#ad-45c4 br { display: none; }

A.P.I.C
 


 NOTICIAS NACIONALES E INTERNACIONALES 
DE ULTIMO MOMENTO

 



 

"El 60 por ciento de los contratos en el país se dan a dedo"

El auditor de la Nación saliente Iván Darío Gómez Lee le tomó el pulso a los problemas de la contratación. Afirma que hay 26 billones de pesos en riesgo en contratos de todo el país.

Iván Darío Gómez Lee acaba de terminar su período como auditor general de la Nación. En sus dos años se metió de lleno a alertar al país sobre los graves problemas de la contratación. Al final de su administración hace un balance descarnado de cómo están en riesgo, en este momento, 26 billones de pesos.

SEMANA: ¿No es demasiado hablar de que  hay 26 billones de pesos en riesgo en contratos en todo el país?

Iván Darío Gómez: Es exacto. Es en los contratos de departamentos, municipios y distritos. El monto de este riesgo fue cuantificado con técnicas de auditoría. Mediante un sistema de información se analizan los principales aspectos de 852.143 contratos celebrados en los últimos seis meses, sumadas las distintas variables de riesgo se obtuvo con exactitud esta cifra.  

SEMANA: ¿Y cuál es el riesgo más peligroso?  

I.D.G.: Es muy grave que las entidades territoriales en el 60 por ciento de los contratos que celebran acudan no a las formas ordinarias, sino a las excepcionales de contratación directa para evadir mecanismos de selección objetiva como la licitación, el concurso o la selección abreviada.

SEMANA: ¿Se podría decir que hay una piñata de contrataciones directas en alcaldías y gobernaciones?  

I.D.G.: Así es. Se están feriando la plata y los principales invitados a esa fiesta son fundaciones, corporaciones, asociaciones y cooperativas. Se encontró que se celebraron 23.128 contratos en cuantía de $4.4 billones de pesos con ese tipo de organizaciones seleccionadas en forma directa. Paradójicamente la Constitución del 91 prohibió auxilios y donaciones a entidades sin ánimo de lucro.

SEMANA: ¿Eso significa que en materia de contratación estatal territorial hoy estamos peor que nunca antes?

I.D.G.: Desafortunadamente en este ítem especifico de la contratación estatal en las entidades territoriales, sí, el país está peor hoy que en los años noventa.

SEMANA: ¿La solución sería entonces recentralizar el país?

I.D.G.: Aún no. Todavía hay caminos antes de una reforma regresiva de esa magnitud. Pero si no se adoptan correctivos en el corto plazo las entidades territoriales no van a ser viables y la centralización será la única fórmula posible.

SEMANA: Entonces ¿cuáles son esas medidas extremas?  

I.D.G.: Como la estabilidad fiscal de la Nación está en juego tendremos que hacer a un lado el discurso romántico de la descentralización territorial sin límites, sin posibilidades de que se ejerza intervención por parte de una autoridad nacional de contratación. El problema más grave es que en Colombia hay 5.700 ordenadores de gasto a lo largo y ancho del territorio que con ligereza hacen lo que les provoca; algunos de ellos sin preparación y contaminados de clientelas políticas y grupos criminales.

SEMANA: ¿Pero entonces qué papel cumplen organismo de control como la Auditoría?

I.D.G.: Materialmente es muy difícil ejercen un control oportuno y efectivo a casi 2 millones de contratos que se celebran anualmente en Colombia. Con esta auditoría que yo lideré al control fiscal demostramos que si es posible, sin embargo los organismos externos de control son insuficientes sino existen controles previos y concomitantes que tengan cierta independencia y capacidad técnica frente a los ordenadores del gasto, incluso cierta independencia frente a los alcaldes y gobernadores. Las acciones conjuntas que impulsamos con la Contralora y el Procurador son importantes, pero demandan otras medidas complementarias.

SEMANA: El suspendido alcalde de Bogotá Samuel Moreno, dijo que él no tenía ninguna responsabilidad por las contrataciones del IDU ¿Ocurre lo mismo con los demás alcaldes del país?  

I.D.G.: Exactamente. No he oído al primer alcalde o gobernador que diga que asume la responsabilidad por la contratación. Todo lo contrario, no solo la delegan sino que promueven la creación de entidades con régimen de derecho privado para evadir la aplicación de las Leyes 80 de 1993 y 1150 de 2007.  

SEMANA: ¿Estamos en una sin salida?  

I.D.G.: Casi. El tema de la contratación estatal debe ser una política de Estado. A la vez, aquí se pone a prueba la responsabilidad del sector privado, de miles de empresarios que pagan por la peca. Y no solo eso, en lo micro, hay que impulsar buenas prácticas en la contratación, formar ordenadores de gasto y asesores un sistema de certificación de sus competencias, crear incentivos de excelencia. Los medios de comunicación han jugado un papel fundamental, pues han puesto la lupa en este tema lo cual está comenzando a generar una sensibilidad en la sociedad.  

SEMANA: ¿Qué otros riesgos identificó en su informe?  

I.D.G.: En el 60 por ciento de la contratación del Estado, la escogencia del contratista, se hace a dedo, en forma directa. Hay 156.000 contratos de prestación de servicios, es decir, las llamadas nóminas paralelas. Se pactan anticipos sin ninguna justificación en contratos por más de 150.000 millones de pesos. Hay un incremento de procesos de responsabilidad fiscal con origen en la contratación por 4,3 billones de pesos. De estas situaciones y muchas más, en un informe muy completo, se extrae la cifra de los 26 millones de riesgo

SEMANA: ¿La contratación se volvió un negocio a favor de los particulares?  

I.D.G.: Sí, el Estado y la sociedad colombiana son los perdedores de la contratación estatal, y los contratistas y políticos, los ganadores. De ello da cuenta también un tema que ha registrado la revista SEMANA en materia de demandas contra el Estado. Casi siempre sus entidades son condenadas. Eso también es muy grave, la contadora informó la semana pasada que INCO e INVIAS tendrán que pagar este año 350.000 millones de pesos por condenas judiciales o arbitrarias.  

SEMANA: ¿Ahora qué hará?  

I.D.G.: Me dedicaré de lleno a que la contratación del Estado mejore. Ese nuevo proyecto se llama Contratación Segura, lo hemos organizado con expertos que queremos estar siempre en la orilla del Estado y su defensa.

 

Por la puerta de atrás

La salida repentina de la 'Fiscal de Hierro', Ángela María Buitrago, deja varios casos claves en el aire: el Palacio de Justicia, Jorge Noguera, Guillermo Valencia Cossio y Ciro Ramírez, entre otros.  

La última semana de julio, Ángela María Buitrago, fiscal delegada ante la Corte Suprema, tomó dos decisiones sensibles: llamó a indagatoria a tres generales retirados e imputó cargos contra el ex vicepresidente Francisco Santos y el ex asesor presidencial José Obdulio Gaviria. En el primer caso, la Fiscalía investiga la responsabilidad de los generales Jesús Armando Arias Cabrales, Rafael Hernández y Carlos Alberto Fracica en la presunta ejecución extrajudicial del magistrado Carlos Horacio Urán en los hechos del Palacio de Justicia. En el segundo proceso, Buitrago encontró méritos para hacerle una imputación a Santos y a Gaviria por calumnia. Ellos habían acusado a unos sindicalistas de ser auxiliadores de la guerrilla.El pasado martes, sin previo aviso, Buitrago se enteró de que esos dos procesos habían sido reasignados a otro fiscal. Fue una decisión un poco sorprendente: en la justicia colombiana no hay persona alguna que conozca más en detalle los episodios del Palacio de Justicia que la fiscal Buitrago. Unos meses antes había logrado la condena del coronel retirado Alfonso Plazas por desaparición forzada, y acababa de acusar ante la Corte Suprema al general retirado Arias Cabrales por los mismos hechos. La investigación sobre la muerte de Urán contiene hoy 20.000 folios y más de 2.000 horas de grabaciones.

El miércoles por la noche, el fiscal general encargado, Guillermo Mendoza, quien había pedido la renuncia a todos los fiscales delegados ante la Corte Suprema, aceptó la de Buitrago. Dijo a los medios que la salida de la Fiscal se debía a falta de diligencia de ella en más de 50 procesos. La noticia causó revuelo, ya que Buitrago era una de las estrellas de la entidad, apodada incluso por algunos como 'la Fiscal de Hierro'. Por esa reputación le habían asignado varios de los procesos más complicados. Además del Palacio de Justicia, que hasta que llegó Buitrago estaba relegado al cuarto de San Alejo de investigaciones inconclusas, la Fiscal estaba encargada del proceso contra Guillermo Valencia Cossio, hermano del entonces Ministro del Interior; del caso contra el ex director del DAS Jorge Noguera por vínculos con paramilitares y asesinatos de sindicalistas, y del juicio por narcotráfico contra el ex senador Ciro Ramírez.

La decisión de Mendoza ha generado varios interrogantes. Para empezar, SEMANA conoció que hace menos de un mes a Buitrago le reasignaron tres procesos más para descongestionar el trabajo de otro fiscal. No parece lógico que apenas unas semanas después la sacaran por ineficiente. Segundo, aunque ningún funcionario es indispensable, cambiar a un fiscal en la mitad de procesos tan complejos como los de Noguera, el Palacio y Valencia Cossio no favorece los intereses de la Fiscalía, ya que el reemplazo queda en desventaja frente a los defensores. En el de Noguera, por ejemplo, en el que hay 12.000 folios, el nuevo Fiscal debe presentar su alegato a finales de septiembre. Igual ocurre con el caso que se adelanta contra Valencia Cossio, cuya audiencia se reanuda este lunes.

Si bien los cambios de fiscales son de la discreción de Mendoza, nadie entiende el afán con que procedió, más aún cuando la Corte Suprema podría, en las próximas semanas, elegir un Fiscal General en propiedad.


 

Twitter, el pájaro de Piedad, quedó en libertad

La Senadora, en la finca de Alan Jara, dejó volar la pequeña ave.
 

En la casa-finca de Alan Jara, junto a los miembros de Colombianos y Colombianas por la Paz, Córdoba tras una evaluación del proceso de liberaciones de Josué Daniel Calvo, procedió a dejar libre al pájaro.

Éste, el cual bautizó Twitter, pudo volar y regresar a la libertad, tal y como lo hizo el domingo el soldado Calvo.

"Estamos a punto de liberar al pajarito de la libertad Twitter; es un carpintero, Como los que trabajamos por la Paz “, explicó Piedad Córdoba poco antes de dejarlo libre.

Y agregó: "el pajarito Twitter en libertad (...) es un Carpintero como los que trabajan por la paz".


Llegó con cinco heridas de bala el soldado Josué Daniel Calvo

Registra una herida grave en la pierna izquierda que le impide movilidad total.

Entre cinco y ochos días estará el soldado Calvo en el hospital militar, indicó un vocero de la entidd de sanidad.

El parte médico indica que el soldado Josué Daniel Calvo no presentó ninguna enfermedad grave. "Llegó sin ningún tipo de problema agudo", dice el boletín leído por la directora del Hospital Militar, Coronel Nora Rodríguez.

"Estamos en este momento haciendo una evaluación de todo su proceso físico. Desde el punto de vista ortopédico es tal vez el hallazgo más importante; el muchacho recibió cinco heridas por arma de fuego. Tres en la pierna derecha que le comprometieron la tibia, hay una fractura que se consolidó de forma expontanea, al parecer fue una herida abierta, pero mejoró y cicatrizó sin dejar una secuela motora importante, al parecer si hay algo de compromiso neurológico de la parte de sensibilidad, pero tiene su pierna con buena movilidad", explicó la directora del centro de sanidad.

El informe dice que la pierna izquierda tiene una lesión importante donde sufrió una de las heridas por arma de fuego, sobre la parte superior de la rodilla y el fémur discal, lo que hace que la lesión le genere una limitante para su movilidad, que requerirá un tratamiento más profundo como un remplazo articular, pero eso lo dirá el tema de la evaluación médica.

El protocolo para este caso contempla un estadía de entre cinco y ocho días en el Hospital Militar, indicó Nora Rodríguez.

Estas heridas obligaron a que en los primeros siete meses fuera transportado en una hamaca. Durante su el secuestro padeció de paludismo y lesmaniasis.

El uniformado fue internado en el Hospital Militar

Rodeado de su familia, el soldado Josué Daniel Calvo en libertad

 

El militar se mantuvo en silencio mientras su padre relataba parte de su vida. Vea los videos de la liberación.

 

Apoyado en un palo que le sirvió de bastón, pero dando muestras de relativa buena salud, sobre la una de la tarde descendió un Josué Daniel Calvo sonriente del helicóptero brasileño que minutos antes se había posado en la pista del aeropuerto Vanguardia de Villavicencio.

 

Calvo es el primero de los dos rehenes que el grupo de las Farc se comprometió a liberar entre el domingo y el martes, cuando la misión encabezada por la senadora liberal Piedad Córdoba vuelva a desde Florencia en un segundo operativo por el sargento Pablo Emilio Moncayo.

 

Para la liberación de Calvo, el Ejército se comprometió a suspender las operaciones de registro y control durante 36 horas en las zona rural del Meta donde se registró la entrega. El horario comenzó a las seis de la tarde del sábado. Igual sucederá en la región donde quedará libre Pablo Emilio Moncayo.

 

La senadora Liberal denunció sobrevuelos en la zona y dijo que la situación fue complicada. Entregó una mala noticia para los familiares de los otros secuestrados: no trae pruebas de vida de ninguno.

 

Sin embargo el Alto Comisionado para la Paz, Frank Pearl desmintió que se hubieran presentado esos sobrevuelos y que solo se contabilizan algunos comerciales. "Ha habido un cumplimiento total de los protocolos de seguridad", dijo.

 

"Nos atendieron bien, atendieron bien el mensaje, hablamos con ellos un rato, después con toda la comunidad, les repartí el santo Rosario a muchas guerrilleras, oramos juntos y les hice una exhortación hoy domingo de ramos", dijo Monseñor Leonardo Gómez Serna al narrar los momentos previos a la liberación del soldado Calvo por parte del grupo de las Farc.

 

"Estamos en la jugada contentos y optimistas en nombre del Señor de que este proceso va a continuar", dijo el prelado.

 

Los miembros de la Comisión Humanitaria indicaron que en el lugar de la liberación, en la vereda Santa Lucía del municipio de Puerto Rico en el Meta, había al menos más de una veintena de insurgentes.

 

Propuesta a la guerrilla

 

Monseñor Leonardo Gómez Serna dijo que entregó una propuesta de paz a la guerrilla. "El deseo de Colombia de que no haya más guerra, que se acaben las armas y el enfrentamiento y que busquemos caminos de concertación, porque estamos solo la salida política es la que le va a dar al país la paz", dijo.

 

Recordó que en el país no habrá paz mientras no se supere la exclusión de tantas personas pobres marginadas que no reciben ninguna ayuda y ninguna educación.

 

Monseñor manifestó que los guerrilleros esperan del Gobierno una respuesta positiva para el intercambio humanitario.

 

Inicio del operativo

 

En medio de una pertinaz lluvia y hacia las nueve de la mañana partió el helicóptero encargado de regresar a la libertad al soldado Josué Daniel Calvo. Promediando las 11 de la mañana, aterrizó la aeronave en el sitio indicado por las coordenadas.

 

Minutos después del aterrizaje, la comisión de guerrilleros encargados de la entrega, hicieron efectiva la liberación. El helicóptero permanece en algún lugar de la selva y pasada una hora retomará vuelo para regresar al aeropuerto Vanguardia de Villavicencio.

 

Entre la una y dos de la tarde la aeronave brasileña estará arribando al terminal aéreo de la capital del Meta trayendo al herido soldado Calvo y a los miembros de la Comisión Humanitaria.

 

"CICR confirma que helicóptero aterrizó y @piedadcordoba recibe a Calvo se hace realidad primera de las #liberaciones LA PAZ NO TIENE REVERSA", fue el mensaje del colectivo de Colombianos por la Paz en el Twitter.

 

Córdoba dijo antes de partir que la misión tiene planeado regresar a Villavicencio después del mediodía ya con Calvo en libertad.

 

La Senadora, que ha actuado de mediadora con las Farc para la liberación de Calvo y del sargento Pablo Emilio Moncayo, cuya entrega se prevé el martes, dejó claro que "ésta es la última liberación unilateral de las Farc".

 

La mediadora con las Farc confió así en que haya alguna señal del presidente Álvaro Uribe antes de su salida del Gobierno, el próximo 7 de agosto, en el sentido de contemplar un intercambio de secuestrados por subversivos presos.

 

El Alto Comisionado para la Paz en Colombia, Frank Pearl, confirmó poco antes de que partiera la misión en busca de Calvo que se ha habilitado un avión militar para en caso de que el soldado llegue muy enfermo trasladarlo inmediatamente al Hospital Militar de Bogotá.

 

Una vez liberado Calvo, el grupo de garantes preparará la segunda fase del operativo, por el que el sargento Moncayo será liberado el martes, tras casi doce años secuestrado.

 

Aún se desconoce si la guerrilla entregará los restos del mayor de la Policía Julián Guevara, muerto en cautiverio en 2006, como se comprometieron en un primer momento.

 

Gobierno desconoce si guerrilla tiene resto de Guevara

 

El Alto Comisionado para la Paz, Frank Pearl, dijo que no sabe si las Farc tienen los restos del mayor Julián Ernesto Guevara, quien murió en cautiverio.

 

"No sabemos si las FARC tienen o no los restos del teniente coronel Guevara. En el caso de que ellos los tuvieran, el Gobierno sigue dispuesto a facilitar todas las garantías para que doña Emperatriz (de Guevara, madre del militar), los pueda recibir", señaló Pearl.

 

Al ser consultado de si existe la posibilidad de que uno de los helicópteros facilitados por Brasil para la misión humanitaria se pudiera quedar más tiempo para buscar los restos de Guevara, indicó que no tenía información al respecto.

 

"No tengo información sobre esa petición (de que el helicóptero se queda más tiempo en Colombia) y ante eso no queremos hacer especulaciones", aseguró.

 

Recordó, en todo caso, que las operaciones militares fueron suspendidas este sábado y por 36 horas para permitir la liberación de Calvo y de Moncayo.

 

Uribe reiteró facilidades para las liberaciones

 

El presidente Álvaro Uribe reiteró que pese al atentado del pasado miércoles que causó 10 muertos y más de 50 heridos, mantiene las condiciones para que las Farc cumplan con la prometida liberación de dos militares.

 

Uribe aseguró que aceptó las condiciones de la guerrilla para la entrega a una comisión humanitaria del sargento Pablo Emilio Moncayo y el soldado Josué Daniel Calvo, al igual que los restos del mayor de la Policía Julián Guevara.

 

"Hay que darles unas facilidades a estos bandidos de la guerrilla para que los liberen", señaló Uribe.

 

Aseguró que el carro-bomba que explotó el miércoles pasado en Buenaventura, fue obra del frente ‘Manuel Cepeda Vargas' de las Farc. Allí murieron 10 personas y otras 50 quedaron heridas en tanto que comercios, viviendas y otras edificaciones sufrieron serios daños y en algunos casos quedaron destruidas.

 

Recordó que las condiciones para liberar a Calvo y a Moncayo las dio desde comienzos del año pasado pero que "no los liberaron" y que por el contrario "han aplazado la liberación simplemente para hacer ahora proselitismo electoral".

 

Explicó que no revocó las condiciones para las anunciadas liberaciones porque está por encima "el dolor de la madre del mayor Guevara, que por lo menos quiere estar segura del destino final de los restos mortales de su hijo".

 

Las Farc entregarían este domingo al soldado Josué Daniel Calvo

 

Aires de libertad

 

Por: Laura Ardila Arrieta/APIC

 


Si todo sale como está programado, en contadas horas las familias Moncayo Cabrera y Calvo Sánchez podrán volver a sonreír. Después de casi un año de que las Farc anunciaran en un comunicado su intención de devolverlos, hace dos días se iniciaron oficialmente los operativos de liberación del soldado Josué Daniel Calvo y del sargento Pablo Emilio Moncayo, quienes permanecen cautivos en la selva a manos de ese grupo insurgente. Calvo cumpliría su primer año atado a la manigua el próximo 20 de abril. Moncayo es una de las dos personas en el mundo que más tiempo han estado secuestradas: 12 años, tres meses, siete días.

 

Más de un contratiempo han tenido que enfrentar la senadora Piedad Córdoba, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), la Iglesia y el alto comisionado para la Paz, Frank Pearl, líderes del proceso, para llegar a este punto. A mediados de 2009, el presidente Álvaro Uribe condicionó su autorización al asunto a que la guerrilla liberara simultáneamente a todos los uniformados que tiene retenidos y se opuso a la participación de la legisladora liberal.

 

Luego, a principios de 2010, desde el Gobierno Nacional insinuaron que la entrega de los dos militares se podría convertir en un “show mediático” con fines electorales. Córdoba pidió entonces que se aplazara hasta después de las elecciones de Congreso. Pasados los comicios, otro obstáculo: las Farc se retrasaron en la entrega de las coordenadas y en la aceptación de los protocolos de seguridad. Por último, hace unas pocas horas el Alto Comisionado informó que las liberaciones se corrieron un día: la de Calvo será este domingo y la de Moncayo el próximo martes.

 

Sin embargo, aparentemente ya todo está listo para el reencuentro que devolverá a la vida a los dos colombianos. Piedad Córdoba, dos miembros del movimiento Colombianos por la Paz, una delegada del CICR, el presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Rubén Salazar, y el obispo de Magangué, monseñor Leonardo Gómez, viajaron el pasado viernes a Brasil, país garante, para coordinar el rescate. La misión humanitaria arribó ayer a Villavicencio, desde donde se espera partirán el domingo los helicópteros que rescatarán al soldado Calvo. El martes, el mismo grupo saldría desde Florencia en busca de Pablo Emilio Moncayo.

 

En las dos capitales se han desplegado sendos operativos, entre autoridades civiles y de Fuerza Pública, para recibir a los dos secuestrados y garantizar la seguridad. Miembros de la Cruz Roja, los Bomberos, el Ejército y la Policía hacen presencia en calles y esquinas, atentos a todo el proceso. Los acompañan los cientos de periodistas, nacionales y extranjeros, que empezaron a tomarse ambas ciudades desde esta semana. No está claro aún, no obstante, si las condiciones de salud de los liberados les permitirán hacer declaraciones inmediatamente.

 

La celebración que se inicia este domingo le será ajena a doña Emperatriz de Guevara. Para ella, las Farc guardaron una cruel noticia hasta última hora. El pasado viernes, la madre del mayor Julián Ernesto Guevara —muerto en cautiverio— se enteró de que la guerrilla no le entregará, por ahora, los restos de su hijo. El anuncio tiñe de un triste color el proceso y deja a la desconsolada abuela con las manos extendidas y suplicantes.

 

Según las autoridades, no fue el único acto inmisericorde de las Farc esta semana. Con un carro bomba en Buenaventura, que dejó como saldo 10 muertos y 60 heridos, y el asesinato de un niño de 13 años, quien falleció al ser utilizado para transportar explosivos en El Charco, Nariño, la guerrilla completó un saldo de brutalidad y salvajismo.

 

La entrega de Moncayo y Calvo devuelve la alegría a dos familias y hace recordar a 23 más (ver infografía ‘Los que faltan’) que siguen sufriendo la ausencia de los suyos, pudriéndose en lo más recóndito de la selva.

 

Los Moncayo romperán sus cadenas

 

La familia de Pablo Emilio Moncayo lleva doce años esperando su regreso.


A pocas horas de volver a estar con el hijo —el único varón— que dejó de ver hace doce años, tres meses y siete días, el profesor Gustavo Guillermo Moncayo Rincón hace cuentas: son 2.700 kilómetros caminados, 14 países recorridos, nueve jefes de Estado visitados, incontables plantones realizados, una campaña fallida al Senado y hasta dos idiomas medio aprendidos. Todo en la búsqueda de la libertad para Pablo Emilio Moncayo, el pedazo de alma que las Farc se le robaron el 21 de diciembre de 1997 en el helado cerro de Patascoy, Nariño.

 

Después, acaricia la cadena que se amarró a las manos desde el 25 de octubre de 2006 en protesta por el secuestro de Pablo Emilio y que, según él, sólo se quita para asearse, y baja la cabeza.

 

El ‘profe’ Moncayo, el llamado Caminante por la Paz, reflexiona. Mira hacia atrás. Recuerda la última conversación telefónica con su hijo desde el batallón en la cima del cerro, once días antes del ataque de la guerrilla:

 

– Papá, se está hablando de que vienen a tomarse las torres de comunicación.

 

– ¿Cómo así? Yo voy por usted. Yo quiero subir al cerro con su tío.

 

– Esto es muy frío, papá. No se preocupe. Yo soy como las hienas: así esté comiendo mierda, me estoy riendo.

 

Y sonríe. Y se le ven unos frenillos en los dientes. El pelo blanco, la camiseta con la foto de Pablo Emilio, los tenis.

 

Continúa con la mirada en el pasado afirmando que no dudaría en volver a enfrentar verbalmente al presidente Álvaro Uribe, como lo hizo en agosto de 2007, cuando decidió irse a vivir a la Plaza de Bolívar, en Bogotá. Durante cuatro horas discutió públicamente con el Primer Mandatario sobre la suerte de los secuestrados. Le dijo que él no es el dueño de la vida de los rehenes y que por eso no puede ordenar rescatarlos a sangre y fuego. Al final del contrapunteo, el ‘profe’ terminó desesperado y con los ojos lluviosos, al escuchar los argumentos de Uribe, que insistió en que con los terroristas no se habla.

 

Moncayo va de la plaza capitalina a Sandoná, en Nariño, donde nacieron sus hijos: Pablo Emilio, Nora Elena, Carol Dayana, Yuri Tatiana y Laura Valentina —quien tiene cinco años y no conoce a su hermano mayor—. Me cuenta que el sargento es muy juicioso y, sin embargo, dejó “como tres novias” cuando se lo llevaron. “Una de ellas lo esperó como un año. Ahora tiene tres hijos”.

 

Entonces, aparecen en escena Laura Valentina y Santiago Nicolás, el nieto, y el ‘profe’ vuelve al presente. Nos encontramos en la sede de Coca Nasa, fábrica de productos a base de coca, en la que la familia Moncayo Cabrera ha vivido durante los últimos 15 días esperando la liberación. Mientras una señora amasa galletas de coca, Moncayo cuenta que aún no ha definido cómo será el recibimiento. “Todo dependerá de lo que mi hijo quiera”. Ni qué pasará después con su vida. “Me gustaría seguir dando clases. De pronto tener una cátedra de paz”.

 

Eso sí, el día en que vuelva a ver a Pablo Emilio le pedirá que le quite las cadenas voluntarias. Después, mucho después, cuando ya haya recuperado algo de tiempo con el sargento, perfeccionará alemán o francés, los dos idiomas que medio aprendió mientras luchaba por la libertad.

 

El secuestrado más antiguo del mundo

 

El mismo minuto en que Pablo Emilio Moncayo recobre la libertad, el sargento Libio José Martínez se convertirá automáticamente en la persona que más tiempo ha permanecido secuestrada en el mundo. En ninguna guerra, ni en las más crueles y largas de la historia, ha habido alguien que haya pasado tantos años en cautiverio en condiciones tan inhumanas. Los Martínez, una familia campesina muy humilde que reside en una vereda a dos horas de Pasto, Nariño, guardaban la esperanza de que a su hijo lo entregaran junto a Moncayo. La guerrilla no ha tenido en cuenta, sin embargo, que don José Fidencio Martínez padece una grave enfermedad ni que Johan Estiven, el hijo de 11 años de Libio José, ruega por la libertad de su padre.

 

Los Calvo esperan a Josué Daniel

 

Nubia Calvo es la hermana mayor del soldado Josué Daniel Calvo -recientemente cumplió 13 años en cautiverio- y quien habla por la familia estas horas previas a la liberación. “Lo estamos esperando con ansia”, cuenta. El pasado 20 de abril, ella y su padre, don Luis Alberto Calvo, dejaron de tenerlo en el hogar campesino en el barrio payanés de Los Campos. Ese día resultó herido en un combate en el punto conocido como El Encanto, en Vista Hermosa —Meta— y las Farc aprovecharon para llevárselo. Desde entonces, lo espera su familia y Yuri Patricia Meneses, la novia que consiguió un mes antes del plagio. Luego de no tener certeza de su paradero durante 60 días, los Calvo recibieron la noticia del secuestro y del precario estado de salud de Josué Daniel. Hoy la familia espera que el regreso se produzca sin contratiempos, gracias a la misión humanitaria que parte hoy de Villavicencio a la selva para buscarlo y devolverlo al campo en el que creció.

 

Inició cese de operaciones militares para poder recoger a Josué Daniel Calvo

 

Piedad Córdoba dijo que ante los rumores de que el Gobierno recuperó los restos de mayor Guevara "que los entregue". A su turno, el Comisionado anunció que "están dadas las condiciones para las liberaciones".

 

Las Fuerzas Militares y la Policía Nacional a las 6 de la tarde iniciaron el cese de operaciones militares en la zona donde será liberado el soldado profesional Josué Daniel Calvo.

 

Según el protocolo de seguridad suscrito entre el Gobierno, el Cicr y la Farc; el cese de estas actividades castrenses durará 36 horas.

 

Las cuentas de la comitiva que estará en la entrega de Calvo contemplan que los operativos se detendrán entre las 6 de la tarde de este sábado y hasta las 6 de la mañana del lunes.

 

El comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla De León, el viernes se comprometió a que p cada uno de los operativos de liberación, es decir el de Calvo y el de Pablo Emilio Moncayo, se tendrá un plazo de 36 horas para garantizar la seguridad de los operativos.

 

La información de inteligencia da cuenta de que el soldado Calvo sería entregado a la senadora Piedad Córdoba cerca del río Guayabero, en La Macarena (Meta). [0]

 

De otro lado, las Fuerzas Militares se mostraron a la espera de que las Farc adviertan dónde tienen los despojos mortales del mayor Julián Ernesto Guevara para cesar las actividades castrenses en esa zona.

 

Esto con el fin de que los guerrilleros puedan ingresar y recuperar los restos del Mayor muerto en cautiverio.

 

Frente al tema, el Comisionado para la Paz, Fran Pearl, dijo que "están dadas las condiciones" para la liberación de Calvo y Moncayo. Además, confirmó que las operaciones fueron suspendidas y "no hay ningún riesgo" en desarrollo de esta liberación.

 

"Hasta que no bajen del helicóptero no podemos estar tranquilos", sin embargo, advirtió Pearl.

 

Desarrollo del operativo

 

Sobre las una de la tarde arribaron los dos helicópteros brasileños al aeropuerto Vanguardia de Villavicencio transportando la misión humanitaria encargada de recibir este domingo el cuerpo herido del soldado Josué Daniel Calvo secuestrado desde hace más de 11 meses.

 

Desde muy temprano partieron de la localidad brasileña de Sao Gabriel da Cachoeira y debieron abastecerse de combustible en Bocas del Querari, también en Brasil.

 

La información revelada por la senadora liberal Piedad Córdoba informa a través de la red social Twitter que en esa población fueron atendidos por el comisario de la localidad brasileña y que todo marcha dentro de la mayor normalidad, reportando hasta un clima propicio para no retrasar el proceso de la liberación que busca devolver a la libertad a los militares Josué Daniel Calvo y Pablo Emilio Moncayo.

 

La gran frustración es para la mamá del Mayor de la Policía, Julián Guevara, la señora Emperatriz de Guevara al conocer que el grupo de las Farc no va a cumplir con lo prometido de entregar los restos, luego de haberlo asesinado en cautiverio.

 

Los helicópteros Cougar del Ejército brasileño, cada uno con 10 tripulantes, salieron después de las 8 y 30 de la mañana de Brasil con destino a Villavicencio desde una base militar en Sao Gabriel da Cachoeira.

 

Los aparatos van debidamente identificados con el emblema del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que coordina la misión humanitaria, integrada además de la senadora Piedad Córdoba, el obispo de Magangué, Leonardo Gómez y dos integrantes de Colombianos y Colombianas por la Paz (CCP), Hernando Gómez y Ricardo Montenegro.

 

El Alto Comisionado para la Paz, Frank Pearl, reiteró que en una zona selvática colombiana no identificada serán suspendidas las operaciones militares desde las seis de la tarde del sábado hasta unas horas después de que se concrete la liberación del soldado Calvo.

 

Igual procedimiento se realizará desde el lunes de la próxima semana, en otro lugar presuntamente del departamento de Caquetá, para permitir que el grupo de las Farc proceda a la liberación del sargento del Ejército colombiano Pablo Emilio Moncayo, secuestrado desde hace doce años.

 

Rafael Pardo dice que "las Farc deben liberar a todos los secuestrados"

 

El jefe del Partido Liberal consideró que "sin ninguna contraprestación" la guerrilla debe dejar en libertad a todos los plagiados.

 

El director y candidato presidencial del Partido Liberal, Rafael Pardo, expresó su alegría por la libertad del soldado Josué Daniel Calvo y el anunciado regreso del sargento Pablo Emilio Moncayo, en una carta dirigida a la senadora Piedad Córdoba, a quien felicita por no declinar en su lucha para que en Colombia no haya un secuestrado más.

 

"Piedad, a nombre de estos dos compatriotas y de sus familias, a nombre del Partido Liberal y de todos los colombianos, muchas gracias. El hecho de que usted nunca haya desfallecido a pesar de los injustificados ataques en su contra, permite hechos como que Josué Daniel y Pablo Emilio regresen al seno de sus hogares y dejen atrás las cadenas del secuestro, que les robaron años de vida", dice Pardo.

 

TEXTO DE LA CARTA

 

Bogotá, marzo 28 de 2010

 

Senadora

 

PIEDAD CÓRDOBA

 

Ciudad

 

Apreciada Piedad

 

Para el Partido Liberal es motivo de orgullo contar en sus filas con una mujer de sus cualidades que, fiel a los principios liberales, antepone la lucha por la vida y la libertad a los intereses políticos y partidistas. En hora buena, Piedad, familias como las del soldado Josué Daniel Calvo y el sargento Pablo Emilio Moncayo, cuentan con su indeclinable lucha para lograr la libertad de todos los secuestrados.

 

Piedad, a nombre de estos dos compatriotas y de sus familias, a nombre del Partido Liberal y de todos los colombianos, muchas gracias. El hecho de que usted nunca haya desfallecido a pesar de los injustificados ataques en su contra, permite hechos como que Josué Daniel y Pablo Emilio regresen al seno de sus hogares y dejen atrás las cadenas del secuestro, que les robaron años de vida.

 

El Partido Liberal reitera que el secuestro como forma de lucha política no tiene razón de ser, como tampoco la lucha armada. Las grandes transformaciones que requiere Colombia deben hacerse única y exclusivamente por la vía democrática. Las Farc deben entender que con sus actos terroristas y de barbarie lo único que logran es aumentar en su contra el repudio nacional y de la comunidad internacional. Si de verdad quieren hacer gestos de paz, deberían comenzar por dejar libres, de manera unilateral y sin ninguna contraprestación, a todos los secuestrados que tienen en su poder.

 

Sabemos que usted, Piedad, no descansará en su empeño de que en Colombia no haya un secuestrado más, y en ese propósito, la acompaña el Partido Liberal.

 

Saludo cordial

 

RAFAEL PARDO

 

Director Partido Liberal

 

Soldado Josué Daniel Calvo está muy mal herido: Comisionado de Paz

 

Una vez se baje del helicóptero, el soldado será trasladado al hospital Militar en Bogotá.

El comisionado de Paz, Frank Pearl, manifestó su preocupación por el delicado estado de salud en el que se encuentra el soldado Josué Daniel Calvo, quien será liberado este domingo.

 

Pearl dijo que una vez se baje del helicóptero se reencontrará con su familiares y de inmediato será atendido por expertos en salud en el hospital Militar de Bogotá para verificar sus condiciones físicas.

 

Señaló que el soldado Calvo presenta una herida de bala en una pierna desde hace varios meses.

 

Hace cuatro semanas el Ejército identificó el campamento donde permaneció retenido el soldado Calvo, el último en aparecer en la lista de los canjeables de las Farc.

 

Tras la desmovilización de un guerrillero que hacía parte de la seguridad del campamento, el Ejército llegó al lugar que había sido abandonado días atrás y que evidenciaba las condiciones inhumanas en las que se encontraba el militar, que fue secuestrado el 20 de abril de 2009 en combates con las Farc en Vistahermosa (Meta).

 

El desmovilizado, que guió al Ejército hasta el lugar, precisó que el soldado cautivo no puede caminar por sus propios medios ya que presenta una grave lesión en la rodilla derecha.

 

Según Luis Alberto Calvo, padre del uniformado, su hijo recibió varios impactos de bala en sus piernas el día del enfrentamiento de su tropa con las Farc y por eso cayó en manos de los subversivos.

 

El Ejército, que espera la liberación de Calvo, dispuso de un completo equipo de médicos cirujanos y psicólogos para atender las necesidades del uniformado.

 

Ante la situación del cautivo tres de sus familiares se encuentran en las instalaciones del Ejército en el cantón norte esperando su regreso a la libertad y recibiendo preparación psicológica.

 

Finalmente, el Comisionado de Paz dijo que espera que las Farc cumplan su palabra y entreguen los restos del mayor Julián Ernesto Guevara.

 

Estamos listos para el domingo y para el martes, dijo Piedad Córdoba

 

Piedad Córdoba confirmó que los restos del Mayor de la Policía Julián Guevara serán entregados por el grupo de las Farc. A las siete de la mañana del domingo se reiniciará el proceso.

 

"Está totalmente lista y garantizada" la operación dijo una radiante Piedad Córdoba minutos después de descender del helicóptero que la trajo desde Brasil, junto con los delegados del CICR, la iglesia y el colectivo Colombianos y Colombianas por la Paz.

 

Agradeció a la iglesia, la Cruz Roja, al Gobierno colombiano y al brasileño, por este primer paso de la operación que debe concluir con la liberación de los militares Calvo y Moncayo.

 

En Villavicencio se encuentran las dos aeronaves con 20 miembros de la tripulación suministrados por el gobierno de Brasil.

"Ya arrancamos", dijo la senadora "estamos listos aquí para mañana (domingo), igualmente para el martes el de Moncayo y esperamos que (las Farc) cumplan como estamos seguros que lo van a hacer",

 

Frente a la inquietud sobre los restos del Mayor Julián Guevara, confirmó que "ellos (las Farc) los tienen, si los tienen, yo creo que todo el mundo sabe que la dificultad tiene que ver con la movilidad de las personas que los traen, pero yo estoy segura que los van a entregar (los restos)".

 

Dijo que es posible que hacia la una de la tarde de este domingo esté de regreso con el soldado Calvo.

 

"Mañana (domingo) estaremos a esta misma hora aterrizando con el soldado Calvo y el martes estaríamos aterrizando en Florencia (Caquetá) seguramente con Moncayo", explicó la senadora liberal.

 

Dijo desconocer el riesgo que presentó la operación por el atentado terrorista de Buenaventura atribuido al grupo de las Farc. "Nosotros no sabemos, realmente el Gobierno es el que toma las decisiones pero nosotros solicitamos al Gobierno que a pesar de las dificultades es mejor continuar y es mejor, sobre todo generar, lo que ya nosotros creemos que se ha generado en el país, de que se puede negociando, de que se puede hablando y el Presidente (Uribe) gana mucho más con este tipo de decisiones sobre su gobierno".

 

Piedad Córdoba se mostró convencida de que el Presidente Uribe va a posibilitar que se de el intercambio humanitario, "nosotros sabemos que hay presiones de muchos sectores que están en contra, pero apelamos de la decisión política del Presidente para que se de el intercambio humanitario".

 

El obispo de Magangué, Leonardo Gómez, miembro de la misión humanitaria, dijo que "tenemos confianza en el Señor y la Virgen de que será pronto una realidad y un éxito".

 

"A doña Emperatriz quiero decirle que tenga fe y confianza en el Señor Resucitado que estoy seguro que los restos de su hijo les serán entregados. Yo tengo convicción profunda de que los tiene las Farc y los irá a entregar, espero en el lapso de estos días y si no muy pronto", dijo Monseñor Leonardo Gómez.

 

Desarrollo del operativo

 

Sobre las una de la tarde arribaron los dos helicópteros brasileños al aeropuerto Vanguardia de Villavicencio transportando la misión humanitaria encargada de recibir este domingo el cuerpo herido del soldado Josué Daniel Calvo secuestrado desde hace más de 11 meses.

