho pecado no justifica una respuesta de enojo.  Los casos del enojo “justificado” son bien escasos: (1) la defensa del honor de Dios, (2) la defensa de otros contra la violencia e injusticia (2 Samuel 11:6; Nehemías 5:6), (3) la protección de la vida espiritual y bienestar del pueblo de Dios (Lucas 19:46-47).

D. “Es bueno descargar mi enojo para que otros sepan cómo me siento”  Es falsa la teoría popular que el enojo se va acumulando y debe ser descargado sin reservas antes de provocar una “explosión”.  La catarsis (descargando el enojo sin reserva) significa atacar a alguien, lo cual nunca puede ser la voluntad de Dios.  Algunas investigaciones de personas que descargaron su enojo sin reserva han demostrado que estas personas experimentaron un alivio pasajero, pero luego volvieron a enojarse frente a la misma situación.  O sea, no se dio una “catarsis” que agotara el enojo acumulado.  Más bien siguieron siendo personas controladas por el enojo.

IV. LAS RAÍCES DEL ENOJO

Antes de ver cómo la paz de Dios (y no el enojo) puede “gobernar” en nuestro corazón, es importante entender de dónde viene el enojo.  El enojo viene de dos fuentes principales. La primera fuente es la de tener nuestros deseos  frustrados, bloqueados, o rechazados. Santiago 4:1-3 dice: “¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros?  ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros?  Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis porque no pedís”. Aun la frustración de los deseos buenos y no egoístas pueden provocar el enojo. Si proponemos un plan de evangelismo en la iglesia y no se logra la aceptación deseada, surge el enojo porque nuestro deseo ha sido frustrado.  El hecho de que el deseo sea bueno o malo no cambia la naturaleza de la emoción que surge al no cumplirse el deseo.

La segunda fuente del enojo es el temor de perder algo de valor, como la reputación, las posesiones, el dinero, el tiempo, la autoestima, el control de una situación, o aún la vida propia o la de un ser querido.  Por ejemplo, si nos obligan a hacer cola y esperar un largo rato para ser atendido en una tienda, nos sentimos enojados porque tememos la pérdida de algo valioso: nuestro tiempo. La vida nos sujeta en forma constante y variada a estas dos fuentes de enojo: la frustración de nuestros deseos, y la posible pérdida de algo que valoramos.  Considere los siguientes ejemplos sencillos:  

·  Mi esposo/a no me trata con el amor y la comprensión que deseo;

·  Mis hijos no me obedecen;

·  La tienda de zapatos no acepta la devolución de un producto defectuoso;

·  Los trámites del gobierno absorben mi tiempo y dinero;

·  Los demás se burlan de mis habilidades y mi apariencia;

·  No hay aprecio genuino para mi ministerio;

·  ¡Alguien se sienta en mi silla preferida! 

El objetivo de la formación espiritual no es sólo controlar o eliminar el enojo sino experimentar una vida de paz en medio de los factores que muchas veces producen el enojo.

V. CÓMO EXPERIMENTAR LA PAZ DE DIOS.

La paz con Dios comienza cuando una persona recibe a Jesucristo como Salvador, así convirtiendo la enemistad con Dios en amistad con Dios (Romanos 5:8-10). Habiendo entrado en la paz con Dios, el creyente puede experimentar la paz de Dios en medio de cualquier situación y a pesar de los sentimientos de enojo. Los siguientes consejos ayudarán al creyente a vivir en paz con Dios y con otros creyentes.

A. Alimente la vida de oración. La promesa de Filipenses 4:7 es que la oración le traerá al creyente “la paz que sobrepasa todo entendimiento” y guardará su corazón y pensamientos en Cristo Jesús.  Como el primer paso en vencer el enojo, el creyente debe examinar su corazón e identificar los deseos frustrados y/o las cosas que teme perder.  Así podrá entregar estas cosas en las manos de Dios en la forma de peticiones con acción de gracias.  Dios nos invita a volcar delante de él nuestras penas, ansiedades, heridas, indignación, y aun nuestros sentimientos de enojo.  Le podemos hablar con libertad de nuestros deseos frustrados y nuestras pérdidas, y pedirle que él intervenga para cambiar la situación o que nos dé su paz aunque no haya cambios.  Por ejemplo en el Salmo 13, David repitió la frase “¿hasta cuándo?” cuatro veces, así expresando su sentir de que en nada podía ver evidencias de la mano buena de Dios.  Pero en el versículo 5 proclamó, “Mas yo en tu misericordia (hesed) he confiado; mi corazón se alegrará en tu salvación.”   La paz de Dios viene no con recibir la intervención solicitada sino con entregar la situación en sus manos confiando que su amor leal (hesed) es más grande que los “angustiadores” que nos rodean y provocan el enojo que sentimos.  

La oración también permite que Dios nos enseñe la verdad acerca de nosotros mismos y nuestro enojo.  Tal vez nuestro enojo es el resultado de los celos.  Tal vez Dios quiere enseñarnos que nuestro propio egocentrismo nos tiene atrapados en formas de ser y pensar que nos llevan ineludiblemente hacia el enojo.  Aunque no sea siempre posible orar de inmediato frente al enojo, el creyente debe cultivar la costumbre de exponer delante de Dios en peticiones y súplicas las cosas que le producen los sentimientos de hostilidad e indignación.

B. Renuncie al perfeccionismo y al egocentrismo. El perfeccionismo y el egocentrismo alimentan el enojo porque nos hacen desear un mundo que funcione de acuerdo a nuestras preferencias y gustos.  El cristiano perfeccionista vive con sentimientos constantes de enojo porque nunca se siente satisfecho con lo que él mismo u otros han hecho.  Siempre “falta algo”.  Es necesario que éste reconozca que el perfeccionismo es nada más el egocentrismo y que se arrepienta de exigir que el mundo gire alrededor de sus deseos y pautas personales (Stg. 4:1-3).  En el mismo versículo en el cual el apóstol Pablo nos exhorta a que “la paz de Dios gobierne” en nuestro corazón, aparece la frase “y sed agradecidos” (Col. 3:15). Sin un espíritu agradecido que reconoce las dádivas de Dios en sus múltiples manifestaciones, no es posible experimentar la paz de Dios.  Cada creyente debe encontrarse en el proceso constante de cambiar el perfeccionismo por un espíritu agradecido.

C. Deje pasar por alto las ofensas de menor importancia. Proverbios 19:11 dice: “La cordura del hombre detiene su furor,  y su honra es pasar por alto la ofensa.”  Las ofensas nos quitan la autoestima y la ilusión de ser personas de importancia, dignas de ser servidas por los demás.  La paz de Dios no se puede alcanzar sin encontrar nuestra identidad personal en Dios y su amor para con nosotros.  Se ha dicho que para experimentar la paz de Dios, el creyente debe tener el corazón de un niño y la piel de un rinoceronte, pasando por alto muchas cosas que pueden ser una ofensa. 

D. Ponga en práctica los principios bíblicos para la resolución de conflictos. A veces las ofensas cometidas en contra de nuestra persona son graves y no sería ni correcto ni prudente pasarlas por alto.  Sin embargo, la Biblia no justifica el enojo en tales casos, sino que nos llama a buscar la paz (1 Pedro 3:11, Hebreos 12:14, Santiago. 3:17-18).  El Señor Jesús enseña que la paz entre cristianos es tan importante que debemos buscar a la persona que nos ha ofendido con el fin de reconciliarnos con ella y resolver nuestros sentimientos de enojo (Mateo 18:15-35).  Es menester poner en práctica los principios para la resolución de conflictos tanto para tener la paz de Dios como para vivir en paz con nuestro hermano en Cristo.  Si no obedecemos los principios bíblicos para la resolución de conflictos, viviremos con el enojo no resuelto, así haciendo imposible conocer la paz profunda de Dios.  A veces pensamos que el tiempo y la distancia sanarán nuestro enojo, pero la verdad es que solo el acercamiento bíblico para “buscar la paz y seguirla” puede lograrlo.

E. Vea el enojo como una oportunidad para el crecimiento en las relaciones familiares.  Los consejeros matrimoniales David y Vera Mace exhortan a los matrimonios a ver el enojo como el siervo del amor conyugal, y a utilizarlo para enriquecer su vida de pareja. Para el matrimonio Mace, el enojo funciona como una luz de alerta que indica las áreas en las cuales la pareja debe trabajar para mejorar su matrimonio.  Si la pareja mira el enojo como un aliado (y no como enemigo) estará en condiciones para entenderse a mejorar y desarrollar patrones constructivos para resolver los desacuerdos que forman parte de todo matrimonio. De igual manera, los sentimientos de enojo que surgen en las relaciones familiares, pueden servir como el ímpetu para la comprensión mutua.  En muchos hogares el enojo matrimonial o familiar se maneja de una manera poco saludable: o se descarga sobre otros o se reprime.  Los matrimonios y familia sanos utilizan los sentimientos de enojo para identificar los puntos de desacuerdo y resolverlos de una manera que contribuya al bienestar de todos.

F.  Vea el enojo como una oportunidad para experimentar la paz que Jesucristo nos ofrece. Este mundo siempre nos dejará desilusionados con expectativas legítimas no satisfechas.  Y nos vendrán los sentimientos de enojo.  Los demás no nos tratarán ni cómo deben tratarnos ni cómo queremos ser tratados.  Y nos vendrán los sentimientos de enojo.  Habrá injusticias, calumnias, prejuicios, críticas, y muchas cosas más en nuestra contra.  Y nos vendrán los sentimientos de enojo.  En medio de este enojo, el Señor Jesús nos promete su paz: Juan 14:27, Juan 16:33.  Si vivimos derrotados y dominados por el enojo, el Señor Jesucristo nos invita a entrar en una comunión estrecha con El, en la cual aprenderemos a confiar en su amor y en su control soberano de toda circunstancia adversa.  Sólo Él puede convertir las cosas que provocan el enojo en oportunidades para experimentar su obra en nosotros.  Dice el autor James Reid, “La salida de las frustraciones de la vida no se encuentra en resentirlas sino en aceptarlas como la esfera de los propósitos de Dios.”  Cuando aceptamos estas cosas como “la esfera de los propósitos de Dios”, la paz de Cristo gobernará nuestro corazón.



¿Usted cree de veras en la resurrección de Jesucristo? ¿Qué significado puede tener para nosotros en el siglo XX la resurrección de aquel hombre que murió hace casi dos mil años?

¿Usted cree en la resurrección?

Por: Luis Palau/APIC

 

Mi respuesta es: "Sí, creo en la resurrección de Jesucristo". La resurrección me habla de vida, de vigor, de primavera. Por supuesto que un ser resucitado tiene que hablar de vida, pero, ¿de qué clase de vida estoy hablando? De la vida eterna. Cuando pienso en aquel día estupendo en que Cristo salió de la tumba, después de estar enterrado tres días, yo sé que puedo tener la vida eterna. Sí que puedo estar seguro de ello. Y ¿sabe por qué lo estoy? Porque yo he sentido el influjo de la vida de Cristo en mi vida desde que entró a morar en mi corazón. El me dio vida cuando yo estaba muerto, lejos de Dios, separado de Él, hundido en mi pecado. Yo cambié. Nací otra vez. Ahora soy una nueva criatura, una nueva persona; y por eso, para mí la resurrección existe. No sólo porque la Biblia lo dice.

En segundo lugar, creo en la resurrección de Cristo porque me da victoria, me da triunfo, me da poder. La presencia de Cristo en mi corazón desde el día en que lo recibí siendo joven, me da triunfo sobre la tentación, triunfo sobre los problemas de la vida, el pecado y Satanás. Me da poder para hablar de El. ¿Creo en la resurrección de Cristo? Absolutamente sí, creo.

En último lugar, creo que la resurrección de Cristo tiene un mensaje para nosotros los hombres y mujeres del siglo XX. ¿Sabe cuál es? Nos habla de una esperanza certera, absoluta. Todos los millones que creemos en Cristo con todo el corazón seremos resucitados, porque Jesús dijo: "Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en Mí, aunque esté muerto, vivirá, y todo aquel que vive y cree en Mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?" Yo respondo, "Sí Señor, yo creo".

Y usted, mi amigo, ¿tiene la vida? ¿Tiene triunfo? ¿Tiene esperanza certera? Todo esto puede ser suyo si usted cree en el Cristo resucitado.

¿El bautismo nos hace cristianos?

Por: Luis Palau/APIC

¿Es el bautismo realizado cuando somos bebés la pauta para determinar si somos cristianos?

Respuesta:

La Biblia enseña que la experiencia de ser bautizados con agua es símbolo de un bautismo espiritual. En sí mismo no tiene poder ni valor para cambiar al ser humano.

El verdadero bautismo es un hermoso y estupendo bautismo espiritual. Dijo Juan el Bautista sobre nuestro Señor Jesucristo en San Marcos capítulo l: "Yo a la verdad os he bautizado con agua, pero Jesús os bautizará con el Espíritu Santo". O sea, cuando uno realmente se convierte en un cristiano verdadero, experimenta un renacimiento espiritual. Es una experiencia profunda que comienza en el espíritu humano y que luego satura y transforma todo el carácter y la personalidad. Es un bautismo espiritual.

La salvación de nuestra alma, que es idéntico a decir que somos verdaderos cristianos, es un regalo de Dios. En Efesios capítulo 2 dice: "Por la gracia de Dios somos salvos por medio de la fe. Esto no es de nosotros, pues es regalo de Dios. No es por medio de obras, para que nadie se gloríe en la presencia de Dios". En San Juan capítulo 3 se enfatiza también que ser verdadero cristiano es un regalo de Dios. "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha regalado a su Hijo unigénito, para que todo aquél que en El cree no se pierda, mas tenga vida eterna". En el libro de los Hechos capítulo 4, en la Biblia, dice: "En ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres, en que podamos ser salvos". Es decir, la salvación es un regalo de Dios, es una experiencia espiritual, que se consigue no por el bautismo en agua sino por un acto de fe. Asi que, somos bautizados espiritualmente cuando le abrimos el corazón a Cristo, cuando ponemos nuestra fe en El como nuestro Salvador personal.

Respondiendo entonces a su pregunta, el bautismo en agua no salva. Lo que salva es abrirle la vida y el corazón a Cristo y poner nuestra fe en El. ¿Usted lo ha hecho? Si no es así, ¿por qué no lo hace ahora mismo?

 

¿Quién es Jesucristo?

Por: Luis Palau/APIC

 

Respuesta:

Jesucristo es el Mesías de quien hablaron los profetas del antiguo pueblo de Israel. Tres mil años antes de Cristo, los profetas ya anunciaban que vendría alguien que ellos llamaban el Mesías, que quiere decir "ungido". La Biblia señala que cuando Andrés se encontró por primera vez con Jesús, halló a su hermano Simón y le dijo: "Hemos hallado al Mesías" (San Juan capítulo 1). Dijo el profeta Isaias 670 años antes de que naciera Cristo de la bendita virgen María: "Por tanto el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel" (que quiere decir Dios con nosotros) (Isaias capítulo 7). Ya en la antigüedad el famoso profeta Miqueas en su capítulo 5 dice: "Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad". Y en el Salmo 22, que usted debe leer, el cual fue escrito centenares de años antes que naciese Jesús, ya se hablaba de los sufrimientos y la agonía de Cristo en la cruz. Y por último, el famoso profeta Zacarías en su capítulo 9 dice: "Alégrate mucho hija de Sión; da voces de júbilo, hija de Jerusalén, he aquí tu rey vendrá a tí, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna". Jesucristo es el Mesías.

Jesucristo es la Palabra de Dios, el Verbo de Dios. "En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios", leemos en San Juan capítulo 1. El es el Verbo de Dios que nos revela a Dios.

Jesucristo es la segunda Persona de la Trinidad. Como es Dios, es también nuestro Creador y el de toda la creación. En Hebreos capítulo l leemos:

"Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán mas Tú permaneces; y todos ellos se envejecerán como vestidura, y como un vestido los envolverás y serán cambiados, pero Tú eres el mismo y tus años no acabarán".

Jesucristo es el Salvador, el Redentor del mundo. El ángel Gabriel le anunció a la virgen María: "Darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús, porque El salvará a su pueblo de sus pecados" (Mateo capítulo 1). El libro de Tito capítulo 2 dice:

"Nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras". Cristo vino a libertarnos y en los Hechos capítulo 4 dice:

"En ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre debajo del cielo dado a los hombres en que podamos ser salvos".

Jesucristo es el Cordero de Dios que llevó sobre sí mismo nuestros pecados y ahora borra los pecados de cualquiera que sienta la carga y se arrepienta.

"He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" (San Juan capítulo 1).

El instituyó la Santa Cena. Dice la Biblia:

"Tomando la copa y habiendo dado gracias, se la dio a los discípulos, diciéndoles, ´Bebed de ella todos, porque esto es mi sangre del nuevo pacto que por muchos es derramada para remisión de pecados´" (San Mateo capítulo 26).

Jesucristo es la Fuente de Vida que nos suministra el alimento espiritual diario que necesitamos para poder vivir la vida, para gozarla y disfrutarla. Así como, al levantarnos por la mañana, necesitamos un buen desayuno, una comida al mediodía y algo en la noche, en la vida espiritual es igual.

"Yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia". Así dijo Jesucristo en San Juan capítulo 10.

Quisiera preguntarle, ¿Ha encontrado usted esa vida en Cristo? ¿Está disfrutándola?

"El que bebiere del agua que yo le daré no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna" (San Juan capítulo 4).

¿Ya ha encontrado en Jesucristo la vida eterna, la vida interminable, la vida en abundancia? Ojalá que sí.

En último lugar, Jesucristo quiere salvarle a usted así como a mí me salvó. El quiere que usted nazca otra vez. San Juan capítulo 3 dice:

"De tal manera amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, Jesucristo, para que todo aquél que en El cree, no se pierda, sino que tenga vida eterna".

Jesucristo dice: "Yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abre la puerta del corazón, yo entraré a él, y cenaré con él y él cenará conmigo" (Apocalipsis capítulo 3).

Ojalá que usted abra la puerta de su corazón a Cristo, que El entre en su vida y le dé vida eterna. Es así como podrá conocer a Jesucristo en forma personal. 

Amigos de Dios

Por: Luis Palau/APIC

Hace varios años un médico le preguntó a una anciana cristiana: Si yo le pidiera dinero a Dios, ¿me lo daría?

La anciana le respondió con otra pregunta: Si a usted le presentaran al presidente de la nación, ¿se animaría a pedirle dinero inmediatamente?

No, esperaría a conocerlo mejor, contestó el médico.

Bueno concluyó la mujer, tendrá usted que conocer a Dios mucho mejor antes de esperar que El conteste su oración.

Una vez escuché el siguiente comentario en cuanto a este incidente: "Muchas personas son presumidas y le piden cosas a Dios sin ser sus amigos sino simples conocidos." Es muy cierto.

Como ya dijimos antes, la oración es dos amigos conversando. La Biblia es el turno de Dios para hablar. Cuando leo las Escrituras, a menudo descubro que estoy susurrando una oración. Cuando oro, la Palabra de Dios viene a mi mente. Cuando escucho Su Palabra, mi alma se inclina en adoración.

En la Biblia Dios nos habla a nosotros. En la oración nosotros le hablamos a Dios. La lectura de la Biblia y la oración son como hilos trenzados que forman el cordón de la íntima comunión entre Dios y nosotros.

Le aconsejo leer las grandes oraciones de Moisés, Nehemías, Esdras y Daniel. En sus peticiones ellos le hablaron a Dios con las mismas palabras de Dios según se hallan en la Escritura. Este es el idioma de la oración que Dios se deleita en contestar. Cuando ore, permita que Dios traiga Escrituras a su mente. Y luego utilice esas palabras para hablarle a Dios.

Antes de pasar tiempo leyendo y estudiando la Biblia cada día, pida a Dios que su corazón sea sensible a Su Palabra. Martín Lutero dijo: "Haber orado bien es haber estudiado bien." No podemos tener lo uno sin lo otro.

Jorge Müller conversaba con Dios como lo han hecho muy pocos hombres en la historia. A través de Müller Dios cuidó a millares de huérfanos. A pesar de las tremendas responsabilidades financieras que tenía, Müller nunca habló a otras personas sobre sus necesidades. Las presiones económicas extremas sólo lo motivaban a pasar más tiempo en íntima conversación con Dios.

Considere lo que dijo Müller acerca de sus momentos a solas con Dios: "Comienzo a meditar en el Nuevo Testamento temprano a la mañana... Invariablemente encuentro que... después de algunos minutos de meditación, mi alma es guiada a confesión, a acción de gracias, a intercesión o a peticiones. De manera que aunque no podría decir que me había puesto a orar sino a meditar, sin embargo en forma casi inmediata, la meditación se convirtió en oración."

Cuando la Palabra de Dios hablaba al corazón de su siervo Müller, él naturalmente respondía a Dios en oración. El disfrutaba de íntimas conversaciones con su Señor.

La comunicación es la clave de toda relación. Nuestra relación con Dios sólo puede crecer cuando en oración comunicamos a Dios nuestra adoración, confesión, peticiones, intercesión y acción de gracias, y cuando escuchamos su voz a través del estudio diario de la Biblia.

¿Cuán bien conoce usted a Dios? ¿Cuán íntima es su relación con El? Müller podía dirigirse a Dios como a un gran amigo y pedirle por sus necesidades, sabiendo que de alguna manera Dios las supliría. ¿Podría usted hacer lo mismo, o acaso no es amigo de Dios sino sólo un conocido todavía?

Hágase amigo de Dios y pase tiempo departiendo con El en oración. Le aseguro que es una experiencia emocionante. ¿Por qué no lo intenta?

Hace poco viajaba en un tren desde Málaga hasta Madrid en España. En el asiento delante de mí estaban tres adolescentes mirando una fotonovela pornográfica (de las más explícitas) para entretenerse durante el viaje. Yo realmente no esperaba semejante cosa en la tierra de Cervantes. Pero la realidad es que el mundo, donde quiera que uno vaya, está dominado por el tema del sexo. Desde las conversaciones hasta la música y los anuncios vistos por la televisión, el tema es sexo, sexo, sexo. Hoy día es más posible ver carteles exponiendo las virtudes de los condones que ver a alguien exponiendo las virtudes de la abstinencia o la virginidad.

Los mitos del sexo

Por Jaime Mirón/APIC

 

Cuando era joven, encontrar pornografía requería un acto de la voluntad y cierta ingeniosidad. Ahora se requiere un acto de la voluntad e ingeniosidad para evitarla. El mundo es esquizofrénico en sus intentos de tratar con el problema del sexo, que penetra toda la sociedad. Por un lado todo el mundo ve la familia en caos debido en parte al sexo desenfrenado pero, por el otro lado, como dijo un estudioso recientemente, la televisión presenta seis familias donde existen fornicación o adulterio por cada familia que vive de acuerdo con pautas bíblicas.

El problema no es el tema en sí, ya que la Biblia tiene mucho que decir acerca del sexo (en su gran mayoría positiva) sino que es el contexto donde se presenta (fuera de los votos matrimoniales) y el enfoque (lo sensual - dominando el individuo), por lo tanto para nada edifica.

La Iglesia de Cristo, en sus valiosos intentos de mantener su pureza, durante una etapa batalló con un legalismo fatal. Esto produjo un cristianismo negativo, triste y en algunos casos hipócrita.

En aquel entonces, el sexo era tema tabú, es decir no se hablaba del asunto. Un ejemplo demasiado común es el del pastor que me contó (después de escuchar a Luis Palau predicar a miles de jóvenes acerca del tema El sexo y la Biblia): «...en mis diecisiete años de ministerio, ni una vez he mencionado el tema del sexo desde el púlpito, ni hablar de predicar todo un sermón».

Es hora de presentarle al mundo la alternativa bíblica, no pasando el tema por alto ni estableciendo un nuevo legalismo sino evaluando lo que el mundo está haciendo y (más importante todavía) diciendo (su filosofía) por medio de la Palabra de Dios para dar una fuerte dosis del antídoto bíblico.

Entonces, este artículo es un intento de desenmascarar el mundo, exponer su filosofía a la luz de la Escritura y sugerir algunos temas para ser estudiados en la Iglesia.

El mundo (y la Iglesia es afectada por el ambiente en el cual vive) propaga ciertas ideas que la gente acepta como si fueran leyes universales (por eso son tan insidiosas) cuando en realidad una vez expuestas a la luz bíblica son mitos.

MITO N 1: «Es imposible controlar el deseo sexual, es inevitable que los jóvenes tengan relaciones sexuales antes de casarse. Entonces, lo mejor es ayudarles a tener cuidado». Existen variaciones de este mito, como «la masturbación es la solución para el creyente», pero lo esencial cae bajo el rubro de que «es inevitable». Para la persona que tiene la mente saturada del sexo impuro (¡ojo! - digo impuro, porque el sexo dentro del plan de Dios es puro), pareciera que el impulso o tentación es abrumador. La Biblia, en cambio, dice: «No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres; y fiel es Dios, que no permitirá que vosotros seáis tentados más allá de lo que podéis soportar, sino que con la tentación proveerá la vía de escape, a fin de que podáis resistirla». (1 Corintios 10:13 BLA) Este mito, que muchos evangélicos han aceptado como verdad, es negar la gracia y el poder de Dios en la vida del creyente para vivir una vida de pureza.

MITO N 2: «La meta más elevada con que uno puede soñar es la libertad de expresión». Dentro de este mito hay una crítica a los que seguimos la ética bíblica porque consideran que hemos inhibido tal expresión causando mucho daño emocional. Vamos a hablar con claridad, la verdadera libertad viene de Cristo (Juan 8:31-36), es una libertad de ser controlado, sin culpa, sin problemas con la conciencia, sin hacer daño a otros seres humanos o a sí mismo. Si fuera verdad que el verdadero equilibrio emocional viene de la «libertad» de expresión (incluyendo, por supuesto, el impulso sexual) ¡esta generación ha de ser la más balanceada en la historia del mundo! Pero la verdad es todo lo contrario. Es lamentable cuando un joven o una joven casi tiene que disculparse porque es virgen. A los varones les acusan de ser «maricones», y a las muchachas de ser «monjas». En un caso una mujer le dijo a una chica virgen que «te tienes que curar», como si la virginidad fuera una enfermedad. Los varones sufren esta presión cuando los chicos se reúnen para hablar de sus «proezas sexuales». Es hora de que los creyentes se jacten de su pureza, recordando que el verdadero amor nace de un corazón puro (1 Timoteo 1:5).

MITO N 3: «El sexo pre-matrimonial es natural y saludable, por lo tanto, no tiene consecuencias». Es un tema que bien podría llenar un libro, pero menciono sólo en forma de bosquejo que «todo lo que el hombre sembrare, eso también segará» (Gálatas 6:7).

El sexo fuera de los votos matrimoniales:

• Crea problemas sexuales dentro de un futuro matrimonio.

• Fomenta falta de confianza en la pareja en la mente de las personas que cometen el acto (2 Samuel 13).

• Facilita la posibilidad de algo que estamos viendo con más y más frecuencia, «una adicción sexual».

• Siempre existe el temor al embarazo.

• El contexto (tanto físico como emocional) en que generalmente se practica el sexo antes del matrimonio, lejos está de ser el ambiente de amor y ternura del sexo matrimonial. Por lo tanto, distorsiona el concepto de que es o puede ser el sexo como Dios lo diseñó.

• Hoy día hay que agregar las enfermedades transmitidas por el sexo impuro.

• Cuando los novios empiezan a tener relaciones sexuales o aun caricias profundas, el muchacho suele perder el aprecio por la personalidad de su novia y aquellas cualidades internas que perduran, y concentra su atención (quiérase o no) en el cuerpo y en el sexo. La mejor manera de imposibilitar la intimidad emocional de una pareja es comenzar con la intimidad física antes del matrimonio. La Biblia afirma que no es bueno que el hombre esté solo (Génesis 2:18). El Creador le dio una mujer por compañera (Malaquías 2:14). Algunos propósitos del matrimonio son el compañerismo, la comunión y la intimidad a fin de crear «una sola carne» (Génesis 2:24). Tal intimidad es una necesidad y el ser humano la busca porque le hace falta, pero lamentablemente muchos no la encuentran. En esta búsqueda de intimidad, por lo general el varón busca relaciones físicas antes de las emocionales. Por su parte, la mujer desea tener intimidad emocional antes de entregarse físicamente. Cuando el va rón--por lo general es el muchacho, no la chica, quien apresura el contacto físico--acelera los roces y las caricias en el noviazgo, la muchacha acelera la búsqueda de la intimidad emocional. Esta intimidad emocional se hallará muy pocas veces una vez que hayan precipitado el contacto físico.

• «Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios» (Hebreos 13:4).

MITO N 4: «La homosexualidad es aceptable siempre y cuando es natural para la persona (es decir, nació así). No existe esperanza alguna de que el homosexual cambie». Como líderes de la Iglesia, vamos a tener que enfrentar la cuestión de la homosexualidad y el lesbianismo más y más. El ambiente en que salen homosexuales es cada vez más común en la sociedad. Más que nunca tenemos que aferrarnos a lo que dice la Biblia y no a lo que dice la literatura existente sobre el tema. Saber que la homosexualidad es un pecado (no el pecado sino un pecado) le dará esperanza al que la practica, porque para el pecado hay perdón y esperanza de cambiar. «...y esto eráis algunos...» (1 Coíntios 6:9).

MITO N 5: «El amor (difícil de definir para el mundo, pero por lo general un sentir (algo inesperado que sucede sin previo aviso) es la base para el matrimonio». Esto suena bien al juzgarlo a la ligera. Pero, ¡cuántas veces hemos escuchado en la sala de consejos «pero, hermano, lo(a) amo» como si esto contestara (y disculpara) una relación adúltera o diera licencia para un divorcio (con la idea de casarse con otro)! En ningún lugar la Biblia dice que el amor es la base para el matrimonio. En cambio, establece que el matrimonio es la base para el amor. Pablo dice: «...amad a vuestras esposas» (Efesios 5:25) en vez de «casaos con vuestras amantes». Esto no significa que uno no debe estar enamorado de su futuro cónyuge, sino que enfatiza la importancia de amar al cónyuge actual.

MITO N 6: «La juventud moderna es más madura y está más preparada para el matrimonio en cuanto a los temas sexuales porque sabe de todo y porque muchos han experimentado el contacto sexual». Es muy cierto que la juventud actual sabe mucho más acerca del sexo que la juventud de mi época, pero ¿necesariamente significa que la hace más apta para disfrutar del sexo dentro del matrimonio? ¡Lo dudo! La mayoría de los chicos aprenden sobre los temas sexuales a través de conversaciones con los amigos, chistes subidos de tono, libros pornográficos o semi-pornográficos; en fin, de un ambiente totalmente fuera del contexto bíblico. La juventud, por lo tanto, sí sabe mucho del sexo--la mecánica--pero muy poco sobre cómo el sexo está relacionado con el amor. El reto es aún más grande: enseñar a toda una generación cómo el contacto físico encaja con el amor--dentro del matrimonio.

MITO N 7: «La juventud es la que tiene problemas con la codicia, una vez casada cesa el problema». Es intrigante ver las clasificaciones de las películas: «para mayores de 18 años» como si la pornografía sólo afectara a los menores de 18 años. Probablemente la pornografía afecte más a los casados y a los que han jugado con el sexo que a los que son vírgenes. Un artículo dice:

«Varios son los que afirman, y hay evidencia para sostenerlo, que antes de que una persona experimente el acto sexual, sólo tiene curiosidad y deseos sexuales, pero una vez experimentado, comienza a tener pasión sexual. Es como si el acto sexual encendiera un motor que estaba apagado. Después de encenderlo, la persona batallará con la pasión sexual. Este es un fuerte argumento en contra de la masturbación y las relaciones prematrimoniales. Dios hizo que la pasión sexual se encendiera dentro del matrimonio, en donde hay posibilidad de satisfacerla». (Fui Violada, Apuntes Pastorales, Volumen II, número 4, diciembre 1984-enero 1985).

Nunca llegaremos a comprender cuánto y de qué manera la pornografía ha torcido la mente de los hombres. Cuando el varón codicia a las chicas en revistas pornográficas, en películas, y en la calle, diversifica su deseo sexual y pervierte sus relaciones sexuales matrimoniales. En cambio el deseo sexual de hombre que se mantiene fiel en mente y cuerpo, es semejante a muchos ríos angostos -- son profundos. Este hombre no malgasta su energía sexual con otras, sino que guarda todo para su esposa. La pornografía es una trampa, un callejón sin salida. Ofrece educar, promete «enriquecer la vida íntima» pero hace todo lo contrario. Destruye los pensamientos puros de un hombre hacia una mujer y provoca la codicia. La pornografía hace que la conciencia sea menos sensible al pecado sexual, y en forma progresiva cada vez se necesita más para provocar el mismo estímulo. Por lo tanto, muchos se enredan más y más en actos cada vez más pervertidos.

MITO N 8: «No voy a tener el acto sexual (por temor al embarazo o a una enfermedad venérea) pero está bien hacer todo menos el acto en sí». En círculos cristianos es posible pensar que el coito es el pecado, pero que está bien practicar masturbación mutua, sexo oral, u otras caricias profundas. Vale la pena mencionar que ya he aconsejado a tres parejas que no han tenido relaciones sexuales (técnicamente hablando) pero la chica quedó embarazada de todas maneras. El propósito de las caricias es prepararse para las relaciones sexuales tanto emocional como fisiológicamente (por eso se llama el juego previo). Si durante el noviazgo se preparan para algo que no deben hacer hasta la noche de bodas, el resultado lógico es frustración sexual--a veces en los hombres hasta dolores intensos en los testículos. Peor todavía es alcanzar tal nivel de estimulación que cada vez se debe avanzar más en la profundidad de las caricias. Pablo declara: «Bueno sería al hombre no tocar mu jer» (1 Cointios 7:1). La palabra «tocar» significa «encender o hacer que una cosa se inflame o arda».

La batalla se encuentra en la mente. Cuando los novios arden de deseo sexual, están transgrediendo los límites bíblicos. En el noviazgo ideal (¿existe tal cosa?), la intimidad emocional y el deseo de tener relaciones sexuales llegan a su cumbre el día de la boda. Es notable que la palabra «tocar» también tiene el sentido de «adherirse a algo». No solamente no es bueno tocar (inflamarse o excitarse sexualmente) mujer (que no sea su propia esposa), sino que tampoco es bueno adherirse a mujer ajena.

Además (vuelvo a tocar el tema de la intimidad) se puede decir que la relación sexual es «la intimidad máxima» y solamente dentro del contexto del matrimonio se puede desarrollar tal intimidad. Dentro de los votos matrimoniales será posible entregarse totalmente, sin vergüenza, sin tener que salir para ir a su propia casa, sin temor al embarazo (todo lo contrario), sin el temor de que uno terminará el compromiso. Dentro del matrimonio la pareja comparte todo: las finanzas, los niños, los quehaceres y la cama.

MITO N 9: «Lo más importante es mi propia satisfacción». Es probable que 1 Juan 2:16 contenga el lema del mundo de todas las generaciones: «...todo lo que está en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida...». El mundo se forma de tres partes: deseos, deseos y vanagloria. Fuera del contexto bíblico, el tema del sexo se forma de los mismos elementos. No voy a dedicarle mucho espacio a este mito, pero dejemos que la Escritura hable por si misma. «El que tiene amor, tiene paciencia; es bondadoso y no envidioso; no es presumido ni orgulloso. No es grosero ni egoísta; no se enoja ni es rencoroso. No se alegra del pecado de otros, sino de la verdad» (1 Cointios 13:4-6, VP). «Que cada uno de nosotros agrade a su prójimo para su bien, para su edificación» (Romanos 15:2). «...por todos murió, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para Aquel que murió y resucitó por ellos» (2 Corintios 5:15). «No busquéis sólo vuestros propios intereses personales, sino también los intereses de los demás» (Filipenses 2:4). «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame» (Lucas 9:24). «La mujer no tiene autoridad sobre su propio cuerpo, sino el marido [no un novio]. Y asimismo, el marido no tiene autoridad sobre su propio cuerpo, sino la mujer» (1 Cointios 7:4).

Frente a esta avalancha de propaganda, la Iglesia de Cristo del nuevo siglo se prepara para la batalla armada con la verdad. El tema del sexo no puede ser tabú, no podemos ignorarlo, nos está invadiendo estrepitosamente. Es hora de sacar este tema de las conversaciones en los pasillos y los baños y ponerlo en el contexto apropiado, la Biblia, la familia y la iglesia, para que tanto los jóvenes como los adultos podamos vivir con la conciencia transparente y en victoria. Es imprescindible que la iglesia presente la alternativa bíblica, no solamente condenando (es correcto hacerlo cuando sea necesario) sino también enseñando la belleza del sexo marital.

A continuación, sugiero ciertos temas que considero necesario estudiar para la Iglesia en el nuevo siglo.

1) La Codicia.

a) ¿Qué es la codicia?

b) ¿Cómo distinguir la codicia de la atracción natural al sexo

opuesto?

c) Pasos prácticos para vencer la codicia.

2) El propósito divino para las relaciones sexuales.

3) El noviazgo.

a) ¿Es bíblico el noviazgo?

b) ¿Es anti-bíblico el noviazgo?

c) El contacto físico durante el noviazgo ¿hasta qué punto es

bueno?

d) Cómo evitar la fornicación durante el noviazgo.

4) La Masturbación

a) ¿Es pecado?

b) Pasos prácticos para vencer la masturbación.

5) El aborto

6) La planificación familiar

7) Maneras no físicas de expresar amor entre un hombre y una mujer.

8) Los peligros de la pornografía.

9) El mundo

a) ¿Cómo se define?

b) ¿Por qué es tan atractivo?

c) Pasos históricamente ineficaces para vencer el mundo.

d)Basado en 1 Juan 2:12-14, cómo vencer el mundo.

10) ¿Qué hacer cuando el novio (o la novia) quiere acelerar el contacto físico?

11) La soltería

12) Las ventajas de la virginidad y las consecuencias del contacto físico antes del matrimonio.

13) Los pasos para restaurar a los caídos.

14) Cómo tener conversaciones durante el noviazgo sin tener que tener contacto físico o entrar en temas acerca de la sexualidad (las características de una buena conversación).

15) Las diferencias entre varones y mujeres con relación al impulso sexual.

16) Cómo hablar a los niños acerca del sexo.

Hace poco, un gran amigo mío fue invitado a dar una conferencia sobre la familia. Quedó en hablar a la juventud por la tarde sobre los temas relacionados al sexo y noviazgo. A la reunión de los jóvenes llegaron casi todos los adultos de la Iglesia. La razón es sencilla: los adultos no saben cómo tratar estos temas con claridad, Biblia en mano.

Es un enorme privilegio para mí dirigirme a cada uno de ustedes con el propósito de proclamar sobre sus vidas bendiciones abundantes en este nuevo año que vamos a comenzar.

Bendiciones Abundantes en este año 2010

Amados Hermanos y Amigos

 

Quiero agradecer su preferencia hacia nuestro sitio, créeme que es una bendición el hecho de saber que cada uno de ustedes son los que le dan vida a esta página. Dios ha sido lindo en prestarnos su atención y esperamos que Dios mismo sea ministrándolos a través de todo lo que les ofrecemos.

En nombre de todos los que conformamos www.asoperiodistas.es.tl y los miembros de la APIC que conforman nuestra Asociación, queremos agradecer sus constantes visitas a nuestros sitios durante este año que acaba de pasar y a la vez esperamos que este año que estamos iniciando lo podamos comenzar juntos y terminar siempre juntos.

Gracias a todos aquellos que de una u otra forma han aportado a esta página, desde oraciones, visitas, invitaciones a visitarnos, promoción de nuestros sitios y Blogs, personas que escriben para nosotros y personas que de una u otra forma son parte directa o indirecta de La Asociación de Periodistas Independientes de Colombia APIC, a todos les agradecemos su apoyo y declaramos que Dios multiplique todo lo que han aportado a la pagina web.

Quiero terminar este agradecimiento con una oración para tu vida, para este nuevo año:

“Padre Eterno que estas en los cielos, te doy gracias por tus infinitas bondades, misericordias y sobre todo por el amor eterno con el cual nos has amado, en esta hora quiero declarar bendiciones abundantes sobre cada uno de nuestros hermanos y amigos que nos visitan, tu conoces la necesidad de cada uno de ellos, cumple cada petición conforme a la fe de cada uno de ellos, que la bendición tuya este sobre todos, que este año que comienza sea un año en el cual tu poder se manifieste en sus vidas, que tu provisión siempre este con cada uno de ellos, que tu salud siempre tome posesión de sus cuerpos durante este año, que tu fortaleza sea derramada sobres sus vidas para soportar cualquier circunstancia que enfrenten, que tu sabiduría este presente en cada uno de ellos para la hora de tomar decisiones importantes, que sus más anheladas peticiones sean examinadas delante de tu presencia y que tu puedas cumplir cada una de ellas según tu perfecta voluntad. Te agradezco por la vida de cada uno de ellos, los bendigo en tu Poderoso Nombre y proclamo un corazón sensible a tu presencia y unos oídos audibles a tu voz para que su vida siempre sea ministrada por ti, en el Nombre de Cristo Jesús, Amén y Amén”

Bendiciones Abundantes

Atentamente en el Amor de Dios

William Hundelshauseen Carretero

Presidente Nacional APIC

Una carta personal

Para jóvenes desanimados que desean ser diferentes

Por: Cristian Franco/APIC

“El Señor se dirigió a mí, y me dijo: ‘Antes de darte la vida, ya te había yo escogido; antes de que nacieras, ya te había yo apartado; te había destinado a ser profeta de las naciones’. Yo contesté: ‘¡Ay, Señor! ¡Yo soy muy joven y no sé hablar!’ Pero el Señor me dijo: ‘No digas que eres muy joven. Tú irás a donde yo te mande, y dirás lo que yo te ordene. No tengas miedo de nadie, pues yo estaré contigo para protegerte. Yo, el Señor, doy mi palabra’. Entonces el Señor extendió la mano, me tocó los labios y me dijo: ‘Yo pongo mis palabras en tus labios’”.

(Jeremías 1.4-10a – DHH).

¡Hola! ¡Muchos saludos en el Señor!

Te escribo esta breve carta en la confianza de amigo, hermano y consiervo en Jesús. Es cierto, tal vez mi edad – treinta y dos años – no me distancie demasiado de la tuya. Pero quizás las experiencias que viví y los momentos transcurridos me permitan hablarte desde un ángulo diferente al que estás acostumbrado. En otras palabras: no te escribo como padre (apenas recién en tres semanas comenzaré a disfrutar, junto a mi esposa Lore, de dicha bendición, con la llegada de nuestro primer hijo); tampoco como alguien lejano, “allá arriba”, olvidadizo de las luchas, tentaciones y desafíos que acompañan la juventud. Sólo quiero hablarte como un hermano – quizás un “hermano mayor” – para animarte a seguir adelante y lograr aquello que Dios desea de ti. ¡Porque es tan maravilloso servir a Jesús!

Voy a ser breve y directo, ¡como me gusta ser cuando hablo con personas con las que tengo confianza! Con un corazón sensible y lleno de pasión permíteme por favor compartirte algunos consejos para vivir a Cristo desde tu juventud y lograr servirle cada día de tu vida.

Nunca te olvides del llamado que Dios te hizo. Por supuesto, el llamado “general” a todos Sus hijos e hijas (la “Gran Comisión”), pero también del llamado específico que sabes – ¡sabes! – tienes de parte de Él.

Presta mucha atención a la gente que te rodea y lo que te dicen. Es de sabios pedir y recibir consejos. Pero sin embargo nunca permitas que dichas palabras – humanas al fin – interfieran tu decisión de seguir y obedecer al Señor. Porque algunos podrán decirte: -“Dios no te llamó para hacer tal cosa”, y otros quizás insistirán: -“Estás perdiendo el tiempo”. ¡A veces me pregunto qué le hubieran dicho estas personas a José durante sus años de “oscuridad”, entre los sueños y su cumplimiento! ¡Qué hubiesen dicho de Jesús, entre sus doce años de edad y el comienzo de su ministerio, 18 años después! ¡Cómo hubieran tratado al recién convertido Saulo, luego llamado “Pablo”, los años que estuvo en el desierto! Por eso, recibe consejos de hombres y mujeres del Señor, pero sobre todo – ¡sobre todo! – aprende a escuchar y ser fiel a la voz de Aquél que te llamó.

También es importante que sepas que si Jesús te llamó a servirle, Él te dará lo que necesites para obedecerlo y llevar a cabo lo que te haya pedido (1 Tes. 5.24)¡Nada podrá cambiar esta verdad! Entonces, ¿por qué a veces le das tanto lugar a la ansiedad? (me identifico contigo, pues la ansiedad a veces me invade y controla mis decisiones, por lo que urgente debo recordarme a mí mismo que estoy haciendo lo que hago porque Él me llamó).

¡A veces no sabrás qué camino seguir! Recuerdo haber escuchado al pastor Marcos Vidal, de España, decir que por momentos él no tiene claridad hacia dónde ir, qué pasos dar, pero sin embargo tiene muy en claro hacia dónde no desea ir, lo que nunca hará y los lugares que nunca pisará. ¡Y esto es cierto para ti también! Recuerda que caminamos, al igual que Moisés, “como viendo al Invisible” (Hebreos 11.27).

Es importantísimo – en el proceso de formarte como siervo o sierva del Señor – que no te dejes llevar por el marketing religioso de nuestros días, ese que muestra que para servir a Dios hay que cumplir determinadas reglas de “éxito” (pseudo éxito, entre nosotros…) basadas en pura imagen más que en hechos concretos. ¡Cuántas tonterías se dicen y se muestran, realidades que sólo se basan en ideas, sueños e ilusiones, pero no realidades ni fundamentos firmes conforme a lo que debe ser un siervo del Señor!

Por eso, aprende desde ahora, tus años juveniles, a ser una persona humilde. ¡Sí! ¡Sigue siendo importante aprender de Jesús y no venderte a ti mismo, a ti misma, como alguien que no eres! Cultiva un espíritu sincero, dispuesto a escuchar las críticas con paciencia (y cambiar, si fuere necesario), recibir los elogios con modestia, y en todo momento tener un concepto real de quién eres y para qué estás en la Tierra.

Sé que por momentos tienes deseos de bajar los brazos y dejarlo todo. Incluso ves que tu realidad no ayuda mucho, ¿no es cierto? Quieres servir en la evangelización, pero las iglesias – en su gran mayoría – aparentemente no la consideran en su agenda como algo central. Deseas publicar tu libro, pero te entristece tener que entrar en un circuito comercial cuyas reglas no siempre se rigen por la Palabra de Dios. Tienes iniciativas ministeriales, pero te desanima ver la apatía de la generación que nos precede, muchos que apoyan con sus labios pero no dan pasos ni tienen gestos prácticos para apoyarte.

Por favor, te aconsejo y te animo – ¡por eso decidí escribirte! – a no abandonar lo que Dios te ha pedido que hicieras. ¡Sigue adelante! Porque aquellos y aquellas que perseveran, lograrán la victoria.

Yo creo – y el “creo” aquí es firme, no un “me parece” sino un “absolutamente convencido” – que se viene una generación diferente de siervos y siervas del Señor. Un montón de mujeres y hombres que están cansados del pecado y deciden vivir en santidad, entregándolo todo por Jesús. Personas jóvenes (sin mucha experiencia y muy pocos recursos) que deciden dejar el orgullo de lado, que sólo les importa que Cristo se lleve el crédito de lo que hagan, que sueñan con realizar cosas diferentes y no ser “fotocopias” de los demás, llegar a lugares donde todavía la luz del Evangelio no llegó (¡y dejar de “pescar en la pecera” y gastar el tiempo en lugares donde otros ya están haciendo la tarea!). En otras palabras, ¡hacer cosas diferentes para un tiempo distinto en un mundo lleno de cambios!

Tengo la convicción que Dios me movilizó a escribirte. No sé cómo te llamas ni en qué parte del mundo te encuentras. Pero lo que importa es que nuestro Señor y Rey, el Único capaz de transformar nuestro mundo, Aquél precioso Salvador que dio Su vida en la cruz y resucitó de entre los muertos, te ama, te escogió y tiene un propósito claro para ti. ¿Qué esperas, entonces, para obedecerle, levantarte y servirle?

¡Se viene una nueva generación! ¡La generación de los “Anónimos de Jesús”! ¡La generación de los que prefieren amar antes que criticar! ¡La generación de los que aman a todo el Cuerpo de Cristo (porque Dios no es evangélico, ni católico, ni protestante)! ¡La generación de los que oran y “comen” la Palabra en privado! ¡La generación de los que eligen el camino del sacrificio, el trabajo, la pasión, la entrega absoluta al Rey de Reyes!

Te mando un abrazo grandísimo, lleno de afecto y aprecio por tu valiosa vida. ¡Me alegra que podamos llamarnos amigos, hermanos y consiervos en Jesús!

Recordemos siempre las palabras del apóstol Juan, quien inspirado por el Espíritu Santo escribió este poderoso versículo que, dicho sea de paso, es el texto favorito que mi esposa y yo apreciamos muchísimo: “Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”. (1 Juan 2.17).

¡Estemos en contacto! ¡Quiero saber de ti!

Líder Siervo

Artículo escrito por: Isau Chávez/APIC

Estimado(a) William:

En la historia de San Juan 13: 12-15, encontramos el más grande ejemplo de Jesús como líder siervo, era costumbre en ocasión de una fiesta, que un criado lavase los pies de los huéspedes y en esta ocasión se habían hecho preparativos para este servicio. La jarra, el lebrillo y la toalla estaban allí, listos para el lavamiento de los pies; pero no había siervo presente para que hiciera esta labor, por lo tanto les tocaba a los discípulos cumplirlo, pero cada uno de los discípulos se negaron a hacerlo, porque no querían asumir el rol de siervo. Todos manifestaban una despreocupación estoica, al parecer inconscientes de que les tocaba hacer algo, por su silencio se negaban a humillarse.

1.Contexto en que se da esta historia

Esta acción de Jesús fue motivada por la contienda que se dio entre los discípulos, acerca de quienes de ellos ocuparían los puestos más importantes en el Reino. A los discípulos les preocupaba saber quien sería el Primer Ministro, Secretario de Estado, etc. Por fin Jesús tuvo que ponerse de rodillas y lavarles los pies, el oficio degradante de un esclavo, para recordarles que él les había llamado a servir y no a reinar.

En aquel tiempo en Palestina, lavar los pies era un acto importante y necesario. Los animales y desperdicios eran comunes en las calles, que a la sazón no estaban empedradas ni pavimentadas. Para colmo de males todas las personas andaban con sandalias, de manera que cuando una persona llegaba a una reunión hogareña, por más que se hubiese bañado antes de salir, llegaba con los pies sucios por el polvo del camino. A los esclavos y siervos les asignaban esta ingrata tarea de lavar los pies a los huéspedes o invitados que llegaban a la casa del anfitrión.

“De nada sirve negar que liderazgo connota poder. El que lo niega no sólo cae en un simplismo sino que se expone a caer también en la sutil tentación al poder. La alternativa es reconocer que todo liderazgo conlleva un ejercicio de poder, pero que el poder se ejerce para destruir o para construir, para liberar o para oprimir, para mal o para bien”. (René Padilla)

II- ¿Por qué no debía Jesús lavar los pies de sus discípulos?