 

Desde muy temprano partieron de la localidad brasileña de Sao Gabriel da Cachoeira y debieron abastecerse de combustible en Bocas del Querari, también en Brasil.

 

La información revelada por la senadora liberal Piedad Córdoba informa a través de la red social Twitter que en esa población fueron atendidos por el comisario de la localidad brasileña y que todo marcha dentro de la mayor normalidad, reportando hasta un clima propicio para no retrasar el proceso de la liberación que busca devolver a la libertad a los militares Josué Daniel Calvo y Pablo Emilio Moncayo.

 

La gran frustración es para la mamá del Mayor de la Policía, Julián Guevara, la señora Emperatriz de Guevara al conocer que el grupo de las Farc no va a cumplir con lo prometido de entregar los restos, luego de haberlo asesinado en cautiverio.

 

Los helicópteros Cougar del Ejército brasileño, cada uno con 10 tripulantes, salieron después de las 8 y 30 de la mañana de Brasil con destino a Villavicencio desde una base militar en Sao Gabriel da Cachoeira.

 

Los aparatos van debidamente identificados con el emblema del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que coordina la misión humanitaria, integrada además de la senadora Piedad Córdoba, el obispo de Magangué, Leonardo Gómez y dos integrantes de Colombianos y Colombianas por la Paz (CCP), Hernando Gómez y Ricardo Montenegro.

 

El Alto Comisionado para la Paz, Frank Pearl, reiteró que en una zona selvática colombiana no identificada serán suspendidas las operaciones militares desde las seis de la tarde del sábado hasta unas horas después de que se concrete la liberación del soldado Calvo.

 

Igual procedimiento se realizará desde el lunes de la próxima semana, en otro lugar presuntamente del departamento de Caquetá, para permitir que el grupo de las Farc proceda a la liberación del sargento del Ejército colombiano Pablo Emilio Moncayo, secuestrado desde hace doce años.

 

"No hay justificación para no entregar restos del Mayor Guevara": Padilla de León

 

El comandante de las FF.MM. dijo que "nos pasa por la mente el recuerdo de Emmanuel".

El comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla de León, dijo el jueves que es falso que el Ejército se encuentre en la zona en la que estarían los restos del MayorJulián Ernesto Guevara, luego de conocer el comunicado de las Farc, en el que ese grupo guerrillero aseguró que esa es la razón por la cual no entregarán el cuerpo del uniformado.

 

"Nos pasa por la mente el recuerdo de Emmanuel,  será que está ocurriendo una situación similar o será que también quieren continuar esta agonía para sacar dividendos políticos", dijo Padilla.

 

El alto oficial precisó que las Fuerzas Militares cumplirán con el cese de operaciones en el área que se establezca para la misión humanitaria. "Tengan la certeza de que donde quiera que estos restos se encuentren, una vez dada el área para que se suspendan las operaciones nosotros facilitaremos de esa manera la localización y extracción de los restos que serán llevadas a Medicina Legal para las comprobaciones que se requieran", puntualizó.

 

El grupo guerrillero Farc publicó el viernes un comunicado en el que asegura que la intención de liberar al sargento Pablo Emilio Moncayo y al soldado Josué Daniel Calvo es irrevocable, pero insiste en que es el ‘Gobierno hace todo lo posible por impedir las liberaciones'.

 

De acuerdo con la nota publicada en la página de Anncol, las Farc dicen que los retrasos en las liberaciones mencionadas se deben al incremento de operativos militares en las zonas en las que se harán las respectivas entregar de los cautivos.

 

Pese a que confirman la intención de liberación, también explican que, de momento, es imposible la entrega de los restos del mayor Julián Ernesto Guevara, pues insisten en que el Ejército ocupa actualmente el lugar en el que se encuentran.

 

"El gobierno de Álvaro Uribe debe garantizar su culminación sin provocaciones, ni esguinces, ni trampas, con diafanidad frente a las familias, al país y al mundo. Jamás se ha visto a un ejército interponer tanto obstáculo para posibilitar la libertad de sus propios soldados", aseguran en el comunicado.

 

Luego de conocer el comunicado de las Farc, fuentes de inteligencia no descartan que el retraso en la entrega de los restos del mayor Guevara se debe a que ese grupo guerrillero no ha encontrado el lugar donde fue sepultado en uniformado y por eso retrasan la entrega alegando falta de garantías, como en el pasado sucedió con la entrega de Emanuel, el hijo de la ex secuestrada Clara Rojas.

 

Finalmente, las Farc piden ahora que se hagan públicos los protocolos acordados, para así garantizar las liberaciones de Moncayo y Calvo.

 

El siguiente es el texto del comunicado de las Farc, publicado en Anncol:

 

Gobierno hace todo lo posible por impedir liberaciones

 

Anncol

 

Las Farc precisan detalles el por qué del retardo en las liberaciones unilaterales. En comunicado dirigido a nuestra sala de redacción en Estocolmo.

 

Comunicado

 

1. Nuestra decisión de liberar unilateralmente al sargento Moncayo y al soldado Calvo es irrevocable, así como también la entrega de los restos del mayor Guevara.

 

2. Las dificultades surgidas en estas últimas semanas y que han ocasionado nuevas demoras son consecuencia de los acrecentados operativos militares pues mientras el gobierno afirma que facilitará las condiciones para el regreso de los prisioneros, incrementa sus operaciones en las tres áreas haciendo todo lo posible para impedir las liberaciones.

 

3. Moncayo y Calvo están listos para su liberación. La entrega de los restos del mayor Guevara debemos aplazarla dado que el ejército ocupa el área donde se encuentran.

 

4. La liberación unilateral determinada por las FARC - EP, es un irrefutable hecho de paz, una demostración inequívoca de voluntad política por el canje. El gobierno de Álvaro Uribe debe garantizar su culminación sin provocaciones, ni esguinces, ni trampas, con diafanidad frente a las familias, al país y al mundo. Jamás se ha visto a un ejército interponer tanto obstáculo para posibilitar la libertad de sus propios soldados.

 

5. Es necesario que se hagan públicos los protocolos acordados.

 

Secretariado del Estado Mayor Central Farc-ep

 

Montañas de Colombia, Marzo 23 del 2010

 

Dos militares cumplen 12 años en poder de las Farc

 

Luis Alfonso Beltrán y Luis Arturo García, dos uniformados plagiados en Caquetá que siguen aguantando en la selva.

 

Plagiados en el ataque a El Billar, una vereda de Cartagena del Chairá (Caquetá), cuando los subversivos arremetieron contra la Brigada Móvil N° 3 del Ejército, el sargento viceprimero Luis Alfonso Beltrán sigue viendo cómo se le esfuma la vida en la manigua junto a otros uniformados, incluido el también sargento viceprimero Luis Arturo García, quien corre la misma tragedia desde ese día.

 

"Continúan pudriéndose en las selvas de Colombia desde hace 12 años. Entre marchas, lágrimas, plantones, siluetazos y vidas colmados de tristeza y dolor hemos venido haciéndole frente a quienes con indiferencia miran nuestra lucha libertaria, una lucha digna, respetuosa de cara al país y al mundo que clama por la vida y la libertad de nuestros seres queridos: policías, soldados y civiles secuestrados", según Marleny Orjuela, presidenta de Asfamipaz (Asociación colombiana de familiares de miembros de la Fuerza Pública retenidos y liberados por grupos guerrilleros".

 

"No los abandonen, no los olviden, Ellos son nuestros hermanos, sus hermanos, porque el dolor de ellos es nuestro dolor, es su dolor. Ellos, antes que policías y soldados, son seres humanos que claman solidaridad. Vamos todos por la vida, la libertad, el acuerdo humanitario y la paz para Colombia ¡YA!", enfatizó.

 

Elespectador.com consultó a María Virginia Franco de Beltrán, madre de Luis Alfonso Beltrán Franco, quien contó la historia de su hijo [1], un 'canjeable' que no tiene tanto eco en los medios de comunicación, pero que sigue a la espera de su libertad.

 

No aparecía en la lista oficial de uniformados en poder de los guerrilleros

 

Josué Daniel Calvo Sánchez, un canjeable de última hora

 

El soldado fue secuestrado mientras las Farc anunciaban la liberación de Moncayo. Su familia fue desplazada del Cauca en diciembre pasado.   

 

El soldado Josué Daniel Calvo Sánchez fue el último en aparecer en la lista de los canjeables de las Farc. En abril de 2009, cuando el grupo insurgente anunciaba la liberación del cabo Pablo Emilio Moncayo, en su poder desde el 21 de diciembre de 1997, el uniformado Calvo era secuestrado.

 

El 20 de abril de 2009 la guerrilla lo plagió luego de un combate en Vistahermosa (Meta). Según Luis Alberto Calvo, padre del uniformado cautivo, su hijo recibió varios impactos de bala en sus piernas y por ello cayó en manos de los subversivos.

 

Oriundo del corregimiento de Huisitó, al occidente del municipio del Tambo (Cauca), Josué Daniel Calvo es hijo de una familia humilde que ahora hace parte del grupo de desplazados que aguarda por ayuda del Estado. En diálogo con Elespectador.com, su padre, temeroso de que cualquier información suministrada termine por perjudicar el proceso de liberación, apuntó a dar a conocer algunos datos, siempre bajo un recelo manifiesto.

 

El soldado Calvo cumplió el 20 de febrero anterior 23 años de edad, estudió hasta quinto de primaria, toda vez que las condiciones económicas y lo remoto del lugar donde vivían no le facilitaron las cosas. Mientras su padre hacía las labores propias del campo y buscaba oro en algunas minas de Fondas (Cauca), su madre, Bradi Sánchez, buscaba dinero lavando ropa o cuidando niños.

 

A raíz de las circunstancias, Josué Daniel se enroló en las filas del Ejército. Según Luis Alberto Calvo, su hijo tomó la decisión hace cuatro años, momento desde el cual fue trasladado a Putumayo. Tras cumplir un año como soldado raso, se quedó en las filas castrenses como profesional, en Huila, hasta hace un año, cuando fue trasladado a Meta, donde fue secuestrado por las Farc.

 

Josué Daniel es soltero, tiene dos hermanos (Nubia, de 24 años; y Diego Duván, de 13) y desde hace 15 meses sostiene una relación con Yuri Patricia Meneses. Su familia, según Luis Alberto Calvo, tuvo que salir en diciembre pasado de El Tambo ante los enfrentamientos entre la Fuerza Pública y la guerrilla. De ahí se trasladaron a Popayán, desde donde han intentado arrancar de cero.

 

Ahora bien, mientras él aguarda por la liberación de su hijo, aún dice tener pendiente la ayuda ofrecida por el Gobierno al ser inscrito oficialmente como desplazado. De todas formas, asegura, su prioridad es mantener a su familia unida y ver a su hijo libre, sin que los problemas de salud que las Farc dicen que él padece revistan gravedad. El grupo insurgente anunció su liberación el 28 de junio de 2009, dos meses después de que lo tomaran cautivo.

 

Ejército identificó campamento donde estuvo el soldado Josué Daniel Calvo

 

Un desmovilizado guió a las autoridades al lugar donde estuvo hasta hace un tiempo el uniformado.

 

Hace cuatro semanas el Ejército identificó el campamento donde permaneció retenido el soldado profesional Josué Daniel Calvo, el último en aparecer en la lista de los canjeables de las Farc y quien recobrará su libertad este domingo, según lo anunciado por el grupo insurgente.

 

Tras la desmovilización de un guerrillero que hacía parte de la seguridad del campamento, el Ejército llegó al lugar que había sido abandonado días atrás y que evidenciaba las condiciones inhumanas en las que se encontraba el militar, que fue secuestrado el 20 de abril de 2009 en combates con las Farc en Vistahermosa (Meta).

 

El desmovilizado precisó además que el soldado cautivo no puede caminar por sus propios medios ya que presenta una grave lesión en la rodilla derecha, producto de una herida de bala que no fue atendida a tiempo.

 

Según Luis Alberto Calvo, padre del uniformado, su hijo recibió varios impactos de bala en sus piernas el día del enfrentamiento de su tropa con las Farc y por eso cayó en manos de los subversivos.

 

El Ejército, que espera la liberación de Calvo, dispuso de un completo equipo de médicos cirujanos y psicólogos para atender las necesidades del uniformado.

 

Ante la situación del cautivo tres de sus familiares se encuentran en las instalaciones del Ejército en el cantón norte esperando su regreso a la libertad y recibiendo preparación psicológica.

 

Piedad Córdoba dice que las Farc quieren diálogo sin despeje

 

La senadora calificó como un "acto de buena voluntad" del grupo guerrillero, las liberaciones que se avecinan.

 

De acuerdo con la senadora liberal Piedad Córdoba, una vez sean liberados los militares Josué Daniel Calvo y Pablo Emilio Moncayo, la salida para los 20 uniformados con fines canjeables [1] que quedan en poder de las Farc será el intercambio humanitario.

 

Tras calificar como un "acto de buena voluntad" las liberaciones que empezarán este fin de semana en el sur del país, la congresista dijo que las Farc quieren diálogo sin despejes. Según explicó, el objetivo es que voceros del Gobierno y del grupo guerrillero se sienten a hablar. Sería, acorde a su explicación, entre el Alto Comisionado para la Paz y tres comandantes insurgentes, en la zona que el Ejecutivo determine.

 

Córdoba, en declaraciones a Pregunta Yamid, dijo que sí ve posible el intercambio humanitario en lo que resta del gobierno del presidente Álvaro Uribe. Al respecto, enfatizó en que el primer mandatario decidió no hablarle más, situación que, aseguró, no discutirá para no convertirlo en una "telenovela".

 

Finalmente, la congresista dijo que no sabe a ciencia cierta de qué murió en 2006 el mayor de la Policía Julián Ernesto Guevera [2], cuyos despojos mortales las Farc anunciaron su entrega junto a la liberación de Moncayo y Calvo. Agregó que aún la señalan bastante, con insultos de personas que la tildan de ser terrorista o vocera política de los guerrilleros.

¿Quién es Teresa Tono y qué pasó con los 63 millones de dólares del PARS?

 

En marzo de 2008, la médica cirujana hizo un balance de su tarea al frente de ese mayúsculo proyecto. Estas fueron sus conclusiones. El candidato Germán Vargas Lleras insiste en que hubo “despilfarro”.  


Teresa Margarita Tono Ramírez ha sido mencionada reiteradamente en los millonarios contratos que ha contraído el Ministerio de la Protección Social y que han sido denunciados recientemente por Germán Vargas.

 

La más reciente declaración del candidato presidencial reveló que se hizo un contrato por 63 millones de dólares, algo así como 125 mil millones de pesos. ¿En que se gastaron? De acuerdo con Vargas Lleras, “ese dinero se despilfarró”.

 

Esa plata se invirtió en el Programa de Apoyo a la Reforma de Salud (Pars) entre 1996 y 2008, cuya directora fue Teresa Margarita Tono. “La señora Tono aparece en este (...) contrato con siete asesorías por un valor de 557.242.747 pesos”, según denunció Vargas Lleras este martes.

 

En marzo de 2008, Tono hizo un balance de su gestión al frente de ese proyecto. En ese sentido, resumió así los objetivos que alcanzó: “producir recomendaciones de políticas y normatividad, fortalecer la capacidad de recursos humanos para proveer servicios más eficientes y de alta calidad, desarrollar instrumentos técnicos para la formulación de políticas y la definición de los procesos institucionales y operativos y, mejorar y establecer una nueva capacidad institucional y analítica para implementar y evaluar el Programa de Reforma de Salud”.

 

Según explicó la médica cirujana al periódico El Pulso de Medellín, especializado en temas de la salud, el Pars se inició en marzo de 1996 con recursos de un préstamo que hizo el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). “El mayor obstáculo se presentó en los primeros 3 años, pues sólo en 1999 se logró la aprobación del BID para la unidad técnica propuesta en el crédito, así que los primeros 3 años ejecutaron recursos nacionales, con desembolsos lentos que retrasaron el cumplimiento de los objetivos, pero posteriormente el programa se puso al día”, dijo en aquel entonces.

 

Después, cuando llegó la plata del BID, “entre 1999 y 2002, a partir de los estudios previos que dieron origen a la creación del Pars, se definieron los componentes básicos de orientación del Programa, lo que permitió establecer la propuesta técnica del Plan Estratégico del sector salud 2002-2006, proponer la reglamentación de las leyes 100 de 1993 y 715 de 2001 y aportar a la normatividad relacionada con la financiación, flujo de recursos e inspección, vigilancia y control del Sistema General de Seguridad Social en Salud, la prestación de servicios de salud y el Sistema de Garantía de Calidad”, de acuerdo con lo publicado en El Pulso.

 

Después vino una segunda fase del programa entre 2003 y 2007. En ésta, se diseñaron siete líneas de trabajo: “Sistema Integral de Información (Sispro), Desarrollo y evaluación de políticas de salud, Implementación del Sistema de Garantía de Calidad en Salud, Asistencia técnica para el ajuste institucional y operativo del régimen subsidiado, Ajuste y fortalecimiento institucional, y Fortalecimiento de los programas de recursos humanos en salud”.

 

Los resultados de esa inversión fueron apropiados por el Ministerio de la Protección Social. Y, según dijo Tono en aquel entonces, tanto “la Federación Nacional de Departamentos como la Federación Colombiana de Municipios asumieron los instrumentos que deja el Pars, por lo cual tiene una opción real de continuar en el tiempo”.

 

Después de esa inversión, vino una sentencia de la Corte Constitucional, la 760 de 2008, en la que ordenó arreglar de una vez por todas el sistema de salud y una emergencia social decretada a finales de 2009.

 

Lo sorprendente es que, según lo ha denunciado Vargas Lleras, la señora Tono fue contratada para participar en la redacción de los decretos emitidos durante la emergencia social.

 

“No hay explicación alguna para entender cómo la señora Tono además suscribió un contrato con la Asociación Centro de Gestión Hospitalaria por 1.200 millones de pesos para brindarle asesoría profesional al Ministerio”, dijo el candidato presidencial. Y agregó que, después de conocerse la seguidilla de contratos, “se hace evidente un carrusel en la contratación que empieza desde la propia dirección del Pars”.

 

Así es ella

 

El ministro de la Protección Social, Diego Palacio, ha defendido reiteradamente y en público la calidad profesional de Tono.

 

Según consta en su hoja de vida registrada en Colciencias, ella nació en Bogotá y es Médica Cirujana de la Pontificia Universidad Javeriana, de donde egresó en 1983. Tiene un Phd en Servicios de Salud de la Universidad de California, con una tesis sobre el acceso a los sistemas de salud en Colombia. Su hoja de vida académica está llena honores que resaltan su dedicación y excelencia académica.

 

Como investigadora de Colciencias, ha profundizado en temas que tienen que ver con la equidad y la eficiencia de la atención en salud y la aplicación del conocimiento de esta área en entes territoriales. También ha explorado el desarrollo de las EPS, la administración y contratación hospitalaria, y las políticas de gestión de la salud en Colombia.

 

Es coautora de nueve libros que abordan las políticas del sector de la salud, el conocimiento de los usuarios sobre los servicios de salud y, en general, el funcionamiento del sistema de seguridad social en Colombia. Entre estos se destacan Los Hospitales Colombianos en el Contexto de Latinoamerica y el Caribe, publicado en 2002 y La Equidad en el Sector Salud: Una Mirada de Diez Años, publicado el mismo año.

 

Desde el 2000 ha publicado artículos en revistas científicas sobre el acceso a los servicios de salud en Colombia, las percepciones de los usuarios sobre la calidad en la salud, cómo informar sobre salud, el estado de la red hospitalaria en Colombia, la reforma a la salud, tendencias de inequidad en la salud de los colombianos, entre otros.

 

En el 2000 recibió el Premio Internacional de Investigación de Políticas de Salud José Luis Bobadilla, otorgado por el Banco Mundial a aquellas investigaciones que desarrollen políticas de salud e innovaciones de las mismas en América Latina y el Caribe.

 

Una fuente consultada por Semana.com que ha trabajado con ella, reconoce que es de las personas que mejor maneja el sistema de salud en Colombia. Sin embargo, criticó la concepción que Tono tiene sobre el papel que deben desempeñar las aseguradoras en el sistema de salud.

 

“A diferencia de la doctora Tono, yo creo que el rol de los aseguradores no es quitarles beneficios a los pacientes, sino cubrirlos”, dijo. “Además, agregó, en mi concepto, no se pueden eliminar prestaciones del plan de beneficios en salud, sino que el asegurador (la EPS) tiene que correr con ese riesgo financiero de los usuarios”.

 

“Es como una póliza de un carro, que si le empiezan a quitar el cubrimiento de rayones, robos, en fin, dejan sin proteger el patrimonio del cliente. Al final, le toca al dueño pagar esos detrimentos”, explicó.

 

Un reconocido académico, de los que mejor conoce sobre temas de salud en Colombia, se refirió a Tono como “una creadora y escudera” del sistema actual de seguridad social que “lleva bastante tiempo asesorando al Gobierno en estos temas”.

 

“Ella una de las pensadoras de lo que ha venido pasando con la salud en el país. Por eso, sus ideas y argumentos han estado más de una vez en conflicto con los de otros académicos”, comentó el intelectual.

 

Cuando los organismos de control se aprestan a analizar el destino que corrieron los 63 millones de dólares de los que habla Vargas Lleras, la versión entregada entonces por Tono se convierte en una pieza importante. Serán ellos los que le digan al país si esa inversión se justificó o, al menos, ayudó en algo a cambiar la seguridad social de los colombianos.

 

Columna va y carta viene: el agarrón de Pastrana y José Obdulio

 

El ex presidente califica “de consiglieri de Pablo Escobar” al ex asesor presidencial y Gaviria le respondió este jueves tildándolo de “pobre diablo”.  


El ex presidente Andrés Pastrana en una carta abierta arremetió duramente contra el actual Gobierno. La carta pide explicaciones al presidente Álvaro Uribe por el acuerdo de Santa Fe Ralito, en el que los jefes ‘paras’ se comprometieron con la desmovilización. Sin embargo, dice Pastrana, después fueron extraditados como narcotraficantes. “No se puede volver a graduar de paramilitares a narcotraficantes”, citó Pastrana las palabras que pronunció el General de la Policía, Óscar Naranjo, días atrás.

 

En la carta, que lleva por título “Retroceder en la memoria es una opción”, en respuesta a la campaña del Partido de La U, que dice que retroceder “no es una opción”, Pastrana arremete contra el ex consejero presidencial José Obdulio Gaviria. Dice que el Presidente deberá explicar “por qué llegó a ser su consejero más cercano el consiglieri de Pablo Escobar”.

 

Consiglieri es una palabra que designa a la persona más cercana al capo italiano, frecuente en las historias de la mafia siciliana.

 

El ex consejero Gaviria respondió en RCN Radio que las declaraciones de Pastrana son “un insulto.... una infamia como tantas de él; unas contra Colombia, otras contra personas, otras contra partidos y otras contra presidentes”.

 

Agregó que el ex presidente le "entregó el país a la banda terrorista más grande”. También dijo que el ex mandatario es “un pobre diablo” que se empeñó en insultarlo pero que “tiene rabo de paja”.

 

Según la cadena radial, la carta de Pastrana es una respuesta a la columna ‘Santa alianza’ publicada por Gaviria en el diario El Tiempo, este miércoles. En ella el ex asesor presidencial hace la pregunta “¿cuándo tomará conciencia (Andrés Pastrana) del daño que le hizo a Colombia?”.

 

“Pero lo más grave de Andrés es su reiterada alianza para el cambio con la banda terrorista Farc. La semana pasada, siguiendo el mismo guión, la banda y el ex se la montaron, con furia, a este pobre columnista”, dice Gaviria.

 

“¡Qué no dijeron!”, agrega.

 

Esta es la carta de Pastrana:

 

Carta de Andrés Pastrana

 

"Retroceder en la memoria es una opción

 

Son ya casi ocho años en los que he mantenido un relativo silencio frente a las embestidas abiertas o por testaferros del poder en mi contra, dejando apenas unas constancias para la historia, exponiendo casi al margen mis puntos de vista y advirtiendo sobre hechos graves que tendían a perderse en el aluvión unanimista.

 

La desmemoria oficial que tanto ha servido al régimen surge de la invención de un Álvaro Uribe que refunda a Colombia el 7 de agosto de 2003. El Uribe anterior era inconveniente había que borrarlo. Y para reconstruirlo era necesario aniquilar moral y políticamente a su antecesor. Llegando ahora hasta el punto de endilgarle la condición de “aliado de las Farc”.

 

Hoy, cuando a Colombia le plantea su presidente la posibilidad de quedarse en el poder quién sabe hasta cuándo, es hora de que el país se atreva a acordarse de que antes de estos dos últimos gobiernos, aún antes del Caguán, hubo hechos y personas que definieron el rumbo de Álvaro Uribe.

 

“El país no puede volver a graduar a narcos de paramilitares”, sentenció la semana pasada el director nacional de la Policía resumiendo el despeje y posterior pacto de Santa Fe de Ralito para los herederos del Cartel de Medellín que posteriormente habrían de ser extraditados como tales. Es la primera voz que desde el mismo Gobierno, se atreve a plantear lo que Uribe tendrá que explicar al país y al mundo algún día. De la misma manera que nos debe una explicación de por qué llegó a ser su consejero más cercano el consiglieri de Pablo Escobar.

 

Si la forzada reelección no se da, el Presidente Uribe merece unas buenas vacaciones. Pero a su vuelta el autor del Plan Colombia –quien armó a partir casi de cero las Fuerzas Armadas más poderosas de nuestra historia tras el maculado y desastroso gobierno del que Álvaro Uribe fuera cómplice – estará dispuesto a contrastar el proceso de paz con las Farc y los pactos con el narcotráfico en Ralito. Dispuesto al debate ante los colombianos y ante la opinión mundial, aún cuando Uribe haya tenido la palabra por ocho años. Porque en la política hay que tener publicistas; pero también hay que tener memoria".

Oposición venezolana condena "cierre" de RCTV Internacional

Por: Agencia EFE/Elespectador/APIC

 

Anunciaron "acciones de protesta cívica" ante la situación que afecta el canal privado.

La oposición venezolana condenó el "cierre" del canal privado Radio Caracas Televisión Internacional (RCTV) , cuya emisión fue suspendida la pasada medianoche de la programación de los operadores por cable venezolanos por supuesto incumplimiento de la ley.

 

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) , que reúne a 11 partidos opositores, dijo en un comunicado que "condena sin reservas el cierre de RCTV Internacional, ensañamiento con una televisora cuya señal abierta fue injustamente estatizada en 2007".

 

RCTV, continuadora de Radio Caracas Televisión (RCTV) que dejó de salir en señal abierta luego de que en 2007 el Gobierno no le renovara la licencia para usar la frecuencia estatal, es una de las 24 emisoras por cable que el Ejecutivo del presidente Hugo Chávez clasificó la semana pasada como "nacionales".

 

Esta condición, determinada por el porcentaje de la producción nacional de un canal, obliga a la televisora a ajustar su programación a las normas legales venezolanas que se aplican a las cadenas con señal abierta, incluida la transmisión de las cadenas nacionales obligatorias.

 

En su comunicado, la MUD denunció que se ha dado "otro zarpazo a la libertad de expresión" precisamente el 23 de enero, fecha del aniversario de la caída de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez, en 1958, que oficialismo y oposición conmemoraron ayer con multitudinarias marchas a favor y en contra del Gobierno.

 

La alianza opositora consideró que la medida es una "venganza a la formidable manifestación popular unitaria" , en alusión a la marcha de los adversarios del Gobierno.

 

"Nos solidarizamos con sus trabajadores (de RCTV), víctimas del atropello oficial" , subrayó.

 

"El Gobierno, que no puede con la inseguridad, que produce la inflación más alta de América Latina y que no ha sido capaz de gerenciar servicios básicos como la electricidad y el agua, se desahoga cerrando emisoras, negando al pueblo su derecho a informarse y entretenerse con libertad" , agregó la Mesa Unitaria.

 

Asimismo, indicó que se anunciarán "acciones de protesta cívica" ante la situación que afecta el canal privado.

 

Momentos antes de apagarse a la medianoche la señal, el canal difundió un comunicado en el que denunció que el Gobierno, a través de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) , se había dirigido a los servicios de difusión por suscripción para solicitarles que lo excluyeran de su oferta.

 

El responsable de la Conatel y también ministro de Obras Públicas, Diosdado Cabello, dijo anoche que las operadoras de televisión por suscripción debían excluir de su oferta a los canales considerados "nacionales" que no cumplan con la ley.

 

Los gremios y asociaciones que agrupan a los operadores de servicios de TV por cable "exhortaron" hoy a RCTV y a otros canales afectados por la medida a cumplir de "inmediato" con la legislación vigente a fin de poder restablecer su servicio en la programación.

 

Esas asociaciones indicaron en una nota que "detectaron" que algunos canales nacionales "no han cumplido con las normas impuestas por el ordenamiento jurídico vigente".

 

Por ello, "han sido temporalmente excluidos de la parrilla de programación por parte de nuestros agremiados, hasta tanto den cumplimiento irrestricto a la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión" , explicaron.

 

‘Rasguño’ acusó a Samper y Serpa de haber “instigado” asesinato de Álvaro Gómez

Por: Elespectador/APIC

 

Esa provocación de los altos dignatarios del país se dio a ‘narcos', según la declaración entregada por Hernando Gómez Bustamante.

Ahora Hernando Gómez Bustamante, alias ‘Rasguño', será parte clave del proceso que se lleva por el asesinato de Álvaro Gómez Hurtado.

 

Según una declaración entregada por el extraditado narcotraficante, en una reunión de 1996 en 1996 Tierra Alta (Córdoba) se conoció ese homicidio.

 

La versión, que fue dada a conocer por La FM, la idea siempre fue "hagamos lo que sea para parar a Álvaro Gómez".

 

Esto, según ‘Rasguño' serviría para "dispersar" la investigación que la Cámara llevaba contra el presidente Ernesto Samper.

 

Versión completa de La FM

 

En el documento, obtenido en exclusiva por LA F.m. alias ‘rasguño' asegura que el entonces presidente Ernesto Samper y su ministro Horacio Serpa Uribe habrían instigado al cartel del norte del Valle para que dieran muerte al líder conservador. 

 

En la última semana la Procuraduría y la Fiscalía tomaron dos decisiones en el caso por el magnicidio del ex dirigente conservador Álvaro Gómez Hurtado.

 

El Ministerio Público, a través de Gabriel Jaimes, procurador delegado para lo penal, solicitó al Fiscal General vincular al expediente a varias personas, sin entregar nombres, en calidad de coautores del crimen, ocurrido el 5 de noviembre del 2005, en el norte de Bogotá.

 

La Fiscalía reabrió el proceso que está en etapa preliminar y con la declaración de un exjefe del cartel del norte del Valle podría dar un vuelco a las investigaciones, que hasta ahora habían señalado a un grupo de militares como los únicos autores del asesinato.

 

Estas decisiones fueron tomadas con base en la declaración que entregó en Estados Unidos el pasado 12 y 13 de enero, el ex jefe del cartel del norte del Valle Hernando Gómez Bustamante conocido con el alias de ‘rasguño'.

 

De acuerdo con la versión entregada por alias ‘rasguño', durante la época del escándalo del proceso 8 mil, para el entonces presidente Samper y su Ministro, si se daba un golpe de estado, Álvaro Gómez llegaría al poder y con él, dice el narcotraficante, Colombia se volvería una finca de los estadounidenses y los narcotraficantes serían extraditados.

 

‘Rasguño' sustenta su afirmación en una reunión, celebrada a comienzos de 1996 en una finca en Tierralta , Córdoba, llamada Cinco Tres, según su versión en esa reunión, participaron el entonces máximo Jefe de las Autodefensas Carlos Castaño, el otro jefe del cartel del norte del Valle, Orlando Henao , conocido como el temido ‘hombre del overol' y el narcotraficante Efraín Hernández.

 

Dice ‘rasguño' "fuimos a una finca que se llama Cinco Tres, ahí en Tierralta, en un pueblito que se llama El Volador, la finca era de Carlos, ahí fue donde nacieron las Autodefensas. Hay una discusión muy fuerte entre Orlando y Carlos Castaño por lo de Álvaro Gómez, muy fuerte, yo pues veo la discusión. Yo me paro y me abro un poquitico, pero me quedo ahí pendiente y yo digo nos van a matar porque la discusión es fuerte. Orlando era también muy grosero y Carlos le decía pues que ellos no tenían porque haber matado a Álvaro Gómez y que más por proteger a un bandido como Samper, que porque Samper era un bandido igual a Serpa y que él sabía que si él no había matado a Serpa, era porque Serpa era amigo de nosotros, pero que Serpa era un hombre totalmente guerrillero", aseguró ‘Rasguño' en su declaración revelada por LA F.m.

 

Según su versión durante el enfrentamiento verbal, Castaño dejó ver su admiración por Álvaro Gómez de quien dijo era un seguidor de sus políticas.

 

‘Rasguño' continúa su relato y asegura: "ellos discuten al fin y al cabo, entonces Orlando le regala un dinero, le lleva platica, a Carlos cuando le daban platica le pasaba mucho la rabia. Carlos también le reclama muy feo sobre la muerte de ‘Don Chepe Santacruz' (José Santacruz Londoño ex jefe del cartel de Cali) que por que lo habían utilizado para matar a ‘chepe' diciéndole que era del ELN".

 

"Después de que salimos de ahí, estaba Orlando, Efraín y mi persona. Salimos de la reunión, y yo le digo ole esta situación hermano, cómo es que ustedes hacen esto y no me dicen nada, ¿me van a hacer matar de Carlos o qué? me dijeron: hombre, es que no te quisimos comentar eso porque es algo muy delicado lo que se hizo, entonces ya nos vamos a la finca y me empieza a contar", explicó ‘Rasguño'.

 

En este momento es cuando ‘rasguño' le precisó a la Comisión de la Procuraduría y de la Fiscalía que tomaron su declaración, las revelaciones y los detalles que según él, le contó Orlando Henao, sobre la participación del cartel del norte del Valle en el magnicidio de Gómez Hurtado.

 

Dice ‘rasguño' en su versión, conocida por LA F.m.

 

"Orlando me dice: hermano lo que pasa es lo siguiente: el doctor Álvaro Gómez estaba ambientando un golpe de estado dentro de los militares y los grandes ricos de Bogotá.

Entonces el doctor, `el Gordo´ (el gordo es Samper) y Horacio (porque él le decía Horacio) mandan la razón".

 

‘Rasguño' suministra el nombre de esta persona que habría servido de puente con la mafia, pero su identidad las autoridades la mantienen bajo protección, para no entorpecer la investigación.

 

Sigue su relato ‘rasguño' " mandan la razón de que hagamos lo que sea para parar a Álvaro Gómez que porque si hay un golpe militar van a coger a todo mundo y van a extraditar a todo mundo y que ellos también temen de una extradición, como ocurrió en Panamá con Noriega".

 

"Entonces él (Orlando Henao) relata esos hechos, y dice, bueno todo se hizo a través de esa persona. Él fue quien trajo todas las razones y todo".

 

"Yo le dije, ¿bueno pero qué pasó? y me dice bueno al doctor Álvaro fue imposible arrimarle, tratamos por todos los medios de buscarle arrimar para que se quedara quieto y ese hombre es muy jodido, ese hombre no quiso recibir plata, ni quiso recibir a nadie y dijo: entonces nosotros vimos que la única forma de acallarlo era matarlo y tomamos la decisión de matarlo".

 

‘Rasguño' asegura que el crimen de Álvaro Gómez también serviría para distraer las indagaciones que adelantaba por esa época la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes por el supuesto ingreso de dineros de la mafia a su campaña presidencial.

 

En su versión, revelada por LA F.m., ‘rasguño' aseguró que Orlando Henao, el ‘hombre del overol' le confesó "a su vez estábamos buscando, necesitábamos algo que distrajera la investigación de Samper en la Cámara de Representantes, para que Heyne Mogollón pudiera hacer pasar la inocencia de Samper en el proceso 8 mil, entonces esos son los motivos, me dijo, el golpe de estado y poder seguir adelante con la inocencia de Samper en el Congreso".

 

‘Rasguño' asegura que le preguntó a Henao qué hubo a cambio y él le respondió: a cambio hay que nosotros estamos buscando de que se tumbe la extradición de nacionales hacia los Estados Unidos y ellos dicen que no hay problema que pongamos los abogados, que consigamos los abogados, meter el proyecto y que ellos no van a decir nada y que antes, a los congresistas amigos de ellos, le van a decir de que la no extradición es necesaria para el país porque los americanos están haciendo una finca en Colombia", explicó Hernando Gómez Bustamante, el otrora jefe del cartel del norte del Valle.

 

Durante la diligencia la Comisión judicial le preguntó a ‘rasguño' quién había ejecutado el plan de asesinar a Álvaro Gómez.

 

Entonces ‘rasguño' hizo una nueva revelación. Dijo que esa pregunta se la había hecho a Henao.

 

"Orlando, quién mató al doctor Álvaro Gómez y me dijo Danilo fue el que hizo la vuelta. Danilo González, el coronel Danilo González, en esa época Danilo yo creo que era mayor no era coronel".

 

‘Rasguño' amplió este punto y aseguró que el magnicidio lo realizó el coronel Gonzáles y para ello utilizó a dos de sus hombres de confianza, dos suboficiales de la Policía, cuyos nombres también las autoridades mantienen en reserva.

 

La Comisión además le preguntó a ‘Rasguño' sí algún sector del estamento militar tuvo participación en el asesinato, y ‘rasguño' respondió que no.

 

En la diligencia judicial, realizada en una Corte Federal de Nueva York, participó además del Procurador y el Fiscal de la Unidad Nacional Antiterrorismo, dos abogados de ‘rasguño', dos agentes de la Agencia Antidrogas (DEA) y un fiscal estadounidense.

 

‘Rasguño', quien fue capturado en Cuba, luego deportado a Colombia y finalmente extraditado hacia los Estados Unidos donde enfrenta un proceso por narcotráfico, le hizo saber a las autoridades americanas y colombianas que su deseo era colaborar con las autoridades de las dos naciones, en diferentes procesos, entre ellos el crimen de Álvaro Gómez y el atentado por el avión de Avianca en 1989.

 

La Comisión judicial está evaluando el testimonio de ‘rasguño' y en los últimos días ordenó la práctica de varias pruebas, entre ellas volver a Estados Unidos para ampliar la declaración del jefe del cartel del norte del Valle.

 

Dentro de estas pruebas está escuchar la declaración del ex senador Samuel Santander Lopesierra, conocido como ‘el hombre marlboro' y el ex jefe paramilitar Ever Veloza, alias ‘H.H'. Los dos están recluidos en cárceles en Estados Unidos.
Lo difícil para los investigadores es que la mayoría de los protagonistas están muertos. Orlando Henao, a quien los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez le temían fue asesinado en prisión en noviembre de 1998; Efraín Hernández, alias ‘don efra', fue acribillado por sicarios en un centro comercial en Bogotá en 1996 y el coronel Danilo González, señalado de retirarse de la Policía y luego manejar los hilos de un sector de la mafia fue asesinado el 25 de marzo del 2004 en un edificio en el norte de la capital.


                     La verdad del bombardeo


Aunque la senadora Piedad Córdoba anunció que "para l@s amig@s twitter@s" liberaría al pajarito Twitter en Buenaventura cuando terminara su misión humanitaria, la Legisladora se anticipó a ese hecho.

 

El informe de la Comisión de la Verdad de Ecuador sobre el ataque al campamento de 'Raúl Reyes' revela la dimensión de los tentáculos de las Farc en ese país.

 

Si la bomba que cayó sobre ‘Raúl Reyes’ hace 21 meses en Ecuador estremeció de indignación al vecino país al sentir vulnerado su territorio, el informe que acaba de revelar la Comisión de la Verdad sobre esa operación tiene todos los ingredientes para provocar un impacto igual o más explosivo para la opinión pública ecuatoriana.

 

En primer lugar, porque las conclusiones a las que llegaron los cinco notables nombrados por el presidente Rafael Correa dejan al descubierto problemas muy graves en el vecino país. La comisión dice, por ejemplo, que al mandatario lo tenían mal informado sobre la verdadera situación de la guerrilla de las Farc en Ecuador, revela que hay tres frentes de la guerrilla actuando y traficando en territorio de ese país y que se presenta una preocupante infiltración en el Estado. “Las Farc y el narcotráfico han logrado penetrar varias instancias de los organismos políticos, judiciales, culturales y sociales”, dice una de las conclusiones.

 

Muchas de las páginas del documento están dedicadas a cuestionar duramente a la fuerza pública de ese país por no informar al alto gobierno sobre las actividades guerrilleras y, sobre todo, por no atacar y combatir a las Farc. Si bien el informe advierte que ni Correa, ni su gobierno tuvieron vínculos con ese grupo guerrillero, es muy contundente al afirmar, y probar, que varios miembros del Estado, algunos cercanos al mandatario, sí tenían una estrechísima relación con la guerrilla. El ex general René Vargas, ex embajador en Venezuela, que prestó una finca a los guerrilleros, es uno de los más comprometidos en la investigación.

 

El segundo gran estruendo del documento de 130 páginas tiene que ver con el papel que cumplió en la operación la base de Manta, que para ese entonces era utilizada por militares estadounidenses. Aunque en ningún momento logra probarlo por completo, la comisión ecuatoriana afirma que “la inteligencia estratégica desde la Base de Manta fue fundamental para el seguimiento y ubicación de ‘Reyes’”. Para los ecuatorianos es sospechoso que justamente la noche del bombardeo despegó irregularmente desde Manta un avión Hércules gringo.

 

Este punto podría parecer el más complejo para Colombia. Sobre todo por los actuales cuestionamientos a la instalación de bases estadounidenses en territorio colombiano. Sin embargo, ese tema no ocupó los titulares de la prensa ecuatoriana. En parte porque la mayoría daba por descontado que desde esa base los estadounidenses siempre hicieron labores de inteligencia.

 

Pero lo que sí quedó por completo descartado es uno de los grandes mitos alrededor de esta operación, según el cual aviones de combate de un tercer país, en referencia a Estados Unidos, habían efectuado el bombardeo. La comisión ecuatoriana desestimó ese argumento, que se basó en información de la Fuerza Aérea de Ecuador, y confirmó que las bombas que cayeron fueron arrojadas por aviones Súper Tucano de la Fuerza Aérea Colombiana.

 

En términos generales, si bien hay un explícito y permanente rechazo a la violación de la soberanía ecuatoriana por parte de la fuerza pública colombiana, el documento termina por darle la razón a Colombia al confirmar la versión que había dado el país sobre lo ocurrido.

 

La gravedad del informe para Ecuador había sido anticipada de cierta manera por el coordinador de la Comisión de la Verdad, Francisco Huertas, quien el pasado octubre pidió protección para ellos por lo que iban a revelar en el documento.

 

Esta comisión independiente fue creada el pasado 25 de marzo, un año después del ataque, para hacer una investigación imparcial sobre el bombardeo y los vínculos de integrantes del gobierno con las Farc. Además del coordinador Huertas, representante de Consejo Nacional de Universidades, hicieron parte de la comisión un representante de la Iglesia, uno de los movimientos sociales, uno de los medios de comunicación y un ex militar.

 

SEMANA/APIC reproduce algunos apartes textuales del documento.

 

1.    La base de la discordia

 

El informe ecuatoriano cuestiona el uso que el gobierno de Estados Unidos le dio a la base de Manta y, si bien no lo confirma, habla de la ‘posibilidad’ de

que se haya dado apoyo de inteligencia.

 

 

“El propósito de intensificar la cooperación para la detención, monitoreo, rastreo y control aéreo del tráfico de narcóticos que era la concepción original del convenio (de la base de Manta entre Ecuador y Estados Unidos) se vio trascendido por la realidad. Es de público conocimiento que las acciones se ampliaron a las migraciones, el tráfico de personas y a informaciones relacionadas con las Farc y el Plan Colombia. Es evidente que las instalaciones en Manta eran utilizadas para diferentes acciones”.

 

“El tipo de aviones utilizados en la base de Manta es una clara indicación de que lo que se buscaba fundamentalmente era la información de inteligencia. El utilizar tres tipos de aviones Awak, que constituyen verdaderas obras de ingeniería de la más alta tecnología en el campo de la inteligencia electrónica, nos habla de la naturaleza y función de la base. El problema es con el uso de la información. Desde Manta se generaba información estratégica que determinaba acciones importantes. El control de la misma está en manos del Comando Sur y el criterio del uso de manera discriminatoria les pertenece a ellos”.

 

“En carta enviada por la embajada de Estados Unidos en respuesta a los requerimientos presentados, la embajadora Heather Hodges señala: ‘Quisiera aclarar que ninguna de las aeronaves que operan desde el FOL (Manta) tuvo la capacidad para realizar una misión de este tipo’. La embajadora informó el registro de vuelos programados, los tipos de aeronaves y el personal extranjero que ingresó a Manta. La Comisión comprobó y mantiene el registro proporcionado por la Fuerza Aérea de Ecuador donde no se registra la presencia de aviones con tal capacidad de combate, lo que corrobora las palabras de la embajadora norteamericana. En Manta ni aterrizaron ni despegaron aviones con la capacidad de bombardeo como la empleada en Angostura. Habría que hablar más bien de la posibilidad de apoyos de inteligencia en la operación colombiana”.

 

“El 28 de febrero de 2008 desde Manta despega a las 19:00 horas el avión HC-130 de la fuerza aérea norteamericana tripulado exclusivamente por pilotos de esa nacionalidad. A las 00:25 del 1 de marzo se inició la llamada Operación Fénix, donde se emplean diez bombas GBU, 12 Pavaway II de 500 libras en el campamento de Angostura en territorio ecuatoriano. El HC-130 regresó a las 4:40 del 1 de marzo a Manta contabilizando un total de nueve horas y 12 minutos de vuelo. El HC-130 tenía una rutina de navegación de siete a nueve horas de duración pero en horario diurno. En la fecha del 29 de marzo a la mañana del 1 de marzo, viajó como excepción en horas de la noche, coincide con el bombardeo a Angostura. Se rompe la rutina. Este HC-130 abandonó Ecuador el 3 de marzo de 2008. Si bien es cierto que este avión dispone de un radar para detección de barcos, tiene poca posibilidad de detectar tropas en la selva. El actual comandante de Manta manifestó que en el caso de este HC-130 se sabía que poseía una especie de contenedor cuyo contenido no se conocía”.

 

2. Los aviones colombianos

 

A diferencia de lo que siempre argumentó Ecuador, la investigación demostró que el bombardeo al campamento fue realizado por aeronaves de la Fuerza Aérea Colombiana.

 

“De acuerdo con la información difundida por el Ministerio de Defensa de Colombia, en el operativo se habrían utilizado aeronaves Super Tucano de la Fuerza Aérea Colombiana. Sin embargo, el informe técnico presentado por la Fuerza Aérea Ecuatoriana desmiente tal versión y sustenta su explicación en los fragmentos (aletas) de bombas encontrados en el campamento. Dichas bombas son de las características GBU 12 Paveway II, que, de acuerdo con ese informe, no podían ser lanzadas desde los Súper Tucanos. Las conclusiones de ese informe han generado la posibilidad de la intervención de un tercer país. Ante la imposibilidad de que la Comisión pueda contar con información fidedigna del gobierno colombiano se procedió a realizar las investigaciones en publicaciones web. Las páginas consultadas coinciden en señalar que los aviones Súper Tucanos de dotación de la Fuerza Aérea Colombiana sí tienen la capacidad de portar como armamento las bombas mencionadas”.

 

3. A sus espaldas

 

De acuerdo con el informe, al presidente de Ecuador, Rafael Correa, sus hombres le ocultaron información sobre el campamento de ‘Reyes’.

 

“Hubo bloqueo deliberado de información relevante a instancias políticas superiores y a la Presidencia de la República. De acuerdo con los actores de inteligencia que manejaron la información sobre los eventos de Angostura, en declaraciones a la Comisión y por investigaciones propias se establece que el Presidente de la República no conoció lo que sucedía en Angostura antes del ataque y tardíamente lo que sucedió después”.

 

4. La desconfianza

 

En varios apartes, la Comisión de la Verdad hace repetidos énfasis en la falta de lealtad con el gobierno por parte de la Policía y las fuerzas militares ecuatorianas

 

“Al igual que sucedía con las Fuerzas Armadas, en la Policía no se logró consolidar un flujo transparente de información hacia las autoridades del gobierno. Sorprende el nivel de información que posee Colombia de situaciones de Ecuador que develan: infiltración de agentes colombianos en nuestro país o trabajos conjuntos que no fueron informados debidamente a las autoridades políticas ecuatorianas. De nuevo, más que sólo una debilidad institucional, se devela un conflicto de lealtades”.

 

5. La sede de ‘Reyes’

 

Para los ecuatorianos no hay duda alguna de que el campamento en la selva era una base para planes políticos y militares de las Farc.

 

“Raúl Reyes, en la operacionalización de su proyecto político militar, habría utilizado el campamento de Angostura para sus actividades de coordinación internacional para recibir el apoyo de gobiernos considerados por las Farc como amigos. Estas actividades se manifestarían mediante la visita de dirigentes políticos (...) Se convirtió en una base táctica de formación político ideológico, de operaciones políticas y armadas”.

 

6. Turismo revolucionario

 

El informe afirma que los militares ecuatorianos sabían de las visitas de numerosas delegaciones al campamento de ‘Raúl Reyes’, pero que no se hizo nada con esa información.

 

“Respecto a lo que se conoce como “turismo revolucionario” que se desarrolló alrededor del Congreso Bolivariano en Quito, en febrero de 2008, es inaceptable que no se detectara y se le diera seguimiento a las visitas continuas de extranjeros al campamento de Angostura. Se sabe de la delegación de mexicanos que estuvo en dos ocasiones en el campamento de Reyes. Sus tránsitos por puestos de mando ecuatorianos aparecen registrados. Es obvio el desinterés de los organismos de inteligencia y de las fuerzas del orden ecuatorianas. Llama la atención que un Congreso plagado de presencia de inteligencias extranjeras, de activistas de izquierda, de presencia de las Farc, haya pasado aparentemente inadvertido”.

 

 

7. Viejos conocidos

 

El informe afirma que la presencia de las Farc en territorio ecuatoriano era conocida por autoridades de ese país y cuestiona el que no se hayan tomado correctivos

 

“Los grupos ilegales armados de Colombia en cumplimiento de su proyecto político militar han violado de manera sistemática la soberanía nacional mediante acciones armadas para atacar destacamentos y patrullas militares con el propósito de capturar armamento. Han utilizado el territorio nacional para establecer laboratorios de procesamiento de droga, ocasionando así una altísima tensión y peligro para la población y afectando gravemente la seguridad nacional de Ecuador”.

“En el gobierno actual se han destruido más de 180 instalaciones ilegales entre campamentos y laboratorios de procesamiento de drogas, pero al mismo tiempo esto evidencia la frecuencia de las incursiones y presencia de esos grupos en la frontera norte. Entre marzo y abril de 2007 por medio de informantes, documentos, fotos y fuentes existían pruebas sobre el incremento de movimientos de las Farc en dicha zona. Se había detectado presencia itinerante de Raúl Reyes en el Ecuador en las semanas y meses anteriores a Angostura. Se ubicaron sus posibles caminos y lugares que frecuentaba. ¿Por qué no se operó? Había indicios de una política para establecer bases temporales y más estables en la región ecuatoriana. ¿Cómo se analizó esa situación?”

 

8. salpicados por las Farc

 

El informe muestra que varias personalidades de Ecuador tenían relación con la guerrilla colombiana. Estos son los principales:

 

Gustavo Larrea

 

“De profesión investigador social y ex ministro de Seguridad Interna y Externa. El video del Mono Jojoy y los cuadernos encontrados en Angostura establecen vínculos de Larrea con las Farc. El video y los cuadernos son auténticos, según los informes periciales ordenados por esta Comisión. Larrea afirma que se reunió con Raúl Reyes una sola vez por razones humanitarias y que para ello viajó en un avión cedido por Venezuela. No se pudo determinar el ingreso y el destino de ese avión”.

 

José Ignacio Chauvín

 

“El ex subsecretario del Ministerio de Gobierno en el período de Gustavo Larrea está fuertemente ligado al narcotráfico y a las Farc. Creó una red de campesinos, supuestamente refugiados, pero que resultaron ser informantes y milicianos de las Farc, según verificaciones realizadas por los investigadores de esta Comisión. Posteriormente creó la Brigada Simón Bolívar que no es sino el brazo de la Coordinadota Continental Bolivariana, que a su vez es el brazo político de las Farc. A miembros de esa Brigada se les otorgó por parte de funcionarios del Ministerio de Gobierno funciones de cedulación y claves de registro civil. Se reunió en más de siete ocasiones con Raúl Reyes”.

 

María Augusta Calle

 

“De profesión periodista y actualmente asambleísta. Aparece fotografiada con varias personalidades relacionadas con las Farc. Con las hijas de Raúl Reyes, con Simón Trinidad, con Nubia Calderón, con Rodrigo Granda. Se le atribuye también presuntamente la participación en la cedulación fraudulenta de las hijas de Reyes, a más de darles protección, al igual que Nubia Calderón”.

 

9. El general y las Farc

 

Uno de los hombres más cercanos al Presidente ecuatoriano termina seriamente cuestionado por sus vínculos con guerrilla y narcos.

 

Uno de los altos ex funcionarios del gobierno ecuatoriano que queda muy mal librado en el informe de la Comisión es el general retirado René Vargas, quien hasta septiembre pasado se desempeñó como embajador de Ecuador en Venezuela. Entre otras, la investigación ecuatoriana encontró que durante cuatro años este ex oficial prestó una finca de su propiedad de 1.000 hectáreas a uno de los jefes del frente 48 de las Farc. “Una de las haciendas del general estuvo en posesión de un colombiano conocido como Casimiro, supuestamente arrendada. Casimiro fue identificado por los investigadores de la Comisión como Oliver Solarte, vinculado a los hermanos Ostaiza procesados por tráfico de drogas y por atentar contra la seguridad del Estado (...) Cuando Nubia Calderón (representante de las Farc en Ecuador) fue apresada en Lago Agrio, el general Vargas dio un certificado de buena conducta para que la liberaran”.

 

10. Narco guerrilla

 

El informe también documentó que tres frentes las Farc tienen presencia en Ecuador y están directamente relacionados con el narcotráfico.

 

“La Comisión y su equipo pudieron comprobar de manera visual y por testimonios los siguientes hechos: La estructura logística de las Farc en su frente 48, complementada por una red de milicianos por medio de guerrilleros que han sido ‘trasplantados’ a territorio ecuatoriano. Hay un cuadro en la frontera en donde los campesinos e indígenas ecuatorianos han sido ‘desplazados plantado por las Farc’ (sic) para facilitar el narcotráfico y las acciones irregulares. Marcial Campaña es un colombiano que con uso de violencia desplazó a campesinos a una zona cerca al río San Miguel. Allí levantó una construcción para alojar a más de 60 personas. Ese lugar se convirtió en un gran centro de acopio de precursores, drogas y armamento. Un centro de reunión entre miembros de las Farc y traficantes de varias nacionalidades. A lo largo de la frontera se descubrieron más de 42 pasos ilegales en donde se han instalado laboratorios de procesamiento de drogas, campamentos fijos y móviles, depósitos de armas y combustibles. La provincia de Sucumbíos es utilizada como centro de operaciones por los frentes 48 y 32 de las Farc. En el Carchi y Esmeraldas ejerce su influencia el frente 29”.

 

‘Asumo la responsabilidad de andar con esta ropa manchada de sangre’

 

Juan Sebastián Marroquín, hijo del capo de capos, le pidió perdón a El Espectador/APIC por la ola de crímenes que desató Pablo Escobar contra funcionarios, periodistas y empleados del diario.

 

El hijo del peor asesino de Colombia habla en tono pausado mientras desanda los crímenes de su padre, Pablo Escobar, y pide perdón por la ola de barbarie que manchó de sangre casi toda Colombia. Ahora se llama Juan Sebastián Marroquín y mientras promociona el documental Los pecados de mi padre, que será lanzado este jueves, se defiende con las uñas del ex lugarteniente del capo, alias Popeye, y advierte, aunque suene paradójico, que quiere convertirse en un ejemplo para la juventud del país. Así despachó sus culpas con El Espectador/APIC.

 

¿Con este documental usted está expiando sus culpas y las de su familia?

 

El documental fue parte de un proceso de mucha reflexión. Es como poder exteriorizar una cantidad de lecciones de vida que pudimos aprender a lo largo del camino. Yo no sé si espantar fantasmas realmente, más que espantarlos es asumir una postura muy clara frente a esta realidad familiar que no puedo tapar con ninguna mano y aportar desde mi experiencia y desde mi testimonio lo que la vida me va enseñando, que justamente ingresa en el camino del narcotráfico, de la violencia, porque yo sé cómo comienza y cómo termina todo. Fue como explorar también una posibilidad para transmitir todo lo aquello sentíamos cuando entendí lo que Nicolás quería intentar, con todo respeto por todo el mundo porque las propuestas que tuve antes siempre fueron: “Ensalcemos todo este estilo gánster de la historia, vamos pa’ delante y le damos un montón de plata”. No era eso lo que me motivaba, porque me parecía que se necesitaba mostrar muchísimo más respeto por todas las víctimas del país.

 

¿No es ofensivo ver en las salas de cine al hijo del mayor asesino de Colombia pidiendo perdón por los pecados de su padre? ¿La gente querrá ver algo así?

 

Yo no sé. Pues han visto tanta basura. Pienso que algo que este trabajo está hecho con mucho amor, con mucho respeto por todos. El  nivel de rigor y de manejo de la información que tuvo Nicolás que fue excepcional, comparado con todos los otros proyectos que hemos visto, que realmente no aportan nada. Básicamente son más una apología del delito que una reflexión acerca de lo que aprendimos todos de esta historia. Siempre se dedican a relatar las proezas de lo que hizo uno, lo bueno y lo malo, pero no se rescata cuál es el aprendizaje de esta historia, qué es lo que queda.

 

¿Qué libro o trabajo sobre la vida de su padre lo retrata mejor?

 

Yo todos los empecé a leer y todos los abandoné en las primeras páginas porque me encontré con tantas mentiras desde el inicio que ya no me interesaba ni conocer el final. Llegué a la triste conclusión de que ninguno de los biógrafos lo conoció nunca en persona. Todo el mundo sabía una porción de la realidad de él pero nadie la sabía toda. Así que yo diría que no hay ningún libro escrito hasta ahora que yo pueda decir este está más o menos bien alimentado, todos están cargados de muchas mentiras e interpretaciones, que el mito lo permite. Cualquier historia que quieran inventar encaja a la perfección.

 

¿Le contará a la justicia lo que sabe del cartel de Medellín?

 

Primero que nada, cuando mi padre murió yo era un niño todavía, tenía 16 años. Vi violencia a diestra y siniestra. Yo creo que con la justicia puedo colaborar en lo poco que sé si es para algo positivo, si es para que realmente se construya desde un lugar diferente, no desde el rencor o desde la búsqueda de venganza. Realmente nací en todo el centro de la violencia del narcotráfico en Colombia. Mi padre no era un hombre que le consultara nada a nadie, porque tomaba las decisiones y el que lo quería acompañar estaba bien y el que no, quedaba atrás. Así de simple.

 

¿Qué opina de todos esos expedientes que están en manos de la justicia de casos que no se investigaron, cometidos por el cartel de Medellín?

 

Yo creo que la justicia tiene que seguir haciendo su trabajo, bien sea para reabrirlos, cerrarlos, juzgar a quien tengan que juzgar. Yo siempre he estado expectante porque la justicia siga haciendo su trabajo. ‘Popeye’ dice que usted no era tan niño ni tan ajeno al cartel de Medellín y lo vincula al asesinato del capitán Fernando Hoyos Posada, en 1992.

 

Ahí hay varias cosas que hay que analizar con mucha distancia y frialdad. Primero, creo que ‘Popeye’ dejó pasar no sé, 16, 18 años para hacer todas las acusaciones que él, dos semanas antes del estreno del documental, se acordó de hacer. Escribió un libro completo, supuestamente de sus memorias al lado de mi padre, y yo ahí no aparezco. Nicolás se comunicó con él hace unos tres años con el speaker del teléfono y le comentó a ‘Popeye’ sobre lo que estábamos haciendo con el documental, y Popeye lo único que mandó fue buenos augurios y saludos para la familia. Nada más. Quince días antes de que saliera a decir lo que dijo estuvo hablando con la revista ‘Don Juan’, diciendo que esta familia era una maravilla y que mi mamá era una santa. Tampoco se acordó de decirlo ahí. Lo que quiero decir es que ‘Popeye’ ha tenido 5 mil millones de oportunidades de denunciar esto y me parece sorprendente que lo haga dos semanas antes, no sé qué es lo que busca realmente. ‘Popeye’ es un tipo que tú vas y le ofreces un dinero y necesitas que diga el monólogo que tú quieras se lo escribes y él lo dice. Es una persona que vive de eso al estar metido en un calabozo. El que se dedica a la práctica de extorsiones, va y extorsiona a familias de todas las clases y les pide dinero para que ‘Popeye’ diga o no diga.

 

¿Él los ha extorsionado?

 

A nosotros no nos ha podido contactar. Yo no sé si él tenga esa intención, pero yo no le presto atención a ‘Popeye’ porque el Tribunal Superior de Bogotá lo declaró un testigo envidioso, mentiroso. O sea, hay una antecedente que la justicia ha evaluado de que ‘Popeye’ ha mentido en muchos procesos y esta no es la excepción. Aparte de eso, yo fui sometido a investigación. No

 

es que a mí no me hayan investigado, al contrario, cuando yo estuve sometido a la protección de la Fiscalía después de la fuga de mi padre de La Catedral, la Fiscalía me acompañó protegido al juzgado de menores para que yo declarara en esa misma causa. Siempre he estado presto a dar todas las explicaciones necesarias.

 

En ese caso me voy a tomar el atrevimiento de compartirles a ustedes que en ese momento yo pedí que se me mostraran las evidencias que había en contra mía durante ese proceso. Había un reporte en una carpeta que medía dos milímetros de espesor, y la juez me dijo: “Hay un informe del diario El Tiempo donde dice que eventualmente usted habría participado en…”, pero nada concreto. También conocí la declaración de una persona que dijo que me había visto participar en ese operativo. Días después esta persona le mandó una carta a mi papá diciéndole que no me había conocido nunca, que había sido torturado y obligado a decir eso como parte de una estrategia de montaje para perseguirme a mí y a mi papá, para que a través de mi persona se ubicara a mi padre. Esa persona aclaró, de su puño y letra, que fue torturado. Dijo cuándo, cómo y por qué para  salvar su vida. Dijo lo que tenía que decir, que no tenía otro recurso, que si no hacía lo que querían, moriría.

 

Aquí no nos vamos a poner con tapujos de ninguna naturaleza. Creo que aquí hay que entender que los medios o las autoridades, a su conveniencia, le han dado una autoridad a ‘Popeye’ para hablar acerca de Pablo Escobar que a mí me sorprende. Porque el ‘Popeye’ que yo conocí era otro. El que contaba los chistes, el hazmerreír de todos. Entonces realmente es más una búsqueda de protagonismo de parte de él que cualquier otra cosa, yo no entiendo cuáles son los motivos que lo llevan a él a decir semejantes barbaridades. Pero bueno, respeto que sea esa su postura. A mí ya me han investigado hasta la saciedad. Pero  me tengo que seguir acostumbrando a que continúen atacando a este niño de 14 años con cierta impunidad porque, como se trata del hijo de Pablo Escobar, alegremente se pueden violar todos los códigos.

 

Pero justamente, mientras peor me quieran pintar, mejor ejemplo puedo ser de los jóvenes de esta sociedad que quieren entrar en un mundo de violencia, de conseguir el dinero y el poder que da el narcotráfico por las peores vías.

 

¿Cómo puede constituirse el hijo del mayor asesino de Colombia en un ejemplo para los jóvenes?

 

No siguiendo su historia, no siguiendo su ejemplo. Recorriendo un camino totalmente opuesto. Eso es lo que la vida me enseñó, yo ya sé cómo comienza esta historia y cómo termina. Entonces, ¿para qué repetirla? La vida me dio tantas lecciones sobre el dinero, el narcotráfico y la violencia que si no comprendí el mensaje que me dio la vida, sería un estúpido de no entender que toda esa violencia que lanzó mi padre y que después regresó a nosotros y con creces. Lo mismo el dinero del narcotráfico. En una ocasión tuvimos millones de dólares en una habitación pero nos estábamos muriendo de hambre porque un control de la Policía se nos paró al lado.

 

Si yo no le presto atención a todas estas lecciones de la vida estaría muerto seguramente, porque habría ingresado al mundo del narcotráfico y habría terminado envuelto en un círculo de violencia. Esta familia está más que acostumbrada a parecer siempre culpable ante los medios, ante la justicia, ante todos los que tengan prejuicios, pero nadie más que esta familia para estar convencidos de que justamente tenemos que apartar este camino de violencia que recorrió mi padre de una manera soberana. Nuestra lucha pasa para que sean respetados los derechos de los individuos y no se nos meta toda una familia en la misma bolsa por los pecados de mi padre. Yo voy a responder por mis faltas y mi padre responderá por las de él. Yo asumo la responsabilidad moral de tener que enfrentar y andar con esta ropa machada de sangre y de muerte, la asumo con la mayor humildad posible, tratando de no abandonar mi dignidad y de entender que el asesino más grande de Colombia también era mi padre.

 

Sobre todo porque la mayoría de crímenes que cometió su papá se quedaron en la impunidad

 

Me acuerdo en Argentina con un escándalo fortísimo de lavado de dinero, nos pintaron como la organización más peligrosa de lavado de dinero, lo más horrible del mundo, y siete años después, todo se aclaró de una manera opuesta. Hoy todos los comisarios y los que participaron en esa organización están en la cárcel. La Corte Suprema de Justicia de Argentina nos investigó durante 13 años, participaron las embajadas de Estados Unidos, de Suiza de Uruguay, la justicia colombiana. La realidad hay que demostrarla y nosotros lo único que hemos demostrado es que nos hemos querido alejar de un pasado que nos sigue persiguiendo y nos va a perseguir hasta el último día de nuestras vidas. Lo que pedimos es que la sociedad nos dé una oportunidad para recorrer nuestro camino y que en todo caso esperemos a ver si nos equivocamos o no, que no nos dejan ni siquiera avanzar porque yo he vivido la mayor parte de mi vida explicando las acciones de mi padre como si yo le hubiese sugerido a él que cometiese algún tipo de crímenes y delitos. Yo le apunto a que se nos respete el derecho a ser individuos y que se nos juzgue por nuestros actos y no por los de mi padre.

 

Este encuentro en El Espectador/APIC es de las mismas dimensiones que el que tuvo con las familias Lara o Galán. Pablo Escobar asesinó a Guillermo Cano, a varios periodistas y funcionarios del diario, quemó camiones en Medellín en los cuales se enviaban el periódico y le puso un bombazo a la sede del periódico en 1989…

 

Yo no quería desaprovechar esta oportunidad para pedirle perdón a Fidel Cano y a todo El Espectador por el proceder tan violento y bárbaro de mi padre frente a este diario. Yo soy consciente de que mi padre vio en El Espectador a otro de sus enemigos y quiso, literalmente, borrar del mapa todo lo que tuviese que ver con este medio. Me duele profundamente porque yo nunca estuve de acuerdo con ejercer ningún tipo de violencia. Básicamente yo me dediqué mientras pude, mientras estuve al lado de mi padre, desde mi postura de adolescente, de niño o de adulto de 14 años si les parece que así debe ser, de detener toda esa violencia que no pudo detener toda la Policía colombiana, ni todos los organismos del Estado, ni la DEA, ni la CIA, ni el FBI, ni todos los carteles que se opusieron a mi padre. Yo creo que él era un tipo que sólo lo podía detener su propia muerte. Desde mi postura de hijo tengo la tranquilidad de que le manifesté abiertamente y me pude apartar de todos los aduladores que lo aplaudía por todas sus acciones para manifestarle mi rechazo por la violencia.  Sin embargo, creo que él reconoció cuando se entregó en La Catedral esa postura pacifista de su hijo de 14 años.

 

¿Para usted quién fue Guillermo Cano?

 

Definitivamente, una persona que quería mostrarle al país las cosas tal cual eran, que no estaba dispuesto a negociar ni a maquillar la realidad en ninguna de sus formas. Creo que por amor y esa pasión de contar las cosas tal cual ocurrieron destapó lo que destapó, y terminó desatando una ira en mi padre que acabó con su vida. Rescato esos valores que él quería transmitir y el valor personal que tenía como persona de enfrentarse a esos poderes nada más que por la propia convicción de saber que estaba haciendo lo correcto.

 

¿Qué le responde a los que piensan que el documental es una disculpa por  todo lo que hizo su papá?

 

Yo no trato de tapar ninguno de los crímenes de mi padre. Pedir perdón no tiene nada que ver con tapar ningún tipo de delito. Yo reconozco que mi padre cometió seguramente el triple de crímenes que yo imagino, no me consta ninguno porque nunca lo vi con un arma matar a nadie, pero estoy absolutamente consciente del daño que le causó al país. Tengo la certeza que tenemos todos sobre su vida, sobre sus acciones violentas contra el país, contra la población civil, contra la Policía, contra los militares, contra el periodismo, contra la libertad de prensa, fue un hombre que se enfrentó a todos los poderes en Colombia. Hasta con los mismos carteles.

 

La ropa la tenemos más que manchada. Tenemos que aprender a caminar con lo único que nos podemos vestir, con la mayor dignidad y humildad y respeto por todas esas víctimas porque no es nuestro deseo ocultar nada. El sol no lo podemos tapar con las manos. Y en este documental quedó claro que una de mis condiciones fue: “Nicolás, ni se te ocurra tapar nada”. Yo quería la verdad tan cruda como pudo haber ocurrido. Son 90 minutos para meter 25 años de historia, por supuesto que quedan muchas partes sin tocar, muchos temas sin desarrollar, definitivamente es muy difícil contarlo todo en ese breve espacio de tiempo. Pero yo, simplemente, digo: me tocó este padre, tengo que asumirlo con dignidad, nací en una cultura que dice “honrarás a padre y madre” y lo único que he hecho es justamente ser muy respetuoso con su memoria hasta donde me lo permite mi conciencia y de entender quién era mi padre como persona, como ser humano, como asesino, narcotraficante, delincuente y jefe de la mafia.

 

¿No cree que muchos socios de su papá pasaron de agache?

 

Yo casi que los cuento a todos y están muertos. La justicia es la que tiene que seguir haciendo su trabajo. Mi papá siempre manejaba las cosas de una manera absolutamente separada, justamente con el ánimo de evitar más represalias que las que ya venía sufriendo su familia. No consultaba con nadie nada. Tomaba las decisiones y hacía lo que quería, pero sí me acuerdo que la familia se mantenía al margen. Desde el año 84 esta familia no vivía con Pablo Escobar bajo el mismo techo, con la muerte de Rodrigo Lara al día siguiente nosotros amanecimos en Panamá, salimos huyendo, yo no entendía por qué, tenía 7 años cuando todo eso ocurrió. Rodrigo Lara tenía un hijo de 8 años y desde ese día nosotros no vivíamos con mi padre. Convivíamos cuando se podía cuando la clandestinidad se lo permitía ir los fines de semana a visitarnos. Mucha gente tiene la expectativa de que yo tengo un montón de cosas para contar acerca de Pablo Escobar, pero tristemente, habiendo sido su hijo, fui de las personas que menos compartió con él. Fue una persona que estuvo siempre en la clandestinidad y yo seguí mi vida normal, entre comillas, tratando de ir a estudiar o estudiando en mi casa, siempre al lado de mi madre y de mi hermana cuando nació esos días después en Panamá.

 

¿Cuándo le dijo a su papá que estaba en desacuerdo con la ola de barbarie que desató?

 

Hubo una oportunidad unos meses antes de la entrega de la Catedral. En ese momento Colombia sufría una ola de narcoterrorismo, explotaban bombas indiscriminadamente en cualquier lugar, al paso de los transeúntes. A mí me llenaba de tristeza ver a niños, ancianos, civiles de toda la sociedad, muriendo sin ninguna responsabilidad o culpa de lo que sucedía. Me parecía que era una forma de resolver las cosas con la que yo no estaba de acuerdo y yo le decía a mi padre, aún cuando él justificaba esa violencia, que ya era suficiente. Nosotros fuimos las primeras víctimas del narcoterrorismo en Colombia cuando explotó el carro bomba en el edificio Mónaco, yo estaba ahí adentro, mi hermana estaba ahí, tenía meses de edad, el marco de la ventana de los niños le cayó en la cuna y le partió el tetero en dos. Bombas recibimos más por montones. Todas las propiedades nuestras fueron voladas en pedazos. Yo he sido víctima, no estoy muerto porque Dios no lo ha querido.

 

Creo que mi padre en algún punto buscó la entrega también por la presión familiar, porque  nosotros no aguantábamos más ese nivel de violencia y de clandestinidad en que estábamos viviendo. Yo vivía encerrado. Mi papá salía a matar gente y a mí me tocaba esconderme y correr y huir igual que si yo lo hubiera hecho. Es que no había diferencia. Nos tocaba vivir igual, como unos delincuentes, escondidos de todo. Entonces yo no estaba dispuesto a soportar más esa tortura, yo viví prácticamente encerrado 16 años de mi vida hasta que murió él. Recuerdo solamente ir al colegio hasta cuarto de primaria. De ahí en adelante yo estudié todo en mi casa, cuando se podía o cuando no mataban a los profesores.

 

Su padre pagaba $2 millones por policía asesinado. ¿Les pide perdón a las viudas y huérfanos de esa violencia?

 

Hace un tiempo en Buenos Aires di una entrevista en televisión con Nicolás, donde reconocía que la Policía, en mi concepto, fue una de las instituciones democráticas que quedó con más víctimas de toda esta guerra que desató mi padre.  Es a la que más respeto le debo por todo ese dolor causado. Por supuesto que todos ellos se merecen un pedido de perdón de esta familia por los actos cometidos por mi padre. Nosotros rechazamos la violencia en todas sus manifestaciones y defendemos la idea de que no hay excusa válida para ejercer más.

 

Yo no discrimino a la hora de pedir perdón. Se lo he pedido a la familia Lara y a la familia Galán por los delitos que mi padre cometió asesinando a los líderes. Tengo que tener la capacidad y la humildad para pedirle perdón hasta la última de sus víctimas, hasta la que uno menos tiene en cuenta o imagina. No se puede quedar nadie afuera.

 

¿Cómo cree que la gente recibe esas disculpas?

 

Yo no digo que pasen la hoja. El perdón y la justicia son dos cosas separadas. El perdón nos permite liberarnos del pasado, liberarnos de perpetuar ese dolor que nos causó ese victimario durante tanto tiempo. Yo nunca invito a que renunciemos a la memoria, a la justicia, mi invitación es renunciemos al odio, aprendamos que reconciliarnos es posible. Las familias Galán y Lara nos han demostrado que podemos avanzar en comunidad, pero que vivir atado a un pasado a través del odio y no de la memoria es lo que no nos ha permitido enfocarnos a hacer futuro.

 

¿Cómo fue su relación con Pablo Escobar?

 

Yo no participaba de sus reuniones, sólo lo veía los fines de semana cuando se podía y compartíamos en familia, no era que yo me sentara con mi papá al desayuno y él me dijera: “Pásame el cereal, hoy van a explotar tres bombas y voy a matar a 54 personas”. Eso nunca ocurría en esta familia. Mi papá era un tipo que me cantaba las canciones del Topogigio, ese fue el personaje que yo conocí. Eran dos hombres en un solo cuerpo: un padre de familia y un asesino.

 

¿En el documental, además del asesino, se da a conocer la faceta del padre?

 

En parte se da a conocer a través de archivos familiares, de ver la manera en la que compartimos en la cotidianidad en aquellas épocas. Archivos que aparecieron milagrosamente porque nosotros habíamos dado la orden de que fueran destruidos. En el momento de la guerra, cualquiera que apareciera en ese material fotográfico o de video, al día siguiente aparecía muerto. Por preservar la vida de nuestros familiares y de los que aparecíamos en esas fotos, habíamos dado la orden de que se quemara el material.

 

¿Toda su familia estuvo de acuerdo con este documental?

 

Al principio hubo grandes dudas. Primero, porque pensábamos que al convocar a los hijos de Galán o de Lara, recibiríamos un no y, lo más probable, que nos tiraran la puerta en la cara por el mismo dolor. Íbamos a ser muy respetuosos con las respuestas que las familias nos dieran. Así que al principio fue toda una apuesta personal y familiar por este deseo de búsqueda de reconciliación. No sabíamos qué iba a pasar. Mi madre siempre estuvo temerosa pero de acuerdo en acompañarme a mí y mi hermana en este proceso, porque era una apuesta y no sabíamos cómo podía salir. Solamente dependíamos de la respuesta que las familias Lara y Galán nos pudieran dar.

 

¿Y uno cómo hace para darles la cara a esas familias, siendo el hijo de su verdugo?

 

Nadie se prepara. Es encontrar un punto de máxima humildad para uno acercarse con todo el respeto sin ofender en una sílaba el dolor legítimo que esas familias tienen.  Ayer tuve la grata oportunidad de conocer a Jorge Lara, uno de los hermanos de Rodrigo, justamente porque esto no está hecho solamente para quedar bien y posar para la foto. Esto es una búsqueda personal. En todo caso, una parte de ella quedó retratada ante los ojos del director, pero no termina allí, continúa. Justamente ayer tuvimos un almuerzo con Jorge para continuar charlando abierta y sinceramente de todos estos dolores que a todos nos han pegado y lo sentí una persona muy cálida. Gratamente también nos dimos un abrazo, que no está registrado en ninguna cámara porque esto va más allá de la publicidad. Es un deseo genuino de la búsqueda de esta familia por reconciliarse con el país y con cada una de sus víctimas de los actos de mi padre. Realmente pienso que esta familia está bien dispuesta a reconciliarse con todas las esferas de la sociedad que quieran escuchar este llamado respetuoso.

 

Es un camino difícil de recorrer, en el cual hay que poner al techo los nervios por todas estas cuestiones, pero si lo hacemos con respeto, con humildad, no debería ser malentendido o malinterpretado. Es comprender que la paz es gratis, que no nos cuesta nada hacerlo, pero no nos animamos a dar el paso siguiente. Y lo que ocurrió en este documental fue animarnos a contribuir a la paz del país, desde un lugar personal, desde un lugar íntimo, pero también desde la búsqueda del ejemplo para que todos los demás que todavía viven atados a ese rencor y a ese pasado vean que hay otra posibilidad de salir adelante. Eso no significa que se renuncie a la justicia. Estamos invitando a renunciar al odio y no creo que eso deba ser de mayor dificultad para ningún ser humano que tenga los valores que debiéramos recuperar, pero que seguro perdieron a lo largo de esta camino de violencia que recorrió mi padre.

 

Policía recauda pruebas

 

En relación con la muerte del capitán de la Policía Fernando Hoyos Posada, a la que fue vinculado Juan Sebastián Marroquín por John Jairo Velásquez Vásquez, alias ‘Popeye’, fuentes de la Policía señalaron que están recogiendo evidencias y testimonios para demostrar la presunta participación del hijo del capo del cartel de Medellín. El general Óscar Naranjo Trujillo, director de la institución, se encuentra al frente de las indagaciones por el hecho que ocurrió en diciembre de 1992 en Medellín. La Fiscalía precluyó el proceso en marzo del año 2000.

 

La mala hora de los Generales

 


Uscátegui es el primer alto oficial condenado a 40 años por una masacre. El fallo, aunque controvertido, revela una nueva doctrina de la justicia frente a los mandos. El proceso para-castrense apenas comienza.

 

El general Jaime Humberto Uscátegui no esperaba una condena de 40 años por la masacre de Mapiripán. La noticia le llegó como una amarga sorpresa la semana pasada, cuando se supo que el Tribunal Superior de Bogotá derogó la decisión que hace dos años tomó un juez, que lo había exonerado. La historia de Uscátegui ha sido muy controvertida y ha dividido las opiniones entre quienes creen que hizo parte del complot criminal y quienes creen que es una víctima más de los paramilitares. 


Todo comenzó en 1997, cuando Carlos Castaño envió desde Urabá dos aviones cargados de paramilitares, que volaron por medio país hasta aterrizar en San José del Guaviare y empezar una lenta y pavorosa arremetida contra un pueblo a orillas del río Meta, lleno de coca y guerrilla, llamado Mapiripán, del que prácticamente nadie en Colombia había oído hablar hasta entonces. Con libertad se movieron por ríos y carreteras, llegaron al pueblo y a lo largo de cinco días se dedicaron a matar, secuestrar, desaparecer y desplazar a la gente que consideraban guerrillera.