1) Se le había concedido toda la autoridad

2) Venía de Dios y a Dios iba

3) El era el Señor y el maestro

4)Además habían demasiadas evidencias para reconocer que él era el Mesías

“El siervo, es por definición, un ser humano total. El siervo-líder es un ser funcionalmente superior ya que está más cerca de la tierra- él escucha, ve, conoce y su inspiración intuitiva es excepcional. Por eso se puede confiar y depender de él”. (Robert K. Greenleaf)

III- Características de Jesús como líder siervo

Humildad, mansedumbre, sencillez, sumisión, obediencia, servicio desinteresado, amor, empatía

“El modelo de liderazgo que prevalece en el mundo es el piramidal, jerárquico y gerencial. El liderazgo es cristiano en la medida en que renuncia a ese modelo de la sociedad pagana y acata como norma el ejemplo de Jesucristo, el modelo del líder/siervo, caracterizado, entre otras cosas, por el amor y la humildad. En otras palabras, el liderazgo es cristiano en la medida en que toma en serio la palabra de Jesucristo a sus discípulos, la palabra que se hizo carne en su propia persona”. (René Padilla)

IV- Ser siervo es una decisión voluntaria

Es un cambio de paradigma

Es un proceso de desaprendizaje y de aprendizaje

Está relacionado con el cambio de actitud

“Sino que se despojó así mismo, tomando forma de siervo hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló así mismo, hasta lo sumo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”. (Filipenses 2:7-8)

V- Conclusiones

1) El liderazgo de servicio es una demostración del compromiso de vivir la Palabra de Dios y hacer la voluntad de Dios.

2) Nuestro liderazgo siempre debería estar inspirado en el modelo de liderazgo de servicio que practicó Jesús en su ministerio terrenal.

3) En la iglesia este es el estilo de liderazgo que estamos llamados a practicar, si realmente queremos ser coherentes con la misión y con nuestra identidad cristiana.

Seamos fieles siendo líderes siervos cómo Jesús,

La encarnación de Jesús

(parte 1)

Por Luis Palau/APIC

La Navidad es una temporada feliz y hermosa. La razón es porque Jesucristo, el Hijo de Dios, se encarnó en la Navidad.

Cuando tengamos la fiestita, con el árbol de Navidad, recuerde cuando nos damos regalos que estamos celebrando una realidad eterna y gloriosa, la encarnación, cuando Dios se hizo humano.

Encarnación viene del latín, significa «en carne». Es muy sencillo, Jesucristo se encarnó, tomó forma de hombre, se hizo hombre como dice en Filipenses: “Cuando apareció en la forma de hombre se humilló a sí mismo en obediencia a Dios y murió en una cruz como morían los criminales» (Filipenses 2:7-8 NTV).

En primer lugar, Cristo fue el Hijo de Dios antes del tiempo y el espacio. Es un pensamiento profundo que uno casi no lo puede comprender, pero en Juan 1:1-3 dice: «En el principio la Palabra ya existía. La Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. El que es la Palabra existía en el principio con Dios. Dios creó todas las cosas por medio de él, y nada fue creado sin él» (NTV).

Jesucristo era antes del tiempo y el espacio. Antes que Él crease este mundo, las estrellas, la luna, el sol, los árboles, las montañas, los mares, las criaturas, los animales, los peces, etc. antes que Dios creara todo eso Él era, porque Jesucristo es eterno. En Colosenses 1:15-17 se nos dice exactamente lo mismo: «Cristo es la imagen visible del Dios invisible. Él ya existía antes de que las cosas fueran creadas y es supremo sobre toda la creación porque, por medio de él, Dios creó todo lo que existe en los lugares celestiales y en la tierra. Hizo las cosas que podemos ver y las que no podemos ver, tales como tronos, reinos, gobernantes y autoridades del mundo invisible. Todo fue creado por medio de él y para él. Él ya existía antes de todas las cosas y mantiene unida toda la creación» (NTV).

Jesucristo se encarnó por una concepción sobrenatural. Jesucristo no nació como nacen otros seres humanos. Las circunstancias del nacimiento de Jesucristo nos ayudan a entender por qué nació sin pecado; porque la gran diferencia entre Jesucristo hombre y usted y yo, hombre o mujer, es que Él nunca hizo pecado ni fue contaminado por el pecado original. Es un misterio profundo pero lo debemos entender. La Biblia enseña que la tendencia humana hacia el pecado fue heredada de nuestros padres. Yo tengo cuatro hijos varones y entre mi esposa y yo hemos transmitido a mis hijos esa naturaleza pecaminosa. Sin embargo en Jesucristo hubo una concepción única y singular, nunca ha habido otra concepción igual a la de Jesucristo. Él nació sin esta inclinación al pecado. Hebreos 4:15 dice: «…enfrentó todas y cada una de las pruebas que enfrentamos nosotros, sin embargo él nunca pecó». La tentación le vino a Jesús porque Él se hizo hombre, se encarnó, pero nunca cometió pecado, nunca hubo en gaño en su boca como dice 1 Pedro 2. Nunca mintió, nunca se vengó, nunca insultó. Jesucristo fue sin pecado. Su nacimiento fue igual, su concepción fue distinta porque ocurrió por intervención del Espíritu Santo. Entramos aquí en territorio misterioso, pero no le tengamos miedo a los misterios. La vida está llena de misterios; el misterio del amor, el misterio de la muerte, el misterio del enojo, el misterio de la maldad, el misterio de Satanás. Y el misterio de la encarnación es el más hermoso, absoluto y profundo de toda la historia. Si usted entiende y, por la fe, acepta que Dios se hizo hombre en Jesucristo, todo lo demás es mucho más sencillo; la muerte por nosotros en la cruz es más sencilla, porque era el Dios encarnado quien murió en nuestro lugar, pagó por nuestros pecados y como Él nunca había pecado pagó por nuestros pecados; el hecho de que fue sepultado y resucitó al tercer día no es tan complicado cuando uno entiende que Aquél hombre que fue crucificado y sepul tado no era más que el Hijo de Dios, que fue concebido por el Espíritu Santo en el vientre de la bendita Virgen María y por la intervención del Espíritu Santo Jesucristo era tanto Dios como hombre.

Quizá usted no lo entienda; yo no lo entiendo ciento por ciento tampoco pero al pasar los años es asombroso, uno lo va entendiendo más y más. Cuando por la fe uno acepta este misterio de la encarnación, cómo el Espíritu Santo hizo en la bendita Virgen María el trabajo que hace un padre en su mujer cuando concibe una criatura, no lo entiende ciento por ciento pero a la verdad, a mí no me molesta ni me confunde porque Dios es Dios, qué no lo puede hacer. Dios fue el que creó el concepto del hombre y la mujer que se aman, que tienen relaciones sexuales y que concibe una criatura y en el vientre de la madre se crea una criaturita. Dios creó el concepto y ¿no tiene Dios la capacidad de sobreponerse a su propia creación y crear en el vientre de la bendita Virgen María una criatura santa que era Dios mismo? ¡Por supuesto que sí! Todo depende de cuán grande o pequeño sea su dios. El Dios en que yo creo, Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo es el Dios Todopoderoso, Él puede hacer lo que quiere.

La encarnación de Cristo por obra del Espíritu Santo dentro de la bendita Virgen María mantiene en alto la plena divinidad o deidad de Cristo.

Recomiendo que en esta Navidad se lean muchos capítulos del Nuevo Testamento, sobre todo los evangelios de San Mateo y San Lucas; léales pasajes a sus hijos, sus nietos y sus familiares. Aun a los incrédulos léales un capítulo y hágales saber que en su casa se tiene la costumbre de leer la Palabra de Dios en la Navidad porque nació Jesús, el Hijo de Dios. Usted va a leer el hecho de que Cristo es Dios y que esto se va revelando a menudo que uno lee el Nuevo Testamento. Comience con San Mateo y cuando termine con el libro de Apocalipsis, usted estará convencido sin lugar a dudas de que es el Hijo de Dios.

Lo que uno ve son tres cosas en la Divinidad de Cristo: primero su carácter, que era sin pecado y de una pureza total. Segundo, en la Divinidad de Cristo se ve en sus reclamos, dice que Él es la verdad, es el Juez de toda la creación, que es uno con el Padre, Cristo reclama las marcas de la Divinidad. Por último se ve su conducta, los milagros que Él realizó, el perdón de los pecados de mujeres caídas, de prostitutas y de ladrones y el aceptar la adoración del público y de las masas porque era Dios encarnado.

Postrémonos ante Jesús en esta Navidad, el Hijo de Dios antes del tiempo y el espacio, concebido sobrenaturalmente, plenamente Dios y plenamente Hombre, se merece nuestra adoración el Salvador.

Mi crecimiento espiritual

Cualidad indispensable para todo cristiano

Artículo escrito por: Daniel Kendal/APIC

Estimado(a) William:

El versículo de la Biblia más conocido para la mayoría de los Cristianos es Juan 3:16.  “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”  El amor de Cristo fue el mayor amor, porque Él entregó su vida por nosotros.  Juan 15:13   Realmente el centro del Cristianismo es el amor.

Romanos 5:5 dice que el amor de Dios ha sido derramado en el corazón de cada creyente.  El amor debe de manifestarse en cada Cristiano porque Dios derramó este amor en nosotros.   Otras personas que reconocen que somos discípulos de Jesucristo pueden observar el amor que practicamos entre nosotros mismos.  Juan 13:34  Por esto Cristo enfatizó (en Juan 13:34) la importancia de practicar esta cualidad de amor, así como Él mismo lo demostró  a sus discípulos.

I Juan 4:8 indica que la persona que no ama, no conoce a Dios porque el amor es central de lo que Dios es.  El odio es lo contrario a la vida Cristiana porque el odio para otro Cristiano no puede existir donde está el amor de Cristo.  Cristo nos puede ayudar a amar a personas que no nos quieren o tienen resentimiento hacia a nosotros.  Col. 3:12-13

La Biblia dice claramente qué significa amar a otra persona.  I Corintios trece es un capítulo dedicado al tema del amor y versículos 4-6 explican como actúa el verdadero amor con otras personas por ser sufrido, benigno, no irritarse, no guardar rencor, y no ser jactancioso. I Juan 3:17-18 nos dice claramente que el amor no solamente es de palabras pero es ilustrado a través de nuestros hechos.  No podemos decir que amamos a otro creyente si no le hablamos o no le perdonamos por sus errores o pecados contra nosotros. 

Es importante examinar tu vida y preguntarte si hay un hermano que no puedes tolerar.  Si hay alguna persona que no has perdonado o hacia quien sientes  resentimiento, toma el paso de perdonarle sus faltas en la misma manera que Cristo nos ha perdonado.  Tienes que expresar tu espíritu de perdón a este hermano que te ha ofendido.  No tardes en tomar este paso para que no crezca un espíritu de amargura en tu corazón.  Heb. 12:15

Seamos fieles amando a otros como Cristo nos amó,

Evangelismo y establecimiento de nuevas iglesias

"LECCIONES NAVIDEÑAS"

Artículo escrito por Dr. Gerardo Laursen/APIC

Estimado(a) William:


Casi todo el mundo celebra la navidad.  Es un tiempo familiar y gozoso.  Pero es mucho más que un feriado.  Se fundó con la primera venida de Cristo a la Tierra, un requisito para nuestra salvación, y además es repleta con aplicaciones espirituales.  Y ya que muchos en diciembre están pensando en el nacimiento de Jesús, es una oportunidad favorable de compartir nuestra fe con otros.

Algunas lecciones que se aprenden de la primera navidad:

1. Algunos leen la Biblia como los sacerdotes de Herodes. Conocen datos de Cristo, pero no lo conocen a él.  Mt. 2:4-6, “Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo. Ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta: y tú, Belén, de la tierra de Judá, no eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; porque de ti saldrá un guiador, que apacentará a mi pueblo Israel.”  Es necesario hacer de Cristo nuestro salvador personal.

2. Seamos cuidadosos de distinguir entre la verdad y las tradiciones.

Los magos tal vez eran 3, pero no eran reyes, no se dan sus nombres, y no llegaron en la noche del nacimiento de Jesús, sino algo después en una casa.  Mt. 2:1, “Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos.”  Jesús nació en un pesebre, pero los magos llegaron a una casa, Mt. 2:11, “Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.”  Es cuestión de leer con cuidado y después creer lo que enseña.  Y fíjese que únicamente Jesús fue adorado. (Con 3 tipos de regalos viene nuestra adivinanza que el número de magos eran 3.  Pero si se supone por ejemplo que 2 magos regalaron solo oro, 2 solo incienso y 1 solo mirra hubiera sido 5 magos.  ¿Me explico?)

3. Incrédulos necesitan buscar a Jesús como hicieron los magos, y como consecuencia encontrar su propio regalo navideño: la salvación.  “Al que a mí viene, no le echo fuera,” Jn. 6:37.

4. Los magos viajaron una gran distancia y dieron regalos costosos. Debemos nosotros también perseverar y sacrificar. Viajaron unos 1500 kms. (siguiendo la ruta comercial de la capital de Babilonia a Jerusalén, unos 874 kms. en línea recta), pero Herodes no se molestaba en viajar los 10 kms. de Jerusalén a Belén.  (Es probable que los magos fueran originarios del área de Babilonia por las profecías siglos antes por Daniel, en 9:24-26.)

5. Dios controla la historia.  Hombres malos no pueden cambiar lo que Dios está haciendo. Confiemos en él.  Mt. 2:13, “Después que partieron ellos, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo: Levántate y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo.”  Pero el plan de Herodes no resultó, como el refrán: “El hombre propone, pero Dios dispone.”

6. El Evangelio de Mateo, escrito para los judíos, habla de estos gentiles llegando para adorar a Cristo. Entonces se ve que él es el rey sobre todos.  Mt. 2:1, “…vinieron del oriente,” y en Ap. 5:9, “con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación.” Cristo es el Salvador del mundo.

7. Ahora es un buen tiempo para celebrar alegremente el aniversario de la primera venida de Cristo.  Lc. 2:10-11, “Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor.”

2 Co. 9:15, “¡Gracias a Dios por su don inefable!” y ¡Feliz Navidad!

¿Es práctico el cristianismo? 

Por: Luis Palau/APIC

Soy estudiante universitario y me he preguntado muchas veces qué ofrece el cristianismo para nuestra vida práctica aquí en la tierra. ¿Son el cielo y la vida eterna meramente lo que tiene para ofrecernos? Y si así es, ¿cuál es la seguridad de que lleguemos a ese cielo con vida eterna?

Respuesta:

Le agradezco mucho que me haya escrito, pues su pregunta es muy importante e interesante.

Es una lástima que tantos intelectuales se conformen con vivir un promedio de setenta años aquí en la tierra y después el fin. Desafortunadamente, la ciencia no ha avanzado lo suficiente todavía para comprobar “científicamente” que nosotros somos más, mucho más, que una composición bioquímica maravillosa que llamamos cuerpo. ¿Acaso puede cualquier miembro de mi cuerpo moverse sin mi voluntad? Aún mis pensamientos son estimulados por mi voluntad.

Jesús en San Mateo capítulo 10, nos dice:

“Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquél que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno”.

Por otra parte, la Biblia en muchos pasajes nos habla del cielo. En Apocalipsis capítulo 21 leemos:

“Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos, y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor, porque las primeras pasaron”.

Y Jesús nos dice en San Juan capítulo 14:

“En la casa de mi padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho. Voy pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde Yo estoy, vosotros también estéis. Yo soy el camino, y la verdad y la vida, nadie viene al Padre sino por mí”.

Al leer estos y muchos otros pasajes de la Palabra de Dios, no me queda la menor duda de que ansío mucho tener esa vida eterna y vivir en el cielo con mi Creador.

Nuestra corta vida aquí en la tierra es, sin embargo, muy importante para llegar a esa vida eterna. Es la antesala de la eternidad, y precisamente el cristianismo nos prepara aquí para obtener ese cielo que nos promete Dios. Como dijo aquel historiador y escritor británico, C. Lewis:

“Ningún hombre está preparado para vivir la vida en la tierra, hasta que esté preparado para entrar al cielo”.

En el libro de Gálatas, capítulo 5 dice:

“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, control de sí mismo; contra tales cosas no hay ley”.

Y Jesús nos dice en San Mateo capítulo 6:

“Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas las demás cosas os serán añadidas”.

Jesús está diciendo que cuando nos sometemos a Dios, Él promete suplir todas las cosas materiales que necesitamos aquí en la tierra para llevar una vida normal.

Cuando Cristo mora en el corazón, nuestro intelecto, voluntad, emociones y pensamientos se organizan de tal forma, que estamos siempre preparados para confrontar toda situación serenamente y tomar decisiones prudentes. La razón es que Cristo comparte con nosotros su amor, sabiduría y poder. El verdadero cristiano está bajo el control de Cristo, y por lo tanto, puede atender con confianza a los múltiples compromisos que se le presentan diariamente, cualquiera sea su profesión u oficio.

Lo que la Biblia enseña

DANIEL: DIOS REINA

Artículo escrito por: David Ekstrom/APIC

Estimado(a) William:


Sin duda todos conocemos las historias de los tres jóvenes hebreos en el horno de fuego y de Daniel en el foso de los leones, pero me atrevo a decir que muy pocos hemos sospechado que son una parte de una estructura literaria que ayuda a entender el propósito del libro del profeta Daniel. Un maestro de la Biblia dijo que si uno no entiende la estructura de este libro, no entiende el libro. En mi caso fue muy cierto. Pudiera haberles hablado de muchos detalles del libro, pero no había visto el mensaje central del libro que lo hace una unidad, no una colección de historias y visiones. El mensaje es DIOS REINA – el Dios de la Biblia es soberano. Hace algún tiempo estuve consultando un comentario sobre Daniel por la Dra. Joyce Baldwin, y en la introducción hace mención de dos detalles, uno conocido y otro muy poco observado, que definen la estructura del libro. Cambió para siempre mi comprensión del libro.

Si usted tiene una Biblia con notas se podrá dar cuenta de que desde Daniel 2:4 hasta 7:28 fue escrito en arameo, el idioma oficial del imperio babilónico, del imperio asirio que lo precedió y del personal que lo siguió. Lo demás del libro fue escrito en hebreo, el idioma del pueblo de Dios, Israel. Pero lo que es más, esa misma parte del libro contiene un ejemplo claro de una construcción literaria hebrea a que se le llama "quiástica", pero que prefiero llamar "concéntrica" como otros dicen. Esto quiere decir que las partes de la construcción en la segunda mitad del bosquejo están en orden al revés de sus correspondientes partes en la primera mitad. Si damos un vistazo a estos 6 capítulos veremos que el 2 y 7 tratan de visiones acerca de cuatro imperios mundiales que serán destruidos y reemplazados por el reino de Dios. 3 y 6 tratan de casos cuando Dios libró milagrosamente a sus siervos de la muerte. 4 y 5 nos cuentan de casos en que Dios se reveló directamente en su trato con reyes paganos. El hecho de que esta construcción coincide con la sección aramea, y que el capítulo 7 no está en su lugar cronológico como los demás, hace muy claro que este arreglo no es casualidad, sino que revela un propósito. Veremos que nos está señalando la soberanía del Dios de Israel, a quien se le llama el "Altísimo" en este libro.

Según el arreglo del libro, parece que hay que entender el capítulo 1 como la introducción, pero muy importante porque desde el principio comienza a señalar la soberanía del Altísimo. Para ver esto hay que entender un poco de la situación histórica en la cual se escribió el libro y algo de la cultura. Babilonia acababa de conquistar al pueblo de Dios, y muchos israelitas eran cautivos en ese país. Los tesoros del templo del Dios Altísimo estaban entre los tesoros de los dioses de Babilonia. Esto pasó porque Israel se había rebelado contra su Dios, y él les estaba castigando conforme a sus promesas en su pacto con ellos (véase Levítico 26:15-68, especialmente 64-68). Pero la derrota del pueblo de Dios por los babilonios se consideraba en esa cultura como prueba segura de que los dioses de Babilonia eran más fuertes que el Dios de Israel. Eso no podía quedar así, ni a los ojos de Israel ni tampoco ante las naciones paganas.

Por eso el libro comienza con la declaración de que Jehová entregó al rey de Israel y los vasos del templo en manos de Nabucodonosor. No fue la superioridad de los dioses paganos, sino acción del Altísimo. Lo demás del capítulo nos muestra cómo Dios colocó en la corte de Babilonia, al servicio del mismo rey, a hombres fieles que serían el medio de demostrar la superioridad del Dios de Israel a los dioses paganos, y su completa soberanía. Se ve la actuación de Dios para lograr esto en los versículos 9 y 17. Las fechas al principio y al fin del capítulo fijan el tiempo del ministerio de Daniel. Creo que podremos entender mejor la situación viendo otro evento en la historia de Israel. En 1 Samuel capítulos 4 - 6 encontramos el relato de cómo Dios permitió que los filisteos derrotaran a Israel y se llevaran el arca del pacto, porque Israel había violado ese pacto. Los filisteos pusieron el arca delante de su dios Dagón en señal de que Jehová había sido derrotado por éste. Pero Dios ha dicho que su gloria no la dará a ídolos. (Is. 42:8) Por eso Dios causó que Dagón fuera despedazado ante el arca, y que vinieran plagas sobre los filisteos hasta que reconocieron que sus dioses no podían resistir el poder de Jehová, y devolvieron el arca a Israel. Dios castigó a su pueblo desobediente pero dejó a salvo su nombre.

Aquí bosquejo la sección aramea de Daniel, capítulos 2 - 7. Las citas en paréntesis son clave para mostrar el enfoque de cada par en la construcción concéntrica.

A Capítulo 2. El Dios de Israel es soberano en los asuntos de las naciones y por tanto es el único que puede revelar el futuro. (2:47)

B Capítulo 3. El Dios de Israel es soberano para librar a sus siervos. Él decide si lo hará o nó. (3:29)

C Capítulo 4. El Dios de Israel es soberano en su trato con los reyes. (4:34-37 el pasaje clave de toda esta construcción)

C Capítulo 5. El Dios de Israel es soberano en tratar con los reyes - y en marcar el fin de sus reinos.

B Capítulo 6. El Dios de Israel es soberano para librar a sus siervos - y castigar a sus enemigos.

A Capítulo 7. El Dios de Israel es soberano en los asuntos de las naciones - y para dar el reino a su pueblo.

Entendemos que esta sección se escribió en arameo para que estuviera al alcance de la comunidad internacional. En vista de esto es interesante observar que el mensaje de cada sección se expresa en palabras del rey pagano, Nabucodonosor. Una de esas declaraciones (4:34-37) está justamente en el centro de la construcción, donde encontramos enfocado el mensaje de todo el pasaje. Declara la absoluta soberanía del Dios Altísimo, el Dios de Israel.

Ahora pasemos a considerar la otra parte del libro. Nosotros nunca traslaparíamos dos partes de un bosquejo, pero parece que Daniel sí lo hizo. Nosotros hubiéramos dado fechas para las historias, no a las visiones, pero Daniel le pone fecha a cada visión, no así a las historias. Me parece que esto es su modo de mostrarnos que hay una unión y un orden de desarrollo en la presentación de esas visiones. A este tipo de presentación se le llama “paralelismo progresivo”, que quiere decir que cada visión cubre el mismo asunto como la anterior ya sea en tiempo, en tema o en las dos cosas, pero con un aumento de detalles o un cambio de enfoque. Algo parecido podemos ver en los periódicos de hoy. Si uno tiene poco tiempo, lee los titulares. Si ve algo que le llama la atención lee el primer párrafo de la historia, y si quiere saber más, lee lo que sigue. Pero en cada etapa tiene uno una idea acerca de qué se está tratando. Se ve esto en muchas partes de la Biblia. Tal vez un ejemplo baste para ilustrarlo - la historia de la creación. Génesis 1:1 bien puede considerarse como la historia en pocas palabras. 1:2 hasta 2:3 ya nos da muchos detalles más, y 2:4-25 resume algo, pero enfoca la creación de la raza humana. Dicho sea de paso que el no entender este principio ha contribuido en mucho a la confusión acerca del libro del Apocalipsis.

Las visiones de capítulos 2 y 7 parecen paralelos en lo que toca a tiempo y tema aunque cambia la figura, pero sospecho que tiene un cumplimiento futuro en muchos detalles que a primera vista tal vez las consideramos ya pasadas. La visión del capítulo 7 está dividida entre los versículos 18 y 19 donde progresa a lo que parece ser el tema central de esta sección de visiones. La primera parte de la interpretación, versículos 15-18, pudiera aplicarse igualmente a la visión del capítulo 2, pero del versículo 19 en adelante está inseparablemente ligada a las demás visiones. Aun una leída rápida de las visiones en los capítulos 8, 9 y 11 revela un énfasis en los temas que resaltan en la visión del capítulo 7 y en la construcción concéntrica de los capítulos 2 - 7. Hablan de Dios y las naciones, Dios y sus siervos, y Dios y los reyes.

Dios es soberano y seguramente establecerá su reino, pero antes se levantará un rey que es su enemigo declarado. Este rey afligirá al pueblo de Dios por un tiempo divinamente fijado. Entonces Dios intervendrá y establecerá su reino. (Estas visiones declaran que estos sufrimientos son para purificar y establecer el pueblo de Dios. 11:33-35 y 12:9-10) Hay mucha discusión acerca de la interpretación de los detalles de estas visiones, pero el mensaje central es clarísimo - Dios es soberano y llevará a cabo sus propósitos a pesar de toda oposición. La perseverancia del pueblo de Dios bajo la persecución ha sido y será el resultado de esa convicción. Por esa razón la primera parte del libro se dedicó al tema de la soberanía divina. En cada visión se tocan los tres temas de la primera parte del libro, es decir, la soberanía de Dios sobre las naciones, la soberanía de Dios sobre la vida de sus siervos y la soberanía de Dios sobre los reyes. En cuanto a la soberanía de Dios en la vida de sus siervos, la declaración de los jóvenes en 3:16-18 que Dios les puede salvar, pero “si no.....” es clave. En la segunda parte del libro es claro que el propósito de Dios incluye no rescatar a muchos de sus siervos, y que la fidelidad de aquellos que él no rescata contribuirá al cumplimiento de su propósito.

En la visión del capítulo 8 y 11 se incluyen muchos detalles que ya son hechos comprobados de la historia de la persecución de los judíos bajo Antíoco Epífanes. Creo que pueden servir varios propósitos. Uno es para que la exactitud con que esas profecías se cumplieron sirva de indicación del carácter del cumplimiento de las demás. Otra es que nos da una indicación de la naturaleza probable del cumplimiento de las que todavía faltan. Digo esto porque muchos piensan que las profecías no tendrán cumplimiento en un anticristo literal, sino en movimientos políticos y religiosos. Pero creo que así como tendencias políticas, culturales y religiosas en tiempos pasados se han personificado en algún individuo, así será al final de esta edad. También creo que fueron incluidas aquí para instrucción y fortalecimiento del pueblo de Dios, sufriendo bajo la mano del enemigo de Dios en los últimos tiempos.

Hay introducciones extensas a las visiones en los capítulos 9 y 11. Sin duda muchas lecciones pudiéramos sacar de estas introducciones pero tres parecen ser muy claras.

1. En el caso de Daniel, el estudio y la comprensión de la profecía le llevó a la preparación espiritual y la intercesión para que se cumpliesen esas profecías. Sin duda lo mismo debe ser el efecto del estudio de las profecías en nosotros.

2. La oración del justo tiene una parte vital en el cumplimiento del plan de Dios. Por lo tanto oremos.

3. Los conflictos que vemos aquí en la tierra tienen una conexión íntima con un conflicto espiritual de proporciones cósmicas que no nos es visible, pero sí es real. En ese conflicto seremos victoriosos porque NUESTRO DIOS REINA.

Este es un resumen muy breve del libro de Daniel, tocando principalmente los puntos sobresalientes de su estructura para revelar su propósito. Mi deseo es que le inspire a estudiarlo detenidamente y le ayude a comprenderlo.

Liderazgo bíblico

A menos que

Artículo escrito por: Bill Lawrence/APIC

Estimado(a) William:


El problema real con los líderes cristianos poderosos, es que han ignorado unas de las palabras más importantes en el Sermón del Monte: a menos que.  Por haber ignorado estas palabras, han convertido a la Biblia en un libro de auto-ayuda, exactamente lo opuesto a lo que es.  La Biblia no es un libro de auto-ayuda, es un libro de auto-muerte.  Eso es lo que quiso decir Jesús cuando resumió el Sermón del Monte una segunda vez al declarar, “Porque les digo a ustedes, que no van a entrar en el reino de los cielos a menos que su justicia supere a la de los fariseos y de los maestros de la ley.” (Mt. 5:20 NVI).  Los escribas y fariseos trataban la Ley como una norma de auto-ayuda que podían reducir a prácticas realizables garantizando el éxito con Dios y el hombre.  Así es exactamente como muchos líderes cristianos poderosos consideran a la Biblia: como una serie de pasos para el éxito, en vez de verla como una norma sobrenatural que solo Cristo puede cumplir a través de ellos.  Esa es la razón por la que no funciona lo que hacen más de lo que funcionó con los escribas y fariseos.  La Biblia no ayuda al ego: la Biblia crucifica al ego.  Y eso es doloroso – el mismo dolor que los líderes poderosos luchan por evitar.  Eso es por lo que su dolor empeora.  El dolor eludido es un dolor acelerado.  Las fórmulas del éxito solo traen un fracaso más y más profundo, sin importar lo que digan los números. 

Desde luego los líderes cristianos poderosos obtuvieron la justicia que necesitan para la vida eterna, al poner su fe en Cristo; así que pertenecen al Reino de los Cielos.  Sin embargo, ellos no guían de la manera que los líderes en el Reino de los Cielos lo hacen, porque no están guiando a la manera en que lo hace el Rey.  No están dirigiendo de adentro hacia afuera.  Ciertamente no están dirigiendo como Cristo dirigió cuando no seguía una agenda propia, sino solo la de Su padre.  Ellos guían de acuerdo a su cultura – buscando el poder, luchando con el temor, y esforzándose por el control.

Así que ¿cómo pueden los líderes cristianos poderosos obtener una justicia que exceda a la de los escribas y fariseos?

Los líderes poderosos deben humillarse a sí mismos en arrepentimiento y buscar la exaltación de Cristo, no la propia.  Deben abandonar toda la auto-protección y auto-promoción, toda esperanza de estar en control de su vida, y tomar el paso más imaginablemente amenazante, – cederlo todo a Jesús quien dio todo por ellos.  Esto significa que deben dejar de pensar en la Biblia como un libro de auto-ayuda y entenderla como un libro de auto-crucifixión que los llama a volverse del enfoque en sí mismos, a enfocarse en los demás, al total y radical sacrificio del ‘yo’ por el bien de los demás. Los líderes bíblicos, a diferencia de los líderes culturales, aman o no guían, sin importar lo que lleguen a lograr.  Jesús era un Líder que se dio a sí mismo por sus seguidores. ¿Podremos ser cualquier otra clase de líder?

Puesto que tal amor es sobrenatural, nos damos cuenta de cuán desesperadamente debemos depender de Cristo para amar y guiar desde adentro hacia afuera, como Él lo hace.  Debemos unirnos a Pablo en renunciar a toda la confianza en la carne, para que podamos ser revestidos con la justicia que viene a través de la fe, y no una que haya sido ganada a través de las leyes del liderazgo.  Y con Pablo, nos volvemos líderes dependientes, cuando consideramos todo como basura por conocer a Cristo y el poder de su resurrección. ¿Cómo es posible que busquemos nuestro propio poder – el poder de la muerte – cuando ya tenemos el poder de Cristo – el poder de su resurrección?

Nosotros guiamos de adentro hacia fuera, cuando actuamos con valor para confrontar el miedo y el impulso por la ira, o el no perdonar, o la ambición egoísta o cualquier otra cosa que llene el vacío de nuestras vidas, y en su lugar nos volvemos a la llenura de la gracia de Dios. Esta gracia ya ha provisto las necesidades que los líderes poderosos están tratando de satisfacer a través de sus esfuerzos por controlar la vida.  Pero Dios es el único que puede controlar la vida y todos nuestros esfuerzos son inútiles.  Debemos escribir una carta a Dios diciéndole, “Amado Señor, renuncio a ser Tú. Firmado, Yo.”

Tal cambio inevitablemente viene a consecuencia de una crisis o un fracaso, cuando nuestro control se colapsa y ya no podemos engañar ni a otros ni a nosotros mismos, pensando en que somos lo suficientemente grandes para manejar la vida y el liderazgo. Somos forzados a confesar públicamente que necesitamos desesperadamente que la gracia de Dios nos guíe en su camino.

Tenemos miedo de hacer esto, porque pensamos que perderemos autoridad.  No es así. Esta confesión pública confirmada por el nuevo poder de Dios a través de nosotros para amar, servir, y liberar a otros para sus propósitos, nos da más autoridad que nunca.  Tampoco nos hace pasivos.  En vez de ello, somos más productivos porque diariamente renovamos nuestra decisión de dirigir desde un corazón lleno de la gracia de Dios, en vez de nuestros logros a través de nuestras manos vacías.

A menos que nos volvamos de la justicia obtenida a través de las leyes del liderazgo, a la justicia de la dependencia de Cristo, fracasaremos, sin importar cuán grandemente seamos aclamados.

A menos que nos volvamos de la auto-protección y auto-promoción; seremos exhibidos como los hipócritas que somos y llevados a la ruina por el Dios que resiste a los soberbios.

A menos que nos humillemos a nosotros mismos, a pesar del dolor y la vergüenza que conlleva la auto-humillación, jamás conoceremos la gracia de la cura y la salud que Dios tiene para aquellos que aman y guían de acuerdo a sus caminos.

A menos que nos entreguemos a una total y desesperada dependencia de Cristo que está en nosotros, perderemos toda esperanza de gloria.

A menos que nos hagamos los más grandes, haciéndonos como los más pequeños, los primeros, haciéndonos como los últimos, los más libres de todos, haciéndonos esclavos de todos, jamás dirigiremos como Cristo, quien vino a ofrecer su vida en sacrificio por muchos.

A menos que busquemos dirigir desde adentro y dejemos que Cristo cuide lo de afuera, seremos líderes huecos, vacíos e impotentes, sin importar que tanto poder y control hayamos obtenido.

A menos que nos neguemos a nosotros mismos y doblemos nuestras espaldas para tomar la cruz, jamás lo conoceremos a Él y al poder de su resurrección.  En vez de ello, seremos números vacíos, mucho de nada, poderosos líderes culturales quienes hablan de la Biblia pero viven en la carne, todo en el nombre de Jesús.

Esto es exactamente lo que le sucedió a ese poderoso líder, quien se volvió un intocable adúltero serial. Finalmente fue forzado a dejar su ministerio, así que comenzó otro que fracasó.  Unos pocos años después murió, siendo aún un hombre joven, con su grandeza pérdida, una vida de confusión, un  líder vacío.  Todo porque ignoró tres palabras del Sermón del Monte: A menos que.  

Seamos fieles permitiendo que sea Cristo quien dirija nuestra vida y liderazgo,

Líderes del grupo femenil

El precio es muy alto

Artículo escrito por: Elsa Amezcua de Balderas/APIC

Estimada(o) William:

Hace poco tiempo quedé asombrada y desalentada por la situación que tuvieron que enfrentar unos amigos nuestros: Su hija está embarazada.

No, no es la primera señorita que espera un bebé siendo joven y soltera. Tampoco es la primera joven cristiana que queda encinta. Es más, tampoco es la primera vez que le sucede a la hija de un cristiano que es líder en la iglesia. Sin embargo la pregunta es la misma: ¿Por qué sucede esto? ¿Acaso no es suficiente la enseñanza bíblica que se tiene desde niño? ¿Acaso no es suficiente la enseñanza de sus padres y la comunicación abierta sobre el tema de la sexualidad, del pecado de la fornicación y sus consecuencias? ¿Qué es suficiente entonces?

Todas estas preguntas y más han venido a mi mente no sólo en este caso sino en otros más y mi corazón se desalienta al pensar en mis propios hijos e imaginar que entonces nada pueda ser suficiente para que ellos puedan obedecer a Dios. Lo mismo sucede cuando pienso en las señoritas que estudian en el Seminario y a las cuales trato de ayudar. “Nada, nada es garantía” es la respuesta que ha llegado a mi mente en esas ocasiones.

Sin embargo, cuando mis ojos y mi corazón buscan a Dios y su palabra, hay otra respuesta: “¿Cómo puede el joven llevar una vida íntegra? Viviendo conforme a tu palabra. En mi corazón atesoro tus dichos para no pecar contra ti” (Salmo 119:9 y 11).

¡Y ésa respuesta es abundante!

Jesús nos dio la respuesta para la santificación: “Santifícalos en tu verdad. Tu palabra es verdad.”

El Espíritu Santo, por medio del autor de la carta a los hebreos, enseñó que “la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón” (4:12).

El Salmo 19, versos 7 al 11 dice:

La ley del SEÑOR es perfecta, que restaura el alma; el testimonio del SEÑOR es seguro, que hace sabio al sencillo.

Los preceptos del SEÑOR son rectos, que alegran el corazón; el mandamiento del SEÑOR es puro, que alumbra los ojos.

El temor del SEÑOR es limpio, que permanece para siempre; los juicios del SEÑOR son verdaderos, todos ellos justos;  deseables más que el oro; sí, más que mucho oro fino, más dulces que la miel y que el destilar del panal.

Además, tu siervo es amonestado por ellos; en guardarlos hay gran recompensa.

Todo el Salmo 119 derrama vida  y poder en la palabra de Dios.

¡Sí!  ¡Sí hay garantía!.....sólo que el precio es muy alto. Sí, un precio alto, sin embargo, con grandes dividendos. Permanecer en la Palabra de Dios, atesorarla, guardarla en el corazón, obedecerla requiere mucho esfuerzo y sacrificio constantes, pero es lo que nos dará la garantía de una vida como Dios la diseñó para nosotros.

¿Estamos dispuestas a pagar el precio que implica para nuestras propias vidas y de esta manera bendecir a quienes nos rodean? ¿Estamos dispuestas a creer que  hay esperanza en medio de un mundo que cada día más incita a la inmoralidad, a la  fornicación, a la perversidad y a la lujuria,  cueste lo que cueste? ¿Nos da temor enseñar a otras el costo de una vida íntegra y en santidad?

Yo quisiera animarte finalmente con las mismas palabras del apóstol Pedro:

“Por lo tanto, hermanas, esfuércense más todavía por asegurarse del llamado de Dios, que fue quien las eligió. Si hacen estas cosas, no caerán jamás”. ¡Y podremos compartir con otras mujeres, jóvenes o adultas,  que sí hay esperanza! 

¿Qué hago para controlar mi lengua? He destruido muchas amistades. La gente no confía en mí, pero no puedo controlarme. Por favor, ayúdeme.

No puedo controlar mi lengua

Por: Luis Palau/APIC

 

Respuesta:

La Biblia, en el capítulo 3 de Santiago, nos dice:

“Hermanos míos, no debe haber entre ustedes muchos que se hagan maestros, pues ya saben que a los que enseñamos se nos juzgará más severamente. Todos cometemos muchos errores, y si alguno no comete ningún error en lo que dice, es un hombre perfecto que sabe también poner freno a todo su cuerpo. Cuando ponemos freno en la boca de los caballos para que nos obedezcan, podemos manejar así todo su cuerpo. Fíjense también en los barcos, aunque son tan grandes, y los vientos que los empujan son fuertes, el piloto los maneja con un pequeño timón por donde él quiere. Así también con la lengua; es una parte muy pequeña del cuerpo pero se cree capaz de muchas cosas grandes. ¡Qué bosque tan grande puede quemarse por un pequeño fuego! Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo. La lengua está encendida por el infierno mismo y a su vez hace arder todo el curso de la vida. El hombre puede amansar toda clase de fiera s, aves, serpientes y animales del mar y los ha amansado, pero nadie puede amansar la lengua. Es un mal que no se deja dominar y está llena de veneno que mata. Con esta misma lengua alabamos a nuestro Dios y Padre y maldecimos a los hombres que Dios ha hecho a su propia imagen. De la misma boca salen alabanzas y maldiciones. Hermanos míos, esto no debe ser así. ¿Acaso de un mismo manantial puede a la vez salir agua dulce y agua amarga? Hermanos míos, ¿puede acaso una higuera dar aceitunas? ¿o puede una planta de uvas dar higos? Pues tampoco puede un mismo manantial dar a la vez agua salada y agua dulce”.

Santiago nos está diciendo en realidad, que la lengua es una expresión del corazón. “Como el hombre piensa en su corazón, tal es él”, decía el sabio Salomón. Y lo que la lengua dice viene de la mente y el corazón.

Pero Dios puede controlar nuestra lengua al cambiar nuestros pensamientos y emociones. Él puede y quiere hacerlo si le pedimos a Cristo que more en nuestro corazón. En un acto de fe, entréguele su vida. Confiésele todos sus pecados y exprésele su deseo de cambiar. Cuando Cristo viva en su corazón, Él le dará poder y entendimiento para dar fin a este problema.

Mi crecimiento espiritual- noviembre 2009

La Vida Cristiana---Una Vida de Fe

Artículo escrito por: Daniel Kendal/APIC

Estimado(a) William:

El Nuevo Testamento abunda con expresiones de creer y de tener fe. San Juan se dedica a este tema y Romanos menciona la fe y creer muchas veces.  Efesios 2:8 nos dice que somos salvos por la fe y no por obras.  Tanto la salvación como la fe para poder creer en Él es un regalo de Dios.  Cuando creemos, poniendo nuestra fe y confianza en Cristo, Dios nos da la salvación. Hebreos 11:1 define la fe como una certeza y una convicción.  La fe genuina en Cristo nos da esta certeza y esta convicción de que somos salvos.

No solamente somos salvos por la fe sino que vivimos una vida de fe. Romanos 1:17 expresa, “Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito:  Mas el justo por la fe vivirá.”  A veces la fe es una lucha en la vida de cada creyente porque hay tantas circunstancias en la vida que no comprendemos. Es fácil ceder a la duda cuando no resultan las cosas como esperábamos.

Dios nos dice claramente que “sin fe es imposible agradar a Dios.” Heb. 11:6   Los héroes de la fe mencionados en Hebreos capítulo 11 nos dejan un gran testimonio de personas que confiaron en Dios.  Algunos escogieron la muerte en lugar de una vida de duda o incredulidad.  Romanos 14:23 nos habla de la importancia de hacer todo a base de la fe y no de la duda.  Esta fe tiene oportunidad de crecer cuando ponemos atención a la Palabra de Dios.  Rom. 1:17 Tenemos que poner mucha atención a la Biblia y responder en obediencia a sus enseñanzas.

Cuando vivimos una vida Cristiana de fe, no podemos esconder esta fe como un secreto.  Nuestra fe tiene que divulgarse en todos los lugares donde vivimos.   Así fue la fe de los creyentes en Roma.  Rom. 1:8   Dios usa nuestra fe también para confortar y animar a otros creyentes como hicieron los hermanos en Roma con Pablo.  Rom. 1:11

Un versículo que guardo muy cerca de mi corazón es Proverbios 3:5 Fue uno de los primeros versículos que recuerdo que mi madre me enseñó cuando yo era un niño.  Dice, “Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia.”  La fe es una confianza de todo corazón y no depende de nuestra propia sabiduría.  Es una fe que descansa en la persona de Jesucristo y en lo que Dios nos dice en su Palabra.  Viva esta fe diariamente y tendrás las fuerzas necesarias para cumplir con lo que complace a Dios.

Seamos fieles confiando en Dios de todos corazón,

¡Decisiones!

Los cristianos tenemos el honor y la responsabilidad de predicar el Evangelio del Señor Jesús y transformar el mundo con Su amor. ¡Trabajar en la construcción de una nueva humanidad!

Pero tengo que ser sincero: en distintas ocasiones me cuestioné si aquel no era más que un sueño irrealizable. Me preguntaba: -“¿Cómo lograr que el mundo conozca al Señor? ¿De qué manera podemos transformar la cultura? ¿Qué tengo que hacer para que mi vida sea un instrumento útil en las manos de Dios?” Y en mi búsqueda por encontrar las respuestas, llegó a mi conocimiento la conmovedora historia de Demetrio...

UN CORAZÓN VALIENTE

Eugenia y Demetrio se casaron a principios del siglo XX. Como miembros de la nobleza de Varsovia contaban con un excelente pasar económico, al que se sumaba la perspectiva de una herencia de bienes y tierras. Pero de un momento para el otro sucedió lo que menos esperaban: la Primera Guerra Mundial obligó a Demetrio a cumplir con su función de soldado de la corte; ello lo obligó a dejar a su esposa, que estaba embarazada, para ir al frente de batalla. Una vez allí cayó en una emboscada, y el ejército enemigo lo trasladó a un campo de concentración.

Dolor, tortura, hambre, enfermedad y muerte saturaban el aire de aquel lugar. ¡Demetrio había perdido toda esperanza de recuperar su vida! Pasaban los años, y al no recibir señales de su existencia, sus familiares lo daban por muerto. Incluso hasta los suegros le insistían a Eugenia que se casara para que la pequeña hija creciera con un padre a su lado.

Pero una noche –la peor de todas, durante el cuarto año del cautiverio– sucedió algo inesperado: una persona arrojó dentro del calabozo un pequeño ejemplar del Nuevo Testamento y desapareció inmediatamente sin dejar rastro alguno. Fue a partir de allí, bajo la tenue luz de la Luna, que Demetrio comenzó a entender el Evangelio por primera vez... ¡y al cabo de unas semanas rindió su vida a Jesucristo!

Luego de siete largos años, Demetrio y otros tres compañeros se escaparon del campo de concentración. No fue fácil, pero lo lograron. Bueno, no todos: dos de ellos fueron alcanzados por las balas enemigas y murieron en el intento. En su escape, Demetrio recorrió incontables kilómetros llenos de peligros, y finalmente pudo regresar a su país. ¡Qué indescriptible y emocionante reencuentro con Eugenia, su fiel esposa, quien siguió creyendo lo imposible! Y más importante aún: ¡Demetrio conoció a su pequeña hija de seis años!

Pero a pesar de todo, la alegría de su regreso no alcanzó para evitar otra guerra que estaba por comenzar. Los padres de Demetrio, enterados de que en su cautiverio había recibido a Cristo como Señor y Salvador, le dieron a elegir entre volver a la religión familiar y heredar su fortuna, o perderlo todo para siempre. Él no dudó ni por un segundo y respondió: -“¿Cómo podré negar al Único que me amó y me sostuvo con vida estos terribles últimos años?” Suficiente. Pocos meses después abandonó el país junto a su joven familia y emprendió un viaje sin retorno hacia América del Sur, donde comenzó de nuevo y vivió próspero y sano hasta los años dorados de la ancianidad.

Y, lo más emocionante para mí, fue descubrir que este gran hombre no fue otro más que Demetrio Czubarsky... ¡mi bisabuelo!

ENCRUCIJADAS Y DECISIONES

¡Hoy puedo disfrutar la vida eterna con Cristo en mi corazón gracias a que mi bisabuelo se jugó por Él! Alguien le predicó el Evangelio mientras estuvo preso y ¡jamás abandonó la fe revolucionaria en Jesucristo! Sin haberlo conocido en persona, su entrega al Señor influyó en el destino de mi vida, de modo que a mis cuatro años de edad –allá por 1981– tomé la misma decisión, ¡y constituyo la cuarta generación de cristianos en mi familia!

Sí, ya sé. Es más que probable que usted y yo no tengamos que enfrentar las tristezas de la guerra como lo hizo mi bisabuelo. Seguramente nunca experimentaremos en carne propia lo que siente un soldado cuando tiene que dejar a sus seres queridos para obedecer a su país y luchar contra otras personas.

Pero para poder llegar a servir al Señor de manera fructífera y con un fuego interno que nunca se apaga, todos los cristianos tenemos que llegar a la encrucijada de nuestras vidas y elegir el camino correcto. No hay autopistas rápidas, no existen atajos: hay que negar el yo, abrazar a Cristo y decidirse a transformar la humanidad con Su amor. Y para que esto sea posible tenemos que tomar decisiones valientes y audaces. ¿Cuáles?

DECISIÓN Nº 1: ¡Obedientes al Señor!

“Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos”. (Juan 14.15)

No dejemos que el legalismo, ese cúmulo de prácticas exteriores que no cambia la existencia ni transforma la sociedad, cautive nuestra vida. ¡Obedecer al Señor es algo superior! Es decidir amarlo incondicionalmente, pase lo que pasare, porque Él siempre quiere lo mejor para nuestra vida

Si queremos transformar el mundo, primero tenemos que experimentar la revolución interior y traspasar el mando de nuestra vida a Jesucristo, el Señor. Ningún cristiano puede lograr algo sin obediencia a Jesús.

DECISIÓN Nº 2: ¡Apasionados por Jesucristo!

“Vayan, pues, a las gentes de todas las naciones, y háganlas mis discípulos; bautícenlas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enséñenles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Por mi parte, yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo”. (Mateo 28.19-20)

Hace un tiempo leí algo que me fascinó: Justo González, destacado historiador latinoamericano, escribió que a principios del año 400 d.C. muchos "monjes occidentales trataron de oponerse a las injusticias y crímenes de su tiempo. Símbolo de ellos es Telémaco, el monje que se lanzó a la arena en el circo romano y detuvo un combate de gladiadores. La multitud enfurecida y supuestamente cristiana, lo mató. Pero a partir de esa fecha, y en respuesta a la acción de Telémaco, los combates de gladiadores fueron prohibidos por el emperador Honorio".*

Al igual que entonces, en nuestro día también necesitamos actuar con hechos que produzcan cambios profundos y duraderos. Ya sea que estemos al mando de una nación o simplemente seamos un número más para las estadísticas, como hijos de Dios somos responsables de la transformación de nuestra generación.

Refiriéndose a la pasión por Jesucristo y la evangelización, alguien dijo hace algún tiempo: -“Me dices que sí, que quieres. Bien, pero ¿quieres como un avaro quiere su oro, como una madre quiere a su hijo, como un ambicioso quiere los honores o como un pobrecito sensual su placer? ¿No? Entonces no quieres”.

¡Vivamos apasionados por Jesús, en santidad y búsqueda del Señor!

DECISIÓN Nº 3: ¡Sanos y libres!

“Por eso, nosotros, teniendo a nuestro alrededor tantas personas que han demostrado su fe, dejemos a un lado todo lo que nos estorba y el pecado que nos enreda, y corramos con fortaleza la carrera que tenemos por delante”. (Hebreos 12.1)

Cuando era chico me lastimé muchas veces. Es más, ¡era el campeón de los golpes, moretones y lastimaduras! Apretarme los dedos entre dos asientos, herirme la frente contra la acera por salir corriendo distraído, clavarme una astilla en la mano, lastimarme la cabeza con el vértice de mármol de una estatua en la escuela y torcerme el tobillo jugando con mis amigos, son apenas algunos ingredientes de mi anecdotario.

Pero también en varias ocasiones tuve heridas en mi interior. Sueños frustrados, amigos que dejan de serlo, sentimientos encontrados al experimentar la injusticia, errores que acarrean consecuencias dolorosas y las decisiones de otras personas han sido elementos que me han lastimado, golpeado y causado moretones en mi alma.

Es necesario hacer algo más que dejar pasar el tiempo para que las heridas de nuestro interior sanen por completo. Un soldado herido no sirve para la guerra. Pero quien realmente está comprometido con la transformación espiritual sabe que puede seguir adelante y revolucionar el mundo, experimentando la continua sanidad que proviene del Señor.