 

A pesar de que había Policía Antinarcóticos (colombianos y gringos) en la región y Ejército por todas partes, nadie hizo nada para proteger a la gente. Por el contrario, hubo facilitación, encubrimiento, mentiras, y falsos testimonios. Muy pronto se supo que algunos militares de la Brigada Móvil 2 habían sido cómplices de la matanza. Varios oficiales de diferentes rangos fueron condenados a duras penas de prisión. Pero durante años quedó sin resolver la situación de Uscátegui, quien era comandante de la Brigada VII del Ejército en la época en que sucedieron los hechos.

 

Uscátegui siempre usó dos poderosos argumentos en su defensa. El primero era que cuando ocurrió la masacre él no tenía mando sobre las tropas acantonadas allí, que pertenecían al Batallón Joaquín París. Y en todo caso, que la información que le envió el comandante de este Batallón, el teniente coronel Hernán Orozco, fue vaga, imprecisa y no permitía saber la magnitud de los crímenes que allí se estaban cometiendo. Hace dos años un juez dio crédito a sus argumentos, lo exoneró por los cargos de homicidio agravado y secuestro y le dictó una condena corta de 40 meses, por haber alterado un documento público. Ese fallo es el que acaba de dejar sin piso el Tribunal Superior de Bogotá, después de que fue impugnado por la Fiscalía, la Procuraduría y el Colectivo de Abogados José Alvear, que representa a las víctimas.  


Los magistrados consideraron que Uscátegui era responsable de brindarle seguridad a Mapiripán, porque ésta hacía parte de la jurisdicción de la Brigada VII que él comandaba. Encontraron pruebas suficientes de que el Batallón Joaquín París, que actuaba en esa zona, respondía a sus órdenes -aunque también a las de la Brigada Móvil 2- , que tuvo suficiente información sobre la incursión paramilitar y que, sin embargo, no hizo nada por proteger a la gente. Y como si fuera poco, que trató de engañar a la justicia. En últimas, que su actuación fue crucial para garantizar que los paramilitares cumplieran su objetivo de convertir a ese remoto pueblo en una carnicería humana (ver recuadro).

 

"El Tribunal no estudió a fondo las pruebas. Yo he demostrado en un largo juicio mi inocencia y ahora tendré que demostrarle a la Corte Suprema que aquí se está cometiendo una injusticia conmigo", dice Uscátegui, quien tan pronto supo por la radio que habían ordenado su captura, se recluyó voluntariamente en la Escuela de Artillería.

 

Este fallo es, además de controvertido, histórico, revelador y tendrá consecuencias mayores. Es histórico porque es la primera vez que un General de la República es condenado por la justicia ordinaria, y que se imparte una dura sanción a un alto oficial por violaciones a los derechos humanos. En muy pocos casos los altos mandos militares han comparecido ante tribunales, y estos casi siempre han sido castrenses. El mismo Uscátegui había sido condenado por la Justicia Penal Militar por los hechos de Mapiripán, pero bajo el cargo de omisión, a una pena de cinco años.  


También se rompe una tradición en la justicia colombiana -considerada por muchos críticos una práctica de impunidad- según la cual en las más graves violaciones a los derechos humanos terminaban condenados los militares de rangos medio y bajo. La justicia, en cambio, había sido indulgente con los generales.

 

La sensación de que los generales eran intocables ha empezado a cambiar. Primero, porque el Presidente destituyó a por lo menos tres generales bajo sospecha de haber sido negligentes frente a los casos de "falsos positivos" que se estaban cometiendo en sus jurisdicciones. Segundo, con la investigación a los altos mandos que tuvieron bajo la responsabilidad la violenta retoma del Palacio de Justicia, hace 24 años, y tercero, con la investigación y el juzgamiento de un general activo, el almirante Gabriel Arango Bacci, señalado por la contrainteligencia de su propia fuerza de haber favorecido narcotraficantes. A esto se suman varias capturas y juicios por casos de violaciones de derechos humanos y paramilitarismo que involucran a generales activos y en retiro.

 

El fallo contra Uscátegui también es revelador porque muestra hacia dónde va la justicia. Aunque muchos sectores castrenses han esgrimido el peregrino argumento de que este giro de la justicia es parte de la "guerra jurídica" de las Farc, de unas ONG que buscan dinero o de los enemigos del gobierno, lo que ocurre en realidad es que la justicia está desarrollando doctrinas universales que son más drásticas con quienes ejercen mando militar. Estas tesis buscan sobre todo elevar el costo moral de las violaciones de los derechos humanos y, por esta vía, proteger a los civiles de la barbarie de la guerra.

 

El caso de Uscátegui tiene varios antecedentes. El primero es que el Estado colombiano fue condenado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos por la masacre de Mapiripán. La Corte no sólo le ordenó reparar a las víctimas. También instó al Estado a: "realizar inmediatamente las debidas diligencias para activar y complementar eficazmente, en un plazo razonable, la investigación para determinar la responsabilidad intelectual y material de los autores de la masacre, así como de las personas cuya colaboración y aquiescencia hicieron posible la comisión de la misma". Es importante recordar que aunque los hechos de Mapiripán ocurrieron antes de 2002, año en que entró en vigencia el Estatuto de Roma, la mayoría de las víctimas son desaparecidas, y eso hace que el caso pueda llegar a la Corte Penal Internacional, si hay impunidad en Colombia.

 

Otro factor que contribuye al juzgamiento ejemplar de altos mandos militares es el proceso de Justicia y Paz, donde se supone que se ventilan las verdades ocultas de una guerra que ha sido sucia y despiadada. En estos relatos los militares salen bastante mal. Hay una lista de casi 150 oficiales mencionados, de los cuales por lo menos una docena son generales. Se han compulsado copias para que se les investigue. La mayoría está en preliminares, y unos pocos en indagatoria o expedición de órdenes de captura. Esto no sorprende a nadie. Después de lo traumático -pero necesario- que ha sido el proceso de la para-política, es evidente que está a punto de comenzar uno sobre las relaciones entre los paras y los militares, para el que se tienen que preparar las Fuerzas Armadas. Paradójicamente, Uscátegui no ha sido mencionado por ningún paramilitar como colaborador o cómplice de Mapiripán, y el fallo de los jueces se basa exclusivamente en las pruebas del proceso. ?

 

Acusado por acción

 

Este fallo también tendrá consecuencias jurídicas y políticas. Los magistrados condenan a Uscátegui por homicidio agravado, secuestro y falsedad en documento público. Es decir, por acción. Los jueces creen que el general facilitó el plan criminal, al tiempo que le faltó mando y control sobre los hombres del Batallón París, que fueron cómplices de la matanza. Esto es trascendental porque la justicia moderna ha acogido la tesis de que el mando debe responder por los delitos que cometan sus subalternos en contextos de guerra. Se sabe que los ejércitos son organizaciones piramidales donde el mando y el control son verticales y, en consecuencia, tanto los méritos como las responsabilidades recaen en el comandante.

 

No obstante, este concepto del Tribunal es el más controvertido, pues en ninguna parte del fallo hay pruebas de que Uscátegui haya conspirado para que se realizara la masacre. "No hay ningún paramilitar que haya mencionado mi nombre", dice el general. Tampoco hay evidencias de relaciones suyas con las AUC. Por eso considerarlo autor de la masacre podría ser exagerado. Dado que el alto tribunal le critica la grave negligencia de no haber actuado, muchos creen que si había lugar a una condena, debía ser por omisión, lo cual no sería tan drástico como la que recibió.

 

Como Uscátegui no es el único general que enfrenta un juicio por masacres, es de esperarse que la justicia va seguir en esta línea -y tiene en la mira a muchos generales sobre los que hay acusaciones aún más graves-. Es el caso por ejemplo del general Francisco René Pedraza, quien fue capturado hace pocas semanas en la IV Brigada (y después puesto en libertad), pues está vinculado a la masacre del Alto Naya, cometida por las AUC. Alias 'H. H', otros paramilitares, y algunas víctimas dicen que el Ejército, bajo el mando de Pedraza, les abrió paso a los verdugos para que cumplieran la misión de matar a 26 campesinos.

 

También está preso Rito Alejo del Río, acusado de un homicidio cometido por los paramilitares del 'Alemán' en el Urabá chocoano, según la Fiscalía, en complicidad de soldados bajo el mando de Del Río. Aunque la conexión entre el general y ese crimen específico es difícil de establecer, la situación de Del Río no se resolverá fácilmente, pues la Corte Suprema de Justicia decidió reabrir el proceso que por vínculos con paramilitares ya le había cerrado la justicia. Lo nuevo es que varios jefes paramilitares han dicho que hubo reuniones con el general en Urabá y que les colaboró en muchas ocasiones.

 

El general Iván Ramírez está detenido por la retoma del Palacio de Justicia, junto al coronel Alfonso Plazas. Este ha sido un proceso controversial en el que el punto crítico a resolver es quién tenía el mando, la información y tomó las decisiones para que por lo menos nueve personas que salieron con vida del Palacio de Justicia terminaran desaparecidas. Pero Ramírez también ha sido mencionado por jefes paramilitares, como Salvatore Mancuso, como uno de los principales aliados de las AUC.

 

Vale la pena aclarar que el solo testimonio de los paramilitares o delincuentes no inculpa a los militares. Pero quizá las más importantes son las consecuencias políticas que esta condena puede tener. Un sector importante de militares considera que la actuación de la justicia es parte de la "guerra jurídica" de las Farc, y que la guerrilla busca golpear la moral y la legitimidad de las tropas. El propio Presidente así lo cree, pues lo ha dicho en muchas ocasiones. Incluso le dijo al ministro de Defensa, Gabriel Silva, que la defensa jurídica de los militares debería ser su prioridad.

 

Pero más que guerra jurídica, esta es una tendencia internacional. El año pasado Argentina condenó a cadena perpetua a dos octogenarios generales por la desaparición de un ciudadano. Pinochet murió como un criminal de guerra y no con los honores que hubiera soñado. El gobierno de El Salvador acaba de pedir perdón porque militares participaron en el asesinato de monseñor Romero y de un grupo de jesuitas en la década de los 80, y en Perú y Guatemala los juicios a militares no han faltado.

 

Lo que revela esta actuación de la justicia es el fortalecimiento de la democracia. Quiere decir que en Colombia está en decadencia la idea de que el fin -combatir a la guerrilla- justifica los medios -aliarse con los paramilitares-; una falsa doctrina que hizo carrera entre los militares y policías de más de una generación. Pero también demuestra que las autoridades civiles están por encima del poder militar. Mucha de la impunidad que durante tanto tiempo le hizo daño al país estaba basada en que los generales eran intocables. El mensaje actual es que un crimen es un crimen, cualquiera que sea el rango de quien lo cometa. Y que si algo atenta contra la legitimidad y el honor militar son estas masacres, y no los fallos de los jueces.

 

No obstante, no deja de ser paradójico que mientras los paramilitares pagarán ocho años por haber matado a miles de personas, o que miles de combatientes de las autodefensas que cometieron los peores crímenes estén libres, los militares terminen con máximas penas de hasta 40 años.

 

Está por verse qué reacciones desatará un fallo tan drástico como este. No sólo entre militares que pueden interpretarlo como una falta de respaldo del Estado hacia ellos, sino en sectores políticos y de la sociedad que consideran que los militares han puesto el pecho en la guerra y han terminado siendo juzgados con más dureza que los propios jefes guerrilleros y paramilitares.

 

Nadie desconoce que 12 ó 15 años atrás la situación del país era otra. La guerrilla estaba a la ofensiva, los militares estaban duramente golpeados y en el filo de la derrota, y los paramilitares emergían como falsos salvadores en muchas regiones del país, donde eran aupados por las elites locales.

 

Pero nada de ello atenúa la gravedad de la masacre de Mapiripán, que los paramilitares pudieron cometer, durante cinco días, sin que nadie los detuviera.


Afectados por el negocio cuestionan a la ex presentadora

El drama de las víctimas de Adriana Arango

Por: Norbey Quevedo H./APIC/ Elespectador

 

Detalles de la operación de la compañía que embolató más de $11.000 millones.


La semana pasada, nuevamente el país se conmovió con el testimonio que entregó al Canal Caracol y a la revista Cambio la ex presentadora de televisión Adriana Arango. En medio del drama, pero con fortaleza, la comunicadora dejó en claro que no estafó ni robó a nadie, detalló los movimientos de su compañía CI Tango Trading Ltda, que captó dineros del público, y pidió perdón a sus víctimas.

 

En lo judicial, tres hechos marcaron su declaración: que su abogado la indujo al error al aconsejarle que se declarara culpable, que apeló la no nulidad de su caso ante la justicia y que mediante una acción de tutela buscaría la detención domiciliaria a fin de estar con su hija Natalia de seis años y poder compartir con sus otros dos hijos, Juan Esteban y Mariana.

 

Pero la dramática declaración de Arango, más que conmover a las personas que invirtieron en el negocio más de $11 mil millones, les generó indignación. Por eso decidieron contar detalles, poco conocidos hasta hoy, de una aventura empresarial en donde al final todos terminaron perdiendo dinero, imagen y sobre todo sólidas relaciones familiares.

 

Entre lágrimas, ira y decepción relataron cómo el negocio creció por la liquidación que recibieron varios trabajadores de Avianca en 2007, producto de la venta de la compañía. Pocos sabían qué hacer con el dinero y por eso confiaron en un amigo de trabajo que les informó del jugoso negocio. Otros, a través de la empresa Gestión Patrimonial Ltda, conocieron del asunto de Adriana Arango, por eso el negocio de invertir para recibir jugosos intereses se regó como pólvora.

 

Luis Bernal es un hombre de 95 años. A su edad buscaba montar una serviteca para asegurar sus últimos años de vida y el futuro de su familia. Pero según dice su hijo Luis, “Adriana los visitó y se llevó $65 millones”. Nunca les giraron intereses, su padre está enfermo y ni pudieron pagar la universidad de una nieta. “Sólo me queda un cheque sin fondos y de una cuenta cancelada”.

 

La historia del médico Wilson Rodríguez no es la excepción. No estaba seguro, pero a su consultorio en el barrio Galerías llegó Adriana Arango, lo convenció y no sólo le entregó su dinero, sino el de su esposa; fueron $200 millones. Perdió la opción de adquirir el apartamento que había soñado.

 

El piloto Rodrigo Posada no sabe qué hacer. Metió en el negocio a su esposa, suegra, cuñado y otros familiares. Hoy tiene embolatados $696 millones, el capital de toda una vida.

 

Caso aparte es el de Dary Rodríguez. Tiene la condición de víctima, representante de algunas de éstas y abogada. Invirtió $40 millones e invitó a una amiga que giró otros $60 millones. Con experticia jurídica detalló que tanto Adriana Arango como su esposo Javier Coy durante varias meses le prometieron devolverle el dinero, pero a sabiendas de que estaban quebrados siguieron captando cuantiosos recursos.

 

“Se escondían para pagarme, me dijeron que tenían una póliza en Nueva York producto de la venta de su empresa, pero al final no salieron con nada y me pidieron calma porque en la justicia civil el caso se demoraría muchos años”, dice Rodríguez.

 

La abogada Rodríguez señala que Adriana Arango miente y que detrás del “show mediático” se esconden varias inexactitudes, intención de no pagar y privilegios en favor de la comunicadora y su esposo. Dice que Arango expresó que ya se hicieron las primeras devoluciones a los afectados en cifras cercanas a los $4.500 millones. Al respecto, Rodríguez explica que no se trata de devolución de dinero: “el interventor Julio César Espíndola en muchos casos descontó intereses pagados del capital y por eso la deuda es inferior”.

 

En cuanto al máximo de la cifra captada, “ella (Adriana) dice que lo máximo que recibió fueron $300 millones, pero hay casos que muestran que no es así, o que sumando grupos familiares sobrepasan esa cantidad”.

 

Frente a la detención de su esposo, causó sorpresa a la juez del caso que había ordenado como sitio de reclusión para Javier Coy la cárcel La Picota, pero inexplicablemente está recluido en la cárcel de Zipaquirá.

 

A este hecho se suma el supuesto asesoramiento indebido que Adriana Arango denunció que recibió de su abogado Hernán Gnecco, quien enfáticamente negó el asunto. Su reemplazo, David Teleki, busca la nulidad del caso y la detención domiciliaria de Arango vía tutela.

 

El panorama del caso aún no es claro. Se busca establecer si Arango y su esposo tienen dineros en San Diego (EE.UU.). Las víctimas estiman que les devolverán a cada uno no más de $600.000. El interventor del caso, Julio César Espíndola, poca atención les presta. Se conoció que sólo hay para responder un apartamento embargado que vale cerca de $200 millones. En el fondo los inversionistas saben que esa plática se perdió, pero quieren dejar constancia de que muchas cosas que dijo Adriana Arango no son ajustadas a la realidad.

Colombia se queja ante la OEA por voladura de puentes por Venezuela

Por: Agencia EFE/APIC/Elespectador

 

Luis Alfonso Hoyos Aristizábal entregó un informe detallado al secretario general José Miguel Insulza. 


El Gobierno de Colombia se quejó el viernes ante la Organización de Estados Americanos (OEA) por la voladura el jueves de dos puentes fronterizos por parte de Venezuela, informaron las autoridades colombianas.

 

El embajador permanente de Colombia ante la OEA, Luis Alfonso Hoyos Aristizábal, entregó un informe detallado al secretario general José Miguel Insulza, en el que expresó "la preocupación" de su Gobierno por los sucesos ocurridos el jueves en la frontera común.

 

El comunicado emitido por la representación colombiana no indica, sin embargo, si solicita alguna acción concreta del organismo regional, más allá de su preocupación por el incidente a manos de miembros de la Guardia Nacional venezolana.

 

La voladura de dos puentes peatonales, ubicados sobre el río Táchira, limítrofe entre ambos países, fue condenada por el mandatario colombiano, Álvaro Uribe, quien tildó de "muy grave" el incidente, pero aseguró en tono conciliatorio que su Gobierno "no producirá gestos de guerra".

 

El vicepresidente venezolano, Ramón Carrizalez, confirmó la voladura de los puentes, pero los calificó de ilegales y de "pasarelas improvisadas" que sirven "para los narcotraficantes".

 

Senadora Piedad Córdoba manifiesta apoyo al presidente Chávez

Por: EFE/APIC

 

“Creo que la responsabilidad de nosotros es apoyarlo (...) él se ha echado el proceso de los que estamos planteando otra propuesta diferente al neoliberalismo”, aseguró.

 

 Foto: Piedad Córdonba reunida con el presidente Hugo Chávez en el Palacio de Miraflores.  


La senadora liberal Piedad Córdoba afirmó este viernes que la izquierda mundial debe “apoyar” al presidente venezolano, Hugo Chávez, a quien, dijo, Estados Unidos pretende “aislar” para evitar que siga el avance de la “revolución” que lidera desde hace una década.

 

El acuerdo militar colombo-estadounidense, que permite a fuerzas de Estados Unidos utilizar siete bases de Colombia, es el “primer paso de una escalada” imperialista en la región, que tendría como “segundo paso aislar” al gobernante de Venezuela, promotor del llamado “socialismo del siglo XXI”.

 

“Yo pienso que se van a empezar a dar circunstancias que posibiliten aislar a Venezuela, aislar al presidente Chávez e ir generando una serie de alianzas que debiliten todo un proceso. Creo que el segundo paso (de la escalada de EE.UU.) va hacia allá”, dijo Córdoba a la televisión pública venezolana.

 

La senadora participa en el I Encuentro Internacional de Partidos de Izquierda, organizado por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) e inaugurado el jueves con la participación de 150 delegados de 40 países. Estaba previsto que el encuentro internacional finalizara este viernes, pero la dirigente del PSUV y presidenta de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), Cilia Flores, anunció que las deliberaciones continuarán y el evento será clausurado este sábado.

 

A juicio de Córdoba, el evento internacional es propicio para que los partidos de izquierda se organicen a fin de enfrentar y neutralizar esos planes de la “derecha” contra Venezuela, cuyo presidente “se ha echado encima todo el problema” de promover el socialismo.

 

Para enfrentar “a la derecha, que se ha venido organizando, retomando espacios a través de los medios de comunicación, de figuras importantes de Latinoamérica (...) se tiene que contar con la voluntad de los partidos (izquierdistas) y yo creo que una de las tareas que hay que aprender es no dejar al presidente Chávez solo”.

 

“Yo creo que la responsabilidad de nosotros es rodearlo, es apoyarlo (...) porque él se ha echado todo el proceso (...) como si fuera un problema de él solo o de Venezuela y no un problema de todos los que estamos (...) planteando otra propuesta de desarrollo totalmente diferente al neoliberalismo”, declaró Córdoba.

 

La senadora colombiana reiteró sus críticas contra el acuerdo militar firmado por Bogotá y Washington, que calificó como un pacto de “sumisión de Colombia a Estados Unidos, en el que se entroniza un criterio absurdo” de “inmunidad” para el personal estadounidense.


POR EL CASO ARANGO BACCI

Confirman investigación contra jefe de operaciones de la Armada

Por: Colprensa/APIC

 

Almirante Gabriel Arango Bacci, durante la audiencia realizada por la Corte 

 
Dos altos oficiales de la Armada Nacional atestiguaron ayer en el juicio que se adelanta contra el almirante Gabriel Arango Bacci, investigado por sus presuntos nexos con narcotraficantes.

 

Se trata de los almirantes Guillermo Barrera, comandante de la Armada Nacional, y del vicealmirante Álvaro Echandía Durán, jefe de operaciones de la misma Institución, quienes fueron citados con el objetivo de aclarar si ellos se reunieron con la periodista María Isabel Rueda a mediados de agosto de 2007, para hablar sobre varios recibos presuntamente suscritos por Arango Bacci como contraprestación por servicios supuestamente prestados a “narcos’.

 

Uno de los hechos que se conoció durante esta diligencia estuvo relacionado con la investigación que la Corte Suprema abrió en contra de Echandía Durán, aunque no se precisaron las razones de esa indagación, se presume que tiene que ver con la misma audiencia.

 

“SÍ ME REUNÍ CON RUEDA”

 

Durante el interrogatorio el Comandante de la Armada reconoció que se reunió con la comunicadora (María Isabel Rueda) en el apartamento de esta, al igual que con otros periodistas, con quienes conversó sobre Arango Bacci y dijo que los recibos que comprometerían a Arango también hicieron parte del diálogo.

 

De la misma manera, el Comandante de la Armada manifestó que a pesar de haberse hablado de tres recibos en los que aparece la huella del almirante Arango, él sólo recuerda haber visto uno, el mismo que estaba en poder del capitán de Navío Luis Tovar.

 

“NO ESTUVE PRESENTE”

 

Por su parte, el vicealmirante Álvaro Echandía Durán, jefe de operaciones de la Armada Nacional, manifestó que él no estuvo presente en la reunión con la columnista.

 

Frente al interrogante propuesto por el propio Arango Bacci, relacionado con la demora (cinco meses) en que incurrió la inteligencia naval para dar a conocer los recibos que lo involucraban, el Vicealmirante manifestó: “El tiempo que se tardó en enviar la prueba (recibo con huella) fue el que se requirió en la inteligencia para agotar la verificación respectiva”.

 

De la misma manera, Echandía manifestó que efectivamente tuvo conocimiento acerca de la existencia de un recibo en el que se veía una huella digital, al parecer de Arango Bacci, y coincidió con Barrera en que se trató de una fotocopia.

 

Ante la manera reiterada en que se escuchó el nombre del capitán de Navío Luis Tovar Neira, como la persona que acompañó a Barrera a la reunión con la María Isabel Rueda, el abogado Jaime Granados le solicitó a la Corte que lo llame a declarar. Esa decisión se espera sea tomada en las próximas horas.


Sentencia se conocerá prontamente

Con las cartas en la mesa

Por: Diana Carolina Durán Núñez/Elespectador/APIC

 

Alfonso Plazas Vega será el primer  oficial (r) en recibir un fallo de la
justicia ordinaria por los desaparecidos del Palacio de Justicia.

Las cartas para definir el futuro del coronel (r) Luis Alfonso Plazas Vega ya están sobre la mesa. En menos de dos meses la jueza tercera especializada María Stella Jara, designada por el Consejo de la Judicatura para resolver exclusivamente este caso, deberá pronunciarse con el que será el primer fallo de la justicia ordinaria en contra o a favor de este oficial (r) del Ejército. Plazas, internado en el Hospital Militar de Bogotá desde hace un par de meses por un colapso nervioso, reitera que quienes están detrás de su caso son los narcotraficantes.

 

El punto crucial por el que fueron judicializados Plazas Vega, dos generales, otro coronel, dos oficiales y cinco suboficiales de inteligencia militar, son once personas —siete trabajadores de la cafetería, tres visitantes y una guerrillera del M-19— de las que, hasta el día de hoy, se desconoce su suerte. La Fiscalía, basada en pruebas testimoniales y de video, aseguró que salieron con vida del Palacio de Justicia. Pero los defensores de Plazas sostuvieron que los cuerpos que fueron encontrados en el cuarto piso del Palacio, calcinados totalmente, son esos “supuestos” desaparecidos.

 

El año pasado Plazas, comandante de Caballería durante la recuperación del Palacio, afirmó que los restos de los desaparecidos reposaban en el Laboratorio de Antropología Forense de la Universidad Nacional. Sin embargo, José Vicente Rodríguez, jefe del laboratorio, indicó que en su dependencia no existían “pruebas fehacientes” para hacer tal afirmación. En 2001, este laboratorio cotejó con pruebas de ADN las osamentas de 72 personas que murieron en el holocausto y fueron inhumadas en el Cementerio Sur de Bogotá. Una de ellas resultó ser Ana Rosa Castiblanco, considerada hasta esa fecha como desaparecida también.

 

No es sólo el concepto de la Universidad Nacional. En 1993, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca confirmó que 12 personas (en ese momento, Castiblanco estaba incluida) figuraban como desaparecidas luego de la toma del Palacio de Justicia y condenó a la Nación por la desaparición de Cristina del Pilar Guarín, cajera de la cafetería. El fallo fue ratificado por el Consejo de Estado. Fue el abogado Eduardo Umaña (asesinado en abril de 1998) quien acompañó a los familiares y promovió, incluso, que la desaparición forzada se convirtiera en un delito en la legislación colombiana.

 

En 2000, la desaparición forzada fue incluida en el nuevo Código Penal. Y es por este crimen, además calificado como imprescriptible, que fueron acusados los militares involucrados en este proceso. Sin embargo, estos uniformados en retiro, siete de ellos ya llamados a juicio, han reclamado porque se les juzgue por un delito que en 1985 no existía. “En ese tiempo un desaparecido era el que salía en un aviso del periódico”, expresó uno de ellos. “Eso es torcerle el pescuezo a la ley descaradamente”, comentó un litigante que conoce de cerca estos expedientes judiciales.

 

La defensa del coronel (r) Plazas Vega aseveró que la unidad de Caballería nunca tuvo a su cargo la entrada o salida de rehenes del Palacio de Justicia. Exhibió un video de cuando sucedió el holocausto, en el que Plazas Vega respondió a unos periodistas: “El personal que iba siendo evacuado lo íbamos entregando al (B) 2 de la brigada (XIII), que está ejerciendo un control (...) Yo no sé quién está adentro o afuera”. Y, para comprobar que el ex oficial sólo se atenía a su cadena de mando, mostró también una alocución del presidente Betancur: “Esa responsabilidad la asumí yo, que estuve tomando personalmente las decisiones”.

 

Aún así, los familiares de los desaparecidos, que se constituyeron en parte civil en el proceso, refutaron estos argumentos. Contaron con el testimonio de Édgar Villamizar, quien pertenecía a una unidad militar de Villavicencio que llegó a Bogotá a apoyar a las tropas en la recuperación del Palacio. Villamizar, que se hospedó junto con sus compañeros en la Escuela de Caballería, dijo bajo juramento haber visto a personas detenidas y torturadas en las caballerizas de la Escuela. La defensa de Plazas exclamó que Villamizar nunca fue parte del Ejército.

 

El entonces director de la Cruz Roja, Carlos Eduardo Martínez, testificó que en la Casa del Florero Plazas Vega sí estaba registrando la entrada y salida de rehenes. César Sánchez Cuestas, ex asesor del Alcalde Mayor de Bogotá para la época de los hechos, declaró que había visto a Carlos Rodríguez, administrador de la cafetería, entrar con vida a la Casa del Florero. Pero, al ir a la Escuela de Caballería a preguntar por él, fue recibido por Plazas Vega: “Me dijo que dejara de andar indagando por personas por las que no tenía que indagar”.

 

Estos alegatos, pruebas y testigos conforman el expediente que hoy estudia la jueza María Stella Jara, quien hace unas seis semanas denunció amenazas en su contra. En el transcurso del juicio, esta funcionaria tomó medidas como enviar al coronel (r) a La Picota para asegurar que asistiera a las audiencias. El ex oficial argumentó que no deseaba presentarse “a un juicio que es una obra de teatro en la que ya me han prejuzgado”. Así las cosas, antes de finalizar el año se espera conocer este dictamen, de dimensiones históricas en lo que se refiere a los desaparecidos del Palacio de Justicia.

La carta que rompió el hielo

 

Este es el mensaje que recibieron Rodrigo Lara y los hermanos Galán, del hijo del hombre que asesinó a sus padres.

 

Respetados Claudio, Juan Manuel, Carlos y Rodrigo:

 

(...) Nunca tuve tanto miedo como hoy para escribir una carta. Desde los 15 años le he escrito a todo tipo de personalidades, varios Premios Nobel de la Paz, presidentes, ministros, obispos, a representantes de la Cruz Roja Internacional, y también tuve que hacerlo con antiguos enemigos de mi padre para desmentir versiones sobre mi persona que amenazaban servir de excusa para terminar con mi vida.

 

Mi mayor preocupación es que mis palabras y sentimientos los ofendiesen de alguna manera. Deberán creer en mi buena fe, sabiendo que sólo me impulsa una buena y sensata intención.

 

¿Cómo le escribes a una familia a la que tu padre le causó tanto daño? ¿Qué les dices a unos jóvenes de tu misma edad y profundamente dolidos al respecto? ¿Cómo empezarías una conversación con alguien que lleva adentro un dolor tan legítimo? ¿Además de pedirles perdón en nombre de tu padre y aún sabiéndote en la ignominia, es eso acaso realmente suficiente? ¿Cómo puedes acercarte a alguien desde este lugar? ¿Cómo puedes aún pedir perdón sin ofender? ¿Cómo es posible aparecer y mirar a los ojos de los hijos de unos líderes que prometían sacar adelante a tu propio país? ¿Cómo puedes vivir así? ¿Qué te sirve de verdadero consuelo cada día como para levantarte y seguir? LA PAZ. La paz que busco cada día dentro de mí para poder dormir, para poder pensar en los hijos que aún no he tenido con mi adorada esposa y luchar por el mundo que quiero que encuentren cuando finalmente Dios les permita llegar. No quiero para mis hijos un país más ensangrentado aún. Y sueño además con el día en que los pueda llevar a conocer los mismos lugares que yo.

 

Soy un joven arquitecto y diseñador industrial que lo que tiene para compartir y decir me viene del corazón y se sustenta exclusivamente en mi experiencia personal y en mis elecciones de vida. No soy el dueño de la verdad y creo que lamentablemente mucha parte de ella fue sepultada con la muerte de mi padre. No estoy acá sino para buscar la paz, para ayudar a construirla.

 

Soy consciente del daño que mi padre con sus actos le ocasionó al país y a la humanidad. Siento dentro de mí que estoy arriesgándolo todo por este proyecto, pero tengo toda mi fe de que bien vale la pena hacerlo. Si pusiera en una balanza, quizá tenga de más para arriesgar y perder, comenzando por mi difícilmente logrado anonimato. Pero si mi historia ha de servir para hacer una diferencia, entonces eso le da sentido a mi ser, pues habré estado agradecido como lo estoy ahora, porque con mi historia estoy creando un mañana de posibilidades, para celebrar la vida y para honrarla. No me importa tanto volver a Colombia como cambiar la manera de pensar de tan solo un joven que pretenda subirse a un pérfido y efímero sueño de riqueza, poder y violencia. (...)

 

(...) ¿Pero quién soy yo para juzgar a mi propio país por esta ingrata violencia? Sin que nadie me lo pida y desde el más prístino rincón de mi corazón Dios sabe que yo ya le perdoné a mi propio Estado y a los enemigos de mi padre, por la violencia que ejercieron sobre mi familia en nombre de la justicia. Me he propuesto esta tarea de liberarme de estos nudos de violencia que enredan mi garganta. No conozco fórmulas para ello, y dudo que existan más allá de mi humana voluntad de descubrir LA PAZ.

 

Por una supuestamente 'lógica razón', yo debería ser 'el vengador' de la muerte de mi padre, y esa razón ha servido como alimento del odio contra mi persona y familia(...) No quiero repetir la historia. Créanme que no soy masoquista. Creo en una Colombia capaz de perdonarse a sí misma, capaz de reformarse y renovarse, capaz de auto-superarse y curar sus heridas y de encontrar ámbitos altruistas que le pongan fin a este presente protervo que vive el país.

 

(...) ¿Seremos capaces de transformar a nuestra querida nación con nuestra actitud? Apuesto a que sí, y apuesto a que la única manera es aceptar al otro como un legítimo otro aunque este opine contrario a mis ideas, pero se trata de tener la capacidad de conversar, de dialogar, pues sólo así podremos diseñar escenarios de futuro para impulsar un cambio real (...) Yo me cuestiono si sirvió de algo tanta violencia a cambio de -valga la redundancia- tan pocos cambios en la sociedad. También me cuestiono como colombiano y no como hijo de Escobar, si la muerte de él fue la solución prometida a todos los problemas de narcotráfico y violencia que sufre aún hoy nuestro país. Nuestro país sigue siendo el más grande laboratorio de guerra del continente americano, estamos sumidos en esta vorágine de violencia y seguimos atacando el problema de la misma manera y obteniendo los mismos resultados.

 

Ninguno de nosotros pudo elegir a su padre, ni a su familia, ni su apellido, simplemente nacimos y nos adaptamos a las circunstancias y al medio que nos rodeaba, pero sólo hasta hoy es que se nos pone verdaderamente a prueba como seres humanos, como víctimas de la barbarie, pero hemos alcanzado la adultez, y hoy somos responsables por cada uno de nuestros actos y elecciones de vida.

 

(...) En la intimidad de nuestros hogares hemos deseado de una u otra forma comunicarnos, cada uno desde su dolor y su incomprensión, ello nos convierte en jóvenes muy similares por el simple hecho de pertenecer. Esto ha ocurrido en el silencio de nuestras familias, pero nunca nos habíamos atrevido a comunicarlo entre nosotros, menos aún ante la atenta mirada del mundo. Los invito a liberarnos de toda atadura que nos frene a la hora de exteriorizar lo que reside en nuestros corazones, de poder hablar y poder escuchar, de comprender que si seguimos embarcados en este tobogán de odios no habrá porvenir para nosotros, ni para el país. Qué increíble que sea hoy la pérdida de un padre, la que nos une en esta nueva vivencia para poder compadecernos de nuestras historias.

 

El aprendizaje de la historia de ustedes y la mía es para mí acerca de las paradojas: mi padre con su violencia obligó a muchas familias a exiliarse, principalmente a las suyas, ignorando que con ello se estaba también gestando subrepticiamente el exilio de sus seres más queridos.

 

El trauma del exilio a veces se camufla en la cotidianeidad de aquel extranjero que como nosotros, tratamos de ignorar su latente y dolorosa presencia, pero no podemos escapar de esta realidad que se hace palpable cada vez que un familiar o escaso amigo nos visita y regresa libremente a nuestra patria. Esa sensación de la que hablo es indescriptible, y me animaría con certeza a afirmar que no nos es ajena a ninguno de nosotros. A mí me tocó aprender de último, pero ya desde que tenía la capacidad para enfrentar y cuestionar a mi padre por sus actos, intuía que todo eso algún día se devolvería. Y así fue.

 

Nuestro absoluto silencio por casi 15 años de exilio no es más que un reflejo innato de prudencia y de respeto por el país, el tiempo se ha hecho nuestro amigo y la distancia nos permite observar mejor el bosque a la vez que nos alejamos del árbol. Pero el silencio absoluto -según mi humilde opinión- nos mata a todos lentamente, porque nadie nos puede conocer así como realmente somos y viceversa: si nos negamos a comunicarle al otro lo que sentimos con total respeto por su dolor, nadie se enterará de la forma en que también nosotros nos afligimos, ni de nuestras intenciones, ni de nuestros sueños, ni de cuál es nuestra visión de justicia o nuestros valores como seres humanos. El silencio lo único que ha hecho es encubar un nuevo mito acerca de una supuesta persona que no soy, el silencio ha permitido que algunas voces cargadas de perfidia y oscuros intereses se llenen la boca inventando toda clase de mentiras en contra de mi madre y mi persona, el silencio es consecuencia del miedo que tenemos todos los colombianos de opinar, porque sabemos bien que nuestra sociedad está permanentemente amenazada, como consecuencia de su propia inmadurez, de su permisividad, corrupción y violencia.

 

Respetuosamente,

Sebastián Marroquín.

 

Los pecados de mi padre

 

El documental del hijo de Pablo Escobar, y los hijos de Galán y Lara se mantuvo en secreto durante cinco años. Hasta la semana pasada, cuando ‘CNN’ en inglés reveló este fragmento en el que Rodrigo Lara le da un histórico abrazo a Juan Pablo Escobar y le dice: “Usted es un hombre de paz. Y yo soy un hombre de paz. Pa’lante hermano ’

 

Cuando Pablo Escobar mandó a matar al ministro Rodrigo Lara hace 25 años, el hijo de este, el hoy senador, tenía ocho años. Y pensaba que sólo era cuestión de crecer para vengar la muerte de su padre. Juan Pablo Escobar, el hijo del capo, tenía dos años menos

 

Los hijos de Luis Carlos Galán –Claudio, Carlos y Juan Manuel– eran prácticamente unos niños cuando Pablo Escobar mató a su padre. La carta del hijo del verdugo y el encuentro con él les ha provocado impacto, alivio y nudos en la garganta

Los hermanos Galán, el senador Juan Manuel; el secretario de Planeación de Cundinamarca, Claudio, y el concejal, Carlos, han sido énfaticos en decir que lo ocurrido es una renuncia al odio, a los odios heredados, pero no se puede convertir en olvido de la justicia y la verdad del asesinato de su padre, Luis Carlos

Rodrigo Lara fue el primero en reunirse con Sebastián Marroquín y lo hizo en Buenos Aires. Recuerda como un infierno las amenazas de Escobar a su familia. Pero dice que con el abrazo a su hijo se manda un mensaje al país

 

Tal vez una de las figuras bíblicas más poderosas es la del perdón. Y cuando se da en un escenario terrenal suele tener un efecto estremecedor. En Colombia, hasta ahora, el episodio más recordado es el de Antanas Mockus, cuando se lavó en la pila del Parque Nacional para demostrarles a los bogotanos que estaba arrepentido por haber dejado tirada la Alcaldía. Y le salió bien. El otro caso es el de Salvatore Mancuso, quien en vivo y en directo por televisión, con lágrimas pidió indulgencia a sus víctimas.

 

Información

 

Relacionada RecuadrosUna tarde con el delfín de Pablo Escobar*

Pero sin duda, de todos esos capítulos, el que promete dejar una marca más singular en la historia es el perdón que les pidió a los hermanos Galán y a Rodrigo Lara el hijo de Pablo Escobar, el hombre que mató a sus padres. El próximo 12 de noviembre Juan Pablo Escobar -quien ahora se llama Sebastián Marroquín- presentará al mundo un documental que más parece una muy elegante manera de expiar las culpas en nombre del más temido criminal en la historia de Colombia.

 

La película, según quienes la han visto, dista mucho de ser una apología del capo de capos. El solo título del documental, Los pecados de mi padre, ya da buenas pistas de su contenido. La semana pasada, los televidentes de todo el mundo pudieron apreciar, vía CNN, una escena del filme que resulta ser muy simbólica. Sentados en una silla de un parque en Buenos Aires, Argentina, aparecen Juan Pablo, quien se cambió el nombre por el de Sebastián Marroquín, y el hijo de Rodrigo Lara Bonilla, el hoy senador Rodrigo Lara Restrepo.

 

Para entender el poder de esta imagen hay que recordar que en abril de hace 25 años, el entonces ministro Lara Bonilla llegó agonizando a su casa luego de que sicarios de Pablo Escobar lo abalearan, y su hijo Rodrigo, en ese entonces un niño de 8 años, abrió la puerta y se montó con él en el carro para acompañarlo hasta la clínica donde falleció.