No esperemos más para dejar cualquier pecado que quiera obstaculizar nuestra vida. No dudemos ni por un instante en mostrarle nuestras heridas al Señor Jesús. ¡Corramos a la gracia y seamos libres de todo lo que nos estorba para servir a Jesucristo!

DECISIÓN Nº 4: ¡Comprometidos con la Gran Comisión!

“Y esta buena noticia del reino será anunciada en todo el mundo, para que todas las naciones la conozcan; entonces vendrá el fin.” (Mateo 24.14).

Seguramente todos conocemos de memoria el famoso texto que está en Juan 3.16. Sin embargo... ¿recordamos qué dice 1 Juan 3.16? Me gusta denominarlo como el complemento del anterior: -“Conocemos lo que es el amor porque Jesucristo dio su vida por nosotros; así también, nosotros debemos dar la vida por nuestros hermanos”. ¡Es la explicación perfecta del efecto que causa el Evangelio en una vida redimida!

Es que Dios no envió un folleto lleno de palabras desde el cielo para hablarnos de su gran amor. Él vino y habitó entre nosotros en la persona de Jesucristo hombre. Y así también padeció, murió en la cruz y resucitó al tercer día, a fin de mostrar su amor con hechos más que con simples palabras.

Nuestro Señor obedecía en todo a su Padre, estaba comprometido con la misión, “recargaba” sus “municiones espirituales” gracias al contacto diario con Dios, estaba cien por ciento libre de todo pecado, ¡y sabía que el tiempo para cumplir su propósito era corto!

Hoy, en pleno siglo XXI, Él quiere que Sus hijos e hijas actuemos con hechos que impliquen sacrificio y entrega, pues de esta manera seremos protagonistas del comienzo de un nuevo mundo. Un revolucionario del Señor sabe que no dispone de mucho tiempo para realizar la tarea, y por eso decide vivir cada momento extendiendo su Reino.

¡PODEMOS CAMBIAR EL MUNDO!

“Pelea la buena batalla de la fe; no dejes escapar la vida eterna, pues para eso te llamó Dios y por eso hiciste una buena declaración de tu fe delante de muchos testigos”. (1 Timoteo 6.12)

Cristo quiere utilizarnos como revolucionarios en un mundo que se cae a pedazos. Mediante Su Espíritu Santo prometió darnos el poder necesario para vivir y enfrentar cada día de manera triunfante, sobreponiéndonos a los problemas, las tentaciones y al enemigo en la victoria de Cristo Jesús. El Señor nos ha llamado, como iglesia, a transformar nuestras comunidades mediante el mensaje del Evangelio. ¿Estamos dispuestos?

Mientras muchos pierden el tiempo en el pesimismo, la queja y el pecado, Jesucristo nos llama a ser diligentes, comprometidos con Él y diseñar nuestra vida en torno a la misión más grande que puede tener un ser humano: ¡transformar el mundo con las Buenas Noticias de salvación!

Juntos por los senderos del pensamiento y la espiritualidad, le saluda fraternalmente su amigo y hermano,

Estimado(a) William:

 Lo que la Biblia enseña

Por qué debemos pensar correctamente acerca de Dios

Artículo escrito por: Shema/APIC

 

¿Qué dirías que es la cosa más importante acerca de tí? ¿Tus dones? ¿Tus logros? ¿Tu apariencia? ¿Tu educación? ¿Tu trabajo? ¿Tu familia? ¿Tus fondos de jubilación? Yo creo que lo más importante es qué lo que nos viene a la mente cuando pensamos en Dios. La cosa más importante acerca de cualquier ser humano no es lo que pueda decir o hacer en un momento dado, sino qué piensa de Dios en lo más profundo de su corazón. ¿Por qué? Porque lo que pensamos acerca de Dios determina todo lo demás que podamos pensar o hacer o llegar a ser. Hay una ley sobrenatural del alma que dice que tendemos a movernos hacia la imagen mental que tenemos de Dios; tendemos a convertirnos en lo que concebimos que Dios sea. Si nuestro Dios no tiene estándares, no tendremos estándares. Si nuestro Dios no tiene absolutos, no tendremos absolutos. Si nuestro Dios es cruel y desamorado, nos convertiremos en crueles y desamorados. Si no tenemos Dios, nos convertiremos en ateos. Si nuestra concepción de Dios es pura y santa, nos convertiremos en puros y santos. Si nuestro Dios es amoroso y amable, nos volveremos amorosos y amables. Si nuestro Dios es verdadero y eterno, viviremos para siempre. Si nuestro Dios es falso y temporal, seremos temporales y moriremos eternamente.

Casi todos los problemas de la vida y sus soluciones son teológicos. La persona que llega a tener una creencia correcta acerca de Dios se librará de millones de otros problemas en la vida. La persona que tiene un concepto equivocado de Dios añadirá un millón problemas a su vida. Difícilmente hay un error doctrinal o fracaso ético que no pueda trazarse hasta pensamientos imperfectos e indignos acerca de Dios. Es imposible que un individuo mantenga sus prácticas morales sanas y sus valores y actitudes correctas cuando su idea de Dios es errónea o inadecuada. Casi todos se han dado cuenta que nuestra sociedad se encuentra en un problema serio. Durante los últimos cuarenta años ha habido una declinación marcada en la educación y la moral también un incremento igualmente marcado del crimen, asesinato, aborto, drogas, divorcio y otros males sociales. Los expertos están esforzándose en entender las razones de esta súbita declinación. ¿Es la economía? ¿Es la culpa de los grupos de interés especial? ¿Es resultado de los grandes negocios? ¿Es la política? ¿Son los republicanos? ¿Los demócratas? La verdad es que casi todo lo que está mal en nuestra sociedad se debe al hecho de que como nación hemos estado perdiendo el conocimiento de Dios.

Antes que nuestra sociedad comience a declinar, tuvo lugar la corrupción en teología simple y básica. Nuestras iglesias y sinagogas respondieron equivocadamente a la pregunta de: ¿Cómo es Dios? ¿Cuándo declinó el elevado concepto de Dios, declinaron los estándares, la moral y adoración de iglesias y sinagogas? Yo creo que gran parte de la culpa de la declinación de nuestra nación la tienen nuestras sinagogas e iglesias. Tanto la iglesia como la sinagoga han estado perdiendo el concepto de santidad y majestad de Dios. En muchas de las iglesias y sinagogas de nuestra nación Dios es presentado como un amigo que no juzga o un “buen amigo” o como un abuelo viejo o como un terapeuta. Pero Dios no es realmente así. Uno de los pecados más comunes en nuestra sociedad actual es el de idolatría. La idolatría no consiste solamente en arrodillarse delante de estatuas o adorar objetos visibles. La esencia de la idolatría es el mantener pensamientos acerca de Dios que son indignos de él. El corazón idólatra asume que Dios es otro de lo que él realmente es. Sustituye con un dios a su imagen al verdadero Dios. Un dios creado en la imaginación de nuestros corazones será digno y puro, cruel o amable, según el estado moral de la mente del cual emerge. Esto es lo que dice Dios al malvado en el Salmo 50:21: “Pensaste que era como tú”. Un dios creado en la oscuridad del corazón humano caído no puede de ninguna manera igualarse al verdadero Dios.

Puede ser culpable de idolatría aún cuando no haya tenido lugar un acto de adoración obvio porque la idolatría comienza en la mente humana. El corazón humano se inclina al pecado de idolatría y es un terrible error creer que la gente civilizada está libre de ello. El rabino Pablo nos informa que al inicio de la historia humana, aunque la humanidad conoció a Dios, no lo honraron como a Dios ni le dieron gracias; sino que se volvieron fútiles en sus pensamientos y sus necios corazones fueron entenebrecidos. Fue sólo cuando la humanidad se entonteció en sus pensamientos acerca de Dios que siguió la adoración a imágenes de hombres, aves, animales y reptiles. Luego siguieron conductas horribles, impías, inmorales, malvadas y auto destructivas. Esta serie de eventos de degradación comenzaron en las mentes de hombres con ideas equivocadas acerca de Dios. No honrar a Dios como Dios y mantener ideas erróneas acerca de él son la fuente de la cual manan las aguas contaminadas a la idolatría y que terminan en el pozo del comportamiento humano auto destructivo.

Esta declinación del conocimiento de Dios ha traído casi todos nuestros problemas. Un redescubrimiento de la majestad de Dios hará muchísimo para curarlos. La obligación más importante para la iglesia y la sinagoga actuales es purificar el concepto de Dios hasta que sea una vez más digno de él. Si podemos retrotraer el verdadero poder espiritual a nuestras vidas y sanar a nuestra nación, debemos pensar acerca de Dios como él es, no como creemos que él es.

Seamos fieles conociendo a Dios a través de su Palabra

 “¿QUÉ DICE LA BIBLIA ACERCA DE HALLOWEEN?”

TEXTO: DEUTERONOMIO 18:9-14

INTRODUCCIÓN:

En una ocasión una señorita vio en un menú de un restaurante unas letras chinas que le gustaron por su forma y las grabó en una camiseta. Durante mucho tiempo estuvo luciéndolas sin saber lo que decía. Hasta que un amigo suyo que hablaba chino le dijo lo que decía en su letrero: “barata pero buena ” La señorita se había estado ofreciendo al mejor postor sin saberlo.

Estas cosas suceden cuando la gente hace algo que no sabe lo que significa. Algo así sucede con “HALLOWEEN”, entrando el mes de Octubre se espera:

1. El comercio comienza a decorar sus locales y a realizar la propaganda alusiva a la celebración.

2. Las escuelas se preparan.

3. Las comunidades se preparan.

4. Los padres compran máscaras para sus hijos. etc.

Se comienzan a ver colores naranjas y negro, por doquier se pueden ver dibujos: de brujas, demonios, fantasmas, gatos negros, mascaras horribles.

Se preparan fiestas de disfraces. se compran dulces para repartirlos, los niños preparan mascaras, en fin toda la ciudad se prepara para la celebración de esta fecha.

¿Sabrá la gente en realidad qué es lo que esta celebrando? ¿Conocerán el origen de halloween?

I. DEFINAMOS: ¿QUÉ ES HALLOWEEN?

A. Halloween tiene una apariencia inocente.

1. La mayoría la ven como una fiesta religiosa donde se disfruta de disfraces.

B. No todo lo que brilla es oro.

1. Juan 7:24 nos manda no juzgar según las apariencias.

2. Satanás se disfraza como ángel de luz. (2 Corintios 11: 13-15)

C. Halloween tiene una realidad impresionante.

1. Observemos sus símbolos: Esqueletos, muertos, brujas, fantasmas, calaveras, duendes, momias, murciélagos. Ataúdes, calabazas. Monstruos, gatos negros, hadas.

¿Serán estos, símbolos buenos?

2. Observemos sus orígenes:

2.1. Según la documentación secular (Enciclopedia Británica)originalmente la celebración de Halloween era dedicada al dios SAMBAI un demonio (”Lo que los gentiles sacrifican a los demonios lo sacrifican y no a Dios” 1 Corintios 10: 20) Este dios se atribuía el poder sobre los muertos por eso era llamado el dios de los muertos.

2.2. Se deriva de los ritos de los DRUIDAS (sacerdotes de tribus europeas llamadas celtas) para celebrar el día en que Sambai invocaba a los malos espíritus a reunirse la última noche del año para visitar sus hogares en la tierra.

• Llegó a América en los siglos 18 y 19

3. Observemos la transición:

3.1. La iglesia católica en un esfuerzo por absorber las costumbres de los pueblos paganos a través de cristianizar sus fiestas religiosas decidió en el siglo IX instituir la observancia del día de todos los santos. (Muertos por supuesto)

3.2. Esta escena practica aún común en nuestros días, cuando a los muertos se les lleva flores para ser recordados.

3.3. Incluso la palabra Halloween procede del sonido “Hall Hallow eve ” que significa: víspera de todos los santos.

• Los druidas, miembros de las órdenes paganas de gran Bretaña. Irlanda y Galicia celebraban el 31 de Octubre víspera al festival al dios SAMBAI que acaecía el 1 de Noviembre.

• Este era el día 31 de Octubre en que se creía que salían todos los espíritus buenos y malos a rodear la tierra.

• 31 de Octubre fin de año de los celtas.

D. ¿Qué sucede esta noche del 31 de Octubre?

1. Es considerada como la noche del año nuevo para brujos y brujería.

2. Es una noche de invocación satánica.

3. Esa noche ocupan una calabaza (símbolo de demonios vigilantes) con una figura grabada en la parte frontal y una vela por dentro, esto representaba un espíritu diabólico que los guiaba, llamaban “Jock” los druidas en América se le llama “Jack” quien vive dentro de la calabaza.

4. Es una noche de ritos e invocaciones, cultos Y misas satánicas.

5. Es una de las noches donde todos los poderes satánicos se movilizan para destruir.

II. ¿QUE NOS DICE LA BIBLIA EN CUANTO A ESTA CELEBRACION PAGANA?

A. La Biblia reconoce la existencia de un mundo espiritual.

1. Mundo espiritual mentiroso.

Una gran parte de lo que vemos en torno al mundo espiritual es charlatanería, gente aprovechada.

2. Mundo espiritual mitológico.

Otra parte esta compuesta de leyendas y tradiciones.

3. Mundo espiritual autentico.

Ángeles y demonios. Esto incluye: mentiroso,

B. ¿Qué dice la Biblia?

1. La Biblia condena la manipulación del mundo espiritual:

1.1. El acceso a este mundo es posible

1.2. El acceso a este mundo no es negado

2. Acerca de la adivinación del futuro (cartas del tarot, lectura de té, café, palma de la mano) (Levítico 19:31)

3. Acerca de consultar a los muertos en cualquier manera (espiritismo, güija) (Deuteronomio 18:10-11)

4. Acerca de consultar el horóscopo y los signos del zodiaco (2 Reyes 23:5)

III. ¿ES PECADO CELEBRAR HALLOWEEN?

A. Entendemos el engaño y la ignorancia

1. Efesios 4:17-18 enfatiza que:

El gentil anda en la vanidad de su mente, tienen el entendimiento entenebrecido, están ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que hay en ellos, hay dureza en sus corazones, han perdido sensibilidad.

2. El príncipe de este siglo ha cegado el entendimiento de los incrédulos. (2 Corintios 4:4)

3. Por eso estamos leyendo la Palabra para que ella nos alumbre.

B. No cedamos a la presión del grupo.

1. Jehová dio: “No aprendas el camino de las naciones”

Presión de la familia, presión de los amigos, presión del colegio, presión de la propaganda.

C. No cedamos a la apariencia inocente.

1. “Ni deis lugar al diablo” (Efesios 4:27)

2. “Anda alrededor..” (1 Pedro 5:8)

3. “Resistir al diablo..” (Santiago 4: 7)

4. “No ignorar sus maquinaciones….” (2 Corintios 2:11)

D. Coloquémonos en una posición de Intercesión y Clamor.

CONCLUSION:

No podemos permitir la influencia del mundo sobre nosotros, seamos nosotros influencia.

Soy víctima de la fornicación

Por. Luis Palau/APIC

Soy viuda desde hace doce años. Tengo una hija de once años que nació a los pocos meses de morir mi esposo. Hace tiempo me entregué a un hombre casado y con hijos. El no desea romper con su esposa para casarse conmigo, pero al mismo tiempo me cela mucho hasta el punto de llegar a maltratarme porque cree que yo no le he sido fiel. Soy una mujer de buena posición económica, soy licenciada en leyes y tengo lo suficiente para vivir cómodamente. He tratado de romper con él, pero se pone violento, y aunque conozco las leyes me da temor confrontar esta situación.

El desenlace tiene que comenzar en su propia vida, señora. En primer lugar tiene que haber una solución espiritual y luego una solución práctica.

La solución espiritual está en la persona del Señor Jesucristo. Los consejos que le doy están en su totalidad basados en la Palabra de Dios, la Biblia. He conocido muchas personas con casos similares al suyo, y tales personas encontraron la solución cuando empezaron a considerar a Dios esencial en sus vidas. Ante todo, entonces, tiene que entregarle su vida a Cristo y recibirlo en su corazón. Debe reconocer que todos estos años en que ha llevado una vida inmoral con este hombre, han sido años de pecado. Pero Jesucristo puede borrar el pasado y limpiar su corazón.

En segundo lugar, usted tiene que comenzar a orar a Dios para encontrar un método correcto de terminar con este hombre. Si sigue con él, nunca encontrará la paz que está buscando, ni tampoco podrá conocer el plan de Dios para su vida (que a lo mejor incluye un compañero ideal que Dios le haya preparado).

Quiero sugerirle que se reúna con sus padres y les cuente el drama de su vida. Estoy seguro de que ellos estarán dispuestos en ayudarla a terminar con este hombre. Tal vez por algún tiempo ellos debieran vivir con usted para respaldarla.

Usted debe hablar con este hombre, pero no en privado sino en presencia de sus padres u otra persona respetable, para que él se dé cuenta de que usted está hablando en serio y que tendrá el respaldo de otras personas para cumplir con su decisión. Dígale que deben terminar la relación porque usted se ha dado cuenta de que lo que están haciendo está mal. No hable con amenazas sino en el amor de Dios, ya que usted quiere obedecer a Dios. Explíquele la decisión que ha hecho de aceptar a Cristo en su corazón, deje en claro que no desea destruir una familia y que por otra parte su obligación es ser una madre ejemplar para su hija.

No va a ser fácil, pero Cristo en su corazón le dará el coraje y el ánimo que necesita para dar este paso decisivo.

Le recomiendo también que se una a un grupo de cristianos que conozcan a Cristo como su Salvador personal y lean y estudien la Biblia. Esto es esencial para toda persona que empieza una nueva vida con Cristo en el corazón.

De mujer a mujer

Mis tiempos están en las manos de Dios

Artículo escrito por:  Marilyn Casteel /APIC

Estimado(a) William:


Mi versículo favorito de la Biblia es Salmo 31:15 - "Mis tiempos están en la mano de Dios." Yo creo que esto quiere decir que tanto todos mis días en esta tierra como las horas de cada día quedan bajo el control de un buen Dios. Tengo todo el tiempo necesario hoy para cumplir con su voluntad, y además tengo los años adecuados para cumplir con mi 'carrera' en este mundo. Puedo descansar en su soberanía...puedo confiar que no hay nada fuera su control. ¿O si? ¿De veras puedo?

La semana pasada, mi esposo tuvo que recibir 2 estents en una arteria de su corazón – fue la segunda vez en 7 meses que tuvieron que hacerle esta cirugía. El cardiólogo nos dice que él tiene 'arteriosclerosis acelerado' (quiere decir - enfermedad del corazón). ¿Todavía puedo decir con confianza que 'mis tiempos están en la mano de Dios'? ¡Sí!¡ Les puedo asegurar que 'si'! Los principios de mi vida (más la vida de mi media naranja y la de mis hijos) y la terminación de mi vida están en la buena mano de Dios (Salmo 139:16). No tengo ninguna duda que el médico, ni el equipo, tampoco los medicamentos, controlan 'mis tiempos'/mi vida (aunque Dios usa cada uno de estos para su propósitos). ¡Qué paz me da!

¡Qué tranquilidad en medio de tiempos de inquietud! Claro que deseo yo más tiempo con mi marido...quiero que él tenga salud por muchos años más. Pero, hoy en día estoy muy contenta de tenerlo conmigo...confiando otra vez que 'Sí...mis tiempos están en la mano de Dios.' Espero que conozca usted esta verdad también. ¡Confíe y descanse en esto! Salmo 31:14-15 (NVI) - "Pero yo, Señor, en ti confío y digo: 'Tú eres mi Dios'. Mi vida entera está en tus manos." ¡Que mi versículo favorito sea uno de los suyos!

Seamos fieles confiando en Dios,  

Creo que soy homosexual

Por Luis Palau/APIC

Varios aspectos de mi comportamiento me llevan a pensar que soy homosexual. Me siento frustrado y avergonzado. No entiendo por qué Dios ha permitido esto. Tengo miedo de dejarme llevar por esta corriente. Conocí a un homosexual que me dice que esto es tan normal como los que se llaman "normales". Las tentaciones son muy fuertes, pero el miedo también lo es. Necesito su consejo.

Respuesta:

En primer lugar Dios no lo creó homosexual. Las causas de su anormalidad provienen de efectos emocionales negativos que usted sufrió tal vez desde niño, efectos que le acarrearon como consecuencia esta anormalidad. Para poder averiguar por qué usted se encuentra en estas condiciones, sería necesario pasar mucho tiempo hablando en forma individual con usted y con su familia. Si usted lo cree necesario y dispone de medios, consulte a un buen siquiatra y averigüe el por qué de su problema. Los siquiatras muy bien lo dicen: "El homosexual no nace, sino se hace". (Le recomiendo que vaya a un siquiatra cristiano). Pero afortunadamente este problema puede ser corregido. Usted puede ser una persona normal y feliz.

En segundo lugar, las tentaciones fuertes que usted sufre pueden ser frenadas. La Biblia dice en 1 Corintios capítulo 10:

"No les ha tomado ninguna tentación que no sea humana, pero Dios es fiel y no los dejará ser tentados más de lo que puedan resistir, sino que Dios les dará también junto con la tentación la salida para que puedan resistir".

En tercer lugar, la mayor parte de los homosexuales son así porque no desean cambiar. Les agrada su vida depravada y por lo tanto defienden su situación.

Hay algunos consejos que quiero darle. Hable con Dios y confiésele la situación con todos sus detalles, aunque usted ya sabe que Dios lo conoce todo. En 1 San Juan, capítulo l dice:

"Si confesamos nuestros pecados a Dios, El es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad".

Cristo murió en la cruz para pagar por nuestros pecados. Por esa razón Dios está dispuesto a perdonarnos si acudimos a El con corazón arrepentido.

Recuerde que el cambio debe empezar en lo más íntimo de su ser, esto es, en su corazón, en su alma. Y el único que puede cambiar su corazón es Jesucristo, cuando usted le entregue su vida y lo acepte como Salvador. Jesucristo tiene poder para redimir y liberar a los hombres del pecado y sus consecuencias, pues este poder lo ha recibido de Dios Padre. Cuando Cristo more en su corazón, el mismo poder de Dios estará en usted y con este poder usted será una nueva creación de Dios y dirá como decía el apóstol Pablo en 2 Corintios capítulo 5:

"De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron, he aquí, todas son hechas nuevas".

Además, usted debe desear el cambio de vida. Si anhela ser completamente normal y tener una vida con propósito, reciba ahora mismo a Cristo en su corazón. Pídale que guíe su vida. Lea y medite todos los días la Palabra de Dios, hable con Dios en oración. Únase a un grupo de amistades cristianas que realmente amen a Dios y le obedezcan. Usted no tiene por qué vivir acomplejado y temeroso. Crea en Cristo y con El triunfará.

Amando a los niños

Por: Nancy Wilson/APIC

Las ancianas asimismo... enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos... para que la palabra de Dios no sea blasfemada (Tit. 2:3-5)

Amar a los hijos es una tarea compleja. Aunque Dios ha dado a las madres amor natural por sus propios bebés, hoy esa inclinación innata está siendo reprimida por madres que abortan a sus bebes o entregan a sus hijos a una niñera o una guardería para que los críe una empleada.

Sin embargo, una mujer cristiana que ni aborta a su hijo ni abandona sus responsabilidades también tiene que aprender a amar a sus hijos de la manera que la Biblia indica. Los sentimientos naturales no son suficientes. Todas los sentimentalismos sobre la bendición de las madres se desvanecen cuando llega el momento de trabajar duro amando, enseñando, exigiendo disciplina, limpiando y cuidando de los enfermos como es debido. Si las mujeres cuentan solamente con su afecto maternal natural para servir y enseñar a sus niños diariamente, pronto estarán sin recursos y no sabrán por qué.

Cuando nuestros recursos se han agotado estamos más dispuestas a admitir que tenemos una necesidad. Dios usa esos momentos para encaminar a Sus hijos de vuelta a Sí mismo, ya que Él es la fuente de toda fuerza y amor. Si las madres lo buscan a Él para que les provea de amor para sus hijos, pronto verán que su amor es mucho mayor de lo que habían experimentado por sus propios medios.

Los niños pasan por etapas en las cuales son más fáciles de amar y otras en que son más ariscos. Cuando son amorosos y mimosos, no requiere gracia amarlos. ¡Todas las niñas de la iglesia quieren cuidarlos! Pero cuando tienen 9 ó 10 años, ¿quién se interesa por ellos? Algunos niños no son especialmente lindos, así que quizás nunca hubo demasiadas personas que los buscaban. Las madres necesitan gracia divina para amar a sus hijos a través de todas las etapas, desde que empieza a hacer sus primeros pinitos y aprende a caminar hasta la adolescencia. Esto requiere gracia, y si una mujer lo intenta sin la ayuda de Dios seguramente fracasará.

Son esenciales entonces la oración y la confesión de pecados. Pero es necesario no sentirse culpable por necesitar la gracia. Cuando una madre empieza a desarrollar un sentimiento negativo en cuanto a un niño, si empieza a ser fácilmente irritada por uno de sus hijos, debe confesar su falta de amor y cualquier otro pecado y pedirle a Dios que le dé fuerza para amar. Amar no es simplemente dar abrazos, aunque ciertamente los incluye en abundancia. A menudo el niño que más necesita amor es el que pasamos por alta. Muchas veces les digo a las madres que tienen problemas con uno de sus hijos que cada vez que pase el niño cerca de ellas lo agarren y le den un abrazo y un beso. Los niños menores (y los mayores también) necesitan amor y afecto en grandes cantidades. A veces el mal comportamiento es una forma de llamar la atención, ya que el niño piensa que aún la atención negativa es mejor que la falta de atención.

A los hijos mayores generalmente se les da responsabilidad antes que los hijos menores debido a las necesidades del momento. Al cuidar de los pequeños, sin embargo, los mayores no deben ser pasados por alto. Todavía necesitan afecto y apoyo. Las madres se pueden sentir muy incapaces y, al pensarlo seriamente, realmente lo son. ¿Quién está bien preparado para satisfacer las exigencias diarias de ser madre? Los supermercados son buenos lugares para observar cómo las madres cumplen con sus responsabilidades sin gracia. Los niños son mantenidos en línea por medio de gritos, son ignorados, o se les da todo lo que piden. Las madres cristianas tienen recursos sobrenaturales para llevar a cabo las responsabilidades que Dios les ha dado. Aunque muchas veces ignoran estos recursos celestiales, pronto se dan cuenta de cuánto necesitan la ayuda de Dios: el amor, la paciencia, la bondad, y el control propio son muy necesarios todos los días.

Si usted se ha sentido abrumada por sus responsabilidades, entréguele a Él todas sus preocupaciones. Si le ha sido difícil amar a uno de sus hijos (o incluso a todos ellos), comience a buscar soluciones espirituales. Confiese su amargura, su resentimiento, su espíritu crítico, su falta de habilidad de perdonar, su falta de amor. Comience a orar por su hijo y busque formas específicas de servirle. También busque soluciones prácticas.

Nadie quiere abrazar a un niño que huele mal. Mantenga a sus bebés limpios, peinados, y con buen olor. Somos humanos, y debemos comprender nuestras propias limitaciones. Simplemente es más fácil amar y ministrar a los niños cuando están limpios y bien peinados.

A los niños mayores que se pueden sentir aislados cuando están rodeados de niños pequeños, deles privilegios especiales además de responsabilidades. Llévelos a un lugar que les agrada a ellos. Tenga una cita personal con su hijo. Pasen tiempo juntos. Permítales ir a la cama más tarde para que puedan conversar mientras toman una taza de chocolate caliente. Dios puede bendecir sus esfuerzos por fortalecer la relación. No se desaliente. Todos tropezamos de muchas maneras.

Nuestros hijos son una herencia de Dios que no deseamos arruinar. No es suficiente tenerlos en casa, sino que debemos amarlos fielmente. Lograremos esto de diferentes maneras en distintas etapas, pero siempre con el mismo amor dado por Dios. Las madres que piensan que es posible amar y servir a sus hijos en el poder de la carne probablemente lo logren por un poco de tiempo, pero cuanto antes se den cuenta de que necesitan la ayuda de Dios, cuanto antes sus hijos serán amados como es debido.

Nuestros hijos son una herencia de Dios. Son vidas que Dios pone en nuestras manos para que las formemos. Como el alfarero hace con el barro. No desperdiciemos ese tesoro precioso de ser madres. La Biblia dice que debemos y podemos aprender cómo amar a nuestros hijos e instruirles en el amor y el temblor de Dios.

Mi crecimiento espiritual

La misión de todo cristiano

Artículo escrito por: Daniel Kendal/APIC

Estimado(a) William:

Jesucristo dejó una misión para todos sus seguidores y la obediencia a esta misión ha hecho posible la extensión del evangelio a los rincones más lejanos de la tierra.  Cristo dejó estas palabras antes de regresar al cielo como sus últimas palabras a sus discípulos.  “Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.” Hch. 1:8  

Para nuestros días significa que Cristo espera que el cristiano empiece a compartir su testimonio de su fe en Cristo donde vive.  Cuando va a otros lugares también  comparta su testimonio con otros que encuentre y que llegue a conocer.  Cuando la iglesia fue perseguida en el primer siglo, los cristianos fueron esparcidos fuera de Jerusalén, y así anunciaron el evangelio de Cristo en los lugares donde fueron.  Hechos 8:4 Nunca fue el propósito de Dios que la salvación que tenemos en Cristo fuera guardada como un secreto.  El mensaje de salvación es una noticia de tanta importancia que todos debemos dar testimonio de lo que Cristo ha hecho para hacer posible nuestra salvación.   

Cristo no solamente nos dejó la misión de ser sus testigos sino que prometió que nos daría el poder de su Espíritu Santo para poder compartir un testimonio efectivo.  Todo Cristiano tiene al Espíritu Santo dentro de su ser.  Por lo tanto podemos pedirle que nos fortalezca para hablar con valor a otras personas explicando nuestro testimonio personal e invitando a otros a que también pongan su fe en Cristo para su salvación.

Quiero dejarte con unas sugerencias de lo que puedes incluir en un testimonio de tu propia fe en Cristo.   Debes presentar tu testimonio como tu propia experiencia de lo que fue tu vida antes de recibir a Cristo y de cómo llegaste a recibir esta salvación por aceptarle como tu salvador personal.  Luego puedes expresar la seguridad de la vida eterna que tienes siendo cristiano y que Dios te ha prometido la vida eterna en su Palabra. Tal testimonio expresa tu condición de ser pecador perdido antes de recibir a Cristo.  Luego hablas de lo que eres ahora por haber puesto tu fe en Él para la salvación.  El testimonio de tu futuro es que ahora sabes que irás al cielo porque tienes la vida eterna que prometió Dios para todos los que creen en Él para la salvación.

Recomiendo que compartas algunos versículos de la Biblia, relacionados con la salvación, que han sido de mayor ayuda para tu propia vida.  También puedes preguntar a tu amigo si le gustaría tomar el mismo paso de la fe que ha cambiado tu vida tanto.  Te animo a que compartas tu testimonio personal en todo lugar a donde vayas y que pidas que Dios toque el corazón de cada persona con quien te permita compartir tu testimonio.  Esta misión te va a dar mucho gozo porque estas hablando de la persona que ha cambiado tu propia vida.

Seamos fieles compartiendo de Cristo,

TODO NUEVO

2 Corintios 5:17

Estimado(a) William

2 Corintios 5:17 es algo controversial.  ¿Es todo cambiado al recibir a Cristo?  ¿Todo qué?

En la primera lectura del pasaje en la RV-1960, parece que uno convertido es instantáneamente hecho completamente diferente: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.”

En contraste, en la primera lectura allá en la NVI, parece que solo algo nuevo entra en la vida del convertido: “Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!”

El griego original dice: “De modo que si alguno en Cristo, nueva criatura; las cosas viejas pasaron; he aquí, han llegado a ser todas nuevas,” con cuestión si “todas” es original.  (Los verbos “está” y “es” son tácitos, y tal construcción en el griego es común.)

Hace bastante diferencia si todas es original.  ¿Es todo cambiado al recibir a Cristo?  ¿Se ve en todos convertidos?  Esta duda es motivo para que un escriba suavice el texto, eliminando todas, dejando meramente que hay algunos cambios resultantes.

Observamos que algunos cuando se convierten cambian radicalmente, incluyendo abandonando un vicio de la noche a la mañana.  Otros, en cambio, luchan por mucho tiempo de librarse de malos hábitos.  Si todo es diferente, ¿cómo se explica?

Analicemos el versículo.  Si alguno: la verdad del versículo aplica a todo creyente.  En Cristo: los unidos a él por fe; conversión genuina. Nueva criatura, que puede ser traducida “es una nueva creación”, que tiene el sentido igual, o posiblemente que la creación misma parece diferente al nuevo creyente--pero el estilo sería bastante brusco así: “Si alguno en Cristo, ¡nueva creación!”  Es la persona que es nueva (por lo menos en el sentido moral, Ef. 4:24).  Y el cambio es tan grande en la vida de que el es “otra persona.”

En cuanto al problema textual con la palabra todas: Solo 10 manuscritos griegos no tienen la palabra “todas”, incluyendo Alef y B.  Pero todos los demás mss. griegos conocidos sí tienen el término. Esta evidencia concreta favorece todas, confirmada por ser la variante más difícil de entender.  ¿En qué sentido, entonces, es todo diferente?  Definitivamente esta frase no habla de la nueva tierra y nuevos cielos de la profecía, como piensan algunos modernistas, porque la nueva creación literal viene después del reino milenial, por eso no hace sentido con convertidos actuales.  No. Habla de otra cosa.  Al aceptar a Cristo, el creyente tiene nuevos pensamientos, móviles, principios, metas, planes, prácticas (Barnes, p. 854).  Es un cambio radical, profundo, claro, completo, y permanente (aunque el progreso de cambio puede ser despacio).  Afecta ideas previas: prejuicios, soberbia, idolatría, hábitos, egoísmo, amor para pecado, dependencia de obras.  Ahora uno interpreta la vida en forma distinta. Todo tiene una nueva belleza, hasta nuestra percepción de Cristo mismo.  [La percepción crece como “crece” el león que representa a Cristo en Las Crónicas de Narnia.]

Volviendo al recién convertido que tiene lucha de abandonar un vicio, se ve un cambio genuino: antes se gozó en la actividad, ahora siente vergüenza y culpabilidad.  Su punto de vista ha cambiado.  Otros cambios se ven en grados.  Por ejemplo, antes el vocabulario estaba repleto con maldiciones; ahora se oye solo una o dos por día.  Tal cambio indica un fruto espiritual y evidencia a favor de la salvación.

He aquí algunas de las cosas nuevas, solo mirando un mero párrafo como 2 Co. 5:14-21, con su versículo en cap. 5 identificado:

1. Nueva influencia (amor de Cristo), 14

2. Nueva influencia (todos murieron), 14

3. Nueva motivación (nos constriñe), 14

4. Nueva motivación (por nosotros lo hizo pecado), 21

5. Nueva vida (para que vivan), 15

6. Nuevo objeto de servicio (Cristo), 15

7. Nuevas restricciones (no vivir para nosotros), 15

8. Nueva relación con Dios (hasta parecer loco), 13

9. Nueva relación con otros (no conocidos según la carne), 16

10. Nueva comprensión de Cristo (cómo se conoce), 16

11. Nueva creación (nueva criatura es), 17

12. Nueva actitud (cosas viejas pasaron), 17

13. Nueva actitud (todo hecho nuevo), 17

14. Nueva obra (ministerio de reconciliación), 18

15. Nuevo mensaje (reconciliación está disponible), 18-19

16. Nuevas realizaciones (Dios estaba en Cristo), 19

17. Nueva comisión (al mundo), 19

18. Nuevo oficio (embajadores), 20

19. Nueva oración (para reconciliación), 20

20. Nueva transacción (hechos justicia), 21

21. Nueva posición (justos), 21

22. Nueva habitación (en él), 21

23. Nuevo todo lo demás (todas nuevas), 17

Entonces en un sentido bien claro, todo es cambiado cuando uno se entregue a Cristo.  Si un inconverso entiende eso, es un motivo de aceptar a Cristo. Cuando un creyente entiende eso, ¡es un motivo de alabar a Cristo!  ¡Gocémonos en nuestra vida nueva!

¿Varones en el ministerio a niños?

¿Por qué se deben involucrar los hombres en el ministerio a niños?

Estimado(a) William:

¿Conoce alguna iglesia donde los hombres están involucrados en el ministerio a los niños? Creo que hay pocos, ¿no es así? Tradicionalmente el papel de los hombres varones en el ministerio no incluye el área de los niños de la iglesia. Algunos dirían: “La enseñanza de los niños es trabajo de las mujeres y las jovencitas”. ¡MENTIRA! 

Aquí se presentan algunas ideas por las cuales sería bueno pensar de nuevo sobre este tema. Algunas razones por el cual es bueno tener a varones, tanto hombres mayores como jóvenes varones, en el ministerio a niños: 

La Biblia instruye a los padres a instruir a sus hijos. Si la Palabra de Dios no limita la enseñanza de los niños a las mujeres, ¿por qué lo ha de hacer la iglesia?

Permite que los niños vean desde su infancia que la iglesia y el ministerio no son “Solo para mujeres”. 

Algunos niños y en especial los niños varones responden mejor al liderazgo varonil.

Niños de familias de madres solteras se les da la oportunidad de observar de cerca a hombres de Dios. 

Jesús en su ministerio intencionalmente amó y sirvió públicamente a los niños – varias veces sanó y bendijo a los niños. Esto contradecía las normas culturales del día, y también nos da un bueno ejemplo a seguir. 

A maridos y sus esposas (¡y a veces sus propios hijos!) les da la oportunidad de servir juntos. ¡Los hijos pueden aprender de su papá a servir a Dios! 

Los jóvenes varones pueden ganar experiencia en el liderazgo y la enseñanza en un medio ambiente menos intimidante que puede que sea el ministerio a adultos. 

A los niños les encanta tener a su papá como su maestro. ¡Les hace sentirse importantes!

Un modelo varonil a seguir ayuda a los niños a tener un cuadro de su Padre celestial. La Biblia refiere a Dios como nuestro “Abba” o “papito”. Si el padre terrenal de un niño no está en su vida física y emocional, tiende a pensar de Dios como algo “perdido” también, pero si tiene a un hombre en su vida en la iglesia, eso puede borrar ese concepto de abandono. 

Estas solo son algunas razones buenas para que los hombres se involucren con los niños en la iglesia. ¡Sigamos el ejemplo de Jesucristo quien dijo, “Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de los cielos es de quienes son como ellos.” (Mt. 19:14 NVI) 

Agradezco a Michael Akert, pastor de niños de Liberty Bible Church en Chesterton, Indiana por compartir estos pensamientos con nosotros. 

Seamos fieles en el ministerio a niños,

 

Viviendo diariamente con una cosmovisión bíblica

Artículo escrito por: Scott Yingling/APIC

Estimado(a) William:

Todos nosotros, los que tenemos una relación verdadera con Cristo, deseamos vivir de acuerdo a una cosmovisión cristiana. Servimos al Señor con el afán de consagrar cada aspecto de nuestras vidas para Él. Dedicamos tiempo para estudiar la Palabra de Dios, evaluar nuestras propias vidas, y buscando la mejor forma de aplicar los principios bíblicos a nuestras vidas en una forma práctica.

Pero mientras estamos en este proceso y conforme van pasando los años de nuestra vida, creo que es común perder una perspectiva adecuada de la transformación diaria que Cristo quiere tener en nuestras vidas. Fácil es aprender a decir y hacer lo correcto en forma externa, pero dejar de buscar cambios reales en nuestros corazones. La transformación verdadera es dura, difícil, requiere mucha energía y causa mucha incomodidad y cansancio. Muchas veces preferimos un estilo de vida más tranquilo y manejable.

Skye Jethani, en su libro “The Divine Comodity” (El divino como un artículo de consumo), evalúa su propio corazón en forma honesta y transparente. Dice “mi secreto es que realmente quiero ser relevante y popular. Quiero que mis deseos sean llenos y que mi dolor sea minimizado. Quiero ministrar a través de una institución usando relaciones manejables en vez de relaciones profundas y enredadas con gente real. Quiero ser transformado a la imagen de Cristo por llegar a eventos de entrenamiento cristiano en vez de trabajar duro en las disciplinas espirituales. Quiero pensar en mi espiritualidad al nivel externo y no preocuparme con lo que está en el profundo de mi corazón. Y más que nada quiero un dios que pueda controlar. Quiero satisfacer mi deseo espiritual con algo divino que esté dispuesto a hacer mi voluntad en la tierra y en el cielo.”

Aunque sea difícil admitirlo, creo que podemos decir que Skye expresa la realidad dentro del corazón de la mayoría de nosotros. Es tan difícil ser un “sacrificio vivo” para Dios día tras día. ¿Verdaderamente estamos siendo transformados? ¿Vemos que los motivos nuestros corazones están cambiando? ¿O estamos contentos de vivir como cristianos negando el poder transformador del Espíritu Santo en nuestras vidas diarias?

Erwin McManus, otro líder y autor reconocido en la iglesia evangélica, dice: “El asunto más importante que la iglesia se enfrenta no se trata de metodología, ni como preservar el mensaje del evangelio, pero porque los creyentes en la iglesia no están siendo afectados por la presencia transformadora del Dios viviente.”

Otro autor cristiano, Dallas Willard, nos reta averiguar cómo profundizar nuestra relación personal con Dios. Dice: “¿Qué pasó con las personas que están caminando diariamente con Jesucristo y que tienen en su ser la integridad que permite a uno alabar a Dios en espíritu y verdad? No entendemos como es la vida espiritual. No tenemos éxito cuando hablamos de cómo transformar nuestro carácter y ser como Cristo. No hemos aprendido como vivir en el poder del Señor en cada aspecto de nuestras vidas.

Que Dios nos ayude a retomar el camino, a seguir adelante, viviendo diariamente por medio de una cosmovisión verdaderamente cristiana, con la meta de buscar transformación continua hasta que Él venga por nosotros. 

Padres de familia

No olvide

Artículo escrito por: Nancy McKeeth/APIC

Estimado(a) William:

Olvido las cosas con mucha facilidad. Olvido fechas importantes y donde he puesto mis llaves.  Hasta hago listas antes de ir a hacer compras para no olvidar lo que quiero comprar. Después olvido la lista.  Es tan fácil olvidar algunas cosas. 

Al mismo tiempo, hay cosas que todos quisiéramos olvidar. Por ejemplo,  ¿puede recordar la vergüenza de sentir que su nariz era demasiado grande  o sus pies o sus orejas o todos a la vez? ¿Puede recordar el día cuando fracasó en el examen de matemáticas y el profesor lo comentó frente a toda la clase? ¿Qué tal del día cuando su equipo perdió un juego importante, y era su culpa? Mis mejillas pueden ponerse calientes aún, recordando la vez que me paré para hablar en un concurso de debate y no pude recordar ni una sola palabra de lo que iba a decir. Las inseguridades y fracasos de la adolescencia son cosas que quisiéramos olvidar.

Si usted es padre o madre de un(a) adolescente, es importante recordar como es sentirse incomodo en su cuerpo, inseguro de sus habilidades, avergonzado de sus fracasos pequeños.  Cuando su hijo o hija  experimenta estos mismos sentimientos, la meta es guiarlos a entender que su valor como persona no depende en su aspecto físico ni en sus logros, sino en el valor infinito que Dios le ha dado. Sin embargo, entra “la aula de la enseñanza” por “la puerta de la comprensión.”

Hebreos 4:15-16  nos recuerda que Cristo es un sumo sacerdote que se compadece por nosotros porque fue tentado como nosotros. Cristo no ha olvidado lo que le pasó en los años que vivió en un cuerpo humano.  Por eso, podemos acercarnos a él con confianza. ¡Qué bonito es sentirnos comprendidos por Jesús!  ¡Qué bonito si sus adolescentes pueden sentirse comprendidos por usted!

Seamos fieles comprendiendo a nuestros adolescentes,  

 

             ¿Como consigo amigos?

Por: Luis Palau/APIC

 

Soy una chica de trece años de edad y quisiera saber cómo conseguir amistades. Poca gente me quiere. Parece que soy una chica despreciable, porque nadie quiere hablar ni salir a pasear conmigo y me encuentro muy sola y marginada.

Respuesta:

Querida niña, usted ni es tan fea ni tan desagradable como le parece. Casi toda niña adolescente entre los doce y los quince años de edad cree ser desagradable y fea.

La verdad es que nadie puede tener más de tres o cuatro, quizá seis o siete amigos íntimos. Uno puede tener muchos conocidos, a quienes uno llama amigos. Pero amigos íntimos, con los cuales uno pasa largas horas conversando, hay muy pocos en la vida. Así que usted tiene que escoger sus amigos de manera particular. Le recomiendo lo siguiente: primero, tome un lápiz y papel y anote qué clase de amistades quisiera tener. Segundo, en ese mismo papel, anote qué chicas y muchachos conoce en su colegio o en su vecindario, que sean el tipo de personas con las cuales usted quiere hacer verdadera amistad.

En tercer lugar, anote en ese mismo papel, cómo va a comenzar a conquistar a estas niñas y a estos muchachitos de los cuales usted quisiera ser amiga. Anote: les voy a obsequiar un libro, les voy a hablar acerca de tal película, les voy a hablar acerca de tal paseo que hice, les voy a mandar una tarjeta esta Navidad, les voy a llamar por teléfono y felicitarles cuando les va bien en los deportes o en el colegio.

La Biblia dice así: "El que quiere tener amigos, debe mostrarse amigo" (Proverbios capítulo 18). ¿Usted quiere amigos? Pues tiene que mostrarse amigable, y para ésto hay que tomar ciertas medidas que demuestren que usted siente el deseo de tener amigos.

Por último, lo más importante. Cristo es el mejor amigo suyo, mi estimada niña. Los amigos humanos se van, mueren, se alejan, se enfrían, cambian, así como cambiamos usted y yo. Pero Cristo Jesús nunca cambia. Es un amigo que nunca nos deja, no nos abandona, siempre nos ama, siempre nos quiere y nos comprende. Querida niña, ¿Jesús es su amigo? ¿Usted ya se ha entregado a El? ¿Lo ama? ¿Cree en El? ¿Lo obedece? ¿Lee su Palabra, la Biblia? Jesús es su mejor amigo.

Procedimientos para la meditación

Artículo escrito por: Stanford Orth/APIC

Se recomienda aquí una serie de preguntas que llevan al creyente irresistiblemente hacia el amor a Dios, la comunicación y la comunión con Dios. Estas preguntas impulsan al creyente hacia los cambios que necesita en su vida. Los temas de los pasajes bíblicos son muy variados y, entonces, no encontraremos respuestas a todas las preguntas en cada pasaje.

¿Qué encuentro en estos versículos que me enseña y me lleva:

1) a conocer más a Dios, amarlo, adorarle y agradecerle?

2) a confesar y arrepentirme de una rebeldía u otro pecado de omisión o comisión?

3) a someter a Dios alguna área de mi vida o voluntad? a aceptar a las personas o circunstancias que Dios ha puesto en mi alrededor? a obedecer a Dios en un aspecto específico?

4) a orar por y tomar alguna decisión respecto a un cambio que Dios necesita hacer en mí? (Algún aspecto de mi carácter, actitud, motivación, hablar, conducta o relación con otro.)

5) a aceptar, amar, servir, apoyar o edificar a otra persona, sea cristiana o no cristiana?

6) a depender de Dios en una circunstancia, prueba, tentación, ministerio o desafío en particular?

Al final, oremos al Señor lo que queremos decirle con respecto a cada respuesta.

Otros procedimientos

Cambiar el método de vez en cuando puede hacer más interesante la meditación. También, cada uno puede combinar los procedimientos y encontrar lo que le funcione mejor. Sin embargo, se recomienda que no vayamos muy lejos de las preguntas arriba porque son importantes para llevarnos al amor a Dios, a la oración y a la transformación.

1) Usar el pasaje como una guía para la oración. Tomemos cada parte en turno y conversemos con Dios sobre los temas, con agradecimiento, adoración, confesión de pecado, compromiso de obedecer los deberes, petición de fortaleza para obedecerlos, etc.

2) Como un diario, registrar la fecha y la cita bíblica, lo que aprendió, cómo lo aplicó y las decisiones que tomó.

3) Variar las preguntas que hacemos al pasaje. Las preguntas me guían para descubrir más. No todo pasaje tendrá una respuesta a cada pregunta.

a. ¿Hay una promesa en la cual debo confiar?

b. ¿Tiene la promesa una condición que necesito cumplir?

c. ¿Hay un ejemplo que debo seguir? o ¿Un ejemplo negativo que debo evitar?

d. ¿Hay una oración en el pasaje que debo orar?

e. ¿El pasaje enseña una nueva actitud que debo tomar?

f. ¿El pasaje indica algo sobre lo cual debo tomar una decisión?

4) A la luz del pasaje, reflexionar sobre necesidades en su vida:

a. ¿El pasaje me orienta sobre el problema interpersonal que tengo ahora?

b. ¿Me orienta en la prueba que experimento ahora?

c. ¿Me orienta en la tentación que enfrento ahora?

d. ¿Me orienta en la decisión que debo tomar?

e. ¿Me orienta en algún aspecto de mi vida en el hogar, el trabajo o el ministerio?

Recordemos que la meditación debe llevarnos a la oración en la cual conversamos con Dios sobre todo lo que él nos ha enseñado. Abramos el corazón a Dios con respecto a las debilidades, los propósitos, el amor para él y para otros. Incluyamos la confesión, la entrega de la vida al control de Dios, y la expresión de la dependencia de su poder.

Seamos fieles meditando en la Palabra de Dios cada día,

Panorama general sobre los dones espirituales

Artículo escrito por: Samuel Evora/APIC

 

Estimado(a) William:

Por lo general el acercamiento al tema de los dones espirituales es para resaltar la controversia sobre diferentes aspectos, por ejemplo: ¿cuántos dones tengo en realidad o cuántos debería tener? ¿Es correcto anhelar otros dones que no tengo? ¿Cuáles dones están vigentes hoy? ¿Qué de los excesos de hoy en cuanto a la práctica de los dones en el culto cristiano? ¿Tiene la Biblia respuesta para las dudas de hoy en cuanto a los dones espirituales? La intención en esta serie de estudios no es la controversia sino la reflexión teológica. Ayudar a los creyentes a conocer los principales pasajes bíblicos que tratan el tema de los dones espirituales, estableciendo una definición y propósito de los mismos y cómo evaluar los fenómenos actuales a la luz de la Biblia. Como motivación e introducción al tema, consideremos Santiago 1:17. Todo lo bueno viene de Dios, todo lo que es de provecho. El sustento de su bondad hacia nosotros es su inmutabilidad. Él no cambia ni deja de ser y, más que eso, ni siquiera hay sombra de variación. Esto nos debe dar confianza en el Dios que creemos y en sus buenas intenciones al otorgarnos dones. Esta primera lección consta de dos secciones. La primera hace un panorama general al tema de los dones espirituales y la segunda un acercamiento bíblico teológico a 1 Corintios 12.

Este panorama general pretende familiarizarlos con aspectos fundamentales y generales sobre el tema de los dones espirituales: Dónde se encuentran en las Escrituras, cuántos son y las posibles definiciones. Para comenzar se dirá que en el Nuevo Testamento se encuentran solamente cuatro pasajes donde se hace una relación de dones espirituales. Dichas listas no son idénticas pero se complementan entre sí, dando un criterio más amplio de cuantos dones espirituales hay.

En orden, se tiene la primera lista en Romanos 12: 6-81 en el cual aparecen siete dones: Profecía, dar (repartir), Servicio, dirigir, enseñar, misericordia, exhortación.

En segundo lugar, está 1 Corintios 12:8-10 y 28 donde aparecen catorce dones: palabra de sabiduría, conocimiento, fe, sanidades, milagros, profecía, discernimiento de espíritus, diversos géneros de lenguas, interpretación de lenguas, apóstol, maestro, ayuda, y administración.

La tercera lista se encuentra en Efesios 4: 11, la relación consta de cuatro dones: apóstol, profeta, evangelista, pastor-maestro.

La última está en 1 Pedro 4:11, donde sólo hay dos: hablar palabras de Dios y ministrar (servicio).

Haciéndose un resumen se puede afirmar que son dieciocho dones. La relación es como sigue: apostolado, profecía, conocimiento (palabras de ciencia) discernimiento de espíritus, milagros, sanidades, lenguas, interpretación de lenguas, fe, palabras de sabiduría, servicio o ayuda, dar (repartir), misericordia (compasión), evangelista, administración o dirigir (presidir), exhortación, enseñanza o maestro y pastor-maestro. Los dones que, proceden de Cristo, Cabeza de la iglesia, son distribuidos por el Espíritu Santo. Todos los creyentes, habiendo recibido la unción del Espíritu (2 Co. 1:21; 1 Jn. 2:20, 27), son receptores de los dones del Espíritu o dones espirituales, que son capacidades sobrenaturales concedidas a cada creyente, en vista del servicio y función que tienen dentro del cuerpo de Cristo para edificación (1 Co. 12:7, 11). Algo muy importante a considerar con respecto a los dones es lo que comenta Hemphill6 cuando demuestra que los dones no prueban nada acerca del poseedor de ellos, ni que son bautizados por el Espíritu Santo o que él mismo tenga mérito especial. Los dones, simplemente prueban que Dios está dotando por su gracia a la iglesia para todas y cada una de las tareas o labores que tiene que hacer.

Por lo tanto, cada creyente, sin excepción, ha recibido de parte del Espíritu dones (1 Co 12:11). De esto se desprende que el propósito es edificar y bendecir a la comunidad de creyentes, ya sea en manifestaciones individuales como en el culto cristiano (1 Co 12:7 y 14:12). En cuanto al verso de 12:7, la palabra “provecho” es traducida de la palabra griega sumfe,rw la cual posee un significado más amplio. Se haría justicia al término si se tradujera provecho o beneficio común o de los demás estando más adecuado al contexto. Por ejemplo, esto se puede ver en las siguientes traducciones: “Pero a cada uno se le da la manifestación del Espíritu para el bien común” y “Pero a cada cual le es dada la manifestación del Espíritu para provecho mutuo”. Por su parte Monléon opina que la expresión final del verso pro.j to. sumfe,ron significa “literalmente para el apoyo mutuo”.

Ampliando en el propósito y la proyección de los dones espirituales es significativo el contexto similar donde aparece en las epístolas paulinas. El objetivo de los dones espirituales es servir al cuerpo de Cristo en su unidad. En los pasajes de Romanos 12, 1 Corintios 12 y Efesios 4 donde Pablo trata no sólo de los dones sino de su función en la comunidad, el contexto es la comparación con el cuerpo. En su diversidad los dones espirituales están al servicio de la unidad del cuerpo.

Análisis de 1 Corintios 12:1-31

Aunque el pasaje 1 Corintios 12:1-31 es muy amplio en cuanto a detalles relacionados con los dones espirituales, los versos 4-6 son esenciales para el entendimiento de la proyección de los dones espirituales entre los creyentes. Aquí son mencionados las tres personas de la Trinidad. Es importante no limitar la bendición de los dones concedidos a la acción exclusiva del Espíritu Santo. Resalta la diversidad de dones y la unidad del Espíritu, así como se declara en Efesios 4: 3 “solícitos en guardar la unidad del Espíritu”, de la misma manera los dones proveen unidad porque provienen del mismo Espíritu.

(v. 4) Los corintios estaban actuando como si sólo hubiese un solo don –las lenguas. Pablo les dice, “No. Vuestra unidad no se encuentra en la posesión de un don común, sino en la posesión del Espíritu Santo que es la fuente de todos los dones”.11

(v. 5) En cuanto a la diversidad de ministerios o servicios en la iglesia, no todos tenemos la misma tarea. Pero lo que tenemos en común es que todo lo hacemos para el mismo Señor y con el propósito de servir a los demás y no al “yo”.

(v. 6) Por último, respecto a la diversidad de actividades, Dios, que capacita a cada creyente, es el mismo. Si un don parece ser más espectacular que otro, no se debe a la superioridad del creyente, sino que es Dios quien da el poder.

La acción divina en nosotros es descrita por medio de tres palabras: dones, ministerios y operaciones. Por ejemplo, Dios ha dado a alguien el don de la “palabra de ciencia” (conocimiento). Entonces, ese creyente ocupa el ministerio (la manera de servir) de “ser maestro” y específicamente la operación de ser maestro en la iglesia o en instituto bíblico. De tal enfoque se sugiere que Efesios 4:11 no son dones sino “ministerios”. Integrando lo que se ha dicho hasta aquí: Si yo recibo algo de parte de Dios y, debido a ello y por medio de ello, todos se benefician, entonces puedo alegar que mi don es prueba del Espíritu Santo en mi vida. En 1 Corintios 12:14-15 está la esencia de la ilustración que usa Pablo del cuerpo. Del verso 14 se aprende que sin una variedad de miembros no se podría tener un cuerpo humano. Tiene que haber muchos miembros, cada uno de ellos diferentes de los demás, operando en obediencia a la cabeza y en cooperación con los demás. Por su parte, el verso 15 se enfoca en ver la diversidad, lo cual es esencial para un cuerpo (la iglesia) normal libre de dos errores. El primero de tenernos en poco a nosotros mismo (15-20) y segundo tener en poco a los demás.

Aplicación

¿Cuál es mi perspectiva de los dones espirituales? ¿Dios me los ha dado para engrandecerme o para servir a los demás y glorificarle a él?

¿He logrado entender que los dones me unen más y más a mis hermanos porque todos los dones han sido entregados o repartidos por el mismo Espíritu que mora en cada uno?

¿Estoy enfocando mis dones para el buen común de la comunidad de fe?

¿Le he agradecido a Dios por mi (o mis) don (es)?

¿Tengo envidia del don de otro o le animo para que lo use para el bien de todos?

Seamos fieles usando los dones espirituales que Dios nos ha dado,

 

Asumiendo la postura de poder

Discipulando siendo esclavo de Cristo

Artículo escrito por: Bill Lawrence/APIC

 

Estimado(a) William:

Como discipuladores, somos los esclavos de nuestros discípulos para representar los intereses de Cristo en sus vidas sin importar lo que nos cueste.  En nuestra esclavitud, no hacemos lo que nuestros seguidores quieren que hagamos; hacemos lo que nuestro Líder quiere que hagamos. Esto significa que deberemos confrontar a nuestros discípulos con su pecado, como Jesús lo hizo con Pedro, especialmente cuando ellos no lo desean.  Esto significa que hagamos lo que menos desearíamos hacer: confrontar a otros respecto a las realidades más difíciles en sus vidas.  Cuando fallamos en hacerlo, fallamos en nuestra tarea más importante como discipuladores esclavos, sirviendo como agentes santificadores de Cristo en sus vidas.  Jesús ha elegido utilizarnos como Sus manos en la limpieza del pecado de nuestros seguidores.  Debido a las palabras y las obras de Cristo a través de nosotros, producimos el fruto eterno de ver a nuestros discípulos crecer para parecerse más a Él.  Esto es abrumador y asombroso, pero también verdadero. Desde luego, solo Jesús puede limpiar. Pero Él ha elegido utilizar medios humanos para llevar a cabo Su propósito en las vidas de Sus seguidores. Nosotros no podemos eludir esta tarea eterna. 

Debemos recordar siempre que somos impotentes para discipular por nosotros mismos, especialmente de la manera en que Jesús lo desearía.  Para discipular a Su manera, necesitamos valor para ir en contra de nuestros propios intereses y el deseo de agradar a los demás.  También debemos ir contra nuestra naturaleza y cultura cristiana que nos dirá que esto está mal, y aún que es anti-cristiano decir cosas duras a los demás.  Cuando cedemos ante tal forma de pensar, de hecho estamos desobedeciendo a Jesús y actuando de una manera carente de amor.   Desde luego, el amor debe ser siempre tan gentil como sea posible, aún cuando deba ser tan veraz como sea necesario. 

Una vez que lavó los pies de Sus seguidores, Jesús volvió a tomar Su lugar como cabeza de la mesa de Pascua.  En ese momento les preguntó a Sus discípulos, “¿Sabéis lo que os he hecho?”  (v.12) Luego, les dijo que si Él, el Señor y Maestro había lavado sus pies, ellos debían hacer lo mismo los unos por los otros (v.14).  Ese es el punto principal de este evento.  Muchas veces este pasaje es reducido a cosas tan “serviciales” como hacer tareas humildes, tales como servir café a los demás o arreglar las sillas para las reuniones, las cuales son cosas buenas por hacer, pero no es lo que Jesús pedía en Juan 13.  Él quiere que hagamos por nuestros discípulos lo que Él hizo por los Suyos: lavar sus pies como Sus agentes para limpiarlos del pecado a través del amoroso hecho de mantenerlos responsables por sus actitudes y comportamientos. Hacemos esto para que nuestros discípulos no pierdan las oportunidades que Él les proporciona para que produzcan fruto.  Esta es la esencia del discipulado, el discipulado de esclavo, la postura más poderosa posible.

Recuerden Juan 13:17: “Si sabéis estas cosas, bienaventurados seáis si las hiciereis.” Rara vez se transmite en un  pasaje una bendición para aquellos que no obedecen. ¿Qué podría ser más importante que tal estímulo?  Convertirse en un discipulador esclavo acarrea una bendición única -  la bendición de convertirse en las manos de Cristo en las vidas de nuestros discípulos.  Al hacernos tan impotentes como Cristo, experimentamos Su poderoso impacto a través de nosotros, cuando dependemos de Él para liberar a los Pedros del pecado, a fin de que puedan producir fruto.

Seamos fieles siendo esclavos de Cristo y discipulando con su amor,  

 
 

¡De la búsqueda al empleo!

Por: Rubén Kassabián/APIC

 

No descubro nada al decir que uno de los peores males que aqueja a nuestro mundo actual es la falta de empleo. Pega duro, lastima la dignidad, frena el desarrollo normal y natural del ser humano, y altera la familia.

Si usted perdió su empleo, lo primero que debe hacer es conservar el buen ánimo, la confianza y el entusiasmo. ¡La confianza y el entusiasmo son la clave para volver a conseguir trabajo!

He aquí ocho sugerencias prácticas que podrán ayudarle en el proceso de convertir su búsqueda laboral en un nuevo empleo:

1.- Evalúe su situación económica. Haga un nuevo presupuesto que sea realista. No trate de seguir viviendo con el estándar de vida que tenía cuando trabajaba. Notifique su desempleo a todos sus acreedores para que puedan contemplar su nueva situación.

2.- Prepárese para soportar al menos unos meses sin trabajo. No se desespere, ese trago amargo pasará. Es fundamental mantener la calma, esto le permitirá pensar y actuar con seguridad. Recuerde que durante ese período usted debe producir ideas, oportunidades, etc.

3.- Convierta su búsqueda de empleo en un trabajo. Algunos me dicen: -“Pastor Kassabián, no me viene ningún trabajo”. Yo les respondo: -“Será muy difícil que el trabajo le golpee la puerta de su casa. ¡El trabajo no “viene”! ¡Usted debe buscarlo!” Fíjese metas y objetivos. No se limite a buscar trabajos ya establecidos. ¡Sea creativo! Tome lápiz y papel y escriba todas las cosas que usted sabe hacer, aunque no tengan nada que ver con su profesión, vocación o trabajo anterior. Escriba las que podría aprender a hacer. Luego, analice cada una y vea qué podría hacer para desarrollarlas. ¡No deseche ninguna de sus habilidades!

4.- Salga de su casa. Mantenga la rutina de levantarse temprano y salir a buscar trabajo. No cometa el error de quedarse en casa durmiendo mientras su cónyuge va a trabajar. No se quede sentado delante del televisor. Haga saberles a los demás que usted está buscando un empleo. Si sus amigos y conocidos no están en condiciones de ofrecerle un puesto, pídales ideas o que lo pongan en contacto con otros que lo podrían ayudar. No tenga vergüenza de preguntar, pedir, hablar acerca de su necesidad de trabajar.

5.- Recorra lugares. Vaya a entrevistas. Hágalo con gracia, simpatía y buena presencia. No rechace ninguna oportunidad de antemano. No se desvalorice pensando que usted no podrá hacerlo.

6.- Considere la posibilidad de cambiar de rubro de trabajo. Aproveche el tiempo investigando sobre aquellos campos con futuro. Si es posible haga cursos de capacitación, computación, inglés, etc.

7.- Considere la posibilidad de trasladarse a otra ciudad si hubiere una propuesta laboral segura.

8.- Pero por sobre todas las cosas, confíe en Dios. La Biblia nos enseña que Dios sabe que tenemos necesidad de todas estas cosas (comer, beber, vestir) y nos anima a buscar primeramente a Dios y su justicia, y todas estas cosas serán añadidas. ¡Búsquelo de corazón! Permita que Dios intervenga en su historia. Deje que Jesús llene de paz y fortaleza su vida. ¡Con Jesús cada día es mejor que el anterior!

¡Vivamos una vida al 100%!

Tengo el hábito de engañar

Por: Luis Palau/APIC

Tengo el hábito de engañar. Desde muchacho me habitué a mentir, a engañar a mis padres, y ahora que trabajo estoy en la misma situación. Pero siento una gran culpa, siento que soy sub humano con mis mentiras y engaños. Sin embargo es como un vicio. No lo puedo romper, así como el borracho no puede con su borrachera. ¿Qué pasos puedo tomar? Ayúdeme por favor.

Respuesta:

Mi estimado caballero, es verdad que el engaño comienza en la niñez. Hasta los niños más pequeños se habitúan al engaño y a la mentira, ¿verdad?

Hay hombres y mujeres que en términos generales dejan de lado los engaños pero mantienen ciertas cuestiones en su vida en las cuales continúan engañando y mintiendo. En realidad son hipócritas. Algunos en el terreno religioso pretenden ser espirituales cuando son farsantes; otros con pequeñas mentiritas según ellos provocan un tremendo efecto sobre la familia, su sicosis y su sentido de culpa.

Ahora, ¿qué puede hacer un hombre como usted para romper el hábito del engaño? El viejo sabio Salomón dice en Proverbios capítulo 6: "Voy a describirte al hombre indigno y malvado: primero, es un perenne mentiroso; con ojos, pies y manos indica a sus amigos sus verdaderas intenciones. Luego, tiene el corazón lleno de rebeldía. Y pasa el tiempo tramando todo el mal que pueda hacer, y provocando el descontento. Pero será destruido súbitamente; quebrantado sin esperanza de salvación". Qué palabras duras, ¿verdad? Pero ¿acaso no son verdad? Ya lo creo que sí. La persona debe decir sí, sí, y no, no, según la enseñanza de Jesús. Todo lo que sea más de esto, proviene del mal. Guiñar los ojos, y hacer señas detrás de las espaldas, señalar con los pies y todo lo que demuestra duplicidad, engaño y falta de candidez, es una amenaza.

Cuando era muchacho tenía el hábito de desparramar medias verdades. Y le digo que he pagado duramente en mi vida por aquello que hice en mi pasado. Aún ahora que soy maduro, y que amo a Cristo y lo sirvo de corazón, de vez en cuando tengo la tentación. Pero una cosa es tentación, y otra cosa es pecado. ¿Cómo se vence esa tentación?

Primero, usted tiene que decidirse a romper con el engaño bajo todas las circunstancias. Segundo, reconozca que deberá progresar en el sendero de decir la verdad siempre y de andar en la luz paso a paso. No podrá romper con el engaño en un instante completamente. Pídale a Dios que le dé el poder del Espíritu Santo para poder terminar con la mentira y el engaño.

Tercero, reconozca que la mentira y el engaño provienen de Satanás y no de Dios. Por lo tanto, tiene que pedirle perdón a Dios, caminar en la luz, decir la verdad, y seguir progresando en la verdad. La Biblia le ayudará a decir la verdad.

Necesidades mundiales

 

¡Cuán chocante es oír de tantas necesidades desesperadas en todos lados y un sinfín de sufrimiento! Creo que muchos se han dado por vencidos en cuanto a leer el periódico porque dicen: “Es todo malo, es demasiado deprimente.” Encontramos incontables balazos, escaramuzas entre pandillas, enfrentamientos entre guerrilla y paramilitares, arrestos de oficiales del ejercito y policía por masacres cometidas en épocas anteriores, desastres naturales, corrupción administrativa a diario, abuso del poder de algunos gobernantes, saqueos de los recursos del estado, bancos en quiebra, países enteros en caos. De veras es abrumador. ¿Cómo puede vencer la Gran Comisión toda esa maldad? ¿Será posible alcanzar la meta? Seguramente hay muchos versículos reconfortantes que nos brindan paz. Pero eso no puede resolver el asunto. Un simple calmante no puede efectuar una curación. Déjame sugerir tres lecciones que debemos tomar en serio mientras busquemos una manera de tratar con las cargas del mundo en nuestro alrededor y servir como anhelamos hacerlo.

1. Dios nos tiene primeramente responsables para hacer lo que podamos aquí mismo donde nos ha puesto, exactamente como Adán fue responsable a guardar un solo jardín. Él sabe nuestros límites y no quiere que seamos ansiosos respecto a las multitudes que no podemos ayudar. ¿Podría ser su plan divino que por todo el mundo sus hijos debieran cargarse con el gravamen de ayudar dondequiera que haya alguien llorando? Tal plan sería ni sensato ni práctico. Déjame decir que si el Señor nos guía a orar personalmente por un determinado área de necesidad, cumpliríamos alegremente, o si nos dirige entrar en el servicio misionero en cierto país, que vayamos de plena convicción. Pero debemos levantar al hombro nuestra carga principal primero y no extendernos tan ligeros que nos diluimos en desesperación. Incluso Jesús se restringió a ciertos límites geográficos y un plan por un área de concentración.

2. Segundo, la Biblia sí nos exhorta que oremos por los hombres en todas partes. La oración de Jesús en Juan 17 fue muy general y de mucha extensión. Sabemos que muchas personas bajo el cielo de Dios necesitan desesperadamente nuestra intercesión, y Dios promete que nuestras fervientes oraciones lograrán mucho.

3. Quizás la lección más importante de todas es que permitamos que la suma de todos los dolores y necesidades de la humanidad nos transforme y nos impele a la más completa entrega y devoción a nuestro Salvador y Rey, para extender al máximo nuestra contribución y vigorizar nuestro entrañable servicio por Cristo, obrando en amor y gozo de acuerdo con los dones que nos ha dado para estos últimos tiempos.

Recursos para predicadores y maestros

Predicación expositiva

Artículo escrito por Fran Schmidt/APIC

 

En una serie de artículos hemos estado reflexionando sobre la predicación expositiva, tomando como base una definición de Haddon Robinson: “La predicación expositiva es la comunicación de un concepto bíblico, derivado de y trasmitido por un estudio histórico, gramatical, y literario del pasaje en su contexto, el cual el Espíritu Santo primero aplica a la personalidad y experiencia del predicador y después a través de él a los oyentes.”

En los últimos artículos, hemos estado profundizándonos mucho en la frase “primero aplica a la personalidad y experiencia del predicador.”  Observamos que si el pastor predica algo que él no vive, esto le resta autoridad a su mensaje y a su ministerio.  En el último artículo vimos que el primer paso en la aplicación es interpretar bien el texto.

Hoy, vamos a ver un paso que fluye de lo visto anteriormente: hay que hacer una comparación entre el texto (correctamente interpretado) y nuestra vida. Para expresarlo en otras palabras, procuramos ver un principio que sale del texto que es vigente para nuestra vida y la toca.

Al decir “principio” me refiero a una sucinta declaración de una verdad universal que sale del texto.  Este principio debe por un lado destilar la esencia de la enseñanza del texto, y por el otro debe llamarnos a nosotros hoy en día a responder en alguna manera.  En otras palabras, el principio es un “puente” entre el texto y la vida actual.

Entonces, para formular el principio, sugiero que siga tres guías: primero, procura usar lenguaje “universal” para formular el principio.  Tomando Santiago 1:2 por ejemplo, en vez de decir, “Los creyentes judíos dispersados por el imperio romano deberían gozarse en la pruebas que pasaban”; es mejor decir, “El creyente que está pasando pruebas debe gozarse en las pruebas.”  

Segundo, procure expresar este principio en una oración gramatical (o sea, no sólo con una frase).  En el ejemplo arriba, decir sólo “gozo en las pruebas” sería una frase, mientras “El creyente que está pasando pruebas debe gozarse en las pruebas” es una oración gramatical completa.

Y tercero, procure utilizar lenguaje que llama a la acción, algo como “debo” o “tengo que” o algo al estilo, para evitar que una reflexión u observación se bautice como una aplicación.

Veamos otro ejemplo en 1ª Corintios 9:8-11.  Una lectura del contexto muestra que en los versículos 1-7 Pablo estaba afirmando su derecho de vivir financieramente de su ministerio, aunque desde los versículos de 12 en adelante, Pablo afirma que, teniendo este derecho, él optó por no hacerlo. 

En este párrafo de los versículos 8-11, para apoyar su derecho de vivir de ofrendas monetarias en cambio de su ministerio, Pablo se aplica a sí mismo Deuteronomio 25:4: “No pondrás bozal al buey que trilla.” 

En la cultura de aquel entonces (y por cierto en algunas culturas todavía hoy en día), los agricultores a veces separaban el grano de la paja por medio de poner a bueyes a pisotear los tallos.   Para lograr esto, amarraban el buey a un tronco horizontal que estaba sujetado a un poste vertical, para que el buey continuamente caminara en forma circular sobre los tallos.  Algunos agricultores, buscando más ganancia, querían ponerle un bozal a la boca del buey para evitar que la bestia comiera de los granos trillados.  En Deuteronomio 25:4 Dios les manda a los israelitas no hacer eso. 

Pablo aplica este texto a su situación, diciendo en efecto que, de la misma manera que los bueyes que trillaban tenían derecho de comer del grano, él tenía derecho de recibir sostenimiento financiero por su ministerio. 

Ahora: ¿cuál es el principio que sale de este párrafo?  ¿Cuál es la verdad universal que sale de esta comparación entre el buey y la situación de Pablo? 

Quizá podemos expresar el principio así: “El pueblo de Dios debe reconocerle al trabajador su derecho de disfrutar de los frutos de su trabajo.”  

Veamos otro ejemplo en Proverbios 20:2, “Como rugido de cachorro de león es el terror del rey; El que lo enfurece peca contra sí mismo.”

El “terror del rey” a lo mejor es una metonimia del efecto por la causa, significando el terror que la furia de un rey provoca.   Este terror se compara con el terror que un hombre tendría si anduviera en el bosque y de repente oyera el rugido de un león justo antes de que el animal se lanzara sobre él.  La segunda línea, aparte de aclarar que es el furor del rey lo que provoca el terror en la primera línea, agrega que alguien que enfurece al rey está actuando de manera autodestructiva.  Da la impresión de que fue una imprudencia o necedad de parte de la persona que provocó el furor del rey. 

Ahora: ¿qué principio sale de este proverbio para ayudarnos aplicarlo?

Una manera de formular el principio de este proverbio podría ser así: “El creyente debe ser sabio en su trato con las autoridades para evitar ofenderlas innecesariamente y sufrir las consecuencias de ello.”

Note que en los ejemplos arriba, el principio sale del texto, está formulado en una oración completa, en lenguaje universal y con “debe” para mostrar que es una aplicación y no una reflexión.

Para aplicar la Palabra de Dios a nuestras vidas (y a las vidas de los que están bajo nuestro ministerio) procuremos encontrar estos principios universales en la Palabra.

Si quiere practicar un poco más, intente encontrar este principio en un texto algo difícil: Deuteronomio 20:16-18.  Voy a comentar sobre este texto en el próximo artículo.  Les doy una pista : fíjese en la razón dada por el mandamiento. 

El impacto del materialismo en la iglesia evangélica

Artículo escrito por: Scott Yingling/APIC

 

Estimado(a) William:

Seguimos nuestra evaluación del impacto de la cosmovisión materialista en la iglesia evangélica. Es muy común en la iglesia evangélica mezclarnos demasiado con el pensamiento y filosofía del mundo actual. El resultado de este sincretismo es una iglesia con ideas no saludables que impiden nuestra habilidad de vivir y servir a Dios como desea este mundo.

En la primera parte del artículo vimos dos resultados y errores de la influencia del mundo en nuestro pensar y orientación:

1.  Depender demasiado en nosotros mismos y de nuestras propias habilidades.

2. Buscamos nuestro propio placer en vez de servir y pensar en las necesidades de la comunidad que nos rodea.

Ahora veamos dos resultados adicionales de este sincretismo:

3.  Esforzarnos para lograr resultados inmediatos en vez de esperar el fruto de Dios en su tiempo. Vivimos en un tiempo donde podemos ir al supermercado y comprar una gran variedad de comida lista para preparar muy sabrosa. Usamos el microondas que puede cocinar nuestra comida al instante. Si no tenemos tiempo para cocinar en el microondas podemos ir a un restaurante como McDonalds que ofrece “comida rápida”. Pero ¿cuántos de nosotros pensamos en el trabajo duro del granjero que cultivó esta comida? ¿Cuántos de nosotros nos damos cuenta de la paciencia necesaria para esperar la germinación de la semilla, el crecimiento de una nueva planta, el desarrollo del fruto que disfrutamos? ¿Qué tal del trabajo del transportista para llevar las legumbres y frutas al mercado? ¿Y el trabajo de los que toman los varios ingredientes para preparar mucha variedad de comida que simplemente compramos en el súper mercado? El mundo moderno y materialista en que vivimos nos acostumbra a buscar y tener lo que deseamos al instante.

Al ver las historias de la Biblia vemos que en la gran mayoría de los casos Dios no trabaja así. Pensamos en Noé que trabajó por décadas para preparar el arca para el diluvio. Pensamos en Abraham que esperó hasta tener más de cien años para ver la promesa de Dios cumplidas (y esto después de varios intentos que hizo de “lograr” las promesas de Dios por su propio esfuerzo). Moisés esperó más de la mitad de su vida antes de empezar la misión que Dios le había asignado. El pueblo de Israel esperó 40 años para ver la tierra prometida. Parece que nosotros muchas veces tenemos más prisa que Dios. E igual a Abraham, Moisés y el Pueblo de Israel, nuestra prisa puede ser un gran problema.

Hay que evaluar nuestras propias vidas. ¿Están viviendo de acuerdo al calendario de Dios o se encuentran en una “olla de presión” donde tienen que esforzar las cosas y tratar de lograr metas para Dios? O ¿están enfocados en descansar en la voluntad de Dios y dejar a Dios lograr su plan perfecto para su vida? ¿Buscan logros de corto plazo que son pequeños y temporales? O ¿pueden ver a Dios realizando una transformación grande a través de los años en sus vidas? Cómo podemos perseverar con una paciencia y dependencia en Dios en vez de vivir manipulando nuestras vidas y las vidas de otras personas para alcanzar logros superficiales. Esto no implica sentarnos y no hacer nada. Tenemos que ocuparnos en el trabajo diario de sumisión y obediencia de Dios para que él pueda transformar nuestras vidas y usarnos para transformar a otras personas también.

4.  Haciendo de nosotros mismos el enfoque principal en vez de que sea Dios- Que realmente es idolatría.  La idolatría ha sido uno de los pecados más comunes dentro de la historia de la humanidad. La Biblia habla de los ídolos o idolatría más de 250 veces. Dios odia cuando tomamos lo que Él ha creado para llevarnos a él y adoramos lo creado en vez del creador. EL Antiguo Testamento está lleno de ejemplos de las consecuencias trágicas cuando el Pueblo de Dios escoge adorar a otros dioses. Hoy día pensamos rápidamente en los Hindús, los Musulmanes, los Testigos de Jehová, etc. y decimos que estamos de acuerdo con Dios que están adorando a dioses ajenos. Pero cuando los cristianos hoy día mezclan su fe con la cultura humanista común, fácilmente llegamos a cometer el mismo pecado poniéndonos a nosotros mismos en el trono. En vez de ser transformados por la Palabra de Dios nos convertimos en humanistas cristianos, buscando formas aceptables dentro de la iglesia evangélica para servirnos a nosotros mismos.

Tenemos que tener mucho cuidado, recordándonos constantemente de la importancia de humildad, y evaluando nuestras vidas para evitar esta trampa. Nuestras vidas personales no se tratan de nosotros mismos, sino de lo que Dios hace y como quiere trabajar en nuestras vidas. Vale la pena hacerse las siguientes preguntas de auto-evaluación: ¿Cuándo estoy en el culto de adoración en la iglesia activamente me enfoco en Dios o me siento para entretenimiento espiritual? ¿Tomo tiempo diario para adorar a Dios o resulta que estoy demasiado ocupado en mis propias actividades para hacer esto? ¿Cuáles son las metas más grandes que tengo en la vida? ¿Son metas asignadas por Dios o son mis deseos personales?

Que Dios nos ayude a reconocer como la cultura puede influir en forma negativa en nuestra forma de pensar y tomar decisiones. Y que seamos fieles en quitar cualquier cosa que estorbe nuestra adoración y crecimiento en nuestro Señor Jesucristo.

Liderazgo bíblico- Asumiendo la postura de poder

Discipular siendo esclavo

Artículo escrito por: Bill Lawrence/APIC

 

Estimado(a) William:


Jesús discipuló a Pedro de rodillas. Él asumió la posición de un esclavo, porque amó a los suyos hasta el fin (13:1). Por amor, Jesús se hizo un esclavo para su Padre y sus seguidores; por amor, Jesús se arrodilló para guiar a Pedro; por amor, Jesús respondió pacientemente a la protesta de Pedro; por amor, Jesús le dijo a Pedro del peligro que enfrentaba; por amor Jesús siguió la agenda de su padre y no la de Pedro; por amor a su Padre y a sus seguidores, Jesús limpió a Pedro de pecado.

El amor convirtió al impotente esclavo en el poderoso discipulador, porque el amor lo motivó a hablar la verdad a sus discípulos. Y el amor nos transformará de ser impotentes, a ser poderosos cuando pedimos en Cristo, que a través de nosotros, se haga para nuestros discípulos, lo mismo que Él hizo por su discípulo. Pero solo podemos hablar la verdad a nuestros discípulos, cuando los amamos como Jesús amó a Pedro.  Y solo podremos lograrlo, cuando Cristo ame a través de nosotros, así que somos totalmente dependientes de Él para amar con su amor, a fin de poder hablar la verdad como Él habló la verdad.  Siempre siento temor cuando debo amar de esta manera. En esos momentos, solo el Espíritu Santo puede vencer nuestra voluntad y darnos el poder para amar a la manera de Cristo.

Miren lo que hizo Jesús a causa del amor por sus seguidores.

Jesús resistió el desafío de Pedro y emitió su propio desafío.  A través de Cristo en nosotros, debemos resistir los desafíos de nuestros discípulos y llamarlos al desafío que Cristo tiene para ellos.

Jesús rechazó la agenda de Pedro y afirmó la agenda del Padre.  El deseo de Pedro era siempre tener el control, y Jesús nunca lo dejaría hacerlo.

Nuestros discípulos tienen la misma inclinación, y nosotros debemos rechazar sus esfuerzos de controlar y seguir su agenda, llamándolos a la agenda que Cristo tiene para ellos.

Jesús confrontó a Pedro por los intereses de su Padre en su vida, y debemos hacer lo mismo por los intereses del Maestro en las vidas de nuestros discípulos.  Como discipuladores para Cristo, nosotros somos sus representantes ante nuestros discípulos.  Esta asombrosa responsabilidad solo puede cumplirse mientras crecemos para parecernos más a Cristo en la manera de alcanzar a nuestros discípulos.  Debemos volvernos impotentes como Jesús era impotente si es que vamos a tener algún poder en sus vidas.  Para llevar a cabo el discipulado, Él se sometió a sí mismo para sus seguidores, mediante su dependencia al Espíritu Santo y de acuerdo con la voluntad de su Padre.  Al convertirse en un esclavo obediente, Él asumió la postura más impotente posible. Y fue por esta impotente postura, que Él ejerció el más grandioso poder posible - el poder del amor que transformó a sus discípulos.  Si así es como Jesús lo hizo, así es como nosotros debemos hacerlo.

Algunos pueden estarse preguntando, cómo es que Jesús pudo ser esclavo de Pedro, así como de su Padre. El ser esclavo del Padre, significaba ser esclavo de sus seguidores, porque eso es lo que el Padre quería de Él.  Noten lo que Pablo dijo en 2 Corintios 4:5, donde él mismo declara ser un esclavo de los corintios. (La NVI pierde totalmente el punto cuando traduce esto como sirviente, en vez de esclavo.   Me deja totalmente perplejo la manera en que los traductores tergiversan el significado de un texto cuando eligen usar un término menos difícil en un esfuerzo por hacer el pasaje más claro, pero en realidad pierden el punto que se expone). Pablo usó la palabra doulos, esclavo, para describir su relación con los corintios, pero añadió una explicación clave cuando dijo, “por amor de Jesús”   Pablo era su esclavo, pero no para hacer lo que ellos querían.  Él se esclavizó a sí mismo para ellos,  a fin de hacer lo que Cristo quería en sus vidas, y esto es lo que debemos hacer con nuestros discípulos.

Seamos fieles siendo esclavos de nuestros discípulos para hacer lo que Cristo quiere en sus vidas,

 

¿Quién soy?

Artículo escrito por: Dr. Jerry Laursen/APIC

 

Estimado(a) William:

¿Quién somos en Cristo? Según la biología moderna, no somos nada, sino un accidente de la naturaleza. Dice que no tenemos valor distinto ni propósito, y cuando morimos, cesamos de existir. Pero no es así. La Biblia nos enseña la verdad. Cristo pagó caro por nosotros y ahora somos una nueva creación eterna, con propósito. Estudiar esta lista elevará nuestro ánimo. También puede usarse en el evangelismo, para mostrar al incrédulo el gran cambio que le espera si se entrega a Cristo.

He aquí más de 30 descripciones del creyente en Cristo:

Soy una nueva creación (2 Co. 5:17).

Soy un hijo de Dios (Jn. 1:12; Ro. 8:14-15; Gá. 3:26; 4:6).

Soy redimido y perdonado de todos mis pecados (Col. l:14).

Estoy libre para siempre de condenación (Ro. 8:1).

Soy librado del poder del pecado (Ro. 6:1-6).

Soy uno que tiene el derecho de entrar sin vergüenza ante el trono de Dios para encontrar misericordia en tiempos de necesidad (He. 4:16).

Soy justo en Cristo, completamente perdonado (Ro. 5: 1).

Soy siervo de la justicia (Ro. 6:18).

Soy un santo (Ef. 1:1; 1 Co. 1:2; Fil. 1:1).

Soy la sal de la tierra (Mt. 5:13).

Soy la luz del mundo, portador de la verdad (Mt. 5:14).

Soy amigo de Cristo (Jn. 15:15).

Soy elegido por Cristo para llevar su fruto (Jn. 15:16).

Soy siervo o esclavo de Dios (Ro. 6:22; Ef. 3:1; 4:1).

Soy templo, morada del Espíritu Santo. (1 Co. 3:16; 6:19).

Soy comprado por un precio y por lo tanto pertenezco a Dios. No soy mi propio dueño. Vivo para Cristo (1 Co. 6:19-20; 2 Co. 5:14-15).

Soy miembro del cuerpo de Cristo (1 Co. 12:27; Ef. 5:30).

Estoy reconciliado con Dios y soy ministro de reconciliación (2 Co. 5:18-19).

He sido crucificado con Cristo y ya no vivo yo; Cristo vive en mi (Gá. 2:20).

Soy escogido en Cristo antes de la fundación del mundo para ser santo y sin mancha delante de él (Ef. 1:4).

Soy heredero de Dios, pues soy su hijo (Gá. 4:6-7).

Soy hechura de Dios, nacido de nuevo en Cristo para hacer su obra (Ef. 2:10).

Soy santo y justo (Ef. 4:24).

Soy ciudadano del cielo (Fil. 3:20; Ef. 2:6).

Soy peregrino en este mundo en el cual vivo temporalmente (1 P. 2:11).

Soy hijo de la luz, no de las tinieblas (1 Ts. 5:5).

Soy rescatado del dominio de Satanás y trasladado al reino de Cristo (Col. 1: 13).

Soy enemigo del diablo (1 P. 5:8).

Soy nacido de Dios, y el diablo no tiene autoridad para tocarme (1 Jn. 5: 18).

Soy habitado por Cristo mismo (Col. 1:27).

Soy escogido de Dios, santo y amado (Col. 3:12, 1 Ts. 1:4).

He recibido muy grandes y preciosas promesas de Dios (2 P. 1:4).

Soy testigo de las glorias de Dios, y creado para hacer buenas obras (Hch. 1:8; Ef. 2:10).

Seré como Cristo cuando él regrese (1 Jn. 3:1-2).

Por la gracia de Dios, soy lo que soy.

[Esta lista es adaptada de Victoria sobre la oscuridad, por Neil T. Anderson.] Hermano o hermana, ¿no está progresando su ministerio como desea? ¿Está malentendido por la comunidad? ¿Piensa a veces que no sirve? ¿Cómo está su auto-imagen? ¡Para sentir su valor real, vuelva a leer esta lista en voz alta!

De mujer a mujer
  

 

Ya hay un día

Artículo escrito por: Arlina Cantú/APIC

 

Estimada(o) William:

Aún no clareaba el día cuando desperté. Le di gracias a Dios por el don maravilloso de la vida y empecé a alabarle por todas sus bondades. Comencé luego a orar poniendo a mis hijos y a mis nietos bajo la cobertura del Espíritu Santo. Día tras día oro también por mi nuera que aún no ha aceptado el regalo de la salvación. Pero esa mañana algo inquietó mi espíritu y mi ruego por ella fue recurrente durante el día. Ella está por este tiempo en los primeros meses de su tercer embarazo y mi ruego ordinario es por su salud y la del bebé que espera. Sin embargo, descubrí que insistía yo en recordarle al Señor que he creído en su poder para tocar su corazón y transformar su entendimiento.

Era noche de culto y los oídos de mi espíritu estaban abiertos cuando la hermana que predicaba empezó a hablar de la fe. Nos llevó a través de diferentes pasajes escriturales y mi alma buscaba el mensaje específico para mi vida, dentro de aquella preciosa enseñanza. Cuando habló de "oír la Palabra" y repetirla para que al entrar en la mente rompa las estructuras que nos hemos formado y que impiden el fluir de Dios, me pareció muy importante. Cuando habló de "la fe que es por el amor", me pareció excelente la enseñanza de que al creer que Dios nos ama, automáticamente, caminamos en fe. Pero cuando se refirió a aquellos que aún no reciben el don precioso de la fe, agregó: "Pero ya hay un día para ellos", hay un día en que Dios tocará esas vidas y las transformará con el poder de Jesucristo. ¡Ahí estaba el mensaje especial que Dios tenía para mí!

Había orado repetidas veces por la salvación de mi nuera como si quisiera conseguirlo por mi propio esfuerzo. Pero el Señor me dio esperanza firme de que en sus designios eternos existe ya un día en el que mi querida nuera aceptará la salvación gratuita que Jesucristo ofrece. Finalizó la predicación con el pasaje de Hebreos que habla del reposar en Dios, que significa vivir sin angustias y sin temores. Tranquilamente confiados en que el hacer de Dios es lo mejor para nuestra vida.

Seamos fieles orando por todas las nueras inconversas del mundo,

Respondiendo de Manera Bíblica a los Conflictos

El perdón, la justificación y la santificación

Artículo escrito por: Roger Oliver/APIC

 

Estimado(a) William:
Un miembro de la iglesia confiesa que batalla con una adicción sexual. Queremos mostrarle la gracia y perdón pero, ¿es confiable? ¿No debemos confiar en la obra del Espíritu Santo, que le ha sanado y puede regresar a congregarse y servir sin preocuparnos por la seriedad de su pecado? ¿No es cuestionar su sanación falta de fe en Dios y falta de perdonar? Sí, podemos ser perdonados de los pecados arrepentidos al instante y sanados de nuestras inclinaciones pecaminosas. El detalle es que estamos hablando de dos cosas distintas. El confiar en Cristo y ser justificado es muy diferente que la santificación que sana nuestras tendencias pecaminosas y que puede ocupar mucho, pero mucho tiempo.

Cuando un pecado es confesado y perdonado, la culpabilidad del pecado está borrada. Sin embargo, el daño del pecado queda. Los pecados sexuales aún perdonados dejan consecuencias fuertes (1 Corintios 6:18), heridas no sólo en el cuerpo sino también en la imaginación y los deseos. Además afecta el anhelo para la verdad y la capacidad del intelecto de pensar. Se amplifica el autoengaño.  Estas cicatrices generan tentaciones más fuertes que lo normal de caer de nuevo en los mismos pecados. Puede tomar mucho tiempo para todos nosotros rendir cada área de pecado a Cristo para recibir su perdón. Así también el Espíritu Santo puede tomar mucho tiempo para reparar el daño de un pecado ya perdonado y sanar nuestras debilidades que tan fácilmente nos envuelven. Esto puede incluir mucho sufrimiento y lucha también.

¿Cuándo estará lista esta persona a ser restaurada completamente a la iglesia para convivir y servir sin límites? No hay fórmula. ¿Quién soy yo para decir que sí o no en un caso particular? Pero puedo afirmar que nuestra responsabilidad no es creer que este sanado sino discernir y considerar si lo está o no. Tratarle con cierta reserva y cuidado no es falta de confianza en la obra de Cristo en su vida sino reconocer como realmente funciona la redención. Somos justificados al instante pero la santificación es progresiva y toma tiempo. Ni llegamos a la plena perfección en esta vida.

Gracias a Dios por su inmensa paciencia con nosotros, que tiernamente nos aguanta y santifica día a día, poco a poco.

¿Por qué sufro tantos problemas?

Por: Luis Palau/APIC

 

Tengo problemas con mis padres. Tengo problemas con mis compañeras en la escuela. Tengo problemas en mi vecindario y mi novio me acaba de dejar. Yo no comprendo por qué sufro tantos problemas. ¿Qué explicación me puede dar? Si Dios es tan bueno, ¿por qué todo el mundo parece estar en contra mío?

Respuesta:

Querida señorita, ¿se ha dado cuenta de lo que dice su carta? Usted tiene problemas con sus padres, sus compañeros de estudio, sus vecinos y el novio que la deja. ¿Y ahora usted se pregunta por qué Dios le causa tantos problemas?

En todo el mundo hay jóvenes que, lamentablemente, están sufriendo por ataques externos: padres incomprensivos, escuelas con luchas y problemas, vecinos malos o novios que se aprovechan de ellas. Si usted es una de esas, señorita, quisiera decirle lo siguiente.

Los problemas, como dice un amigo mío, a los buenos los mejora; a los malos, los empeora. Y él dice que ésta es una realidad evidente. Cuando las personas tienen problemas, buscan resolverlos de diferentes maneras. Por ejemplo, si son personas equilibradas y Cristo céntricas, mejoran, se superan, conservan buena su salud y no destruyen su vida recurriendo al alcoholismo o a las drogas. Cuando una persona de este tipo enfrenta problemas, busca la naturaleza, hace economía para enfrentar mejor las situaciones financieras, analiza sus problemas, su carácter, su temperamento y no culpa a terceros.

En cambio otras personas, todo lo complican y me preocupa señorita, pues creo que usted es una de estas. Descargan sus culpas en los demás, no saben controlar su carácter, todo lo empeoran, a veces buscan vicios como una forma de escapismo, y cuando despiertan a la realidad, todo está peor. Jesucristo dijo: "Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas las demás cosas serán añadidas" (San Mateo capítulo 6).

Señorita, Jesucristo el Hijo de Dios, le dice que los problemas que usted tiene con padres, escuela, novio y vecinos, son problemas en los que él puede intervenir y resolver. Pero usted debe dar el primer paso. Usted tiene que buscar primero el reino de Dios; que Cristo gobierne su vida, que él sea el rey de su corazón, de sus emociones y de sus pensamientos. Si Cristo vive en su corazón y controla su vida, los problemas irán resolviéndose con Su poder.

La antropología: La doctrina del hombre

Este domingo vamos a empezar un breve estudio sobre la “antropología” y espero que sea de mucha bendición a todos los que están siguiendo nuestra serie de la teología sistemática.

Quisiera que empiecen a pensar conmigo en “el hombre” — la criatura que Dios hizo a Su propia imagen.

¿Por qué hizo Dios al hombre?

Sabemos que la “independencia” de Dios es uno de Sus atributos incomunicables. Esto quiere decir que Dios no necesita nada ni a nadie. Él, en Sí mismo y por Sí mismo, es todo lo que Él necesita. Antes de Adán, Dios no se sentía solo y no necesitaba a un “amiguito”. Dios estaba plenamente contento antes cuando sólo Él existía, la Trinidad.

¿Por qué, entonces, creó al hombre? Dios hizo al hombre para una sola razón: Su propia gloria.

Todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice. [Isa 43.7]

Dios hizo al hombre para glorificarse a Sí mismo. Fuimos creados para glorificar a Dios. En esto vemos que Dios nos hizo con propósito. Si vivimos para este propósito (si vivimos conforme al propósito de Dios en hacernos), además del gran privilegio de glorificar al Creador, hay un beneficio enorme para nosotros: Gozo.

Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre. [Sal 16.11]

¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra. Mi carne y mi corazón desfallecen; Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre. [Sal 73.25-26]

Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos. Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, Que habitar en las moradas de maldad. [Sal 84.10]

Como decían algunos hermanos en el pasado: “El fin principal y más elevado del hombre es glorificar a Dios, y gozar de Él (o deleitarse en Él) para siempre”. Así es la “vida abundante” que Cristo Jesús prometió a los santos en Juan 10.10.

Esto (nuestro gozo de “deleitarnos” en Dios) se debe al carácter de Dios: Sobre todo lo demás Él es bueno, misericordioso y bondadoso. Él es amor. Piénselo: Una vez en Su presencia, nunca querremos salir porque ahí porque estaremos en Su perfecto amor incondicional y allá encontraremos el gozo pleno. ¡Y Dios se glorifica en que nos gozamos y que nos deleitamos así en Él porque esto magnifica cómo Él es (bueno, bondadoso, generoso… amor)!

Dios es independiente; no tuvo que hacer al hombre pero lo creó, y lo hizo con propósito: Lo hizo para glorificarse a Sí mismo.

Hay mucho más que vamos a estudiar en la “antropología” (la doctrina del hombre). Espero que usted pueda llegar el domingo para estar con nosotros y si no, ojalá que tenga tiempo para escuchar el audio del mensaje que estará aquí en este sitio después. Esta es una doctrina sumamente importante porque nos muestra cómo Dios nos hizo, cómo somos, cómo Dios nos ve y cómo podremos llegar a ser en el Señor Jesucristo.

Diezmos & Ofrendas

 

Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. [Mat 6.21]

Mucho se dice hoy acerca del “diezmo” y de “ofrendar”. Aun muchos están usando el dar para “vender bendiciones” (un periodista agarró esta idea hace tiempo y escribió acerca de las “indulgencias protestantes“). Aquí en Costa Rica han salido varios reportajes acerca de iglesias que se abusan del dar en sus iglesias (específicamente: Pasión por el dinero y Oasis de dinero; además de estos vínculos, si hace una búsqueda en YouTube de los dos títulos podrá ver el video de los reportajes).

Así que, antes de entrar en los detalles de lo que dice la Biblia, es importante aclarar algo: Dios no necesita nuestro dinero. Él es muy capaz de suplir Sus propias necesidades. Él es dueño de todo, no un mendigo que necesita de monedas. Tampoco podemos “comprar” la bendición dando de nuestro dinero. El sacrificio de Cristo en la cruz ya nos consiguió “toda bendición espíritual” (Ef 1.3) y por esto no pretendemos agregar nada a esa perfecta obra para la gloria del Padre.

Con esto en mente, analicemos los principios eternos que se hallan en la Biblia acerca del dar de nuestro dinero en la iglesia local a la cual pertenecemos.

En primero lugar, el que beneficia de dar dinero es usted.

El dar desarrolla una actitud de gracia en su corazón.

El dar le provee una fácil oportunidad de invertir en riquezas eternas, en la Misión de Dios en este mundo. Y así quita sus ojos de las riquezas terrenales.

El dar demuestra la sinceridad de su amor por Jesucristo.

El dar demuestra que Dios es su prioridad.

El dar desarrolla su confianza en Dios (que Él es fiel y suplirá todo lo que usted necesita, especialmente si usted está obedeciéndole y participando en Su misión, aún de maneras tan sencillas como dar plata).

Además, al dar de su dinero, usted estará satisfaciendo las necesidades prácticas de su iglesia.

Si a usted le gusta su iglesia, deberá pensar en sostenerla con sus ofrendas. No hay nada gratis en este mundo. Todo cuesta y alguien tiene que pagar la cuenta (alquiler de un local, luz, agua, etc.). Según el sistema que Dios ha establecido, nosotros pagamos la cuenta (y Él nos reembolsará, con creces, en el Tribunal de Cristo). Así que, las ofrendas también sirven para satisfacer todo tipo de necesidades en y a través de esta iglesia — nuestras ofrendas sirven para el mantenimiento (de todo tipo) de la iglesia.

El que es enseñado en la palabra, haga partícipe de toda cosa buena al que lo instruye. [Gal 6.6]

Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar. Pues la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla; y: Digno es el obrero de su salario. [1Tim 5.17-18]

Nuestras ofrendas sirven para desarrollar diferentes proyectos en la iglesia para alcanzar a más gente y así cumplir con la misión de Dios. También, nuestras ofrendas sirven para ayudar a los miembros en nuestra congregación que no pueden mantenerse por sí mismos.

En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas. [1Cor 16.1-2]

Sin embargo, bien hicisteis en participar conmigo en mi tribulación. Y sabéis también vosotros, oh filipenses, que al principio de la predicación del evangelio, cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en razón de dar y recibir, sino vosotros solos. [Flp 4.14-15]

Es cierto que Dios no necesita nuestro dinero, pero ha establecido el sistema de ofrendas para pagar por la obra de cumplir con Su misión. Si no ofrendamos, la iglesia no podrá pagar sus cuentas y se cerrará. Así de sencillo. Dios, entonces, arreglará cuentas luego (en el juicio de los cristianos en el Tribunal de Cristo; 1Cor 3.7-15; 2Cor 5.10-11; Rom 14.10).

Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. [2Cor 9.6]

¿Cuánto debemos dar, entonces?

Si analiza las menciones en la Biblia de ofrendas, puede ver una “trinidad”, una sucesión de tres diferentes ofrendas. Cada una requiere un poco más de la persona dando. Así que, cada una es una indicación de más madurez espiritual. El que sólo diezma es el más inmaduro y Dios quiere que él crezca para ofrendar y luego ofrendar con sacrificio personal.

Primero: el diezmo. El diezmo se menciona antes de la ley (Gen 14) y también en el contexto de la ley. El diezmo no es un mandamiento para la Iglesia. Usted no “tiene que” diezmar. No es una obligación.

Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. [2Cor 9.7]

No obstante, según el patrón bíblico, el diezmo sirve para establecer la disciplina de la buena mayordomía en su vida. O sea, el diezmo es donde usted empieza. Es lo mínimo que el Señor espera de usted. Así que, si usted ni siquiera está diezmando, ésta sería una buena primera meta: diezmar (dar el 10% de) todos sus ingresos. Es lo mínimo que Dios espera de usted. Es la más mínima muestra de una madurez espiritual. Sin embargo, el diezmo sólo es una “primera” meta, porque hay dos otras ofrendas que se mencionan en la Biblia.

Segundo: las ofrendas. Cuando empezamos a madurar en Cristo y en nuestra relación con Dios, naturalmente vamos a querer ir más allá del diezmo (de sólo dar el 10%). Vamos a querer “ofrendar” más allá del diezmo para poder participar de una manera más comprometida en la misión de Dios y en los proyectos que la iglesia está desarrollando para cumplir con dicha Misión. Ejemplo: Usted puede dar el 20% y no sólo el 10%.

Tercero: las ofrendas sacrificiales. Aquí uno da hasta que le duela un poco. Llega a ser realmente un sacrificio. Una ofrenda sacrificial lo dejará a usted confiando en Dios para suplir sus propias necesidades. Esta es la meta: Llegar a ser como Cristo. Él dio hasta que le dolió mucho (en la cruz).

Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. [Rom 8.29]

Entonces, no pensemos que estamos haciéndole a Dios un favor sólo diezmando (que es lo mínimo que Dios espera de usted). La meta va mucho más allá de sólo el 10%. El diezmo es un buen lugar para empezar. No es la meta.

¿Cuál deberá ser, entonces, nuestra actitud hacia el dinero y las posesiones?

Entienda primero que nuestra cultura es una de materialismo, y todos los días, todo el día, nos inculca la idea de que el éxito del hombre se mide en la abundancia de sus posesiones materiales (casa, carro, muebles, electrodomésticos, juguetes, etc.).

Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee. [Luc 12.15]

El éxito del hombre se mide según cumpla con el plan de Dios para su vida. Punto.

La abundancia o la falta de posesiones materiales no afecta su relación con Dios (y no es una indicación de ella). Había personas muy ricas en la Biblia, personas que tenían relaciones estrechas con Dios. Ejemplos: Job, Abraham, David, Salomón. Había personas muy pobres en la Biblia, también con relaciones personales con Dios (y usados por Él en Su plan). Ejemplos: Jesús, Pedro, Juan, Jacobo.

El problema es permitir que las posesiones materiales interfieran con su relación con Dios. El dinero no es el problema, sino el amor al dinero.

Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores. [1Tim 6.6-10]

La clave: ¡esté contento con lo que tiene y sirva a Dios en Su plan para su vida!

No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. [Flp 4.11-12]

Mi crecimiento espiritual

La Vida Cristiana—Una Relación Íntima Con Cristo

Artículo escrito por: Daniel Kendal/APIC

 

Estimado(a) William:

El propósito de Dios para cada creyente es de conformarnos a la imagen de Cristo.  Es un proceso para todo creyente y es imposible experimentar este proceso sin conocer a Cristo como su Salvador personal.  Cuando le recibimos comenzamos a entender, por la obra del Espíritu Santo, los deseos y el plan de Cristo para nuestras vidas.  Pablo dice, “De modo que sí alguno está en Cristo, nueva criatura es;  las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.”  II Cor. 5:17  Cuando Cristo nos salva, resplandece su luz en nuestros corazones. Así empieza el proceso de conformarnos a su imagen.  II Cor. 4:6

Cristo explicó a sus seguidores en Juan 15:1-5 la importancia de mantener una relación íntima con Él para poder producir los frutos de un Cristiano. Él es la vid (es como el tronco principal)  y nosotros somos los pámpanos (como las ramas de la vid).  Dependemos de Él para nuestra vida espiritual así como la rama depende de la vid para su sustancia.  Cristo dice en el verso 5, “…separados de mi nada podéis hacer.”  En otras palabras el creyente solo produce el fruto de la vida de Cristo cuando permanece en comunión con Él.  Esto te hace ser más conformado a la imagen de Cristo.

Es por medio de esta relación íntima con Cristo que llegamos a conocerle mejor y de aprender cómo vivir una vida más conformada a su imagen. Cuando Cristo habla en Juan 15:4 de permanecer en Él, está hablando de mantenernos en comunión con Él.  En esta comunión íntima Él nos puede hablar de sus deseos y su voluntad para nuestras vidas.  También nos habla de los pecados que tenemos que dejar a un lado para seguir creciendo y así conformarnos a su imagen. 

El ser más como Cristo es un proceso durante nuestra vida en esta tierra. Todos somos imperfectos pero mantenemos como nuestra meta, la de ser más como Cristo.  Aún el apóstol Pablo entendió que estaba en este proceso y vio su meta como el llegar a la semejanza de Jesucristo.  Fil. 3:12-14

Lo que nos encamina hacia este propósito de Dios es buscar una comunión íntima con Cristo diariamente.  Reconoce tu necesidad y dependencia en Él para poder ser un buen cristiano.  Sin su poder en tu vida no puedes hacer nada de valor para Dios.  Necesitamos confesar y reconocer todo pecado para mantener vidas limpias delante de Él. Busca mantener esta relación íntima con Cristo diariamente.

Seamos fieles conociendo cada día mejor a nuestro Salvador,

Cómo matar a una iglesia

 

Este artículo fue escrito por David Cloud y se publicó originalmente por medio del ministerio de Way of Life Literature. La traducción es de la Iglesia del Este y cualquier error de ella es nuestra responsabilidad. Agradecemos mucho a nuestro hermano David Cloud porque su ministerio y sus escritos han sido de mucha bendición para nosotros tanto en el ministerio como en nuestro andar personal con el Señor Jesucristo.]

..:: CÓMO MATAR A UNA IGLESIA ::..

Las iglesias del Nuevo Testamento no mueren naturalmente, ellas han sido constituidas para no morir de una muerte natural. Sin embargo, las iglesias pueden llegar a verse como muertas. Lo más común es que las iglesias mueran desde adentro por sus propios miembros. Una iglesia no es sólo una organización, es también un organismo, algo vivo, y como tal, tiene el potencial para crecer y prosperar, o de abatirse y morir. El Señor prometió que Su Iglesia, considerada como una institución, no moriría (Mateo 16.18), pero esto solo quiere decir que va a haber una continuidad de iglesias como la iglesia de Jerusalén hasta Su venida; esto no garantiza la continua existencia de cada iglesia individualmente.

¿Cómo entonces se puede matar a una iglesia?

1. UNO PUEDE MATAR A SU IGLESIA MANTENIÉNDOSE LEJOS DE ELLA.

Las Escrituras comparan los miembros de una iglesia con los de un cuerpo físico (1Cor 12.12b), y así como ciertos órganos del cuerpo humano no pueden ser removidos sin que el cuerpo muera, así también es con la iglesia local, el cuerpo de Cristo. Cuando los miembros de una iglesia empiezan a alejarse de ella, pronto comienza su muerte.

Esto generalmente es algo gradual: primero empieza con el descuido de las reuniones de finanzas: “No importa si estoy o no. Los otros van a hacer las cosas para satisfacerse a sí mismos”.

Los servicios en la noche son verdaderamente la prueba de ácido del amor al Señor de los miembros de cada iglesia. Para muchos es muy sencillo venir a la iglesia para los servicios por la mañana porque no hay nada que hacer excepto quedarse en casa. Por supuesto, aun muchos supuestos cristianos van a abandonar la Casa de Dios un domingo en la mañana para quedarse durmiendo; este tipo de “creyente” es el más infiel que existe. Pero de aquellos que asisten regularmente a los servicios dominicales por la mañana, muchos no van a asistir los domingos en la noche para nada. Y las mismas excusas que ellos ponen para no asistir a los servicios de la tarde, no sirven cuando son invitados a una fiesta, o cuando tienen que ganarse la vida en cierto lugar, etc. Pero, el Señor algún día va a pagar sus cuentas. Proverbios 16.2  “Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión; Pero Jehová pesa los espíritus.”

Algunos miembros se van de las iglesias permanentemente, y nunca más regresarán; pero si consideramos la conexión entre dos versículos en Hebreos 10.25-26: “…no dejando de congregarnos,  como algunos tienen por costumbre…”, encontramos que esto es una indicación de que el individuo era un falso cristiano. La misma verdad encontramos en 1Juan 2.19: “Salieron de nosotros,  pero no eran de nosotros…”.

2. UNO PUEDE MATAR A SU IGLESIA POR HAMBRE.

Puede matarla por la falta de convertidos.

Una iglesia vive y crece sólo por las nuevas conversiones y la añadidura de las mismas, y entonces si no está siendo nutrida por las nuevas conversiones como resultado de la predicación del evangelio y la oración, va a morir pronto debido a la carencia de más conversiones. Las almas salvas son una transfusión de sangre a cualquier iglesia. “Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”, Hechos 2.47. Dios es el que hace la añadidura de nuevas almas convertidas a la iglesia, y todavía lo hace a través de oraciones,  la predicación y el testimonio de Su gente.

Puede matarla por la falta de espiritualidad.

Debemos recordar que la degenerada Iglesia de Roma fue una vez una iglesia del Nuevo Testamento hasta su pérdida de espiritualidad. La herejía en la doctrina es primeramente precedido por la herejía en la práctica (por ejemplo: por una vida carnal). ¿Cuánto de esto puede ser prevenido? Por miembros viviendo en la santidad día a día (no semana tras semana, ni tampoco mes tras mes). Pero, la dedicación requiere una negación de uno mismo y muchos de los que profesan ser cristianos no quieren hacer esto.

Puede matarla por la falta de oraciones y finanzas.

Es posible privar de comida a una iglesia hasta la muerte por no apoyarla con sus oraciones y con las finanzas. Una iglesia es un negocio–el más grande y el que más vale la pena de todas las empresas en el mundo, y por lo tanto tiene que tener dinero para operar. Además, puesto que es un negocio celestial, más que dinero necesita las oraciones del pueblo del Señor. Algunos que profesan ser cristianos son mucho más diligentes en murmurar acerca de la iglesia y quejarse de lo que hacen el pastor y aquellos que fielmente trabajan en la iglesia, que en la oración y la ayuda para ellos mismos. Lo mismo que es cierto acerca de una mula se puede decir de muchos cristianos: NO PUEDEN JALAR MIENTRAS ESTÁN PATEANDO Y NO PUEDEN PATEAR MIENTRAS ESTAN JALANDO.

En cuanto a la incapacidad del pueblo de Dios para apoyar financieramente a la iglesia: Malaquías 3.8-10 está todavía en la Biblia y llama a los retenedores del diezmo y ofrendas como ladrones. Tampoco es para decir “pero es que en el Antiguo Testamento”. La división de la Biblia entre el Antiguo y Nuevo Testamento es estrictamente una división hecha por hombres; las Escrituras mismas no conocen nada de esto. [Nota del traductor, la Iglesia del Este: Nosotros no estamos de acuerdo con esta declaración por el señor Cloud. Nos parece que Hebreos 8.13 dice claramente que hay una distinción entre el Antiguo Testamento y el Nuevo. Sin embargo, estamos de acuerdo con el "principio eterno" que el pasaje de Malaquías nos comunica: si no damos a Dios lo que Él quiere, somos ladrones. Esto es exactamente lo que el hermano Cloud dice en lo que sigue.] Pero en todo caso, 1Cor 9.1-14 obliga a los creyentes a apoyar la iglesia precisamente de la misma manera en que el Tabernáculo fue apoyado – por diezmos y ofrendas. Ver especialmente 1Corintios 9.14: “Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.”

3. UNO PUEDE MATAR A SU IGLESIA POR CONFLICTOS INTERNOS.

Se podría decir que los conflictos han matado a tantas iglesias como cualquiera otra cosa. Cuando dos personas están en desacuerdo, y ambas son totalmente egoístas, van a causar una lucha que crecerá hasta que consuma a la iglesia entera, a menos que la iglesia termine con el conflicto paso a paso. La lucha interna es una señal de inmadurez espiritual y carnalidad: “De manera que yo [Pablo]… no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales… porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?” [1Cor. 3.1,3].

Las luchas generalmente nacen del orgullo, por donde hay un conflicto, ambas partes asumen orgullosamente que tienen la razón, y no admitirán la posibilidad de que estén equivocados. Al mismo tiempo, no van a tratar de ver el punto de vista del otro, tampoco van a admitir que el otro puede tener la razón. Una iglesia es muy afortunada si no tiene tal corriente de luchas, conflictos, disensión y división.

Los conflictos también se promueven por el fariseísmo, cuando uno mira hacia abajo a los demás mientras que sólo tiene en su mente la exaltación de sí mismo. Esta persona toma la actitud del fariseo en Lucas 18.9. El orgullo se interpone en el camino de la humildad, que es siempre el primer paso hacia el arrepentimiento.

Una de las formas más trágicas de los conflictos en una iglesia es cuando un miembro, o un grupo de miembros, se sienten heridos por la predicación (que es muy común cuando el predicador es fiel en predicar contra el pecado, y a declarar los deberes de los cristianos a los miembros). A menudo los miembros de la oposición montarán una campaña para echar fuera al predicador, y la excusa se usa más comúnmente es que el predicador es un “dictador”. Ahora nosotros no tenemos ninguna simpatía con un verdadero dictador en el púlpito, pero antes de que el hombre de Dios sea estigmatizado como un dictador, todos deben considerar lo que Dios ha le ha mandado al predicador a hacer. Según 2Timoteo 4.2: “…que prediques la palabra;  que instes a tiempo y fuera de tiempo;  redarguye,  reprende,  exhorta con toda paciencia y doctrina.” Además, leemos en 1Timoteo 5.20 que, “a los que persisten en pecar, repréndelos delante de todos, para que los demás también teman”. En Tito 2.15 la Biblia dice: “Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad.  Nadie te menosprecie”. Tito 1.13: “Este testimonio es verdadero; por tanto, repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe”.

Sobre la base de estos versículos y muchos otros textos similares, el predicador no sólo tiene el deber de declarar la verdad, sino también de reprender a los miembros que están viviendo vidas perversas, y nadie tiene el derecho de llamarle dictador por solamente estar haciendo su deber. Esto no es para decir que el predicador esté usando el púlpito para reprender a los miembros por diferencias en las opiniones personales, ni que deba atacar a cada uno por cada pequeño error. El sabio predicador pronto aprenderá a usar la psicología cristiana incluso en las serias violaciones de la ética cristiana, y que “la blanda repuesta quita la ira; más la palabra áspera hace subir el furor” [Prov 15.1]. Un arrogante y agresivo predicador producirá sólo dolor para él mismo y desaliento para su iglesia.

Las luchas entre los miembros de la iglesia y el pastor usualmente destruyen a la iglesia por el simple hecho que por la rebelión contra el pastor, los miembros son rebeldes contra el Señor, y aunque la iglesia pueda llamar a alguien como pastor, aún si están dirigidos por el Señor en hacerlo, el pastor es hecho el superintendente o supervisor (griego “obispo”) sobre el rebaño, Hechos 20.28. No sólo esto, sino que el predicador, cuando él está declarando el evangelio, es un embajador de Cristo, rogando a los hombres en lugar de Cristo a reconciliarse con Dios, 2 Corintios 5.18-20. Y aún más, cuando predica la responsabilidad cristiana a los creyentes, ellos están obligados a obedecer y a someterse, porque el pastor es responsable ante Dios por ellos, y por tanto es una cosa seria estar en desobediencia cuando el pastor está simplemente tratando de servir al Señor con fidelidad.  “Obedeced a vuestros pastores,  y sujetaos a ellos;  porque ellos velan por vuestras almas,  como quienes han de dar cuenta;  para que lo hagan con alegría,  y no quejándose,  porque esto no os es provechoso” [Heb 13.17].

Algunas iglesias degradan el oficio del pastor y lo reducen a una mera figura, y tratan al pastor con el menor respeto como cualquier laico en la iglesia; algunas veces ellos permiten que su independencia y autonomía se vayan a sus cabezas, y creen que pueden echar al pastor cada vez que no les guste lo que él diga. Sin embargo, cabe señalar que las Escrituras no dan ni siquiera un solo ejemplo de la destitución del pastor de una iglesia, tampoco de ninguna iglesia desafiando la autoridad del oficio del pastor.

Esto da por sentado que la iglesia tiene autoridad sobre sus miembros, incluyendo al pastor, pero también es verdad que el pastor es un hombre específicamente llamado por Dios, y que por tanto tiene una relación especial con Dios. Y aunque en raras ocasiones sea necesario despedir y excluir a un predicador por la inmoralidad o la herejía, aún así la iglesia debe ser lenta para tomar alguna acción contra algún profeta del Señor sin ninguna buena razón.

4. UNO PUEDE MATAR A SU IGLESIA POR TERQUEDAD.

En las escrituras, la terquedad es un pecado comparado con la brujería e la idolatría (1 Sam 15.22), y sin embargo algunas personas parecen deleitarse en oponerse a todo progreso espiritual y actividad en la iglesia.  No es una virtud que uno esté tan fijo en su forma ser que entorpece el cambio de la iglesia para bien.  Ninguna iglesia es tan perfecta cuando comienza que no tenga campo para mejorar. Es cierto que la santificación es un proceso de cambio durante el cual los individuos lleguen a a ser mejores, y si los miembros mejoran día con día, así también su iglesia. El pecado de la iglesia de Sardis fue que obstinadamente se rehusó a arrepentirse de pecado (Apoc 3.3), y en consecuencia murió lentamente en la vid. Negó admitir su estado de frialdad e indiferencia.  Hay algo conocido como una ortodoxia muerta – una doctrina desviada del verdadero amor de Cristo.

Algunos dicen, “Bueno, es mi vida y es asunto mí si quiero arrepentirme o no”. Pero esto no es cierto, pues cada persona es un ejemplo para los demás y su mal ejemplo puede desviar a otros, inclusive tal vez aun guiarlos a algo mucho peor. Además, la corrupción de un miembro en la iglesia corrompe a la iglesia en sí: “un poco de levadura leuda la masa” [1Cor 5.6]. Nadie puede darse el lujo de satisfacer un pecado o permitirlo, porque el pecado en los miembros de la iglesia es lo que mata las iglesias.

Hay demasiadas formas de matar una iglesia, pero lo más importante es darse cuenta de la solemne consecuencia de destrozar en pedazos una iglesia del Dios Viviente. “Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.” 1 Corintios 3.17. No importa cuáles son las excusas dadas, si un individuo o grupo de individuos se conducen a sí mismos para causar la muerte de una iglesia, ellos deberán mejor prepararse para enfrentarse prontamente al juicio de Dios en la perdida de sus vidas físicas.

Una iglesia es mucho más importante que el derecho colectivo de sus miembros, para que una iglesia exista, no solo para los presentes miembros, si no que es un testigo para aquellos que tal vez nunca se unan, pero podrían ser llevados a los pies del Señor a través del ministerio que esta conlleva.  No solo esto, pero también los derechos de futuros miembros debería de ser considerados cuando se toman acciones que puedan perjudicar a la iglesia. Muchos miembros “carnales”, en su celo por hacerse su propio paso, justifican sus propios pecados,  a través de su propio orgullo y sentimientos heridos, no importando que pudieran estar apagando el único faro de verdad en su comunidad. No les importa que generaciones futuras no tengan la oportunidad de escuchar el evangelio y ser salvos porque una iglesia fue destruida por la “carnalidad” de sus miembros.

La actitud de muchos es que “soy salvo, entonces dejemos que el resto del mundo se vaya al infierno, a mí que me importa”. Una actitud así difícilmente demuestra evidencia genuina de una verdadera conversión.  Si es cierto que “Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?” 1 Juan 3.17, ¿qué más cierto sería aún por aquellos que no tienen interés en el bienestar de las almas de otros? Dios tenga compasión por un hombre que destruye una iglesia: si él es realmente salvo, él se pone a sí mismo bajo el castigo físico por poner su egoísmo y deseos encima del bienestar de una iglesia del Dios Viviente.

5. UNO PUEDE MATAR A SU IGLESIA POR EL EGOÍSMO.

Todo el discurso de estos puntos anteriores puede ser resumido en este, pero vamos a aventurarnos a hacer algunos comentarios más que caen específicamente bajo este título. Vivimos en la era más próspera que este mundo haya conocido. Sumemos además el hecho de que esta generación tiene la mayor cantidad de recursos para llevar el evangelio a toda raza, nación y tribu que generaciones pasadas. Radio, televisión y la prensa hacen el evangelismo posible como nunca antes visto. Pero, ¿Qué pasa? En lugar de usar estos medios para la gloria de Dios, los hombres se han involucrado en ellos tan egoístamente que más bien están perjudicando la verdad de Dios.

Se ha demostrado que la gente (en algunos países) gasta cientos de veces más dinero en animales que todas las empresas religiosas juntas, Newscaster Paul Harvey reportó que de cada dólar que se gasta en iglesias, $12.000 se gastaba en crimen. Es claro al ver esto, que estamos trabajando el lado erróneo del problema.

Dar a misiones es el termómetro que demuestra el ambiente espiritual de una iglesia. Es normalmente la medida de santidad de una iglesia. Llámelo misiones en casa o como quiera llamarlo, pero el uso egoísta del dinero que es del Señor para la gratificación de miembros de una iglesia va a matar a la iglesia tan rápido como cualquier otra cosa. Esperemos que Dios nos dé más iglesias bíblicas y serviciales avivando a los miembros a ser mas dedicados y obedientes.

¿Estás matando tu iglesia con tus pecados, con tu egoísmo y/o con tu negligencia?

¡Entonces arrepiéntete antes de que tu iglesia y tú sean destruidos!

Cosmovisión

El impacto del materialismo en la iglesia evangélica

(Parte 1 de 2)

Artículo escrito por: Scott Yingling/APIC

 

Estimado(a) William:

En mi tiempo de estudio personal he estado pensando en el impacto de la cosmovisión materialista en la iglesia evangélica. La realidad es que el materialismo es una filosofía muy distinta a lo que la Biblia presenta como norma para el cristiano, pero en la iglesia hemos tratado de mezclar las dos filosofías para poder disfrutar los beneficios de ambas. El resultado de este error es que nuestras iglesias están llenas de personas con buenos deseos e intenciones pero con actitudes y acciones inadecuadas para poder transformar sus vidas y su cultura.

Este sincretismo de la iglesia de Cristo con la cultura que le rodea ha sido un problema común por siglos. El pastor Richard Halverson dice, “En el principio la iglesia era un conjunto de hombres y mujeres con el enfoque principal de vivir para Cristo en una comunidad bíblica. Luego la sede del cristianismo se traspasó a Grecia donde la iglesia llegó a ser una filosofía. Después se mudó a Roma donde la iglesia llegó a ser una institución. En seguida se trasladó a Europa donde la iglesia se desarrolló como una cultura. Finalmente, la cede de la iglesia Cristiana se mudó a los Estados Unidos donde llegó a ser como un negocio.”

Hay diferencias importantes entre la cosmovisión bíblica y la cosmovisión materialista. La cultura dominante de materialismo se enfoca en el hombre. Se trata de consumir todo lo bueno y evitar cualquier molestia, buscar gratificación inmediata, exigir derechos personales, disfrutar cierta fama y popularidad hoy día. Los valores de una cosmovisión realmente bíblica son todo lo opuesto. Se enfoca en Dios en vez del hombre y en realidad se trata de sacrificio, sumisión, humildad, y sufrimiento.

¿Qué pasa cuando tratamos de mezclar estas dos cosmovisiones distintas? ¿Es posible vivir como el resto del mundo y para el Dios verdadero al mismo tiempo? Hay por lo menos cuatro errores que cometemos cuando tratamos de mezclar la cultura de materialismo con los principios bíblicos dentro de la iglesia evangélica:

1. Depender demasiado de nosotros mismos. Muchos miembros de la iglesia hoy día tenemos la tendencia de depender mucho de nuestro propio esfuerzo, habilidad y recursos en vez de desarrollar una confianza total en Dios. Pretendemos avanzar en la confianza que tenemos en nuestras propias habilidades. Con los recursos y la tecnología que están disponibles podemos lograr cosas que ni fueron opciones hace una generación. Y mientras aprendemos a ser más y más competentes con nuestro ministerio, olvidamos desarrollar la dependencia fundamental que debemos de tener en Cristo. Tampoco recordamos la importancia de dedicar tiempo a la oración, pidiendo la ayuda y presencia de Dios en nuestro ministerio. Nosotros mismos, nos encargamos de hacer todo. Obviamente esta dependencia en nosotros mismos y nuestros propios recursos es un gran peligro. Podemos lograr hacer mucho, llevar acabo muchos programas especiales y eventos espectaculares, pero solamente Dios puede transformar una vida. Podemos estar muy ocupados en el ministerio para Dios, pero dejamos ajeno al único poder que puede transformar vidas. El resultado es mucho servicio y ministerio, pero sin el poder divino que es el elemento singular más importante en nuestros ministerios. En medio de una cultura llena de confianza personal, tenemos que regresar a una dependencia total en Dios para el ministerio. Tal vez una de las formas más sencillas para evaluar que tan dependientes de Dios somos es de evaluar la cantidad de tiempo que pasamos en oración. A través de la oración tenemos la oportunidad de someternos y nuestros planes y acciones a Dios. ¿Cuánto tiempo pasan en oración por su ministerio? ¿Están buscando la voluntad de Dios en cuanto al uso de su tiempo y recursos, o están sintiéndose tan competentes que hacen muchos planes y actividades como ministerio para Dios?

2. Buscamos nuestro propio placer en vez de servir y pensar en las necesidades de la comunidad. La cultura actual está llena de ideas materialistas. El materialismo nos ha llevado a tener un enfoque totalmente humanista, mientras ponemos a Dios y su deseo para nosotros a la orilla. En las congregaciones hablamos de lo que nos gusta en cuanto al estilo de música para el culto de alabanza. Los cultos de adoración, que deben de estar enfocados en glorificar a Dios, se vuelven en un tiempo de entretenimiento religioso con enfoque en agradar a los congregantes. Buscamos asistir a una iglesia con el mejor programa para nuestros niños y las actividades más divertidas para nuestros jóvenes. Queremos darles lo mejor en “educación cristiana”. Buscamos una iglesia con actividades sociales y otros servicios para nuestro beneficio cuando debemos de buscar una iglesia donde podamos usar nuestros dones y habilidades para servir a otros. Ya se está desarrollando mercancía y comercios con énfasis en los cristianos como mercado. Y nos hacen sentirnos bien porque compramos cosas en una versión cristiana de satisfacer una necesidad creada por la cultura materialista. En vez de sacrificar para exaltar a Cristo en nuestras vidas, buscamos tener más y más…pero con etiqueta cristiana para suavizar la triste realidad de nuestra actitud egoísta. Estas ideas están directamente en contra del ejemplo de Jesucristo quien sacrificó, aun sus propios derechos, para servir a cada uno de nosotros. Tomen tiempo para evaluar su vida y su iglesia. ¿De alguna forma han caído en una trampa egoísta y/o materialista? ¿Cuál es el enfoque de sus vidas- servir a otros o proteger sus derechos a una vida placentera? ¿Cómo pueden asegurar que sus actitudes son serviciales y humildes en vez de egoístas y exigentes?

En el próximo mes veremos otros resultados del impacto del materialismo en nuestras vidas e iglesias.

Siento temores profundos

Por: Luis Palau/APIC

 

Siento temores profundos. Temores por mi familia, temores por el mundo actual, por mi matrimonio y por mi patria también, y no puedo liberarme de ellos. ¿Qué puedo hacer? El psicólogo no ha podido ayudarme en este caso.

Respuesta:

Mi estimado caballero, los temores que usted sufre pueden ser muy normales. Lo que usted necesita es una solución también equilibrada. Al pensar en la situación actual del mundo, un hombre normal no puede sino sentir temor. Pero la solución al problema está en cómo manejar, controlar y equilibrar esos temores con la realidad de la vida. Además se necesitan soluciones prácticas. El temor paraliza. Si usted permite que el temor le siga sobrecogiendo, usted será una persona atemorizada incesantemente, esclavizada por las cadenas del temor. Hay millares en esta situación.

El verdadero amor echa fuera el temor. Por ejemplo, ¿cómo puede un hombre librarse del temor de que su mujer le sea infiel en este mundo tan pecador? Con el amor extraordinario de su esposa. Con una esposa que lo ama y se entrega a él de tal forma que el hombre sabe que su mujer lo ama tan profundamente que está seguro que ella no podría andar por allí con otro hombre. "El verdadero amor echa fuera el temor", dice la Biblia en 1a. Juan capítulo 4.

Los temores que usted sufre por su familia, su patria, sus hijos, el hogar, que sean temores normales, pueden controlarlo a usted, o usted los tendrá bajo control. Pero cuando usted comprenda lo que la Biblia dice en San Juan capítulo 3: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquél que en El crea, no se pierda mas tenga vida eterna", entonces no hay por qué sufrir de esos temores.

Los temores que usted siente, mi estimado caballero, son normales. La solución no está en la psiquiatría, sino en Dios. El le ama a usted, y el verdadero amor de Dios echa fuera el temor; porque sabemos que a pesar de los dilemas modernos, si Dios está en control de nuestra vida, El cuida de nosotros, de nuestros hijos, y tiene un futuro hermoso para los que en El creemos: la eternidad con El en el cielo. Que el Señor le ayude a quitar con su amor sus temores.

Padres de familia

El disco rayado

Artículo escrito por: Nancy de McKeeth/APIC

 

Estimado(a) William:

Antes de los MP3 y los DVD, escuchábamos música en discos. Eran parecidos a los DVD, pero hechos de vinal. Una pequeña aguja balanceaba sobre los surcos del disco para hacer sonar la música.  A veces, por un movimiento, la aguja rayaba los surcos del disco.  Si esto pasaba, el disco repetía una frase de la canción sin parar.  Era bastante irritante. Era necesario mover la aguja para seguir adelante con la canción.  Si era muy dañado, el único remedio era tirar el disco. Llegó a ser parte del idioma: Repetir algo muchas veces era “sonar como un disco rayado.”

Los padres también tenemos la tendencia de repetir cosas: “¡Cepilla los dientes!”  “¡Toma tu leche!” aún cuando nuestros hijos son capaces de ser responsables.  Así comunicamos que no pueden hacer las cosas por si mismos. O, peor, repetimos frases que rebajan el espíritu: “Tu eres un malcriado.”  Después, somos sorprendidos cuando empiezan a comportarse de acuerdo con lo que les hemos dicho tantas veces.

No es siempre malo repetir las cosas. Hay frases que debemos repetir como un disco rayado, tales como: “¡Bien hecho!” y “¡Tu puedes!” El Apóstol Pablo repitió su exhortación al gozo dos veces en el mismo versículo: “¡Regocijaos en el Señor siempre!.  Otra vez digo: ¡Regocijaos!” (Filipenses 4:4). Elogio sincero y palabras de ánimo les ayudan a nuestros hijos a seguir adelante.

Vale la pena examinar la manera en que hablamos a nuestros hijos. ¿Repetimos cosas que implican que no confiamos en ellos? ¿Rebajamos a nuestros hijos con nuestras palabras? ¿Olvidamos a repetir las cosas positivas que necesitan escuchar? Qué seamos como “discos rayados” en las cosas que edifican y animan. Y, ¿en las que desaniman? Movamos la aguja para que siga la canción, o tal vez, sería mejor tirar el disco.

Seamos fieles en la sana comunicación con nuestros hijos,

 

Abuso doméstico: ayudando a la víctima

Por: Dr. Eduardo T . Welch/APIC

Jehová será refugio del pobre, refugio para el tiempo de angustia (Salmo 9:9).

Aún en la iglesia hay matrimonios que en público parecen estar en paz pero, sin embargo, estar en guerra. Se atacan, defienden terreno, usan tácticas manipuladoras como si fueran guerrilleros y declaran treguas temporarias. Aunque cuando se ha declarado la guerra hay pecado por ambas partes, generalmente en las guerras matrimoniales violentas un hombre fuerte oprime a una mujer. Por la gracia de Dios estas mujeres afligidas comenzarán a buscar ayuda en la iglesia. Cuando lo hacen, ¿cuáles son algunos parámetros bíblicos básicos que guiarán su ministerio a tales mujeres?

Debe oír el llanto del oprimido.

La víctima debe ser oída. Como imitador de Cristo, usted comienza escuchando el llamado del afligido (Salmo 10:17; 22:24). Esto es evidente. No puede haber otro punto de partida. Pero escuchar es más que simplemente recaudar información o dar un primer paso superficial. En primer lugar, nuestro Señor alienta el llanto del oprimido. La cantidad de salmos en los cuales el autor clama a Dios pidiendo protección lo demuestra. Servimos a un Dios amoroso que nunca se cansa de escuchar y socorrer a los necesitados. Dios es el juez justo que oye la injusticia y odia la opresión, pero es más que un juez. Él, en su amor perfecto, se acerca a su pueblo oprimido. Dios es el Oidor y Pastor compasivo que escucha al débil.

Muchas víctimas de la violencia se resisten a hablar abiertamente. Temen que su franqueza cause represalias por parte del abusador. Aunque no son responsables por la violencia que han sufrido, pueden sentirse avergonzadas de haber contribuido a la guerra. A veces consideran que sus problemas no son dignos de la atención de un pastor o una amiga, o se sienten avergonzadas de desagradar tanto a sus maridos que ellos acuden a la violencia.

Algunas son reacias a hablar porque algunos pastores tienden a decir enseguida «Perdone y olvide». En otras palabras, en cuanto el abusador pide perdón, la víctima es responsable de perdonar y nunca más hablar del asunto. Esta idea de olvidar el pecado inmediatamente es cuestionable. Hacer de este «perdonar y olvidar» el consejo bíblico principal es dejar a las mujeres sintiéndose como si ahora ellas fueran las culpables porque no pueden dejar de sacar el tema. A la luz de estas enseñanzas y tendencias, es imposible enfatizar demasiado la importancia de escuchar a la mujer afligida. Comenzamos a ayudar a la mujer cuando la escuchamos como un hermano o hermana que llora con los que lloran (Ro. 12:15).

Ya que el escuchar bíblico implica acción, usted puede concluir que escuchar (especialmente si la violencia ha sido personal y peligrosa) implica llevar a la víctima al médico, llamar a la policía, o proveer un lugar de refugio temporario. Si es posible que el hogar sea peligroso, es sabio informar al abusador que su esposa ha revelado la violencia y está en un lugar seguro y secreto.

Si la mujer tiene certeza de que regresar a su hogar no resultará en daño físico, usted debe escuchar con una actitud de análisis sistemático, buscando evaluar los modelos de violencia y control del matrimonio. Esta información es más útil cuando está escrita y es específica. Entonces se puede confrontar al abusador de acuerdo con Mateo 18:15-20, y hacerle entender que el liderazgo de la iglesia toma la violencia doméstica muy en serio y actuará para proteger a la esposa al mismo tiempo que buscan ministrar al hombre y hacerle rendir cuentas.

Usted enseña al oprimido a poner su esperanza en Dios.

La víctima debe ser alentada en su fe. Como en todo sufrimiento, puede pensar que Dios es indiferente y esto no le importa, o puede pensar que el abusador es todopoderoso. De cualquier manera, la aflicción siempre es una oportunidad para que el pueblo de Dios conozca y cuente con nuestro Dios, que oye. Además, si la víctima va a acercarse en amor a un abusador arrepentido y abrirse a amarlo y confiar en él, debe ser sostenida por una fe robusta. Saber lo siguiente será muy importante para ella:

1. Dios no se olvida (Salmo 10; 56:4). Los problemas personales no significan que Dios ha abandonado a su pueblo. Por el contrario, la Biblia constantemente nos recuerda que Dios responde a las oraciones de los oprimidos. Aunque no siempre vemos esta liberación inmediatamente, Dios sin duda libera a su pueblo. Dios no ha terminado su obra en nosotros. Recuerde a las víctimas que mantengan los ojos bien abiertos, observando la mano poderosa de Dios en sus vidas.

2. Jesús conoce nuestros sufrimientos. Jesús experimentó violencia de parte de su propio pueblo en su propio cuerpo. De hecho, su experiencia es aún más intensa que la nuestra porque sufrió hasta la muerte. Considerar este sufrimiento puede aminorar el pesar de la mujer.

Para la mujer que se siente abandonada por Dios, el sufrimiento de Jesús puede ser un gran consuelo que excede la comprensión de mujeres que han sufrido experiencias similares. En un lugar de refugio para mujeres que han sufrido violencia, estará rodeada de personas que comprenden. Ante el trono de Dios, en cambio, será abrazada por Uno que comprende perfectamente, sufre profundamente, y ama completamente.

3. La cruz es evidencia constante del amor de Dios para con Su pueblo y la seriedad del pecado. El pecado y el sufrimiento siempre serán un misterio. Ninguno tiene sentido en un mundo que Dios creó como bueno. Sin embargo lo que está claro es que el amor de Dios, demostrado en Jesús, excede los límites de nuestra imaginación, y Su justicia deja en silencio a los observadores. En un mundo donde una mujer no puede confiar en la persona más íntima, la mayor bendición que usted le puede ofrecer es la seguridad de la presencia amorosa y observadora de Dios.

Usted le enseña a la víctima a desarmar al abusador.

La víctima debe saber cómo prevenir y responder al enojo humano. Ya sea que vuelva o no al hogar inmediatamente, debe aprender a apropiarse de «un espíritu de poder, de amor y dominio propio» (2 Ti. 1:7). Con demasiada frecuencia respondemos a la violencia con timidez o venganza. Ambas revelan el continuo control y dominio del perpetrador en la vida de la mujer. En lugar de ir a estos extremos, las esposas deben ser guiadas en una dirección bíblica que es humilde y poderosa.

Un versículo clave es Romanos 12:21: «No seáis vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal». En el contexto de Romanos 12 el pasaje sugiere que uno se libera del perpetrador amando al enemigo más, no menos. En lugar de preguntarnos «¿Qué necesito de él?» nos cuestionamos «¿Cómo me sobrepongo con el amor de Cristo?»

1. Cuando en duda, debe confesar sus pecados al perpetrador. Posiblemente esta sea la respuesta más poderosa al pecado de otros. Todos sabemos lo difícil que es confesar nuestros pecados a otra persona, pero confesárselos a un abusador violento parece completamente imposible. Sin embargo, una mujer fuerte en el Señor no cuenta con su propia justicia sino con la justicia de Cristo. Por lo tanto puede confesar su propio pecado. Esto, por supuesto, no implica que sus acciones hayan causado la violencia ni el abuso. Simplemente confiesa el pecado que Dios ha revelado en su vida.

2. "Entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano" (Mt. 7:5). Para algunas mujeres, confrontar puede ser más difícil que la confesión. Para algunas es más fácil suponer que merecían ser tratadas en forma pecaminosa que tomar una posición contra el pecado. Puede que tengan miedo de que la confrontación lleve al divorcio. Sin embargo, una forma de amar al perpetrador es mostrar claramente el pecado y sus consecuencias. Minimizar o ignorar esto, para ambas partes, puede ser espiritualmente mortal. Tal confrontación debe llevarse a cabo en la presencia de un tercero.

3. Perdone pronto, pero no permita que el pedido de perdón del perpetrador sea el fin de la discusión. La reconciliación comienza cuando el perpetrador pide perdón. En situaciones donde ha habido violencia, es evidente que el control y la arrogancia son una forma de vida. Estos hábitos nunca deben ser ignorados con las palabras, «¿Me perdonas?» La carne y el diablo crecen cuando el dolor y los pecados son escondidos. Porque esto es así, una forma en que la esposa puede amar al marido es permitir a su esposo conocer las consecuencias del pecado de él en la vida de ella. Esto no se hace para aumentar el dolor, sino para sanar.

4. Hable con ternura y amor. En un mundo en el cual la tecnología avanzada es símbolo de poder, nos olvidamos del poder de las palabras. Éstas, sin embargo, pueden desarmar a personas enojadas. A una mujer le puede alentar mucho saber que «la respuesta suave aplaca la ira» (Pr. 15:1). Aunque ella no es la causa de la violencia, sin embargo tiene algún poder para calmarla con humildad, ternura, y amor.

La violencia doméstica es tan dañina para el matrimonio como el adulterio. Nunca debemos menospreciar su impacto en la víctima. Pero, al igual que con toda clase de sufrimiento, tampoco debemos minimizar la gracia de Dios para las víctimas. Dios reserva perspectivas únicas de Su persona para quienes han sido oprimidos, y les da poder para vencer a los enemigos gemelos de la timidez y la ira.

Líderes del grupo femenil

¿Dónde estamos hoy?

Artículo escrito por: Elsa Amezcua de Balderas/APIC.

 

Estimado(a) William:

Hace poco tiempo, alguien me compartió 3 preguntas para una sencilla pero profunda reflexión de dónde estoy ahora en mi caminar con el Señor. La mujer que dirige a otras mujeres en el desarrollo y crecimiento de sus vidas y ministerios debe reflexionar constantemente sobre su posición espiritual. Necesitamos un GPS, ¡no para nuestros coches, sino para nuestra vida! Estas preguntas son:

¿Cómo experimentas la presencia de Dios en tu vida?

¿Cómo te habla Dios por medio de su palabra?

¿Cómo está obrando el Señor en tu vida?

Como te darás cuenta, se enfocan sobre la Presencia, Palabra y Obra de Dios.

El responder a estas sencillas preguntas nos ayuda a considerar detenidamente todo lo que recibimos de Dios; nos hace consientes de la presencia real del Señor en nuestras vidas y, al ver cómo obra en nosotros, podemos entender hacia dónde Él nos está guiando y lo que desea que llevemos a cabo.

Cuando respondas a estas preguntas, considera todos los detalles que Dios traiga a tu mente y corazón, los pequeños, los cotidianos, los que parecen no tener gran importancia, esos detalles también vienen de Dios. No des por sentado las “coincidencias” de la vida, o lo que invariablemente iba a suceder, hay muchos milagros a nuestro alrededor dignos de ser observados y aprendidos. Aún las lecturas más metódicas de la Escritura, las más numéricas o geográficas, todo ello es Palabra de Dios y habla a tu vida.

Tu respuesta puede ser breve pero profunda, bien reflexionada.  La quietud y un tiempo sin prisa son muy buenos aliados cuando tengas que responder a estas interrogantes. No permitas que el trajín de la vida diaria te robe el gozo y la bendición de detenerte para escuchar a Dios preguntarte eso y más. Será un tiempo bien invertido que no sólo dará buenos dividendos a tu vida, sino a todos los que te rodean; y de igual manera, tu ministerio será fortalecido aún más.

Si deseamos servir a otras mujeres como Dios quiere que lo hagamos, necesitamos detenernos constantemente a preguntarnos cómo vamos. Quizás haya otras preguntas u otras formas para hacerlo, pero lo importante es hacer un alto, meditar en la Persona, Palabra y Obra de Dios, y evaluar nuestra vida a la luz de su verdad. De esta manera podremos caminar con paso más seguro sabiendo a dónde vamos y tomando las mejores decisiones que nos permitan llegar juntas a la estatura de la plenitud de Cristo.

Seamos fieles evaluando nuestra vida a la luz de Dios,

Ministerio a niños

Niñez con discapacidad sensorial

Artículo escrito por: Brenda Darke/APIC

Estimado(a) William: 

En una consulta internacional donde participaron varias personas con discapacidad, en su mayoría no videntes (ciegas), fue fascinante verlas movilizarse como “trenes”, cada una tomando el hombro de la otra, para ser guiadas por una persona sin discapacidad. Fue impresionante ver que con poca ayuda fueron adaptándose rápidamente a un nuevo ambiente. Cuando se las observa haciendo cosas cotidianas, uno aprende que para ellas es normal no depender de su vista. En cambio, nosotros dependemos mucho de nuestras habilidades sensoriales.

La palabra sensorial se refiere a los sentidos: oído, visión, olfato, tacto y sabor. En general, son pocas las personas con problemas por carecer del olfato, sabor y tacto; aunque sí existen casos muy específicos como el de personas que tienen problemas en su sistema nervioso, experimentan algún tipo de parálisis o que tienen enfermedades como la lepra, que les quita la sensación en la piel.

No todas las personas legalmente ciegas lo son totalmente, porque tienen algún porcentaje de vista. Algunos no videntes mantienen la visión en una sección del ojo, la parte central o los bordes, mientras otras ven todo borroso pero pueden percibir luces y formas sin muchos detalles. Dependiendo  de casa caso en particular, es importante reconocer los recursos que nos ofrece la ciencia, a través de cirugías que pueden corregir algunos problemas visuales y auditivos.

Existen muchas personas sordas pero no todas lo son completamente. Las personas hipoacúsicas tienen problemas para escuchar, pero pueden percibir ciertos sonidos o tonos. Está comprobado que la exposición a ruidos muy altos puede dañar nuestros oídos y, debido a que en la actualidad existen muchas condiciones ambientales que nos pueden afectar, es probable que el número de personas con problemas auditivos aumente considerablemente.

Cuando trabajamos con personas con discapacidad sensorial es importante que identifiquemos sus limitaciones y sus fortalezas. Las personas que pierden la vista o el oído por un daño cerebral pueden tener un tipo de sordera o ceguera muy diferente y con resultados imprevisibles.

Niñez con discapacidad sensorial

Esta población muchas veces cae en olvido porque no es tan obvia; no usa sillas de ruedas ni tiene facciones diferentes.

1. Nunca suponer nada. Es importante conocer al niño o a la niña y a su familia. Debemos empezar con una buena relación, caracterizada por el diálogo y el respeto.

2. En ocasiones será necesario solicitar más información al niño o a su familia para facilitar la relación. Algunos piensan que no es apropiado hacer preguntas, pero si lo hacemos con empatía, mostrando un interés genuino, el niño y su familia se sentirán amados y aceptados.

3. Tener mucho cuidado con lo que se promete. Con frecuencia las personas con discapacidad y sus familias reciben ofertas de ayuda que no son cumplidas.

4. Usar un lenguaje respetuoso y bien fundamentado. No es apropiado decir sordomudo al referirnos a una persona sorda que no habla; es posible que la persona pueda emitir algunos sonidos diferentes a los que usualmente escuchamos o que utilice un lenguaje no verbal, como el lenguaje de señas.

5. Las personas que no tienen una discapacidad sensorial pueden ponerse en la situación de estas personas por un corto tiempo, cubriendo sus ojos con una venda o tapando sus oídos con orejeras, para experimentar algo de esa realidad. Si bien este ejercicio no se compara con la realidad, ayuda a entender algunas cosas.

Niños o niñas con poca visión o nada

Es importante distinguir entre quienes nacen ciegos y aquellos que pierden la vista posteriormente. Es muy diferente crecer con esta discapacidad que adquirirla después de haber experimentado el sentido de la vista. El no vidente investiga su mundo con sus otros sentidos, especialmente sus dedos y oídos. Cuando ha tenido visión y tiene que empezar de nuevo puede ser más difícil, pero con la ventaja de que recordará algunas imágenes y conceptos que facilitarán su aprendizaje. Le será mucho más fácil imaginar, por ejemplo, un “árbol grande con flores amarillas”. La experiencia de perder la vista gradualmente permite la posibilidad de ir adaptándose; quizá lo más difícil sea perder de golpe éste u otro sentido.

1. Al conversar con alguien no vidente es importante el uso del nombre. La persona no puede vernos pero, por lo general, puede escucharnos. Un saludo personal al llegar y una despedida al salir les puede ayudar a conocer y a entender lo que sucede a su alrededor.

2. Vigilar que los pasillos y las puertas no tengan obstáculos para evitar que se golpeen. Es muy importante tener bastante luz en todas las áreas.

3. Pensar en la necesidad de ofrecer información en otros formatos: con un tipo de letra más grande, audio o en braille. Hoy las personas ciegas usan mucho sus teléfonos celulares y graban información. Los que usan la técnica braille pueden tomar notas y leer con sus dedos pero les lleva más tiempo; por esta razón se deben evitar largos trabajos. La información que preparamos para ellos debe ser concisa. Si no les tomamos en cuenta, estaremos excluyéndoles de manera obvia.

4. Evitar el uso de colores: es mejor negro con fondo blanco o amarillo claro. No usar letra blanca o muy clara con un fondo oscuro.

5. Reservar asientos al frente para los que tienen poca facilidad visual.

6. Preguntar a la persona no vidente si necesita ayuda para encontrar la entrada, etc. Ofrecer su brazo u hombro; nunca tomar a la persona por su brazo sino espera a que se tome del suyo.

7. No gritar “¡Cuidado!” cuando esta persona encuentra un obstáculo; eso no resolverá el problema. Describir en voz baja y en forma concreta el obstáculo que se encuentra enfrente de la persona.

8. Si va a comer con una persona no vidente, indíquele la posición de los cubiertos, los platos, el vaso y los alimentos. Se puede usar la técnica del reloj, ubicando las cosas en el mismo lugar donde se encuentran los números: el arroz se encuentra a las 6, la carne a las 12, la ensalada a las 9 y el pan a las 3.

Niñas y niños sordos o con limitaciones auditivas

Me sorprendí al descubrir que el lenguaje de señas es diferente en cada país, pero tiene algunas cosas en común que permite una comunicación sencilla y básica. Es fascinante ver a las personas sordas comunicándose con las manos y con gestos, y veces exageradas. Estuve presente en una conferencia donde el invitado era sordo. Los oyentes nos sentimos como personas discapacitadas y limitadas para entender su lenguaje, necesitando de un intérprete para disfrutar su ponencia.

Entre las personas sordas desde el nacimiento existe una cultura bien fuerte basada en el uso del lenguaje de señas. Debemos conocer, respetar y valorar esa cultura. Muchos usan audífonos, leen nuestros labios y el lenguaje corporal que todos usamos. Lo ideal es aprender el lenguaje de señas y contar con un intérprete, pero todos podemos lograr una comunicación básica. Recordemos también que algunos nacieron sordos, otros están perdiendo su oído. Es importante conocer cada caso e investigar qué puede oír y qué no.

1. Indicar a la persona que queremos comunicarnos con ella tocando su brazo o su hombro.

2. Buscar un lugar con bastante luz y poco ruido; para comunicarse con ellos necesitan ver la cara, los gestos y las manos de la otra persona.

3. Pronunciar las palabras con naturalidad y claridad. No tapar la boca con la mano.

4. Hablar directamente con la persona sorda y no con su acompañante oyente.

5. Gritar distorsiona las palabras. Esto afecta también a la persona ciega que para concentrarse en las palabras de otros necesita un ambiente con menos ruido.

6. Si no logramos hacernos entender, intentarlo de nuevo usando palabras concretas y más sencillas. Evitar frases largas y palabras que no son muy comunes.

7. Buscar gráficos para ilustrar las palabras o los conceptos y comunicar: dibujos, símbolos, fotos, etc. Tener una agenda gráfica para indicar con dibujos las actividades que se llevarán a cabo, el orden y el tiempo.

8. Aunque no todos pueden leer, escribir el mensaje puede ayudar.

9. Usar la expresión facial y corporal. No avergonzarse por hacerlo.

10. Reservar los primeros lugares para que puedan observar con claridad al intérprete y a las demás personas que participan. Evitar caminar entre las personas sordas y el traductor.