 

En el fragmento que transmitió CNN, Juan Pablo Escobar dice: "Finalmente todos somos huérfanos". Y Lara le responde: "El pasado es duro. Pero lo importante es que usted es un hombre bueno, un hombre de paz. Yo soy un hombre bueno, un hombre de paz. Eso es, pa'lante hermano". En ese momento se dibuja una sonrisa de satisfacción en el rostro de Escobar y se dan un cálido abrazo.

 

La imagen impacta. Tiene una potente carga simbólica en un país que como Colombia que lleva 30 años en guerra por el narcotráfico. "El abrazo, el acto de perdón, no fue gratuito. No lo vi como el hijo del asesino de mi papá. Lo vi como una víctima más de la violencia. De la tragedia que ha vivido este país", le explicó Lara a SEMANA/APIC.

 

Se trata de una peculiar manera de hacer las paces. Y tal vez no se podría haber dado de otra manera. Con la extravagante vida que llevó Pablo Escobar y el tamaño de sus atrocidades, no es extraño que el desenlace de su historia se esté dando en el cine. De cierta manera esta película se puede convertir en una epopeya del perdón en Colombia.

 

No es un simple dato el hecho de que en los créditos del documental los que figuran como protagonistas son Sebastián Marroquín, los hermanos Galán -Juan Manuel, Claudio y Carlos Fernando- y Rodrigo Lara.

 

La carta

 

La historia de cómo llegaron a este punto es también particular. La idea se le ocurrió a un argentino, Nicolás Entel, que con su opera prima Una orquesta típica, ganó gran reconocimiento en varios festivales de documentales del mundo. La mamá de Entel había sido profesora de Sebastián Marroquín en Buenos Aires y por esa vía el joven cineasta pudo acercarse a la familia de Pablo Escobar.

 

El proyecto de la película comenzó a rodar en 2005. Y se mantuvo en secreto hasta la semana pasada, cuando la reportera estrella de CNN, Christiane Amanpour, rompió el silencio al presentarla como parte del especial que hizo sobre el regreso de la violencia a Medellín.

 

Entel contactó a los hermanos Galán y a Rodrigo Lara a mediados de 2007. Curiosamente los cuatro habían regresado al país luego de varios años en una suerte de exilio y ahora todos trabajan en el sector público: Juan Manuel Galán y Rodrigo Lara como senadores, Carlos Galán como concejal y Claudio Galán como secretario de Planeación de Cundinamarca. Entel rompió el hielo contándoles lo difícil que ha sido la vida para Sebastián Marroquín y su familia. Y luego les explicó que uno de los ejes del documental era el paralelo entre la vidas de los Escobar y las de ellos.

 

Las experiencias con películas anteriores sobre el capo no habían sido gratas para los Galán. Y básicamente, lo que le exigieron, es que no fuera una película amarillista y mucho menos una apología del capo. Después de ver lo que han visto creen que no se equivocaron. "Es un trabajo sin precedentes sobre lo que ha pasado en Colombia en los últimos 25 ó 30 años", dice el hoy concejal Carlos Galán.

 

Uno de los momentos de mayor suspenso en la película se dio en agosto del año pasado. El director, en uno de los más de 30 viajes que hizo a Colombia en estos cinco años, les informó a los hermanos Galán y a Lara que traía una carta para ellos de parte del hijo de Escobar. Se reunieron en la casa de Claudio y la leyeron en el computador.

 

El documento es un testimonio impresionante. "Nunca tuve tanto miedo como hoy para escribir una carta", les dice Sebastián Marroquín. "¿Cómo le escribes a una familia a la que tu padre le causó tanto daño? ¿Cómo puedes aún pedir perdón sin ofender? ¿Cómo es posible aparecer y mirar a los ojos de los hijos de unos líderes que prometían sacar adelante a tu propio país?". (ver 'La carta que rompió el hielo' página 32).

 

Personas del equipo de producción de la película dicen que Sebastián había hecho una carta más extensa, pero la recortó "a regañadientes" a cinco páginas.

 

Carlos Galán recuerda lo que sintió cuando terminaron de leerla. "Para mí fue un impacto fuerte. Uno no sabe qué pensar. ¿Tengo derecho a perdonar? ¿Hay algo que perdonarle a esta persona por los crímenes de su papá? Sabíamos que era un mensaje importante para Colombia que nos trascendía a nosotros".

 

"Él ratificaba lo que hemos venido viendo a lo largo de los años: que los hijos de los narcotraficantes heredaban su sino trágico. Él es otra víctima de su propio padre. Yo me acordé en ese momento de que mi papá decía que las primeras víctimas de los narcotraficantes son sus mismos hijos y su familia. Y apenas ahora entendí lo que nos había querido decir".

 

El encuentro

 

Esa carta era el abrebocas de lo que sería el plato fuerte y cierre del documental: un encuentro de Juan Pablo Escobar con los hijos de quienes habían caído por las balas de su padre.

 

Para Escobar, volver a entrar a Colombia no era fácil. Primero porque temía que en Medellín todavía quedara gente que quisiera matarlo. Y segundo porque no sabía si aún tenía líos con la justicia. Un reconocido abogado de Bogotá le ayudó a resolver la segunda duda. En cuanto a la primera, prefirió no arriesgarse y decidió regresar al país, para grabar el documental, por la frontera con Ecuador.

 

Esa fue la misma ruta por la que había salido despavorido con su familia en noviembre de 1994. Casi un año después de la muerte de su papá. Nadie quería verlos en Colombia, los sacaron del exclusivo barrio de Santa Ana de Bogotá y en Medellín los enemigos de su padre querían también acabar con toda la estirpe.

 

Una anécdota, que cuenta el senador Lara, demuestra el grado de miedo que embargaba a Sebastián cuando vino el año pasado para el encuentro con los hermanos Galán y con Lara. Un día cualquiera, el senador manejaba su camioneta de dotación, blindada y con vidrios polarizados, por las calles de la zona colonial de La Candelaria. De pronto vio a Sebastián como un turista más con gafas y tomando fotos. Lara frenó en seco para saludarlo y al abrir la puerta, el susto de Sebastián fue tal, que Lara tuvo que gritarle "Sebastián, soy yo". Y éste, cuando recobró el aliento, le dijo: "Casi se me va el mundo".

 

"La cita para el encuentro era en el hotel en que se estaba quedando Marroquín. Un hotel 'boutique' en la 116 abajo de la 15 en Bogotá", cuenta Juan Manuel Galán. "Cuando él bajó se le sentían los nervios. Arrancó diciendo que era muy difícil pedirle perdón a una familia a la que se le había hecho un daño tan grande. Y luego hizo un reconocimiento de mi papá, de la lucha que había dado y dijo que su muerte había sido una pérdida muy grave e irreparable para Colombia".

 

"Luego yo tomé la palabra y le agradecí. Y ahí se me hizo un nudo en la garganta. Le dije que no teníamos nada que perdonarle. Porque él es ajeno a lo que hizo Pablo Escobar. También volví a decirle que no queremos que todo esto se interprete como una renuncia a que se haga justicia y se conozca la verdad. Porque su padre no fue el único involucrado".

 

"Él dice que acepta que no tenemos nada que perdonarle. Pero que como es el único que puede hacerlo, expresa esa solicitud de perdón a nombre de su padre". La reunión comenzó a las 7 de la noche y se extendió hasta poco más de las 10:30. El ambiente se fue aflojando y Sebastián les contó todo tipo de anécdotas de lo que padeció con su hermana y su mamá, viajando como judíos errantes, antes de poder asentarse, en Argentina, el día de Navidad de 1994 (Ver recuadro Una tarde con el delfín de Pablo Escobar).

 

Los Galán y Lara, a su vez, le contaron que tampoco les había tocado una vida fácil en esa especie de exilio. "Yo me quejo de mis dificultades, pero no me atrevo a compararlas con las suyas", se disculpó Sebastián. Al final, se dieron la mano y un abrazo. La fotografía del encuentro hoy es el fondo de pantalla del computador del hijo de Pablo Escobar.

 

Sintieron un alivio

 

El documental dejó de ser un registro de hechos ya ocurridos y comenzó a tomar vida propia. Estaba el mismo propiciando un hito en la historia. Ese apretón de manos y ese abrazo no sólo le quitaron un peso de encima a Juan Pablo Escobar. También fueron un alivio para quienes habían sufrido a su padre.

 

"Cuando salimos de la reunión yo sentí como un alivio", dice Carlos Fernando Galán. "Al principio, cuando asesinaron a mi papá, sentí una rabia muy fuerte. Tanto, que cuando mataron a Pablo Escobar alcancé a sentir cierto descanso. Que hoy me parece absurdo. El poder sentarme con el hijo de Escobar me permitió darme cuenta de que ese odio no lo tengo por dentro. Y eso me tranquilizó".

 

"Él perfectamente podría haberse convertido en un matón vengando la muerte de su padre. Pero eso habría sido lo más fácil. Decidió hacer lo más difícil: con este documental asume el costo de salir de su anonimato".

 

Su hermano Juan Manuel también cree que es un gesto de reconciliación muy importante. "Oyendo hablar a Marroquín se entiende lo difícil que ha sido la vida para él. Para nosotros ser hijos de Galán es una bendición. Para él ser hijo de Escobar es un estigma". Y anota que es un mensaje para el país. "Esto es una renuncia al odio, a esos odios heredados, pero no es una renuncia a la justicia y la verdad. En Colombia a veces ocurren cosas muy extrañas. Hay un asesinato y las víctimas salen a decir que perdonan a los asesinos. En lugar de decir queremos justicia, queremos verdad. Y en ese sentido, el reconocimiento que hace Marroquín de que el crimen sí existió es muy importante".

 

Por su parte, el senador Rodrigo Lara recuerda que cuando mataron a su padre él sintió un "odio absoluto", decía "es sólo cuestión de que yo crezca para vengar a mi padre". "A mi papá lo mataron hace 25 años. Los nueve meses que él estuvo en el Ministerio de Justicia los recuerdo como una época siniestra. Las amenazas eran de todos los días. Lo llamaban y le decían que sus hijos Jorge, Pablo y Rodrigo están saliendo a tal hora y no podrá volver a verlos. Ese día él llegó a la casa muerto. Y yo, con 8 años, lo ayudé a cargar, a montar al carro, a subir a la camilla. Pero haber vivido fuera del país nos ha permitido evacuar los odios. Y si algo nos queda claro es que los círculos de violencia no se pueden repetir. Aunque no tenía nada que perdonarle a Sebastián, me pareció que estrecharle la mano, darle un abrazo, era mandarle un mensaje de reconciliación al país".

 

Y Sebastián Marroquín...

 

El impacto para Sebastián Marroquín, el hijo de Pablo Escobar, ha ido más allá del alivio. En la película se puede apreciar una verdadera metamorfosis en su aspecto físico. En las primera imágenes, se ve con el pelo largo y bastante pasado de peso. Y en las del final, luce como en las fotos que ilustran este artículo y que fueron tomadas el viernes pasado en su oficina en Buenos Aires.

 

Sin duda se convirtió en una catarsis para él. Sebastián fue el de la idea de contar toda la verdad en el documental. "Porque si se empieza a disfrazar esta historia, una historia tan dura y tan cruda como la que vivimos todos los colombianos, volvemos a cometer los mismos errores", les ha dicho.

 

El documental se estrena en 20 días en el festival de Mar del Plata y luego irá al de Ámsterdam. El 10 de diciembre se verá en Colombia.

 

Pero ¿por qué decide embarcarse en este proyecto cuando podía dejar su pasado en el olvido? ¿Por qué 15 años después de estar luchando por "el privilegio de no ser nadie" decide volver a ponerse en el ojo del huracán?

 

"Yo lo hago porque no he querido renunciar a mí país -le dijo a alguien que lo conoce muy bien-. Yo quiero recuperar la posibilidad de elegir volver un día a mí país. Y que dejen de vernos como una amenaza".

 

El director del documental, Nicolás Entel, cuenta que una vez Sebastián Marroquín se miró en el espejo y se asustó. De pronto vio en él una pose muy parecida a la de su padre. Y se dio cuenta de que puede llegar a tenerle miedo a su propia estructura genética. Pero lo importante es que lo tiene claro.

 

Nacida en cautiverio

 

Martha Lucía Vallejo, una mujer que estando secuestrada quedó embarazada de otro plagiado y dio a luz, le contó su impresionante historia a Andrea Peña, de semana/APIC. 


Mi nombre es Martha Lucía Vallejo Reyes. Tengo 34 años. Soy bacterióloga de la Javeriana y hace cuatro años las Farc me secuestraron en el Caquetá. Mi hija Sara, de dos años y medio, nació en cautiverio. Hace dos meses estoy en libertad.

 

Esta historia es tan larga como complicada. Nací en Paujil, Caquetá, en el seno de una familia paisa, y por tanto, enorme. Tengo diez hermanos. Mi papá murió hace 16 años. Mi mamá aún vive. No venimos de una familia adinerada, aunque algunos primos y familia lejana sí han hecho algo de plata. Aún así, la guerrilla me secuestró a cambio de una recompensa enorme.

 

Todo comenzó el 15 de octubre de 2005. Yo estaba en Florencia, en la casa de mis sobrinas. De repente llegó una camioneta, como color crema, y se parqueó al frente. Se bajaron dos tipos bien vestidos, normales. Se fueron entrando y dijeron que necesitaban hablar en otro sitio con la esposa de mi hermano, pero ella estaba muy enferma y entonces yo me ofrecí para ir. Pero Ana María y Luz Alexandra, las hijas de mi hermano, se fueron conmigo, obligadas por la cacha del revólver que uno de ellos nos mostró.

 

Nos montaron al carro y nos pidieron que nos agacháramos. Cuando nos dimos cuenta ya estábamos fuera del pueblo, y después en una trocha, y después en el campo, y después ya sólo había guerrilla y selva. Nunca nadie nos dijo por qué nos llevaban, ni con quién debíamos hablar, ni nada por el estilo. Aunque sabíamos que el tema era plata. Simplemente, terminamos secuestradas por el séptimo frente de las Farc.

 

Mi historia y la de mi familia es igual de dolorosa a la de cualquier secuestrado en este país. Al comienzo nos trataban bien. Había ropa, comida. Después, todo fue un infierno. Terminamos en el campamento de un comandante al que le decían ‘Julio’. A veces nos dejaba sin desayuno hasta las once o doce del mediodía, y uno sin saber por qué.

 

Hubo días de físico terror. Recuerdo uno especialmente, después de que conocimos a Pablito, otro rehén que llegó al campamento. Él era callado, tímido, como reservado, pero le fuimos cogiendo cariño. No sé qué líos tuvo con el pago de su rescate, o con una plata, pero el comandante le gritaba que era un ladrón, un traicionero. De repente, una mañana, el 6 de mayo de 2006, lo recuerdo bien, el comandante nos mandó a mis sobrinas y a mí a bañarnos, pero a Pablo lo hizo quedar.

 

Nos fuimos con la guardia al río y ya nos íbamos a meter al agua cuando ¡pum, pum!, dos tiros secos. Nosotras llorábamos como locas. Ya qué baño, ni qué nada. Sabíamos que lo habían matado. A la guerrillera que estaba con nosotras también se le escurrieron las lágrimas, pero le tocaba llorar calladita. Cuando regresamos al campamento los guerrilleros ya estaban recogiendo sus cosas. Se las repartieron entre ellos y todo quedó así...

 

En julio de ese mismo año la historia de mi secuestro cambió totalmente. Después de tanto caminar entre Meta y Guaviare, nos reunieron con otro grupo de secuestrados. Ahí conocí a Luis, el papá de mi hija, también secuestrado por razones económicas.

 

Éramos ocho cautivos y nos cuidaban unos veintipico guerrilleros. Nunca estuvimos con secuestrados políticos o militares. En invierno nos la pasábamos pescando y era bueno porque había subienda. Era curioso ver a los guerrilleros con nosotros, todos unidos en torno a una atarraya, buscando algo de carne para comer.

 

Los días, las tardes y las noches eran para la fantasía. A nuestras manos llegó “Artemis Fowl”, un libro de 380 páginas que contaba historias de criaturas y duendes. Yo lo leía para todos. Le ponía misterio, gritaba, susurraba, les hacía gestos, abría los ojos, movía las manos. A ellos les gustaba eso. Pero a veces la voz no me daba, entonces otro lo hacía por mí, ¡pero no era lo mismo!. Entonces esperaban hasta uno o dos días a que se me aclarara la voz. El mismo libro lo leímos unas seis veces. Eso fue emocionante.

 

Ahí fue cuando yo me di cuenta que Luis se estaba como enamorando de mí. No me gustaba, pero él insistía, y yo era como descortés, antipática, a veces no me gustaba ni hablarle, ni mirarlo. Pero una noche, los guerrilleros nos dieron a probar un guarapo picho que habían escondido bajo tierra. Todos tomamos. Él me confesó su amor todo borracho y a mí me dio como pesar. El tiempo fue pasando y yo comencé a pararle bolas. Al final, acepté ser su novia.

 

En esas estábamos cuando sospeché que estaba embarazada. Le dije al comandante ‘Julio’ que necesitaba una prueba de embarazo y a él le dio risa nerviosa. Me la hice y obviamente salió positiva. Al comienzo él se asustó mucho. Después ya se emocionó y decidimos tenerlo. Jamás pensé en abortar.

 

Desde luego, fue un embarazo difícil. Yo sólo me tomaba el agüita de los caldos. No quería ni fríjoles, ni lentejas, ni nada de eso. Los nueve meses me la pasé agrandando mis pantalones y cosiendo ropa para el bebé con retazos de camuflado, pedazos de sudadera y chiros que me traían las guerrilleras.

 

Luis sólo estuvo conmigo los primeros cinco meses. Ya después nos separaron por orden de un comandante superior, nunca supimos por qué. Yo sufrí mucho y sé que él también. Pero así es la vida.

 

En las caminatas me desmayaba y duraba mucho tiempo sin comer y sin tomar agua. Por eso el comandante dio finalmente la orden de que me dejaran en la casa de una campesina hasta que yo tuviera el bebé. La señora me dijo que ella no era comadrona ni nada por el estilo, pero me aseguró que había ayudado a parir a muchas mujeres de por ahí, y que me iba a acompañar hasta que yo diera a luz.

 

Fue una semana entera con contracciones, mucho dolor y mucha angustia. Pero finalmente, por parto natural, de pie, Sara Isabel nació a las once de la mañana del primero de abril de 2007. Era un domingo de ramos.

 

Desde ese día, la niña se volvió mi vida y mi todo. Después de llevar dos años secuestrada, sin esperanza alguna de salir, Sara se convirtió en una ilusión real, palpable, mía y de nadie más.

 

Mi sobrina Luz Alexandra me ayudaba con la bebita y los guerrilleros la querían mucho. A mi otra sobrina, Ana María, la habían separado de nosotras porque le dio paludismo. Recuerdo especialmente una mujer guerrillera que siempre estuvo al lado mío cuando salíamos corriendo porque el Ejército estaba cerca. Ella era la que cargaba la niña, mientras yo llevaba el equipaje.

 

En esos días un guerrillero se me acercó y me dijo que Luis, el papá de Sarita, ya no estaba aquí. A mí se me bajó todo, me acordé de Pablo y pensé que a él también lo habían matado por no pagar el rescate. Pero no, me dijo que las Farc lo habían soltado, pero que yo no podía decir nada porque la orden era que no me contaran. Me alegré mucho por él, porque estaba en libertad, con su familia, el lugar de donde nunca debió salir.

 

Cuando Sarita tenía siete meses el comandante me llamó aparte. Hablamos largo, me dijo que el monte no era lugar para una bebé y me dio a escoger entre seguir secuestrada con la niña o entregársela a ellos para que se la llevaran a mi familia.

 

Por ese entonces ya todo el mundo se había enterado que Clara Rojas había tenido un hijo con un guerrillero. Entonces yo pensaba: ‘¿qué tal que lo mismo le pase a mi hija? Si ni a la misma Clara le cumplieron con entregarle el niño a la mamá, ¡qué me van a cumplir a mí!’.

 

Un mes entero estuve pensando y finalmente decidí entregarle a la niña. El 26 de enero del 2008 se la llevaron. La mandé con una carta explicándole a mi mamá cómo era Sara (para que no se la cambiaran) y contándole lo que le gustaba y lo que no. A los dos días Sara ya estaba con mi mamá, pero yo sólo me enteré ocho meses después. Fueron días de arrepentimiento, de miedo, de desconfianza, sentía que me moría. Nadie me daba razón de la niña y a veces yo presentía lo peor. Si algún día quedaba libre, ¿a dónde iba a buscarla?

 

Cuando por fin me enteré que estaba bien, descansé. Lo único que me dolía era no estar con ella, pero el hecho de saber que podía crecer al lado de mi familia, ir al jardín, estar con otros niños, tener juguetes, dormir en una cuna cómoda, tener sus vacunas y que no la picaran los mosquitos, me hacía feliz.

 

El tiempo fue pasando y mis sobrinas y yo seguíamos secuestradas, sin saber qué iba a pasar con nosotras.

 

Llegó el 2009 y a mitad de año, sin saber de dónde ni por qué, llegó la orden de nuestra liberación. Yo, literalmente, no lo podía creer. Pensé que era una broma, o una trampa para matarnos, o que mi familia había quedado en la física calle por pagar nuestro rescate. Pero no. A final de julio nos comenzaron a mover de un lado a otro y el 27 de ese mes vi por fin una carretera, carros, gente normal, tiendas, casas. Había vuelto a la libertad con mis sobrinas.

 

Cuando vi a mi familia, pensé que no iba a llorar. Fueron tantas las veces que lo hice secuestrada, que creí que ya no tenía lágrimas. Pero estallé cuando los vi a todos. Especialmente a mi niña. Estaba grande, caminando y decía mil palabras. Estaba de jeans, una camisetica rosada y colitas de colores. ‘Aquí está su hija, sana y salva’, me dijo mi mamá cuando me la entregó en los brazos. ¡Yo la abracé con unas ganas! Le tomé las manitas y se las empecé a pasar por mi cara. ‘Mi amor, yo soy tu mamá’.

 

Hoy trato de llevar una vida normal con mi hija, con mi mamá, con mis hermanos, con mis amigos. Todos los días hago un esfuerzo por quitarme el miedo de volver a perder mi libertad, y hago lo posible por no guardar dolor, ni rencor en mi alma por quienes nos hicieron tanto daño.

 

El papá de Sarita me llamó hace unas semanas. Supo que estábamos libres por el programa Las voces del secuestro. Él está fuera del país. Quién sabe cuándo volverá.

 

Ahora estoy buscando trabajo. Tengo una profunda necesidad de sentirme útil, pero llevo cuatro años sin ejercer y a veces eso me da un poco de temor. Sin embargo, el secuestro me volvió un poco más dura, menos temerosa ante la vida y siento que debo luchar el doble por mi felicidad y la de mi hija.

 

Hay momentos en los que me quedo mirando fijamente a Sara y siento mucha nostalgia de no haber visto sus primeros pasos, o de haberla escuchado decirme mamá. Lloro. Ahora por lo menos me dice mami y estoy en el proceso de enseñarle quién es y dónde está su papá. Mi ilusión más grande es que él se encuentre con Sara. Cuando tenga ese tema resuelto, será el turno de pensar en mí”.

 

Pueblos sin Dios ni ley

Por: Elespectador/APIC

 

Un estudio conocido por El Espectador/APIC revela que los grupos armados ilegales mantienen fuerte influencia municipal.

 

Sin llegar al planteamiento de que en Colombia existen “repúblicas independientes”, de las que se hablaba en el país a principios de los años 60, un reciente estudio de la Red de Iniciativas para la Gobernabilidad sostiene que en Colombia subsisten con éxito focos de fuerte influencia de grupos armados ilegales y de poderosos clanes familiares que aprovechan las fisuras institucionales, políticas y sociales para ser el poder detrás del poder en las localidades.

 

El estudio, titulado ‘Las otras caras del poder’ y que fue efectuado por la Red de Iniciativas para la Gobernabilidad, la Democracia y el Desarrollo Territorial (Rinde), con el apoyo de la GTZ (agencia de cooperación alemana) y  coordinado por el sociólogo Fabio Velásquez, tomó como base 18 municipios del país donde, en buena parte de ellos, “confluyen actividades legales e ilegales asociadas estas últimas con el narcotráfico y el contrabando”.

 

Unas de las conclusiones del estudio es que mientras la actividad guerrillera se replegó como resultado de la acción del Estado y de los grupos de autodefensa, los paramilitares (y las bandas criminales, al servicio del mejor postor) expandieron sus tentáculos de la mano del crecimiento de actividades económicas, como la explotación minera o agropecuaria o el diseño de megaproyectos agroindustriales y de infraestructura.

 

También señala que en el país subsiste la disputa violenta por el control de territorios donde “predomina la incertidumbre de la población y la inestabilidad”. De igual forma, para el estudio es claro que los municipios son el botín de los ilegales a través de mecanismos como el cambio del uso de la tierra, estableciendo zonas de construcción o sacando partida de la contratación, como ocurre desde hace muchos años, capturando recursos públicos y rentas.

 

Por eso, agrega, es tan palpable la influencia de los actores armados en la gestión municipal. En relación con la política de seguridad democrática, enfatiza que será exitosa en la medida en que se mantenga en el tiempo y que aunque son evidentes sus logros en contra de la subversión, no ha resuelto el problema paramilitar. Estos son cinco de los casos analizados.

 

Cabrera, Cundinamarca

 

En el municipio de Cabrera, en concepto de ‘Las otras caras del poder’, es palpable el dominio histórico y la presencia que ha tenido allí la guerrilla de las Farc. Está ubicado en la estratégica  región del Sumapaz, anexa a Bogotá, productora de agua y utilizada como corredor de acceso a la capital de la República y a por lo menos otros tres departamentos.

 

En el casco urbano, el 90% de las actividades que se desarrollan son comerciales y de servicios, y en la zona rural prevalecen la agricultura y la ganadería. Asimismo, es una despensa agrícola de la capital de la República. Se encuentra en la última categoría (6ª) en la clasificación municipal y en los últimos lugares en términos de niveles educativos. En el registro de mortalidad infantil muestra un porcentaje bajo o casi inexistente, con tasas cercanas al 0%.

 

San Carlos

 

Localizado en Antioquia, en la cordillera Central (en las estribaciones del río Magdalena), la población de San Carlos forma parte de la expansión del Valle de Aburrá. Está en una zona muy estratégica debido a que allí se encuentran varios embalses que alimentan la hidroeléctrica de San Carlos, Calderas y Jaguas, así como el embalse de Punchiná. Del mismo modo, en ese lugar existen importantes reservas forestales.

 

Es una zona de paso entre el Magdalena Medio, el nordeste antioqueño y el bajo Cauca. Aunque es un área cafetera por excelencia, también sobresale la explotación minera en la cuenca del río Nare.

 

De acuerdo con el estudio, en esa localidad es evidente la presencia de grupos paramilitares. Se encuentra en la 5ª categoría del escalafón municipal y es la decimotercera población en la tabla de escolaridad entre las 18 elegidas. Es la sexta localidad con menores niveles de mortalidad infantil.

 

Magangué

 

Localizado en Bolívar, es el puerto multimodal más importante del centro de ese departamento. De acuerdo con el estudio, es notable la influencia de Enilce López, alias ‘La Gata’, reconocida empresaria del chance en el norte del país, quien ha tenido que enfrentar procesos penales por peculado, homicidio y lavado de activos. El municipio funge, además, como centro de acopio de diferentes clases de productos. La actividad principal es el comercio y un sitio estratégico de conexión con ríos como el Magdalena, Cauca y San Jorge.

 

Es un corredor vital para el tráfico de armas y drogas entre el sur de Bolívar y la región de los Montes de María.

 

En la clasificación de nivel educativo ocupa el lugar número 12 entre los 18 elegidos, aunque está en la 1ª categoría en el escalafón municipal. Después de Puerto López, es el segundo municipio del estudio con las más altas tasas de mortalidad infantil.

 

Salazar de las Palmas

 

Localizado en el departamento de Norte de Santander, este municipio  funge como zona de integración fronteriza con Venezuela. Ubicado en una depresión por la bifurcación de la cordillera Oriental entre la Serranía del Perijá y la cordillera de los Andes, es un corredor que conecta al norte con el oriente del país. Allí es evidente la presencia de grupos paramilitares y la economía agropecuaria de subsistencia. Es una importante zona forestal y se desarrollan actividades como la explotación minera del carbón.

 

En cercanías del municipio se adelantan megaproyectos de explotación petrolera y carbonífera y son evidentes los cultivos de palma. Más de la mitad de la población cuenta únicamente con educación básica primaria y se encuentra en la 6ª categoría en la clasificación municipal, aunque entre los 18 municipios elegidos para el estudio es décimo en esta clasificación. En mortalidad infantil es la segunda localidad, después de Cabrera, Cundinamarca, en registrar las tasas más bajas en la tabla con 7,69 de promedio entre los menores de cinco años de edad. Aunque no ha sido exclusiva de esa población, en el ámbito departamental es palpable la influencia de movimientos políticos como Convergencia Ciudadana, que ha sido uno de los más cuestionados por supuestos vínculos y alianzas con grupos de autodefensa.

 

Puerto López, Meta

 

Con una población cercana a los 600 mil habitantes, de acuerdo con el estudio, en el municipio de Puerto López, Meta, es palpable la influencia del esmeraldero Víctor Carranza.

 

Allí predominan actividades como la ganadería, los sectores agrícola y comercial, y el paso fluvial de mercancías y personas.

 

A la par que decae la construcción de vías terrestres, toman fuerza el cultivo de caña y la palma para la producción de agrocombustibles. Además, es utilizado como corredor estratégico para la comercialización de insumos para la producción cocalera y epicentro de macroproyectos regionales y nacionales.

 

 No obstante, según cifras del DANE, muestra preocupantes estadísticas en materia de educación, salud y mortalidad infantil (en este último indicador es último entre los 18 municipios elegidos con una tasa de 29,68%). De acuerdo con la escala, con la que son medidos los municipios, es de 4ª categoría entre 6.

 

Los 18 municipios mencionados en la investigación

 

Puerto López, Meta La Dorada, Caldas Ocaña, Norte de Santander Tibú, Norte de Santander Bello, Antioquia Zarzal, Valle del Cauca Dosquebradas, Risaralda Magangué, Bolívar Salazar de las Palmas, Norte de Santander San Carlos, Antioquia Salento, Quindío Suárez, Tolima Cabrera, Cundinamarca Sotará, Cauca Ovejas, Sucre Necoclí, Antioquia Soledad, Atlántico El Tambo, Cauca

 

Las poblaciones elegidas para el trabajo de investigación forman parte de 13 departamentos del país. Su número de habitantes va desde cinco mil hasta medio millón, aunque el promedio es de 72 mil. Se analizaron desde las estrategias de los grupos armados para  incidir en la gestión municipal, tener el control territorial, político y electoral, hasta las alianzas de organizaciones guerrilleras y paramilitares con  bandas delincuenciales dedicadas al narcotráfico.

 

Variables del estudio sobre la influencia ilegal

 

El estudio ‘Las otras caras del poder’ buscaba analizar los lazos y las consecuencias de la presencia de los actores armados en la gestión local, en medio del conflicto y la descentralización administrativa, al igual que el impacto de las acciones de los ilegales “sobre las condiciones de vida de la población”. Al mismo tiempo, la relación de estas organizaciones con las autoridades públicas, el grado de influencia en las decisiones municipales y la injerencia en la prestación de los servicios a cargo de los municipios. Incluso, cuáles sectores de la población se veían beneficiados con el accionar de las organizaciones al margen de la ley.

 

Para el análisis también fue importante el tamaño del municipio, las características de su población, la situación económica, la ubicación geográfica y el tipo de actor armado ilegal que hace presencia en su área. Pero más importante aún es que formula propuestas que permitan superar esas influencias con el objetivo de alcanzar la paz.

 

ENTREVISTA CON ÓSCAR IVÁN ORTIZ, ZAR ANTICORRUPCIÓN

Los corruptos en Colombia se roban 3,9 billones de pesos al año

DANIEL SANTOS, COLPRENSA/APIC

 

Óscar Iván Ortiz, director del Programa Presidencial de Lucha contra la Corrupción, o Zar Anticorrupción. 


Con los 3,9 billones de pesos que se roban los corruptos en el país cada año, se podrían educar 80.000 profesionales, se harían 2.000 acueductos, se construirían 2.200 alcantarillados o se formarían 325.000 niños.

 

El director del Programa Presidencial de Lucha contra la Corrupción, o Zar Anticorrupción, Óscar Iván Ortiz, explicó que es tan grave este problema en el país, que el año pasado a su oficina llegaron 7.000 casos, “desde los que tienen información absolutamente comprobable, hasta los que son rumores”.

 

“El fenómeno de la corrupción es inmenso y se renueva, hay trampas muy sofisticadas con el manejo por ejemplo de las regalías, trampas con los excedentes financieros, hay trampas muy sofisticadas con las fiducias, en las mesas de dinero, hay muchas modalidades, hay una gente que está renovando su portafolio de corrupción todo el tiempo”, agrega.

 

En entrevista con Colprensa, Ortiz hace un balance de este problema en el país.

 

¿De dónde sale la cifra de $3,9 billones que se llevan los corruptos?

 

–El Programa Presidencial tuvo en cuenta un estudio que hizo el año pasado la Universidad Externado de Colombia, llamado Transparencia por Colombia, en el cual encuestaron a 560 empresarios entre pequeños, medianos y grandes. Se les indagó por cuanto consideraban ellos que era el promedio del soborno para acceder a contrataciones y contestaron que era el 12,9% del valor de un contrato, el que se iba en soborno para acceder a él.

 

El Programa Presidencial le aplicó esa cifra al presupuesto nacional que son $30 billones y la mayoría se ejecutan a través de contrataciones.

 

Hicimos el cálculo de cuánto era el 13% de esos 30 billones y eso nos da 3,9 billones de pesos.

 

Con esos $3,9 billones se podrían educar 80.000 profesionales, pagando a $5 millones el semestre; se podrían construir 2.000 acueductos, cerca de 2.200 alcantarillados, se podrían educar 325.000 niños durante un año, con los precios de la educación en Bogotá.

 

Procedimiento

 

¿Cuáles son las modalidades que más se presentan en corrupción?

 

–Las modalidades de corrupción son enormes. Nosotros desde el Programa Presidencial hemos venido conformando un manual de “tramparencia”, mostrando la cantidad de modalidades de corrupción y no solamente en el caso del Estado, sino las diferentes formas de trampa en el tema contractual, electorales, en la selección de las personas, en la prestación de los servicios en los trámites.

 

Como hay una gente que está dedicada a “hecha la ley, hecha la trampa”, necesitamos que haya cada vez más ciudadanos y servidores públicos que no sólo seamos sensibles frente al tema de corrupción, y reaccionemos inteligentemente y activemos todos los mecanismos necesarios para actuar al contrario: “hecha la trampa, hecha la ley”.

 

¿Y cómo se hace?

 

–Para combatir el virus de la corrupción hay que crear unos antivirus, unas vacunas y esos mecanismos son fundamentalmente el acceso a la información pública.

 

Hay que asegurarse de que los ciudadanos accedan a la información pública, la visibilidad, que haya más ciudadanos y organizaciones y servidores públicos haciendo veeduría y control de los asuntos públicos, que haya control social, que haya participación ciudadana.

 

Entonces nosotros impulsamos mecanismos como las auditorias visibles.

 

¿Cómo es el modus operandi de los corruptos?

 

–Hay muchos, hay por lo menos 50 que tenemos en el manual de “Tramparencia”.

 

¿Los casos son muy difíciles de detectar?

 

–Hay unos más sofisticados que otros, hay otros mucho más evidentes. Hay una cantidad enorme, se necesita aguzar los sentidos, conocer el funcionamiento del Estado, conocer los derechos del ciudadano, para detectarlos.

 

En todas las actividades

 

¿En qué tipo de entidades o empresas, hablando de pública o privada, se detecta más la corrupción?

 

–Hay unos sectores más vulnerables, yo creo que podemos hablar de los recursos provenientes de minerales y otros recursos minerales no renovables, que es lo que se conoce como las regalías.

 

Esos dineros generan principalmente una fuente de solución porque son dineros importantes para la Nación, y los municipios y los departamentos.

 

Las regalías no debieran ser un problema sino una solución. Sin embargo, en muchas entidades territoriales lamentablemente esa riqueza súbita genera una sensación de abundancia como si fuera infinita y no hay la conciencia de que esos recursos y esos dineros que se derivan de esa explotación son finitos, se acaban. Entonces genera la sensación como si estuviéramos en una ‘Colombia Saudita’.

 

Entonces, después de 20 años de la explotación de una zona petrolera, se pierde la oportunidad de desarrollo y genera más pobreza.

 

¿Hay en las entidades públicas más eventos de corrupción?

 

–Yo no tengo un factor, obviamente se asocia más la corrupción al interés publico, entonces en un principio es más del Estado, se supone, pero muchas veces hay corrupción del sector privado cuando entra en contacto con el sector estatal, por ejemplo, en los sobornos para contratación hay corrupción en el Estado y en el sector privado.

 

Pero hay casos de corrupción en el sector privado solito, por ejemplo, cuando un jefe de compras de una empresa privada pide comisiones por contratar también.

 

¿Cómo detectan cada caso? ¿La envidia causa que se denuncie a los corruptos?

 

Eso es muy importante, tenemos que volverles inseguros los acuerdos tramposos a la gente. Valdría la pena revisar la tipificación penal de ciertos delitos porque hoy las disposiciones legales en varios tipos delitos hace que haya solidaridad con una ley del silencio, pero tiene culpa tanto el que paga por pecar, como el que peca por la paga.

 

Pero un sistema legal que trata igual a ambos casos, estimula que haya acuerdo y silencio. Debería haber un sistema que les vuelva inseguros esos pactos a los delincuentes y generar un tratamiento mas benigno para el que denuncia.

 

¿Esto quiere decir que la organización que usted está dirigiendo hace labores de inteligencia e infiltra personas?

 

–No, el programa presidencial no tiene esas facultades. No tiene dientes, ni la facultad de proferir sanciones, no podemos mandar gente a la cárcel, no podemos destituir personas, no imponemos multas, somos aliados de los servidores públicos y de los ciudadanos o empresarios que quieren jugar limpio en el país, entonces frente a las informaciones que nos llegan abogamos para que no haya corrupción y para que los casos de corrupción que haya se castiguen.

 

¿Cómo funcionan ustedes ante un caso?

 

–Algunas denuncias llegan primero a esta oficina, pero la mayoría son denunciados acá como última instancia.

 

El programa presidencial coge esa información, la complementa, la verifica desde el punto de vista fáctico de los hechos, desde el punto de vista del derecho, para proyectar y facilitar la intervención, y luego le hace seguimiento a los casos, nosotros somos muecos, pero eso no es un defecto.

 

No queremos tener ni dientes ni simularlos con implantes ni con prótesis, pero los que no deben carecer de dientes son la Fiscalía y la Procuraduría para poder imponer las sanciones que corresponden.

 

Aquí la gracia no está en los dientes sino en las neuronas, y por neuronas entendemos la característica de cada vez comprender mejor el fenómeno de la corrupción para anticiparnos e inventarnos antivirus.

 

¿Cuántos casos se reciben en promedio?

 

–El año pasado nos llegaron unos 7.000 casos, desde los que tienen información absolutamente comprobable, hasta los que son rumores.

Pero hay otros casos de un nivel medio, en los que nosotros hacemos nuestras averiguaciones para complementar y otros casos que nos llegan superbién estructurados.

 

Espacio público en Cartagena

 

En Cartagena los escándalos más notorios por corrupción se han dado en los negociados con el espacio público, sobre todo aquellos que se encuentran en zonas de playas.

 

En abril de este año uno de estos escándalos se dio precisamente en la Gerencia de Espacio Público, dentro del cual resultó declarado insubsistente el gerente Carlos Julio Milano, cuando fue revelada a través del diario local El Universal de Cartagena una extraña grabación donde una funcionaria de esta dependencia, pedía unos diez papeles, es decir 10 millones de pesos, por un permiso en las playas de Blas el Teso, para dejar funcionar un negocio de nombre Luxury Beach, de propiedad de la empresaria bogotana Mireya Pinilla.

 

Pinilla, al ser consultada, afirmó la veracidad de las grabaciones, dejando entrever que la estaban obligando a dar dinero y que junto a éstas, existían otras pruebas que posteriormente también fueron reveladas.

El Salado, un pueblo al que obligaron a bailar con la muerte

Por: Luís Tarrá Gallego/APIC

 

Si no hubiera sido por el conocido helicóptero blanco con vivos rojos que aún revolotea en la mente de quienes sobrevivieron días después a aquel infierno y que sobrevoló repetidamente el poblado ese 31 de diciembre de 1999 esparciendo octavillas de papel en las que invitaban a los ‘saladeros’ a comer, bailar y divertirse como nunca, “pues pronto vendrá una celebración mucho más especial”, el festejo de ese fin de año en El Salado quizás no lo recordaría Marianela, nombre ficticio de la relatora de ésta historia, quien prefiere mantenerse en el anonimato.

 

Esas octavillas, de las que hoy nadie conserva ninguna en El Salado, pues las que había fueron remitidas a los organismos internacionales como prueba de la premeditación y alevosía con las que se cometió el crimen ampliamente anunciado de 49 personas, hicieron parte del cúmulo de presagios que de tiempo atrás anunciaban el cometido de esa matanza, que aunque esperada horrorizó al país.

 

La acción engrosó la sarta de genocidios cometidos en la región por miembros del bloque ‘Héroes de los Montes de María’ de las Autodefensas Unidas de Colombia, (AUC), que desde 1997 y hasta 2002 sembraron de sangre y dolor los ondulados campos montemarianos, en su afán por reconquistar un territorio cuyo predominio tenía el frente 37 de las FARC, que durante casi dos décadas imperó como dueño absoluto, con su también consabida y aún sin relatar retahíla de violencia y dolor.

 

OPERA TRÁGICA

 

“Los días previos a la matanza de ese viernes 18 de febrero de 2000 y que sitúo desde antes del 31 de diciembre del 99 fueron de gran desazón y angustia para los saladeros. ‘¡Que esta noche se meten!, ¡que mañana!, ¡que el viernes!’, en fin una fecha aplazada que para todos siempre fue esperada por la forma tan cruel de tortura sicológica con la que se promocionó” advierte Marianela.

 

El preludio de horror de El Salado, según nuestra testigo, “se inició dos días antes, en la noche del miércoles 16 y la tarde del jueves 17 de febrero, cuando los paramilitares entraron a Canutal, Canutalito y Flor del Monte, en Ovejas, Sucre, a bordo del fatídico helicóptero y varios jeeps, camiones y tractores, para posteriormente dirigirse a San Pedro, en límites con El Salado, de donde se fueron para las veredas de San Rafael, El Cielito, Patevaca y Bajo Grande, en donde asesinaron a otros 42 campesinos” recuerda.

 

La temida ordalía de sangre se inició con la llegada de las ‘autodefensas’ por los once caminos que mal unen a El Salado con otros pueblos de la zona y a bordo del helicóptero, “la cual no viví en su comienzo, pero si en su final, pues ante los rumores de lo que podía estar sucediendo en los pueblos cercanos le dije a mi marido, '¡vámonos para donde mi hermana!' que habitaba en una hondonada a media hora del pueblo”.

 

Prosigue: “Ensillé dos burros y me encaramé en ellos junto a mis tres pelaos, tres gallinas, agua y algo de vitualla, tras horas de insistirle a mi marido Cástulo, (nombre también fingido) para que nos fuéramos, quién se negaba a irse, pero que al verme salir también ensilló otro burro y se vino con nosotros”.

 

La muerte ya se paseaba oronda por la región y esa noche, según Marianela, “los paramilitares al percatarse de la presencia de nosotros en la casa de mi hermana, nos lanzaron desde el cerro cercano cilindros de gas llenos de dinamita y tuercas, algunos de los cuales nos cayeron cerca sin herirnos, pero el trueno de su explosión nos asustó mucho e hicieron mucho daño, al tiempo que los sobrevuelos de otro helicóptero rociaban de bala todo alrededor”.

 

“Mi marido nos dijo, '¡vámonos pa’l monte que allí no nos ven y las balas tampoco nos dan!', pero que va, varios de ellos nos obligaron a regresar a la casa de mi hermana y allí, luego de obligarnos a hacerles un sancocho con las gallinitas que habíamos traído para nosotros y de decirnos que en la única parte en la que podríamos protegernos ‘de este ataque de la guerrilla’ era en el pueblo, nos dirigimos nuevamente hacia allá”.

 

Al llegar, la estridencia de la música se sentía por todos lados y cualquiera hubiera pensado que se trataba de la celebración de la Virgen del Carmen. “Pero que va –recuerda Marianela-, la masacre llevaba ya casi 24 horas, amenizada con vallenatos, champeta, drogas de todas las clases y ron y cerveza del que habían sacado de las cantinas y tiendas del pueblo y del que ellos mismos habían traído”.

 

Guiados por un encapuchado "habían convocado por altoparlantes al pueblo en frente del playón de la iglesia y un rato después se dividieron en grupos y se fueron casa por casa a sacar a los que se habían quedado escondidos".

 

La macabra fiesta mientras tanto seguía. “Cada media hora, tocaban el bombo de la banda musical del colegio y entonces pasaban a alguien ‘al papayo’, después de ser señalado por el encapuchado que los acompañaba. A muchas mujeres las violaron varios tipos delante de sus familiares y el pueblo y a una después de ultrajarla le cortaron los senos, los brazos y la cabeza viva, tras lo cual la empalaron ensartándola desde sus partes nobles, acusada de ser la mujer de un jefe guerrillero. A otros los mataron a punta de mona y con garrotes y a otros con un destornillador inmenso, mientras esos criminales se drogaban y emborrachaban sin ninguna compasión por las víctimas. A los que mejor les fue los mataron a tiros, mientras que a otros los machetearon inclementemente y a todos les dieron el tiro de gracia”.

 

La muerte también rondó a los paramilitares. Marianela recuerda: “A una de esas bestias asesinas, al tratar de quitarle desde afuera y por una ventana el picaporte de la puerta de una casa que se encontraba cerrada, el dueño que estaba adentro, al que después trocearon en pedacitos vivo, le mochó el brazo de un machetazo y sus lamentos se unieron a los de las otras víctimas, antes de morirse desangrado mientras sus compañeros masacraban a los del pueblo”, señala.

 

RETORNO INFERNAL

 

“Nos regresamos como nos fuimos, en los mismos burros y por el mismo camino pero sin las gallinitas ni el agua ni la vitualla que habíamos llevado, siempre con el Credo en la boca. Al llegar, mi hermana salió a buscar a mi mamá a su casa pero allá estaban los demonios esos que tras ultrajarla la mataron. Mi madre se salvó porque, a pesar de sus años, se escondió. Sin embargo la balacera contra todo lo que se movía seguía desde el helicóptero.”

 

El dolor de los saladeros no motivó la compasión de los victimarios. “Mientras casi todos llorábamos e implorábamos para que no nos siguieran matando, ellos se reían, nos mandaban a callar con amenazas de muerte, se drogaban, bebían y bailaban en medio del carnaval de muerte que habían armado y con el que gozaban”.

 

De la matanza no se salvaron siquiera los niños. “A una pequeña después de hacerla comerse un cardón (cactus) la dejaron al sol para que se muriera por insolación y sed. A otra adolescente, la violaron junto a su mamá. A un señor de edad, al que le habían perdonado la vida, otro de esos asesinos drogados lo mató de un tiro disparado con frialdad”.

 

A las tres de la tarde del sábado 19 de febrero de 2000 y tras escuchar por un equipo de radio que cargaban consigo que miembros de la Infantería de Marina se dirigían al lugar, los paramilitares abandonaron el sitio sin prisa, después de recoger las últimas botellas de licor que aún les quedaban por beber.

 

Atrás dejaban los cadáveres de 49 personas, incluso niños, a los que habían matado luego de acusarlos de ser ‘guerrilleros civiles’. Fueron enterrados en una fosa común por la obligatoria orden impartida por los infantes de marina que llegaron después de marcharse los paramilitares, ya hinchados, muchos baburreados por los perros y los cerdos y a punto de explotar por la descomposición, por sus propios paisanos, que atribulados no salían de la conmoción de una matanza que aún les aflige diez años después.

 

Así funcionan las bases de Estados Unidos en Irak

Por: Marc Santora / The New York Times News Service/APIC

 

Si bien algunas son conocidas técnicamente como campos, comúnmente se les conoce como bases operativas de avanzada, o FOB. Informe especial.

Base conjunta Balad, Irak.- A la masajista Mila, de Kirguistán, le toma una hora transportarse al trabajo en autobús en esta extensa base de Estados Unidos. Su salón de masajes es uno de tres en las 1,556 hectáreas de la base y se localiza junto a un local de emparedados Subway en un remolque, rodeado de muros antiexplosiones, arena y roca.

 

En el local de Subway, empleados de India y Bangladesh preparan sándwiches para soldados estadounidense que buscan un sabor de casa. Cuando terminan los turnos de estos empleados, la travesía a casa los lleva más allá de una planta generadora de electricidad, una planta que hace hielo, un centro de tratamiento de drenaje, un hospital y docenas de otras instalaciones que se esperaría encontrar en una pequeña ciudad. Y en más de seis años, eso es lo que han creado los estadounidenses aquí: ciudades en la arena.

 

Tras la salida de tropas estadounidenses de ciudades iraquíes y más de 100 bases a lo largo del país que siguen cerrando o siendo turnadas a Irak, los 130,000 efectivos estadounidenses en este lugar terminarán llegando cada vez más a estas bases de mayores dimensiones.

 

Si bien algunas son conocidas técnicamente como campos o bases, comúnmente se les conoce como bases operativas de avanzada, o FOB, por sus siglas en inglés. La FOB está tan engranada en el lenguaje de esta guerra que los soldados que permanecieron principalmente en la base fueron conocidos en una época como fobitts por la gente que estaba del otro lado de la alambrada de púas. Pero, con frecuencia cada vez mayor, los campamentos son la forma en que muchos estadounidenses experimentan la guerra.

 

Ciertamente, miles de estadounidenses están con iraquíes en pequeñas bases, donde desempeñan una participación de asesoría, al tiempo que miles más están en las carreteras y caminos suministrando la protección necesaria para llevar a cabo el retiro.

 

Sin embargo, la F.O.B. se ha convertido en un componente icónico de la guerra, tanto para quienes la pelean como para los iraquíes, quienes mayormente han sido mantenidos fuera de ellas durante la guerra.

 

En ciertas formas están a un mundo de distancia de Irak, con iluminación que funciona, servicios sanitarios apropiados, calles limpias y normas y códigos de conducta estrictamente respetados. Algunas bases tienen poblaciones superiores a 20,000 individuos, con miles de contratistas y ciudadanos de terceros países para mantenerlas en operación.

 

Sin embargo, las bases también forman parte del panorama iraquí. Proyectiles de mortero ocasionalmente caen dentro de la alambrada, y los soldados se quedan dormidos con los constantes zumbidos de helicópteros, detonaciones controladas y disparos provenientes de los campos de tiro.

 

"Definitivamente, es un lugar extraño", dijo el capitán Brian Neese, médico de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. "Le he preguntado al encargado de Asuntos Civiles si hay cualquier cosa que yo pueda hacer fuera de la base, y sencillamente no hay nada que yo pueda hacer. Lo que me mata no es la dificultad del trabajo sino la monotonía".

 

En la cúspide la guerra, más de 300 bases estaban diseminadas a lo largo de Irak. En los próximos meses, los estadounidenses abrigan la esperanza de estar en seis gigantescas bases, al tiempo que otras 13 se usan para practicar y prepararse para un retiro total.

 

Las primeras personas que uno encuentra cuando conduce hasta una base estadounidense no son efectivamente estadounidenses. Suelen ser ugandeses, empleados por una empresa de seguridad privada, Triple Canopy, y los que estaban en Balad tenían suficiente autoridad para demorar por cinco horas a un capitán de la fuerza aérea que escoltaba a un reportero estadounidense para entrar a la base.

 

Los ugandeses son apenas una nacionalidad de un diverso grupo de trabajadores provenientes de país en desarrollo, quienes sostienen la vida en las FOB para soldados estadounidenses. Los mayores contingentes vienen de las Filipinas, Bangladesh e India. Viven aparte tanto de los contratistas occidentales como de los soldados en la base, interactuando con ellos solamente en la medida que sus empleos lo requieran.

 

"Prácticamente todos se mantienen por separado", comentó Mila, la terapeuta masajista, cuyo apellido no pudo ser publicado por inquietudes de seguridad. Ella ha estado en Irak un año, pero dijo que otros trabajadores habían estado aquí casi seis años, algunos de los cuales nunca tomaban un descanso para volver a casa. "Extrañas la naturaleza, los árboles y la hierba", dijo

 

La base tiene dos plantas de generación de electricidad, así como dos plantas de tratamiento que purifican 1.9 millones de galones (7.19 millones de litros) de agua al día para regaderas y otros usos. El agua que los soldados beben viene incluso de otra planta, administrada por una empresa embotelladora, la cual suministra 7 millones de botellas de agua al mes para las personas que están en la base.

 

Quince rutas de autobuses recorren el complejo, y entre 80 y 100 autobuses recorren los caminos en cualquier momento dado. Los oficiales de la fuerza aérea que administran la base sostienen reuniones para hablar sobre la seguridad de los caminos; con grandes vehículos altamente blindados compitiendo por el espacio con sedanes, seguramente ocurrirán colisiones.

 

También hay dos estaciones de bomberos, y debido a que Balad tiene la pista de aterrizaje más transitada por sí sola en todo el Departamento de la Defensa, ellos pueden manejar todo. Desde un incendio eléctrico en un remolque hasta un avión envuelto en llamas.

 

Aunado a lo anterior, los estadounidenses instalaron dos plantas de tratamiento de aguas negras, dados los profundos problemas que sigue presentando el sistema de drenaje de Irak.

 

Las instalaciones, como muchas en Irak, son dirigidas por KBR, empresa con sede en Houston. Sin embargo, a medida que los estadounidenses se preparan para entregarles bases a los iraquíes, están trabajando para atraer a empresas iraquíes que administren algunas de las instalaciones, proceso que ha sido lento y complejo mayormente debido a inquietudes de seguridad.

 

Uno de los pocos lugares en que se puede ver a iraquíes, de hecho, es la "Zona Libre Iraquí", área rodeada de una valla con alambrada de púas y muros antiexplosiones. Ahí, iraquíes venden películas piratas, cigarrillos a precios de descuento, aparatos electrónicos y baratijas iraquíes.

 

David Murcia, culpable de lavado de activos y captación masiva de dinero

Por: Elespectador/APIC

 

En los próximos días se conocerá la cantidad de años que tendrá que estar en prisión.

El Juez Cuarto Especializado de Bogotá, José Reyes Rodríguez, señaló que Murcia Guzmán es responsable de los delitos de captación masiva de dinero y lavado de activos y ahora se espera que se dé a conocer la cantidad de años que estará en prisión, que podría estar entre 12 y 15 años de prisión.

 

El segundo de DMG, William Suárez [0], cuñado de Murcia, fue condenado a seis años de prisión tras aceptar su culpabilidad en la captación ilegal de dinero. Margarita Pabón y Daniel Ángel Rueda, otros dos directivos de DMG, cumplen condenas de cuatro años cada uno, luego de que se declararan culpables y aceptaran los cargos.

 

Reyes aseguró que tomó en cuenta la intervención de las partes y las pruebas presentadas por la Fiscalía para culpar a Murcia Guzmán de los delitos hoy imputados.

 

Este jueves se realizará una audiencia donde los afectados por DMG podrán conocer el procedimiento que se llevara a cabo para ser indemnizados. En la misma audiencia notificarán la fecha exacta en la que el Juez realizará la lectura de fallo, donde se confirmará la sentencia de Murcia.

 

Frente al caso, la Procuraduría señaló que no es claro por qué se imputa el delito de enriquecimiento ilícito si faltó rigor en la recolección de pruebas. Además, señaló que aún quedan otras acciones por revisar y solicitó a la Fiscalía profundizar sobre actos realizados por otros miembros de DMG.

 

Por su parte, la defensa de Murcia, en cabeza de Gustavo Salazar, señaló que las pruebas aportadas por la Fiscalía no son suficientes para pedir la condena. "No hay dolo porque era un empresa muy compleja y muy grande que delegó y confío en personas como Margarita Pabón y Daniel Ángel. Si ellos no ejecutaron las cosas bien, eso lo tienen que responder ellos".

 

Para la defensa tampoco hubo delito de captación de dinero porque "ese presunto delito no está estructurado. Me permito decir además que resultado de un estudio jurisprudencial, éste no resulta ser subyacente del lavado de activos".

 

Respecto a esto la Fiscalía, representada por Luz Ángela Bahamon, señaló que se partió de hechos probados como el fraccionamiento del dinero, la doble contabilidad, entre otros. Para el ente acusador, los argumentos de Salazar sólo demuestran una pobre defensa frente a más de 145 pruebas presentadas por ellos.

 

El material probatorio constaba de varias conversaciones de los miembros de la cúpula de DMG, donde el mismo Murcia manifestaba estar al tanto de los movimientos de la empresa. Además, varios movimientos financieros que representaban doble contabilidad e inversiones que nunca fueron justificadas ante la Superintendencia.

 

El defensor de Murcia señaló que no le temen a la extradición y que su defendido se mantendrá en su posición de inocencia. "Es claro que si hubo ilícitos fue a espaldas de Murcia", dijo.

 

Así fue la ampliación de denuncia de Manuel Cuello Baute

Valledupar, 27 de Julio de 2009 

Honorables Magistrados

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

E.        S.        D. 

ASUNTO: AMPLIACION DE DENUNCIA 

Respetados Magistrados: 

El ex superintendente de Notariado y Registro, Manuel Cuello Baute, prendió el ventilador en la yidispolítica 


Por medio de la presente me permito ampliar la denuncia que instauré ante esa Honorable Corporación el día 24 de junio de 2009 en contra de los ex congresistas YIDIS MEDINA PADILLA y MAURICIO PIMIENTO BARRERA, en todo caso aforados, y en contra de  todas las demás personas que hubieren participado en los supuestos delitos que se desprenden de los hechos denunciados.

En primer término, quiero manifestar que me ratifico plenamente de todo cuanto afirmé en esa declaración. 

Por otra parte, considero conveniente precisar que para la época de mi retiro de la Superintendencia de Notariado y Registro (SNR) en agosto de 2006, y desde febrero de 2006, mi residencia estuvo ubicada la calle 109 No. 21 – 41, edificio Lagos de Bariloche, tel. 6376243 y 6376246, de la ciudad de Bogotá. Y anteriormente estaba en la calle 137 NO. 11-76, Apto. 809, edificio Altos del Bosque, TEL. 5200390, de la ciudad de Bogotá. 

Así mismo, me veo obligado a poner en conocimiento de la Honorable C.S.J. que el día 6 de julio de 2009, siendo las 2:00 p.m. aproximadamente, encontrándome en la Procuraduría General de la Republica, Regional Cesar, rindiendo testimonio en un proceso disciplinario que se adelanta en contra de SABAS PRETELT y TEODOLINDO AVENDAÑO por solicitud del Despacho del Procurador General de la Nación, encontrándome acompañado de mi esposa SANDRA MARIA CASTRO CASTRO quien había llegado en ese instante a recogerme, fui abordado por el doctor OSCAR MORENO LOPEZ, quien había fungido en el mencionado proceso como abogado de TEODOLINDO AVENDAÑO, y me dijo: “Ellos, le pregunté quienes son ellos, y me respondió, el Gobierno sabe que estas diciendo muchas verdades y por eso están dispuestos a volverte a fabricar un nuevo proceso (Con testigos falsos) e incluso moverle el proceso a tu hermano Alfredo. Ellos te creían preso y pagando cárcel, pensaban que estabas acabado. Esta denuncia los tomó por sorpresa, pero ellos no se van a quedar quietos, a usted le va a costar caro.” Me manifestó que trabajaba con ellos, y que como amigo me advertía pero que no fuera decirle nada de lo dicho a la procuradora. 

Conozco al señor MORENO LOPEZ de tiempo atrás, ya que su padre (fallecido) fue amigo del mió. Adicionalmente, cuando fui designado superintendente el Dr. OSCAR MORENO  APARICIO, padre del primero de ellos, era registrador de instrumentos públicos en la ciudad de Valledupar, y posteriormente de Sincelejo, en donde murió asesinado. 

Inmediatamente llame a mi abogada para asuntos disciplinarios, doctora Marcela Abadía y relate lo sucedido y le envié un correo electrónico a mi abogado, Dr. Álvaro Rolando Pérez Castro, quien se encontraba de viaje. Decidimos esperar el nuevo llamado de la Corte y ponerle en conocimiento estos hechos para lo que estime pertinente. 

AMPLIACION DE DENUNCIA 

El miedo infundido es un tema latente, a lo cual habría que sumarle me vi obligado a cambiar mi defensa técnica, y es precisamente en ese momento que recibo de mi nuevo apoderado Dr. Álvaro Rolando Pérez Castro la orientación necesaria para proceder como ahora procedo. 

Dentro de una administración pública donde las funciones son regladas y las competencias precisas, lo son también su cumplimiento, su límite y la articulación de determinados ejercicios. Todo lo anterior de manera nítida evidencia que la competencia para nombrar notarios interinos o en calidad de encargados en tanto se verificaban los concursos en los casos de primera categoría corresponden al Gobierno Nacional y no al superintendente de notariado y registro esto ultimo es claro a menos que exista ignorancia invencible, malicia o infamia. También es torcido pensar que el superintendente que le impone la sanción de destitución a un notario y tenga la voluntad de mantenerlo de manera ilegal en el empleo, con lo cual  lo único que lograría es incrementar su responsabilidad en la función de vigilancia y poner en riesgo bienes públicos sobre los cuales la comunidad se mantiene con fundadas razones atenta. 

No admite duda ni prueba en contrario, el quien designó a la notaria Segunda de Tunja, LUZ MARINA CAMPO HERNANDEZ, a quien se le había designado antes en Facatativa. Esto amen del material probatorio sobreviniente que sea del caso señalar: la declaración jurada de MILTON CONTRERAS AMEL en la Procuraduría General de la Nación; la grabación en la que la ex notaria manifiesta como llegó a esa notaria, además del testimonio del saliente notario de Tunja, URIEL FRANCISCO BONILLA, y el comunicado de la ex notaria difundido por Caracol Radio admitiendo que la grabación es autentica, que en efecto la voz es suya y reconociendo el contenido de la misma. 

Tal como se lo expresé a la Corte Suprema de Justicia en mi denuncia la hoja de vida de la señora CAMPO HERNANDEZ fue remitida al suscrito por el Viceministro del Interior, HERNANDO ANGARITA, y reiterada la solicitud de designación por BERNARDO MORENO VILLEGAS y JUAN DAVID ORTEGA. Apremiado como lo fui, y explique aduciendo ellos que había premura por cuanto los hijos del presidente, en concreto TOMAS URIBE, según el dicho de ellos, tenían interés en el tema.  

Es menester contarle a la Corte Suprema de Justicia que el Viceministro ANGARITA fungía como una especie de protector del señor CONTRERAS, lo que siempre encontraba eco en la Casa de Nariño, en concreto en BERNARDO MORENO VILLEGAS, no solamente impidiendo que sobre el se tomaran decisiones de orden laboral sino verificando que fuera él el coordinador del grupo de actividades notariales grupo que maneja el archivo de las hojas de vida de los notarios, así como los antecedentes y cumplía la misión después de la revisión de rigor que hace la Oficina Jurídica de revisarle requisitos a quienes serian designados notarios. Debo reiterar que ningún acto o documento del Superintendente salía o ingresaba sin la previa revisión o visto bueno de la oficina jurídica en cabeza del Dr. ROBERTO BURGOS CANTOR. 

HERNANDO ANGARITA, BERNARDO MORENO VILLEGAS y JUAN DAVID ORTEGA nunca vacilaron en precisar que este funcionario (MILTON CONTRERAS) era indispensable en ese cargo, incluso en alguna ocasión la instrucción impartida por ellos fue la de encargarlo en la Dirección de Gestión Notarial, a la cual esta adscrito el Grupo de Actividades Notariales,  para la tranquilidad del Gobierno. 

El rol que cumplía MILTON CONTRERAS AMEL para el Gobierno en la SNR fue incluso en muchas ocasiones impredecible para mí, por cuanto en ocasiones me enteraba que él atendía citaciones en Palacio y en el Ministerio del Interior sobre asuntos que no me eran dados a conocer. Cierto es que ingresaba a ambas edificaciones en reiteradas oportunidades. 

Señores Magistrados estamos hablando del mismo funcionario que le consignó a TEODOLINDO AVENDAÑO tal y como quedo demostrado en el proceso que contra el ex parlamentario se adelantó por las circunstancias que rodearon la compra y venta de la notaria 67 de Bogota y que motivo una decisión de la Corte previo el respectivo juicio. 

Es este el mismo ciudadano sobre el cual YIDIS MEDINA afirmó en el proceso contra TEODOLINDO AVENDANO que mantenía con el una relación; yo desconozco de que tipo de relación se trataba, pero en todo caso eran personas muy cercanas. 

Tuve a bien explicarle a la Corte como en mis tiempos de superintendente me enteraba que la Sra. MEDINA PADILLA frecuentaba la edificación de la superintendencia, y lo hacia precisamente para visitar al Sr. CONTRERAS AMEL; de tal naturaleza era la relación que fue la persona encargada de abonarle dineros al Sr. AVENDAÑO, según quedó demostrado en el fallo correspondiente. 

Es pertinente anotar, que el 8 de junio de 2006 cuando me encontraba en una intervención ante notarios de todo el país en el Hotel Tequendama en Bogota, y luego a los pocos días en Santa Marta les manifesté mi posición respecto de varios temas: “…no tengo reato entonces en insistir en que la relación, necesaria por demás, entre los notarios y la superintendencia de notariado y registro, debe estar precedida de rigor jurídico, de delicadeza en el trato, de transparencia en los procedimientos. Y no dudo que ello se logra si nos ceñimos a le ley. no en vano el viejo principio general reza que la LEY SE PRESUME SABIA. Un buen punto de partida es que Notarios y funcionarios tengamos una visión respetuosa, convencida y clara de las competencias. Nada justifica que se apele a un funcionario a quien la ley no le ha asignado determinadas funciones para lograr, aligerar, o buscar lo que se le ha solicitado a otro a quien si le compete e incumbe. De igual manera si las normas de procedimiento son de orden publico estamos obligados, como los que mas, a observarlas. Nadie que pertenezca a este sector publico, bajo mi dirección, esta autorizado para hacer advertencias telefónicas a los Notarios, para crear audiencias territoriales o extraterritoriales, para sugerir cortesías, máxime cuanto todos sabemos que el procedimiento es escrito y en el papel quedara constancia de su justicia y su legalidad. Nadie dude entonces en poner en mi conocimiento lo que considere inadecuado, injusto o ambiguo…”, me refería a este tipo de funcionarios como MILTON CONTRERAS, y también a JOSE MANUEL MOSCOTE PANA. (Adjunto copia). 

Quiero enfatizar que sobre los señores CONTRERAS AMEL y MOSCOTE PANA, existían rumores de actividades inadecuadas que desplegaban abusando de la investidura que ostentaban, como por ejemplo en foros en Medellín  y Cali, visitas en distintas partes del país, pero que no podían ser judicializadas porque los notarios no concretaban las denuncias. Constantemente le expresaba estas preocupaciones al Ministro PRETELT, a ANGARITA y particularmente a BERNANDO MORENO, pero siempre encontré en ellos una actitud sobre protectora respecto de estos dos funcionarios. 

Pero señores Magistrados, es este mismo ciudadano MILTON CONTRERAS el funcionario que estaba protegido por altos funcionarios del gobierno; el mismo que era amigo intimo de YIDIS MEDINA; el mismo que le consignaba a TEODOLINDO AVENDAÑO por la compra de la notaria 67; el mismo que tal como lo afirma en su declaración jurada ante la PROCURADURIA GENERAL DE LA NACION y ratificado por el Notario de Monte Líbano Reyes Benítez en la declaración juramentada rendida ante la misma entidad, mantenía una relación difícil y conflictiva con su jefe el superintendente; no obstante, a su jefe no le permitían tomar determinaciones laborales en su contra. Es el mismo servidor público que junto con JOSE MANUEL MOSCOTE PANA estaba involucrado en rumores sobre presuntas actuaciones por lo menos indecorosas, pero que al ser denunciadas ante los altos funcionarios eran ignoradas. Y el mismo funcionario que era llamado constantemente por el viceministro ANGARITA y el secretario general de la presidencia de la republica, MORENO, con el desconocimiento de su jefe en cuanto al momento y al asunto tratado. Era en conclusión un servidor sobre el cual se reunían dos condiciones inobjetables: era “el eslabón”, era cercano al Gobierno y a YIDiS Medina. Solo así se explica, por que accedió a dos Notarias en Facatativa y Tunja en cabeza de su esposa LUZ MARINA CAMPO HERNANDEZ. Lo de YIDIS MEDINA no amerita explicación alguna. Me queda la gran inquietud sobre si la entrega de las notaria fue a cambio de algo más. Si se me pregunta que acto extraordinario pudo haber realizado MILTON CONTRERAS AMEL, para ser favorecido de esta manera, y necesariamente tendría que responder que a mi solo me consta el que paso a relatar, no sin antes dejar constancia de mis profundas diferencias con el Gobierno especialmente por dos temas EL CONCURSO DE NOTARIOS Y LA GRATUIDAD EN LA EXPEDICION DE COPIAS DEL REGISTRO CIVIL. Y adicionalmente, porque escaparon siempre a mi comprensión y conocimiento los asuntos que él trataba con el Gobierno cuando era requerido. 

Resulta Señores Magistrados, que me veo precisado a contarles que se trata de la misma persona que acude al palacio presidencial a llevar unos supuestos casos de corrupción míos (Falsas grabaciones y documentos anónimos), luego da una versión en entrevista informal a la Policía Judicial, que luego en su injurada ante la procuraduría General de la Nación cambia su versión de los hechos, especialmente porque es señalado por el Notario de Monte Líbano REYES ANDRES BENITES MARTINES como autor material de una componenda criminal para tumbar y acabar con la carrera de MANUEL CUELLO, el superintendente de notariado y registro, y que en el proceso penal que se adelantó en mi contra optó por guardar silencio. 

Respecto del notario BENITEZ debo precisar que tanto en su declaración en la Procuraduría, como en varias declaraciones extra proceso ante Notario y ante la Juez Treinta y Cuatro Penal del Circuito de Bogotá, explicó su participación en este delito; así como, los roles que desempeñaron tanto él, como MILTON CONTRERAS AMEL en esta asociación criminal. 

Debo Contarle a la Corte  las curiosidades en el fallo del notario de Monte Líbano - Por un lado en la Resolución. 4062 del 20 de junio de 2007 la SNR al resolver el recurso de apelación le disminuye la sanción de destitución a suspensión del cargo por 5 meses y ello no es considerado un favorecimiento; pero si se califica como favorecimiento la  declaratoria de una nulidad que decreté en su oportunidad para enmendar un error sobre un tema tan delicado referido este al deposito notarial. Al anexar copia de este documento, también adjunto copia del fallo de tutela proferido por el Juzgado Promiscuo del Circuito de Monte Líbano el 23 de agosto de 2007, que tuteló el derecho al debido proceso del actor REYES ANDRES BENITEZ MARTINEZ, así como de la Resolución 6033 del 10 de Septiembre de 2007 por la cual se da cumplimiento al fallo de tutela. 

Por todo lo anterior, le ruego a la Corte solicitar copia de esa declaración del Notario Benítez, así como de las demás piezas procesales de la investigación disciplinaria que se adelanta en la  Procuraduría. No obstante, en mi denuncia haber  aportado copias de las declaraciones tanto de CONTRERAS AMEL, como de BENITEZ MARTINEZ; y he venido aportando copias de las declaraciones rendidas ante Notarios por el señor REYES BENITEZ. Será menester también que la Corporación conozca como se valieron de un conductor analfabeta, ANIBAL ARNEDO CARE para consolidar su accionar criminal, y conozcan sus declaraciones. 

Imprescindible será para la Corte evaluar también el testimonio rendido en el proceso por el hoy  Senador de la Republica RODRIGO LARA RESTREPO, en ese momento se desempeñaba como “Zar Anticorrupción”, quien describe en detalle como fue la participación del Senador MAURICIO PIMIENTO, junto con su enclave en la superintendencia JOSE MANUEL MOSCOTE PANA (Le reitero a la Corte la manera como se me ordenó la designación del señor MOSCOTE, con lo cual el Gobierno cumplía un compromiso con el senador PIMIENTO de garantizarle su reelección a esa corporación, asegurando la votación del departamento de la Guajira. Ver denuncia), y de la entonces Representante a la Cámara, YIDIS MEDINA con su enlace en la superintendencia MILTON CONTRERAS, en los hechos y circunstancias que rodearon mi salida de la superintendencia. 

Sobre MAURICIO PIMIENTO precisé varios aspectos en mi denuncia sobre los cuales me ratifico plenamente, solo me resta agregar que el día de mí salida de la entidad el 31 de agosto de 2006, BERNARDO MORENO fue bastante claro y explicito en informarme la solidaridad del gobierno con un senador fundamental en el trámite legislativo de la re elección: el senador PIMIENTO. 

Lo demás la Corte lo conoce, cuando se me exigió tramitar un proyecto de decreto a favor de RUBEN DARIO ACOSTA, en contraprestación de servicios “prestados” por el ex senador PIMIENTO al Gobierno Nacional. Ese día recordé que el señor MORENO VILLEGAS utilizaba conmigo, el mismo modus operandi para resolver situaciones similares, es decir para pagar por compromisos adquiridos, como fue el evento que tuve a bien precisarle a la Corte sobre el Parlamentario TONY JOZAME, y el empeño del señor MORENO en hacerle entrega de la Notaria de Manizales, con lo cual honraba su palabra con el congresista quien recibía, como en efecto recibió, su compensación por su eficaz gestión y diligente proceder en beneficio de la re -elección presidencial. 

Lo anterior, debe analizarse paralelamente con el testimonio de la ex - notaria de Barrancabermeja MARIA LUCELY VALENCIA ante la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes que conocí a través de los medios de comunicación, y que insistentemente he estado solicitando ante dicha comisión. Hoy le pido a la Corte revisar cuidadosamente aquellas afirmaciones que en ese documento inician en el minuto veintitrés y terminan en el minuto treinta y dos con cuarenta segundos cuyo contexto surge  en el conocimiento personal y vivencial de la señora MARIA LUCELY VALENCIA GIRALDO, quien ante los interrogantes de los representantes investigadores manifestó que le constaba una reunión en la oficina de la señora YIDIS MEDINA ,en la cual se encontraba el señor MILTON CONTRERAS, la señora YIDIS MEDINA, UN SEÑOR NOTARIO que identifico por su acento como costeño, y la señora VALENCIA GIRALDO. En dicha reunión, se hizo mención expresa a la persona del señor MANUEL GUILLERMO CUELLO BAUTE, su calidad y funciones como Superintendente de Notariado y Registro, además que el motivo de la misma era la realización de un montaje por parte de YIDIS MEDINA, MILTON CONTRERAS Y EL NOTARIO DEL CARIBE O DE ACENTO COSTEÑO para perjudicar al señor CUELLO BAUTE con la idea de hacer nombrar como Superintendente a un señor de apellido MOSCOTE PANA. 

Anotado lo anterior, me permito transcribir el tiempo de audio mencionado y que podrá ser verificado por la CSJ, además de solicitarles con todo respeto el testimonio directo de La ex - notaria para que precise todo lo concerniente a este asunto: “... PREGUNTA LA COMISION. En la respuesta anterior usted manifestó que ella ( sic’ YIDIS) tenía unas actitudes peligrosas. Que actitudes peligrosas tiene ella? RESPUESTA. Que le digo. Por ejemplo en una oportunidad que estuve yo acá en un congreso de algo de notariado en el hotel Tequendama me llamo ella y me dijo LUCELLY pase que quiero hablar con usted un ratico, y ella tiene, tenía la oficina aquí en la octava, cerquita (sic cerca de las instalaciones de la cámara de representantes en Bogota D.C.) no conozco mucho de acá pero creo que es por esa calle para abajo. Estando allá, en la siguiente oficina estaba MILTON CONTRERAS, con una persona de acento costeño y estaban escuchando la grabación de lo que después fue el escándalo de CUELLO BAUTE, donde decía que un proceso de algo. En esa oficina se planeo ese escándalo, cuando yo escucho que esta diciendo ella eso, que este tipo cae, que logramos que nombren a fulanito de tal y que aparece el escándalo, yo lo único que hago es salir corriendo de esa oficina. … PREGUNTA LA COMISION: podría ampliar el tema de que ellos planearon. Quienes planearon la caída del superintendente CUELLO BAUTE. Respuesta. Estaba en esa oficina YIDIS MEDINA, estaba MILTON CONTRERAS y estaba el que dizque el NOTARIO que después dijo que era de la Guajira. Esas tres personas estaban ahí. La idea era que nombraran a un amigo de ellos que era de apellido MOSCOTE como Superintendente y de esa forma podían ellos como manejar mas notarias y lo otro porque ofrecía notarias, a un hermano mió le ofreció dizque una notaria en Cúcuta, le digo yo como se le ocurre si es que después de que este nombrado, ahí porque había palabra, pero es que de todas maneras no hay forma de exigir a nadie, porque eso podía ser hasta un enriquecimiento ilícito, pero ella con mucha frecuencia le ofrecía a la gente, tengo notaria en tal lado, tengo un negocio en tal otro y así lograr que la gente le diera dineros…”. Y así continua el testimonio que pido sea valorado para los fines pertinentes de la justicia material. 

Es también aberrante por no decir otra cosa, que en su afán criminal presentaron un trozo de papel con anotaciones diversas, rasgado y sustraído en forma oculta,  atreviéndose a darle el calificativo de croquis. Claro es, lo que al respecto confesó el Notario de Monte Líbano REYES ANDRES BENITEZ; claro es, lo que al respecto confeso el analfabeta conductor ARNEDO CARE; y claro es también, que los fallos condenatorios contra mí proferidos fueron fundamentados en pruebas falsas, en delitos de terceros, sumado todo esto a los hechos nuevos y pruebas sobrevivientes no conocidas al tiempo de los debates en las dos instancias, surge nítida mi inocencia. 

Para cerrar este asunto, le reitero a la Corte lo que me expresó BERNARDO MORENO al momento de pedirme la renuncia la noche del 31 de agosto de 2006, quien lo hizo en compañía del entonces Ministro del Interior y de Justicia, CARLOS HOLGUIN SARDI que el Gobierno creía en las supuestas grabaciones y en los anónimos, porque provenían de dos personas muy cercanas a esa casa MAURICIO PIMIENTO y YIDIS MEDINA; creo que los estrechos vínculos de MOSCOTE con PIMIENTO, y de CONTRERAS con YIDIS MEDINA no ameritan más explicación. 

Por otra parte, debo agregar que en el  viaje al foro de notarios del año 2005 que efectué en el avión presidencial con  el  Presidente en donde tuve la oportunidad de hablar con el del tema del concurso de notarios. (Aporto extracto del discurso del presidente ese día y noticias del foro). En ese vuelo momentos previos a nuestro arribo a Cartagena el presidente me pido no referirme al CONCURSO DE NOTARIOS. El momento no era propicio. Era un asunto que ponía muy nervioso a los Notarios. Pero me dijo que continuara adelante con mi idea de sacar adelante el concurso. Lo mismo sucedió en el Festival Vallenato de 2006 al que fui invitado por el presidente para que lo acompañara a inaugurar el evento, en el que volví a tratar el asunto con el del concurso de notarios en el avión presidencial. También lo hice esa misma noche en casa de mis suegros en Valledupar en la calle 11 No 6 – 71, en donde el Señor Presidente se acercó de modo espontáneo a conocer a mi hija recién nacida, ese día también fui motivado por el Presidente a continuar adelante con el concurso de Notarios. 

Siendo esto así, siempre me he preguntado señores magistrados si el Presidente estuvo al tanto de los hechos que he puesto en conocimiento de esta Honorable Corporación, en lo que tiene que ver con las circunstancias que rodearon mi salida de la SNR, o si por el contrario lo que a el le presentaron sus subalternos es precisamente lo que en los tiempos que corren llaman UN FALSO POSITIVO. Era claro, que el superintendente CUELLO BAUTE era un obstáculo en su desmedido afán de cumplir el anhelo constitucional de implementar el concurso de notarios, cuando lo que se necesitaba era cumplir compromisos como los honrados con los ex parlamentarios YIDIS MEDINA, MAURICIO PIMIENTO, TONY JOZAME, entre otros. 