Las personas sordo-ciegas

Con la ayuda de su maestra, Helen Keller logró comunicarse usando el alfabeto manual táctil, luego conocido como el alfabeto braille. En 1904 se graduó “Con Honores” de la Universidad de Radcliffe, siendo la primera persona sordo-ciega en obtener un título universitario. Ese mismo año habló por primera vez en público, interpretada por Anne Sullivan, su maestra. Helen escribió muchos libros hoy considerados clásicos. Poco antes de su muerte, a la edad de ochenta y siete años, dijo: “En estos oscuros y silenciosos años, Dios ha utilizado mi vida para un propósito que no conozco, pero un día lo entenderé y entonces estaré satisfecha”.

Para trabajar con un niño o niña sordo-ciega se requiere de un profesional con experiencia, pero la historia de Helen nos demuestra que es posible lograr una buena comunicación y que, al igual que todos los demás, ellos tienen sueños. Cada niño y niña es una obra maestra en proceso, creada y amado por Dios. Cada uno de ellos merece la vida abundante que Dios ha planeado para todos. Nuestro rol como iglesia de Cristo es apoyarlos, animarlos a desarrollar sus habilidades para que logren los propósitos del Señor.

Seamos fieles animando a los niños a ser pescadores de Cristo,

El sol no brilla en mi corazón

Por: Luis Palau/APIC

 

Siempre estoy triste. El sol nunca brilla en mi corazón. ¿Por qué no puedo encontrar la felicidad que tanto anhelo, y que tantos millones parecen haber hallado?

Respuesta:

La verdad es que no estoy de acuerdo con usted. No todas las personas en el mundo han encontrado la alegría, ni la felicidad en el corazón. Le quiero decir que, lamentablemente, hay millones en todo el mundo en su misma situación. Sin embargo, es posible ser feliz, es posible que el sol sí brille, que su corazón esté contento.

¿Sabe usted que el secreto de la felicidad es conocer al Creador, a Dios, nuestro Señor? La Biblia dice: "Alégrense en el Señor en todo tiempo. Repito, alégrense" (Filipenses capítulo 4).

Sí, la persona puede estar alegre, pero hay que alegrarse en nuestro Dios, nuestro Creador, el único Señor de los cielos y la tierra, quien envió a su Hijo Jesucristo para salvarnos del pecado y la condenación.

¿Conoce usted a Cristo en forma personal? Si usted quiere que el sol brille en su corazón, tendrá que conocerle como su Salvador íntimo y personal, establecer amistad con El y conocerlo en su alma y espíritu.

Pero, ¿de dónde viene la alegría en el corazón, ese brillo, ese sol que ilumina el alma y aleja las tinieblas? La Biblia nos da el secreto. En el libro de Gálatas capítulo 5, encontramos estas palabras: "Lo que proviene del Espíritu de Dios produce amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio; no hay ninguna ley en contra de cosas como éstas".

Sí, el amor, la alegría, la paz, todo esto viene de tener a Cristo en el corazón. Porque cuando le recibimos por fe, El perdona nuestros pecados, de modo que nuestra conciencia tiene paz con Dios. El quita nuestras cargas. Dijo Jesús: "Vengan a Mí, todos los que están trabajados y cargados, que YO los haré descansar" (San Mateo capítulo 11).

En otras palabras, Cristo toma nuestras culpas, y las cargas se hacen más livianas porque El nos ayuda a sobrellevarlas y a resolverlas. Cuando Cristo entra al corazón, nos da el Espíritu Santo, que es la tercera persona de la Trinidad, y la Biblia dice que el fruto y el resultado de tener el Espíritu Santo es amor, alegría, paz; y no hay ninguna ley que pueda frenar la felicidad de su corazón.

Reciba a Cristo, ábrale el corazón, y El hará brillar el sol en su corazón, y la alegría será suya.

Dirigentes de alabanza

El materialismo y la adoración

Artículo escrito por: Scott Yingling/APIC

 

Estimado(a) William



El materialismo ha afectado en forma negativa la mayoría de las Iglesias evangélicas hoy día. El materialismo también impacta de gran manera las formas y realidades que vemos en nuestros tiempos de alabanza. Como dirigentes de alabanza tenemos la responsabilidad de evaluar lo que estamos haciendo (y no haciendo). Debemos buscar la forma de eliminar cualquier influencia negativa que puede surgir de nuestra cultura hoy día.

Phil Whittall es un pastor en Inglaterra. En su página web (http://breathenetwork.org) Phil ofrece algunas sugerencias para destoxificar nuestras vidas e iglesias del problema del materialismo. El promueve cuatro pasos para ayudarnos:

1.  APRECIAR en forma creciente la vida y la provisión de Dios.

2.  RECHAZAR las mentiras promovidas por el sueño del materialismo

3.  CONECTARSE con otras personas en vez de cosas.

4.  ESCOGER un estilo de vida de generosidad.

1. APRECIAR: Las tiendas, centros comerciales y manufacturas, tienen el reto de animarnos a querer más y más cosas. En los anuncios y promociones plantean la idea de que nos hace falta algo importante para obtener la verdadera felicidad. Nos hacen sentir necesitados y/o incompletos si no adquirimos su producto. Pero en vez de enfocarnos en “lo que nos hace falta” la Biblia nos anima a enfocarnos en todo lo que si tenemos en Dios. La sutil tentación de Satanás es dejarnos pensar que solamente encontramos la felicidad a través del dinero.

Pero el libro de 1 Timoteo nos da otra perspectiva cuando dice: “A los ricos de este mundo, enséñales que no sean altaneros ni pongan su esperanza en la incertidumbre de las riquezas, sino en Dios, el cual nos da todas las cosas para que las disfrutemos.” (1 Ti. 6:17). ¿De dónde vienen las cosas que disfrutamos? ¿Estamos poniendo más esperanza en las cosas materiales que en Dios mismo? Reconociendo el peligro del materialismo, algunos tratan entonces de limitar en forma humana lo que el creyente puede tener. Puede llevarnos a muchos tipos de legalismo y no es correcto. 1 Timoteo 3:3 aclara, “Porque todo lo creado por Dios es bueno y nada se debe rechazar si se recibe con acción de gracias.”

Aquí está el punto clave. Podemos disfrutar todo lo que tenemos cuando reconocemos que viene de Dios y siempre que demos gracias a Dios por su provisión. Apreciando en forma regular todo lo que Dios nos ha dado, nos ayuda a controlar los deseos carnales del materialismo.

Como dirigentes de alabanza hay algunas preguntas de reflexión sobre este tema:

¿Cómo podemos promover la acción de gracias en la congregación y durante los cultos de alabanza?

¿Hay algo que hacemos o decimos que promueve la idea errónea de materialismo o la idea falsa de la confianza en el dinero?

¿Hemos caído en alguna trampa del materialismo pensando que si tenemos ciertas cosas materiales (el equipo de sonido correcto o un proyector de video) que podemos alabar a Dios en una mejor forma?

Muchas veces nuestras oraciones están enfocadas en pedir más. ¿Cómo podemos ayudar a la congregación a enfocarse en el agradecimiento a Dios sin pedir más?

¿Cómo podemos recordar a la congregación que todo lo que necesitan lo tienen en Cristo y en lo que el provee para ellos?

Seamos fieles siendo agradecidos con Dios por sus muchas bendiciones y provisión en nuestra vida,

Liderazgo bíblico

Cuatro características de la esclavitud bíblica

Artículo escrito por: Bill Lawrence/APIC

Estimado(a) William:

¿Qué clase de esclavitud es la que estamos considerando?  ¿Qué tal la esclavitud bíblica, como se describe en Éxodo 21:2-6?  Cuando repasamos ese pasaje, descubrimos que hay cuatro características de esclavitud bíblica: la motivada por el amor (v.5), la voluntaria (v.5), la total (v.6), y la permanente (v6).  Debemos serlo voluntariamente, para convertirnos en esclavos bíblicos, como un total y permanente compromiso con Dios quien nos ama. Cuando hacemos esto, entramos voluntariamente en una radical y definitiva servidumbre para Dios, lo que significa que debemos hacer cualquier cosa que Él requiera de nosotros como discípulos, sin importar de lo que se trate.  Como ven, la naturaleza de nuestra servidumbre y Aquel a quien servimos, hace del discipulado de esclavo uno totalmente abrumador. Una vez que comprendemos lo que significa ser un discipulador esclavo, nos damos cuenta de que no tenemos ni el valor ni la capacidad para ser lo que Jesús nos llama a ser – y también nos damos cuenta de por qué el ser un discipulador esclavo es la postura más poderosa de todas, puesto que Cristo manifiesta Su poder a través de nuestra impotencia.  

Consideren la conversación entre Jesús y Pedro en Juan 13:6-10. Solo Pedro rompe el denso silencio con su protesta, “Señor, ¿Tú me lavas los pies?”  Pedro entendió la situación pero no comprendió el mensaje. Él sabía que Jesús se había convertido en un esclavo y también sabía que él no era digno de permitir que Jesús fuera su esclavo.  Pero no entendió la realidad de que Jesús, como un esclavo de su Padre, tenía que ser un esclavo para sus seguidores.  Tampoco estaba preparado para el mensaje de que ser un discípulo de Jesús, significaba que él tendría que ser un esclavo de sus condiscípulos, y que Jesús solo podía enseñarle esto, convirtiéndose en su esclavo.  Así que Jesús pacientemente le respondió asegurándole que más tarde, entendería  lo que Él estaba haciendo (v7).  Aún así Pedro no comprendió el mensaje y protestó aún más intensamente, usando el más fuerte negativo posible cuando dijo,  “No me lavarás los pies jamás”  Por lo que Jesús respondió de la única manera que Él podía, como un fiel sirviente de Pedro diciéndole, “Si no te lavo, ¡estás despedido!”  Eso es lo que quiso decir cuando le dijo a Pedro que a menos que Él lo lavara, no tendría parte con Él. (v8).  El punto en el Discurso del Aposento Alto no es la salvación, sino el producir fruto, así que lo que Jesús le dijo a Pedro, era que si Él no lavaba sus pies, Pedro perdería todas las oportunidades para producir fruto.   No habría un Hechos 2, o una Puerta de La Hermosa, o un Cornelio, o el Concilio de Jerusalén, o el ministerio con su esposa para la iglesia del primer siglo o I y II de Pedro o el martirio.  El lo cumplió.  Ese fue el mensaje que le dio su Esclavo.

Para algunos, la respuesta de Pedro aparenta humildad, pero Jesús respondió de manera muy firme.  – “ya están limpios, excepto por sus pies.  Ustedes han arrastrado la tierra del pecado por todo mi piso limpio, y debo lavar sus pies, para que puedan estar preparados para servir Conmigo.” Cuando los huéspedes se bañaban en casa y posteriormente caminaban por las antiguas calles polvorientas, arrastraban la tierra dentro de la casa del anfitrión.   Esa era la razón por la que un esclavo lavaba sus pies.  Jesús usó esta figura cotidiana para ilustrar, que una vez que confiamos en Él, estamos limpios, excepto por el polvo de los pecados que cometemos después de la salvación.  Este polvo sube a nuestros pies espirituales, y debemos ser limpiados si queremos dar fruto para Cristo.  A menos que Pedro reconociera esta realidad y se sujetara a ella, no podría tener parte con Jesús.

Esto es de lo que se trata el discipulado de esclavo – de ayudar a nuestros discípulos a ser fructíferos mediante el cumplimiento de su participación con Jesús.  Hay dos preguntas que nos permitirán comprender esto con más claridad. Primero, ¿dónde estaba Jesús cuando lavó los pies de Pedro?  Él estaba arrodillado.  Él solo podía transformar el corazón de Pedro, estando como el impotente esclavo que servía de rodillas.  Segundo, ¿qué agenda seguía Jesús?  ¿la de Pedro? ¡De ninguna manera!  Jesús seguía la agenda de Dios.

Seamos fieles siendo esclavos de Dios,

Misiones mundiales

El fundamento bíblico para misiones

Artículo escrito por: Dr. Ronaldo Blue/APIC

 

Estimado(a) William:

El propósito de misiones no es sólo salvar a los perdidos. Es para que los salvados puedan alabar a Dios. El propósito divino es que haya adoración de toda nación, de cada tribu, de todo pueblo, y de cada lengua al Rey de reyes y al Dios Omnipotente. En cada vuelta de la tierra el coro comienza. Los japoneses cantan en los cultos matutinos y de repente los chinos se juntan en alabanza en casas esparcidas por el país. Los redimidos en aislados lugares en los países asiáticos dan sus voces hasta que el remanente de creyentes en Europa se junta con miles de nuevos creyentes en las ciudades y las selvas de África. Brinca la música de isla a isla hasta que llegue al gran coro de América Latina, los Estados Unidos y Canadá.

El primer mandato de Dios se repite dos veces. A Adán y Eva el Creador dijo: “Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra...” (Gn. 1:28). Después del diluvio Dios dijo a Noé y a sus hijos: “Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra” (Gn. 9:1).

Dios llamó a Abram para proveer  bendición. “Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre y serás bendición” (Gn. 12:1-2). El hombre no engrandece su nombre delante Dios. Dios engrandece el nombre de su siervo obediente. Por medio de Abram y la nación que de él sale Dios promete bendición, “y serán benditas en ti todas las familias de la tierra” (Gn. 12:3). Se nota la base bíblica para misiones mundiales aun en los primeros capítulos de la Biblia. Nos toca salir. Debemos pensarlo bien. ¿Estamos dispuestos a dejar nuestra parentela, nuestra casa y nuestra tierra en obediencia al llamamiento de Dios? ¿Estamos listos para compartir las bendiciones que Dios nos ha dado a los que esperan un toque de lo alto?

“Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo...” (Gálatas 4:4). En medio de la desobediencia de la nación de Israel, Dios preparó el medio de salvación para todo el mundo. El Dios hombre, nacido de la virgen por el Espíritu Santo, hizo puente entre el hombre pecaminoso y un Dios perfecto. “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8). Y ¿cómo van a recibir este mensaje revolucionario los pecadores del mundo? Dios sigue usando a sus hijos en esta tarea. Dios podría hacerlo muy bien sin nosotros. Sin embargo, por su gracia Dios nos da la comisión de compartir en todo el mundo este mensaje de vida. En cada Evangelio, Cristo deja instrucciones en cómo hacer esta tarea. La Gran Comisión tiene cuatro partes. Podemos repasar estos pasajes claves que se encuentran al final de cada evangelio. En vez de repasarlos en el orden que se encuentran en la Biblia, seguimos el orden cronológico

La palabra “misiones” viene del vocablo latino “mito” que quiere decir “enviar”. El misionero es un enviado. La palabra en griega es “apostelo”. En un sentido cada misionero es un “apóstol” de Cristo. Cristo explicó claramente el proceso: “Como me envió el Padre, así también yo os envío” (Juan 20:21). Como hemos visto, no se puede alcanzar a los perdidos sin salir. Somos enviados fuera de nuestra casa y la seguridad de nuestra familia, como Cristo salió del cielo en sacrificio para nuestra salvación. Al pensar en lo que Cristo ha hecho, lo que nos toca hacer parece poca cosa.

Cristo resucitado habló con dos hombres en el camino hacia Emaús. Cuando estos dos le reconocieron, aunque la hora fue muy de noche, ellos corrieron nuevamente a Jerusalén para contar las buenas noticias a los discípulos en el aposento alto. Mientras ellos contaban lo que había pasado, Jesús se puso en medio de todos. Cristo les dijo: “Estas cosas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras” (Lucas 24:4445). Es interesante que Cristo no repasara su experiencia de la resurrección. En vez de contar experiencias personales, repasó las Escrituras. Incluye Cristo todo el Antiguo Testamento para que los discípulos comprendiesen. Así hacemos ahora mismo. No me toca contarles un montón de experiencias. Estudiamos la Biblia. Misiones Mundiales se encuentra en toda la Biblia y lo que Dios nos dice, nos toca cumplir. Nos toca proclamar la salvación. “Y vosotros sois testigos de estas cosas” (Lucas 24:48). Es importante notar que hay un mandato aquí. Es un hecho. Somos testigos. Buenos o malos, somos testigos. Pero no es asunto de simplemente dar testimonio por medio de nuestras vidas, aunque sea fundamental. Nos toca proclamar las buenas nuevas. Cada creyente debe hablar de las buenas nuevas en Cristo Jesús. Este es el mensaje que puede dar vida a los perdidos. ¿Por qué hablamos del tiempo cuando podemos hablar de Cristo?

Antes de subir nuevamente al cielo, Cristo dejó el mandato que incluye el secreto de alcanzar al mundo entero. Después de asegurarnos que él tiene toda potestad en el cielo y en la tierra, Cristo dijo: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones...” (Mateo 28:19). La meta de salir enviado como testigos de Cristo a predicar el evangelio es hacer discípulos. El secreto se encuentra en la multiplicación de obreros. Un discípulo es una persona que se reproduce. Cristo dejó unos pocos discípulos. Y estos salieron en una reproducción que ha llegado hasta nosotros. Y ¿cómo se hace discípulos? Hay que ir primero. Nos toca alcanzar a los de afuera. Misiones requieren movimiento. Cristo ya había dicho, “os envío”. Hay que ir a todas las naciones. Entonces Cristo dijo: “bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”. Hay que arraigar a los nuevos creyentes para que crezcan en las cosas del Señor. El bautismo no es un rito de la iglesia local para que introduzcan nuevos miembros. Es un testimonio del creyente del cambio que ha experimentado e indica que ya pertenece al cuerpo de Cristo. No vuelve atrás. Está arraigado el bautizado en las cosas de Dios. Es un discípulo de Cristo. Finalmente, Cristo dijo: “enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado”. Hay que adiestrar al nuevo discípulo para que cumpla con lo que Dios quiera. El discípulo obedece lo que Dios diga. Hay que enseñar una actitud de obediencia. Y como una promesa maravillosa, Cristo dijo: “y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”. No nos deja sin ayuda. Cristo mismo promete estar con nosotros en esta tarea que nos parece imposible. La tarea es imposible si no fuera por la obra milagrosa de Cristo a través de nosotros. La obra misionera es obra de Dios. Pero si no entramos en este plan, perdemos la bendición.

No hay ninguna duda. La tarea misionera es una tarea netamente bíblica. No podemos escaparnos de esta responsabilidad y privilegio. Si cumplimos con nuestro deber o no, lo bonito es ver de antemano lo que va a pasar. “Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar de todas las naciones, y tribus, y pueblos, y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero” (Apocalipsis 7:9-10). Podemos hacer lo que queramos o podemos hacer lo que Dios nos ha mandado. Nuestros deseos personales pueden darnos muchas frustraciones y tristezas, aunque algunos digan que vayamos bien. El plan de Dios nos lleva a las bendiciones y el gozo que viene de la mano de lo alto. Meternos en misiones mundiales es algo tan grande como el mundo y tan seguro como la eternidad. Vamos con misiones mundiales. Cumplamos con nuestro deber. Confiemos en él y nos gocemos de las bendiciones múltiples de su voluntad.

Seamos fieles proclamando el evangelio a todo el mundo,

Respondiendo de manera Bíblica a los conflictos

¿Qué hacemos con un abusador?

Artículo escrito por Roger Oliver/APIC

 

Estimado(a) William:

¿Por qué pedir a una persona que ha abusado sexualmente a otros deje de congregarse en la iglesia? Normalmente hay dos posturas. Algunos se preocupan por la protección de los hermanos en la iglesia. Otros se preocupan por el perdón y la restauración de un hermano caído. La pregunta teológica en el perdón y la restauración de tales personas es ¿cómo se relacionan la santificación y la justificación en la vida de la iglesia y la recepción y gobernación de sus miembros?

Por un lado, no recibirles es equivalente a negar la justificación del evangelio para todos nosotros. Sin embargo, tiene que afirmar el temor del riesgo de caer otra vez. La santificación del evangelio es un proceso que aplica a todos nosotros. El amor del evangelio no elimina la sabiduría del evangelio y la necesidad de discernir.

Para la mayoría de los que batallan con el pecado sexual es difícil superar sus hábitos destructivos. Si nadie los ayuda, es probable que tarde o temprano van a lastimar a otros. En otras palabras, si nosotros en la iglesia esquivamos a estas personas, estamos incrementando la probabilidad de que otros salgan lastimados eventualmente.

Veamos estas situaciones como oportunidades de romper el ciclo destructivo del pecado sexual, por lo menos en la vida de una persona, y aumentar la probabilidad que jamás va a lastimar a otra persona. Creemos que la mejor manera para lograr este cambio es ofrecerle la amistad genuina, proveerle un cuidado efectivo, y ayudarle cambiar las actitudes y hábitos destructivos que le guiaron a caer en este tipo de ofensa.

Tenemos que entrar en este tipo de relación con los ojos abiertos. Reconociendo la seriedad de sus ofensas y nos afligimos por eso. Además, nos consta que hay un riesgo de que caiga otra vez.

A pesar del riesgo, tenemos esperanza. Hemos visto el poder de Jesús para rescatar a la gente de sus pecados y transformar sus vidas radicalmente. Hemos experimentado este perdón y cambio en nuestras vidas y oramos que Jesús nos use para ayudar a estas personas encontrar la misma libertad.

Gálatas 6:1, “Hermanos, aun si alguien es sorprendido en alguna falta, ustedes que son espirituales, restáurenlo en un espíritu de mansedumbre, mirándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.”

Adaptado de un estudio de caso real escrito por Alfred Poirier, pastor y autor

Seamos fieles odiando el pecado pero amando al pecador,

 

 
 


Satanás

En la lección anterior empezamos un estudio sobre los ángeles. Ellos, como criaturas, forman parte de la obra de Dios, entonces forman parte de un estudio de la teología. En la teología estudiamos tanto la Persona de Dios como también Sus obras.

En esta lección estudiamos un poco acerca de lo que la Biblia dice de un ángel en específico: Satanás. La Escritura nunca lo llama específicamente “ángel” sino “querubín” (que podríamos decir que es un tipo especial de criatura angélica). Dios nos ha dado mucha información sobre el diablo, nuestro gran enemigo, y aquí tratamos de tocar los pasajes principales que tratan de él y su obra para que, desde ahí, el estudiante de la Escritura pueda seguir con sus propios estudios de las “maquinaciones” de este ser caído.

Los ángeles y el origen del pecado

 

Entonces respondió Jehová a Job desde un torbellino, y dijo: ¿Quién es ése que oscurece el consejo Con palabras sin sabiduría? Ahora ciñe como varón tus lomos; Yo te preguntaré, y tú me contestarás. ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? ¿Sobre qué están fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular, Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios? [Job 38.1-7]

Una de las primeras obras de Dios fue la creación de los ángeles, los “hijos de Dios”. Cuando Dios le contestó a Job (v1-3), le habló acerca de la creación de la tierra (v4-6; la de Génesis 1.1). Aun antes de la creación de la tierra, sabemos que Dios había creado a los ángeles porque ellos estaban ahí viendo la formación de este planeta (v7). Se llaman “las estrellas del alba” y también “los hijos de Dios” (porque eran criaturas que Dios creó directamente, no por procreación como nosotros). Así que, si queremos estudiar las obras de Dios (y un estudio de la teología incluye las obras de Dios), no hay ninguna razón por la cual no podemos empezar con los ángeles. Parece que la creación de ellos fue una de las primeras obras que Dios hizo en Génesis 1.1.

¿Quiénes son estos ángeles? ¿Cómo son? ¿Qué hacen? ¿Que tienen que ver con nosotros?

En este estudio empezamos a tratar de contestar estas preguntas y otras también. Vemos este asunto de los ángeles, primero, “a grandes rasgos” (en general) y luego vemos qué tienen que ver ellos con el origen del pecado.

Complejos de inferioridad

Por: Luis Palau/APIC

 

Tengo un serio complejo de inferioridad. Me avergüenza conversar con la gente y me desprecio a mí misma. Todos parecen ser mejores y superiores. ¿Son señal de humildad los complejos de inferioridad? ¿Cómo hago para librarme de este horrible complejo? Estoy preocupada y confundida.

Respuesta:

No, señorita, los complejos de inferioridad no son señal de humildad. Al contrario, generalmente son resultado de la excesiva preocupación por el yo. Los complejos de inferioridad son, en términos generales, el resultado de creer y aceptar los comentarios negativos que otros hacen de nosotros. A veces también resultan como consecuencia de frustraciones que hemos tenido desde la niñez, frustraciones que hemos sido incapaces de corregir. Todas estas cargas negativas nos hacen introvertidos y acomplejados. Por lo tanto, los complejos de inferioridad son señal más bien de egocentrismo, que a su vez es la raíz del orgullo no controlado.

No me sorprende que usted esté preocupada y confundida. Cualquiera que vive con los ojos puestos en el yo, en sí mismo, indefectiblemente estará confundido y perplejo. El corazón humano está cargado de contradicciones inexplicables, por eso los sicólogos aconsejan transferir nuestras fijaciones del yo a otra persona u objeto. Sin embargo, esto es imposible sin una operación transformadora en el alma, una operación que se llama el "renacer", la regeneración espiritual.

Los complejos de inferioridad no se quitan por un mero esfuerzo de la voluntad; se quitan cambiando la manera de pensar. Al pensar positivamente uno puede liberarse de ciertos aspectos de un complejo, pero es necesario someterse a una operación íntima, personal, espiritual del alma. ¿Sabe quién puede hacer esa operación? Únicamente Jesucristo.

La Biblia dice en Hebreos capítulo 12: "Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe".

Cuando nuestros ojos están puestos sobre Jesús, y no sobre nosotros mismos, se cumple la promesa bíblica de Hebreos capítulo 13: "Haciendo Dios en vosotros lo que es agradable delante de El".

Los que creemos en Cristo no cerramos los ojos ante la realidad. Reconocemos nuestras incapacidades, como así también nuestras virtudes. Somos honestos, y vemos las cosas tal cual son. No pretendemos ser, conocer o saber lo que no somos ni conocemos. Esta es precisamente una de las virtudes del mensaje de Cristo; la honestidad. Conocemos la realidad, confesamos nuestra pobreza espiritual y personal, pero luego decimos osadamente y ésta es la recomendación que le hago a usted : "Gracias Dios mío porque me haces lo que no soy; me das lo que no tengo, me enseñas lo que no sé. Soy tu hija, y me amas tal como soy, sin condiciones. Mi mente y cuerpo son el Templo de Dios y deseo que Cristo viva en mí".

Frente a una actitud como ésta, los complejos huyen rápidamente. Por esa razón las personas que han recibido a Cristo en su corazón por la fe, son las más felices del mundo.

¿Cómo Llegar al Máximo Potencial Espiritual?

Por: Pastor Marco Barrientos/APIC

 

El propósito de Dios para cada uno de nosotros es que prosperemos, en todas las áreas de nuestras vidas y que cumpla el propósito. Debemos saber nuestra fuente de Debemos saber quiénes somos en Cristo. Ver la conexión que tenemos con Cristo, de dónde venimos, no solamente somos hijos de nuestros padres sino de Dios. Dios quiere que te conviertas en un hombre, mujer sobrenatural.

Dios nos quiere firmes, perfectos y completos. Firmes,  que no empieces algo y lo dejes tirado a medio camino, así como alguna vez empezaste un libro, una pintura, un proyecto, a todos nos pasa porque cuando comenzamos no tenemos el suficiente carácter para decir voy a llegar  a la meta. Alguien que termina, ejecuta Cuando eres firmes, perfecto y completo puedes llegar a la meta. Dios va a permitir que tu lo hagas y el Espíritu

El potencial que Dios a puesto está en los genes, que reciben la información genética, que nos da las facciones, si eres delgado, bajo, alto, de la misma manera el Espíritu de Dios ha puesto dentro de ti, los genes de una nueva raza, de la cual Jesucristo es el primogénito.  De mujeres y hombres que no están limitadas por la maldición, cada acto que tu cometes sea bueno o malo va a ser el paso lo que va a hacer el futuro de tus descendientes. Cada vez que tú y yo, damos un paso en fe, estamos diciendo, un dos por tres por mí y por todos mis descendientes, por mí y por todas los que están dentro de mí.

Enamorarse, el Riesgo de no ver la Realidad

Por: Pastor Miguel Arrázola/APIC

 

2da Samuel 13:1-15 Esta historia tiene muchas ingredientes. Esto se ve en toda relación de noviazgo que se maneja fuera de los límites de Dios. Amnón era un carnal de miedo, era típico llevado por la emociones, de la traga maluca, cuando nos enamoramos así corremos el riesgo de no ver la realidad, Ammón no era la persona correcta, antes de buscar la persona ideal, mírate que clase de mujer, hombre eres tu, en vez de buscar fuer busca dentro, que tienes que darle a la otra persona. Ammón se consiguió a un primo Jonadab que representa el malo del paseo que te enseña mil vicios, debes alejarte de esos Jonadab, porque las malas relaciones dañan las buena costumbres.  Si andamos con las personas incorrectas, que no tienen un corazón para Dios, cuando comienzas a buscar concejos donde no debes buscarlos empieza tu problema. Uno no debe enamorar a primera vista. Jonadab le da un concejo de lo mas diabólico “acuéstate en tu cama y finge que estás enfermo”, Ammón quería andar con su hermana, Ammón comienza a fabricar su maldad, él la amaba hasta el punto que no comía, que se enflaquecía. Cuando su hermana le llevo de comer, él no comió porque no era su deseo, él andaba no atrás de una persona sino atrás de un cuerpo. Hoy tu vas a escuchar de parte de Dios hoy vas a sacar de Jonadab, vas a sacar el Ammón de tu vida, Dios te va a limpiar te va a restaurar, te quitara la suciedad, y te dará un destino seguro en Cristo Jesús. Ammón forzó a su hermana y se acostó con ella.  El sexo fuera del matrimonio te separa, no te acerca a nada. Cuando una niña linda de Dios se da a alguien simplemente por placer, en vez de acercarse lo que produce es depresión, no la quieren ver, ya no tiene valor. No se quieren mirar, ver, porque el sexo fuera del matrimonio fuera de la bendición produce asco. Desprecia tu valor, ya no hay pasión, cuando en un noviazgo se da eso, empieza a decrecer no hubo compañerismo y produce esa aberración de no quererla ver, no saber nada de ella. El amor con que la había amado fue menos y ahora la aborrece por adelantarse los pasos. Ustedes que se ennoviaron con la persona incorrecta Dios va a restaurar su relación. Dios va asacar ese Ammón, vas a tener una identidad una seguridad. Vers. 16-19 cuando te entregas a un hombre pierdes tu valor y ya no eres una persona sino una cosa, pero Dios va a levantarte y te va a dar una segunda oportunidad, una segunda virginidad. Tamal era un persona preciosa por fuera y por dentro, vestía de diversos colores porque era una persona alegre, que caminaba por la vida con seguridad, que donde llegaba era como un sol. Tamar terminó en depresión el sexo fuera de la voluntad de Dios, fuera del matrimonio te deprime, trae maldición. En Cristo casados es buenísimo. Vale la pena guardarse, esperar, la mayoría de los jóvenes que se dan en relaciones terminan mal, empiezan las peleas porque se tocaron porque hicieron lo que no debían hacer.

Proverbios 6:20-30  cuando los padres hablen con sus hijos, hay una sanidad, se cierran heridas, hijos pregúntele a alguien que tiene una relación bonita, el hombre se va por lo que ve, la mujer por lo que siente.

1ra Corintios 6:12-18 Cuando tú te unes a una mujer todo lo que de ella pasa a ser parte de ti y todo lo tuyo pasa a ser parte de ti. Cuando te acuestas con una mujer lo llevas contigo por el resto de la vida, te acostaste con ella y con todos los hombres con que ella se ha acostado, es por eso que aparece la depresión, la angustia. Todo lo que ti tienes es entregado, pero tu cuerpo es Cristo es miembro de Cristo, como vas a colocar a Cristo con una prostituta. Jamás dice Pablo, Dios nos ha llamado a dureza porque en este tiempo se ha perdido el temor de Dios. Todos los rincones de tu mente van a ser alumbrados con la bendita palabra de Dios. No solo las enfermedades se transmiten sino todo, los dos se vuelven una sola persona. Huya de las pasiones juveniles, no hay ninguna tentación que haya venido a los hombres que no pueda ser soportada. Dios hoy te da la salida.

4 Principios para Desarrollar una Relación Sana

Por: Pastora Ma. Paula de Arrázola/APIC

Dios nos trajo para relacionarnos, nos hizo seres que pudiéramos compartir los unos con los otros no que fuéramos personas solitarias, y que nos relacionáramos con el Sexo opuestos Génesis 2:18 la idea de darle una mujer al hombre no fue de Adán, él ni siquiera sabía que existía  tal belleza. El éxito de cualquier relación es que sean personas sanas emocionalmente. Hay maneras positivas y negativas en tener una relación, cuando estás en esa edad cuando te empieza a llamar la atención el sexo opuesto.

Dios creó personas de sexo opuestos para que tengan relaciones intimas, nos hacen creer que hacerlo dentro del mismo sexo está bien, pero nosotros debemos saber que no es correcto y no agrada a Dios.  Dios quiere que disfrutemos la vida, que sean emocionantes, porque cuando se convierten al Señor parece que le salen todos los No, No salgas, No, No, No. Todas la opciones se te cerraban y solo quedaba el sistema religiosos que te han puesto, pero hoy te quiero decir algo, cuando uno lee la Biblia uno no encuentra muchos No, encontramos los 10 mandamientos, y uno que otro No, y encontramos infinidades de sí.  Nos hemos acostumbrarnos que todos es No, pero Dios tiene muchos Sí y la Biblia está llena de muchísimas cosas que son Sí. Los No de Dios no fueron diseñados para amargarte la vida, sino para que no nos compliquemos la vida, y cuando queremos convertirlos en sí, nos metemos en unos líos impresionantes. Comer los frutos de la desobediencia de la palabra de Dios son amargos, son feos, pecar es agradable, atractivo, suena bien, pero por un corto tiempo,  pero las consecuencias son largas y feas, y prolongadas, comerás de eso, hasta que siembres la semilla contraria a la que pusiste en esa tierra. Dios no quiere que tengas una vida de desilusión, amargada. A veces se pagan consecuencias aun haciendo las cosas buenas, si igual le va a ir uno hacer los bueno que hacer lo malo, prefiero hacer lo bueno porque a lo postrer terminare recibiendo beneficio. Cuando decides como joven “no tener relaciones sexuales antes del matrimonio” esa decisión solo la tomas tu, no tus padres, cuando la tomes vas a sufrir por hacer lo bueno, tus amigos te van a dejar, se van a burlar, es un sufrimiento, pero a la postrer es un beneficio de haber soportado todo eso, es mejor sufrir un momentico pero saber que vas a tener beneficios largos. La obediencia a Dios siempre trae bendición, los limites no son malos, porque los limites nos aseguran que alguien te ama, cuando no los tienes, nadie te está protegiendo, nadie te esta amando,  tus padres con los limites quieren que disfrutes y no tengas consecuencias de las cuales te lamentes.

Mas o menos de los 13  a los 25 años es la mayor parte en la que todo el tiempo estamos tomando decisiones, estamos siendo bombardeados todos los días para hacer o no hacer algo, decisiones que estarán afectando nuestras vidas positiva o negativamente. Lo que vivimos hoy en día es el resultado, consecuencia de una decisión que tomaste algún día. Cuando haces algo malo muchas veces no te las cobran en seguida, sino después de algún tiempo y es que te acuerdas de eso que hiciste, esto es lo que te queremos evitar, es más rico correr sin peso atrás. El Señor quiere desarrollar en ti lo que es el dominio propio 2da Timoteo 1:7 “porque no nos ha dado Dios un espíritu de cobardía, sino de poder de amor y de dominio propio” Hay cosas que  vas a querer hacer por impulso, la tentación no es mala, ser tentados no es pecado, tener a la novia en frente querer desvestirse y tener sexo, no es malo, lo malo es que alguno lo haga. Usted tiene que huir, correr de esas tentaciones, ese momento en lo que tu estas decidiendo no es pecado,  pecado es si llegas a ceder a esta tentación. Dios nos hizo con emociones, Dios nos hizo con alma, lo malo es que las emociones nos empiecen a controlar. Los principios de la palabra son los mismos para el que nació en siglos pasados a el que está actualmente, lo que tienes es que desarrollar una amistad, una relación estrecha, tienes que obedecer la voz del Espíritu Santo, y obedecer

Hay niveles para llegar a una relación sana:

El primer nivel es, OJO A CUERPO, visaje, es la mirada.

El segundo es OJO A OJO, cuando miras y vas directo a la persona.

El tercero es MANO A MANO, ya te vas a adentrando a una relación

El último es BOCA A BOCA.

No te saltes estos niveles no es ojo a ojo y salta a boca a boca, porque estamos graves, hay que mirar volver a mirar, hay que ir de paso a paso, como cuando subes una escalera, te cuesta más dar un paso a la vez que llegar de una, y en las relaciones hay que hacerlo así, un paso a la vez.

Tenemos los principios para una relación sana:

1. El primer principio es  el ESPIRITUAL, la espiritualidad de las personas con la que nos relacionamos es supremamente importante, vas a hacer afectado por las personas que te relacionas frecuentemente. Si vas a tener un tipo de amistad más profunda, las creencias de las otras personas te van a incidir, y normalmente incide más al que está más arriba. No te ennovies con una persona que tenga diferentes creencias a las tuyas, eso nos lo dice el Señor, lo que deben hacer es ni siquiera pensarlo, porque el problema es cuando usted ya esta tragado, tragado, antes de seguir con esto, pare, no es cristiano que comunión vas tener con esa persona. Como vas a manejar esa relación hasta donde la vas a poder llevar, se te va a salir de las manos, te va a lastimar mucho. Siendo ambos cristianos tienen tentaciones, pero teniendo ambos el Espíritu Santo, y tus papas en el medio, eso ayuda bastante, esa intensidad de los padres los salvan de muchas cosas, y puedes respirar con tranquilidad. Los padres estamos puestos por Dios para estorbarte el pecado; hasta el día que tú vivas con tus papas, tienes que darle cuenta de todo lo que haces y a dónde vas, si estas en la casa de tus papas tienes que someterte.  También es importante cuando tienes relación con otro cristiano, porque tampoco puede ser con cualquier cristiano, porque tienes que ver para que fue llamado, si con paginan, porque cuando te casas mal, y tienes un llamado de parte de Dios, te lo tiras, se acabo, por eso hay que casarse bien porque el matrimonio es para toda la vida.

2. Principio del TIEMPO, hay un tiempo moderado para conocerse, primero como amigos, para después ser novios, si te la vuelas, vas  a sufrir consecuencias jartas, conocer a la persona en diferentes circunstancia, económico, emocional, en el estudio, cuando coge rabia, y también tomar el tiempo para conocer a la familia.

3. Principio de la BELLEZA, es algo relativo, te tiene que atraer físicamente, tú no te puedes avergonzar de tu novia, o novio. Hay que ser realista casarte con alguien que está cerca a ti, no suba mucho los requisitos de admisión.

4. Principio de la CULTURA, entre más te parezcas a la persona o menos diferencias tengan es mejor. Por lo menos que tengan una condición económica parecida, nivel cultural o de educación parecida, entre menos baches haya mejor va a ser la relación.

El Reto del Peón

Por: John David Romick/APIC

 

1ra Pedro 1:14-16 primero debemos ser santos porque Dios es santo, y serlo como hijos obedientes, usted para ser santo debe reconocer su posición que tiene en Cristo, si soy hijo de pastor o del presidente actúas como hijo de esa persona. Si usted es hijo de Dios y que esta a una altura más alta que los del mundo,  como va a emborracharse, a drogarse, a masturbarse, así que allá fuera actúe como lo que usted es un hijo de Dios.  Cuando usted empieza a creer en las cosas, empiezas a actuar como esas cosas. Un hijo de Dios está para glorificar al Padre usted debe empezar a entender lo que usted es. Nosotros tenemos un modelo guía que es Jesús, que es nuestro hermano mayor, si vemos en la biblia como actuó, debemos decir, yo debo ser como él, así como el actuó, usted debe actuar.

El ser joven no quita la posición que tienes en Dios, nosotros somos los hijos del Omnipotente, debemos caminar para que la gente nos reconozca, que digan mira como caminan, ellos son hijos de Cristo. Así como conocemos cuando es un gomelo, un pupi, ellos caminan con elegancia, con autoridad, y dicen “usted sabe quién es mi papa”, “Perdón usted sabe quién es mi papá”, usted le dice al diablo, perdón usted no sabe que yo soy un hijo de Dios, es que usted no entiende, yo camino sus caminos, yo hago su voluntad, no soy como el mundo, yo estoy apartado.

Juan 1:12 Yo soy un hijo de Dios, como familia todos tenemos papá y mamá, y nos gusta hacer buena representación de los padres, uno a los padres no los quiere irrespetar, su anhelo debe ser yo quiero respetar a mi Padre Celestial. Juan 15:15 Yo soy amigo de Dios, uno como amigo no deja que le pegaran a su amigo, así es nuestro Dios como amigo, Dios siempre pelea por usted, cubriéndole con su sangre, por ser nuestro amigo respételo, no lo deje atrás, trátelo como amigo, porque siempre va estar con usted. Romanos 5:1 Yo soy justificado por Él, el diablo nos dice usted es un perdedor, ya la embarro, no diablo ya yo soy justificado por Él. Gálatas 2:20 Nosotros somos juntamente crucificados con Él, ya no vivo yo mas Cristo vive en mí, si entiende esto, cuando usted camina el camina, cuando usted habla, Cristo habla, si usted entiende esto Cristo no hace las pendejadas que usted hace, usted ya no va a querer masturbarse, no ir a rumbear, emborracharse, porque Cristo vive en usted.

Yo le pertenezco a Dios, todas sus acciones deben ser hechas por Dios. Nosotros somos comprados  con un precio sí que nuestras acciones debe ser correspondiente a los que Él nos diga, correspondiente a la palabra que Él nos da. Muchas veces escuchamos mas al diablo, pero usted debe decirle no ya yo fui comprado, y como le pertenezco yo voy a hacer lo que él me dice.

Efesios 1:3-8 Nosotros somos escogidos para Dios, lo que a mí me emociona que Dios pudo haber escogido a otras personas para estos momentos donde trae el avivamiento, pudo haber escogido a Pablo, pero no nos escogió a nosotros, nos va a usar de una manera más poderosa de la que uso a Pablo, nos escogió para un momento como este el ultimo avivamiento. Yo he sido escogido por Él para este ultimo avivamiento traerlo a esta generación. He sido escogido por Dios y adoptado como su hijo, usted tal vez a estado en el mundo, pero como ha sido escogido ya Dios lo ha revestido de poder, use su ropa nueva, porque esconde que es un hijo de Dios.  Colosenses 1:13-14 Hemos sido redimidos de todos los pecados. El diablo le recuerda el pasado, pero usted le dice, perdonen yo he sido escogido adoptado, tengo nueva ropa he sido redimido, cuando llegue al cielo Jesús dice yo lo he redimido él es justificado en mi y la cuenta se borra, diablo puede que lo haya hecho, pero yo ahora pertenezco a la familia de Dios. Yo tiro todo hacia atrás, y alcanzo las cosas que Dios tiene para mí. Colosenses 2:9-10 Tenemos plenitud en Cristo. Todo lo que usted no ha podido hacer todo lo que usted no sea, lo tiene en Cristo. Yo tengo plenitud, todo lo que yo no soy lo soy en Cristo así que es una persona completa y santa en Cristo. Hechos 17:28 en el vivimos, somos y nos movemos cuando usted camina, habla, haciendo algo, acuérdese que Dios está haciendo eso porque está en usted. Usted tiene que reconocer quien es usted antes de llegar a la santidad.

Cuando yo camino Dios camina, cuando yo hablo Dios habla, cuando yo me muevo Dios se mueve,  Romanos 12:2 No nos conformemos en este mundo, al no conformarnos podemos experimentar la voluntad y la gracia de Dios, cuando llega a despreciar el mundo empieza a experimentar la gracia de Dios, no va a sentir desprecio por el mundo sino por el pecado. Nosotros somos de una casta diferente, somos hijos de Dios.

En el ajedrez, Vea donde está el rey en el centro donde siempre esta, mientras él esté en su posición el juego no se ha acabado, mientras ese rey este en el medio el diablo no puede hacer nada, porque el rey vive en mi está en su posición, y no voy a perder, el juego no se acabado. El rey debe estar en el centro, en la mitad, de su vida, y diga así que yo tengo la victoria.  El peón se mueve poco a poco, es atacado por todo el mundo, pero tiene una meta, porque cuando llega   al lado se convierte en lo que quiere, el poco a poco avanza, el diablo le pone algo enfrente, yo soy hijo de Dios, el Rey me tiene la espalda, yo soy justificado por él, Cristo vive en mí, Yo he sido redimido por él, en el éxito, en el me muevo, cuando el peón ha podido pasar todo los obstáculos, se convierte en algo especial sobrenatural y así se convertirán ustedes, porque saben que son hijos de Dios. Cuando usted entienda esto, Dios los va a transformar en una persona que va a cambiar su generación, cuando el peón se convierte en algo especial todo el mundo se da cuenta, mientras tanto nadie lo ve.  Cuando el peón llega al momento de transformación me acuerdo de la historia de Jacob cuando lo tocó el ángel, la gente notaba que caminaba diferente, cuando Dios lo toca a usted va a cambiar, su caminado su forma de hablar. Yo quiero un toque de Dios.

Usted como cristiano tienen que notar que es apartado, tiene que caminar en los caminos de Dios no en los del mundo.

Dios Cumplirá Sus Propósitos en ti

Por: Pastora Ada Rosa/APIC

 

Jonás 1:3 “Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová” Algo que he experimentado en mi vida cristiana es que no puedo huir de lo que Dios quiere hacer en mi vida, tú no puedes huir, la mayoría que estamos aquí somos cristianos, no sé de ustedes pero voy a hablar de mí. Cuando vine a los  pies de Dios no solo trató con el problema de la adicción, pero también había cosas en mi vida, que él quería tratar, muchas veces hay gente que piensa que solamente Dios lo quiere salvar y es todo. Pero hay cosas que van mas allá, no se trata de solamente venir el domingo a la predica y regresar a la casa y se convierte en un rutina y así hay muchos cristianos, pero Dios quiere trabajar en las áreas de nuestras vidas que son importante, no sé cuál es tu situación por la que estas pasando, no te conozco, pero tú sabes cuantos cristianos nada mas están jugando a la iglesia y quieren aparentar que están bien, pero están mal. Cuando yo era pequeña siempre veíamos las películas de Cantinflas y tenía un dicho que me encantaba “allí está el detalle”, y en este día que aunque tú te veas bien, aunque levantes tus manos, pienso verdaderamente que Dios está tratando con tu vida, porque allí está el detalle, mucha gente entra por la puerta de la iglesia y se ven muy chéveres, nos invitan a conferencias de matrimonios y todos se ven bien, pero uno nunca sabe lo que estas luchando, lo que hay en tu corazón el único que lo conoce es Dios, él sabe lo que tu estas batallando y que se te hace difícil muchas veces. Eso es lo que quiere Dios tratar en esta mañana.

La gente que no quiere entregar esas cosas a Jesús, son las que más tarde te hacen daño y te hacen fracasar. Algo de Jonás que me interesa, era de qué estaba tratando de huir cuando Dios estaba tratando su corazón. Yo creo más que nada que Dios quería tratar con su obediencia, hay muchos cristianos que cantan, hablan en lenguas, pero cuando le pides algo cambian un poquito, cuando Dios les dice esto está mal en tu vida, eso no les cae nada bien. No sé que estaba pensando Jonás cuando se escondía de Dios. Por más que tu tratas de correr para esconderte de Dios, no lo puedes hacer, cuando Dios quiere hacer algo con tu vida, con tu carácter, el no solamente te salvo para ocupar una silla en la iglesia, el quiere cambiar aspectos de nuestras vidas, no importa donde tú te escondas, Dios va a encontrarte y te va confrontar con esas cosas que están mal, ese es el trabajo de Dios, es lo que él quiere hacer, por más que Jonás trato de esconderse, de correr que Dios no lo confrontara, Dios lo confronto. Y tú y yo vamos a ser confrontados con cosas en nuestras vidas que no están bien delante de Dios. Al final de cuentas lo que Jonás no quiso hacer fue obedecer a Dios, él estaba tratando con un área de su vida. La cosa que tú retienes en tu vida y no las entregas a Dios, tarde o temprano, te van a producir daño. Cuando estaba en el centro de rehabilitación y Dios me libro de las drogas había un área de mi vida que se me hacía difícil entregársela a Dios, pero cuando yo llegué a ese lugar y Dios comenzó a trabajar en mi vida habían cosas en mi vida que Dios me estaba confrontando que era la homosexualidad, el lesbianismo, le dije yo no estoy preparada para entregarte esta área de mi vida, es mas no te la quiero entregar yo vine fue por lo de las drogas. Muchos se sientan en la congregación y dicen Dios no te atrevas a tocar esta área de mi vida, y son esas cosas que tarde o temprano te hacen caer. Yo apuesto que hay algunos de ustedes que tiene heridas, secretos que todavía ustedes piensan nadie lo saben, pero sabe que Dios si lo sabe, y en esta mañana Dios te quiere confrontar.  Muchos tienen  asuntos en su vida que no los quieren entregar. Ahorita mismo tengo una muchacha, que se crio toda su vida en la iglesia, y fue a una escuela bíblica, y allí se envolvió con otra muchacha en una relación de lesbianismo, se dejo con esta muchacha, y se encontró otra muchacha menor de edad y comenzó esta relación, cuando los padres de la joven supieron lo que hacían con su hija le pusieron una orden de arresto y ahora no puede acercarse a un  menor de edad, ella quiere trabajar para Dios pero se le hace difícil entregar esta área de su vida.

Dios me dijo a mí, “yo quiero limpiarte completamente no solamente de la drogadicción”, yo le dije,  “Señor eso es muy difícil”. Una concejera me decía lo que tú haces a lo escondido va a salir y yo pensé, la única que va a perder en este asunto soy yo, y me puse a cuenta con Dios, y le dije “si tú crees que lo puedes hacer entonces yo te lo doy”, y Dios empezó a hacer cosas en mi vida, de una manera increíble, esto tomo tiempo, pero cuando yo le dije aquí esta te lo entrego, no voy a jugar más juegos, entonces yo te doy las riendas para que tú hagas lo que quieras y Dios la tomo, y di un giro increíble hasta yo me sorprendí, de los que Dios estaba haciendo en mi vida. No se cuales son los secretos que tú tienes pero Dios no puede hacer lo que tú no quieres hacer, la palabra dice que no hay nada Imposible para Dios, muchas veces Dios quiere tratar pero le decimos déjame tenerla un poquito más de tiempo y luego te la entrego, o no la toques que ha sido parte de mi por tanto tiempo. Muchos jóvenes tienen problemas de masturbación, no más que no se lo dicen a nadie, no sabes cuantos jóvenes hacen cosas que no deben hacer pero llegan el domingo y alzan sus manos. Eso es ponerse las mascaras, los primeros años de nuestro matrimonio fueron tormentosos, todos nos levantaban a lo alto,  entrabamos a la congregación con una sonrisa, pero en realidad estábamos bien mal, cuando nadie nos veía, que estábamos en la casa allí estaba el detalle, y éramos cristianos. Dios quiere hacer en tu vida y en la mía lo que es necesario, no se vale para nada estar en la iglesia y que Dios te toque y que no dejes que toque las áreas que son importante  en tu corazón, no se vale que te sientes en una iglesia y tengas problemas de homosexualidad y lesbianismo, drogadicción. Ser santo no pasa de moda pero santos debemos ser nosotros, pero como lo vamos a ser si hay cosas en nuestras vidas que Dios quiere confrontar. En el momento que le digas a Dios no puedo entregarte esta área, te dicen no puedes, Yo odio cuando alguien me dice no puedo, eso era cuando estaba en el mundial pero ahora que estoy en el Señor no lo acepto. ¿Cuanta gente te ha dicho no vas a poder?  Cuantos jóvenes su familia le dicen que no van a  poder estudiar una profesión, esfuérzate, la biblia nos dice se valiente. Porque sino fuera como soy y fuera como ellos quisieran que yo fuera todavía van a hablar. Mi papá y mamá me decían tu nunca vas a cambiar, tú no puedes esto y lo otro, y cuando les di el diploma de mi graduación. Así hay muchos padres, pero si podemos, porque la palabra nos dice “todo lo puedo en Cristo que te da la habilidad para hacerlo”, cuando entregas esa área entonces Dios empieza a trabajar en esa área de tu vida, envía personas que te van hablar de tu situación, pero es Dios confrontando tu situación. Mi problema no era mi esposo, era yo, mi carácter tenía que entregar, y quería tratar con mi carácter mi forma de ser, con mi hablar, y yo pensaba que solamente tenía el problema de drogadicción, cuando Dios quiere hacer en tu corazón, lo quiere hacer completo. Hay corazones que Dios quiere dar totalmente nuevo. Es bueno cantar, pero hay cosas que van mas allá que Dios quiere tratar.