El recién nombrado ministro del interior CARLOS HOLGUIN, en agosto del año 2006 me visitó en la sede de la SNR y me pidió que retirara al Director Jurídico, ROBERTO BURGOS CANTOR, por cuanto según me informó, un grupo de notarios le habría advertido que este (BURGOS) era mi conciencia jurídica en los temas referidos al concurso notarial. La respuesta mía fue un no rotundo. Recuerdo haberle comentado al Dr. BURGOS este acontecimiento, pues ambos entendíamos las angustias del Ministro, pero se trataba de un tema que no tenia marcha atrás. En los días subsiguientes las diferencias del Ministro HOLGUIN conmigo y con el Dr. BURGOS CANTOR se fueron profundizando, particularmente en lo que sería el proyecto de reglamento del concurso. 

Fueron muchos los inconvenientes que tuve con el Gobierno a raíz de la publicación que hizo EL ESPECTADOR de una crónica del periodista Norbey Quevedo sobre los ingresos de los notarios. “El botín de los notarias”. – .Grande fue el enojo de BERNARDO MORENO y del Representante de los Notarios JORGE LUIS BUELVAS, por haberme osado yo a entregar a un periodista una información según ellos confidencial; aunque para mi como superintendente era claro que los ingresos de las Notarias al menos en su origen revisten un carácter publico. 

Sobre el Presidente de la Unión del Notariado, JORGE LUIS BUELVAS HOYOS debo anotar que BERNARDO MORENO en forma reiterada me notificaba que él era muy cercano al Gobierno. 

Finalmente, un tema delicado en donde quedan de manifiesto el talante del superintendente, y el proceder de algunos funcionarios del alto gobierno siempre fue la necesidad de ejecutar encargos en los casos de destitución de notarios. Siempre tuve la diligencia de advertir al Gobierno Nacional  además de las múltiples ocasiones en que lo hice de manera verbal ante el ministro del interior pude mostrar mi preocupación por el tema con documentos que cito aunque no guardo copias de ellos, pero si la CSJ tiene a bien los puede solicitar a la SNR, las copias de la comunicaciones enviadas al Ministro del Interior y al Secretario General Presidencia de la Republica Relacionadas con  la edad de retiro forzoso de algunos notarios; comunicación enviada al Procurador General de la Nación relacionada con  la edad de retiro forzoso de algunos notarios; comunicación  dirigida a la Viceministra de Justicia relacionada con los efectos devastadores sobre la moralidad publica que tienen las sanciones que no se ejecutan y sobre los notarios a quienes se les impuso una sanción disciplinaria. Aporto este último documento sin anexos que lo conservaba así como dos documentos de prensa sobre mis actuaciones al hacer cumplir la edad de retiro forzoso. 

Seria conveniente para una mejor ilustración que se pidiese a la Dirección de Gestión Notarial o quien haga sus veces, algunas copias de los decretos del Gobierno Nacional como autoridad nominadora en los cuales cumplía con el deber de ejecución de la sanción previsto en la ley disciplinaria y no encargaba a ninguna persona al empleo correspondiente al ex funcionario cuya sanción se ejecutaba. 

También la Dirección de Gestión Notarial podrá dar fe de mi preocupación, por lealtad y por colaboraron interinstitucional sobre este tema. Por ello en repetidas ocasiones a la Directora de la época, Dra. Gloria Aconcha le pedía se pusiera en comunicación con la Presidencia de la Republica para averiguar la iniciativa y destino de estos encargos necesarios. 

PRUEBAS 

Solicito a la Honorable Corte Suprema de Justicia que se oficie para que se aporten como pruebas: 

1.         Las emisiones de NOTICIAS UNO del 5 y 12 de julio de 2009, en las cuales se presentó una grabación de la ex notaria segunda de Tunja, LUZ MARINA CAMPO HERNANDEZ. Al igual que las declaraciones de la ex representante YIDIS MEDINA a ese noticiero y a Caracol Radio sobre este particular.

2.         Las comunicaciones enviadas por el superintendente de Notariado y Registro el 3 de Febrero de 2005 al Ministro del Interior y el Secretario General Presidencia de la República Relacionadas con  la edad de retiro forzoso de algunos notarios; Comunicación enviada el 16 de febrero de 2005 enviada al Procurador Gen. De la Nación relacionadas con  la edad de retiro forzoso de algunos notarios; comunicación del 25 de marzo de 2006 dirigida a la Viceministra de Justicia relacionada con los efectos devastadores sobre la moralidad publica que tienen las sanciones que no se ejecutan; comunicación del 13 de julio de 2006 dirigida a la Viceministra de Justicia sobre los notarios a quienes se les impuso una sanción disciplinaria.

3.         Los testimonios de ROBERTO BURGOS CANTOR, RAYMUNDO VELEZ CABRALES, FERNANDO ROJAS FIGUEROA, CARLOS ROJAS ESLAVA, PABLO LOPEZ LACOUTURE, del notario de Medellín FRANCISCO GARCES, de la ex notaria de Barrancabermeja MARIA LUCELY VALENCIA y del ex notario de Cali JAIME JORDAN. 

DOCUMENTOS 

1. Declaraciones del notario de Monte Líbano ante varias notarias. 

1.         Copia del fallo de tutela proferido por el Juzgado Promiscuo del Circuito de Monte Líbano el 23 de agosto de 2007, que tuteló el derecho al debido proceso del actor REYES ANDRES BENITEZ MARTINEZ, así como de la Resolución 6033 del 10 de Septiembre de 2007 por la cual se da cumplimiento al fallo de tutela. 

2.         Declaraciones del conductor ANIBAL ARNEDO CARE ante varias notarias. 

3.         Informe UADP NO. 1262 del CTI, REF. 110016000103200600105 MT 163 6 OPS 823 F. 207 sobre la inspección judicial que efectuaron de todos los contratos suscritos durante mi administración en la SNR, en el cual se estableció que no existían irregularidades, como tampoco hubo platas de bolsillo, entre otros. 

4.         Documento del CTI del 25 de febrero de 2008 en donde se presentan las conclusiones del estudio a mi patrimonio, concluyendo que mi patrimonio se encuentra plenamente justificado. 

5.         Resolución 0603 del 17 de febrero de 2004, por medio de la cual se delegó la facultad de contratar en a SNR, en cabeza del Secretario General. 

6.         Fenecimiento de cuentas y los dictámenes para las vigencias 2004 y 2005 de la Contraloría General de la Republica. 

7.         Comunicación de los notarios de la costa de fecha 2 de septiembre de 2006 en la que se refieren a mi conducta. 

8.         Comunicación del Colegio de Registradores de Instrumentos Públicos de Colombia sin fecha, en la que se refieren a mi conducta. 

9.         Comunicado del 24 de agosto de 2005 en el que fijo posiciones sobre varios temas, en particular sobre los protocolistas. 

10.       Comunicados urgentes de fecha 23 y 28 de mayo de 2006, relacionados con la campaña presidencial. 

11.       Comunicación enviada al Procurador EDGARDO MAYA, relacionada con los contratos vigentes en la SNR. Y solicitando el acompañamiento de esa entidad para el tema de la contratación de la entidad. 

12.       Intervención del 8 de junio de 2006 en la instalación del seminario en Administración y Gestión Notarial, en donde siento mi posición respecto de los siguientes temas gratuidad en el registro civil, concurso de notarios y relación con los notarios. 

13.       Documento dirigido al Consejo de Estado el 31 de julio de 2006 y 21 de junio de 2006, respecto del concurso de notarios. 

14.       Extracto del discurso del presidente en el foro de notarios del año 2005 y noticias del foro. 

15.       Comunicación del 7 de sep. De 2006 dirigida al Procurador EDGARDO MAYA, relacionada con los 8 procesos en investigación, entre los cuales se encuentra el de Monte Líbano. 

16.       Documentos relacionados con la notaria 5 de Medellín, MARIA VICTORIA MAYA. 

17.       Relación de decisiones adoptadas años 2005 y 2006. 

18.       Comunicados de prensa Nos. 87 y 103 sobre sanciones a los notarios.

19.       Comunicación del 13 de julio de 2006 dirigida a la Viceministra de Justicia sobre los notarios a quienes se les impuso una sanción disciplinaria, así como dos documentos de prensa sobre mis actuaciones al hacer cumplir la edad de retiro forzoso. 

20.       Afiche mensaje dirigido a los directivos de la SNR en donde les insistía en mantener con sus vigilados la distancia del brazo. 

Por ultimo, debo manifestarle a la Honorable Corte Suprema de Justicia que me encuentro a su entera disposición para lo que estimen pertinente. Y ratifico que mi apoderado de confianza es el Dr. ALVARO ROLANDO PEREZ CASTRO. 

Para todos los efectos recibo notificación en la Calle 7 No 8 – 09, de la ciudad de Valledupar, teléfono fijo: (095) 5839795, celular 313 – 3937157 y correo electrónico: mgcuellobaute&gmail.com. 

Termino haciendo mía la frase que pronunciara alguien el 12 de septiembre de 2006 en una entrevista a la Cadena Caracol, en relación con mi salida de la SNR: “SEÑORES MAGISTRADOS EN ESTE CASO LOS HECHOS SON MAS ELOCUENTES QUE LAS PALABRAS”. 

De Ustedes me suscribo, 

MANUEL GUILLERMO CUELLO BAUTE
C.C. No. 79.542.299 de Bogotá


La pelea del primer extraditado

Por: Redacción Judicial/ Elespectador/APIC

 

La historia del dirigente deportivo Hernán Botero. Fue condenado en Estados Unidos y purgó una pena de 17 años de prisión. Hoy dice que el Estado no lo protegió y que tiene que pagarle.


Hace 25 años, tras el asesinato del ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla, el gobierno de Belisario Betancur dispuso la aplicación del tratado de extradición que Estados Unidos y Colombia firmaron en 1979, desatándose una guerra frontal contra las mafias del narcotráfico. Sin embargo, el primer colombiano en ser llevado ante una corte federal de EE.UU. no era un narcotraficante, sino un reconocido dirigente del fútbol a quien acusaron de lavado de dinero.

 

Después de purgar 17 años en instituciones federales de Estados Unidos, haber sido deportado a Colombia tras la culminación de su condena y ajustar siete años más reconstruyendo sus negocios, hoy Hernán Botero Moreno, ex presidente del Atlético Nacional, está empeñado en cobrarle al Estado lo que él califica como “una bellaquería”. Lo hace a través de una multimillonaria demanda contra la Nación que entró en su recta final en el Tribunal Administrativo de Cundinamarca y que podría resolverse antes de que caiga el telón de 2009.

 

El primer extraditado de Colombia reclama una indemnización superior a los $50 mil millones basado en que fue condenado injustamente y que la compensación del Estado debe ser proporcional a los negocios que tuvo que dejar durante casi dos décadas para ocuparse de su defensa. Dice Botero Moreno que sus líos con la justicia norteamericana se originaron por “una jugada burda de varios políticos colombianos”, que lo acusaron por hechos que no eran delitos y que pagó por su popularidad en la industria del deporte.

 

Cuando fue extraditado, el 5 de enero de 1985, Hernán Botero Moreno tenía 52 años recién cumplidos. Hoy, a sus 76 años, está convencido en que fue “el bobo del paseo o el chivo expiatorio del Gobierno”. Por eso, actualiza su reclamo: “Nunca me acusaron por narcotráfico. Me enviaron a EE.UU. por no dar una información contable que no era obligación entregar. Jamás conocí a Pablo Escobar Gaviria o a narcotraficante alguno. Lo mío fue un caso político y espero que la justicia así lo reconozca”.

 

Al momento de su extradición Botero Moreno era el propietario del 76% del club Atlético Nacional y tenía el 17% del Hotel Nutibara. Pero básicamente sus dos actividades eran las de transportador de cereales a granel y dueño de una oficina de finca raíz. Pertenecía al estrato seis de la sociedad antioqueña y era un personaje reconocido en Colombia. Sin embargo, la gente lo distinguía por el tema del cual sigue hablando como si aún fuera el promotor de las victorias en los años 70 y 80 del equipo verdolaga.

 

“Llegué al Nacional en 1971 adquiriendo un derecho. El equipo había quedado de último el año anterior, pero cuando lo cogí quedó subcampeón. En 1973 le di su segundo título. Meses después, cuando José Curtí dejó el equipo, le entregué US$6.000 al Zurdo López para que contratara en Argentina a Oswaldo Juan Zubeldía como técnico. Lo hizo, pero Zubeldía dijo que sólo recibía plata cuando estuviera en Medellín. Llegó en 1976 y ese año salió campeón. Fui el gestor financiero de ese título”, recordó.

 

Según él, cuando cayó en desgracia en 1985, dejó la estructura para que Nacional siguiera ganando campeonatos, y a la distancia gozó como propio el de la Libertadores, en mayo de 1989. Su concepto sobre su equipo del alma ya no es el mismo: “Está acabado, hoy toca el fango, ya no es la potencia de otras épocas. El fútbol colombiano es muy distinto al que viví. Los empresarios se la quieren ganar toda y en los torneos no gana el mejor, sino el que cuente con mejor suerte. Actualmente gana cualquiera”.

 

La misma desconfianza con que se refiere al país: “No se puede salir tranquilo a la calle porque la famosa seguridad democrática no llega a las ciudades. Vea cómo mataron al suegro de Víctor Hugo Aristizábal y nadie dijo ni mu. Me da pena decirlo, pero Colombia está peor que en la época en que me extraditaron. Nunca la he visto tan desordenada”. De vuelta en el país, recobró su actividad en la finca raíz y en las asesorías en asuntos económicos. Pero su rabia está intacta y la describe así: “El tiempo es irrecuperable”.

 

“Duré 17 años estudiando. Todos los días trabajaba hasta entrada la noche y me levantaba tarde a leer. Todas las semanas llamaba a Medellín. Mi familia nunca tuvo restricciones para ir a EE.UU. ni las tiene hoy. Mi pelea no es con ellos, no tengo dinero para hacerlo. Mi lucha es contra el Estado colombiano porque me vendieron. Viví una tortura psicológica muy brava, pero aun así puedo jurar que jamás denigré de mi país. Mi pelea no es contra Colombia, sino contra las autoridades que me extraditaron”, añadió.

 

Su extradición a Estados Unidos fue más dolorosa, refiere en su millonaria demanda, por varias razones: fue tratado como un capo del narcotráfico, pese a no haber sido requerido nunca por este delito, fue privado del derecho de visita de amigos y familiares sometido a un “confinamiento solitario”, nunca tuvo derecho a una visita conyugal durante su tiempo de reclusión y el Estado vio con desdén una solicitud para que el Gobierno interviniera en su defensa, aunque su esposa, Rosalía Montoya Palacios, respaldó esa idea con más de 20 mil firmas.

 

Treinta años después de haberse graduado como ingeniero civil del Instituto Politécnico Rensselaer en Nueva York, Botero Moreno regresó a EE.UU., pero en calidad de sindicado. Eran los tiempos en que Pablo Escobar atemorizaba al país con la arremetida del narcoterrorismo. El ex directivo del Nacional regresó al país el 20 de febrero de 2002, el preciso día en que el gobierno de Andrés Pastrana rompió los diálogos con la guerrilla de las Farc. Desde entonces anda en consultas, acude a abogados, recapitula su vida y vuelve a reafirmar su inocencia.

 

De cualquier manera, inocente o no, el polémico Hernán Botero Moreno es un hombre condenado por la justicia de EE.UU. y, aunque le gane el millonario pleito al Estado, seguirá cargando, junto con otros tres colombianos más, el karma de haber sido los primeros extraditables colombianos. “Yo aguanté psicológicamente y por eso sigo vivo. Escribí mucho porque sabía que iba a volver. Me fui cuando estaba en el estrato seis y sigo en el estrato seis. Pero tengo una cuenta pendiente y no me muero hasta ganarla”.

 

Presidente Rafael Correa se despacha contra el Gobierno colombiano

Por: Elespectado/APIC

 

Dentro de los múltiples improperios dijo que no se dejará atemorizar por “mafias colombianas” que amenazan con llevarlo ante la CPI.


El presidente de Ecuador, Rafael Correa, desafió este sábado a los abogados colombianos que presentaron una demanda en su contra por presuntos nexos de su gobierno con las Farc a que la lleven a la Corte Penal Internacional (CPI).

 

Esta semana, un grupo de abogados presentó ante la Fiscalía de Colombia una demanda contra Correa, por los presuntos nexos de su gobierno con las Farc y anunciaron que pedirán que sea denunciado ante la CPI por el delito de “terrorismo internacional”.

 

El jurista Abelardo de la Espriella dijo que la denuncia [0] también incluye al ex ministro de Seguridad Interna y Externa Gustavo Larrea y al ex subsecretario de gobierno José Ignacio Chauvín, para quienes solicitan procesos por el mismo delito. “No saben cuánto se los agradecería. Llévenme a la Corte Internacional de la Haya y demostraremos quiénes son los terroristas, aquí van a encontrar dignidad y soberanía”, dijo.

 

“Por favor, a esos abogados que contactó Lucio Gutiérrez, vinculados con los paramilitares, defensores de esa pirámide que lavaba dineros y que fue descubierta aquí en Ecuador...llévenme a la Corte Internacional”, dijo en su informe semanal de labores.

 

Reiteró que ahí demostrarán “quiénes son los terroristas, quiénes son los vinculados a los paramilitares, al narcotráfico, en qué país existe narcopolítica, parapolítica. No existe en Ecuador”. Añadió que no usarán como prueba los supuestos documentos que Colombia asegura estaban en las computadores que dijo haber rescatado del campamento de las Farc, bombardeado el 1 de marzo de 2008 en el enclave ecuatoriano de Angostura.

 

“Vamos a llevar testimonios de personas vivas (...), que sabe dónde están los terroristas, los narcopolíticos y los parapolíticos. Ojalá que nos lleven a la Corte Penal Internacional de la Haya, para demostrar cómo aquí sí se respeta el régimen de derecho”, apuntó.

 

Subrayó que en su país no hay pena de muerte ni guerras al recordar el bombardeo del Ejército colombiano en territorio de Ecuador, donde murieron al menos 26 personas, entre ellas el portavoz internacional de las Farc, alias “Raúl Reyes”, un ecuatoriano y cuatro estudiantes mexicanos.

 

“Ciertas mafias colombianas no entienden que los políticos y el gobierno ecuatoriano, ya no son los de antes, que aquí hay soberanía y dignidad y van a encontrar respuesta adecuada a toda su prepotencia”, dijo enérgico en su informe emitido desde Quito.

 

El gobernante indicó que “si hay algo de decencia” en la Fiscalía colombiana no va a acoger la demanda de los abogados de ese país, algo que tampoco cree que prospere en la CPI. Recalcó que su país investiga delitos, pero “ciertos personajes colombianos, en revancha, odio, politiquería, quiere perseguir personas. Eso hacen los fascistas, que sigan estos fascistoides haciendo lo que les da la gana. Nosotros responderemos con la ley en la mano y con sobra de soberanía y dignidad”.

 

“No jueguen con fuego, aquí en Ecuador encontrarán soberanía y dignidad. Nunca más habrá otro 1 de marzo, nunca más habrá otro Angostura. Encontrarán la respuesta que merecen sus actos, qué prepotencia, qué abuso, qué atentado al derecho internacional”, dijo Correa.

 

Esta semana, el ministro ecuatoriano de Seguridad Interna y Externa, Miguel Carvajal, opinó que la demanda de los abogados colombianos es una “acción política” en respuesta a los actos de la justicia local contra el ex ministro de Defensa colombiano Juan Manuel Santos.

 

“Creo que estas son acciones políticas de reacción a la actuación del juez de Sucumbíos”, dijo Carvajal al recordar que se dictó una orden de detención contra Santos, imputado en el caso por el bombardeo a un campamento que las Farc habían instalado en este país.

La lección del caso galán

 

Los nuevos testimonios sobre el magnicidio, que involucran a políticos y agentes del Estado, demuestran que la macabra alianza que mató a Galán es la misma que 15 años después hizo metástasis y se tomó buena parte del Congreso.

 

Cuando Luis Carlos Galán iba a salir de su oficina para encontrarse con la muerte pidió que le bajaran de su casa sus dos chalecos antibalas. Nunca antes los había utilizado, pero esta vez los presagios lo obligaban. Su apartamento, por razones de seguridad, quedaba en el mismo edificio de su oficina. Su hijo Carlos Fernando, hoy concejal de Bogotá y quien en ese entonces tenía 12 años, se ofreció a llevárselos. Galán se probó uno de los chalecos y dejó el otro a un lado. Su jefe de escoltas, el agente del DAS Jacobo Torregrosa, lo tomó y trató de medírselo. Carlos Fernando recuerda que su padre hizo un gesto, con una mezcla de desconcierto y desconfianza, y le dijo: "No, déjemelo a mí". "Él tenía la obsesión de tener algo a la mano para protegerse la cabeza", explica hoy el concejal.

 

Esa imagen, del 18 de agosto de 1989, da una idea del grado de zozobra en el que se encontraba Luis Carlos Galán. Pero sobre todo, pone la luz sobre una figura, Jacobo Terragrosa, que es clave para esclarecer el nuevo capítulo que se acaba de abrir en la investigación por el magnicidio del líder Luis Carlos Galán: el de la participación de los agentes del Estado.

 

Puede resultar difícil de creer, pero la verdad es que hoy, cuando sólo faltan dos meses para que se cumplan 20 años de uno de los crímenes más impactantes en la historia de Colombia, no se ha investigado el papel que jugó el DAS, y en particular el jefe de escoltas asignado a Galán, a pesar de todas las evidencias que se han recogido en su contra y a pesar de todas las denuncias que ha hecho la familia Galán.

 

En lo que va corrido de estas dos décadas se han esclarecido algunos de los autores intelectuales del crimen (los capos del narcotráfico Pablo Escobar y Gonzalo Rodríguez Gacha), algunos de los autores materiales (comandos paramilitares que para esa época estaban floreciendo en el Magdalena Medio) y aún hay un grueso interrogante sobre la vinculación de políticos (la condena impuesta al ex ministro Santofimio Botero en 2005, y revocada en 2008, está siendo revisada desde esta semana en casación por la Corte Suprema). Pero lo más significativo es que en todo este tiempo no se ha abierto una sola investigación sobre los vasos comunicantes de esa conspiración criminal con agentes del Estado que, según testimonios y pruebas de gran credibilidad, sirvieron para facilitar las ráfagas de metralla que esa noche se escucharon en Soacha y dejaron aturdido a todo el país.

 

Ese nuevo hilo conductor de la investigación deja al descubierto verdades aterradoras de lo que se encuentra en varios callejones de la institucionalidad. El magnicidio de Luis Carlos Galán no fue un hecho aislado que tiñó de luto en un momento dado al país. Fue la expresión más rabiosa y violenta de un fenómeno que para ese entonces estaba tomando cuerpo, la macabra alianza de narcotraficantes, paramilitares, políticos y agentes del Estado, para imponer un particular proyecto político y mafioso. El mismo proyecto que hizo metástasis 15 años después, y que hoy el país está padeciendo con la para-política, cuyas tenazas ilegales abarcaron un gran porcentaje del Congreso y de poderes locales.

 

¿Otra vez el DAS?

 

La alarma que encendió esta semana el procurador general, Alejandro Ordóñez, no es de poca monta. Ya sólo le quedaban a la Fiscalía 45 días hábiles para desentrañar cuáles fueron las cuerdas que se movieron para el asesinato de Luis Carlos Galán. Gracias a la advertencia de Ordóñez, el fiscal general, Mario Iguarán, se ingenió una salida para evitar que la acción penal en este magnicidio prescriba el próximo 18 de agosto, como lo ordenan los códigos después de 20 años: catalogó el crimen como de lesa humanidad con el argumento de que lo que se dio fue un exterminio del grupo político Nuevo Liberalismo. "No es necesario aniquilar la totalidad del grupo. Es suficiente con que se ultime o se asesine al líder", dijo Iguarán para explicar su decisión.

 

Aunque sólo esta semana el país se enteró del nuevo rumbo que tomó el caso Galán, en realidad este nuevo capítulo se abrió hace dos años, cuando el jefe paramilitar 'Ernesto Báez' dijo que "sin la estrecha participación del DAS y del B-2 (inteligencia del Ejército) no se habría ejecutado el crimen". Un fiscal de la justicia ordinaria decidió llamarlo para que ampliara su testimonio en el expediente Galán, y 'Báez' no sólo ratificó lo dicho, sino que añadió que desde cuando se planeó el crimen en la 'Isla de la Fantasía', en Puerto Boyacá, los asesinos estaban conectados con los agentes del Estado que les facilitarían sus movimientos y que cuando el sicario en jefe del crimen, Jaime Rueda Rocha, se fugó de la cárcel La Picota, dos agentes del DAS lo escoltaron para que llegara sano y salvo hasta Puerto Boyacá.

 

Tras la declaración de 'Báez', según pudo establecer SEMANA/APIC, vinieron como en cascada unos 20 testimonios más, entre ellos de funcionarios del DAS de la época y de personas cercanas a Luis Carlos Galán que han mostrado las sospechosas fallas del jefe de escoltas y los cambios que hizo en el equipo semanas antes del crimen. Esos testimonios coinciden con la carta que, a manera de testamento, escribió uno de los sicarios a su mamá un mes antes de ser asesinado en la cárcel Modelo. Refiriéndose a la operación que montaron para matar a Galán, escribió: "Estuvimos de buenas porque le cambiaron (a Galán) algunos escoltas y metieron a otros que trabajaban con Helí Muñoz (otro de los sicarios) aquí en Bogotá. Entonces todo fue mucho más fácil".

 

Los investigadores también tienen en su poder el video de la noche del asesinato en el que se ve cómo el jefe de escoltas, Jacobo Terragrosa, se mantiene a una distancia de su protegido mucho mayor de la que indican los cánones del buen guardaespaldas, y el libro del periodista Alonso Salazar que muestra cómo Terragrosa no tenía las credenciales para ocupar ese cargo.

 

En esa misma declaración, 'Báez' hizo un detallado relato de la creación de 'Morena', el partido que se creó a la sombra de los paramilitares, y dio nombres de las figuras políticas que se involucraron con esa aventura. Y el 'negro Vladimir', alumno aventajado de los mercenarios, que pagó 16 años de cárcel por la masacre de La Rochela y les ha contado a los fiscales, por ejemplo, cómo Henry Pérez, el jefe de los paramilitares del Magdalena Medio para la época de la muerte de Galán, los reunía y les decía: "Tenemos que hacerles favores a los políticos".

 

Los tres momentos

 

¿Por qué es importante el destape de la semana pasada? Porque hasta ahora, en 20 años, la investigación Galán ha tenido hitos importantes que al final del día resultan ser piezas sueltas del rompecabezas, mientras que este nuevo capítulo del proceso las haría encajar.

 

El primer hito en la investigación del caso Galán resultó ser uno de los más monumentales 'falsos positivos' de la historia de Colombia. Como si se tratara de una lotería, la Policía recogió en las calles de Bogotá y Soacha a 17 personas, entre ellos el barranquillero Alberto Jubiz Hazbum, y cinco días después del crimen las presentó al mundo como los asesinos de Galán. El entonces director de la Dijín, coronel Óscar Peláez Carmona, dijo que más de 40 testigos los habían identificado, y el entonces director del DAS, general Miguel Maza Márquez, explicó en detalle el papel que desempeñó cada uno en el operativo. Hay quienes se atrevieron a testificar a favor de ellos, como un ex ministro de Estado que abogó por Jubiz diciendo que había estado con él la tarde del crimen y sufrió todo tipo de acoso para que cambiara su declaración; según su testimonio, lo llamaron agentes del DAS y de la Dijín, y luego se salvó de un atentado. Tres años y medio después todos demostraron su inocencia.

 

La gran paradoja es que mientras se aplicaba todo el rigor de la ley a gente inocente, se trataba con altas dosis de elasticidad a los verdaderos autores materiales. El segundo hito de la investigación del caso Galán se dio más por azar que por mérito de los investigadores. Un esmeraldero, al ver las fotografías del momento del crimen, publicadas en exclusiva por la revista Cromos, identificó a uno de los asesinos como José Orlando Chávez Fajardo. Chávez sostenía la pancarta que estaba en la tarima donde cayó Galán, impávido y sin moverse, mientras tronaban las ráfagas de metralla. Con los datos del esmeraldero capturaron a Chávez en Bogotá, y en sus primeras declaraciones dejó al descubierto a otros compañeros del operativo, entre los que se encuentran sus primos Víctor Manuel y Enrique, y sobre todo Jaime Rueda Rocha, y sus hermanos José Everth y Bayardo Rueda Silva.

 

El más importante de todos ellos resultó ser Jaime Rueda Rocha, un gatillero graduado con honores en las clases que dio el mercenario israelí Yair Klein a los paramilitares en el Magdalena Medio. La tesis que se maneja en la investigación es que Pablo Escobar, que era uno de los más interesados en matar a Galán, y tras el atentado fallido contra el líder político en Medellín, se dio cuenta de que no tenía el equipo necesario para un atentado tan sofisticado, los suyos eran sicarios de barrio y se necesitaban mercenarios. Por eso dejó el operativo en manos de sus socios, ya fogueados con los asesinatos de líderes de la UP, y en particular de Rueda Rocha, que se había encargado ese mismo año de asesinar a Teófilo Forero, dirigente del partido político de izquierda, con un modus operandi similar al de Galán.

 

La importancia del sicario Rueda Rocha era tal y lo que podría confesar tan peligroso para los intereses de muchos, que duró apenas un año en la cárcel. Se fugó fácilmente de ella, con un simple disfraz, y se fue de vuelta a su región del Magdalena Medio. Un año y medio después, en abril de 1992, murió en un intercambio de disparos con agentes del Grupo Antiextorsión y Secuestro en un bar a dos kilómetros de Honda. Ninguno de los seis sicarios detenidos sobrevivió más allá de ese año. A José Orlando y Enrique, el juez les dio libertad condicional y el 5 de agosto de 1990, en una calle del barrio Estrada de Bogotá, los acribillaron desde una moto, hombres vestidos con uniformes de la Policía.

 

Y en junio de 1992, un ex sargento que se entregó como paramilitar mató en la cárcel Modelo a José Everth, el que dejó la ya mencionada carta en la que no sólo reveló la ayuda del DAS, sino también dejó claro el papel protagónico que jugó el teniente del Ejército Carlos Humberto Flórez Franco, quien para entonces era jefe de inteligencia de la Decimotercera Brigada, que tiene su sede en Bogotá. No sólo era, con Rueda Rocha, el coordinador de la operación, sino que les facilitaba los carnés del B-2 para que tuvieran acceso a la tarima de Galán y prestaba su casa en el barrio Metrópolis para hacer los ajustes necesarios al plan ya diseñado. "Nuestro enlace principal, ordenado por el 'Mexicano' y Henry Pérez, era el teniente del Ejército. Por eso tuvimos éxito en la muerte del doctor Galán, del doctor Teófilo Forero y de Antequera, la bomba de 'El Espectador' y la muerte del hijo de Víctor Carranza". La justicia abrió investigación contra el teniente Flórez Franco, como reo ausente, pero fue absuelto.

 

Unos años después, en 1995, apareció en el radar de la justicia otro autor material, José Édgar Téllez, alias 'Pantera'. Un juez lo condenó y el tribunal de Cundinamarca lo dejó en libertad en 1999 porque si bien 'Pantera' admitió estar en la plaza de Soacha la fatídica noche del asesinato de Galán, el Tribunal no pudo sufragar los costos de una prueba técnica que se le debía hacer a una fotografía y por eso lo dejó libre.

 

Y el tercer y último gran capítulo de la investigación es el del ex ministro Alberto Santofimio Botero, quien fue condenado por un juez a 24 años de prisión en 2007 y dejado en libertad el año pasado por el mismo Tribunal de Cundinamarca porque no pudo probar su culpa.

 

Así las cosas, todavía hay mucha tela por cortar sobre este crimen que hace 15 años el fiscal general del momento, Gustavo de Greiff, ya había dado por esclarecido.

 

Un crimen de cuatro caras

 

Los nuevos testimonios que han aparecido en la investigación del magnicidio de Luis Carlos Galán muestran que los males que asesinaron al líder liberal siguen tan vivos ahora como entonces. El Congreso que tenemos hoy, donde uno de cada tres senadores está investigado o condenado por sus vínculos con paramilitares, es el resultado de esa alianza que se comenzó a gestar a finales de los 80 con la muerte de Luis Carlos Galán. ¿Fueron los narcos y los paramilitares los que corrompieron a los políticos, o fueron los políticos los que corrompieron a paramilitares?

 

Para la época de la muerte de Galán estaban llegando a su clímax de violencia el narcotráfico y los paramilitares, cada uno en su versión más pura: ni los narcos disfrazaban su negocio criminal de lucha antisubversiva, ni los paramilitares habían dejado a un lado su guerra contra las Farc por las millonarias ganancias de la coca. El narcotráfico había declarado la guerra contra la extradición y por esos días a nadie le negaban una bomba. En esa misma semana habían asesinado al comandante de la Policía de Medellín, el coronel Valdemar Franklin Quintero, y al magistrado Carlos Valencia García lo mataron minutos después de firmar un fallo contra Pablo Escobar. Y en el Magdalena Medio se entrenaban y armaban ejércitos completos para combatir la guerrilla, de paso acabar con la UP, su brazo político, y en el entretanto le daban forma a 'Morena', su expresión política.

 

La misma semana en que asesinaron a Luis Carlos Galán, paradójicamente, esta revista publicaba un informe especial con el título de 'Morena se destapa', una foto del entonces Iván Roberto Duque, que luego sería el alias 'Ernesto Báez', una frase destacada que decía "la extrema derecha pide pista electoral" y datos según los cuales sus simpatizantes controlaban 16 alcaldías de la región en ese entonces.

 

Y en ese final azaroso de los años 80 también tenía gran protagonismo en el país Luis Carlos Galán, quien después de liderar por años un movimiento rebelde dentro del liberalismo y de ser el símbolo de la batalla contra los dineros del narcotráfico en la política, estaba de regreso en el Partido Liberal, y con el 60 por ciento de favorabilidad en las encuestas se vislumbraba como el ganador de la consulta roja. Su partido, el Nuevo Liberalismo, se había convertido en un gran escollo para Pablo Escobar.

 

Sin duda había mucho en juego. Era la lucha de dos países. Esa alianza de narcotraficantes y paramilitares, alentada por políticos sin escrúpulos, tenía que acabar con la amenaza ideológica de la UP y la amenaza ética del Nuevo Liberalismo. Como dijo 'Ernesto Baez' esta semana a La FM de RCN: "El Nuevo Liberalismo antes de la muerte del doctor Galán estaba herido de muerte, porque la consigna era esa, acabar con el galanismo en el país".

 

Son cuatro fichas de un mismo rompecabezas. Los capos del narcotráfico, los cuales tenían motivos probados para eliminar a Galán del mapa y sobre los cuales hay grabaciones y testimonios que los inculpan. 'Popeye', sicario de Escobar, es el único condenado que está pagando cárcel por el magnicidio. La segunda ficha son los paramilitares del Magdalena Medio, para quienes el Nuevo Liberalismo era una amenaza en la región. Los asesinatos de concejales de ese partido así lo demuestran. Nada muy distinto de lo que ocurrió a finales de la década de los 90 en muchas regiones del país, y en particular en la Costa Atlántica, donde se borraba con balas el adversario político que no estuviera en la alianza paramilitar.

 

La tercera ficha, los agentes del Estado, y en particular el DAS, es ahora el desafío de la justicia. No tiene que ser necesariamente el general Miguel Maza Márquez el que termine implicado en el caso. En ese entonces, como está ocurriendo ahora con el caso de las chuzadas, también habrá que examinar las poderosas mafias de mandos medios enquistadas en las institución.

 

Y la cuarta ficha es la de los políticos. Este capítulo también sigue abierto en dos: el caso de Santofimio, que la Corte Suprema entrará a resolver, y el de los políticos del radio de acción de 'Morena', que hacen parte de la nueva investigación. ¿Qué tan parecido puede ser a la para-política de ahora? ¿Qué tanto los políticos incidieron en la muerte o tal vez fueron parte del proyecto político o de la empresa criminal?

 

Sería un error pensar que el magnicidio de Luis Carlos Galán fue producto de una conspiración fríamente calculada por cada uno de los cuatro sectores involucrados. Lo que se dio fue una confluencia de intereses para evitar que un líder como Galán, con su inquebrantable fuerza moral, rompiera el statu quo reinante y perjudicara a los narcos, a los paras y a ciertos sectores políticos.

 

También tiene una poderosa carga simbólica el hecho de que este nuevo capítulo sobre el magnicidio de Galán se haya dado por una declaración de un jefe paramilitar como es 'Ernesto Báez' en el marco de la Ley de Justicia y Paz. Él, como pocos otros, ha sido testigo excepcional de cómo nació y creció ese monstruo del narcoparamilitarismo. Y una ley que se hizo para develar la tragedia que le ocurrió al país en la década de los 90 es la que permite ir a esclarecer hechos como el de Galán, que ocurrieron más atrás pero que son la semilla de nuestra tragedia.

 

La familia, con una constancia admirable, ha tratado de utilizar el impacto de su nombre para empujar cada aniversario el paquidérmico aparato de la justicia. Y a pesar de los intentos por desviar la investigación, del asesinato de los autores materiales y de los largos silencios que por años ha tenido la investigación, todas las sospechas que la familia Galán ha expresado desde un comienzo se han ido confirmando.

Otro testimonio inédito de los hechos del Palacio de Justicia

‘Yo vi salir a Carlos con vida’

Por: Diana Carolina Durán Núñez/APIC

 

César Sánchez es uno de los nuevos testigos que tiene la Fiscalía para asegurar que el coronel (r) Alfonso Plazas Vega sí está involucrado con la desaparición de 11 personas. Declarará en su juicio, una vez éste sea reanudado.

 Foto: Gabriel Aponte - El Espectador/apicEl juicio de Plazas Vega comenzó el 25 de julio de 2008.  Hace un año y nueve meses César Sánchez Cuestas le entregó a la fiscal Ángela María Buitrago un detallado testimonio bajo juramento de lo que presenció durante el asalto del M-19 al Palacio de Justicia, el 6 y 7 de noviembre de 1985. Asesor de la Alcaldía de Bogotá para la época, Sánchez es uno de los nuevos testimonios en el proceso que se reabrió en 2006 con el fin de conocer el destino de 11 personas que, según ha sustentado la Fiscalía, salieron con vida del holocausto. Y en pocas semanas, en el Juzgado Tercero Especializado de Bogotá, este hombre deberá ratificar las declaraciones que le entregó a Buitrago el 19 de septiembre de 2007.

 

En los hechos que reconstruyó, Sánchez hizo énfasis en tres puntos. El primero, que vio salir con vida a Carlos Rodríguez, administrador de la cafetería. El ex servidor explicó que, como trabajador del Palacio de Liévano que era, almorzaba frecuentemente en el Palacio de Justicia, donde Rodríguez y su esposa lo atendían. El día de la toma, en medio del caos que reinaba en la Plaza de Bolívar, Rodríguez era uno de los empleados que tenían la misión de informar al entonces alcalde de Bogotá, Julio César Sánchez, sobre el desarrollo de los hechos. Y fue entonces, cumpliendo esa labor, que vio  al hoy desaparecido Carlos Rodríguez.

 

“Me ubiqué a unos pocos metros de la casa del 20 de Julio y ahí lo identifiqué. ¡Salió con vida!”. Sin embargo, el júbilo no duró tanto. El 8 de noviembre “me localizó la esposa del administrador de la cafetería, me dijo que (ella y su suegro) estaban muy inquietos. Los acompañé hasta el Cantón Norte (...) Cuando yo me identifiqué como asesor de la Alcaldía Mayor de Bogotá me quitaron el carné y me lo retuvieron aproximadamente una hora. Después me dijeron, palabras más palabras menos, que no molestara más y que dejara de andar indagando por personas que no valían la pena, porque eran unos guerrilleros y unos asesinos”.

 

Pero el relato de Sánchez Cuestas no se limitó al episodio de Carlos Rodríguez. A su parecer, que hubiera empezado a averiguar qué había sucedido con ese hombre al cual había visto con vida, a tan sólo unos metros de distancia, lo puso en la mira de los militares. Miembros del Ejército, el mismo día que Sánchez estuvo en el Cantón Norte, se presentaron en su oficina “indagando por mí, por mi cargo, por mis cosas, que querían hablar conmigo”. Luego, “cuando llegué a mi casa unos vigilantes del edificio me dijeron que habían estado unos carros del Ejército, con personal uniformado, indagando por mí, que en qué piso vivía y que quién era yo”.

 

Y comenzaron las intimidaciones. Sánchez le dijo a la fiscal Buitrago que recibía llamadas amenazantes en el teléfono privado de su despacho, igual que en su apartamento. Aseguró que integrantes de inteligencia del Ejército le hacían seguimientos; y si una vez estas acciones lo envalentonaron para seguir investigando sobre lo sucedido con Carlos Rodríguez, con el paso del tiempo empezaron a reducir su ímpetu. Entonces solicitó, “como asesor del Alcalde de Bogotá”, una entrevista con el comandante de la Escuela de Caballería: el coronel Luis Alfonso Plazas Vega, el último punto que Sánchez Cuestas pormenorizó en su declaración.

 

“Cuando yo le dije lo que estaba tratando de indagar me recibió solo. Yo intenté que entrara a acompañarme el papá de Carlos y me dijeron que no, que la cita era sólo para mí”, recordó Sánchez, quien le comunicó a Plazas Vega que tenía información de que Carlos Rodríguez, administrador de la cafetería del Palacio de Justicia, estaba en poder de los militares, quienes querían interrogarlo. “Palabras más palabras menos, me dijo que por mi bien y como amigo me recomendaba que dejara de andar metiéndome en esas cuestiones, indagando por personas por quienes no tenía que andar indagando”, afirmó Sánchez en su narración.

 

Éste, en su conversación con el coronel, agregó además que había recibido amenazas y que estaba siendo hostigado por miembros del Ejército. “Me dijo que él se iba a encargar de eso (...) Para sorpresa mía, las amenazas y constantes llamadas telefónicas que me hacían eran insistentes, mañana, tarde, noche, disminuyeron totalmente. Lo que sí no desapareció, los mantuvieron como por cuatro meses más, fueron los seguimientos”. A pesar de sus intentos de averiguaciones, no obstante, nunca logró saber qué había pasado con Carlos Rodríguez. “A partir de ese día nunca supe más nada de él, nunca más nos dieron una razón”.

 

Esta prueba fue trasladada a fines del año pasado, por petición de los defensores de las víctimas, del proceso del general (r) Iván Ramírez —llamado a juicio por los mismos hechos— al de Plazas Vega. Aunque luego se retractó, el abogado de este último pidió interrogar a Sánchez Cuestas y por eso, próximamente, él hablará desde el estrado. Ahora que ya se resolvió la recusación que Plazas Vega presentó contra su jueza, María Stella Jara, y que su juicio se reanudará en unas dos semanas, entonces Sánchez podrá hablar en público e incluso repetir las excusas que ofreció en privado por haber callado tanto tiempo: “Pido disculpas de que hayan sido tantos años”.

 

Alerta por niños sicarios

Por: Mary Luz Avendaño/APIC

 

En Medellín van siete casos este año.

 Juliet Patricia Mejía tenía ocho meses de embarazo.


En lo corrido del año, la Policía Metropolitana de Medellín ha registrado siete casos de homicidios cometidos por menores de edad. El hecho más reciente es el de la abogada de 28 años, experta en derecho procesal, Juliet Patricia Mejía Taborda. La madrugada del jueves,  la abogada penalista, egresada de la Universidad Autónoma Latinoamericana en 2005, murió como consecuencia de los tres impactos de arma de fuego en su cabeza, perpetrados por dos menores de 11 y 16 años. La mujer, quien tenía ocho meses y medio de embarazo, se encontraba en su oficina cuando fue sorprendida por los jóvenes sicarios. El bebé se recupera en la unidad de cuidados intensivos de neonatos de la Clínica Soma.

 

En este caso llaman la atención dos hechos. El primero, la utilización de silenciador para cometer el crimen. Las autoridades les incautaron a los menores una pistola con doble silenciador y un revólver calibre 38 largo. El lunes pasado El Espectador/APIC había denunciado que de cada 10 armas incautadas en Medellín, cuatro tienen silenciador, un hecho que preocupa a las autoridades y que, según algunos investigadores, se debe a que en la ciudad se fabrican estos elementos.

 

El segundo hecho tiene que ver con la utilización de menores de edad para cometer homicidios.

 

Según la jefa del grupo de Infancia y Adolescencia de la Policía Metropolitana, capitana Carolina Romero, en lo corrido del año van siete casos en los cuales están involucrados menores de edad. Además, cada día se reportan siete niños vinculados al hurto, lesiones y tráfico de drogas.

 

Las autoridades tratan de establecer las causas del homicidio, pues no se conocían amenazas en contra de la abogada especializada en Sistema Penal Acusatorio.

 

Sin embargo, hay una versión que circula entre las personas del edificio donde laboraba, según la cual los dos menores le habrían pagado a la abogada para sacar de la cárcel a un hombre y como no fue posible le exigían la devolución del dinero. Esta versión no es confirmada por ninguna autoridad hasta el momento.

 

El menor, de 16 años, quien disparó a la abogada, será judicializado según la Ley de Infancia y Adolescencia. Las autoridades investigan su verdadera edad, pues al parecer tendría 18 años y en ese caso sería juzgado como adulto. Además se conoció el video de una de las cámaras de seguridad del sector en el que éste aparece saliendo del edificio abrazado con una niña cubriendo su rostro. Mientras tanto, el niño de once años, quien intimidó al vigilante del edificio para facilitar el crimen, pasó a manos del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Mejía fue velada ayer en la Funeraria Villanueva en el centro de Medellín, cerca del lugar del crimen.

 

Mientras las autoridades intentan esclarecer los hechos, la  ministra de Educación, Cecilia M. Vélez, hizo un llamado para prevenir los casos de violencia que involucran menores de edad.

 

Violencia juvenil

 

Bogotá: Aída Marcela Segura. La estudiante de 17 años murió víctima de una bala perdida el pasado martes cuando salía del colegio Los Alpes, ubicado al sur de la ciudad.

 

Pereira. Un menor le apuntó con un arma a su maestro luego de que éste le pidiera la tarea en la Escuela Cantamonos. El aviso de los docentes a las autoridades evitó una tragedia.

 

Manizales. Un menor de 12 años se encuentra en delicado estado de salud tras recibir un disparo en la cabeza por otro de 14.

 

¿A Cáceres no le da pena defender las aventuras de Tom y Jerry?

 

*De senador “Chuzo” a senador romo

*¿Otro sapo costeño que rebuzna tras la hierba presidencial?

 


En el Caribe Colombiano nos preguntamos ¿Al senador Javier Enrique Cáceres Leal no le da pena defender las aventuras de Tom y Jerry, bajo un argumento tan baladí como el de que todos tenemos hijos?

 

Lo vemos muy disminuido. De aquel senador que se hizo famoso por sus presuntos debates contra la corrupción, poco es lo que queda, o sea que de “Senador Chuzo” ha pasado a ser “Senador Romo”.

 

En este acto digno de la mayor lambonería, si puede haber dignidad en lambonear se parece mucho al senador Armando Benedetti, a quien ya le llaman en la costa “el sapo que rebuzna”.

 

Nos preguntamos por qué los hombres del Caribe que nos diferenciamos tanto de la gente andina caemos en esas trampas del destino… ¿Será que Cáceres se ha convertido en otro sapo costeño que rebuzna tras las hierbas biches del palacio de Nariño?

 

El asunto es profundo. No es cierto lo que dice el “dignísimo” ministro de hacienda, Oscar Iván Zuluaga que “la ética es la Ley”, pues hay leyes inmorales y leyes que se usan para tapar inmoralidades y otras que se invocan para sacar de los líos a los involucrados.

 

En lo de la Zona Franca hay un enriquecimiento desmedido y ha habido, quiérase o no una indebida utilización del poder del estado a favor del enriquecimiento rápido de los hijos del presidente. La conversión de esos terrenos en Zona Franca ha generado una valorización no del cien por ciento sino de más del mil por ciento, mientras las tierras de los campesinos se deprecian por la falta de presencia del estado.

 

La plusvalía provocada por la valorización de los terrenos debió generar un mayor pago de impuestos, que estamos seguros no se ha dado. Además, qué casualidad que se han hecho sobre proyectos de obras que circundan el “bendito” terreno del gran olfato empresarial de los traviesos Tom y Jerry, como el Tren de Cercanías o la doble calzada de Mosquera y la conversión de unos “pobres terrenos” en una “ubérrima” Zona Franca, bendecida por la valorización. Mientras toda Colombia sabía lo que estaban haciendo y planeando los muchachos, los ministros Zuluaga y Plata no lo sabían y lo justifican como perfectamente legal, que una vez también atropelló a la tradicional finca de Uribe Vélez, llamada "El Ubérrimo", valorizado extraordinaraimente por el puente del Bicentenario a poca distancia de su finca y construido con los dineros de todos los colombianos y estamos seguros que El Ubérrimo no es mucho lo que ha incrementado sus tasas de impuestos. Ahora, bien volviendo al tema de los chicos traviesos, nadie sabía según los ministros Zuluaga y Plata, como siempre que ocurre algo nadie sabe en el gobierno. Es decir es el extraño mundo de los lelos, claro que es una tradición que abunden los tontos en Antioquia con el incesto tan generalizado.

El otro defensor es el ilustre senador costeño camandulero Roberto Gerlein Echeverría, a quien no se le debe olvidar el capítulo mediante el cual se creó el puerto de Barranquilla y la Zona Franca en terrenos de la familia Gerlein. Por eso a él eso le parece normal.

 

Tampoco Colombia puede desmemoriarse con lo ocurrido en los terrenos de Cusiana, entregados en su época al hijo del presidente Alfonso López Michelsen o el caso de la Handel que involucró al extinto mandatario… ¡Y todos tan campantes!

Es que los favorecimientos en la vida política nacional, siempre han estado ahí, disfrazados de muchas formas y desde el nivel local hasta el nacional, mediante la creación de leyes, que permiten monstruos como la Ley 100 de la que salió el engendro de las Empresas promotoras de Salud, la mayoría de propiedad de los políticos, que se están convirtiendo en causa de exterminio y de dolor para los millones de pacientes que en vez de atender desatienden y mantienen en pugna con ellos.

No vemos justificable que el puntilloso Senador Chuzo se halla quedado sin punta y sin filo y romanizado como cualquier cachaco lambechaquetas y en ves de hablar como se debe investigar, ponerse él en esa tarea y dejar de estar de rodillas frente al ejecutivo, que tiene tanto poder en Colombia, pese a que no ha ejercido en sus dos mandatos un buen gobierno con alta incidencia social.

¿Si la sal se corrompe?

Por: María del Rosario Arrázola | Elespectador/APIC

 

La historia de dos coroneles de la Policía que fueron héroes en la lucha contra el cartel de Cali y hoy son villanos presos en cárceles de EE.UU.

Después de la muerte de Pablo Escobar Gaviria en diciembre de 1993, cuando en el imaginario del país estaba liquidado el cartel de Medellín y era preciso seguir la tarea con el cartel de Cali, el general Rosso José Serrano, en calidad de director de la Policía Nacional,  se dio a la tarea de conformar un grupo élite de oficiales para enfrentar el nuevo reto. La idea era rastrear a los barones de la droga del Valle del Cauca hasta sus más sofisticados escondrijos y por eso escogió a los más avezados oficiales en acciones operativas y en labores de inteligencia.

 

Dentro del selecto grupo, al que pertenecieron varios generales que hoy orientan a la institución y otros más que están retirados, llegaron dos mayores que gozaban del reconocimiento de sus jefes y ostentaban una larga trayectoria en su lucha contra la delincuencia organizada. Eran los mayores Carlos Meza y Roque García. Sus nombres ya eran familiares entre las agencias internacionales de inteligencia y por eso nadie objetó que hicieran parte de la misión específica de ponerle punto final a las andanzas de los mafiosos de Cali y el norte del Valle.

 

Trabajaban en la Dijín, estaban recién ascendidos, habían logrado varias condecoraciones y eran calificados como parte de “la nueva generación” de la Policía. Los llamaban “los Yuppies” porque habitualmente no usaban uniformes sino trajes de alta costura, se desplazaban en automóviles de exclusivas marcas y, por lo general, eran asiduos comensales de los más costosos restaurantes de Bogotá. Junto a ellos fueron seleccionados diez oficiales más, entre ellos dos mujeres, con la misma formación en inteligencia y acciones especiales.

 

Su estilo de vida se debía a una razón: eran expertos en infiltrarse en la mafia y fingir como refinados banqueros, corredores de bienes raíces y bolsa o propietarios de lujosos carros y apartamentos. De hecho, en aquella época no aparecían nunca por los pasillos de la Dirección General de la Policía o de la Dijín. En cambio frecuentaban los bares del Parque de la 93 o los restaurantes  de la Zona Rosa de Bogotá. El mismo entorno social que los volvió clientes reconocidos en Cali, Medellín, Cartagena o Barranquilla. Su tiquete fundamental: reserva en los sitios exclusivos.

 

Con ese estilo de vida penetraron la férrea estructura de la mafia caleña. En una ocasión, lo recuerda uno de sus compañeros del grupo élite, aparentaron ser propietarios de un concesionario de carros de alta gama, y en otra se hicieron pasar por acaudalados comerciantes interesados en adquirir propiedades en Cali. Era tan ampulosa su conducta que únicamente les rendían cuenta de sus pesquisas a un puñado de oficiales, entre ellos el director de la Policía, general Rosso José Serrano o el subdirector Luis Enrique Montenegro.

 

El sigilo era tan extremo, que  pocos oficiales de la Policía sabían de su misión. Sin embargo, a mediados de los años 90, cuando el proceso 8.000 estaba en furor y la Fiscalía y el gobierno Samper competían por quien llegaba primero a los capos de Cali, los mayores Carlos Meza y Roque García vivían a sus anchas en Cali y tenían un disimulado radio de operaciones en varios municipios del Norte del Valle. Personajes de la talla de Iván Urdinola, Orlando Henao o Wílber Varela ya daban de qué hablar y los mayores Meza y García estratégicamente registraban sus pasos.

 

Por ejemplo, fueron ellos quienes avisaron de las caletas donde se escondían Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela. Eran tan osados que en otra ocasión se hicieron pasar por proxenetas y hasta infiltraron a dos oficiales mujeres en una ostentosa parranda a la que acudieron los jefes del cartel de Cali. Hoy, un oficial retirado de la Policía recuerda que las oficiales llegaron a la rumba en una camioneta conducida por un teniente. Cuando concluyó la parranda, Meza y García quedaron con fotos y grabaciones que facilitaron muchas capturas.

 

Semanas después, una de las oficiales fue quien detectó el perfume de Miguel Rodríguez que constituyó un detalle clave para asegurar la captura del jefe mafioso. En cuanto a los “yuppies” Meza y García, no sólo escudriñaron con lupa las transacciones comerciales y financieras de los capos sino que aportaron a la justicia datos clave: la red de taxistas que alertaban, los hoteles que frecuentaban los capos para camuflarse, los apartamentos con caletas, sus inversiones en el exterior. Obraron como perseguidores y como informantes.

 

Su aporte dio frutos. Los Rodríguez Orejuela cayeron entre junio y julio de 1995, otros capos del norte del Valle optaron por entregarse para evitar su caída y el grupo élite de la Policía se diseminó entre diversas misiones. En cuanto a Meza y García, después de ser alzados en hombros por sus superiores, tomaron rumbos distintos. Nunca salieron de inteligencia pero ascendieron por distintos méritos. El tiempo pasó, llegaron otros desafíos y, de la noche a la mañana, los héroes de ayer entraron en sospecha y no duraron en aparecer los rumores.

 

Primero se dijo que Meza y García eran demasiado ricos, que su ritmo de vida era exageradamente elevado y que ya no contaban con la asignación que les daba la Policía para adoptar esta pose. Luego aparecieron anónimos dando cuenta de sus extrañas manos llenas. Hace dos años, ya en calidad de coroneles, sin mayor bulla, fueron llamados a calificar servicios. Ninguno protestó y, según se supo meses después, por distintos caminos se fueron a vivir a Estados Unidos. Visitaban Colombia con alguna frecuencia, pero su mundo era USA.

 

Hace tres semanas, súbitamente cambió su suerte. El coronel (r) Carlos Meza fue detenido en Miami, donde residía con su familia. El coronel Roque García estaba en Medellín, alguien le recomendó que viajara a Estados Unidos porque su nombre estaba en entredicho, lo hizo y corrió la misma suerte. Al parecer, varios narcotraficantes que hoy colaboran con la justicia terminaron delatándolos. “Se descararon”, fue el comentario de uno de sus ex compañeros en la Policía. “Están en serios problemas con E.U. porque se convirtieron en mafiosos”, agregó otra fuente.

 

Lo cierto es que hoy los coroneles (r) Carlos Meza y Roque García están presos en Estados Unidos. Su caso no pasó por la Corte Suprema de Justicia porque no fue necesario el trámite de extradición ni el pabellón en la cárcel de Cómbita. Sin despertar sospecha se cayeron solos. La Policía no ha tenido el más mínimo interés en divulgarlo. Pertenecieron a la época dorada del 8.000, lograron que los capos de Cali terminaran donde siempre debieron estar, en la cárcel, pero se corrompieron y hoy habitan celdas parecidas a las que ocupan muchos de los que combatieron por el mismo mal que los condenó: la avaricia de los dineros de la droga.

 

Oficiales que vencieron al delito y la tentación

 

El proceso 8.000 y la lucha contra el cartel de Cali consagró a un grupo de oficiales que se jugó la vida por el país y hoy la sociedad los exalta. El general Rosso José Serrano, hoy en la diplomacia, no necesita elogios. Su paso por la Policía dejó huella. Su alumno predilecto lo ratifica: el general Óscar Naranjo, quien hoy dirige la institución.

 

Otros oficiales de la misma época siguen defendiendo a la sociedad y persiguiendo a la delincuencia organizada. El general Luis Alberto Moore, camino a Washington; el coronel César Pinzón, a punto de asumir la Policía de Bogotá; el coronel Carlos Barragán, subdirector del Inpec; el general Rafael Parra, subdirector de la Policía; y muchos otros oficiales que persisten en su tarea de combatir al delito.

 

Un oficial que desbordó el marco legal

 

El 25 de marzo de 2004, a la salida de un  edificio al norte de Bogotá, fue asesinado el coronel (r) de la Policía Danilo González. Como lo refiere el libro Los Pepes, de los periodistas Natalia Morales y Santiago La Rotta, “la sola evocación de su nombre aún hoy despierta cierto malestar entre una parte de la oficialidad colombiana”.

 

El coronel González fue un hombre clave en la lucha contra los carteles de la droga. No solamente fue alma y nervio de la guerra contra Pablo Escobar y sus secuaces, sino que también se convirtió en el baluarte de las acciones del Estado para desvertebrar a los carteles de la droga de Cali y del norte del departamento del Valle.

 

Sin embargo, el coronel González cambió de bando. Conocía tanto a los carteles de la droga que terminó trabajando con ellos. Particularmente lo hizo con el capo Wílber Varela, más conocido con el alias de Jabón. Con él vivió la guerra de los antiguos aliados y, paradójicamente, otro ex oficial corrupto, alias Pispis, acabó con su vida.

 

Radiografía del turismo sexual en Cartagena

 

La muerte de Yesid Torres, un joven cartagenero de 15 años, a causa de una sobredosis de cocaína ha conmocionado a la sociedad de la 'Ciudad Heroica'. Yesid Torres había sido contratado por Paolo Pravisani, un pedófilo italiano de 72 años de edad, para proveer servicios sexuales bajo la fachada de ayuda doméstica en el apartamento que el italiano tenía en arriendo en un exclusivo sector de la ciudad. Un grupo de menores de edad y adultos jóvenes, entre los cuales se incluía el mejor amigo de Yesid, de 13 años, estuvo también involucrado. La principal obligación de Yesid, de acuerdo con el abogado que lleva el caso, era tomar parte en actos sexuales con otros menores de edad y jóvenes en presencia de Pravisani.

 

Yesid murió camino al hospital debido a la cocaína que había consumido en el apartamento del italiano. Una cámara fotográfica con abundante material pornográfico fue encontrada en el apartamento poco tiempo después junto con whisky, drogas y el mismo Pravisani, medio desnudo y en estado de ebriedad. No hubo ni un solo vecino en este denso sector de la ciudad que denunciara el ingreso constante de menores al apartamento durante los meses anteriores a la trágica muerte de Yesid.

 

Actualmente, el italiano está siendo procesado por los cargos de pornografía infantil, acceso carnal violento a un menor de 14 años, incitación a la prostitución y homicidio. Su juicio constituye un caso simbólico en el país, ya que - a pesar de la existencia de amplia evidencia que muestra cómo esta problemática ha venido empeorando durante los últimos años - es la primera vez que se juzga a un turista extranjero por crímenes sexuales que involucran menores en Colombia. Es probable que la condena que reciba Pravisani sea severa, con un mínimo de 15 años en prisión, lo que se espera genere un poderoso efecto disuasivo.

 

Turistas en búsqueda de sexo y drogas en Cartagena

 

No le toma mucho tiempo a un visitante extranjero en Cartagena descubrir lo que el mercado ofrece. Raimundo, el taxista que me recoge en el aeropuerto, me brinda inmediatamente sus servicios mientras pasamos a orillas del mar Caribe, en nuestra ruta hacia la ciudad amurallada. "Puedo conseguirle lo que usted quiera amigo, yo sé que usted debe estar buscando chicas. Le puedo conseguir chicas muy bonitas y voluptuosas inmediatamente". ¿Cuánto cuesta? le pregunto: "Es muy barato, dice él". ¿Niñas jóvenes?

 

"Lo que usted quiera, puedo conseguirle blancas, negras, jóvenes, viejas, vírgenes incluso... aquí esta mi numero". ¿Niños también? "¡Por supuesto!".

 

Una tarde en la playa, en el sector de Bocagrande, corrobora esta dinámica. Vendedores de fruta y masajistas se apresuran a ofrecer cocaína y "chicas". Estudiantes universitarias, llamadas prepago, pueden ser contratadas a través del intermediario adecuado. Se trata de hombres y mujeres jóvenes provenientes en su mayoría de las provincias, que viven y estudian en Cartagena y ofrecen sus servicios a turistas como acompañantes por algunos días, lo que incluye ir a la playa, a restaurantes y, por supuesto, sexo.

 

A la media noche, en un bar en el centro, docenas de estadounidenses, canadienses y europeos de edad madura, al igual que algunos colombianos, observan y bailan con mujeres en ropas ligeras, arregladas para aparentar 16 o más años. Una bailarina de striptease ambienta la escena. Es muy claro que muchas de las niñas son muy jóvenes: tienen entre 13 y 14 años y que portan contraseñas falsas. Los acuerdos se cierran abiertamente: los hombres abandonan el lugar con las niñas bajo sus brazos. Una línea de taxis espera afuera del bar y muchos hoteles baratos, abiertos 24 horas, se ubican a menos de una cuadra del lugar.

 

Cartagena está llena de hoteles pequeños 'por hora' que en su mayoría no restringen el sexo con menores, a pesar de que algunos de ellos ponen anuncios prohibiendo esta práctica en la recepción. El número creciente de apartahoteles, o lo que se denomina parahoteleria, es también parte del problema: arrendados por semana, con poca vigilancia y un elevado grado de autonomía para el cliente, estos lugares constituyen un lugar perfecto para el sexo ilícito con menores. Un bloque de apartamentos, ubicado en El Laguito, es un buen ejemplo de ello: un edificio grande, de pasillos intrincados, con numerosos apartamentos y bajos niveles de vigilancia en la puerta.

 

Los hoteles 5 estrellas tampoco están exentos. A pesar de su claro compromiso con asegurar el cumplimiento de las normas legales, empleados de estos hoteles confiesan en privado que los porteros y celadores nocturnos son susceptibles de ser sobornados para dejar pasar clandestinamente a las parejas menores de edad de sus huéspedes.

 

Existen cintas de video grabadas hace algunos meses que muestran el ingreso de un menor por la puerta trasera de un famoso hotel, mientras algunos empleados reciben dinero a cambio.

 

Un contexto más amplio de pobreza y normas culturales

 

La vista panorámica desde el convento de La Popa revela la dura realidad que enfrentan la mayoría de cartageneros. Un dato probablemente desconocido para los turistas del centro histórico es que los barrios marginales de Cartagena se encuentran dentro de los más grandes y pobres de Colombia. Se trata de asentamientos de origen ilegal, carentes de servicios públicos básicos como acueducto y alcantarillado, en donde el desempleo y la malnutrición son escandalosamente altos.

 

Más de 500,000 personas en Cartagena viven en condiciones de pobreza extrema de acuerdo con las estadísticas del gobierno nacional y local. Muchos han sido desplazados de áreas rurales como resultado de la violencia inducida por la lucha armada que involucra a las Farc y a los paramilitares. Uno de los barrios marginales de Cartagena, ¿Nelson Mandela¿, se encuentra compuesto casi en su totalidad por desplazados de la violencia. Muchos niños muestran estómagos inflamados y pelo quebradizo y amarillo, signos inequívocos de malnutrición. Además, la inseguridad en estos barrios es muy alta, ya que muchos de ellos tienen una fuerte presencia paramilitar y de crimen relacionado con el expendio y tráfico de drogas.

 

Algunas madres de estas comunidades ubican el involucramiento de niños en el comercio sexual dentro del contexto de la pobreza absoluta en que viven sus familias: el ingreso adicional que los niños traen a casa puede ser significativo, incluso crucial para el presupuesto del hogar. En algunos casos, las madres animan activamente a sus hijos a involucrarse en el comercio sexual; en otros, simplemente lo aceptan tácitamente. Sin embargo, muchas otras madres manifiestan con firmeza que no desean que sus hijos se involucren en este negocio. Este es el caso de María, una trabajadora sexual de 30 años con quien hablé. Ella fue enfática: "yo nunca desearía esto para mis hijos o para ningún ser humano en general. Esto es terriblemente cruel y degradante".

 

Muchos expertos en esta problemática sitúan el involucramiento de menores de edad en trabajos sexuales dentro del contexto cultural, en el cual las relaciones sexuales con menores constituyen una parte significativa de la vida en las áreas urbanas pobres.

 

Veronique Henry es la representante para Colombia de Terre des Hommes, una ONG suiza que se encarga de representar legalmente a los menores víctimas, incluidos aquellos involucrados en el caso Pravisani. Veronique describe cómo la primera experiencia de abuso sexual de los menores generalmente ocurre al interior de sus propias familias: "se observan muchos casos de abuso sexual de niñas perpetuados por sus padres, padrastros y tíos".

 

En el mismo sentido, el padre John Mahony, un sacerdote británico que ha trabajado en Cartagena por más de 25 años, comenta: "la pobreza es una parte importante del problema, pero no la única. La prevalencia de una arraigada aceptación cultural es sin duda una parte significativa del mismo".

 

Claudia Ayola, sicóloga infantil y consejera de la Alcaldesa Judith Pinedo en temas de niñez, también enfatiza en la importancia de considerar el contexto en su dimensión ampliada: "El involucramiento de menores de edad con turistas extranjeros es sólo la punta del iceberg. Existe un número significativo de turistas colombianos que vienen aquí para este propósito y también hay una gran demanda dentro de los habitantes de la ciudad". Ayola agrega que: "estamos dirigiendo nuestros esfuerzos a promover cambios estructurales y sociales para reducir la vulnerabilidad de los niños en esta sociedad. Los turistas aquí están tomando ventaja de una situación prevalente y compleja. Nuestros esfuerzos deben estar encaminados a atacar la raíz del problema".

 

La administración de Judith Pinedo es ampliamente percibida como una administración que ha entendido el tema a profundidad y es también respetada por haber tomado medidas importantes para prevenirlo, como campañas publicitarias a través la ciudad.

 

Esfuerzos positivos para combatir el problema

 

La Fundación Renacer, una ONG colombiana con más de 20 años de experiencia trabajando con niños y adultos victimas de explotación sexual, ha liderado esfuerzos tanto para proveer apoyo en el proceso de rehabilitación a víctimas como para darle más visibilidad a esta problemática dentro de la sociedad cartagenera. Fabián Cárdenas, coordinador de proyectos de Renacer, visita en compañía de su equipo burdeles y otros lugares en la ciudad en los que trabajan menores de edad. Ellos distribuyen consejos, condones y números telefónicos de contacto para menores en busca de ayuda. A su vez, Renacer cuenta con una casa en la que albergan menores que han logrado escapar de situaciones de explotación sexual.

 

Algunas organizaciones de la sociedad civil en Colombia han propuesto la introducción de normas legales que protejan más a las víctimas y el nuevo Código de la Infancia y la Adolescencia (2006) ha robustecido las sentencias legales por crímenes que involucran menores. Sin embargo, muchos sospechosos nacionales y extranjeros han sido dejados en libertadas ante la falta de evidencia contundente o debido a sobornos al sistema judicial. Para contrarrestar esto, el gobierno nacional está adelantando esfuerzos orientados a proveer entrenamiento a un equipo de 43 investigadores que se especializarán en este tema a nivel nacional.

 

La Oficina de la Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito, la UNICEF, la Organización Internacional para las Migraciones y muchas otras ONGs también están aunando esfuerzos combatir el involucramiento de menores en turismo sexual, con el apoyo de la Embajada Británica y otras embajadas en Colombia. Todos coinciden en que arrestos de alto perfil de turistas extranjeros involucrados en casos de explotación sexual a menores de edad sería de gran beneficio para influenciar un cambio de actitudes tanto en el país como a nivel internacional. John Dew, Embajador Británico en Colombia, puntualiza: "La comunidad internacional debe apoyar alianzas entre las autoridades locales y las organizaciones de la sociedad civil para trabajar juntas en contra de la vil explotación de niños y jóvenes pobres y vulnerables por parte de turistas y habitantes locales". El próximo juicio de Paolo Pravisani será seguido con gran interés por lo tanto.

 

Sin embargo, otras actitudes también tendrán que cambiar, sostiene Claudia Ayola, y un aumento de la edad de consentimiento sexual en Colombia -actualmente 14 añosresulta a su vez de gran importancia. "En la actualidad, cuando un menor de 14 se involucra en una actividad sexual esto es considerado automáticamente un crimen, sin importar si el menor ha dado o no su consentimiento. En los casos de menores mayores de 14 años, resulta muy difícil probar que ha habido coerción, aun cuando desde un punto de vista sicológico y circunstancial, resulta claro que así ha sido".

 

La trágica muerte de Yesid Torres -cuyas fotografías posando al lado de la nueva motocicleta que Paolo Pravisani le había comprado han circulado en los periódicos locales- ha sacado a luz el triste y cruel submundo de la industria turística de Cartagena y de Colombia. Muchas más acciones políticas, sociales y legales decisivas son urgentemente requeridas si Colombia quiere evitar adquirir una reputación negativa asociada a turismo sexual en el futuro.

 

Al presidente de Paraguay le dedican tango burlándose de su paternidad

Por: Alexei Barrionuevo / The New York Times/APIC

 

The New York Times/APIC hace un repaso a lo cómico y lo serio del escándalo de Fernando Lugo.

Fernando Lugo, el ex sacerdote y ahora Presidente, sacudió al país el mes pasado al admitir ser el padre de un hijo -- y posiblemente más -- antes de que el Vaticano lo secularizara.

 

Ahora, la Internet está llena de excitación por un video irreverente en el que aparece en una carriola, fecundando mágicamente a cada mujer que pasa en la calle. Un popular programa de televisión en Argentina le ha dedicado un tango y recomendado que use anticonceptivos. Incluso, hay una burla de su lema de campaña en una canción local de cumbia. "El playboy tiene corazón, pero no usa condón", dice la letra, jugando con el lema que lo ayudó a elegirse: "Lugo tiene corazón".

 

Incluso sus asesores más cercanos dicen que se sorprendieron y estaban consternados por las revelaciones, y no pueden descartar la posibilidad de que surjan más bebés ocultos. "El no está seguro, así que no podemos estar seguros de qué es exactamente lo que podría venir", comentó Miguel López Perito, su coordinador de asesores y amigo cercano, al hablar de los actuales reclamos de paternidad y cualesquiera otras cosas. "No me confió nada sobre este asunto", dijo. "Yo respetaba eso, ya que no es alguien que hable de su vida personal. Aunque sabía que esto podría explotar en cualquier momento, nunca supe qué específicamente era lo que había".

 

Cuando llegó a la presidencia de Paraguay en agosto pasado, Lugo asumió una tarea pesada. Después de 61 años de un régimen unipartidista, al país se lo clasificaba como uno de los más corruptos del mundo. Lugo, un ex obispo católico romano con barba, no tenía ninguna experiencia política, y sin embargo, irrumpió en el cargo por la fe de los pobres del país.

 

Su campaña se centró en la ética, la moralidad y la transparencia -- atributos que asoció a la Iglesia --, así que el hecho de que Lugo admitiera que no era el siervo tan inocente de las Escrituras que parecía ser, ha devastado y desilusionado a muchos en el país, algunos de los cuales están llamando a que renuncie. "Me siento traicionada", Gladys Bernal, una enfermera de 50 años que rompió con el Partido Colorado, arraigado desde hace mucho, para votar por Lugo, dijo en una reunión al aire libre organizada recientemente por mujeres que pronunciaron discursos y ondearon letreros que decían: "¿Quién nos defenderá de Lugo ahora?".

 

Desde que se supo la noticia el mes pasado del niño de dos años que el Presidente ha reconocido como su hijo, otras dos mujeres han salido a hacer afirmaciones similares. Una está esperando los resultados de la prueba de ADN para confirmar la paternidad y dice que Lugo, ahora con 57 años, aún era un obispo cuando se involucraron cuando ella tenía 18 años.

 

Viviana Carrillo, la madre del niño al que reconoció como suyo, dijo en un principio en una demanda judicial que sólo tenía 16 años cuando tuvieron sexo la primera vez, pero pareció cambiar su historia hace poco para evitar que levantaran cargos de estupro en contra de Lugo.

 

No es el primer sacerdote que tiene un hijo, algo que es sorprendentemente común en este país profundamente católico de 6.8 millones de habitantes. En la cultura tradicionalmente machista de Paraguay, en realidad se reverencia a los hombres por tener hijos con muchas mujeres.

 

Sin embargo, se veía a Lugo como un alejamiento de la política de favoritismos que caracterizó al Partido Colorado, incluso después del derrocamiento de su líder durante mucho tiempo, el dictador Alfredo Stroessner, en 1989. Ahora el electorado que eligió a Lugo teme que el escándalo eche por tierra su oportunidad de un cambio.

 

"Para los extranjeros, esto sólo será una historia sobre un obispo que tuvo hijos", comentó Gustavo Arzamendia, un empleado de hotel de 35 años. "Pero para los paraguayos, es mucho más que eso. Era nuestra última esperanza, la persona que la gente realmente creía que podía romper con el pasado".

 

El Presidente aún no reconoce tener más de un hijo, aunque ha dado indicios de que es posible. Después de que aparecieron la segunda y la tercera mujer el mes pasado, se disculpó por el escándalo y pidió perdón, pero no negó las aseveraciones de las mujeres.

 

Marcos Farina, su abogado, dijo que Lugo no tendría ningún problema en reconocer la paternidad si se demuestran los reclamos en los tribunales.

 

Lugo renunció a la diócesis de San Pedro en 2005 y solicitó la secularización para poder contender por el cargo. Carrillo, la madre del niño al que reconoce, ahora dice que sus relaciones sexuales empezaron apenas hace tres años, cuando ella tenía 23 años, y no 16 como se afirma en su demanda de paternidad original.

 

Lugo siguió siendo sacerdote, decía misa y administraba los sacramentos, hasta por lo menos diciembre de 2006, y el papa Benedicto XVI no le otorgó el estatus de seglar sino hasta julio pasado, después de que nació el niño.

 

Aparte de los chistes que no cesan, amenazas de bombas contra edificios gubernamentales y reuniones públicas en contra de Lugo en los últimos días han llevado a sus partidarios a suponer que hay una conspiración en marcha para desestabilizarlo.

 

El Partido Colorado desestimó esa aseveración. "No necesitamos ninguna conspiración", dijo Liliana Samaniego, presidenta del partido. "El presidente Lugo conspiró contra sí mismo. Se presentó como el candidato de la ética, la moralidad, la transparencia, y, al final, esa imagen fue una gran mentira".

 

El Gobierno ha tenido otros problemas, incluida la sustitución de seis ministros en las últimas tres semanas. López Perito, el coordinador de asesores del Presidente, también reconoció que a pesar de la búsqueda de Lugo para eliminar el favoritismo tan arraigado, hasta ahora ha podido sacar sólo a unos 1,200 de los 230,000 empleados gubernamentales.

 

La promesa de la reforma agraria está obstaculizada por los problemas para dilucidar quién es propietario de qué tierras. El registro oficial dice que la gente tiene derecho a una cuarta parte más de la tierra que hay en el territorio nacional. Y también hay que lidiar con el dicho de las supuestas amantes de Lugo.

 

La que salió a la luz más recientemente fue Damiana Hortensia Morán de 39 años, ex empleada en la campaña de Lugo que dijo que inició un romance con él en 2006. El insistió en mantenerlo en secreto, y nunca se quedaba toda la noche con ella, pero se embarazó a pesar de usar un dispositivo intrauterino, lo que ella calificó de milagro. "Lo amo incondicionalmente", dijo Morán, cuyo hijo tiene ahora 17 meses. "Y quiero que mi hijo conozca a este hombre al que yo admiro tanto".

 

Para Benigna Leguizamon, cualquier admiración está ahora manchada por el enojo. Ella afirma que Lugo la sedujo en tres meses, en el 2001, en la diócesis de San Pedro. Entonces con 18 años, ella ya tenía una hija de seis meses.

 

Ahora de 25 años, dice que tienen un hijo, Lucas Fernando -- nombrado así por Lugo --, que tiene seis años. Lugo la siguió viendo hasta que el niño tenía dos años, dijo ella, pero no cumplió sus promesas de apoyarla financieramente.

 

Leguizamon presentó una demanda y busca la confirmación de que Lugo es el padre con la prueba del ADN. Farina, el abogado, declinó decir si los alegatos del romance son ciertos. Dijo el sábado que es posible que se envíen las pruebas del ADN al extranjero y que eso podría llevarse algo así como un mes.

 

"Lo que para mí es importante es que él se haga cargo de su hijo", dijo Leguizamon. "Nadie me está pagando, y no me interesa en lo más mínimo si fracasa o no su presidencia".


EL DIVULGAR LA RELACIÓN NO CAYÓ NADA BIEN A LA FAMILIA ALLENDE

Hija de Chávez y nieto de Allende en romance

Por: AFP/APIC - SANTIAGO ,

 

 María Gabriela Chávez, 29 años  

 

Ella es la hija más política del presidente venezolano Hugo Chávez; él es un médico, nieto del depuesto presidente socialista chileno Salvador Allende. Descendientes de simbólicas familias de la izquierda latinoamericana, protagonizan el romance de moda en Chile y Venezuela.

 

Fue el propio Hugo Chávez quien lanzó el notición el domingo, cuando en su programa semanal “Alo Presidente” reveló que su hija María Gabriela, 29 años, era la “compañera” de Pablo Sepúlveda Allende, de 32, nieto de una las figuras política más admiradas por él.

 

“Pablo, médico chileno, compañero de María y nieto de Salvador Allende”, exclamó Chávez en medio del programa, cuando en un recorrido por un centro de producción de fármacos en Caracas vio a Pablo.

 

CHÁVEZ DE CUPIDO

 

Pablo Sepúlveda Allende, 32 años 

Los medios en Chile señalan que el mismo Chávez presentó a la pareja en noviembre pasado durante la inauguración de la Feria del Libro de Caracas -dedicada justamente a la obra de Salvador Allende-, a la que Pablo asistió junto a uno de sus primos.

 

Enterado Chávez de la presencia del nieto de Allende las habría oficiado de Cupido, sentándolos deliberadamente juntos en una ceremonia que entregó becas de estudio, según relata la prensa de Santiago.

 

De ahí en adelante el flechazo fue inmediato. Tanto así que María Gabriela lo vino a buscar a Chile en enero para llevárselo a vivir a Venezuela.

 

Hoy ambos residen en Caracas. Ella realiza labores de primera dama, mientras que él sigue oficiando de médico en un policlínico que lleva el nombre de su abuelo.