Dios te confronta con diferentes cosas, a través de una persona a lo mejor, Jonás decidió correr en la dirección completamente diferente,  para esconderse a Dios, pero por más que tú quieres correr tarde o temprano Dios va a confrontar. No importa la dirección que trates de correr Dios te va confrontar, pero Dios intervino en la vida de Jonás, él preparó un pez para Jonás, ese pez tenía propósito, como en las congregaciones hay personas con las que no se van bien, pero Dios los coloca en tu camino para moldearte, como cuando se pule el diamante, que sale brillante, así quiere hacer Dios con nosotros y esa hermana que quiere usar para nuestras vidas, aun tu esposo, o esposa, tu tratas de correr de la confrontación de Dios, pero él te alcanza, ese pez tenía el propósito de que Jonás diera la vuelta, no solamente para ir a Nínive, sino para dar la vuelta completa en su vida, para que Jonás agarrara la honda voy a obedecer a lo que Dios quiere hacer conmigo, y es lo que Dios quiere hacer en nuestras vidas, que demos la vuelta para su propósito, y la única persona que se va a beneficiar somos nosotros mismo. Si yo no hubiera dejado que Dios tratará esa área de mi vida, no estuviera hoy en día aquí.

Otra parte de mi vida que Dios quería confrontar en mi era cuando alguien me abrazaba, yo no lo aceptaba, pensaba que querían de mí.

Cuando la tripulación del barco lanzo a Jonás, el esperaba ahogarse, cuánto tiempo crees que podía soportar en el agua, él no esperaba sobrevivir, ahora él se confronta que va a morir, y estar en el vientre del pez era una muerte lenta y larga,  a lo mejor Jonás pensó que Dios lo estaba castigando, así es cuando Dios nos confronta en la vida, no es para hacerte el mal es para hacerte el bien. Cuando las cosas van bien en tu vida, tu pensabas igual  que Jonás, Dios no te quiere hacer la vida imposible, la única forma de vivir, de gloria en gloria, es que Dios confronté cosas en tu vida, para que no estés siempre en el mismo lugar el quiere llevarte mas allá.

Tenemos la restitución, que es pagar por alguien mal que te hizo, y corrección, para cambiar lo que estás haciendo mal y dejar de hacerlo. Dios prefiere o requiere la corrección. Dios no interviene en tu vida para hacerte miserable, su propósito es cambiar la dirección para que des la vuelta completa y camines en la libertad que Dios te ha dado. Que quieres en esta mañana retener en tu vida para que Dios no lo trate.

Que se te hace difícil entregarle a Dios que tu sabes que está mal en tu vida, no lo sé, pero si se que mientras lo guardes y pienses que no estás mal, tarde o temprano eso que retienes te va hacer mucho daño. Cuando vine al Señor, vine con un bulto, pero el Señor me dijo entrégamelo todo, no te quedes con nada, que yo voy a hacer lo posible, imposible en tu vida, cuando vienes a los pies de Dios también vienes con un bulto, pero solo le damos algunas cosas de ese bulto. Hace  años que Dios trato un área que pensé que estaba en el olvido, pero Dios me confrontó, eso que tenía en el corazón que hasta lo había olvidado. Y cuando sucedió dije Dios mío yo pensé que estaba en el olvido, era un asunto con mi hermano. Muchas veces lo que entierras en tu corazón va a flotar va a salir. Sabes cuantos jóvenes guardan cosas en su corazón por años y años, y oyen la palabra de Dios y cuando los quiere confrontar, pero les da pena, pero la pena les puede hacer mucho daño, los puede matar. Tú tienes que abrir tu corazón y dejar que Dios haga lo imposible. Tú has oído cosas de predicadores que le sirven al Señor y de pronto caen, eran áreas que no habían tratado en su vida. Hay jóvenes que juegan con un pensamiento, pensando que son intocables, que Dios nunca lo va confrontar, y tienes dos opciones, yo tenía dos opciones con la vida de lesbianismo, “te entregas o te quedas con ella” y yo la entregue por eso estoy aquí. No se trata solamente de venir a una congregación se trata que dios trate con las áreas de tu vida. Tú no  puedes huir de lo que Dios quiere hacer y confrontar en tu vida, como lo hizo Jonás.

No se trata de jugar juegos, se trata de dejar que Dios confronte en tu vida la situación que estas pasando, sea pornografía, masturbación, lo que sea, no te puedes esconder no puedes huir de lo que dios quiere hacer en tu vida. Diariamente Dios me confronta a mí, y si me lo hace a mí también lo hace contigo.

Un Llamado más Alto

Por: Pastora Norma Ortiz/APIC

 

El Señor me traslado al futuro y la experiencia que yo tuve tiene que ver con ustedes, oía un predicador en la plataforma y no podía levantar la cabeza para mirarlo, solamente me permitía interceder, y entre mas lo hacia el Señor mas lo usaba, Dios me permitía ver lo que pasaba atrás y a los lados pero no enfrente de mí, yo veía un poder de Dios que el Espíritu Santo descendía sobre la multitud. El Señor me dijo estas en Colombia, y cuando permitió que levantara la cabeza, yo vi a Carlos, me dijo “yo los llevaré a Colombia porque es un pueblo que se va a levantar en grande”. Dios me comenzó a enseñar del futuro al presente. Yo nunca he ido a ese país, esto fue un viernes en la noche, y recuerdo que Carlos el Domingo viene y me dice, Norma yo tuve una experiencia esta mañana, y yo me vi en una plataforma inmensa había multitud de personas y tú estabas allí, e intercedías por mí. Y me dice que estábamos en Colombia. Fue cuando entendí que era el príncipe azul que Dios tenía para mí, no entendí, pero obedecí. El Señor me dijo antes de regresarme al presente estas palabras “Norma tu serás el éxito de su ministerio, entre mas tu intercedas y te comprometes conmigo mas lo usaré” esto marco mi vida, Señor qué responsabilidad, pero allí fue que vi mi propósito, desde niña sufrí de leucemia, mi madre me resucitó tres veces, yo crecí en un lugar de poder y milagros. Jóvenes ustedes tienen la misma oportunidad que me dio mi madre, la misma oportunidad que Dios les da en este tiempo, a tus pastores. Dios quiere usarte a ti. Por muchos años yo me senté allí, en mi niñez, yo me preguntaba será que Dios tiene algo para mí y así fue.

Filipenses 2:12 En tu vida Dios a depositado algo muy especial, que nadie te lo pueda dar sino Dios, que es la salvación, la vida eterna, y tienes que cuidar con mucho temor y temblor. Dios produce en ustedes tanto el querer como el hacer, para que se cumpla su buena voluntad, háganlo sin quejas y contiendas. Dice que estamos en una generación que esta depravada torcida, pero tú y yo tenemos un llamado más alto, llamado para ser estrellas en medio de una generación torcida, tú tienes que brillar, quiero que sonrías porque esa sonrisa, esa alegría, ese gozo va a ganar a tus amigos, es lo que va hacer que estés en las alturas. No puedes andar con esas quejas, yo no tengo, yo no puedo, Dios te ha llamado para ser estrellas y tienes que brillar.

Santiago 1:17 Todo lo bueno y perfecto viene de lo alto, donde está el Padre. Tienes que tomar en alto la palabra de vida, como estrellas levantamos la palabra que es Jesús, tú eres un fruto mejor que nada mas Dios ha  creado. El llamado alto te hace producir, en lumbrera, en ser estrellas te hace producir buenas cosas. Tienes que estar en las alturas porque ningún chico que está volando en las alturas como águila va a buscar abajo. Tú tienes que entender que hay propósitos cuando Dios te levanta, en este tiempo hay un propósito hermoso, cuando Dios hizo pacto con Abraham, “te voy a ser grande y padre de naciones “le dijo “te voy a dar un hijo, descendencia, mira las estrellas así será tu descendencia, porque no hay numero para contarlas”, en Isaías nos dice cada estrella tiene un nombre, pero si no se puede contar como se le da nombre, solo Dios lo puede hacer. Dios te dice, levántate y se estrella para mí. Dios te dice como le dijo a Abraham mira las estrellas. Eso era una palabra Rhema que el creyó, cuando le dijo que le daba un hijo en avanzada edad. Cuando vio las estrellas no solamente vio a su hijo sino también la esposa de Isaac, Rebeca, que no fue cualquier mujer porque iba a entrar a una familia de fe, de grandeza, tienes que tener mentalidad de Dios, del reino de Dios, que Dios es más grande que lo piensas, lo que estás viviendo, de las circunstancias.

Dios tenía un plan hermoso en Carlos, que comenzó un desenlace en la vida de ambos y Dios hizo todo lo posible para unirnos, Carlos tenía una convicción tan grande, que quería una chica con una visión como él, el es águila. Por eso es importante que tú entiendas que tu llamado es alto, que Dios prepara todo para que tu solo camines en ese plan.

Mi hijo Carlos es águila porque Dios me dio palabra para ese hijo, cuando tenía entre 14 y 15 años iba rumbo a la destrucción, tenia tanto potencial que ni el mismo lo sabía, ahora está haciendo una maestría siempre ha sido muy intelectual, pero el enemigo quería robarle, chuparle su vida, entre los 15 y 16 años tuvo sus fracasos, la promesa que me dio fue “ el diablo no es más grande que yo, tu hijo volará en las alturas ese hijo es águila”, yo comencé a visualizarlo, verlo volando como águila, aunque el enemigo quería que se arrastrara por el piso. El te está arrastrando por la tierra pero tú eres águila. Mi segundo hijo, lo llamo campeón, también tuvo sus malas decisiones, Dios también me dio una promesa, Dios lo ha levantado con el tiempo, a pesar de todas las circunstancia que lo han rodeado, el es mi campeón, que el diablo lo tenía sangrando Dios lo vio y lo comenzó a levantar, a limpiar, a purificar su vida, el es un campeón porque se está levantando en la altura con su propósito. El Señor te está diciendo yo tengo algo más lindo para ti. Mi otro hijo Normandi, es mi héroe, es mi José, porque a pesar de sus hermanos, el quiso seguir adelante como fiel a Jesús, ahora como familia somos familia sacerdotal, familia con propósito porque ahora Dios está cumpliendo sus propósito. Hay cosas peores en este tiempo, pero también habrá cosas gloriosas.

Todo lo que Dios le ha dado a mis hijos también es para ustedes. Una mañana el Señor me despierta, y me dice hay una ola fuerte que viene que ningún hombre podrá detener, y es para esta generación es de unción y poder. Joven alinéate, porque Dios viene a ponerte en tu posición. Dios te dice tú no eres la excepción tu eres llamado como todos los demás. Dios te ha dado padres espirituales, que oran por ti y creen en ti. Hay un pueblo de Dios que cree en ti.

Si yo he tenido un encuentro poderoso ha sido el de mi esposo. Me acuerdo de la historia de Isaac y Rebeca y me parece una historia tan romántica.  Cuando dios formo a Adam, la palabra formo es un modelo, si tu eres chica la palabra es vana porque el Señor la edifico, si tu no conoces de dónde vienes tu identidad, como vas a entender el propósito. Si Dios te dice te llamo a las alturas pero no conoces quien eres como vas a cumplir el propósito. Dios nos creo hombre y mujer y cada uno tiene un propósito especial dentro de su género, también hay propósitos dentro de tu vida, tú tienes que caminar con tu cabeza levantada si vas a ser águila. Me gusta mucho algo del águila, que tiene mucho propósito, es el único ave que termina su menú que se va a comer, no come nada muerto, solo cosas frescas, caza y come, no come basura, tú tienes que saber si tu llamado es a ser águila. Nada de lo que hay aquí en la tierra basura  pueda entrar a ti. Porque puedes volar en las alturas y puedes encontrar cosas que no vas a encontrar aquí en la tierra. Otra cosa importante es que tiene una relación muy especial, se casan solo una vez en la vida, tienen su pareja toda la vida y nunca se separan, nos comparan con las águilas porque hay mucha relación de lo que Dios quiere para contigo. Cuando están en romance, el águila macho, va volando y ve el águila hembra , cuando decide a cual quiere, cuando se le acerca con sus alas, como la águila no le hace caso el sigue atrás, y entonces le empieza a poner pruebas, la hembra quiere saber otras cosas no solamente lo físico, coge una rama pequeña, y la tira y si él la pesca más o menos tiene interés, si deja tocar el piso no paso la prueba, tira una segunda rama mas grande, a ver si la pesca, todo esto sucede en las alturas, entonces sabe que su pico es bueno, muchos jóvenes tienen buen pico para hablar, ahora ella no quiere saber solamente tiene buen pico sino que toma ahora un tronco porque quiere saber cómo están sus garras a ver si es buen trabajador. Y se va muy alto y deja ir el tronco, allí es donde ella se da cuenta que es su candidato, porque no piensas solo en el presente sino en el futuro. Porque si toma el tronco sabe que no va a dejar que sus aguiluchos caigan, tiene la confianza que esa águila no los va a dejar morir.

Yo le doy gracias a Dios que yo puse a prueba a mi esposo, llego el momento en que me toco dejar mis aguiluchos. Necesitamos águilas, Dios te hace un llamado más alto, que brilles para él. Eres esa estrella que vas a estar en las alturas porque Dios te está escogiendo hoy.

5 Lugares para Servir en Nuestra Generación

Por: Pastor Carlos Ortiz/APIC

 

Hechos 13:36 David sirvió a su propia generación.  La secuencia de esta historia está en 1ra Samuel 17. Quiero hacer hincapié a 5 cosas importantes si queremos ministrarles a nuestra generación. El problema de las escuelas es que a veces queremos lo superficial y no los ingredientes que forman el carácter de la persona. Carácter es lo que usted es cuando nadie lo está viendo. Hay 5 lugares que nosotros tenemos que servir, si queremos servir a nuestra generación:

1. Servir en casa. Cuando David va a hablar con su papá, él le dio una orden. Pero él no solo fue a obedecer sino que hizo preparativos y mando a otros hombres que cuidará el rebaño de su padre. El servía a su padre a su casa; mientras que sus hermanos iban a la guerra él se quedo cuidando lo de su padre, el lo quería honrar. Nadie tiene un hogar perfecto, la atmosfera no es perfecta hay solo oportunidades y solo hay que aprovecharlas. Pero eso no resta que tenemos que aprender a honrar. Pablo nos dice “honra a tu padre ya tu madre para que te vaya bien”. El simple hecho que nuestros hijos nos honre nos hace vivir mejor. Jóvenes escuchen usted tiene que aprender a servir en casa. No solo hay que hablar de Jesús, ahora hay que vivir en Jesús. Yo te insto en esta noche, si tu quieres que te vaya bien en esta tierra, tienes que aprender a honrar a tus padres. Como no voy a honrar a mi esposa si ella honra a mi madre, ella es quien la viste, le compra sus ropas. El árbol se conoce por sus frutos si el chico no respeta a sus padres que puedes esperar de él. Hay cierta responsabilidad como joven, así como trata a sus padres sus hijos lo van a tratar a ustedes.

2. No solamente hay que servir a Dios en casa sino también a nuestros hermanos. El padre de David mando algo a sus hijos y David fue a ver a sus hermanos. Su responsabilidad no era solamente servir a su papa sino también a los miembros de la familia. Hay miembros de la familia que es chévere llevarse con ellos, otros quieres que Cristo se los lleve ya. No tenga miedo, nosotros tenemos que aprender a vivir con nuestros hermanos, porque todos somos diferentes a pesar de salir de la misma matriz. Dios quiere que aprendamos a caminar con la gente que vive dentro de nuestra casa. Dentro de la familia hay roces, cristianos y no cristianos, quien no tiene problemas en su casa?. Hay un elemento humano en nosotros que rehúsa en someterse. David va a llevar granos tostados a sus hermanos, cuando va a darles la comida dice “y David dejo su carga” en el transcurso de la obediencia esa carga que era de su padre, se produce en su carga. Hay que servirles a los hermanos a pesar que nos critiquen, como lo hizo su hermano mayor por haber dejado las ovejas sin saber que él las había dejado al cuidado de otra persona.

3. Al tercer que hay que servir es al rey, la autoridad. El rey llama a David, y le dijo déjame ponerte el casco, la espada y cinto David dice yo no puedo andar con esto. Lo dijo porque Saúl esto no es lo mío es lo tuyo yo tengo que aprender a usar lo que es mío, lo que Dios me ha dado. No hay nada como amar a Dios, sino también a la autoridad, Dios a puesto autoridad sobre nosotros, una cosa es la autoridad de la casa y otra la autoridad de Dios. La obediencia siempre trae beneficios, aprende a obedecer, Dios puso autoridades sobre ti. Yo no tengo problema en someterme he aprendido ciertos principios. Servir a nuestro país. Le llamaron incircunciso, una cosa es ser cristiano y otra es ser de nuestro país. Hay que sentirse orgulloso del suelo que te vio nacer. La gente habla de la droga, de la violencia, de la guerrilla, pero hay una iglesia que ama a Dios porque Cristo es el Señor de Colombia, tenemos una sociedad que dice yo quiero servir a mi propia generación, para eso debo servir en casa, a mis hermanos, a la autoridad, a mi país.

4. Tenemos que aprender a servir a Dios, en la iglesia de Antioquia estaban cenando, ayunando, buscando el rostro del Señor, donde debían ser apartados, son esos momentos en que buscas la presencia de Dios, y en el momento que menos esperas el te escoge. David antes de enfrentarse a Goliat, se fue al rio a buscar 5 piedras lisas, ellas no nacieron allí, vinieron corriendo por el rio, y con el rodar y tropezar con otras las hace lisas, yo me considero una piedra lisa en la tierra, esos golpes que me hicieron daño me hacen ahora estar a la disposición de servir al Señor de las naciones. No hay nada como servirle a Dios que nos da recompensas increíbles.  Escuchar el susurro de la voz de Dios que te dice “apártalo ese es mío, ven a mí, yo te cuidaré”. Doy gracias a Dios porque cuando nadie pensaba que no había nada bueno en mí, el me dijo, “te voy a usar, yo quiero que me sirvas”. Joven no te descalifiques por lo que te dicen.

Nadie Puede Pelear la Batalla por ti

Por: Pastor Joe Rosa/APIC

 

Eres la única persona que puede pelear por las batallas y las victorias que hay en tu vida, tus padres no pueden pelear por ti, no hay otra forma si no te levantas y dices voy a pelear aunque otro tenga más fuerza que yo Mayor es el que está en mi que el que en el mundo está.  La batalla más grande que pelearás en tu vida lo harás solo, Dios te dejará entrar con confianza puesta en Él.  Lo que puede ser fácil para mí para otro puede ser la batalla de toda su vida, lo más difícil para él.   Jacob después de haber engañado a su hermano, sabía que debía enfrentarlo para poder avanzar,   si tu hijo necesita pagar alguna materia que perdió debiera pagarlo él,  es bueno que le cueste para que sepan que en la vida nada es gratis,  es caro pagar por ir a aprender, si hubiere puesto atención durante el año no tendría que ir ahora.    Yo también tengo que atravesar luchas.  Jacob no tenía paz en su corazón se había robado la bendición del padre y de la madre pero no la de Dios, mientras caminamos adquirimos cosas que no son las que Dios quiere, ahora lo que voy a adquirir es porque voy a enfrentar la vida y lo que hay delante de mí.  Muchas veces las oportunidades que Dios les da a la gente no las aprovechan, por no hacer lo que corresponde,  en la vida las cosas más buenas y más maravillosas es cuando reconoces que tienes que esforzarte y ganar la bendición de Dios, que no viene porque alguien ora por ti, viene por tu saber entender que tienes que confrontar y enfrentar cosas y darle hacia delante.   El cristiano hoy en día tiene que entender que no es porque somos muchos que somos victoriosos es porque somos mayoría con Dios de nuestro lado, puede que a la hora de la batalla Dios diga quita la mayor parte y sal con los demás.  Las Iglesias son grandes cuando afectan su comunidad, tengan o no un edificio grande se nota que han hecho mucho  más que las otras, los hombres de Dios muchas veces quedan solos para pelear contra todo el que les tira, ellos tienen que decir que están confiando en Dios.  Un amigo estaba pasando por situaciones difíciles porque viajaba mucho por su trabajo,  yo le dije que hablara con sus jefes para que le rebajaran el sueldo con tal de estar en la misma ciudad con su esposa y sus hijos y poder ir a la iglesia con su familia, le dio el sitio a su familia y Dios lo bendijo hoy es uno de los hombres más importantes e esa firma.  Muchos jóvenes quieren que la vida les caiga del cielo y no es así la vida la desarrollamos paso a paso, en ese proceso de la vida nos enfrentamos solo a las cosas más difíciles de la vida.   Un muchacho que quería hacer plata para casarse dejó los estudios para trabajar, luego de eso no  encontró nada que hacer tuvo que volver a sus estudios, terminó su carrera y se casó, hoy en día es hombre de bienes raíces, tiene propiedades por doquier,  tu recibes la bendición pero luego  tienes que pararte y hacer lo que corresponde para ver la bendición.  En la tierra que produce leche y miel hay que ordeñar la vaca, para obtener la miel hay que trabajar, pararse y esforzarse, decir estoy solo y solo voy a pelear la batalla de mi vida.  Bendición por la que tu luches es la que te va a  servir,  sino le pertenece a otro. Muchos son hijos de destacados  y ellos mismos son extraordinarios te aseguro que fue porque se pararon y dijeron yo quiero la bendición para mí.  Los que no se dan por vencidos y se quedan hasta ver la bendición de Dios.  A Jacob le cambiaron el nombre ya nunca más se llamaría tramposo,  no hay otra manera de salir adelante si Dios no me bendice, no importa lo que ganes, mucho o poco, lo importante es ser feliz,   no hace falta todo lo que uno cree para ser feliz, la bendición de Dios viene de decidir enfrentar las cosas que Dios quiere que enfrentes.

Hay cosas más difíciles que otras, una vez que te casas ya son dos, muchos jóvenes cometen el error de dar su corazón a la persona equivocada,  muchos jóvenes pierden los años mejores en su vida por prometerle a alguien de aquello que no conocen palabras tan fáciles de decir y tan difíciles de respaldar, tu corazón no es para dárselo a ninguna persona es para dárselo a Dios,  muchos chicos y chicas pretenden que el otro le diga si le ama o no,  si ni siquiera se conocen, por la inseguridad que las niñas tienen quieren que un hombre les diga te amo, te quiero con todo el corazón.   Cuando se busca una amante se le dice esas cosas, pero cuando se busca una esposa no es tan rápido,  muchos jóvenes buscan en un hombre o una mujer lo que solo tiene Dios, para poder disfrutar tu vida con ellos necesitas primero lo que solo Dios tiene.   Uno nunca sabe, no puede dañar su vida por apresurarse, si después que eres feliz Dios te da luz verde entonces buscas esposo o esposa.  En una ocasión me encontraba solo viviendo un momento difícil al lado de una joven con quien podía tener sexo y preferí huir para no hacerlo porque de hacerlo entonces nunca aprendería a ser fiel a mi esposa cuando la tuviera.  Cuando las mujeres andan detrás del predicador no buscan esposo ni tampoco van a tener al predicador.    Dios te va a bendecir a prosperar a abrir puertas de una manera especial.   La unción no está solo cuando predicamos y cantamos está en tu vida diaria, está contigo en cada lucha de la vida, transformándote, cambiándote en el hombre y la mujer que Dios quiere que seas.    Dios es el que camina contigo te enfrentas a la vida y Dios te da victorias, entiendes poco a poco tu vida, no puedes decir que solo estás con Dios cuando vas a la iglesia, donde estés sea comprando en un mercado, siempre está la unción sobre ti.    Jacob tenía el cuidado de Dios pero solo al llegar a la orilla de ese rio iba a encontrar la bendición de Dios.   

Este año que pasó entregue el ministerio y todo lo que tenía a los que habían trabajado conmigo y me fui a San Diego con mi esposa a comenzar de nuevo, después de tener cuarenta años predicando el evangelio, y un día me paré y le dije al Señor, me siento solo aún cuando mi esposa está conmigo, parecía que Dios estaba sonreído y me dijo que yo iba a luchar a enfrentarme a un nuevo reto con la fuerza del Señor,  Dios está haciendo algo nuevo en la vida nuestra porque cuando haces algo que parecía muy bueno y no era pagas el precio.  Solo es un buen lugar donde uno puede estar porque ahí el único que aparece es Dios.  No temas de sentirte solo porque Dios está contigo, no temas de luchar porque esta batalla es hasta el final, no temas decirle al Señor quiero tu bendición sobre mi vida.    Pelea tu batalla y mientras la peleas dile a Dios quiero la bendición tuya sobre mi vida, bendice mi familia a mis hijos y a los hijos de mis hijos.  La bendición viene porque tú luchas por ella, tú país será bendito porque tú luchas por ella, mientras estás en este proceso Dios esta cambiándote y transformándote, esta plática no es para que te emociones sino para que pienses, en que Dios te va a ungir y a bendecir pero tienes que poner tu vida por delante.  No tomen nada por hecho todo lo que tienes en tus manos es puesto por Dios.   Declaro bendición sobre tu vida, sobre tu familia.  Aunque estás peleando la batalla no es tuya y mayor es el que está en ti que el que está en el mundo.  No hay nada imposible para el Dios al cual le sirvo y al cual pertenezco,  ÉL  es quien da la bendición.

El éxito no es gratis hay que ser esforzado y valiente, no es como te caigas es como te levantes.

Tres Principios Importantes de Correr y Seguir Corriendo

Por: Pastor Carlos Ortiz/APIC

 

Génesis 37:9,  L a mujer de Potifar puso sus ojos en José porque era hermoso, quiso que el se acostara con ella pero él no aceptó puesto que ser santo no pasa de moda, al parecer su marido no le prestaba atención, porque si estuviere contenta no hubiere deseado otro,  hubo una ocasión que al realizar el su trabajo ella se le acercó y él dejándole su ropa huyó,  luego de ella seducir al joven José su orgullo de mujer le hizo mentir, preferiblemente perder otro manto pero no la convicción,  1 Corintios 6:18  dice huid de la fornicación,  Hebreros 12:1, dice que nos despojemos de todo peso y del pecado que nos asedia, poniendo los ojos en Jesús el autor y consumador de nuestra fe, Señor háblame y ayúdame en el Nombre de Jesús.

En el segundo aire cuando estás corriendo es cuando ganas, corriendo a alguien que nos pueda socorrer o nos pueda ayudar,  el que piense que esté firme mire que no se caiga, no poner la confianza en nosotros mismos en nuestras cualidades, no podemos defraudar a nuestra familia por las tentaciones,  es mejor ir a todos lados con su esposa para evitar situaciones, la Sangre de Jesucristo está sobre mí pero a nosotros nos gusta la carne aún de casados, ahora los solteros,  chicos y chicas miran, escanean en dos segundos  a los bonitos y a los feos.

Todos tenemos problemas, si estás casado tienes suegra, aún en el huerto de Edén estaba ella, la serpiente,  chicos que hacen viendo ustedes películas  como guardianes de la bahía,  Dios nos creó con unas necesidades y apetitos que no deben ser despertados antes de su tiempo.

1. Con convicción: Quien eres, que es lo que determina a donde irás, todo en la vida fue diseñado con un propósito,  la convicción está basada en la relación, no por imposición de manos, no solo con la presencia de Dios sino por la Palabra escrita, tienes que leer la Palabra, aprenderás a respetar y ser fiel porque la Palabra lo dice, la presencia de Dios viene con una carta que es la Palabra de Dios, como vas a avergonzarte de tu pareja, si es toda tuya, no puedes avergonzarte de aquel que vive dentro de ti, saber de dónde vienes te ayuda a entender tu presente.  José dijo que tenía que honrar a quien lo trajo allí es decir a Potifar por eso no podía  acostarse con la esposa de él.   Sentido de convicción te da valor de apreciación, el compartir con amigos cristianos te convences, pasar ratos con amigos, no muerdas la mano que te alimenta, la tentación va a venir pero tu tienes que por respeto a ese que te ayudó no hacer aquello que perjudicaría, el sueño de Dios es más grande que tu deseo personal.  Valor hacía otros, no puedo acostarme con cualquiera hay un Dios que me ve.  Valor Familiar, cuando te valoras a ti mismo no importa las demás cosas,  lo que tenemos de Dios es demasiado importante no puedes tirarlo, en estos treinta y cuatro años he cuidado mi esposa, estoy en un estado diferente en un nivel diferente,  uno tiene que darse valor no puedo robar valgo demasiado, no masturbarme valgo demasiado, la presencia de Dios está sobre mí,   huye.

2. Con Determinación: Una convicción profunda produce una gran determinación, que demanda una grande pasión, no podría servir a Dios sin pasión,  hay gente que vive arrastrada que ni el diablo anda con ellos,  desaniman a cualquiera.  Chicas no pueden enamorarse de un chico que cualquier cosa lo tumba, debes enamorarte de un águila,  que defenderá su nido, defenderá su casa, hará provisión para su casa, puede ser muy lindo o guapo pero eso no pone nada en la mesa, si se mira al espejo más que tú  vótalo, Dios hizo una mujer femenina para que estuviera amparada por el hombre que la cuida.    Los hombres no quieren casarse con una chica fácil, no deje porque la chica sea difícil se persistente.    Servidores sin pasión no sirven, los apasionados atraen más,  sirven a Dios alegres, ofrecen la iglesia como un lugar donde van a encontrar alegría, amor, familiaridad.   Si la gasolina se te acabó tienes que llenar el tanque una vez más, José se apasionó que perdió la segunda túnica voluntariamente, la primera la perdió con sus hermanos.  Riesgos como la esposa de Potifar corrió José, porque todo  grande sueño  en la vida demanda grandes riesgos.  Quita de ti todo peso,  al recibir involuntariamente impactos de cosas inmundas hay que limpiar la mente mucho más cuando voluntariamente se registran señales en la mente de cosas malas.  Aún yo tengo que cuidarme, teniendo treinta y nueve años en los caminos de Dios, a veces el hombre viejo quiere volver a venir a visitar, dominio propio,  prefiero ser un gallina por huir que un gallo muerto, tengo la mente de Jesús pero  vine del mundial.  Todo éxito demanda grandes riesgos pero tienes que despojarte, no porque ciertas cosas como la internet sea malo sino que puede ser una tentación para ti.  Porque te dejas manosear si  no estás casado.   Celos es falta de confianza pero hay que cuidar lo que es de uno, si un chico te quiere tocar grita y huye de él.  Dile ramero el hermano de la ramera.  Chicos y señoritas cuídense, solo un momento de pasión puede alargar tu sueño o lo puede matar.  Recuerda que se dice que el perro vuelve a su vómito yo no quiero regresar a la calle.

3. Con precisión: Con la falta de vergüenza usa lo  que posee para difamar a un inocente.  Cuando hablamos de santidad no solo hablamos de apartarnos, el religioso da más valor a lo externo que lo interno,  y lo contrario sucede también con el que no lo es, debemos cuidar con nuestra vestimenta,  el problema no es el sexo sino que no se puede despertar antes de su tiempo.  Hay cosas que provocan en el despertar de las hormonas, usted tiene que cuidar su cuerpo, no es ser religioso es no ser piedra de tropiezo para que alguien caiga,  las mujeres piensan como mujeres pero los hombres como hombres, denle lugar a la imaginación no muestre toda la mercancía.  Chicas guárdense, lo que tienen no es para enseñarlo en vitrina, guárdate, cuídate, si usted entra a la presencia de alguien que respeta se quita el sombrero, si Dios está dentro de usted debe vestirse de una forma que le agrade a él,  yo quiero ayudar no provocar que otro caiga por culpa mía, usted  tiene que cuidarse tanto chicas como chicos,  eres Templo del Espíritu de Dios, no es andar peluda o peludo,  no es que va a estar desaseada o mal vestida,  la preocupación de los padres es evitar que el ojo se le vaya a otros sobre sus hijos.    Señorita Dios te llamo para que fueras diferente.  Hay que correr con fuerza tengo un sueño adelante que Dios me dio.  Así diría José a la mujer de Potifar quédate con mi túnica pero no con mi corazón, es mejor perder una túnica que tu virginidad, así te ganas el respeto de todo un pueblo, el corrió con precisión y la medalla fue ser el más poderoso después de Faraón donde hasta la esposa de Potifar tuvo que respetar.    Otra medalla fue entrar a la abundancia de Dios,  el cumplimiento de todos sus sueños, valió la pena correr, el correr de sus deseos ganó los deseos de Dios.  Si  José estuviera presente diría huye.  Dios puede a  ti niña que tuviste relaciones antes de tiempo o que te prostituías, si le crees,  puede volverte a hacer virgen.

Dios tiene todo bajo control, tu sexualidad está bajo control, determina que necesitas de Dios si eres niña y aún estás en desarrollo no es tu tiempo pero si ya estás en edad de formar una familia, disponte a que Dios haga en tu vida lo que debe hacer.  Levanta tus manos a Dios, en señal de rendición, dile Señor tú conoces todo de mi, mis pensamientos,  todo mi ser, si has pecado arrepiéntete, donde tú estás Dios lo sabe.  Dile Señor yo me rindo a ti en esta mañana, me rindo a tu voluntad que es buena, firme, excelente para mí Señor, haz  lo que tú quieras, yo soy el vaso haz de mi lo que quieras Señor, con manos levantadas dile Señor si tienes que apagar las pasiones juveniles apágalo y si debes encenderlos hazlo.  Tú conoces todo Señor.    Somos transformados mirando al Señor cara a cara, a medida que más lo miramos y contemplamos más tendremos parecido a Dios porque nos parecemos a Aquel a quien adoramos, la carne quiere la comodidad, ejercita tu espíritu y pon la carne en sumisión, porque homosexualismo, lesbianismo, masturbación es  quitado en la presencia del Señor.

El Dios de las Oportunidades

Por: Pastor Joe Rosa/APIC

Lo bueno de servirle a Dios aún siendo santo es que puede tener una vida normal,  no podemos ser diferentes, cada uno  debe ser como es, ser una bendición,  ser santo no significas que tengas que ser ceremonioso o religioso, puedes ser libre, gozar tu vida y decirle al Señor sobre todas las cosas te escojo a ti Señor, quiero adorarte, servirte.  Una generación de adore a Dios pero que aprecie los dones, habilidades y capacidades que Dios le ha dado para que pueda servir a Dios con todo el corazón.

Eclesiastés 11:4,  El que al viento observa no sembrará y el que mira a las nubes no cosechará,  el que busca condiciones perfectas nunca le servirá a Dios porque no hay condiciones perfectas solo hay oportunidades de Dios,  muchas veces buscamos las condiciones perfecta, es como cuando la mujer o el hombre busca un ideal y al día siguiente de la luna de miel se encuentra con la realidad, la gente busca países perfectos, condiciones, familia perfecta y tal cosa no existe, lo que existe es la oportunidad de de esposos, padres, hijos cristianos la oportunidad de vivir en el país donde naciste y ser el mejor hombre la mejor mujer y ser la diferencia en la comunidad en el barrio donde vives,  olvidando la oportunidad que Dios nos da, hay gente que vive en países donde uno dice a estas alturas todo el mundo tiene cable, televisión, hay países donde todavía los jóvenes no tienen un reloj que ponerse pero tienen las oportunidades de la vida para que ellos sean quien dice Dios que ellos son y conocer la voluntad de Dios, ustedes están bendecidos porque dentro de este país Dios les dio la oportunidad de conocerle y servirle, algunos preguntan porque su papá se fue de la casa, o porque se fue su madre, sin decir porque,  mi papá se fue de la casa y fue puesto preso por un tiempo, quise ser alemán y sencillamente fui del país donde nací, me fui a cenar a casa de unos chicos que me invitaron pero yo sabía que tenían una casa muy pobre que se estaba cayendo, al ir donde ellos me preguntaron tú crees que Dios está con nosotros y les dije claro que está con ustedes,   un niño pequeño que vive con un padre alcohólico ahí viene Dios y da una oportunidad  Dios le dice no va a ser fácil pero te voy a sacar de esto y serás un hombre mucho mejor. A una joven que su esposo le maltrataba la sacamos de su casa.

Es como aquellos niños que sus padres los maltratan, Dios los saca de esa vida para darles una oportunidad.  Hubo un niño que me dijo que era fácil para nosotros predicar y comenzó a decirme que cuando su papá  y un tío se emborrachaban lo violaban, y él preguntaba donde estaba Dios cuando eso sucedía, yo le dije claro que estaba ahí y ahora tomas o dejas la oportunidad de que Dios te saque de ahí y te sane.

Yendo a un bar a hablar con una prostituta con otro pastor, mientras el pastor estaba asustado por la situación, esperé que Dios me hablara a ver que le iba a decir,  puede ser tu situación la que sea pero Dios te da una oportunidad para servirle eso sucede porque Dios te ama.

Dios te ha dado una oportunidad gloriosa en tus manos, tienes la oportunidad de servirle  a Dios,  a los hijos Dios les dice esta es la oportunidad que te estoy dando para que hagas solo en Dios lo que puedes hacer.

Yo me crié en una congregación donde eran muy religiosos,  yo me crié ahí con un amiguito que me decía nos están lavando el coco,  Joe somos como locos,  cantamos, en esa iglesia tenía la oportunidad de mi vida y en una noche que fui a predicar a una prisión vi a un tipo con bigotes era un matón para sorpresa era mi amiguito de la iglesia y me dijo que Dios me dio la oportunidad a mi antes de que la policía me agarrara pero que a él le sucedió después de cometer más errores,  a pesar de eso él tomó la oportunidad era uno de los mejores cristianos que he conocido.

Estamos hablando de que Dios va  dónde estás,  conoce tu dolor,  tu aflicción te dice te voy a dar una oportunidad.

Tomé de la mano a aquella mujer prostituta y le dije el próximo hombre que esté contigo va a ser tu esposo legitimo, ella preocupada me dijo que serían tantos esa noche sin embargo yo le dije voy a sacarte esta noche de ahí.

Hubo otro caso de una mujer que me había llamado y mandé por ella y se vestía como hombre sin embargo la traje y fue restaurada hoy es una mujer directora de una escuela, una oportunidad cambia su destino.

Una oportunidad cambia todo en tu vida, hoy estamos viviendo esa oportunidad.   Donde estuvieran estos chicos si sus padres no hubieren tomado la oportunidad que Dios les dio.

Donde estaría Berenice Moreno si no hubiese tomado la oportunidad, los chicos de unción tropical donde estuvieran si no hubiesen tomado la oportunidad.  Donde estaría yo si mi esposa no hubiese tomado la oportunidad.

No estuviera aquí si la oportunidad que Dios me dio no la hubiera tomado, la escritura dice el que mira el tiempo no siembra, hay una ventana de oportunidades para que el agricultor tomará la  oportunidad, el que mira las nubes nunca tendrá cosecha en su vida.

Si quieres tener una familia bendecida toma la oportunidad que Dios te da.

Yo era pastor de jóvenes en una congregación y habían tres chicas de un Estado de México eran adolescentes, estaban en el colegio, eran muy acomplejadas, yo les decía tienen que sonreír para que se hagan amigas de algunos aquí, la mamá de una de ellas trajo comida, yo les dije invítenme a comer pero ellas me dijeron que me burlaría de la casa donde viven, sin embargo una noche las perseguí hasta la casa donde vivían la casa estaba medio chueca, me entré a la casa y le pregunté a la mamá donde estaban las hijas que estaban escondidas bravas por que vine a ellas,  vivían en mucha pobreza,  después de mucho tiempo me avisaron que unas mujeres me habían invitado a comer no las reconocía,  sus esposos estaban estacionando los carros, se habían preparado era una médica y las otras ingenieras vivían en buenos sectores Dios las había prosperado, fui con ellas a comer y les pregunté a sus esposos si habían conocido la casa de ellas de solteras,  ellas reconocieron que el lugar de mayor oportunidad donde habían vivido fue esa casa de estacas de su madre,   quien en compañía de su padre las bendecía diariamente, en esa casa Dios les dio la oportunidad de sus vidas ahí Dios las bendijo.

Cuando tú estás pasando una situación difícil y miras al lado ves a otro que la pasa peor que tú.  Yo tenía un amigo ciego que se reía cuando le decía que mala onda que estés así, él me decía tu no ves nada solo ves lo malo de la vida, que tu mamá nunca está, que tu papá se fue, mientras yo no he visto nada pero espero mi oportunidad.

Tenía otro amigo que tenía una mano chueca que un día vino con su short al equipo de básquet,  los demás niños se reían y yo decía si ellos supieran que juega mejor que todos,  ese muchacho era hijo de un pastor, un día me dijo tengo sueños Dios me va a bendecir, y me dijo que no necesitaba esa mano que aún sin ella jugaba mejor que yo, que tenía suficiente cerebro para hacer lo que diez manos podían hacer, tiene su propia oficina, es corredor de bolsa.

Toma la oportunidad, tanta gente no ha tomado la oportunidad, yo le dije tienes que saber que es Dios quien te ha dado la oportunidad, no mires el viento no observes las nubes porque la esperanza no es del que está muerto es del vivo como dice Eclesiastés 9:4 mejor es perro vivo que león muerto.

Toma la oportunidad creyendo que Dios te va a cambiar tu vida y tu destino, si eres un joven que cree que tiene de las peores circunstancias, yo te digo Dios te va a sacar adelante, le digo a Dios yo tomo la oportunidad, mi vida será mejor con la oportunidad que Dios me está dando.

Lo que tienen hoy en sus manos jóvenes es la oportunidad de cambiar la vida de esta ciudad. 

Colombia será un mejor lugar, tendrá la bendición de Dios, se ampliará la bendición sobre este país.  Ya Colombia ha sido tocada por el Espíritu Santo, declaramos bendición sobre esta congregación, la oportunidad que Dios te da nadie te la podrá quitar, no sueltes lo que Dios te ha dado, no mires el viento,  no mires las nubes, la cosecha tuya será grande.

Soñar a Pesar de los Contratiempos

Por: Pastor Carlos Ortiz/APIC

 

Génesis 37:19  Ayer  hablábamos de tres principios de los sueños: por su origen, por su propósito, y por el contratiempo, hay contratiempos en la vida, para los sueños que cada uno posee. Yo puedo hablar de la transferencia de un Pablo a un tito porque tengo tres hijos que predican la palabra. Pero también creo que califico para hablar de sueños, que es diferente a pesadilla. Dios tiene su mano sobre tus sueños. Quiero provocarte sobre tu sueño. Todos nacemos con un logro en la vida. Yo quería ser policía, y fui drogadicto; no todos los sueños son de Dios por lo cual todos no se van a cumplir.

Hoy te voy a terminar de hablar del contratiempo. La envidia, la infamia, indica que tiene un sueño de grandeza no abortes, no pierdas eso que Dios ha depositado dentro de ti.  Mi sueño es que mis hijos sirvan a Dios, no necesito nada más. Lo que es el pozo, Potifar, la prisión cada uno quisiera matar tus sueños, pero tu comienza a mirar en el palacio, tú tienes que mirar algún sitio, los sueños de Dios tienen la esencia del mirar hacia el mañana, los contratiempos separan a los chicos de los hombre, a las niñas de las mujeres. Dios te llamo para que te casaras con un águila. Cualquier cosita tiende a matar tu sueño, usted no puede abordarlo un consejo, cuidado con el desanimo. Hay gente que todo el tiempo pasa con desaliento con cara de cansado, y hay gente que vive en el Señor. Yo detesto ver jóvenes desanimados, levante sus hombros, póngase firme. Usted no puede enamorarse de alguien que este bonito eso cambia.   Enamorase de alguien que tenga vigor, Yo no tenía plata pero tenía sueños.

Aprende a caminar con otros soñadores.   Júntese con gente que tenga sueños de grandeza, gente que le va a llevar a otro sitio, porque un desanimado con otro se van a matar los dos.   Usted tiene que proteger sus sueños.    Los sueños de Dios son de grandeza, usted es hijo de Dios, reprenda la mente de piojo, “tú no puedes hacer eso, porque nadie te conoce, porque no tienes plata”. En el pozo nadie conocía a José pero Dios estaba con él.    Si usted quiere proteger su sueño tiene que alimentarlo, métase en la presencia de Dios, “Padre yo creo en tu Palabra.”

Da gracias a Dios por tu sueño y por la habilidad de poder soñar.   Esto es un sueño de Dios. Alguien se atrevió y está sucediendo. Dios está soñando a través de ti,  préstale tu corazón préstale tu mente,  hay algo que Dios quiere hacer.

Muchos queremos servir a Dios pero no queremos caer  en el pozo,  para caer en la casa de Potifar,  saber nada de la cárcel siendo parte del proceso de Dios.   Mientras uno está en la prisión uno no entiende hay sufrimiento, pero se está dando el proceso, para luego ir al palacio. Las cosas que no entendemos, porque va usar personas que al momento no sabes pero hacen parte del proceso. Era necesario que José ayudara al copero a recuperar su posición, aunque éste lo olvido después.

No descalifique al que tiene al lado, porque pude llegar a ser su esposo. Norma me quiso descalificar, yo usaba un afro y cuando oyó mi testimonio. Dos años después cayó rendida a mis brazos.  Vamos a cumplir 34 años de casados,  yo vivo para ella, yo la trato bien.

El problema con muchos soñadores es que muchos los ayudan pero ellos no quieren ayudar a otros. El copero se olvido dos años de José, el acto de bondad que José hizo con él le abrió la puerta para entrar al palacio. Cuando ayudamos a otros con sus sueños Dios va a mandar a otros para cumplir los nuestros. En mi vida yo he podido ayudar a amigos a cumplir sus sueños y Dios me envía personas para cumplir los míos. Cuando llegas al palacio te olvidas de todo lo demás. Aquella que acosaba a José ahora lo miraba porque era el segundo después del Faraón,  el que te maltrata hoy algún día estará a tus pies. Vamos a olvidarnos del dolor del pozo, de la cárcel, de la esposa del Faraón disfrutemos el palacio y no olvidemos la razón por la cual llegamos.

No puedes olvidar de donde te sacó  Dios y lo que  hace contigo hoy,  porque después nace la prepotencia y lo que le sigue es la caída.   El día que te olvides del estiércol de las sandalias vendrá el fracaso. Si estamos consciente esta mi fuerza, y ahora lo que me abre las puertas es que antes era un drogadicto perdido y Dios me rescató,  no mi nombre.   No olvidemos la razón por la cual estamos en el palacio por la que hemos llegado.    Los pozos tienen la gracia para moldear nuestro carácter.   Los pasos del hombre justo son dirigidos por Dios, si ahora no entiendo lo entenderé algún día.     Usemos nuestra posición para bendecir y ser dignos.

El mismo Dios que te puso el sueño es el mismo Dios que te lo va a cumplir.

Razones por las Cuales ser Santo

Por: Juan Diego Luna/APIC

 

Imagínate que este pódium es el pecado, vas a querer estar más lejos de él, pero el objetivo no es que salgas para todos lados huyendo, sino que salgas buscando a Dios, tienes que poner tus ojos en Él y que tan cerca quieres estar a Él.

Efesios 2:1-10 ponte a pensar el día que conociste al Señor, esa oración que hiciste, ese día fue tan lindo que sentías que nada era imposible para ti, te sentías tan puro tan tranquilo; el hecho que hayas nacido en un hospital no quiere decir que vas a ser doctor,  con el tiempo decido si quiero ser doctor, el hecho que haya nacido en un hogar cristiano no quiere decir que lo siga siendo, es algo que tú decides. 

- Cuando no realizas un trabajo en tu universidad das una excusa que es mentira, y después en la noche pides perdón al Señor,  Dios te perdona por su gracia y su misericordia, te distes cuenta  que empiezan a escaparte pecaditos por allí, y hay una vocecita dentro de ti que te dice, “igual Dios te va a perdonar”, esa vocecita no está correcta, le vuelves a pedir perdón a Dios, y él te vuelve a perdonar, porque es tan lindo. Muchos caen en esa rutina pecar,  pedir perdón,  y eso no es correcto. Romanos 6:1-2 Tú no puedes caer en esa rutina, Dios perdona, te lo vuelve a conceder, pero no está correcto abusar de esa gracia que Dios nos da. Muchas veces a nosotros se nos olvida cuanto le costó a Dios darnos esa santidad; le costó dar a su único hijo. Jesús dio su vida para que pudiéramos ser puros delante de la presencia de Dios, se nos olvida que lo latigaron, y se nos escapa ese día que él había muerto por nosotros, y si quieres ser santo debes tener presente ese día, porque debes dar honra a ese día, mantenerte santo y puro porque le costó su vida, esa es la razón más importante, por agradecimiento y honra a lo que le costó en esa cruz. No se te tiene que escapar eso en ningún momento. Esta es la primera razón, si la tienes en tu mente,  te aseguro que vas a saber cómo mantener tu cuerpo limpio.

- La segunda razón.  Juan 16:7 Aquí  Jesús nos dice que nos conviene que se vaya, porque el que viene es mejor que Él. Si Él te dice que algo te conviene, imagínate cuán importante es el Espíritu Santo, donde Él mismo lo dice. Porque es importante el Espíritu Santo:

- 1ra Corintios 12:3 tú no puedes llamar a Jesús tu Señor sino es por medio del Espíritu Santo, es la única forma, tu lo miras como tu Señor cuando tienes el Espíritu Santo.

- Romanos 8:14-17 el Espíritu  da testimonio del espíritu mismo que recibimos a Dios, no recibiríamos ese espíritu de adopción.

- Romanos 5:5  el amor de Dios solo se derrama en tu corazón por medio del Espíritu Santo, si no existiera no podrías recibir el amor de Dios.

- El Espíritu Santo es quien te da los dones, no es Dios ni Jesús.

- Dios nos habla por medio del Espíritu Santo.

¿Dónde irían las personas importantes?, tu cuando recibes personas importantes les buscas un buen lugar para que habiten. Si el Espíritu Santo es tan importante que debemos darle el mejor lugar para que el habite. 1ra Corintios 6:18-20 Mi cuerpo es templo del Espíritu Santo. Tu cuerpo está diseñado para el Espíritu Santo igual como el anillo de bodas para el esposo. Tu le tienes que dar el mejor lugar que puedas, muchos buscan cuidar su cuerpo por la apariencia, por salud, o cualquier otra razón, pero no lo cuidamos para entregarlo al Espíritu Santo, cuando cuidas tu cuerpo estas mostrando tu respeto y el amor al Espíritu Santo.

El Señor les dice: “Su cuerpo no está hecho para pecado sino para que mi presencia este con ellos”, hoy Él te quiere recordar para que estas hecho, hoy vas a ser lleno del Espíritu Santo porque te quiere demostrar de que estas hecho para que el habite en ti. Así como buscas de embriagarte en el mundo así te va a embriagar el Espíritu en este lugar, hoy te va a dar algo que ni las drogas te habían dado.

En la Biblia nos dice que se lo podemos pedir al Padre. Si pecas muchas veces al día, también puedes ser lleno del Espíritu todas esas veces.

Cuando tu caminas el Espíritu Santo no va sobre ti, ni al lado tuyo, está dentro de ti, no importa al lugar donde vayas el Espíritu va contigo.

Toma tus decisiones no basadas en tus emociones sino en la guianza del Espíritu Santo.

El Dominio Propio

Por: Juan Diego Luna/APIC

 

En mi boca está el poder de la vida y de la muerte, hablaré palabras de vida y no de muerte, de salud y no de enfermedad, de riqueza y no de pobreza, de bendición y no de maldición.

Proverbios 16:32,

Si quieres buscar la santidad debes tener este rasgo de carácter, es decir, tener Dominio Propio. Conquistarte a ti mismo es mejor que tomar una ciudad, serás mejor persona cuando te domines a ti mismo, obtendrás más satisfacción.  Pongámoslo en práctica para llegar a ser santos.

1Corintios 6, muchas cosas querrán dominar tu vida, por lo regular cosas que no te convienen, el pecado no es permitido por Dios, pero a veces nos lo permitimos, mentimos, si no te dominas a ti mismo cualquier cosa te dominará.  Si no tienes control de ti algo más entrará y tomará control. Se hace necesario primero que practiques para hacerte profesional en lo que haces.  Necesitas practicar todos los días el dominio propio, sigue leyendo la Biblia todos los días, cualquier disciplina que tengas. Las decisiones las tomas tú, eres quien te alejas y decides salir de ciertos lugares para evitar caer en tentación.  Eres tú quien decides.

Te has dado cuenta que hay cambios del colegio a la universidad, nadie te dice que hacer, si entras o no a clases nadie se dará cuenta ni nadie pondrás quejas a tus padres, pero solo aquellos que han tenido dominio propio serán los que decidirán hacer lo bueno para vencer. Si quieres vivir una vida en santidad, eres tú quien te darás las ordenes, diciendo que no puedes hacer determinadas cosas, nadie puede instruir a nadie más si primero no se instruye a sí mismo, como le dirás a tus hijos que no hagan algo si tú mismo aún lo haces, padres inspiren a sus hijos, desde pequeños los hijos quieren ser como los padres, tienes que enseñarles, inspirarles, que sigan anhelando ser como tú.

2Timoteo 1:7 Dirás que muchas veces has intentado dejar algo que no está bien.  Recuerda que no nos ha dado Dios, espíritu de cobardía sino de poder de amor y dominio propio.  El Espíritu que Dios te dio te fortalece para que no hagas lo que no te conviene. Cuando te enfrentas a situaciones que no debes hacer tu espíritu te habla y te pide que no lo hagas, que te alejes, el Espíritu Santo está anhelándote, en la Biblia dice que cuando estamos con Cristo somos uno solo con El, estamos hechos para ser uno mismo con Dios.

Desde los once años tengo el privilegio de ayudar a muchos jóvenes y usualmente me doy cuenta que no practican el dominio propio, buscar llevar una vida en santidad. Recuperemos el dominio propio, decidí ser santo, aún cuando he pecado me he esforzado por ser como Jesús es, he cuidado mi cuerpo porque le pertenece al Espíritu Santo.

Si reconoces que tienes que dejar todo aquello que no te permite ser santo y que tienes que cambiar levanta tus manos a tu Padre Celestial. Si tu padre has sembrado por muchos años en tus hijos Dios es fiel para hacer de ellos las mejores personas. Tu joven vas a ser usado por Dios, quien tiene prisa de que le digas que si, ahora es cuando.

No se puede ser líder con ausencia de dominio propio. No es como uno comienza, es como uno termina.  (Pastor Cash Luna)

Tres Batallas, Tres Victorias

Por: Pastor Marco Barrientos/APIC

 

Yo atravesé tres batallas en mi vida. Ser santo no pasa de moda pero tampoco es un distintivo que llevas, vas a ser desafiado todos los días, la palabra enojo en mi vida desde pequeño fue un problema y fue un estorbo para vivir en santidad con el Señor. Hay una explosión internas de tus hormonas, tu cuerpo se está desarrollando más rápido que la capacidad de manejar los impulsos sexuales. No solamente es el aspecto sexual, para otros puede ser el enojo, para otros el temor que te impide tener interacción con otras personas.

Yo era el ultimo de mis hermanos, 2 varones y una mujer, y  yo que nací varón, donde mis padres esperaban que fuera mujer. De cierta forma no me fue tan mal, pero por otro lado tenía que estar peleando con mis hermanos mayores que me molestaban. Desde que yo estaba pequeño me pusieron apodo, me daba rabia que mi hermano mayor que me lleva 7 años, en aquellos tiempos en que yo tenía 5, 6 años me molestaba muchísimo me decían polvorita, porque el enojo siempre fue un problema. Para que tú puedas hacer practica esta palabra en tu vida, tienes que tratar esto en tu vida. El enojo es de todos los crímenes el más violento.  No es el tirar del gatillo, dar con ese garrote, lo que hace que tú seas culpable del homicidio es que empieces a enojarte en contra de tu hermano, y sacar de tu interior aquello que es toxico, emoción violenta una indignación.

Cuanto piensas que esto es un estándar bastante alto. Si te colocan un obstáculo un poco alto para saltar, lo haces bien, pero si te lo van subiendo gradualmente, es más difícil brincar, si está muy bajo no hay ningún esfuerzo, pero a medida que sube tiene que estar dispuesto a comprometerte a un ejercicio una disciplina muy ardua. Cuando Jesús dijo “No matarás” pero yo te digo, que  no digas  siquiera necio, retrasado mental. La barra ha sido levantada, y el ser santo, hay una transformación que se necesita.

Yo descubrí que el enojo, y la ira venían como una consecuencia directa de frustraciones no resueltas, las cuales siempre dan como resultado el enojo y la ira, y se originan de expectativas no cumplidas. Si tú ves claramente este patrón como una cosa recurrente en tu vida, te doy una clave para que puedas romper ese patrón. Hay ciertas expectativas que tienes respecto a tu propio ser y no se cumplen exactamente como pensabas entonces se cumple una frustración y si no la resuelves al pie de la cruz, entonces invariablemente serás una persona constantemente iracunda, enojona. Todos tenemos problemas con esto, por esto es tan necesaria la reconciliación. Reconciliarte, cambiar la forma de pensar, renovar la amistad con alguien. 

Cuando Jesús, hizo la lectura del rollo de las escrituras en la Sinagoga, al terminar todos lo seguían con la vista, porque a pesar que habían escuchado muchas veces esas escrituras, era la primera vez que se quedaron maravillados porque escucharon una gracia en la voz de Jesús cuando les hacia esa lectura, tenía una dulzura un  tono que no habían escuchado antes. Tu voz cuando estas frustrado tiene un tono que los demás al escucharte se dan cuenta, que es agresivo que tú mismo no te das cuenta por todas frustraciones que tienes dentro. No es el diablo, no son la circunstancia, es Dios mismo el que resiste al soberbio, pero también nos dice que da gracia al humilde. Gracia es tener alas para volar a la dirección que quieres.

Esta batalla tú la puedes ganar, lo que necesitas hacer, es que toda esa frustración que tienes por dentro, porque no te has casado, porque no has conseguido el trabajo que quieres, porque no has podido pagar aquella deuda, porque no has podido dominar ese alcoholismo, es imposible que nadie se frustre en la vida, lo que se trata es que resolvamos esas frustraciones al pie de la cruz, Señor, aquí estoy cámbiame, transfórmame.

La Codicia, Mateo 5:27-30 Codiciar es volverse hacia algo, buscar lo prohibido. Ya no puedes simplemente brincar el obstáculo sino puedes comprometerte en una vida que vas a necesitar ejercitarte. No se trata solamente de inscribirte en la carrera, se trata de comprometerte en un estilo de vida a la cual no estabas acostumbrado. Necesitas cortar con una relación, con una cierta amistad, un verdadero amigo no te hunde te impulsa en la dirección correcta. La codicia también tiene que ver con el dinero. El Señor dice inviértelo todo en mi reino que yo soy quien paga mejor.

La ofensa, no muerdas el anzuelo, Mateo 5:35-38. No resistáis al que es malo, ponerse en contra oponerse. Cuando tú tienes esta batalla enfrente de ti, tienes que tomar la decisión, no voy a morder el anzuelo. Vuelve la otra mejilla eso es lo que Jesús dijo. Esto nos lo dijo Jesús, no puedo usar la mano derecha para pegar en la mejilla derecha, era inmundo usar la mano izquierda, era una ofensa hacer una señal con ella, esa mano nunca debía de mostrarse, vuelve la otra porque la única forma de herir la persona en la mejilla derecha era , un golpe de pleito, pero si lo golpeabas a lo contrario esa persona tenía que reconocer que iba a ser multada de una forma mayor, Jesús lo que dice es que si una persona te ofende, es una señal de o no estás diciendo tu lo que vales, y dices yo no te voy a agredir , pero si quieres vas a tener que pagar un precio muy alto. Si lees la Biblia está llena de referencia que se habla de un castigo a quien se viene en contra de mí y en contra de ti. Perdónalos, bendícelos porque están bajo un juicio horrible y tú eres el único que puede desatarlos.

He peleado la buena batalla no he terminado la carrera. –de acuerdo al Espíritu de Gracia que vive en mi.

Derrotar el enojo, la codicia y la ofensa, correr con paciencia la carrera y poder reflejar al mundo el amor del mundo.

Si amas a los que te aman y saludas solamente a los que les saludan que haces de más, no hacen también así los publicanos y los pecadores.

Haz algo de más hoy, da la segunda milla hoy. Si alguien te carga una milla no te pares cuando la termines porque en el primer paso de la segunda milla es donde está tu verdadero testimonio de tu carrera porque estás haciendo un paso más de lo que hacen otras personas.

Como Cambian las Cosas

Por: Pastor Carlos Ortiz/APIC

 

2da Corintios 7:4-16 El tiempo avanza y quisiéramos partir el pan de vida porque presiento que Dios quiere hacer algo, las locuras que están ocurriendo en Cartagena, resulta que la ciudad de Corintio era Cartagena, era una ciudad marítima era de tráfico, aquí se levanto un grupo de cristiano Pablo mando la primera carta donde fue severo donde dijo hasta de que iban a morir, pensaba que la iglesia de Corintio no lo amaba y no tenía ningún aprecio hacia él. Hasta que apareció Tito. Los Titos van a evolucionar se van a convertir en un Pablo. Pablo rascándose la cabeza, la primera cosa que atribuye el cambio en el corazón de Pablo es la venida de Tito, Vers, 6, Tito era un siervo de Pablo, era mucho más joven que él y había una relación increíble entre ellos, su venida causo algo, eran amigos. Tito no fue porque quiso, sino porque Pablo lo mando. Dios está obligado a respaldarnos a nosotros. Dios quiere enviar; no es lo mismo ir con el respaldo de Dios que solamente ir. Como Tito donde tu vayas tú tienes la posibilidad de cambiar el ambiente como la ciudad de Corintios Cartagena, cada uno de nosotros tiene una historia pero esto no puede descalificarte, simplemente por tu pasado, así que donde quiera que vayas, tiene que haber una bendición, eso está en nuestro Espíritu el dominio propio, también ese corazón agradecido que “yo voy a cambiar el ambiente”. No sabemos la fuerza de una visita. Cada visitación que nosotros hacemos tiene que causar algo, donde quiera que vayamos tu visita tiene que ser inolvidable, usted vino en nombre de Pablo, usted no está para representarse, sino para representar a quien lo envió, hay que dejar huella con nuestras visitas. Las carretas que tienen esencia de carácter van más lento pero la profundidad de lo que traen dentro. La gente dirá desde la visita de Tito yo cambie. La visita de Dios a través de nosotros como persona cambia el mismo ambiente de la ciudad. Provocar a otros con nuestra visita.

Las cosas también cambian con el consuelo de tito, la razón de nuestra visita debe provocar que todo un pueblo y la iglesia cambie de rumbo. La Iglesia cambio con la visita de Tito enviado por Pablo. La consolación era necesaria para esta Iglesia de Corintios Cartagena, había muchos problemas, muchas necesidades, abusando de la cena del Señor, con Tito el ambiente empieza a cambiar, él tenia el poder de consolar sin él saberlo, lo tenía dentro. Quizás no entiendas en el momento en, dentro de nosotros hay un deseo de agradar a Dios.  Corintios era una Iglesia problemática, rebelde, Pablo se lamenta de escribir como escribió, el propósito de Dios en nosotros cuando lo sacamos trae aliento a otros. La visita de este chico trajo consuelo a una ciudad perturbada. No hay nada tan lindo como una señorita ver a un chico pararse y decir yo quiero servir a Dios.  A través de nosotros Dios puede consolar, somos instrumentos. Tito traía en su Espíritu el valor para consolar. Importante no es el vaso sino el Tesoro, el tesoro es Dios, la revelación, su presencia. Si alguien me ha provocado en servir a Dios son mis tres hijos. Yo quiero como Pablo caminar con mis tres Titos. Las cosas cambian por la venida, el consuelo de Tito.

Las cosas cambian por el gozo de Tito. El gozo de Tito era un gozo que provocaba, influencia, hacer que otros se gocen con nuestra forma de vivir, yo me gozo por el gozo de Tito, simplemente con verlo me provoca gozarme. Sus padres son de otra era, por que no los entienden, pero tú también vas a ser padre y tus hijos te dirán lo mismo. No solamente la relación con Dios produce gozo sino también el obedecerlo. Debemos crear hambre con nuestra vida, los que tenemos a Dios dentro provoca a otros querer lo que nosotros tenemos. Vivir una vida de gozo. Deleita a la persona que lo posee. Cuando Pablo mando a Tito,  cuando lo vio dijo “yo me gozo por el gozo de Tito”. Es mi deber provocar a otros, provoca a otros a experimentar ese gozo. El gozo de honrar a tu familia, de amar a tus padres, yo me gozo en ser santo. Nuestras vidas debe dejar huellas y el gozo de Tito provoco a la vida de don Pablo.

El Descubrimiento de Tito, Pablo comienza a escribir y dice unas cosas increíbles, cuando Tito va a la iglesia de Corintios tenía en mente lo que Pablo le había dicho, pero ahora Pablo con el reporte de Tito sabía que su venida era de bendición. Vers. 7 El pensaba que la iglesia no quería saber de él, pero cuando Tito regresa le hace sentir que el ambiente era diferente no como en la primera carta, pensaba que no quería saber de Pablo ni de sus Titos, pero fueron confortados por él. Encontramos la buena y la mala fama, la iglesia de Corintios tenía mala fama, Pablo manda una carta tan fuerte que pensaba que de seguro no quieren saber de mi. Pero cuando Tito regresa le dice que son gentes obedientes, de confianza, que lo querían, Pablo cambio de mente porque Tito entro en escena.

Yo quiero rodearme de otros titos y caminar con ellos, y si yo no puedo ir poderlos enviar. Pero nadie no te puede enviar sino tienes buena relación con Pablo. Que del carácter, porque no aprender a decir si y no a desarrollar el carácter de Dios dentro de nosotros. Yo no voy descendiendo sino ascendiendo, Vers. 13 Pablo recibió nuevas fuerzas con el reporte de Tito, como cambian las cosas por la visita de un chico llamado Tito. Si queremos que esta ciudad cambie, tirar abajo violencia, las pandillas, hacen falta cuatro cosas, la venida de Tito, seguida por el consuelo, el fruto del gozo y el descubrimiento.

Hay una generación nueva que se levanta y tengo la confianza de decir que los pastores no tienen miedo de darles las oportunidades. Porque no casamos los Titos con los Pablo, necesitas los concejos de los Pablo para las decisiones de la vida. No podemos solo nosotros Titos te necesitamos hacen falta casarlos, para ir a las ciudades de Colombia, para predicar el evangelio, Yo quiero ser un tito, yo quiero ir, yo quiero ir….

Quiero hacer un llamado a los Pablo, lideres. Los Pablos están limitados. Si aprender a llorar por un Pablo Dios va a levantar un pablo en tu casa. Dios va a mandar a alguien para que bendiga a tu familia. Quizás hay Titos que han sido traicioneros, pero hay otros que se están desarrollando. El ambiente cambiara, los hogares, el Espíritu, la ciudad.

¿Cúal es tu Destino Final?

Por: Pastor Joe Rosa/APIC

 

Ser santo tiene que ver no con lo que tienes por fuera sino por dentro, eres lo que tienes en tu corazón.

Los jóvenes están pensando cual es su destino?, a donde terminarás en la vida?, No es quien comienza en este asunto es quienes terminan, cada persona tiene su propia personalidad, ninguno es igual al otro, son parecidos en algunas cosas.

2Timoteo 4:    Lo más importante es que los jóvenes conozcan a Dios, los que estarán en lugares privilegiados no son los que uno cree,  para aquellos que creen tener llamado, que creen que Dios tiene un destino  para ellos.

Después de Cristo el apóstol Pablo, mentor, no como aquellos que predicaban y se ubicaban en un lugar tan alto que no creían nadie poder llegar ahí.  Debemos poner la meta alta pero también decir he tenido que luchar y batallar para alcanzarla.  Cada predicador tiene su fila de gente que ha sido afectada con sus predicas, pero lo más importante que cada uno tiene es su relación con Dios, sin la cual de nada vale esta carrera, apasionados por Dios, sirviendo a Dios, adorando a Dios.  Que bendición ver como Dios levanta nuevas generaciones, Dios es bueno y ha levantado a chicos, lo más importante es después de amar a Dios, ser esposo y luego como ser ministro para ministrar a la gente, a veces le ponemos más énfasis a lo que hacemos de lo que debemos, Cuán enamorada o enamorado estás de Dios?, el apóstol Pablo hablaba  Timoteo diciendo que era lo más importante para su vida, no hay otra herencia en nuestras generaciones sino la que los padres dejen orando y diciendo que se levantará generación que ama a Dios sobre todas las cosas, tu relación con Dios debe ser lo más fuerte en tu vida, no solamente lo que hagas en ella.  Pablo le decía a Timoteo que después de amar a Dios sobre todas las cosas

Atraer personas para Cristo, con el mismo amor y ánimo de siempre, que se note la especialidad de amar a Dios y servirle no importa las circunstancias.  Ustedes jóvenes deben predicar con su vida, la vida tuya es tan poderosa para impactar a la gente.  La televisión da una capacidad de impactar a muchísimas personas si trajere el mensaje de Dios, cuando otros están en sexo, pornografía, drogas, alcohol, la vida de otro joven está hablando con poder, que te vean con el Nuevo Testamento siempre en tu vida, ser un ejemplo vivo una luz a la que se pueda mirar, vive la Palabra, se ejemplo, se cristiano, deja que tu vida predique este precioso Evangelio, que se note que sobre todo amas a Dios, que sea tu vida la que lo diga.  Siempre es tiempo para hablar de Dios, cuando menos creas que alguien te está mirando ahí está alguien.  Algunos esperan que llegue el tiempo para vivir para Dios, el día es hoy, los hijos deben dar testimonio en su casa.  Si tienen un padre borracho, deben esperar la oportunidad para decirle que le aman y que Dios les ama.  Tu padre no podrá resistir y desde ese día le servirá al Señor, debes ser testimonio tanto en la Iglesia como en la casa, arregla tu cuarto, obedece lo que tus padres te digan.  Dice Pablo a Timoteo redarguye, todas las cosas ayudan a Dios para aquellos que aman a Dios, el mimos Dios que te levantó  y comenzó a obrar en tu vida, te dice que todavía está contigo, no importa lo que te esté pasando, el primer hombre que puso en la televisión  el evangelismo, tuvo que dejar todo y el único que no le abandonó fue el Señor, el único que estará contigo así no seas famoso, así no tengas dinero será el Señor, siempre podrás pararte en la roca, no hay abismo tan profundo del que no te pueda levantar el amor de Dios, si eres ministro, cantante o predicador, es necesario que sepas que cuando todo se acabe el único que estará será Dios.  Tendrás que enfrentar en la vida varios caminos por donde quieras ir, pero Dios te mostrará uno por donde debes ir, tú tendrás que decidir si sigues caminando a hasta ahí llegas.  El primer pastor que tuve se fue con otro hombre de la Iglesia, pero un día regresó y vino a mi casa y dijo yo pequé hice mal mi esposa hizo mal, pero lo que yo te dije de Dios es verdad, le dije yo te perdono, años después en Sacramento California fui a predicar a una Iglesia cristiana, después que terminé de predicar vi a un señor sentado que se me parecía a aquel pastor y me dijo el Cristo que yo te predique me persiguió y me levantó, no pienses en ningún momento que  Dios te va a abandonar estará contigo todos los días de tu vida, tu sigue amando a Dios, sigue sirviendo a Dios, Pablo dijo a Timoteo se sobrio en todo soporta las aflicciones, habrá gente que no quiere que salgas adelante, mientras sepas que quien te coloca la plataforma es Dios nadie podrá hacerte frente, cuando oyes la historia de los hombres y las mujeres de Dios tu dirás como es que pudieron aguantar y soportar todas esas cosas, Pablo le dejaba a Timoteo el consejo más poderoso que se pueda dar a un hijo espiritual o carnal, tú tendrás que ganarte cada paso que des en este camino,

¡Yo Puedo ser Santo!

Por: Pastor Marco Barrientos/APIC

 

Muchas veces en esta carrera hay momentos de duda y de desesperación, no sabemos si vamos a llegar a la meta, la experiencia para alguien que corre una maratón es tan terriblemente demandante para el cuerpo, son cuarenta y dos kilómetros que se corren entre dos horas y seis a diez minutos, todo el cuerpo entra en crisis, los pies parece que corrieran sobre clavos, la cabeza les duele, todo dentro de ellos les grita detente, párate, me estas matando no puedo seguir corriendo, estás loco detente.   La carrera se corre con paciencia, proviene del griego ukomone, que es bajo presión, soportar un peso, soportar la presión de algo, si corres con paciencia te aguantas para no rajarte, para no echarte para tras.  Después de los instantes de esa crisis espantosa sucede algo que es un segundo aire, que proviene no se sabe de dónde y se quita el dolor de cabeza, de los pies, como si alguien le hubiese dado alas o le hubiere empujado, y llega a la meta, pero antes hubo un momento donde todo le dijo las carreras no son para ti, habrá aquí alguien que está en crisis hoy?, estás a punto de tirar la toalla y decir ya no más?.

Cuando recibimos la salvación como un regalo de Dios empezamos a vivir una nueva vida en Cristo, Corintios  de modo que ahora nueva criatura somos, las cosas viejas han pasado.  Los primeros discípulos perseveraban no solo en el partimiento del pan sino también en doctrina, Jesucristo es la verdadera teología, cuando sabemos que somos nuevas criaturas, la naturaleza divina la recibimos cuando recibimos al Espíritu Santo en nuestro corazón.

Seamos hacedores de la Palabra de Dios, registrando primero que todo lo que Dios te habla.

CINCO PUNTO PRACTICOS PARA OBTENER LA SANTIDAD:

1. Separación, ser apartado para Dios, separados de la corrupción y consagrados para Dios.  Dios quiere que seas santo, cuando le pides al Espíritu Santo de Dios que entre en tu corazón su naturaleza ser santo entra en tu corazón, recibí a Jesucristo a los diecisiete años y ya había vivido cosas que contaminaban, como la televisión, donde recibía información distinta a lo que Dios quería para mí.  En mí desespero de no ser aún santo corte el cable de la parabólica, unos minutos después me decía que burro para que corte el cable pero todo tiene un precio, tienes que aprender que es más valioso para ti si entretenerte, o de una vez marcar una línea y decir esto es todo para mi, es Cristo.  Unos días después de haber entregado mi vida a Jesucristo subí al techo de mi casa a un tambo de la basura y vacié las revistas que había estado coleccionando y que no me convenían, las prendí en llamas pero aún así había una voz que me decía estúpido para que haces eso y ahora qué?, es una batalla, hay una lucha en tu mente y en tu corazón que no puedes ignorar.  La santificación es el proceso por el cual somos separados de la corrupción y guardados para Dios.  Si eres cristianos y aún estás juntándote con esos que llamándose así aún hablan de lo que no deben te digo no te juntes con ellos, hay gente que te puede influenciar para bien y otros para mal, la santificación es una obra del Espíritu Santo 1 Pedro 2:2, Yo me dispongo y hago ciertas cosas que me posicionan delante de Dios pero es el Espíritu Santo quien lo hace, el respeto viene como resultado del carácter.

2. Posición, Dios te ha hecho santo por medio de la Sangre de Jesucristo 1Corintios 2:4, la santidad es una posición.  Ofendemos con nuestras palabras y acciones, no estamos en un punto en que seamos infalibles, el único infalible es Jesucristo el Hijo de Dios, Jesucristo Hombre de naturaleza nueva completamente, podemos tropezar  y caer, en ese caer hay un conflicto, hay un nivel en el que estamos bajo una expectativa de condenación, muy pocas personas entran en esa desesperación porque literalmente se ven quemados en el infierno, los que lo hacen se convierten en gente profundamente agradecida, y el Señor los salva, las cosa viejas pasaron, el Señor las hace todas nuevas.  Sin embargo después de ser salvos si tropezamos y caemos pero sobre otra base, sobre otra posición, con mucho cuidado con aquellos que desprecian la gracia que se les da y creen que pueden caer cada vez, no es verdad que por caer estás descalificado, si confesares tus pecados El es fiel y justo para perdonar tus pecados y librarte de toda maldad, cuando hay un tropiezo el Espíritu Santo no viene con una correa a pegarte, sino que te dice “Levántate y resplandece hoy”  Siempre hay una confesión y un decir que dice Señor reconozco mis pecados perdóname lávame, y el Consolador te dice te voy a ayudar para que no vuelvas a caer, aún cuando cojeas por la debilidad de tus rodillas no caerás otra vez Yo te voy a cargar.  La muerte de Jesús te ha hecho libre no importa cúan perverso hubieres sido, el justo está confiado como un león, no somos gusanos, ni cucarachas, ni ratones, estamos confiados en quienes somos en Cristo Jesús.  Somos Justos por la Sangre de Jesucristo, puestos los ojos en Jesús el autor y consumador de nuestra Fe.  Llegaré a la meta.

3. Proceso: Continuo de crecimiento y madurez, Colosenses 21:23 te insta a permanecer firme en la fe, cuando tenía diecisiete años recién recibí a Cristo un miércoles en la noche en un estudio bíblico, un viejito hablaba del libro de Apocalipsis, y al terminar se puso en pie una persona que dijo hay alguien que quiera entregar su corazón a Jesucristo, había una angustia en mi que me asfixiaba, necesitaba paz, y con fe oré a Dios quien empezó a hacer la obra de transformación, al tiempo estaba frustrado y aún no había roto con situaciones que me desviaban de lo que quería, caí de rodillas llorando y algo más allá de la sensación de frustración, fueron lagrimas muy profundas era el mismo Espíritu de Dios gimiendo dentro de mi, salieron demonios de mí, fui libre de todos, comenzó luego de eso una nueva etapa en mi vida.  Hay veces que hay liberación somos una nueva criatura empezamos a crecer, lo que es precioso cuando estamos pequeños tiene que crecer. 

4. Decisión:  La batalla principal está en la mente, 1 Pedro 1:13-15, Ceñid los lomos de nuestro entendimiento, es sujetar nuestra cintura, los muslos, el vientre, donde está el asiento de tu fuerza, la parte donde están tus órganos reproductivos, donde está tu capacidad de dar semillas.  La frase ceñir los lomos del entendimiento, significa sujetar tu mente, de tu entendimiento, así aunque tu mente quiera irse lejos si no le conviene más aprieta, la santidad es una batalla que te ganas Filipenses 4:2  trabaja en tu salvación, involúcrate con aquellos que están tratando de llegar al mismo lugar, de llegar a la misma meta, trabaja en la obra, sirve al crecimiento del reino de Dios.

5.Libertad:  No hemos alcanzado la perfección pero vamos a Dios a buscar gracia para vivir en libertad, el servicio es el principal catalizador de la santidad, si quieres ser santo no sucederá si sigues sentado en la silla dónde estás. Si quieres ser santo, sirve, involúcrate, participa, trabaja en la Iglesia,  dile a Dios úsanos.  Pon manos a la obra, y dile a Dios que te use.

La Importancia de mis Sueños

Por: Pastor Carlos Ortiz/APIC

Génesis 37:3-9  José fue aborrecido por sus hermanos porque Dios le amaba más que a todos los demás, sabía que sus hermanos  querían matar el sueño que él tenía.

Hay gente que hoy está en la vida secular que alcanzan éxitos porque tuvieron sueños.

Creemos que por la inversión que usted ha hecho para venir a éste congreso recibirá algo que le permita regresar distinto a su hogar.  Hoy recibimos la recompensa de habernos dedicado al Señor.

Los sueños son importantes por:

1. El origen del sueño:  Nacen en el corazón de Dios, Filipenses 2:13 es Dios Él que hace en nosotros el hacer como el querer, el simple hecho de abrir la boca hay quienes se burlan, es Dios quien pone en nosotros sueños, nuestras inseguridades, nuestros problemas físicos, morales, intelectuales, intentan truncar esos sueños, Dios pone en nuestros corazones que es la bodega de nuestros sueños, hay loqueras dentro de nosotros, el sueño alimenta nuestras emociones, hay gente que vive muy pasiva que no sabe ni para donde va, mirando hacia arriba pero no tienen los pies en el piso.

Dios ha sido fiel y quiere que los hombres sean carnales solo con sus esposas, que les den amor.  No puedes enamorarte de alguien que no sabe para donde va.  Los hombres tienen que ser la sombrilla de su familia, de los miembros de su hogar.   Ustedes chicas no pueden enamorarse de un mequetrefe, sino de alguien que tenga propósito en la vida. 

En la mente de Dios había un sueño de Dios que tenía que ver con el desarrollo de la familia de José,  Dios no está limitado por el algebra o por la matemática, Dios le fortalece fuerzas al que no tiene ninguna.  Metiéndonos ante la presencia de Dios Corintios 2:8 si me estoy en la presencia de Dios conozco los misterios de Dios, aunque servimos a Dios por fe la fe viene a ser aclarada por Dios en su presencia.  Dios poco a poco va haciendo su obra, cuando conocí a mi esposa sabía que iba a viajar por todo el mundo Dios me lo había dicho pero no tenía visa ni cómo hacerlo y hoy viajo por todo el mundo.  El deseo de Dios está dentro de la propia familia, salvar la familia del hambre era lo que Dios quería que José lo hiciera.  La gente te critica por tu presente o tu pasado, pero no saben lo que Dios tiene para ti, si Dios te pone en el corazón cosas para ti no importa lo que haya en el mundo, si Dios lo dijo Él lo va a pagar, el que invita paga pero tienes que alinearte Dios no le paga a un rebelde.

2. Por su propósito: Los secretos del corazón de Dios, hay un propósito de Dios, no irás a un Palacio hasta que vayas a la cárcel, no puedes ir a casa de Potifar si primero no vas al pozo, propósito pozo, Potifar palacio.  Cada promesa tiene que ver con un pozo, el trato de Dios comienza con nosotros, Dios tiene un trato con la vida de cada uno de nosotros, hay ciertos beneficios que vienen.  la seguridad no la puede dar el presidente ni el gobierno, sino Dios, nada creado, nada habido me separará del amor de Dios.

La Paz proviene de tener verdadero amor, niñas no se dejen tocar de los jóvenes.  Crecimiento continuo, disfruta la vida no puedes conocer a Cristo y tener cara de amargado.

3. Por sus ataques:  La túnica de colores de José representa la prosperidad del padre, a José lo vendieron para olvidar, así como el pastor Miguel, la gente dice que se cree el alcalde de Cartagena, que está con la policía y con todas las autoridades.  Si hay algo que mata sueños es la pérdida de la virginidad, sexo fuera del matrimonio.

LISTA DE MATA SUEÑOS:

Perdida de la virginidad/Sexo fuera de lugar: Señoritas con solo mirar la internet, mirar la televisión, ya hay incitaciones al sexo, pero si tu quieres cuidarte para Dios, y no ponerle rostro de tristeza para Dios, que esas relaciones antes de tiempo no vengan a truncar tus posibilidades.

La crítica familiar, problemas familiares, las opiniones, no se deje robar o amedrentar simplemente porque alguien no esté de acuerdo con usted, el sueño tiene una importancia  Dios está buscando jóvenes y señoritas que digan Dios te prestó mi corazón para que sueñes con él.

La desobediencia a los padres, nacimiento de la rebeldía:  El palacio nunca se podrá apreciar a menos que llegues antes a la prisión. 

No temas de los mata sueños, solo a los árboles que tienen frutos se les tiran piedras.

Señor yo quiero ser santo, para ser un deposito de sueños de grandeza, ayúdame a no tenerle miedo ni al pozo ni a la casa de Potifar

La juventud y el dinero

Explorando conceptos bíblicos financieros para enseñar a nuestros jóvenes

Por : Andrés G Panasiuk/APIC

 

En 1994 la hermana de Marcela murió en un accidente automovilístico. La joven era una madre soltera adolescente. Murió junto a su hijito de diez meses.

En 1995 Marcela, que ya había cumplido dieciocho años, recibió unos quince mil dólares como resultado de un arreglo especial en el juicio a la compañía del camión que destrozó el auto de su hermana. Con ese dinero Marcela se compró un auto importado "cero kilómetro". En menos de dos años, Marcela nuevamente fue a ver al vendedor de autos y cambió su vehículo usado por otro importado nuevo. Ahora Marcela tiene un auto deportivo rojo, importado e impecable, y una deuda de cuatro mil dólares.

¿Qué es lo que suena "raro" en esta historia verídica que acaba de leer? Dejando las consideraciones emocionales a un lado y en manos de buenos consejeros familiares, lo más obvio es que Marcela desperdició el dinero que recibió como resultado del juicio por la muerte de su hermana. Si esta joven hubiera reconocido el principio de que nada nos pertenece sino que todo lo que tenemos nos lo ha dado Dios, y nuestra tarea es la administración de esos recursos, quizás igualmente hubiera hecho alguna otra tontería ¡pero no hubiera derrochado diecinueve mil dólares en el proceso!

Cuando padres, directores o maestros de escuela nos invitan a hablar con los jóvenes, nuestra enseñanza se concentra en, por lo menos, dos principios importantes para sus vidas:

1. Reconocer que Dios es dueño y nosotros somos sus administradores

Normalmente les pregunto a los jóvenes qué harían si una tía rica les regalara quinientos dólares para su cumpleaños, y escribo lo que me digan a la izquierda de la pizarra. Las respuestas varían desde "comprar ropa, ropa, ropa..." hasta "invertirlos en un negocio para hacer más dinero", pasando por "comprarles algo a mis padres", "hacer una fiesta para mis amigos", "dar el diezmo a la iglesia", y cosas similares.

Luego les pregunto si de pronto, esta noche mientras están durmiendo, su cuarto se iluminara con una luz resplandeciente y el ángel Gabriel se les apareciera y dijera: "Dios me ha enviado a confiar en tus manos estos quinientos dólares. Tu misión es gastarlos, invirtiéndolos de la manera en que El mismo lo haría si viniera personalmente".

Esta vez escribo lo que me dictan en la parte derecha del pizarrón. Las respuestas ahora son "buscar a algún misionero que necesite ayuda económica", "comenzar un ministerio", "ver si hay algo que se deba arreglar en el templo", "invertir parte del dinero para que no se acaben los fondos disponibles"... Entonces, escribo sobre la lista de la izquierda la palabra "dueños", y sobre la lista de la derecha, la palabra "administradores".

Esa es la diferencia entre creernos dueños de lo que nos hemos ganado con el sudor

de nuestra frente, y ser "administradores" de las posesiones, los dones, las relaciones y el tiempo de vida que Dios confía en nuestras manos. La Biblia afirma claramente: "De Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo y los que en él habitan" (Salmo 24:1). Creernos dueños de lo que tenemos es seguirle el juego al materialismo y usurpar el trono que le corresponde a Dios en nuestra vida.

2. Aprender a discernir entre necesidades, deseos y caprichos

Necesidades: Todos tenemos necesidades básicas, y Dios creó nuestra mente y nuestro cuerpo para que ansiemos satisfacer esas necesidades. Por otro lado, la misión de las oficinas de mercadeo en los medios de comunicación social es, justamente, usar la ansiedad que sentimos por satisfacer necesidades para vendernos cualquier cosa. Por eso hemos aprendido a decir "necesito una computadora", "necesito otra radio", "necesito una cacerola más grande" o "necesito un televisor a color" cuando, en realidad, lo que queremos decir es que nos gustaría una computadora, otra radio o una cacerola más grande... pero no las necesitamos. No son parte de nuestras necesidades básicas para sobrevivir (alimento, vestimenta, salud, un techo que nos cubra, etc.). El apóstol Pablo le dice al joven Timoteo, su amado hijo espiritual: "Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto" (1 Timoteo 6:8).

Deseos: Cuando lo que queremos comprar está dentro de la categoría de necesidad básica pero es de mejor calidad, estamos hablando de deseos. Por ejemplo, todos necesitamos comer y vivir bajo un techo, pero un plato de arroz no cuesta lo mismo que un bistec, y un departamento de dos cuartos no cuesta lo mismo que una casa de siete habitaciones con vista al mar. Debemos proveer para nuestros deseos siempre y cuando contemos con el dinero suficiente en nuestro presupuesto. Recordemos que el apóstol Pedro nos enseña que nuestro "atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios" (1 Pedro 3:3-4).

Caprichos: Por último, todo lo que no sea una necesidad básica o un deseo, es simplemente un "gusto" o un "capricho". No está mal tenerlos. Todos nos damos un gusto de vez en cuando. Sin embargo, no deberíamos satisfacer un capricho hasta tanto nuestras necesidades estén apropiadamente satisfechas y tengamos el presupuesto necesario como para hacerlo. El pueblo de Dios sería mucho más grande si, como administradores de los bienes divinos, invirtiéramos menos en nuestros caprichos y más en las necesidades misioneras locales y foráneas. El apóstol Juan nos advierte: "No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. [...] Todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo" (1 Juan 3:3-4).

No sólo los adolescentes necesitan aprender estos principios. A veces creo que a nosotros, los mayores, no nos vendría mal darles una miradita de vez en cuando.

Andrés G. Panasiuk es licenciado en Ciencis de la Comunicación Social, con especialización en Comunicación Interpersonal y de Grupo. Es director para América Latina de Conceptos Financieros Cristianos. Vive en Gainesville, Georgia, con su esposa Rochelle y sus dos hijas: Gabriela y Danielle.

De mujer a mujer

¡No quiero!

Artículo escrito por: Arlina Cantú/APIC

Estimada(o) William:


La "brecha generacional" es una frase que empezó a pronunciarse a mi alrededor hace ya mucho tiempo, para señalar las enormes diferencias que existen entre los jóvenes y los mayores. Quizás en los años 60’s fue cuando esta expresión encontró su mejor claridad, puesto que por todo el mundo pululaban los "hippies", jóvenes alocados que pretendían demostrar su inconformidad a todas las leyes establecidas y enarbolaban las banderas del amor y de la paz, escudándose en ellas para exhibir las vestimentas más deplorables por lo raído y lo sucio, así como su anhelada libertad para experimentar las primeras drogas que resultaban casi inofensivas comparadas con las de la actualidad.

De igual manera se convertía en hippie el joven rico que, gozando de las grandes cantidades de dinero que sus padres le prodigaban, protestaba por la soledad y el abandono emocional y afectivo en el que vivía. Que el joven pobre que, al no tener dinero suficiente para alcanzar metas exitosas, protestaba por la impotencia que sentía en su interior respecto a la vida que le había tocado vivir. Y en tanto que los jóvenes se mezclaban a causa de ese ideal, los adultos ponían el grito en el cielo argumentando su incapacidad para disciplinar a una generación que denominaban ingobernable. Pero basta y sobra con que esta vida nuestra es pasajera, para que tengamos la seguridad de que todo en ella también lo es. Y de ese modo, aquello que parecía una moda, fue dejando de existir al menos con la fuerza avasalladora con la que había hecho su aparición en el mundo.

Dejaron, poco a poco, de publicitarse con bombo y platillo aquellos encuentros mundiales de jóvenes, que eran verdaderas orgías a los ojos de cuantos quisieran verlos. Los jóvenes fueron llegando a la siguiente etapa de su edad y cada uno encontró su propia convicción que lo llevó a cambiar su indumentaria, a retirar de su cuerpo todos los abalorios con que lo adornaban. A cortar sus cabellos de manera que pudiera distinguirse su calidad de hombre. A calzar sus pies que, por mucho tiempo, habían abandonado el uso formal del zapato. En fin, pasaron a personificar lo que las madres de esa época calificaban como "vestirse decentemente" Es casi seguro que en la actualidad se repitan muchas de las costumbres de los hippies pero en menor escala, afortunadamente. Es posible que existan aún jóvenes desarrapados recorriendo el mundo en busca de una felicidad que no han encontrado. Es seguro que existen jóvenes que se drogan a diario por la misma razón. Pero en la búsqueda constante de actitudes positivas que proporcionen esa felicidad que todos deseamos, encontré que en la relación madre-hijo existe una atadura finísima que continuamente rompe la armonía que debiera existir.

Cada madre o padre que rebase los cincuenta años de edad y tenga hijos de 20 años y más, se identificará fácilmente con este hecho. En la actualidad varía mucho la edad en la que los hijos deciden contraer matrimonio, como varía también la decisión de vivir cerca o lejos de sus respectivos padres. Sin embargo, olvidándonos de que los hijos son sólo un préstamo temporal que Dios nos concede, los padres desconocemos el momento preciso en el que la autoridad que ejercemos sobre ellos debe terminar. De ahí, pues, que el hijo, ya sea que tenga 20, ó 30, ó 40, se ve obligado a tolerar la intromisión de sus padres en el transcurso de su vida adulta, sea soltero o casado. Y es un hecho que he podido comprobar durante muchos años y en diferentes lugares. Generalmente es la madre la que se niega a cortar ese hilo de autoridad que ya no tiene razón de ser. Por supuesto que para los padres es una dicha increíble cuando los hijos se acercan a ellos buscando consejo y dirección para las diferentes circunstancias de su vida; no así cuando esa tutela se les impone a la fuerza.

Cada madre se acostumbra desde que sus hijos son pequeños, a imponer su autoridad con solo dos palabras: No quiero. Y es innegable que esa corta frase encierra un mucho de la bondad del corazón maternal que intenta proteger a sus hijos de cualquier mal. Por eso es común el escuchar: No quiero que vayas a ese lugar. No quiero que te juntes con ese amigo. No quiero que te gastes el dinero que te pagaron. No quiero que tomes alcohol. No quiero que fumes. No quiero que pases tanto tiempo en la Internet. Las madres y aun los padres, comprendemos cabalmente el anhelo oculto de proteger a nuestros hijos. Lo que no hemos aprendido es que esa simple frase provoca la ira y la rebeldía de aquellos a quienes más amamos.

A cada quien Dios puede hacerle visualizar la infinidad de ocasiones en que incurrió en el error garrafal de tender ese hilo finísimo con el que ató muchas veces a sus hijos. Pero también puede dar la certeza de conseguir romperlo por amor. De que se pueden suplir esas áridas palabras por otras que expresen la dulzura de que el corazón es capaz, demostrándoles cuánto importan sus vidas, cuánto se desea protegerlos, aconsejarlos y guiarlos. Dicen que nunca es tarde para enmendar una conducta equivocada, y Dios se alegrará por cada quien, que en adelante, intente poner en práctica esta enseñanza para glorificarle a él.

Seamos fieles siendo padres con actitudes positivas,

No puedo perdonar

Por: Luis Palau/APIC

Soy una muchacha cumplidora de mi deber y muy apegada a mi familia, pero mi hermano está destrozando la paz en el hogar. Le gusta tomar mucho y cuando está ebrio se comporta como una bestia indomable, maltratando a todo el que encuentra a su paso. Una noche tiró a mi madre contra la pared y luego casi se corta las venas. Finalmente fue a parar a la cárcel. Creo que nunca podré perdonarle. Ya no lo considero mi hermano. Quisiera sus consejos para restaurar la paz en mi familia.

Respuesta:

Por cierto que es muy triste tener un hermano así en la familia. Es terrible que un muchacho joven esté ya tan habituado a la bebida. Sin embargo, señorita, en su actitud hay demasiado resentimiento y deseos de venganza.

Hay diferencia entre la necesidad de tomar medidas preventivas prácticas y el resentimiento o actitud de venganza que noto en su carta. Jesucristo dijo en San Mateo capítulo 5:

"Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, orad por los que os ultrajan y os persiguen."

El resentimiento hacia su hermano le está carcomiendo el corazón y ha quitado la paz de su vida. Jesucristo nos exhorta a amar a quienes nos ultrajan, y para esto es necesario quitar todo el odio y resentimiento del corazón para entonces llenarlo de amor.

Y ¿cómo se limpia el corazón del odio, el resentimiento y la venganza? En primer lugar, la Biblia dice que tenemos que perdonar, así como Dios nos perdona a nosotros. San Pedro le preguntó un día a Jesús: "Señor: ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete veces?" Jesús le respondió: "No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete" (San Mateo capítulo 18).

Dios quiere que usted ame y perdone a su hermano. Por cierto que él se ha portado muy mal, pero parte de la solución radica en el perdón de su parte. Imagínese si Dios fuera vengativo con usted y conmigo. ¡Cuántas veces desobedecemos a Dios y le ofendemos! Sin embargo, Dios siempre está dispuesto a perdonarnos porque El es amor, y además espera que nosotros también aprendamos a perdonar.

En segundo lugar, tenga en cuenta que el bien tiene mucho poder sobre el mal. En el libro de Romanos capítulo 12 leemos lo siguiente:

"No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. No os venguéis vosotros mismos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque está escrito: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. Así que si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza. No te dejes vencer de lo malo, sino vence con el bien el mal."

En tercer lugar, hable sinceramente con su hermano. Quizá usted debiera reunir a toda la familia y juntos tratar de comprender el proceder de su hermano. El necesita saber que todos ustedes le aman y están interesados en su bienestar. Si él rehusara escuchar y continuara comportándose de esa manera, entonces su padre debería hablar seriamente con él, y tal vez hasta debiera pedirle que deje el hogar, porque esa violencia no puede continuar.

Por último, la única forma de poner en práctica todos estos consejos radica en que usted tenga a Jesucristo en su corazón. Cuando ponga su vida en las manos de Cristo, El va a llenar todo su ser con amor. Jesús dijo en San Juan capítulo 14:

"Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre (Dios) sino por Mí".

Usted, señorita, así como toda su familia, deben recibir a Cristo en su corazón por la fe. Luego hablen con su hermano y explíquenle que la única manera de librarse del yugo del alcoholismo y convertirse en una persona nueva y rebosante de amor, es por medio de Jesucristo, quien está dispuesto a restaurar nuestras vidas. Con Cristo en el corazón se puede gozar de un hogar muy feliz.

Los ángeles y el origen del pecado

Entonces respondió Jehová a Job desde un torbellino, y dijo: ¿Quién es ése que oscurece el consejo Con palabras sin sabiduría? Ahora ciñe como varón tus lomos; Yo te preguntaré, y tú me contestarás. ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? ¿Sobre qué están fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular, Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios? [Job 38.1-7]

Una de las primeras obras de Dios fue la creación de los ángeles, los “hijos de Dios”. Cuando Dios le contestó a Job (v1-3), le habló acerca de la creación de la tierra (v4-6; la de Génesis 1.1). Aun antes de la creación de la tierra, sabemos que Dios había creado a los ángeles porque ellos estaban ahí viendo la formación de este planeta (v7). Se llaman “las estrellas del alba” y también “los hijos de Dios” (porque eran criaturas que Dios creó directamente, no por procreación como nosotros). Así que, si queremos estudiar las obras de Dios (y un estudio de la teología incluye las obras de Dios), no hay ninguna razón por la cual no podemos empezar con los ángeles. Parece que la creación de ellos fue una de las primeras obras que Dios hizo en Génesis 1.1.

¿Quiénes son estos ángeles? ¿Cómo son? ¿Qué hacen? ¿Que tienen que ver con nosotros?

En este estudio empezamos a tratar de contestar estas preguntas y otras también. Vemos este asunto de los ángeles, primero, “a grandes rasgos” (en general) y luego vemos qué tienen que ver ellos con el origen del pecado.

El abejorro bombardero

 

¿Un milagro de la evolución o una creación de Dios?

“Que un organismo vivo surgió al azar de un caldo prebiótico es tan probable como si un tornado que barre un lote de chatarra pudiera ensamblar un Boeing 747 de los materiales de ese lote” (del libro “Darwin on Trial” por Philip E. Johnston).

El abejorro bombardero es un insecto que repele a sus enemigos con una carga candente de sustancias químicas que dispara por dos tubos rotativos en su cola. Las sustancias químicas que dispara este abejorro explotan espontáneamente al mezclarse en un laboratorio, pero evidentemente el abejorro tiene una sustancia inhibidora que bloquea la reacción explosiva hasta que el abejorro dispara un chorro de líquido desde sus “cámaras de combustión”, en donde añade una enzima para catalizar la reacción. Tiene lugar una explosión y dispara el repelente químico a una temperatura de 100 grados centígrados contra sus enemigos.

Si el abejorro bombardero es un “milagro de la evolución”, hay algunas observaciones importantes que hemos de hacer…

Antes de que este mecanismo de defensa pudiera brindar alguna protección al abejorro, todas sus partes, junto con la propia mezcla explosiva de sustancias químicas, además de la conducta intensiva requerida para su uso, tendrían que haberse ensamblado en el insecto. Un conjunto de órganos parcialmente desarrollados (por ejemplo durante las “etapas intermedias” del proceso de evolución) habría sido inútil. Si el insecto no tenía esta defensa natural, habría quedado como una buena cena para otro animalito y no existiría hoy día. Además, ¿qué habría sucedido si la mezcla química explosiva se hubiera desarrollado en el abejorro sin el inhibidor químico?

Si una teoría no logra explicar los datos en alguna ciencia, esa teoría tendría que ser revisada o reemplazada con una teoría que esté de acuerdo con los datos. Y la teoría de la evolución no explica cómo existe el abejorro bombardero. La evolución es una invención de los hombres que quieren seguir en su pecado, sin responsabilidad moral delante de un Creador santo, justo y bueno.

 

 

 

 

 

  
.
 
 






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu mensaje:

Somos una Organización sin Animo de Lucro Con Certificación del Ministerio de Protección Social. Personería Jurídica Nº 04163 de 1993 y Nit: 900326622-6
Periodismo Profesional, Serio y Responsable

Nuestras emisoras Independientes:

EMISORASBAHIALINDA


Ingeniero A.P.I.C:
Ing Jhoander Bello B

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=